Últimos temas
» [Petición] Puntos Ninja
Hoy a las 8:03 am por Beretta

» Hola
Hoy a las 8:00 am por Eijiro Yotsuki

» [PN] Compra Ninja
Hoy a las 7:59 am por Beretta

» Hellouuuu
Hoy a las 7:58 am por Eijiro Yotsuki

» [Libre] Si la montaña no va al ninja, el ninja va a la montaña
Hoy a las 7:54 am por Soma Saito

» [Summer Time] Registro de premios
Hoy a las 7:53 am por Beretta

» [Summer Game] Sigue nadando
Hoy a las 7:50 am por Nine Beasts

» [Summer Game] ¡A merendar!
Hoy a las 7:48 am por Nine Beasts

» Haciendo amigos. (Pasado)
Hoy a las 7:29 am por Farahan

Afiliados
Limpieza 10 - 06 - 18

 photo untitled45.pngBoku no Hero ROLLoving PetsCrear foroOne Piece Legacy

[Entrenamiento] Perro rabioso

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Entrenamiento] Perro rabioso

Mensaje por Kiosuke Sawarabi el Jue Nov 02, 2017 9:32 am

Los entrenamientos con Kio siempre acababan en problemas. Había ocasiones en las que nos poníamos metas, quizás a veces muy altas, como la de aquel día, la que recuerdo como si hubiese ocurrido el día de ayer.

Todo comenzó temprano por la mañana. Él ya estaba de malhumor por las reparaciones que se estaban llevando a cabo en la casa, la cual inevitablemente tendríamos que abandonar llegado un tiempo... Termitas comiendo la madera que formaba la infraestructura del lugar, hicieron que el piso de nuestra habitación se viniera abajo; por suerte nadie salió herido...
Cuestión que tras darnos una ducha y desayunar, saludamos a mamá —sí, ella es una madre para mí— y emprendimos camino hacia las calles de la luna oculta.

Kio no soltaba una sola palabra. Caminaba con las manos en los bolsillos, con cara de pocos amigos, casi mostrando los caninos a todo conocido que le veía pasar. Ni voy a hablar de lo que le gritaba a los desconocidos, que un tanto asustados se alejaban con toda prisa, sin saber que este perro ladraba pero no mordía.

En cualquier caso, yo podía comunicarme con él, luego de tantos años era fácil que nos entendiéramos. Le propuse entrenar, a veces le permitía despejarse un poco.
Ante la aceptación de Kio, nos dirigimos al distrito comercial. Una mala idea era la propuesta, y de las peores verdaderamente, puesto que el entrenamiento era correr a través del distrito a toda velocidad, esquivando obstáculos y civiles sin causar destrozos; el verdadero fallo en esta teoría es que era hora pico.

Tu por la derecha. Yo voy por la izquierda. — dijo él, sin siquiera mirar mi gesto de desaprobación. No movía la cola y le miraba fijamente. Probablemente hasta los humanos notarían el ceño fruncido en mi rostro canino.
Daba igual lo que hiciera a esas alturas. Kio estaba decidido a hacerlo, y lamentablemente para mí, no podía abandonarle por mucho que quisiera...

Ladré tres veces. Fue una cuenta regresiva... En cuanto solté el último grito...

Aproveché mi tamaño para correr entre las piernas de las personas. Lo hacia rápido y con agilidad, guiándome con mi propio olfato y sentido animal para hacerlo de mejor manera. Kio estaba haciendo cualquier cosa... Podía escuchar perfectamente como se llevaba puesta a la gente, esta le insultaba y el les devolvía la delicadeza. Al menos esto se mantuvo hasta que reaccionó pegando un salto sobre unas plataformas de madera, seguido de un impulso hacia una suerte de tejado inclinado, que con la técnica de adherirse a las paredes le permitió correr sin tener que sortear algo mas que algún que otro cable o cuerda de tendero.

Recorrimos un kilómetro entero del distrito comercial sin problemas. Lo sé, fue increíble debido a la cantidad de personas y puestos que había disponibles.
De igual forma el problema en el cual desemboca esta historia, lo generé yo.
¿Qué quiero decir con esto? El entrenamiento venía bien, de hecho, podríamos decir que aprendimos cosas en incluso muy poco tiempo, pero la fortuna no nos favoreció.

Un robo se llevó a cabo, y de la nada misma, dos tipos salieron de una tienda a toda velocidad. Tuve la mala suerte, al menos para mí, de embestir sin intención las piernas del que se llevaba el dinero, tirándolo al suelo pero doblándome una de las patas delanteras, lo cual me impidió ver la rápida reacción de su secuaz para patearme en el lomo y mandarme a volar contra unas cajas de madera.

Casi pierdo la consciencia a raíz del dolor, pero pude ver todo perfectamente.

La gente se había separado, haciendo un lugar absurdo en la escena que hasta ahora no parecía ser físicamente posible. Los ladrones no tenían salida, pero la gente estaba asustada... Ambos tenían espadas y amenazaban con ellas.

Kio desaparecido en escena.

Traté de levantarme y no pude. Solté un quejido de dolor que hizo voltear a un par de personas, pero nadie se molestó en ayudarme. Aquel a quien embestí me vio y comenzó a caminar hacia mí, se lo veía enojado, con ganas de hacerme daño.
Cuando el sujeto estaba a tan solo escasos pasos de mí alzó la mano con la que portaba su katana amenazando con mi vida. No estaba asustado realmente, pero pensé que iba a morir... Lo único que me decía es que le había fallado al rubio obstinado, y cerré los ojos, entregado al destino que me aguardaba.
El viento pareció cortarse, junto con algo más. Olor a hierro. Escuché un chorro de sangre ser expulsado con ferocidad, y a la multitud sorprenderse. Cuando un grito de dolor desesperado se alzó a todo volumen, finalmente abrí los ojos. Kio estaba parado frente a mí y el sujeto estaba hincado sobre una rodilla, sosteniéndose lo que ahora era el muñón de aquel brazo que portaba la espada.

Una mano en el suelo. La espada que llevaba, en manos de Kio. Sus garras ninja goteaban sangre... Le había cortado la mano limpiamente.

Koro, ya estoy contigo. — soltó, mirandome por sobre su hombro con los ojos de un asesino. Me quedé paralizado. Ni siquiera yo había visto a Kio de esa manera, pero no sentía que estuviera enojado conmigo, sino que era todo lo contrario...

Los actos siguientes mostraron a un Kio enojado consigo mismo.

Quisiera evitar el disgusto que corresponde a los hechos que ocurrieron a partir de esto. Kio no mató a nadie, pero aquellos dos hombres, ahora prisioneros de la aldea, jamás podrán volver a aplaudir. Yo estuve en el hospital veterinario un par de días, curándome de un par de costillas rotas, y él se la pasó en la cárcel contando los hechos ocurridos, no como un prisionero, sino como testigo y justiciero... Al menos eso es lo que me dijo, tal vez avergonzado por el daño que recibí; yo lo estaba aún más, todo aquello había sido mi culpa.

Incluso a pesar de lo que ocurrió, Kio y yo no somos vistos de mala manera por la aldea. No es que ahora se hable del rubio mutilador o el perro retrasado, pero sé que algunas caras ahora nos reconocen mejor, mas bien como verdaderos oriundos del país de la luna a pesar de no serlo... Eso creo, no lo sé...


AWARDS 2018:

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Perro rabioso

Mensaje por Fuji Raikomaru el Jue Nov 02, 2017 7:18 pm


TEMA CERRADO.
Puntos otorgados a Kio Sawarabi.


  • Mediante post: 6 PN.
  • Total: 6 PN.





Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.