Últimos temas
» [Pasado - Libre] A cierta hora
Hoy a las 8:49 pm por Yakko

» [HN] Yakko # Genin
Hoy a las 8:10 pm por Yakko

» [Petición] Conexión diaria
Hoy a las 8:09 pm por Yakko

» [Pasado] Asegurando la base
Hoy a las 8:06 pm por Yamata

» [Guia y Petición] Hojas de creación
Hoy a las 7:48 pm por Hachiwaru Naito

» [Pasado] Collatio
Hoy a las 7:13 pm por Farahan

» [Censo Salvaje] 21/01/2019
Hoy a las 6:53 pm por Seiko Shouboku

» [Misión rango C] Dama del bosque (2)
Hoy a las 8:29 am por NB Chronicles

» [Tienda] La Armería
Hoy a las 1:05 am por Seiko Shouboku

Afiliados
Limpieza 18 - 01 - 19

Boku no Hero ROLLittle FearsPhotobucketCrear foro

[Time Skip] The Dark Side of the Moon

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Hakuma
Hakuma
Kumo Genin

[Time Skip] The Dark Side of the Moon

Mensaje por Hakuma el Sáb Dic 30, 2017 6:50 am


“El árbol que cae en un lugar dónde nadie lo ve, dónde nadie lo oye, ¿aun así produce ruido?, ¿existe?, ¿es conciente?” En la vida diaria la cantidad de acontecimientos que suceden son tantos y tan variados que apenas nos damos cuenta de un porcentaje tan pequeño de este, que empalidece con el entorno, nuestra visión tan reducida, nuestra mente tan limitada y nuestros intereses a veces tan centrados a veces sin destino, al final no son más que tan solo una parte diminuta cuando la comparación se va extendiendo a alcanzar a un mayor número de comparativos.

Hakuma, con su indeleble calma parece apenas un punto blanco, un copo de nieve más que cae en la nevada y que a ojos de quien le mire caer no será más que alguien a quien olvidar, un rostro borroso, un cuerpo moviéndose, carcasa en donde se deposita una voluntad, una tarea a realizar y cuando es hecha desaparece con apenas el cobro prometido y nada más. Durante un año, a la vista de los aldeanos de Kumogakure, de los clientes, de sus vecinos y más recientemente de los miembros de su familia, se ha convertido en el personaje que va en el fondo de la pantalla, aquel que rellena un hueco y puede ser cambiado por cualquier cosa sin que suceda nada, pasa desapercibido a pesar de su estatura, su voz, su rostro se pierde en las efímeras hojas que caen con el paso del tiempo y si preguntan por él al cabo de un rato, solo unos cuantos dirán que hizo su trabajo eficientemente, pero pedirles distinguirle en la multitud, los dedos de una mano sobran.

Pero entonces, ¿qué es de este enigmático individuo cuyo propósito parece ser el de simplemente completar misiones y nada más?, ni con un vigilante las 24 horas se podría saber.

El invierno llegó con una noticia que estremecía al continente por completo, Konoha se había rendido a Kumogakure y el cuarto Hokage se había declarado bajo el nombre de Masao Namikaze; la mayoría de la gente se enteró pasado el mes, o un poco más, cuando las nuevas relaciones y dictámenes de tratados se hicieron públicas y fueron comenzando a llenar los periódicos de encabezados llamativos que mantenían a todos al pendiente; Hakuma, se enteró un par de días después, tras haber encontrado a una de las evaluadas regresando a casa, intentó llevarla al hospital pero se vio recia a ello, por lo que la dejó ser. Aun así, tal vez por curiosidad o por mera casualidad, tomó un servicio en el Hospital, algunos días posteriores, realizando actividades de manutención y dándole medicamento a algunos enfermos con gran disciplina y seguimiento, ahí es cuando algunos doctores sin notar su presencia hablaron de los heridos que habían llegado y su procedencia.

Hakuma es un ser cuyo horario puede ser predicho en su mayoría, a las cuatro de la mañana sale de su hogar para tomar rumbo a la zona de entrenamientos, dependiendo del día, los ejercicios varían pero se repiten y circulan con los días de la semana sin cometer errores, todos los días comienzan con una hora de ejercicio físico riguroso, corriendo, haciendo sentadillas y saltos, incluso nadando en las frías aguas de un río.

Los lunes, practica con la katana y alguna variante de arma de combate cercano, practica a realizar un corte una y otra y otra vez como si buscara perfeccionar el solo hecho de volver a encajar la espada en el mismo lugar. Lo hace con tonfas, lo hace con tanto, y prácticamente cualquier arma que sea de contacto cercano, en distintas posiciones, desde distintos ángulos.  

Los martes practica el uso de técnicas de Hielo de su clan, practicando su puntería, su eficacia, la velocidad y la distancia, midiendo milimétricamente cada aspecto de la misma. La velocidad de congelación, el alcance, el grado, si puede detener el flujo de agua, si puede agrietar la tierra, si puede entorpecer el aire, cuanto resiste el calor, etc.

Los Miércoles son de combate cercano sin armas, usando sus puños y nada más, de vez en cuando se apoya con algún guante, pero rara vez lo hace con alguna persona, en estos días suele combinar la rutina aeróbica con los movimientos físicos que realiza, intentando mantener su respiración tanto como le es posible y siempre acabando cuando su cuerpo comienza a temblar en señal de que su límite ha sido superado nuevamente.

Los Jueves son entrenamientos con futon, la naturaleza de chakra que se le dio de nacimiento, practica el contraste entre las de barrera sanguínea, crea clones para determinar los daños e incluso que tan factibles son el esquivarlas y se mantiene empleando el chakra hasta que no puede más, algunas veces de forma constante y derrochadora, otras veces tomándose su tiempo.
Los viernes practica el uso de armas a distancia, su puntería, lanzamientos repetitivos una y otra y otra y otra vez. Prueba con Kunais, con Shurikenes, con ambos al mismo tiempo, en variaciones, con agujas y con prácticamente cualquier arma que tenga a la mano. Prueba con Katanas, con lanzas, incluso con mazas y piedras a ver si puede usarlas, que tan factibles son y cómo improvisar en algún momento de necesidad.

Los sábados hace práctica de escrito y dibujo a mano alzada, procurando imitar caligrafía ajena, estilos de dibujos de artistas o pintar paisajes naturales con el más mínimo detalle, todo sin opción a borrar, con tinta negra, admitiendo los errores y continuando hasta que termine.

Los domingos, son de exploración, puede usarlo para meditar por tiempos prolongados, tomar lectura de algún buen libro o intentar ver su afinidad con una rama a la cual no ha tenido mcha experiencia, como lo es intentar dominar su otro natural Suiton, hacer el intento de producir ilusiones o cualquier otra técnica que vio ejecutada y por curiosidad imitó los sellos e intentó ver si podía moldear el chakra.

Todo esto lo hizo con regularidad, salvo por contadas ocaciones, durante cinco horas se le podía encontrar haciendo estas tareas, así nevara, lloviese, corriera viento o fuera un día hermoso. Tras su rutina de ejercicios, regresaba a casa para asearse y revisar si alguna tarea sencilla, si, Hakuma no ha realizado una misión Rango “C” desde que se ha convertido en Genin, por otro lado, a diario se le puede encontrar, después de las once de la mañana, en prácticamente cualquier lado de la ciudad, siendo mesero, preparando bebidas en un bar, llevando y entregando correspondencia, cortando césped, dando mantenimiento a jardines, a herramientas de filo o incluso en la limpieza de algún sitio por más sucio que esté, retirando las hojas del alcantarillado tapado, buscando animales, objetos perdidos y hasta cuidando bebés, enfermos o ancianos.

Cada día elegía una tarea en un punto de la aldea y al día siguiente escogía otro en el lado opuesto. Cada día hacía un trabajo o se preparaba para hacer un trabajo o se dedicaba a buscar un trabajo, aunque también a veces visitaba lugares en dónde no era requerido, pero siempre dirigiéndose a un punto distinto de la aldea, al punto en que con ojos cerrados podría recorrerla y llegar a cada punto en ella si no se atraviesa alguien en su camino para entorpecerlo y aun así.

Entonces uno se preguntaría, ¿qué es lo que Hakuma desea realmente?, ¿por qué trabaja?, ¿por qué cada día ha trabajado y el dinero que ha ganado lo ahorra con diciplinada diligencia y aun así se da alguno que otro gusto? Su boca está sellada, sus acciones no tienen fundamento más allá de la continuidad de una vida cotidiana sencilla y sin aspiraciones, ¿o si las tiene?

Lo cierto es que cada semana, Hakuma ha estado visitando un templo, cada mes hace una oración y cada mes recibe una encomienda. Este templo es La Iglesia de Daichi, una congregación religiosa que desde tiempos antiguos rinde culto a la olvidada diosa Daichi y su legado, pero, ¿cómo terminó aquí?
Cuando Hakuma era pequeño y aun asistía a la academia ninja a sus manos llegó una invitación a esta congregación, un derecho privado y reservado solo a unos pocos que parecen ser dignos, una invitación intransferible e no perecedero, pero dárselo a un niño en ese momento no era algo que pudiera tener mucho futuro, la religión es un refugio, una protección que requieren los que en su hogar no encuentran la calma y tras la tragedia de perder a su hermano, la invitación se tornó en la única salvación de permanecer en una vida de arrepentimientos. Los llantos del peliblanco fueron escuchados en una pequeña habitación, todo el resentimiento y el coraje que tenía fueron expulsados y sacados hasta que de él nada quedó, tan solo claridad, cuando las palabras del orador contestaron a todas las cosas que en el Hyozan no sabía cómo llevar, entonces la calma llegó a él y nunca más sus labios se abrieron para desperdiciar palabra alguna.

El templo hace colectas para el mantenimiento actividades y todo con mucha claridad, jamás exigiendo más de lo que se requiere. Ejido en granito y mármol, deslumbra tan solo al entrar, pero sus pláticas, sus cánticos y sus comuniones son apenas disfrutados por unos cuantos, pero esos cuantos tienen máscaras sin forma en todo momento, ya que “debajo de la cara de la claridad, uno podrá realmente libre” Hakuma en cada visita va a hacer su “confesión”, para recibir su bendición de continuar en la tierra bajo la protección de Daichi y seguir sus enseñanzas, pero entonces, si es que este hombre no habla, si es que este hombre no se comunica con nadie, ¿Qué confiesa?

Aquella información que se puede considerar como valiosa, rumores, eventos, todo lo que pueda significar algo, incluso lo dicho de otras personas y de otras cosas, todas son habladas por su boca en ese lugar y escuchadas por el párroco sin chistar. Si lo había escuchado antes o no, anda importaba, el objetivo según sus palabras es de sacar lo que a uno le molesta y en su cabeza lleva para poder dar espacio a la serenidad.
Las ceremonias vienen acompañadas de rezos y cánticos que promueven el bien actuar y el bien pensar, nada más hacen ahí, nada se podría creer, ¿o sí?
Tras las festividades invernales, aun con el frío manto níveo cubriendo la aldea, se encontró con un hombre intentando aprovecharse de una mujer, Hakuma le detuvo antes de que aquel sucio individuo pudiera evitar que la mujer escapara; tras estrellar su cabeza contra una pared y dejarlo desangrarse, Hakuma continuó con su labor como si nada hubiera pasado; el cadáver no se encontraría hasta muchas semanas después cuando la nieve se derritiera y se encontrara la escena que apuntaba a una caída. Con los pantalones a bajo, se creía que re resbaló con su propia orina.

Una semana después de haber acabado con la vida de un hombre, se encontraba trabajando en la limpieza de un arrendatario, donde un hombre de malos modales humilló al amable dueño y causó algunas perdidas en las instalaciones por haber golpeado varias cosas de vidrio. Se encontró muerto a los días cuando no salía de su habitación y su cuerpo despedía un aroma fatal; al parecer se había asfixiado durante la noche con el gas que despide el calefactor y que nunca tuvo ventilación suficiente, un tapete había cubierto el borde inferior de la puerta, las ventanas estaban cerradas y ya no quedaba nada de oxígeno que respirar.

Diez días después había un hombre  asomándose por una ventana de las termales por dónde salía el vapor, las ventanas se cerraban con cierres elevadizos, su cabeza no rodó porque alcanzó a quitarla, pero sus dedos no tuvieron la misma suerte cuando solo los pulgares le quedaron después de que cayeron como guillotinas.
Al amanecer de un nuevo día, un hombre dudaba de si debía o no tirarse de un mirador, lloroso se lamentaba su mala fortuna con las apuestas y haber perdido todo; no tuvo más de unos segundos de reflexión cuando una mano le ayudó a saltar y cayendo con sus manos al frente agonizó unos minutos antes de morir desangrado por las múltiples heridas.

Si, uno de tantos accidentes, cada tanto tiempo, personas yendo al hospital, personas no llegando ni ahí, nadie siquiera percatándose de la silueta blanca del descanso eterno dando fin a su existencia. El juicio se hacía casi de inmediato y sin mediadores, sin testigos, todo con el único fin de limpiar poco a poco a la tierra de sus impurezas.

¿Cuántos han muerto por su mano? No importa, no está en su tarea contar las motas de polvo que barre al despejar el sendero de la llegada de la Diosa a este mundo. Su cuerpo descansa tan tranquilo independientemente de si el día solo tuvo un leve entrenamiento , si realiza alguna misión o si la sangre de alguien corrió. Así sea limpiar joyas, destapar caños o encontrar objetos perdidos, Hakuma se ha mantenido con su bajo perfil desde que se volvió ninja, aun así ha entrenado, se ha comparado con otras personas y mantiene una disciplina enmascarada de monotonía.

Durante el año, Hakuma dejó de cortar su cabello, este creció paulatinamente hasta debajo de su espalda, en su frente se dibujó una luna creciente que simboliza el ojo durmiente de la diosa Daichi y cuatro puntas que señalan hacia el medio de sus ojos, que simbolizan el control que tiene sobre su cuerpo. Su sencillo atuendo lo modificó un poco, para adaptarse más a la batalla, gracias a las ganancias de hacer tantos trabajos diariamente, aunque no sean de gran remuneración.

El año pasó, dejando apenas vestigios de lo que era para traer lo que es, un hombre más maduro, de mente serna, de cuerpo adiestrado y de intenciones que se desconocen para todo aquel que sus ojos posa en él. Solo su actuar da una seña tenue de su convicción, la cual pronto mostrará más de él.


Kumogakure - Zona comercial




Volver arriba Ir abajo

Nine Beasts
Nine Beasts
Master

Re: [Time Skip] The Dark Side of the Moon

Mensaje por Nine Beasts el Sáb Dic 30, 2017 9:22 pm


Timeskip en Moderación
A lo largo del timeskip se menciona la pertenencia del personaje, desde su infancia  a una secta religiosa, de la cual no se había hecho mención en la historia inicial del personaje.

El factor mas importante en cuanto a la moderación de lo narrado, es la serie de asesinatos adentro de la aldea que, siendo una de las aldeas con mayor orden, población y rigurosidad militar en cuanto a sus asuntos internos, pasan "desapercibidos" pareciendo accidentes, siendo asesinatos efectuados por un gennin.

Esto es contradictorio con la ambientación, y con la propia descripción de los crímenes en las aldeas:

"Al ser prácticamente la cuna del país en cuanto a shinobis, las invasiones de temas son imposibles, por lo menos cuando hablamos de shinobis de otro país, dado a que la vigilancia es completamente estricta. Matar en el interior de la aldea conlleva a que las puertas sean cerradas, y los shinobis de mayor rango darán caza al asesino. A pesar de ello, la narrativa puede dificultar de algún modo este proceso."

Ademas teniendo en cuenta que Kumogakure es la aldea que, al tener importaciones y exportaciones cerradas en sus fronteras, posee mayor movimiento interno de mercaderes, transeúntes y figuras de orden publico como son los chûnin, e inclusive los ANBU especializados en crímenes como los cometidos.

El primer cadáver sería encontrado en la brevedad pese a las condiciones climáticas, y por la brutalidad del asesinato no se dejarían engañar por "Un borracho que resbaló". De la misma forma que, en el segundo y tercer asesinato, se podía haber alertado a las autoridades para evitar ambas muertes. La justicia por mano propia no está permitida para los shinobi de la aldea a menos que cuenten con autorización particular de NPC importantes, y siendo un gennin, eso está fuera de la cuestión.

Para evitar que tu personaje sea arrestado, y tildado como un criminal perdiendo el favor de la aldea, se te brinda la oportunidad de editar tu timeskip.

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.