Últimos temas
Afiliados
Limpieza 05 - 08 - 18

 photo untitled45.pngBoku no Hero ROLVelmegunLoving PetsCrear foroOne Piece Legacy

True path ~ Minitrama personal [Entrenamiento semanal]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

avatar
Ikum Kaguya
Kiri Chunin

True path ~ Minitrama personal [Entrenamiento semanal]

Mensaje por Ikum Kaguya el Dom Nov 05, 2017 3:23 pm

Jadeante, con la camiseta que usualmente llevaba para entrenar totalmente destrozada, y mi brazo derecho sangrando junto con mi pierna. Los entrenamientos que Takeshi me preparaba eran bastante rudos y probablemente poco éticos, pero al fin y al cabo funcionaban, los resultados se veían poco a poco, como mi fuerza física, mis reflejos, mi capacidad de usar el chakra, en todo esto se notaban los resultados y estaba bastante contento con ellos. Me había convertido sin demasiadas dificultades en genin de la aldea oculta de la niebla, pero no iba a estancarme ahí, mi objetivo era aspirar a algo más grande, descubrir técnicas secretas, viajar, hacerme más fuere cada día que pasara. Mi prioridad ahora era prepárame física y mentalmente para en un futuro realizar el examen que me brindaría la oportunidad de convertirme en un chunin.

Me dirigí a la biblioteca pública para mirar el archivo del anterior examen chunin, pero desgraciadamente no encontré absolutamente nada, Takeshi me repetía una y otra vez que no tenía que copiar lo que los demás hacían, que tendría que superar el examen por mi propio pie, puesto que cada edición de este se veía diferente a la anterior y que, si no estaba preparado para ello, me harían picadillo sin poder evitarlo. Los ejercicios que me preparaba me hacían gracia, debido a que la mayoría de veces eran trabajos forzosos para ayudar a gente que lo necesitaba, y, no por ello eran una pérdida de tiempo. Eran bastante complicados, a decir verdad. Pero cuando se inspiraba este personaje el cual me estaba intentando ayudar a cumplir mis metas, y conseguía preparar cuidadosamente entrenamientos de combate es cuando la cosa se ponía realmente difícil. No tenía pavor en hacerme sangrar y sufrir como una pequeña presa acorralada por su depredador, pero me gustaba. Sentía la adrenalina por mi cuerpo y se volvían un verdadero reto para mí.

Ese día había sido agotador, había preparado un entrenamiento de lucha a cuerpo a cuerpo con capacidad de reflejo, en otras palabras, me ponía pequeños muñecos de paja y tenía que destrozarlos en un tiempo establecido anteriormente mientras él me lanzaba kunais desde puntos ciegos o me tiraba rocas del tamaño de una cajetilla de tabaco. Ese enfermo me estuvo preparando ese entrenamiento durante una semana para que durara lo máximo posible, y me prometió invitarme a cenar y hablarme sobre mi padre mientras tanto, así que ni siquiera pensé en la probabilidad de decir que no a esa suculenta oferta, la curiosidad acerca de todas las veces que soltaba algo involuntariamente, pero nunca quería hablar, siempre quería esperar a un momento mejor para contarme que había pasado con padre. Odiaba eso. Pero esta vez había prometido hacerlo definitivamente.
Aquel entrenamiento duró cerca de 7 horas, empezó después de comer sobre las 15:00, o quizá más pronto, no lo sabía con certeza, y terminaría cerca de las 22:00, sin llegar a sobrepasarla. Sufrí bastantes cortes ligeros, dos un pelín más grandes, en el brazo y en la pierna respectivamente, a parte de una buena cena, ese cabrón me debía también algo de ropa nueva para entrenar.

Normalmente cuando cenábamos fuera de casa, siempre íbamos al mismo lugar, era de lo único que quedaba abierto a esas horas dentro de la aldea, un pequeño local especializado en ramen, una pequeña sala cuadrada con cuatro tatamis de cuatro personas de capacidad, y una barra de madera con tres sillas, detrás de esta se encontraban los fogones y el cocinero, siempre quedaba algún borracho que mareaba al propietario para que le invitara a otra jarra de sake, y hoy no era diferente al resto.

- ¡Dos especiales marchando jefe!
- ¡Marchando dos especiales para Takeshi!
Mientras pedíamos la bebida, me quité la media manga y tras recogerla, me acomodé en uno de los tatamis, acto seguido lo hizo el viejo, sonriendo.
- Bueno chico, ha sido un día duro, ¿no?
- Lo necesario, ya sabes lo que me espera en un tiempo, tengo que estar listo.
- Oh, ese examen… Ya veo, ¿Tan importante es para ti?
- Lo es, viejo. Todo esto es por ello.
Di un lento buche al té casero caliente que ese hombre preparaba artesanalmente mientras cerraba los ojos y el vapor que exhalaba chocaba contra mi tez.
- Bueno, lo prometido es deuda.
Abrí mis ojos de una manera intermedia, mostrando interés al hombre que me acompañaba en esta velada. Quería saber ya lo que había sucedido con mi padre, por qué habíamos tenido toda nuestra vida esa clase social, la razón por la cual nos miraban con desprecio, y nos utilizaban sin ningún tipo de piedad.

- Ikum. Tu padre en tiempos pasados fue un gran shinobi, no quizá el más alto de rango, pero su habilidad en combate era especial, nunca había visto nada parecido en la lucha cuerpo a cuerpo, tenía talento, pero, el día que asesinaron a tu abuela, toda esa habilidad fue usada para la venganza, la cual quedó satisfecha gracias a tu progenitor. Intenté convencerle de que no lo hiciera, pero nada podía pararlo. Estuvieron 12 horas luchando contra él, intentando frenarle, pero solo acababan muriendo, uno tras otro. Tuvieron que agarrarle entre ocho fuertes shinobis y que un noveno se encargara de sellar su chakra para siempre, por eso veías las peleas de tu padre y nunca usaba técnicas en los reñideros, con su formidable capacidad de lucha cuerpo a cuerpo le bastaba, después de eso, los encerraron a él y a tu madre con un hombre que se apiadó de ellos debido a que era del mismo clan que ellos y decidió salvarlos colocándolos como esclavos, porque de no ser así, los hubieran ejecutado a los dos. Tenía miedo de contarte todo, no quiero que contigo pase como con tu padre, tienes mucho potencial para hacer el bien chico, no lo desperdicies.

No sabía que decir, ni a donde mirar, mis pupilas perdidas delataban mi confusión, me había quedado de piedra.
Aquel hombre se levantó lentamente, con una lágrima cristalina y pura deslizándose por su mejilla izquierda, en dirección a la barbilla, para terminar muriendo en el suelo de aquel pequeño antro, acto seguido se dio la vuelta, y antes de terminar de irse de aquel lugar volvió a advertirme, pero no lo hacía con malas intenciones, era un buen hombre.
- No te dejes llevar por los malos sentimientos, chico, ni incluso por los buenos, guíate por tu propia verdad y lleva tu propio camino.

Aquella frase se grabó a fuego en mi córtex cerebral, aún me hallaba ahí sentado aún después de que Takeshi se hubiera marchado. Pasaban demasiadas ideas y conclusiones por mi cabeza en ese momento, “Mi destino, mi propio camino, libertad.”
avatar
Natala Nendo
Getsu Chunin

Re: True path ~ Minitrama personal [Entrenamiento semanal]

Mensaje por Natala Nendo el Dom Nov 05, 2017 3:42 pm


TEMA CERRADO.
Puntos otorgados a Ikum.


  • ENTRENAMIENTO: 6 PN

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.