Últimos temas
Afiliados
Limpieza 09 - 05 - 18

 photo untitled45.pngBoku no Hero ROLLoving PetsCrear foroOne Piece LegacyCrear foro

[Auto-Misión Rango D] Caos en la tienda

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Auto-Misión Rango D] Caos en la tienda

Mensaje por Kenzo el Miér Dic 13, 2017 1:39 am

Misión:
Rango D

Nombre: Caos en la tienda.

Lugar: Distrito comercial, Konoha

Encargados: Kenzo

Longitud: 30 líneas mínimo

Descripción: La tienda de katanas del distrito comercial ha sido desbaratada por los hijos pequeños del dueño, Torei. Quiere que le ayudes a limpiar y ordenar la tienda ademas de comprobar que esta todo el inventario.

Notas: Al finalizar la misión el dueño le regala una katana a Kenzo, en cuanto se complete y revise la misión la compraré de la armeria es solo que me parece mas interesante conseguirla onrol de esta forma.


Caos en la tienda

Los primeros rayos de sol atravesaban mi ventana e iluminaban toda la habitación como cada día pero de alguna forma se sentía extraño, no era un día como los demás. Aún en la cama me giré y me quedé mirando fijamente a la bandana que hacia apenas unos días me habían dado, intentando abarcar todo lo que ella significaba. ~ Ya soy un ninja, estos 2 años han sido largos y esto es solo el principio ~ Me froté los ojos y salí de la cama de un salto. - ¡No puedo quedarme holgazaneando, a trabajar! - Cogí mi ropa que ahora lucía el vistoso símbolo de konoha en el hombro y me dispuse a desayunar antes de salir a completar la misión que me habían asignado ayer.

Ya estaba en la calle, apenas había amanecido pero la villa ya estaba llena de vida, a mi paso se iban abriendo los negocios y con ello entraban los primeros clientes. Siempre había algún ansioso por conseguir el pescado o la fruta mas fresca y era capaz de acechar la tienda desde mucho antes de que abrieran. Metí mi mano al bolsillo y saqué el papel con los detalles de la misión, parece que mi primera misión iba a ser en el distrito comercial, nada lejos de donde vivía así que estaría allí en un santiamén. ~ La tienda de katanas, parece que alguien se ha pasado de listo y ahora me toca a mí ordenar todo el local ~ La idea no me hacía mucha gracia pero eran katanas, como poco iba a poder sostener alguna de ellas y quizá el tendero me daría algún consejo que otro sobre como empuñar una, al fin y al cabo siempre había entrenado con palos y de alguna forma me sentía familiarizado con un estilo de combate relacionado con las espadas.

Llevaba unos 15 minutos andando cuando divisé la entrada a la tienda, la puerta estaba entreabierta y había un gran cartel en ella que ponía [CERRADO]. Llamé a la tienda golpeando la madera un par de veces avisando de que iba a entrar y asomé la cabeza por el hueco. A primera vista no ví a nadie así que abrí del todo la puerta y pasé dentro. - ¿Hola? - Saludé mientras me habría paso entre la gran cantidad de espadas que había por el suelo, era casi imposible moverse por el lugar sin pisar alguna. Una figura se adelantó desde el fondo de la trastienda y me paró los pies.
- ¡Cuidado! No pises ninguna o acabaras teniendo que pagarla chico. La tienda esta cerrada hasta nuevo aviso, lo siento. -
- Lo siento, he llamado pero nadie contestaba así que pasé sin preguntar. Soy Kenzo, un genin de la aldea y estoy aquí por el aviso que dejó en el edificio del hokage. - Me presenté mientras hacía ver el símbolo de la aldea en el hombro.
- Vaya, al no ver ninguna bandana pensaba que eras un cliente, mis disculpas. Yo soy Torei, el afortunado dueño de todo este desastre. - Dijo mientras dejaba salir una ligera sonrisa. Por el color cenizo de su pelo y la cantidad de arrugas que decoraban su cara diría que no tendría menos de 50 años, a pesar de la apariencia se movía ágilmente a traves de los huecos que las katanas dejaban entre ellas.
- Vamos, ¿has venido a ayudar no? Pues no te quedes ahi pasmado, ve recogiendo las katanas de esa zona de ahi y dejandolas junto al mostrador, luego las colocaremos en sus respectivos sitios. - Sin mediar palabra me puse a recoger la zona que me había indicado el señor Torei lo mas rápido que podía, pero el asombro de ver tantas juntas podía conmigo y terminaba embobandome mirandolas mas de lo que debía. Las apilé todas con sumo cuidado y avisé al señor Torei de que ya había terminado.
- Señor Torei, por aqui ya están todas. -
- Muy bien Kendo, dame un momento - La zona que recogía el dueño era mas amplia que la mia asi que me dispuse a ayudarle a terminar.
- Es Kenzo señor - Dije mientras recogía la última katana que quedaba en el suelo y me hundía en mis pensamientos observandola.
- Vaya, lo siento. Supongo que son cosas de la edad. - Dijo como si hablar de su edad fuera algo gracioso. - Tienes un nombre muy curioso, Kenzo. ¿Sabes que "ken" significa espada verdad? - Giró su cabeza para mirarme mientras terminaba de hablar solamente para darse cuenta de que no lo estaba escuchando.

~ Esta katana es increible, es como si solamente con sujetarla pudiera ver por todo lo que ha pasado o incluso hablar con ella. ~ - ¡Kenzo! - El grito del señor Torei me arrastró de nuevo a la realidad y me hizo lanzar la katana por encima de mi cabeza hacia el otro lado de la tienda del susto. Me giré rapidamente para ir a cogerla antes de que ésta se callera al suelo pero antes de que pudiera darme cuenta el señor Torei ya estaba allí sujetandola.
- Debes tener mas cuidado, estas katanas son mas que simples espadas. Cuando empuñas una no puedes hacerlo como si fuera un objeto sin valor o vida, tienes que respetar su honor y cuidarla de la misma forma que ella te cuidará a ti cuando lo necesites. ¿Has empuñado alguna vez una de estas? - Dijo mientras se quedaba mirando la que yo había lanzado. - Toma, desenvainala pero hazlo con cuidado no vayas a romper nada. -
Me acerqué hasta él y volví a coger esa increible katana. La observe unos segundos y la saqué de su vaina, brillaba como si tuviera luz propia. Mis ojos se reflejaban en la hoja y me devolvían la mirada, cuanto mas la miraba mas me daba la sensacion de que esos ojos no eran los mios, no eran a mi a quien observaban, era al mundo.
- Esa katana que sujetas es la mas antigua de toda la tienda Kenzo, llevaba mucho tiempo sin siquiera ser desenvainada. ¿Cómo te sientes sujetandola? - Escuchaba las palabras del señor Torei pero no podía apartar la mirada de la katana, lo sentía, sentía que la katana estaba emocionada por ver la luz despues de mucho tiempo. El señor Torei cogió la vaina de mi mano y volvió a ponerla en la katana interrumpiendo aquel extraño momento. La arrancó de mis manos y se la llevo junto a las otras. - Venga, ahora tenemos que ir colocando cada una en su sitio. - El viejo Torei se dedicó a ir señalandome que katana tenia que darle mientras él las colocaba cada una en su sitio, yo no podia quitarme de la cabeza lo que acababa de pasar, esa sensación seguía recorriendome el cuerpo y no parecia tener intención de abandonarme. Poco a poco las katanas fueron dejando el mostrador y volviendo a sus respectivos lugares, todas excepto aquella. - Vamos Kenzo, quiero enseñarte algo. - Me dijo el viejo mientras la cogía y se la llevaba a la trastienda. Se sentó sobre unas cajas que tenia apiladas junto a la pared y me señalo otras tantas que había junto a esas para que me sentara ahí.
- Esta katana fué el primer encargo que me hicieron cuando abrí la tienda, pero desgraciadamente el cliente que me la pidió desapareció hace mucho tiempo. Él era un ninja como tu, solo que no tan joven y no tan inexperto. -
Cerró los ojos durante unos segundos y extendió el brazo con el que sujetaba la katana verticalmente... esperó unos segundos más y la dejó caer. No podía creer lo que estaba viendo, la katana se alzaba allí ante mí sin caerse y sin nadie que la sujetara. Miraba al viejo que mantenía los ojos cerrados y de nuevo a la katana, intentaba entender pero aquello no tenía sentido para mí. De repente el viejo Torei volvió a abrir los ojos y la katana se tambaleó dejandose caer en mi dirección. Me lanzé y la cogí antes de que chocara contra el suelo.
- Ahora es tuya, lleva esperando mucho tiempo alguien que sea capaz de enseñarle el mundo y parece que esa persona por fin ha llegado. - No sabía que decir, ahora que la katana volvía a estar en mi mano sentía que jamas iba a poder separarme de ella. - Señor Torei... gracias. - Me levanté y con mi brazo extendido levante la katana por encima de mi cabeza. - La trataré como me ha enseñado, esta claro que a partir de ahora mi viaje no será en solitario. - Bajé el brazo y el señor Torei me acompaño a la parte delantera de la tienda, una vez fuera se quedó mirando el escaparate de su tienda mientras yo le observaba a él. - Si algún día necesitas algo no dudes en venir a visitarme, aunque sea solo para contarme vuestros viajes, ¿de acuerdo? - Asentí con la cabeza y recibí un pequeño empujon del viejo invitandome a que iniciara mi camino. Agarré la katana con fuerza y salí disparado. - Volveré, estoy seguro. - Grité al cielo aunque no estaba seguro de si era yo quien quería decir eso o mi nueva compañera de viaje.







- Hablo - ~ Pienso ~

Volver arriba Ir abajo

Re: [Auto-Misión Rango D] Caos en la tienda

Mensaje por Fuji Raikomaru el Jue Dic 14, 2017 10:18 pm


TEMA CERRADO.
Puntos otorgados a Kenzo.


  • Mediante post: 1.5 PN.
  • Recompensa de misión: 2 PN y 600 ryos.
  • Total: 3.5 PN y 600 ryos..







Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.