Últimos temas
» [PN] Compra Ninja
Hoy a las 8:07 am por Akatsuki-

» [Petición] Conexión diaria
Hoy a las 7:57 am por Akatsuki-

» [Tienda] La Armería
Hoy a las 7:37 am por Yuuma

» Yuuma — Hoja Ninja
Hoy a las 7:32 am por Yuuma

» [Registro] Registro de Físico
Hoy a las 7:18 am por Yuuma

» [Registro] Registro de Aldea
Hoy a las 7:14 am por Yuuma

» [Petición] Auto-Misiones
Hoy a las 6:35 am por Aku Aburame

» Chau.
Hoy a las 6:08 am por Hwang Hon

» [Misión rango D] Quid pro quo.
Hoy a las 5:59 am por Korāgen Kaguya

Afiliados
Limpieza 05 - 08 - 18

 photo untitled45.pngBoku no Hero ROLVelmegunLoving PetsCrear foroOne Piece Legacy

[Misión rango D] Alma Mater

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

avatar
Wade Ayame
Civil konoha

[Misión rango D] Alma Mater

Mensaje por Wade Ayame el Miér Dic 06, 2017 7:32 pm

---------- Futuro ----------

-¡HABLA!- El Guardia golpeó nuevamente a su prisionero en el rostro. Este sin embargo ni se inmutó. Sólo se limitó a escupir algo de sangre en el suelo en dirección a los pies del Guardia, quien lo pateó en el estómago al ver sus botas sucias. Incapaz de contenerse, volvió a golpear al prisionero unas cuantas veces hasta sentirse satisfecho.

El sitio donde se encontraba era una habitación de 3x3 metros, débilmente iluminada por un par de luces en las paredes laterales. El prisionero, un individuo masculino de cabello negro, se encontraba encadenado por las muñecas a la pared del fondo. Tenía, una expresión estoica en el rostro, algunos moretones en el cuerpo y el torso descubierto.

-Grrr... Bueno, llévenlo de regreso a su celda.- Otros dos guardias en la habitación desencadenaron al prisionero y lo condujeron de regreso.

---------- Presente ----------

-¡Wade! ¡Wade!
-Si, aquí estoy.
Ayame no se molestó en pedir permiso para abrir la puerta. Ahí estaba él: sentado en la cama, de espaldas a la ventana con el torso al descubierto. Pareciera que llevaba ahí desde que había despertado. Por muy enojada que estuviese con él por hacerla subir las escaleras ya no podía estarlo del todo.
-¿Hoy es el día?
-Si.- Se puso de pie y procedió a vestirse. -Ya bajo.-

Tomó sus cosas y emprendió su marcha a la Academia, el sitio dónde tomaría lugar su encargo, una labor simple de mantenimiento del edificio. Caminaba por la calle sin prisa y sin pausa, mirando a su alrededor, cruzando miradas con gente que apartaba la vista apenas notaban su presencia. Hizo caso omiso de ellos y siguió avanzando. La verdad era que a estas alturas ya se había habituado a que la gente lo mirara de manera extraña o que directamente evitará hacerlo. Ayame también lo había sufrido en menor medida aunque fue algo más bien pasajero en su caso.

Apenas llegaron a la aldea ella consiguió un empleo en un restaurante, Wade por su parte había entrado a la Academia y la ayudaba luego de que terminaran las lecciones. Dado que Ayame era una anciana simpática con la energía de una adolescente, no le costó demasiado ganarse a la clientela y a sus compañeros de trabajo, Wade por su parte no la tuvo tan fácil. Dicen que jamás es tarde para aprender pero al principio nunca se había sentido más desencajado. Los demás alumnos de 12 o 13 años no dejaban de prestarle atención al alumno nuevo de 20 años con cicatrices en su rostro que tenía un aspecto harapiento. A la larga dejó de prestarle atención a ello y se centró en las lecciones que es lo que importaba. De todas formas, incluso si aún le hubiese dado importancia los demás lo habrían dejado tranquilo pronto: parecía que el rumor de que el forastero sospechoso se encontraba cerca de esos niños se había esparcido rápidamente entre sus padres. Con todo y eso no pasó mucho hasta que algunos de ellos comenzarán a frecuentarlo. Por mucha disciplina que debiesen demostrar cómo aspirantes a ninjas, seguían siendo niños y los niños no siempre escuchan.

Al fin alcanzó su destino. Buscó a su alrededor pero no había nadie, lo que no le extrañaba dado que era fin de semana. Encontró unas llaves junto a una nota que le indicaban una lista de las tareas a realizar, reparar el tejado y reemplazar un par de ventanas rotas. Tomó las herramientas de la oficina del conserje y fue directo al techo. No quería usar las escaleras así que caminó por la pared. Le daba igual si los transeúntes lo miraban de manera extraña (nada nuevo), estaba de humor para usar el ninjutsu. Tenía una vista perfecta de todos los terrenos circundantes a la Academia y con ello más memorias. Conforme reemplazaba tejas rotas y tapaba alguna que otra gotera recordaba algunas vivencias, como su primer examen de lanzamiento de armas arrojadizas, o la vez que tuvo que evitar que dos de sus amigos terminaran en el hospital por una pelea, y fuera él quien terminara hospitalizado. Noqueado por un par de niños ¡Increíble! Recordar esto último le hizo reírse de tal forma que casi se golpea el dedo con un martillo.

Lo siguiente eran las ventanas. Habían repuestos en un galpón separado del edificio principal. Tomó lo necesario y se dirigió al aula, que era la misma donde Wade había estado. Levantó la ventana y la quitó con cuidado de no cortarse. Ya había estado a punto de lastimarse por distraerse recordando el pasado y no quería repetir eso. Quitar las ventanas rotas, reemplazar por otras en buen estado y asegurarse de que las nuevas estén bien instaladas y se muevan sin problemas. La tarea no le tomó tanto como creyó por lo que decidió detenerse un minuto allí antes de devolver las herramientas. A pesar de haberse graduado hace relativamente poco, Wade no podía evitar sentir que había pasado demasiado tiempo. Ahora era un ninja de Konohagakure no Sato, su mundo se había expandido de un día para el otro y por eso no podía estancarse en el pasado.

Ya era tiempo de moverse. Dejó las llaves y las herramientas en la oficina del conserje y se dispuso a marcharse. Caminaba a paso lento mientras permitía que las últimas memorias invadieran su mente. Habían pasado cosas extrañas, feas, agradables y inolvidables dentro de esos muros, pero era tiempo de avanzar. Dio un último adiós a aquella institución y cruzó la puerta.

---------- Futuro ----------

El preso fue conducido de regreso a su celda. Aunque los otros dos guardias lo tomaban por los brazos, la verdad era que él podía caminar sin ayuda. Una vez adentro el Guardia apareció nuevamente.

-Ya hablarás tarde o temprano.
-...
-Puedes resistir todo lo que quieras pero cuando el aparezca hablarás.

El alzó la mirada con resentimiento, y el guardia no podía estar más complacido por ello. Se marchó sin decir nada, dejándolo con la incertidumbre ¿Cuándo llegará? ¿Qué trucos utilizará? ¿Si obtienen alguna infirmación útil, qué será de él? Tenía demasiadas dudas y una única certeza: No había forma de evitar este encuentro.

Prisionero: Wade Ayame.
Ubicación: Desconocida.
Tiempo confinado: 22 días y contando.

Jutsus utilizados:
KI NOBORI (木登り, ESCALAR ÁRBOLES)
Se utiliza para obtener un control sobre la superficie de los árboles. Para esto el usuario debe concentrar su chakra en la planta de sus pies. Si el usuario canaliza demasiado chakra en la planta de sus pies sale despedido y se clava en el árbol por la fuerza que provoca, en cambio si no usa el suficiente chakra no puede adherirse al árbol y se cae al suelo.
Consumo: 3Ck por turno.
Stats:
Ck: 66-3 = 63Ck
avatar
Natala Nendo
Getsu Chunin

Re: [Misión rango D] Alma Mater

Mensaje por Natala Nendo el Vie Dic 08, 2017 6:54 pm


TEMA CERRADO.
Puntos otorgados a Wade Ayame.

  • Wade Ayame: 3 PN y 900 ryos.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.