Últimos temas
» [Pasado - Libre] A cierta hora
Hoy a las 8:49 pm por Yakko

» [HN] Yakko # Genin
Hoy a las 8:10 pm por Yakko

» [Petición] Conexión diaria
Hoy a las 8:09 pm por Yakko

» [Pasado] Asegurando la base
Hoy a las 8:06 pm por Yamata

» [Guia y Petición] Hojas de creación
Hoy a las 7:48 pm por Hachiwaru Naito

» [Pasado] Collatio
Hoy a las 7:13 pm por Farahan

» [Censo Salvaje] 21/01/2019
Hoy a las 6:53 pm por Seiko Shouboku

» [Misión rango C] Dama del bosque (2)
Hoy a las 8:29 am por NB Chronicles

» [Tienda] La Armería
Hoy a las 1:05 am por Seiko Shouboku

Afiliados
Limpieza 18 - 01 - 19

Boku no Hero ROLLittle FearsPhotobucketCrear foro

[Misión Rango B] Cruzando la frontera — Trama.

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

NB Narración
NB Narración
Master

[Misión Rango B] Cruzando la frontera — Trama.

Mensaje por NB Narración el Miér Ene 10, 2018 8:45 pm

FLASHBACK: Kumogakure no sato 2 días atrás.
El ruido se podía escuchar en las calles, la actividad comercial que generalmente rondaba cada centimetro de aquella gran y hermosa aldea, se encontraba en pleno auge ante la inminente mañana que se había alzado para tal fecha. Mientras que las personas divagan por el centro de la aldea generando un pequeño bullicio ante la gran actividad, podía observarse como pequeños grupos de shinobis se encontraban patrullano en direcciones marcadas, cual una clara sinfonía que había sido ensayada por largos años, marcando de tal modo una seguridad que como de costumbre, armaba de valor a cada uno de los civiles que se encontraban a su alrededor.

Era un día como otro cualquiera, un día entre las murallas de una aldea tan importante y poderosa como lo era la aldea oculta entre las nubes, donde, los más brillantes shinobis resaltaban hasta el punto de levantar la envidia entre aquellos que los admiraban desde la distancia.

Tras la conquista del País del Fuego, el País del Rayo se había vuelto incluso más rico que con anterioridad, nuevos monumentos se habían alzado e incluso, se podía observar como los niños correteaban con sus ostentosas prendas por las calles, gritando los nombres de aquellos valientes que habían conseguido que una vez más, la victoria se alzase con el nombre de cada uno de los integrantes de la guardia real.

Ahora más que nunca había tranquilidad, seguridad, algo que realmente, se podía ver como algo contradictorio teniendo en cuenta que la ruptura del país del Rayo había provocado al tratado de paz, ahora los mantenía en el ojo del huracán, donde los países que ahora pasaban cual enemigos a su mirar, se encontraban buscando el mejor momento para hacerlos caer en la ruina. La pregunta era ¿Acaso lo conseguirían?
FLASHBACK Lider ANBU: Aramis Voda
¿Es que acaso nunca te piensas separar de ese sapo?— Para cuando el joven escuchase la voz de aquella mujer esta ya habría pasado por su lado y con ello, lo habría dejado atrás. Con solo se consciente de sus actos, comprendería que si estaba allí, era por algo.

Aramis Voda, la conocida mundialmente como la gran traidora, la mujer que consiguió sobrepasar las lineas de la muerte para dejar atrás un País que desde una temprana edad se había encontrado en el punto de mira de sus orbes tan pálidas como el mismo cielo que se reflejaba en la belleza de su mirada. Era letal, tanto que cualquiera que fuese consciente de su presencia temería por su vida aún a pesar de encontrarse bajo la protección del mismisimo Raikage y es que, no por algo aquella mujer era la líder de la élite del país.

Las personas al ser consciente de la presencia de la fémina dejaba de caminar, como si una leyenda se hubiese mostrado ante ellos pero, no era algo que le importase, algo por lo cual incluso decidió frenar sus pasos para de tal modo, girar sobre su propio eje hasta quedar perfilada ante el joven que había adoptado tiempo atrás como su único pupilo. Volvió así su mirada hacia este mientras sus brazos, como de costumbre se cruzaban por debajo de su pecho y su abanico hacía acto de presencia tras su delicada y hermosa espalda. — Tienes una misión. — Finalizó mientras lo observaba con seriedad. Nunca había sido una mujer de muchas palabras, tampoco era una que se mostrase ante los demás pero, si lo había hecho en aquella ocasión era porque algo importante iba a suceder. — El Raikage nos está esperando. — Dicho aquello volvió su mirada al frente, tomando la misma dirección que anteriormente había tomado y con ello, esperando que aquel joven tomase su misma dirección, una que este ya conocía desde hacía ya tiempo atrás gracias al pequeño titulo al cual había llegado a ostentar muy a pesar de que aquella vez, sería la primera en la cual podría presenciar la gran presencia de un hombre como Kuro Yotsuki. El amado líder del País del Rayo y con ello, el único al cual su líder rendía culto.
FLASHBACK Jonin Kumogakure: Kitsune Yamanaka
Los libros impregnaban cada centímetro de aquella gran biblioteca. Digna de admirar, única y a su vez de imposible acceso, un lugar que ni los mismos Daimyos se atreverían a pisar. Un santuario de la sabiduría, con letras tan abstractas como profundas, llenas de secretos, secretos que si bien podía ser de gran importancia, se convertían en una perdición inadherente a la realidad. No por algo Kitsune Yamanaka era el objetivo del mundo entero, de aquellos que movían tierra y cielo con intención de descubrir aquellos grandes secretos que hasta el momento, se encontraban en el olvido.

Miles de secretos eran enterrados por el conocimiento, por aquellos grandes mapas que eran iluminados por los pequeños rayos de sol que atravesaban la decorada cristalera que contaba historias de dioses que eran tan adorados como temidos. El mundo era un caos, un caos incomprensible, lleno de historias que hasta el momento, yacían en el olvido, historias a las cuales solo una mujer podía acceder, la misma que en aquellos instantes se encontraba recogiendo los grandes pergaminos que se encontraban sobre la superficie de la gran mesa donde hasta el momento, mantenía a la que se había convertido en su tan preciada pupila. — ¿Has preparado tus cosas? — Cuestiono al instante que guardaba los pergaminos en algunos cajones, dibujando un pequeño sello sobre la madera para de este modo, evitar que nadie pudiese llegar a alcanzarlos si ella no se encontraba presente.

La noche anterior la Jonin se había encargado de dar a conocer a la joven el viaje que deberían de emprender aunque, a pesar de ello sus palabras se encontraron carentes de información suficiente para que esta terminara de conocer las razones de aquel gran viaje que debían efectuar. — En fin.— Termino por cortar ella misma, sin dar tiempo a la joven de contestar a su previa cuestión. — Sea lo que sea vamos. Tenemos una reunión antes de partir. El Raikage aguarda nuestra llegada. Será tu primera vez frente a él. Como sabrás es un hombre de gran importancia, después de todo es nuestro líder. Recuerda lo que te he enseñado, el respeto siempre debe estar ante todo cuando te encuentras ante cargos tan importantes como los que este porta.— Dicho aquello una amplia sonrisa se dibujo en el rostro de la fémina que ahora tomaba unos informes y observaba a la pelirroja antes de comenzar a caminar hacia la puerta y posar la mano sobre el pomo de esta para así abrirla, esperando que la joven la siguiese.

Volver arriba Ir abajo

NB Narración
NB Narración
Master

Re: [Misión Rango B] Cruzando la frontera — Trama.

Mensaje por NB Narración el Miér Ene 10, 2018 8:47 pm

Pautas y Aclaraciones.
— Vuestra misión ha comenzado. Sois libres de rolear el inicio de este como queráis hasta encontraros con vuestras respectivas Jonins. Se trata de un flashback pero formareis parte de este por unas rondas.

— El orden de posteo será determinado conforme los usuarios se vayan adentrando en la trama. Una vez todos lo hagan el orden quedará como tal y Narración os irá guiando en todo momento.

— Recordad que nos encontramos en una trama en PRESENTE razón por la cual vuestra vida siempre correra peligro. Recordad que cada NPC es un mundo, ellos no son vuestros amigos e incluso en caso de verlo necesario serán capaces de acabar con vuestras vidas.

— En todos y cada uno de los post es completamente obligado postear tanto el armamento como las estadísticas del personaje, forma parte de las normas básicas del foro. Nos encontramos en un tema BÉLICO, recordadlo.

— El tiempo de rol será de 24 horas, una vez un usuario postee el contador se reiniciara, de este modo la trama irá mucho más rápido. Aún a pesar de ello el narrador podrá llegar a tomarse hasta 48 horas puesto que narra 6 tramas a la vez. Por favor, tened paciencia.

— Integrantes: Haru Uzumaki y Fuji Raikomaru

— ¡Mucha suerte a todos!

Volver arriba Ir abajo

Fuji Raikomaru
Fuji Raikomaru
Renegado B

Re: [Misión Rango B] Cruzando la frontera — Trama.

Mensaje por Fuji Raikomaru el Miér Ene 10, 2018 9:12 pm


Fuji Raikomaru

La voz que erizó los cabellos de todo mi cuerpo como una gélida ventisca, no requería que girase la mirada para reconocerla. Apenas noté su agraciada figura pasando por mi lado, y deteniéndose para observarme, endurecí cada musculo de mi cuerpo realizando una reverencia con todo el torso, tan recta que el sapo de mi hombro cayó al suelo, haciéndose el muerto. — Maestra —Exclamé saludándola, era una mujer de pocas palabras, y yo pocas debía usar con ella. Si ella se aparecía ante mí, había algún significado, si ella me hablaba, eran palabras sagradas.

Ya no apoyaba la frente contra el suelo para rogarle que me acogiese, y el uniforme chûnin que portaba no se sentía del todo incomodo con el pasar del tiempo. Pero sin importar cuanto mejorase, aprendiese, o madurase, ella siempre sería para mí un ideal inalcanzable. Me erguí nuevamente cuando habló, asintiendo con la cabeza en respuesta a sus palabras. Mis dedos comenzaron a temblar, ¿Miedo? Sí, era la primera vez que iba a ver al relámpago dorado que gobernaba estas tierras, a aquel hombre que incluso ella obedecía fielmente, era hora de entrar en ese palacio cuyas puertas vi desde la distancia durante tanto tiempo.

Sin mas, comencé a seguirla. Sin lentitud en mi andar, sin mostrar signos de torpeza, y ante todo, intentando no pensar en lo que vendría. El pequeño sapo daba brincos presurosos para alcanzarme, trepándose por mi espalda. Con la diestra decidí prudente guardarlo entre mi chaleco y mi pecho, donde esperaba estuviese cómodo. A medida que avanzábamos, recogí mi largo cabello en una coleta alta, de forma prolija, por primera vez en mucho tiempo.


”Datos Relevantes”:


Inventario Bélico

Shuriken x 3 en bolso
Kunai x 3 en bolso
Pergamino de almacenaje en el bolso
Tessen Rango C: Kûjaku, en el bolso mediano.
Bolso alrededor de mi cintura, lado izquierdo.
Tessen Rango B: Gamamaru y Kôkurohyô, amarrados a mis muñecas, ocultos dentro de muñequeras.
Alambres Ninja x 5, en bolso.
Daikiri x 1, colgando del lado izquierdo de la cintura, junto al bolso.

Inventario Casual
Caja de cigarros, y cerrillos adentro del chaleco de la aldea.
Flauta tradicional en uno de los bolsillos del pantalón.
Sapito-chan.
Uniforme chûnin.

  • Fuerza : 30
  • Resistencia : 30
  • Agilidad : 30
  • Espíritu : 40
  • Concentración : 30
  • Voluntad : 30
Chakra : 200



País del Rayo


Volver arriba Ir abajo

Haru Uzumaki
Haru Uzumaki
Civil Kumo

Re: [Misión Rango B] Cruzando la frontera — Trama.

Mensaje por Haru Uzumaki el Miér Ene 10, 2018 11:33 pm


Haru Uzumaki
Mi vista en aquel instante observaba las acciones de Kitsune chan, sonreí un poco al ver que ella había finalizado, ya tenía en cuenta que haríamos un viaje así que en ese instante llevaba cargando todo mi equipo ninja, mi porta armas pequeño en el muslo derecho, el grande en la cintura y una mochila en mi espalda. Realmente no me agradaba tener tanto equipaje encima ¿Pero qué más da?
Ante su pregunta asenté con mi cabeza y en el instante que estaba por separar mis labios ella continuo hablando, así que simplemente me mantuve callada… pues mi maestra se veía bastante seria y por ende debía cumplir con sus expectativas.

¿Qué hacía en ese lugar? La biblioteca era mi segundo hogar, las lecturas diarias se habían transformado algo cotidiano en mi vida… así que de cierta forma en el viaje iba a extrañar el edificio. Pero a pesar de mis pensamientos no dije nada, Kitsune chan merecía mi respeto y yo debía comportarme como alguien de mi edad ¡Después de todo tengo 17 años!
Mi concentración rápidamente capto en ese instante lo que Kitsune chan comenzó a decirme, ante sus noticias me mantuve tranquilidad y bajé la cabeza demostrando que comprendía lo que ella estaba diciendo. Realmente entendía porque había escuchado rumores del Raikage… por lo tanto tenía un pequeño rastro de incertidumbre hacia su persona, pues jamás en mi vida lo había visto, por eso mismo debía comportarme lo más educadamente posible.

-Trataré de ser lo más respetuosa que pueda, Kitsune san.-

Acote tranquilamente, mi voz mostraba calma pero la verdad es que estaba un poco nerviosa… por suerte las clases de etiqueta me habían ayudado a comportarme de una forma más elegante sino posiblemente mi tono hubiera temblado.
Al ver la sonrisa de la rubia no pude evitar sonreír también, correspondiéndole la acción mientras seguía a la mayor, pues ella seria quien me guiaría hacia la zona que yo no conocía.

En aquel instante me encontraba vistiendo una blusa de tonalidad oscura que tenía bastante detalles en dorado y una característica distinguida pues una de las mangas estaba pegada a mi brazo mientras que la otra era más ancha (justamente en esa – la derecha- tenia colocado el lanzador de agujas) , en mis piernas poseía unas calzas de color rojizas, y mis pies contenían unas botas –sin tacones- del mismo tono que la blusa (incluyendo los detalles dorados).
En mi cadera se podía ver un cinturón negro que además de lucir como un buen accesorio se encargaba de sostener mi katana –enfundada- que se encontraba del lado izquierdo.
Mi cabello rojizo y laceo se estaba extremadamente largo y suelto, pero se veía un orden excesivo en él por lo tanto contrastaba hermosamente con mi figura ¿Me había arreglado bastante? A decir verdad no lo creo, la ropa que llevo no era para nada incomoda y podía luchar bastante bien con ella… además me veía como alguien decente ¿Verdad?


Stats:
  • Fuerza : 35
  • Resistencia : 45
  • Agilidad : 55
  • Espíritu : 55
  • Concentración : 55
  • Voluntad : 50
Chakra : 300

Armas:
Belico:
-10 kunais (2,5 kg)
-6 Shurikens (0,3kg)
-12 Senson (0,12kg)
-2 pack de bengalas (1,2kg)
-2 Pack de hilos ninjas ( 10kg)
-3 pergaminos
-4 Bomba de humos (0,8kg)
-4 sellos explosivos (0,4kg)
-3 píldoras de soldado (0,3kg)
-1 Katana (2,25kg)
-1lanzador de agujas (3kg)
-Tsikihana no manto.

No bélico
-12 manzanas medianas (2kg)
-1 racimo de uva pequeño (1kg)
-2 cantimploras (4kg)

Peso en la mochila: 13,9kg/15kg
PAÍS DEL RAYO




Volver arriba Ir abajo

NB Narración
NB Narración
Master

Re: [Misión Rango B] Cruzando la frontera — Trama.

Mensaje por NB Narración el Jue Ene 11, 2018 6:09 pm

FLASHBACK Jonin Kumogakure: Kitsune Yamanaka
Desde el mismo instante en el cual habían abandonado la biblioteca, la joven de larga y dorada melena se había mantenido completamente en silencio mientras observaba aquellos informes que portaba. Sus orbes aguamarina grababan en sus recuerdos cada una de las letras que se dibujaban sobre la superficie del papel mientras que, su larga gabardina color marrón, la cual siempre portaba, se movía con cada uno de sus pasos.

Tal y como le había anunciado a su pupila, pronto deberían de abandonar el país de manera indefinida, dejar atrás la hermosa vida de lujos que suponía el País del Rayo para convertirse en uno con las obligaciones que las esperaban más allá de la frontera. Algo preocupante desde su punto de vista.

No había pasado más que un año desde la fecha en la cual la joven de orbes escarlata había dejado atrás su vida para convertirse en una shinobi de la aldea oculta entre las nubes. Ella misma había sido la culpable del secuestro de esta aún a pesar de que la pureza que esta emanaba la había conseguido encandilar ¿Apenada? Realmente lo estaba, de algún modo incluso no había llegado a perdonarse un acto tan vil como aquel muy a pesar de que esta parecía vivir feliz entre las grandes murallas. Posiblemente había sido un error que jamás se perdonaría, uno que la hacía quebrarse en lo más profundo de su ser, pero la hacía mostrar una amplia sonrisa incluso en sus peores momentos. — Guardar silencio, rodilla derecha y mirada al suelo... ¿Finalmente?— Cuestiono una vez sus pasos se vieron frenados ante aquella hermosa y dorada puerta decorada por grandes figuras de dragones a cada lado. En silencio esperaba la respuesta de la joven que la acompañaba, como buscando que esta repitiese su pequeño protocolo, aquel que le había enseñado durante todo un año en busca del día en el cual se alzase cual shinobi de la aldea frente al gran líder.
FLASHBACK: Edificio del Raikage 2 días atrás.
Desde la base de aquellas inmensas escalinatas de piedra caliza podía observarse la gran extensión que guiaba hasta una de las murallas de aquel inmenso palacio. Tres eran los tramos a recorrer, decorados no solo por grandes y largas banderas que portaban el emblema del país, si no tambien, el gran orgullo que todos y cada uno de sus habitantes portaban. Era una imagen digna de admirar, una que destilaba poder, seguridad, un mundo que pocos habían podido llegar a saborear y que para quienes formaban parte del hermoso lugar, se tornaba cual paraiso, repleto de lujos, calidad de vida y ante todo, paz. Por que sí, si bien las guerras eran venideras, el país siempre se había alzado con poder, sin dejar que nadie penetrase cada una de sus murallas para así poder mantener la prosperidad que significaba, formar parte de la inmensa nube que abanderaban.

Cada paso que fuese un avance hacia la cima era remarcado por los grandes arboles típicos del país, cuidados seguramente por algún encargado que disfrutaría de aquel trabajo donde cada uno de los jardines que rodeaban la zona, se veían dotados de pura hermosura y en ocasiones gráciles aves que acudían a saludar a los viajeros desde la copa de aquellos inmensos arboles, provocando que sus cantares fuesen radiantes y derrochasen tranquilidad, como si de un ambiente de descanso se tratase aún a pesar de la imponente estructura.

Llegados a la cima, una gran y rojiza muralla se alzaba, con cientos de nombres grabados en oro, con unos trazos tan limpios que con solo observar desde la lejanía, se podían leer todos y cada uno de aquellos títulos. Algunos eran difuntos shinobis que habían luchado por y para su país mientras que otros, solo eran una manera de mostrar el orgullo con el cual el país mostraba a su milicia. Cientos de historias grabadas por seguramente uno de los mejores cartógrafos de la aldea. En lo alto, el nombre de aquella familia que durante años, había mantenido en la cima al País del Rayo, la misma que portaba el apellido del Raikage que aguardaba a los jóvenes.

Cruzada la gran muralla, una larga extensión de piedra mostraba una gigantesca plaza que si bien aún guiaba el camino por banderas del país, se encontraba rodeada por shinobis de altos rangos que parecían recibir ordenes de un mayor de pendas blanquecinas y oscura melena. Satoshi Daiki, uno de los más brillantes de aquella guardia real. Aún a pesar de ello sus instrucciones se mantenían alejadas de aquel camino que llevaba finalmente, al gran edificio principal. El palacio del Raikage.
FLASHBACK Lider ANBU: Aramis Voda
Los ojos de la fémina se encontraban fijas en el frente a medida que avanzaban en dirección al edificio, ignorando cada detalle que ya había sido grabado por sus pupilas en numerosas ocasiones. Sus pasos eran decididos, contoneando su hermosa figura no solo al son de su hermosa y larga melena, si no también de aquel afamado abanico que decoraba su espalda.

Como de costumbre emanaba un aura de seguridad pero a su vez, serenidad. Tantos años de servicio la habían convertido en una con el ambiente aunque aún a pesar de que en un principio la gente dudase de su fidelidad dado al buen trabajo ejecutado un año atrás y tras casi diez años de su vida. Pero nunca titubeo, aún a pesar de los lazos, siempre se mantuvo fiel, sin tan si quiera brindar la espalda en una sola ocasión a su país de procedencia.

Tanto Daiki como esta se ignoraron mientras finalmente la joven se adentraba en el palacio y comenzaba a caminar por los largos y decorados pasillos de esta en busca de un solo lugar, aquella gran puerta rodeada de dos figuras bañadas en oro y con forma de inmensos dragones y frente a la cual, ya se encontraban las dos mujeres que formarían parte de aquella misión.

No hubieron palabras que escaparan de entre sus labios una vez se situó al lado izquierdo de la Jonin de cabello dorado. Callada, completamente seria. Un porte que si bien la hacía destacar frente a todos los de su alrededor, la hacía convertirse en un ente silencioso, cual mujer que lo único que buscaba era recibir ordenes.

Siempre había sido una Kunoichi inigualable ya fuese en acciones como en protocolos, silenciosa, audaz pero ante todo, una que sabía guardar las composturas y rendir completo culto a su superior incluso a pesar de que este, aún no se encontrase ante ella.

Volver arriba Ir abajo

Fuji Raikomaru
Fuji Raikomaru
Renegado B

Re: [Misión Rango B] Cruzando la frontera — Trama.

Mensaje por Fuji Raikomaru el Vie Ene 12, 2018 12:02 am


Fuji Raikomaru

Decir que no me maravillaba a la hora de acercarme al máximo exponente arquitectónico de la majestuosidad de la aldea era una vil mentira. El simple hecho de acercarnos me hacía sentir inseguro e incomodo, más pequeño que el sapo que ahora descansaba en el interior de mis ropajes, como un pez afuera del agua, no era mi lugar. Contenía la respiración para intentar mantener una falsa imagen de seguridad a la hora de acompañar Aramis, pues era lo que se esperaba de mí, que me viese orgulloso y seguro de mi mismo. Ella se mantenía tan fría, y silenciosa, como el hielo más templado, lo que no hacía más fácil el tener que enfrentar a la eminencia dorada que estaba por conocer.

El ver a Daiki me hizo esbozar una muy ligera sonrisa de lado, y aunque éste no reparase en mi presencia realicé por respeto una imperceptible reverencia con la cabeza sin detener mi paso. —...—Carraspeé ligeramente antes de dar el primer paso al interior del palacio, nunca hubiese imaginado entrar allí, mucho menos ser requerido. ¿Que debía hacer? Supuse que aquel titulo como "Guardia real del Raikage" habría sido la última vez que se me vinculase a su presencia, y ni siquiera en ese momento había tenido oportunidad de conocerlo.

Mis dudas se disiparon cuando las lujosas puertas se abrieron anunciando el fin de los límites mundanos, inhalé profundamente preparándome para lo que sea. En su interior pude vislumbrar una cabellera rubia bien conocida, y la rojiza que la acompañaba, verlas allí ya me daba una ligera sensación de serenidad, pero lejos de hacer sociales me limité a asentir con la cabeza en señal de saludo, colocándome del lado izquierdo de mi maestra, medio paso por detrás de ella pues no sentía correcto ponerme a su nivel, sería una diferencia imperceptible para muchos pero relevante para cosas como mi orgullo, llevé la mirada al suelo, las manos detrás de la espalda, y me decidí a esperar como si fuese un mueble mas de aquella habitación.


”Datos Relevantes”:


Inventario Bélico

Shuriken x 3 en bolso
Kunai x 3 en bolso
Pergamino de almacenaje en el bolso
Tessen Rango C: Kûjaku, en el bolso mediano.
Bolso alrededor de mi cintura, lado izquierdo.
Tessen Rango B: Gamamaru y Kôkurohyô, amarrados a mis muñecas, ocultos dentro de muñequeras.
Alambres Ninja x 5, en bolso.
Daikiri x 1, colgando del lado izquierdo de la cintura, junto al bolso.

Inventario Casual
Caja de cigarros, y cerrillos adentro del chaleco de la aldea.
Flauta tradicional en uno de los bolsillos del pantalón.
Sapito-chan.
Uniforme chûnin.

  • Fuerza : 30
  • Resistencia : 30
  • Agilidad : 30
  • Espíritu : 40
  • Concentración : 30
  • Voluntad : 30
Chakra : 200



País del Rayo


Volver arriba Ir abajo

Haru Uzumaki
Haru Uzumaki
Civil Kumo

Re: [Misión Rango B] Cruzando la frontera — Trama.

Mensaje por Haru Uzumaki el Vie Ene 12, 2018 12:26 am


Haru Uzumaki
Con tranquilidad seguía a Kitsune chan que por momentos observaba los papeles que tenía en su mano, ante esa situación fruncí un poco el ceño ¿Acaso había algo mal? Igualmente - si lo pensaba- era extraño que antes del viaje conociera al Raikage, seguramente pronto ocurriría algo interesante. De todas formas no pregunté nada porque confiaba completamente en la rubia, ella para mí era un ejemplo y por ende sus decisiones eran algo que no debían de ser cuestionadas.

-Puño derecho al corazón.-

Mi voz en ese momento salió con ritmo, como si aquella frase que Kitsune chan dijo terminara siendo una canción y es que la verdad en mi cabeza lo era. Ella siempre me repetía la forma en la que debía de saludar al líder de la aldea y yo sin querer le daba un ritmo de cancioncita para no olvidarlo. En ese momento una leve sonrisa surgió en mis labios, no quería avergonzar a Kitsune chan así que trataría de comportarme lo mejor posible sin mostrar mis nervios a ella o al Raikage.
Mi vista se despegó de la figura que se había convertido en mi familia para luego observar la puerta que era realmente magnifica, levemente baje mis orbes rojizos y tomé una bocanada de aire para después exhalarla. No tenía que estar nerviosa, yo era de Kumogakure y por ende (como kunoichi de la aldea) no debía de tenerle tanto miedo al gobernante.

Inesperadamente mi atención en ese momento fue captada por las dos personas que caminaban por el pasillo, la mujer de cabello albino llamó mi atención pues era hermosa (no tanto como Kitsune chan)… ella era Aramis san, mientras que a su lado estaba un shinobi que yo ya conocía desde hace tiempo: Fuji.

-Un placer conocerla Aramis san, es bueno encontrarme contigo Fuji kun-

El tono de voz que emplee en ese momento era tranquilo y para nada escandaloso, mis palabras fueron acompañados por una reverencia normal (inclinar un poco la espalda mientras juntaba las manos). Luego de aquello me quede en silencio, no era bueno hablar mucho y simplemente no quería ser irrespetuosa con ellos dos, levemente en ese momento mire a Kitsune y luego la acción de Fuji, así que consideré que ante el protocolo era necesario que yo también diera medio paso hacia atrás para dejar a las dos figuras importantes que estuvieran por delante nuestro.


Stats:
  • Fuerza : 35
  • Resistencia : 45
  • Agilidad : 55
  • Espíritu : 55
  • Concentración : 55
  • Voluntad : 50
Chakra : 300
Armas:
Belico:
-10 kunais (2,5 kg)
-6 Shurikens (0,3kg)
-12 Senson (0,12kg)
-2 pack de bengalas (1,2kg)
-2 Pack de hilos ninjas ( 10kg)
-3 pergaminos
-4 Bomba de humos (0,8kg)
-4 sellos explosivos (0,4kg)
-3 píldoras de soldado (0,3kg)
-1 Katana (2,25kg)
-1lanzador de agujas (3kg)
-Tsikihana no manto.

No bélico
-12 manzanas medianas (2kg)
-1 racimo de uva pequeño (1kg)
-2 cantimploras (4kg)

Peso en la mochila: 13,9kg/15kg
PAÍS DEL RAYO




Volver arriba Ir abajo

NB Narración
NB Narración
Master

Re: [Misión Rango B] Cruzando la frontera — Trama.

Mensaje por NB Narración el Sáb Ene 13, 2018 2:04 pm

FLASHBACK Lider ANBU: Aramis Voda
Su cuerpo se encontraba completamente estático mientras sus orbes celestes yacían sobre la gran estructura que se podía observar ante los cuerpos de los tres shinobis. Inamovible, con una mirada tan indiferente como ferviente no llego a formular palabra para su compañera de dorada cabeza pero, a pesar de ello, la dulce voz de la Uzumaki provoco que su pétrea presencia cojease por unos instantes para así observarla de reojo y hacer un casi imperceptible movimiento de cabeza antes de que nuevamente, su mirada se alzase al frente, remarcando los pliegues dorados que creaban hermosos grabados en la puerta que los separaba del líder del país.

Parecía convertirse en una con el ambiente, con el silencio que poco a poco iba devorando los grandes pasillos de palacio, una pequeña y hermosa estatua de una deidad de larga melena albina que solo respondía a las horas de su creador muy a pesar de que se pudiese observar como su pecho se alzaba ante su tenue respiración. Nunca compartía palabras con nadie, menos aún con Kitsune Yamanaka que, muy a pesar de ser parte de la guardia del líder, no era una mujer que realmente le cayese en gracia al igual que todas las personas que no fuesen el hombre al cual aguardaban.

Se podía notar la tensión, o por lo menos quienes no la conociesen podrían notar la gran molestia que suponía encontrarse en la presencia de la ANBU que tan silenciosa como audaz parecía convertirse en un ente sin halo de presencia alguna, algo que por el contrario, no tenía ningún tipo de comparación con la Jonin que junto a ella la mirada por unos instantes para después observar de igual forma la gran puerta.
FLASHBACK Jonin Kumogakure: Kitsune Yamanaka
Como de costumbre y aún a pesar de la presencia de la ANBU, Kitsune yacía con una esplendida sonrisa en el rostro, más aún tras la llegada de aquel joven al que tiempo atrás había estado dispuesta a comandar ante de que todo, se fuese literalmente al garete. Sus caminos se habían separado dada a las circunstancias y mientras que la Uchiha se había visto obligada a quedar entre las puertas del País del Fuego por su estado físico y la Marionetista simplemente parecía haber abandonado con la cabeza bien agachada su puesto antes de que se viese expulsada de la guardia, la Yamanaka simplemente había cedido a la hora de ser la protagonista a la hora de adoptar a la joven que había secuestrado. — Siempre tan habladora.— Comentó de manera socarrona, buscando las cosquillas de la joven del abanico aún a pesar de que sus orbes aguamarína se encontraban fijas en aquella gran fuerza. — No te preocupes Raikomaru, me encargaré de que no te aburras conmigo.— Añadió con diversión, dando un pequeño adelanto al Chunin que posiblemente, no habría recibido información por parte de su mentora.

Eran polos opuestos, dos mujeres que aún a pesar de sus grandes bellezas no eran para nada compatibles aunque, a pesar de ello, estaban obligadas a formar "equipo" en momentos como aquellos.

En cuestión de segundos el rostro de la fémina elimino aquella amplia sonrisa a la par que su cuerpo se erguía aún más, movimiento su pierda derecha para así juntarla por completo a la contraria mientras sus manos se colocaban tras su cuerpo y su mentón se alzaba.
FLASHBACK Raikage: Kuro Yotsuki
En la lejanía del gran pasillo podían escucharse un gran número de pasos pero junto a ello, un silencio sepulcral acompañado del retintineo de lo que aparentaban ser unas cadenas. Para cualquiera que osase voltear su rostro para observar en aquella dirección podría observar como un hombre de gran altura se encontraba ocupando gran parte del pasillo con unasas cuidadas y hermosas prendas blancas que eran decoradas por una piel tan oscura sobre sus hombros que creaba una imagen hermosa ante las tonalidades contrarias de sus estas.

El Raikage se encontraba cruzando aquella hermosa instancia, siendo respaldado por dos Jonins que con el mismo uniforme que Satoshi Daiki pero de un color obsidiana, shinobis, que se mantenían en completo silencio.

Las orbes carmesí del hombre de cabello dorado se encontraban en alto, ignorando la presencia de aquellos que se encontraban frente a las puertas de su hermosa instancia a la cual en cuestión de segundos se mostraría, girando sobre su propio cuerpo para así brindar la espalda a los cuatro shinobis.

Estos podrían observar la grandeza de sus hermosas prendas, el tamaño de aquella gran espalda y como su gran estatura resaltaba de manera imponente. El blanco bañaba la funda un enorme Daikiri que al contrario de al que los mortales acostumbraban parecía tener el mismo tamaño de una katana que se veía acompañada de una empuñadura oscura, con grabados en oro y largas cadenas en el inicio de su vaina, las mismas que provocaban que con hermosura sus pasos se viesen acompañados de aquel sonido metálico.

Cada parte de este reflejaba el orgullo y el poder del país, no por nada se había convertido en el Kage más poderoso que actualmente conformaba el mundo entero.

Los Jonin de prendas oscuras que lo acompañaban se encargaron de abrir ambas puertas, dando una completa visual de aquel gran despacho no solo repletos de libros por cada parte de sus paredes si no también de varias figuras doradas en sus costados, dando una majestuosidad digna de envidiar incluso por el tamaño de aquel hermoso escritorio que se encontraba al final de la sala, iluminado por una cristalera amplia que daba las mejores vistas jamás imaginadas de la totalidad de la aldea y los inmensos paisajes de la afueras. Si había un afortunado, era él.

Acabemos rápido con esto.— Sentenció, dando la orden a los cuatro shinobis que se adentrasen en su despacho tras él. Su voz era gruesa, imponente y remarcaba su gran poder de una manera en la cual se podía sentir la tensión de verse frente a alguien tan poderoso como aquel que ahora, se encontraba al frente, rodeando la gran mesa y sentándose en su elegante asiento para así observarlos.
FLASHBACK Lider ANBU: Aramis Voda
Una vez las ordenes habían sido clamadas y el líder había ingresado en el despacho. La joven espero a que este tomase asiento para así adentrarse. Sus ojos se cerraron y de inmediato, a cuatro metros de distancia de la enorme mesa su rodilla derecha se clavo en el terreno mientras su mirada bajaba y se inclinaba, colocando su puño derecho sobre el lado izquierdo de su pecho, sobre su corazón.

Sumisión, respeto, actitudes que nunca antes nadie había visto por parte de la fémina y es que era la primera vez que dos jóvenes que no formasen parte de la élite compartían aquel gran momento de orgullo junto a los altos rangos del país.
FLASHBACK Jonin Kumogakure: Kitsune Yamanaka
Muy por el contrario de la ANBU, Kitsune Yamanaka prosiguió con su camino para así colocarse junto al Raikage, tendiendo aquel informe que había estado portando hasta el momento tras su espalda. — Kitsune Yamanaka se presenta como la lider de esta pequeña expedición. Nos encontramos a completa disposición para cumplir con las ordenes de Masao Namikaze en cuanto crucemos la frontera en dirección al País del Fuego.— Citó con completa seriedad mientras las puertas del gran despacho se cerraban una vez todos se encontrasen en su interior.

Volver arriba Ir abajo

Fuji Raikomaru
Fuji Raikomaru
Renegado B

Re: [Misión Rango B] Cruzando la frontera — Trama.

Mensaje por Fuji Raikomaru el Sáb Ene 13, 2018 2:41 pm


Fuji Raikomaru

¿No aburrirme con ella? No entendí a que se refería, por lo que me limite a mantener la mirada baja sin asentir o moverme un milímetro, no me correspondía hacerlo pues no estaba en ese enorme despacho para hacer sociales, aunque todo sea dicho la actitud de la bien conocida Yamanaka me hacía reducir en gran medida el peso que sentía sobre los hombros. Al menos, así fue durante unos segundos, puesto lo siguiente fue suficiente para hacerme sentir nauseas por la sensación de ahogo que estaba por experimentar.

Como el sol que se alza sobre el Monte Brumoso, escoltado por dos Jônnin que parecían meros lacayos de poca monta a su lado, llegó aquél que se alza reinante sobre el firmamento. Con una sensación de lujo que normalmente rozaría la vulgaridad, en él era tan natural que mis ojos no pudieron apartarse de su espalda, ese daikiri valía más que media aldea, y posiblemente se habría cobrado más victimas que personas hay en nuestro poblado. Un arma de ese calibre seguramente tendría un nombre, y ese nombre con certeza sería mucho más conocido, temido, y respetado que el mío durante siglos.

Tragué saliva, mis rodillas temblaban como si la jungla de los exámenes chûnin hubiese tomado forma frente a mí. Preferiría veinte veces tener la espada de Isashi en el cuello que tener que dialogar con aquel hombre, o simplemente tener que mirarlo a los ojos, su presencia y la mía estaban en dimensiones distintas, él era el sol, yo era una pequeña piedra que solo podía generar sombra si éste lo iluminaba, y mi sombra a nada cubría.

Para mi fortuna, ni nos miró antes de ingresar a su despacho, si lo hubiese hecho seguramente me hubiese desmayado. — ... —Suspiré una vez tomó asiento en la distancia, y sin esperar a la pelirroja, seguí el paso de mi maestra hacia ese despacho. Con sumisión absoluta, clavé la rodilla derecha contra el suelo, bajé la mirada, y llevé la mano derecha a mi corazón. No obstante, mi espalda se mantuvo erguida pues pese a todo era un shinobi de Kumogakure.

No me preocupé en escuchar lo que dijo la rubia momentos después, en cierta forma no me sentía merecedor de ello. Me limité a estar allí, nuevamente siendo una simple herramienta del rubio, de la aldea.


”Datos Relevantes”:


Inventario Bélico

Shuriken x 3 en bolso
Kunai x 3 en bolso
Pergamino de almacenaje en el bolso
Tessen Rango C: Kûjaku, en el bolso mediano.
Bolso alrededor de mi cintura, lado izquierdo.
Tessen Rango B: Gamamaru y Kôkurohyô, amarrados a mis muñecas, ocultos dentro de muñequeras.
Alambres Ninja x 5, en bolso.
Daikiri x 1, colgando del lado izquierdo de la cintura, junto al bolso.

Inventario Casual
Caja de cigarros, y cerrillos adentro del chaleco de la aldea.
Flauta tradicional en uno de los bolsillos del pantalón.
Sapito-chan.
Uniforme chûnin.

  • Fuerza : 30
  • Resistencia : 30
  • Agilidad : 30
  • Espíritu : 40
  • Concentración : 30
  • Voluntad : 30
Chakra : 200



País del Rayo


Volver arriba Ir abajo

Haru Uzumaki
Haru Uzumaki
Civil Kumo

Re: [Misión Rango B] Cruzando la frontera — Trama.

Mensaje por Haru Uzumaki el Dom Ene 14, 2018 12:56 am


Haru Uzumaki
Al ver a Aramis tuve que admitir que realmente era una profesional, me llamó la atención como su presencia desaparecía si mis orbes se distraían con otras cosas… simplemente increíble. Por eso mismo miré a Fuji, ósea ella era su maestra y esperaba que el chunin también tuviera esas características;  y a pesar de ser silencioso él no lo hacía tan bien como Aramis… igualmente era mucho mejor que yo.
Los segundos pasaron y de un momento para el otro, Kitsune chan, parecía tomar una seriedad alarmante, por eso mismo ni siquiera miré de dónde venían los pasos, simplemente adopté la misma posición que la rubia pero había bastante nerviosismo en mi cuerpo, esperé que él pasara para echarle un vistazo a la espalda del líder junto a los escoltas… y pude admitir que su presencia era magnifica.
Luego de que entraron las mayores y Fuji, me digne a seguir sus acciones.

No dije nada, simplemente me coloqué  a cinco metro de distancia de la enorme mesa para después posar mi rodilla derecha en el suelo mientras bajaba la cabeza –para mirar hacia el piso-y llevaba mi mano derecha en forma de puño hacia el lado izquierdo de mi pecho (donde estaba el corazón). Al hacer esa acción me sentí un tanto inquieta… era la primera vez que me arrodillaba de esa forma y mi corazón en ese momento latía desenfrenadamente como si me hiciera sentir ¿Sucia? Tal vez era porque en algún momento de mi vida tenía un trono que me esperaba y un País al que debía de cuidar ¿Pero era por eso?, parece que la presencia del Raikage realmente me estaba poniendo muy nerviosa porque él realmente se hacía ver como si fuera una entidad magnifica.
En aquel momento me mantuve en silencio, ni siquiera traté de levantar la mirada para observar al Kage de mi aldea… simplemente cumplí con lo que Kitsune chan me hacían enseñado.
¿Tal vez era emoción? Estar enfrente del líder de la aldea causo una sensación extraña en mí, pero traté de mantenerme tranquila superficialmente, mientras entrecerraba mis ojos y escuchaba lo que hablaban aquellas personas.

Ante la acotación de Kitsune chan entreabrí un poco mis ojos mientras mi cabeza seguía gacha.
¿Ordenes de Masao Namikaze? Por alguna razón al escuchar ese nombre mi corazón comenzó a palpitar con mas ímpetu mientras un nerviosismo “extraño” se apodero de mi cuerpo ¿Qué diablo? Por un momento mordí mi labio inferior para controlar el temblor por medio del dolor de aquella pequeña herida, y seguir atenta a los diálogos que podrían desarrollarse.

Stats:
  • Fuerza : 35
  • Resistencia : 45
  • Agilidad : 55
  • Espíritu : 55
  • Concentración : 55
  • Voluntad : 50
Chakra : 300

Armas:
Belico:
-10 kunais (2,5 kg)
-6 Shurikens (0,3kg)
-12 Senson (0,12kg)
-2 pack de bengalas (1,2kg)
-2 Pack de hilos ninjas ( 10kg)
-3 pergaminos
-4 Bomba de humos (0,8kg)
-4 sellos explosivos (0,4kg)
-3 píldoras de soldado (0,3kg)
-1 Katana (2,25kg)
-1lanzador de agujas (3kg)
-Tsikihana no manto.

No bélico
-12 manzanas medianas (2kg)
-1 racimo de uva pequeño (1kg)
-2 cantimploras (4kg)

Peso en la mochila: 13,9kg/15kg
PAÍS DEL RAYO




Volver arriba Ir abajo

NB Narración
NB Narración
Master

Re: [Misión Rango B] Cruzando la frontera — Trama.

Mensaje por NB Narración el Lun Ene 15, 2018 9:35 pm

FLASHBACK Raikage: Kuro Yotsuki
El espacio tiempo parecía haber desaparecido. No había sonido que surcase aquella linea de tiempo en la cual se encontraban y donde lo único que podrían escuchar serían sus propias respiraciones o incluso, el sonido del palpitar de su corazón. Se podía sentir la tensión en el ambiente aunque de algún modo ya aquellas dos Jonins estaban acostumbradas a vivir bajo la presión de aquella enorme presencia que el Yotsuki portaba como de costumbre.

Algunos podrían tacharlo de prepotente, de un hombre que lo único que alzaba con orgullo era el gran poder o las responsabilidades que cargaba sobre sus hombros pero ¿Acaso merecía menos? Bien era sabido que podía ser déspota, descarado o incluso, un grandisimo hijo de la gran puta pero eso no quitaba sus méritos, no le hacía merecer menos de todo aquello que portaba y junto a ello, la manera con la cual su presencia se alzaba y llegaba a menospreciar a los más débiles o humildes. Era Kuro Yotsuki, el cual se autoproclamaba como el hombre más fuerte del mundo muy a pesar de que no fuese el primero en la escala pero ¿Había país que pudiese asemejarse al mismo que este comandaba?

Tras la mesa su cuerpo seguía viéndose igual de intimidante, incluso Kitsune Yamanaka se veía como una simple mortal mientras sus manos tendían aquellos informes en dirección al pelidorado que los observaba tras el gran escritorio que siempre había comandado. Podrían sentir la presión de aquellas orbes carmesís que buscaban desnudar sus almas desde la distancia pero, tras un corto periodo de tiempo, podrían escuchar como el roce de sus prendas daban paso al sonido metálico de sus anillos chocando entre si al tomar los papeles. —Fuji Raikomaru.— Nombró con sus orbes fijas en los informes —Así que este es tu tan famoso pupilo Aramis Voda.— Seguidas de aquellas palabras la joven del abanico se puso en pie y alzó su mirada para fijarla sobre el líder, dejando entrever como de costumbre no solo la gracia de sus movimientos si no también la profesionalidad de sus actos. —Confío en que no te conviertas en la deshonra de este país. En nuestra aldea no hay cabida para despojos humanos, supongo que tu mentora te lo habrá hecho saber. Después de todo si no se ha encargado de degollarte hasta el momento debe de ser por algo.— Dicho esto colocó los informes sobre la mesa para así, posar sus codos sobre la superficie y tras esto, esconder sus labios tras sus manos a la par que sus dedos se entrelazaban con suma elegancia. —Por lo que tengo entendido vives en el Monte Brumoso. Un salvaje que osa portar el emblema de mi aldea. Al principio he de decir que me sorprendió que mi tan preciada lider ANBU decidiese acogerte bajo su mandato, ahora simplemente espero que los buenos modales que te brindo se reflejen en tu actitud y en tu modo de vida en el País del fuego. No criamos salvajes y mucho menos enviamos shinobis de poca monta a representar nuestro poder

Finalizadas aquellas palabras su atención ahora recayó sobre la joven de melena escarlata. Algo que de algún modo llego a brindar cierta tensión en la Yamanaka que una vez este la había despojado de sus informes simplemente se mantuvo a su vera en completo silencio y con ambas manos tras su espalda a la espera de nuevas ordenes. —Haru Uzumaki.— Llamó con tanta superioridad que esta podría sentir como su nombre era grabado a fuego sobre su piel, como si de un castigo se tratase y varios puñales la destrozaran con solo dos palabras. —La pequeña de Kitsune. Siento que de algún modo ya nos conocemos. ¿Acaso tu no?— En sus palabras se podía sentir como la arrogancia se entremezclaba con la diversión, como si la pequeña, fuese el plato fuerte de la reunión. —Quedarás bajo la completa supervisión de Masao tan pronto crucéis la frontera del país del fuego. Estoy seguro de que tu mentora no ha sido capaz de implantarte la suficiente disciplina. Espero no te conviertas en un peso muerto para tus compañeros.

Lentamente sus manos pasaron de sus labios hasta la mesa, posando así las palmas sobre esta para acto seguido, alzarse y observarlos desde lo alto. —Tenéis dos horas para abandonar el País en compañía de Kitsune Yamanaka. Si recibo un solo informe de vuestros superiores hablando de vuestra incompetencia, seré yo quien cruce la frontera, pero esta vez será para degollaros y lanzaros al mar a ser devorados por los tiburones. Recordadlo, los Shinobis del país del fuego no son vuestros amigos, son simples peones que tarde o temprano aprenderán quien es su superior. Una sola rebelión debe implicar la muerte. No titubeareis, a la mínima deshonra, espero que vuestros Daikiris se bañen en la sangre de los malnacidos. ¡Ahora marchaos! Los altos cargos tenemos temas que tratar entre nosotros.— El rostro de Aramis bajo ligeramente a modo de aceptación, de igual forma que la misma Kitsune que tras las palabras del lider, volvió su vista a los Chunin para que tomaran las ordenes del Raikage como una invitación a partir y de tal modo, volver a sus respectivos hogares para tomar las pertenencias necesarias para aquel viaje.
FLASHBACK Jonin Kumogakure: Kitsune Yamanaka
El delicado cuerpo de la Jonin ahora se volvía en dirección a los jóvenes y una vez el líder volvía a tomar asiento al lado de esta, mismamente aprovecho para hacerles un pequeño gesto con la cabeza a estos para que se marcharan. — En dos horas nos veremos en las puertas de la Aldea. Sed puntuales.— Dicho esto la fémina caminaría, alejándose del líder para así colocarse junto a Aramis que hasta el momento, no había vuelto a realizar un solo movimiento, esperando para recibir ordenes directas del Raikage en cuanto ambos jóvenes abandonasen el lugar.

Volver arriba Ir abajo

Fuji Raikomaru
Fuji Raikomaru
Renegado B

Re: [Misión Rango B] Cruzando la frontera — Trama.

Mensaje por Fuji Raikomaru el Lun Ene 15, 2018 11:17 pm


Fuji Raikomaru

Mi mirada se mantuvo en el suelo inmóvil mientras el Raikage hablaba, sus palabras fueron frías, tajantes y agresivas. Mis ojos por inercia se cerraron, pero cuando finalizó su discurso poniendo ese abismal peso sobre mis hombros, no hice mas que asentir ligeramente aun sin levantar el rostro. — Sí, mi señor —Exclamé consciente de sus expectativas. Poco me importaba lo que dijese de mí, pues era consciente de la capacidad de Aramis, y confiaba ciegamente en su criterio, si ella veía en mí un arma capaz entonces lo sería, sin mas, ni menos.

Atendí a la misión con férrea devoción, y cuando se me dio el pie para retirarme reafirmé la reverencia por unos momentos, retrocediendo sin dar la espalda al Raikage hasta dados dos pasos. Una vez salí de la habitación, comencé a andar con un peso emocional que había hecho mierda mi cuerpo, me sentía pesado y ahogado, pero no podía dejarme vencer por simples palabras. Cuando puse un pie fuera del palacio, suspiré con pesadez callando un grito furioso, y me dispuse a buscar el temple para poder retirarme de forma rauda, ordenando en mi mente lo que necesitaría para la misión.

[Preparación en el Monte Brumoso]

Estaba verdaderamente enervado después de la reunión con la máxima autoridad de mi aldea, era el hombre más poderoso de entre nosotros, y su sola presencia me daba una pauta de ella. Normalmente su actitud me hubiese hecho explotar en furia, pero ¿Con tanto poder como no ser así? No había nada que recriminarle, y había cumplido su rol de delegarme una misión. Personalmente, a mí. ¿Estaba empezando a ascender en la vida? Era posible, pese a ser tratado como un mero perro callejero que ensuciaba ese despacho con sus meras presencias.

Si Aramis no hubiese estado allí conmigo verdaderamente hubiese tenido un impacto distinto ante el rubio, pero su presencia era reconfortante, desde la frialdad que la caracteriza ese año a su lado me había dado enfoques distintos de la vida, y en esos enfoques también mi forma de analizarla a ella. No podía decepcionarla.

En el pequeño estuche que había comprado apenas se me anunció mi partida, guardé dos kunai, los cinco hilos metálicos enroscados, los tres shuriken y el pergamino de almacenaje. Se sentía extraño no portar conmigo más que dos pequeños abanicos que habían forjado especialmente para mí, los cuales coloqué usando las correas en sus extremos alrededor de mis muñecas, colocandolos bajo mis muñequeras para que no estorben, pudiendo tomarlas con tan solo usar un dedo para tirar de la corta soga que los mantiene unidos a mis muñecas. Extendí la diestra hacia el enorme tessen a mi lado, y lo coloqué en mi espalda.

Con el sapo observándome, ajusté mis brazaletes reglamentarios de la aldea para después colocar con suma dificultad un dispositivo oculto para acercar kunai a mi mano sobre uno de ellos, el derecho. Entonces procedí a cubrir mi torso desnudo por una yukata negra de mangas sumamente holgadas que até con una faja de tela ancha. Sobre la túnica negra, coloqué mi chaleco tradicional de la aldea. Amarré el estuche a un lado de mi cintura, me fijé que todo en mis pantalones se encontrase en orden, tomé una pequeña bolsa con provisiones, coloqué mis sandalias de madera, ajusté mi banda ninja, miré por unos momentos a la daikiri que colgaba de mi cintura, y suspiré listo para regresar a la aldea.

[Regreso a la aldea]

Antes de cumplirse las dos horas pautadas, logré con un esfuerzo sobrehumano estar de regreso en la puerta de la aldea. Rasqué mi nuca expectante, cuando volviese a Kumogakure sin duda buscaría una casa en la aldea, ya que los salvajes viven en el monte, y yo soy un shinobi.



”Datos Relevantes”:


Inventario Bélico

Shuriken x 3 en bolso
Kunai x 3, 2 en bolso, 1 preparado en el dispositivo oculto.
Dispositivo oculto de Kunai, bajo la manga derecha del yukata, bajo muñequera.
Pergamino de almacenaje en el bolso
Tessen Rango C: Kûjaku en la espalda.
Bolso alrededor de mi cintura, lado izquierdo.
Tessen Rango B: Gamamaru y Kôkurohyô, amarrados a mis muñecas, ocultos dentro de muñequeras.
Alambres Ninja x 5, en bolso.
Daikiri x 1, colgando del lado izquierdo de la cintura, junto al bolso.

Inventario Casual
Bolsa en el lado derecho de la cintura con: Legumbres, frutos secos, y semillas.
Pequeña cantimplora con agua amarrada al fajín de tela de la yukata.
Caja de cigarros, y cerrillos adentro del chaleco de la aldea.
Flauta tradicional en uno de los bolsillos del pantalón.
Sapito-chan

  • Fuerza : 30
  • Resistencia : 30
  • Agilidad : 30
  • Espíritu : 40
  • Concentración : 30
  • Voluntad : 30
Chakra : 200



País del Rayo


Volver arriba Ir abajo

Haru Uzumaki
Haru Uzumaki
Civil Kumo

Re: [Misión Rango B] Cruzando la frontera — Trama.

Mensaje por Haru Uzumaki el Mar Ene 16, 2018 4:45 pm


Haru Uzumaki
Si tuviera que definir mi estado de ánimo en este momento seria “nerviosa”, la presencia del Raikage era extremadamente abrumadora… sin lugar a dudas se notaba que era un líder, pero también me daba un poco de curiosidad ¿Era miedo o respeto hacia el Raikage? Por mi parte lo mío era miedo, tantas cosas había escuchado que deseaba no ser una de las pobres que sufrieran en sus manos.
A todo esto mi atención fue captada por las palabras que le dedicaba a Fuji, me sorprendí un poco por la forma en que lo trató, pero más me asombre cuando me nombro. En ese instante no supe que hacer ¿Levantar la mirada? ¿Pararme? ¿Desmayarme? Bueno, lo último no, pero la ansiedad de la situación podría provocarme una pérdida de conciencia repentina.

Escuchar mi nombre desde sus labios causo que mi corazón comenzara a latir muy rápidamente…lo podia sentir porque mi puño estaba justo en ese lugar, incluso la adrenalina fue liberada ante la situación de tensión y ¿Peligro? Aquella sensación era muy difícil de pasar y olvidar… el escuchar mi nombre desde la boca de él me hacía perder un poco la conciencia y era como si un dolor comenzara aparecer en mi cuerpo, posiblemente por el temblor que estaba comenzando a adquirir, pero mi pregunta era ¿Por qué? Seguramente era pánico.
Las próximas palabras de aquel hombre causaron un leve malestar en mí, porque se las podían percibir con arrogancia y diversión, además nunca esperé que él me hiciera esa pregunta ¿Qué debería hacer?  ¿Conocerlo? Aunque tratase de forzar mi mente no podía recordar nada respecto a ese hombre… pero sus palabras sonaban tan extrañas que causaron un rubor en mis mejillas ¿Qué pretendía decir?

Justo cuando estaba por hablar recordé que Kitsune chan me dijo que me mantuviera en silencio, así que negué con la cabeza mientras mantenía mi mirada gacha… deseaba hablar o decir algo pero en ese momento debía ser una muda. Igualmente mis orbes carmesís se llenaron de asombro cuando escucharon las siguientes palabras: quedaría bajo la supervisión de Masao; eso sin lugar a dudas llamó mi atención y me emocionó un poco… ¿Acaso podría verlo? Esperen ¿Por qué me emocionaría? …
Las siguientes frases del hombre me hicieron analizar lo que él decía, no me agradaba para nada la situación de matar a alguien ¿Acaso en esa misión tendría que bautizarme en tal hecho?

Ahora todo había terminado (o comenzado), ya podíamos retirarnos… así que simplemente me retire de la habitación después de escuchar a Kitsune y ver su gesto. Antes de irme traté de ser lo más educada posible con mis gestos ya que no deseaba hablar pero tampoco quería que el mayor me malinterpretara.
Por fin fuera me dedique a suspirar mientras veía como Fuji se iba, él parecía metido en su mundo así que simplemente dejé que el hiciera lo que tuviera que hacer.  Por mi parte me quede pensando mientras sostenía la mochila y acomodaba un poco mi cabello rojizo, tenía todo lo que necesitaba así que simplemente iría hacia el lugar donde se reunirían.

Al poco tiempo, ya que al saber el camino y el destino no tendría que demorarme mucho, llegue a la puerta de la aldea y me dispuse a esperar en ese ambiente mientras sacaba una manzana de mi mochila y luego comenzaba a comerla tranquilamente.
Ahora tendría que abandonar mi hogar… no era la primera vez que iba al País del Fuego pero por alguna razón esta vez me sentía un tanto inquieta mientras acariciaba la bandana ninja que se encontraba reposando en mi cuello.
Varios minutos comenzaron a acumularse hasta que vi la figura de Fuji, por lo tanto decidí acercarme a él y le ofrecí una manzana como saludo.

-Fuji kun ¿Qué tal?-

Pregunté un tanto inquieta por la espera, pensando que la charla podría aliviar la tensión de la espera.


Stats:
  • Fuerza : 35
  • Resistencia : 45
  • Agilidad : 55
  • Espíritu : 55
  • Concentración : 55
  • Voluntad : 50
Chakra : 300
Armas:
Belico:
-10 kunais (2,5 kg)
-6 Shurikens (0,3kg)
-12 Senson (0,12kg)
-2 pack de bengalas (1,2kg)
-2 Pack de hilos ninjas ( 10kg)
-3 pergaminos
-4 Bomba de humos (0,8kg)
-4 sellos explosivos (0,4kg)
-3 píldoras de soldado (0,3kg)
-1 Katana (2,25kg)
-1lanzador de agujas (3kg)
-Tsikihana no manto.

No bélico
-12 manzanas medianas (2kg)
-1 racimo de uva pequeño (1kg)
-2 cantimploras (4kg)

Peso en la mochila: 13,9kg/15kg
PAÍS DEL RAYO




Volver arriba Ir abajo

NB Narración
NB Narración
Master

Re: [Misión Rango B] Cruzando la frontera — Trama.

Mensaje por NB Narración el Jue Ene 18, 2018 2:30 pm

FLASHBACK Jonin Kumogakure: Kitsune Yamanaka
Cada paso que realiazaba se convertía en una razón más para que cada mirada que circundaba las inmediaciones de aquella gran aldea, se fijasen en la fémina que, muy a pesar de su serio semblante se convertía en el centro de las miradas. Siempre había sido una mujer admirada y no solo por el hecho de ser una de las mujeres consideradas como las más bellas del país, si no también, una de las más brillantes muy a pesar de su corta edad. Kitsune Yamanaka era una leyenda, provocando que si bien Ayame Saito, líder del país enemigo siempre se había ganado un gran respeto mundial, la joven de cabello dorado, se encontrase prácticamente en su mismo pedestal, siendo admirada, envidiada y a la par de todo, temida. Podría resultar ser una figura tan atrayente como próxima a la muerte, una de las cabezas con mayor precio que jamás había llegado a conocerse. Pero, aún a pesar de los grandes peligros que buscaban recaer sobre su cuerpo, esta era lo suficientemente valiente como para continuar con su vida, muy a pesar de que eso supusiese verse en riesgo incluso entre las puertas de su misma aldea.

Algunos simplemente hacían pequeñas reverencias, mientras que otros en silencio volteaban a admirarla con aquel brillo en los ojos. Todo un orgullo.

En el momento que aquellas grandes puertas de la aldea se vislumbraron en sus orbes aguamarina, la fémina pudo ser consciente de aquellas dos presencias que posiblemente, llevarían un par de minutos esperando por ello, pero dejando aquello a un lado, simplemente continuo hasta pasar por en medio de estos, un acto que indicaba que aquella travesía, había comenzado. — ¿Listos?— Cuestiono cuando había cruzado la gran puerta de la aldea y se giraba para observarlos, esperando así a que decidiesen dar aquel gran paso que los alejaría definitivamente de su estancia en aquel hermoso paraíso. Una pequeña curvatura en sus labios se alzaba, tratando de brindarles algo de seguridad y tras darles un par de segundos, volteo su cuerpo para así, dar a mostrar su larga melena dorada anudada en una coleta como de costumbre pero a diferencia de unas horas atrás. — Despídete ya. Tenemos un largo viaje por delante.
FLASHBACK Lider ANBU: Aramis Voda
Tras aquellas palabras que posiblemente nadie llegaría a comprender, el sonido de aquel gran arco que conformaba las puertas de la aldea provocaría que estos fuesen conscientes de una nueva presencia.

Alzada como de costumbre, podía observarse el rostro inexpresivo de Aramis Voda. Con suma elegancia se vislumbraban sus brazos cruzados mientras que su larga melena ondeaba con la dulce brisa de la tarde, chocando contra el gran abanico que yacía tras su espalda. Sus ojos ignoraban a la escarlata pero, a pesar de ello yacían fijos en el joven que hasta ahora, se había ganado un titulo de gran importancia, uno que lo convertía en su más preciado pupilo. — Nos veremos pronto Raikomaru. Siempre y cuando no permitas que las tempestades te devoren en la lejanía de mi mirar. — ¿Amenaza? Quizás se podría vislumbrar un pequeño matiz en las alturas donde su figura decorada por el sol parecía retar al mismo cielo que se encontraba en la lejanía.

No era mejor brindando ánimos y mucho menos cuando una despedida se anteponía ante sus acciones pero el joven podría comprender cada una de sus palabras. Era audaz, violenta y a su vez indiferente pero, aún a pesar de ello, había escapado de sus obligaciones para así poder dedicar aquellas palabras al joven que hasta ahora se había encontrado tras la sombra de la joven y ahora, daba un paso adelante, donde sus orbes celestes no eran capaces de convertirse en la mensajera de la muerte para convertirse en su más ferviente mentora y con ello, protectora.
FLASHBACK Jonin Kumogakure: Kitsune Yamanaka
Siendo nada más que mera oyente de aquellas palabras, la fémina cerro sus ojos a modo de sonrisa. Era extraño que Aramis actuara así pero, a pesar de ello no diría nada más. Tan solo se escucharía el resonar de sus sandalias sobre la piedra que componía unas grandes escaleras que tarde o temprano los alejaría de su aldea y con ello, de la protección del mismo Raikage para llevarlos a mundo salvaje.

Si bien permitiría unos pocos instantes para que el joven del abanico se despidiese, esta proseguiría con su camino a la espera de que ambos jóvenes la acompañasen

Volver arriba Ir abajo

Fuji Raikomaru
Fuji Raikomaru
Renegado B

Re: [Misión Rango B] Cruzando la frontera — Trama.

Mensaje por Fuji Raikomaru el Jue Ene 18, 2018 2:57 pm


Fuji Raikomaru

Mi mente se encontraba plagada de pensamientos intrusivos respecto a lo acontecido previamente con el Raikage, no podía purgar esa sensación de suciedad que aquejaba mi ser, inclusive me vi incapaz de responder a aquella Uzumaki que con el pasar del tiempo había, en contra de mi voluntad, empezado a considerar una amiga. Simplemente me mantenía de brazos cruzados, expectante de la orden de marcha, pues mi especialidad era cumplir ordenes, y poco más podía resaltar de mi persona. No obstante, cuando la dorada se presentó con sus modos amistosos, me ví poderosamente impactado por lo que la sucedió.

Me erguí instintivamente más recto, y giré sobre mi izquierda para enfrentar al pálido manto níveo que se encarnaba en mi maestra. Mentiría si dijese que mis ojos no se humedecieron ante sus palabras, pues pese a su aparente brusquedad para expresarse yo había conocido cada rincón intrínseco de sus tonos, maneras y formas. Lo que callaba, hacía o evitaba me daba enfoques distintos, y en ese momento ella estaba permitiéndose ser persona. Mi puño derecho chocó con mi palma izquierda, y los dedos de ésta envolvieron el puño, incliné ligeramente la espalda y la cabeza, colocando el saludo de cortesía típico de las artes marciales a la altura de mi rostro gacho. — Sortearé las tempestades para cumplir mis objetivos, por que así se me ha enseñado... —Repliqué sellando los parpados para no permitirme llorar.

Entonces, elevé esos ojos enrojecidos y me permití entregar una sonrisa cargada de un sinfín de emociones a la ANBU. — Volveré a verla con la frente en alto, maestra —Finalicé clavando esa mirada que mezclaba el orgullo, la añoranza y la angustia, con la más genuina convicción. En mis adentros me permití memorizar sus facciones, pues representaban un monumento que me traería la templanza en las crisis venideras.


”Datos Relevantes”:


Inventario Bélico

Shuriken x 3 en bolso
Kunai x 3, 2 en bolso, 1 preparado en el dispositivo oculto.
Dispositivo oculto de Kunai, bajo la manga derecha del yukata, bajo muñequera.
Pergamino de almacenaje en el bolso
Tessen Rango C: Kûjaku en la espalda.
Bolso alrededor de mi cintura, lado izquierdo.
Tessen Rango B: Gamamaru y Kôkurohyô, amarrados a mis muñecas, ocultos dentro de muñequeras.
Alambres Ninja x 5, en bolso.
Daikiri x 1, colgando del lado izquierdo de la cintura, junto al bolso.

Inventario Casual
Bolsa en el lado derecho de la cintura con: Legumbres, frutos secos, y semillas.
Pequeña cantimplora con agua amarrada al fajín de tela de la yukata.
Caja de cigarros, y cerrillos adentro del chaleco de la aldea.
Flauta tradicional en uno de los bolsillos del pantalón.
Sapito-chan

  • Fuerza : 30
  • Resistencia : 30
  • Agilidad : 30
  • Espíritu : 40
  • Concentración : 30
  • Voluntad : 30
Chakra : 200



País del Rayo


Volver arriba Ir abajo

Haru Uzumaki
Haru Uzumaki
Civil Kumo

Re: [Misión Rango B] Cruzando la frontera — Trama.

Mensaje por Haru Uzumaki el Vie Ene 19, 2018 2:33 am


Haru Uzumaki
El desconcierto estaba pintado en mi rostro seguramente, pues en ningún momento Fuji correspondió mi manzana o me habló ¿Acaso le pasaba algo? Llegué hasta preocuparme e incluso dije varios comentarios random sobre el clima , entrenamientos, la misión y etc. de cosas… pero él en ningún momento me respondió ¡Ni siquiera agarró la manzana que le había ofrecido! Me sentí rechazada, así que simplemente comencé a comer la fruta hasta que llegó Kitsune chan.
Cuando la vi sonreí ampliamente pues la espera había sido aburrida y larga, realmente no me gustaba esperar o si lo hacia prefería que sea con una camita y libros al lado –con un té verde -. Tal vez pedía mucho para ser ninja.

Ella paso la puerta y nos preguntó si estábamos listos, por mi parte me sentía algo nostálgica y emocionada… me gustaba vivir en la aldea pero por alguna razón ir al País del Fuego me llamaba mucho la atención, incluso pensar en Masao provocaba que mi corazón comenzara a latir rápidamente, por lo tanto me preocupaba un poco ¿Aquello era el síntoma de alguna enfermedad? Que miedo, más tarde le preguntaría a Kitsune chan, si bien soy medica no recuerdo que esos síntomas extraños fueran de alguna enfermedad en concreto.

Justo cuando estaba por comenzar a caminar para ir hacia donde estaba Kitsune chan, escuché la voz de una mujer… se trataba de Aramis y ella le estaba hablando a Fuji, por eso mismo traté de ser respetuosa y me mantuve en silencio sin moverme mientras mostraba firmeza en mi espalda.
Cuando ella termino su diálogo con mi compañero, simplemente hice una reverencia a Aramis y continúe caminando hacia done estaba Kitsune chan, para colocarme junto a ella y morder suevamente mi labio inferior. Por algún motivo sentía un poco de vergüenza.

-Kitsune san… estoy lista, aunque creo que me siento algo rara.-

Ok, en primer lugar quise decirle mis síntomas, creo que no era el momento, esperaré otra ocasión para que me ilumine. Por otro lado la mire alegremente, ella era como una madre para mi… me cuidaba y se ocupaba mucho por mi bienestar, simplemente se había convertido en alguien extremadamente importante.

Stats:
  • Fuerza : 35
  • Resistencia : 45
  • Agilidad : 55
  • Espíritu : 55
  • Concentración : 55
  • Voluntad : 50
Chakra : 300
Armas:
Belico:
-10 kunais (2,5 kg)
-6 Shurikens (0,3kg)
-12 Senson (0,12kg)
-2 pack de bengalas (1,2kg)
-2 Pack de hilos ninjas ( 10kg)
-3 pergaminos
-4 Bomba de humos (0,8kg)
-4 sellos explosivos (0,4kg)
-3 píldoras de soldado (0,3kg)
-1 Katana (2,25kg)
-1lanzador de agujas (3kg)
-Tsikihana no manto.

No bélico
-12 manzanas medianas (2kg)
-1 racimo de uva pequeño (1kg)
-2 cantimploras (4kg)

Peso en la mochila: 13,9kg/15kg

Pais del rayo




Volver arriba Ir abajo

NB Narración
NB Narración
Master

Re: [Misión Rango B] Cruzando la frontera — Trama.

Mensaje por NB Narración el Vie Ene 19, 2018 4:23 pm

FLASHBACK Jonin Kumogakure: Kitsune Yamanaka
Los pasos de joven resonaban por la piedra a medida que bajaba y no podía eliminar aquella amplia sonrisa de sus labios que daba completamente a entender que aquellos actos por parte de la ANBU, la habían llegado a incluso sorprender y hacer sentir ¿Ternura quizás? Aramis no era de esa manera, bien sería consciente de ello su pupilo y, aunque llevase ya tiempo trabajando entre las sombras con ella, era la primera vez en la cual la veía intercambiar palabras de "apoyo" con alguien, más aún tratándose de un simple Chunin recién ascendido. Suponía que era la cabezonería de esta la que la había llevado a ceder ante aquella voluntad de hierro que, aún a pesar de sus dificultades o sus ya pactados ideales o pensamientos, era capaz de convertirse en una montaña que si bien tenía una cuesta tan grande hasta la cima, el no tomaba el atajo de la bajada aún cuando no habían mas opciones.

Aún a pesar de ello, no llego a mediar palabras con ella, más que brindarle de tal modo la intimidad que ambos necesitasen mientras su pupila parecía hacer lo mismo y darle a conocer su actual estado. — No se aceptan nerviosismos. Eres una Kunoichi ¿No? No dejes que los sentimientos o el miedo nublen tu mirar.— Dicho esto la miro de reojo. Podía ser un apoyo para la pequeña si ella lo deseaba pero, aún a pesar de ello, su travesía había comenzado y aunque tuviesen tiempo para hablar sobre sus inquietudes ahora lo más importante, era llegar con vida al país del fuego. — Además, espero que este ahora mismo meditando como actuar. Trabajar con el Hokage puede ser incluso peor que lidiar con nuestro líder. Si bien es rudo de palabras Masao es rudo de obligaciones y peticiones— Aclaro algo divertida mientras bajaba aquellas escaleras.
FLASHBACK Lider ANBU: Aramis Voda
Siendo completa oyente de las palabras de su pupilo, el mismo silencio que se camuflo entre la brisa se convirtió en su fiel y más sincera respuesta. Aún sus orbes celestes se encontraban fijas en este, como si de algún modo toda su confianza recayese en sus hombros hasta que, finalmente, volteó su cuerpo, brindandole la plena visual de su cuerpo decorado por el gran abanico que siempre mostraba con orgullo pero se encontraba parcialmente oculto tras su hermosa melena.

Pocos segundos pasaron hasta que finalmente y sin palabra que embelleciese sus labios decidió tomar camino nuevamente a sus obligaciones, dando un salto que la hizo caer a un lado de la muralla donde ya, no había más rastro de la joven que ahora, se convertiría en un simple recuerdo entre los vocablos de su pupilo.
Partida de Kumogakure
Tras la partida de entre las puertas y la seguridad del país del Rayo, el trayecto provocaría que los dos jóvenes comandados por Kitsune Yamanaka cruzaran sin ningún tipo de dificultad los terrenos que los separaban desde tal situación hasta los mismo parajes desconocidos de un país abandonado por las guerras. Si bien la tensión pudo formar parte de sus pieles en ocasiones, no hubo ningún enemigo que se encontrase dispuesto a ceder ante el potencial de la misma Yamanaka, causando que no hubiese humano que decidiese mostrarse frente a sus hermosas orbes muy a pesar del valor de aquella cabeza y los grandes conocimientos mundiales que portaba.

Una semana de viaje les esperaba aproximadamente pero, fue al cuarto día en el que podrían sentir como el peligro se encontraba a la orden del día, donde incluso la Jonin, carecía del control total muy a pesar de sus grandes habilidades no solo en combate si no también fuera de este.

Con ordenes de aquel líder debían de llegar lo antes posible ante los territorios conquistados, los mismos que ahora recaían bajo el mandato de su tan afamado como odiado pupilo, pero eso no significaba la eterna protección, más aún teniendo en cuenta que la conquista si bien ya había sido efectuaba, se encontraba hasta el momento con ciertas carencias que estacionar, carencias entre las cuales se encontraban shinobis capacitados del país del rayo para provocar un avance militar más arduo y que pudiese luchar contra todo tipo de tempestad, ya fuese natural, o provenientes de los lugares más olvidados de Daichi.
Actualidad: Montañas del País del Hierro
Fue de este modo como tras su partida los grandes terrenos del país del hierro se convirtió en su siguiente pasaje. Un paraiso a ojos de cualquiera, un lugar donde la nieve plagaba cada rincón y se adentraba en los cuerpos de aquellos que no osasen ocultar su hermosa y esbelta piel tras los grandes abrigos que los mantuviesen a salvo de la ventisca que por suerte, no era más que una leve brisa en aquellos momentos.

Tres cuerpos se encontraban cruzando el abismo, terrenos desolados, carentes de vida y con ello de presencias alarmantes muy a pesar de que las grandes montañas se encontraban rodeando sus pasos a cada costado, a unos 15 metros de distancia a ambos lados.

Solo había piedras nieve y unas temperaturas que rozaban los menos treinta grados centigrados. Un mundo nuevo, lleno de terrores donde tan solo los más fuertes sobrevivirían ante el poder de la madre naturaleza.
Jonin Kumogakure: Kitsune Yamanaka
Como de costumbre la joven Jonin comandaba al frente, sus pasos eran grabados en el blanquecino manto pero la misma brisa terminaba por ocultarlos a medida que estos avanzaban. Sus ropajes eran algo más calidos de lo normal, donde si bien se alzaban sus ropas comunes, tenían un pequeño toque en piel de animales y una gran capucha que ocultaba su hermosa melena y dejaba a la vista nada más que sus orbes aguamarina y la bandana que mostraba el emblema de la nube. En un modo de evitar que sus labios sufriesen el cruel destino de la brisa, una tela cubría hasta su delicada nariz con un negro tan oscuro como cuidado. No había hueco para los errores, no había modo de que una mínima debilidad pudiese penetrar aun incluso tras las altas botas negras que eran sentenciadas por una mayas igual de oscuras, buscando no obtener ni un solo signo de penetración bajo sus prendas.

Una mochila además se sostenía tras sus espalda, donde sus pertenencias se encontraban ocultas y a un esplendido recaudo.

Hacía no mucho que habían pasado la noche en una de las grandes cuevas que les dio el mejor de los cobijos ante las grandes tempestades y por suerte ya no quedaba más que un día para caer bajo el recaudo de los grandes terrenos boscosos del país del fuego.

¿Alguna vez habías estado en estos terrenos Fuji?— Cuestionaría la joven con un tono alto para que este pudiese escucharlo dado a que entre ambos habían unos tres metros de distancia y el sonido del viento los volvía cuales presencia inadherentes a la realidad. Una buena forma de romper el hielo muy a pesar del cansancio que seguramente y de algún modo, estaría consumiendo sus delicados cuerpos.

Volver arriba Ir abajo

Fuji Raikomaru
Fuji Raikomaru
Renegado B

Re: [Misión Rango B] Cruzando la frontera — Trama.

Mensaje por Fuji Raikomaru el Sáb Ene 20, 2018 2:17 am


Fuji Raikomaru

La despedida con mi maestra me había dado pie para seguir adelante con la travesía, no obstante pese al crudo invierno del monte nada me podría preparar para conocer el clima gélido del País del Hierro. Pese a portar un kimono abrigado bajo el uniforme, los días de travesía se volvían más crudos conforme nos adentrábamos en el corazón de aquel país blanco, y eventualmente todo mi cuerpo temblaba en un letargo por el frío invernal. De no poseer chakra fluyendo por nuestros cuerpos, seguramente no seríamos más que tres témpanos de hielo más entre los desfiladeros, pero de alguna avanzábamos.

Pese a los descansos, mis pies dolían con cada paso, de tocar mi piel seguramente el frío produciría irónicas quemaduras pero la tela me amparaba del azote del gélido viento, dejando de lado mi rostro rojizo por los reflejos del sol rebotando contra la nieve como un espejo inquisidor. Kitsune dirigió unas palabras a mí, ante lo cual aceleré ligeramente el paso para acercarme a ella. — Cuando viajé a la frontera del País de la Hierba, pero no era invierno... Es la primera vez que experimento temperaturas de éste tipo, y la primera vez que vivo este trayecto a pie —Reconocí llevando una mirada expectante ante la rubia que nos acompañaba. — ¿Usted ha viajado mucho por éstas tierras? —Pregunté sin frenarme, llevando ésta vez la vista hacia el sendero en el cual avanzábamos, tratando de mantener la concentración en el trayecto pese a la sensación desoladora que aquel valle blanco de la muerte me brindaba.


”Datos Relevantes”:


Inventario Bélico

Shuriken x 3 en bolso
Kunai x 3, 2 en bolso, 1 preparado en el dispositivo oculto.
Dispositivo oculto de Kunai, bajo la manga derecha del yukata, bajo muñequera.
Pergamino de almacenaje en el bolso
Tessen Rango C: Kûjaku en la espalda.
Bolso alrededor de mi cintura, lado izquierdo.
Tessen Rango B: Gamamaru y Kôkurohyô, amarrados a mis muñecas, ocultos dentro de muñequeras.
Alambres Ninja x 5, en bolso.
Daikiri x 1, colgando del lado izquierdo de la cintura, junto al bolso.

Inventario Casual
Bolsa en el lado derecho de la cintura con: Legumbres, frutos secos, y semillas.
Pequeña cantimplora con agua amarrada al fajín de tela de la yukata.
Caja de cigarros, y cerrillos adentro del chaleco de la aldea.
Flauta tradicional en uno de los bolsillos del pantalón.
Sapito-chan

  • Fuerza : 30
  • Resistencia : 30
  • Agilidad : 30
  • Espíritu : 40
  • Concentración : 30
  • Voluntad : 30
Chakra : 200



País del Rayo


Volver arriba Ir abajo

Haru Uzumaki
Haru Uzumaki
Civil Kumo

Re: [Misión Rango B] Cruzando la frontera — Trama.

Mensaje por Haru Uzumaki el Sáb Ene 20, 2018 5:00 am


Haru Uzumaki
Durante el camino que recorrimos traté de mantenerme preparada para cualquier situación que pudiera surgir, estar fuera de la aldea podría ser un peligro… en realidad todo lo era, por eso mismo tomé las palabras de Kitsune chan (que me había dicho antes de salir de la aldea) para concentrarme concretamente en ese viaje al País del Fuego. Igualmente sin querer varias veces, cuando parábamos para descansar o simplemente pasar la noche, pensaba en las palabras de la rubia respecto a Masao, aquello simplemente me hacia suspirar por momentos pero no decía nada… enserio había algo mal conmigo, por suerte los pensamientos no causaban que mi juicio se nublara a la hora de “pasear” por aquellas montañas heladas.

Tal vez he estado bastante callada y concentrada desde que salimos de Kumogakure… pero a decir verdad trataba de centrarme en lo importante, después de todo andar por aquellos lugares no era como un día de campo y tampoco poseía la seguridad que me brindaba el interior de la aldea… por eso mismo mi actitud cambio un poco a una más madura. Era obvio que a mí me gustaba hablar de más y comportarme de una forma  juguetona cuando estaba en una ambiente de confianza, pero en un lugar como ese mi carácter serio salió a flote; además había algo más que me provocaba el mantenerme seria y eso era recordar las frases de Kitsune chan antes de comenzar el viaje.

Por otro las condiciones climáticas en ese territorio eran sumamente impresionante y desbastadoras, mi cuerpo podía sentir el frio a pesar de los abrigos que llevaba… los cuales sinceramente no eran poca cosa pues se trataban de un sobretodo blanco que era muy abrigado, y en las puntas del sobretodo había adornos un tanto “peludos” para abrigar mejor mi cuerpo.
Por otra parte en el transcurso del camino escuché las palabras que Kitsune chan le preguntó a Fuji, a lo cual yo me mantuve callada y tranquila mientras prestaba atención en todas mías acciones junto al ambiente.

Stats:
  • Fuerza : 35
  • Resistencia : 45
  • Agilidad : 55
  • Espíritu : 55
  • Concentración : 55
  • Voluntad : 50
Chakra : 300
Armas:
Belico:
-10 kunais (2,5 kg)
-6 Shurikens (0,3kg)
-12 Senson (0,12kg)
-2 pack de bengalas (1,2kg)
-2 Pack de hilos ninjas ( 10kg)
-3 pergaminos
-4 Bomba de humos (0,8kg)
-4 sellos explosivos (0,4kg)
-3 píldoras de soldado (0,3kg)
-1 Katana (2,25kg)
-1lanzador de agujas (3kg)
-Tsikihana no manto.

No bélico
-12 manzanas medianas (2kg)
-1 racimo de uva pequeño (1kg)
-2 cantimploras (4kg)

Peso en la mochila: 13,9kg/15kg

Pais del rayo




Volver arriba Ir abajo

NB Narración
NB Narración
Master

Re: [Misión Rango B] Cruzando la frontera — Trama.

Mensaje por NB Narración el Sáb Ene 20, 2018 3:39 pm

Jonin Kumogakure: Kitsune Yamanaka
Comprendo.— Añadió con una amplia sonrisa. Muy a pesar del tiempo la joven ya estaba acostumbrada a ese tipo de bruscos cambios, tantos viajes que la habían llevado al país del hierro en numerosas ocasiones habían provocado que no tuviese más opción que tomar tal desastre como algo común, algo que no la afectase y que terminase por convertirla en uno con el ambiente.

El País del Hierro siempre había sido uno de los grandes milagros de Daichi, la forma en la cual el eterno manto blanco atosigaba a sus habitantes si bien había provocado un gran número de abandonos, también lo había convertido en algo digno de admiración para los extranjeros aunque, desgraciadamente el rojo de la sangre había terminado de devorar al completo cada centímetro de este. Ya no era un lugar seguro y mucho menos cuando el invierno se encuentra decorando aún con más ferocidad cada centímetro de sus territorios.

Teóricamente esta es una de las mejores épocas del año. La nieve aunque siempre está presente ahora termina por esconder hasta la más grande de las montañas y se convierte todo en un océano de glaciares. Es digno de envidiar, más aún puesto que este fenómeno solo se da en este territorio.— A la par que hablaba la joven giro ligeramente su cuerpo, buscando con su dulce mirada la presencia de la joven escarlata. — Vamos Haru, no te quedes atrás, en poco estaremos en el país del fuego— Animo antes de volver la mirada al frente.

Fue esa última acción la que provoco que de golpe sus pasos cesasen y junto a ello el brazo por el lugar donde se encontraba el joven, se alzase, obligandolo a frenar sus pasos rápidamente. — ¡Atrás!— Gritó antes de retroceder de un salto que la llevo a unos seis metros de distancia desde su antigua situación.

En cuestión de milésimas de segundos desde su aviso se escucharía una gran explosión en aquel desfiladero, provocando que aquellas grandes montañas que los rodeaban comenzasen a derrumbarse por aquella zona y obligase a la Jonin a volver a retroceder otros tres metros antes de inclinarse y apoyar su mano derecha sobre el terreno.

No estaban solos.
???: Desconocido
¡Mierda!— Las palabras de queja resonarían por todo el desfiladero, aún y cuando las rocas se encontraban impregnando la misma zona en la que anteriormente habían estado los shinobis del país del Rayo. —Solo te faltaban unos pasitos de nada Kitsune-Chan ¿Por qué te paraste?— Desde la situación de aquellos que se encontraban abajo, no había modo de dar con el cuerpo de aquella voz varonil que chocaba contra cada una de las paredes hasta que, finalmente, una gran figura rojiza que se encontraba a unos veinte metros de altura, sobre el desfiladero se asomo, mirándolos desde las distancias. —¿Es que acaso no quieres jugar con nosotros?—Cuestiono antes de dejarse caer, quedando por detrás de la joven de cabello escarlata, estuviese donde estuviese su actual posición tras el gran desastre.

Incluso a pesar de lo que parecía una gran ventisca aquel hombre carecía de abrigo alguno, tan solo se encontraba con aquellas prendas que comprendían unos pantalones grisáceos simples, una camisa negra y un chaleco rojizo que terminaba decorado por aquella larga coleta castaña que llegaba hasta la altura de su cadera.

Si había un culpable de aquella explosión y la manera con la cual el camino de los extranjeros se había visto obstruido, era él.
Ex-Kunoichi Getsugakure: Kaede Uzumaki
Tras el estruendo de los gritos del castaño el sonido de la gravilla llegaría hasta sus oidos. Alguien más se había unido a la fiesta, con la simple diferencia de que en este caso, era una mujer, una que se encontraba al lado contrario y sobre aquellos escombros.

No habían ojos que recayesen sobre estos, no más que aquella hermosa cinta violacea que si bien obstaculizaba el mirar de sus victimas hacia aquello que los observaba, brindaba una capacidad libre para la joven a la hora de tomar completa visual de sus movimientos.

Su hermosa y larga melena cárdena recaía hasta casi la altura del suelo mientras que su cuerpo, oculto bajo unas prendas negras y de un morado oscuro, quedaban atrás gracias al sonido metálico de lo que parecían unas cadenas decorando sus brazos y finalmente sus manos.

Solo había silencio por su parte, como si se tratase de un ente silencioso y sin ningún tipo de humanidad. Un rostro inexpresivo que no marcaba ningún tipo de temor o de adherencia a la realidad mientras su cuerpo erguido en la cima de aquellas rocas destrozadas se limitaba a observar, dispuesta a atacar en caso de que fuese necesario o su compañero la invitase a continuar con lo que habían empezado.

Podría ser una presencia desconocida para quienes no recordaran su antigua presencia en terrenos como los del país de la hierba, más aún tras los cambios físicos que incluso habían dibujado una marca en su frente que tiempo atrás no había existido ¿Pero que decir de la pequeña Uzumaki? La misma que yacía encadenada por los lazos que la Yamanaka se había decidido a crear, a destrozar, a pisotear para así, dar paso a una joven distinta, a una mirada escarlata que no se asemejaba a la anterior pero que, esta vez, se permitiría flaquear muy a pesar de que en el cuerpo de la Uzumaki de cabello cárdeno, no hubiese ni un solo signo de vitalidad más que el sonido de sus cadenas clamando por sangre.

En caso de que sus ojos fuesen a dar con la nueva integrante podría notar desconcierto, un leve mareo. Conocía a aquella mujer ¿Pero por qué no la recordaba? ¿Por qué sentía algo pero no era capaz de reconocerlo?
???: Desconocido
Sabía que venías acompañada Kitsune ¿Pero y esta pequeña?— A la par que hablaba su mano izquierda se acercaba a la derecha, mostrando unos guantes completamente negros, pero poco tardaría en retirar el de la última mano mencionada. Su puño se mostraría y acto seguido, tras destensar sus dedos se abriría, mostrando de tal modo una boca que se relamía con sus palabras.—¿Donde está mi querida Aramis? ¿Es que acaso no me echa de menos? La última vez que la vi juraría que acabaría volviendo a por más.—Rió por lo bajo.

Estaban rodeados en un lugar donde tenían las de perder. El sonido de los pasos del castaño aproximándose, eran la señal de que tarde o temprano, una catástrofe podría derrumbar lo último que quedaba de aquel mar de nieve donde la ventaja corría de las manos del Nendo.

Volver arriba Ir abajo

Fuji Raikomaru
Fuji Raikomaru
Renegado B

Re: [Misión Rango B] Cruzando la frontera — Trama.

Mensaje por Fuji Raikomaru el Sáb Ene 20, 2018 8:45 pm


Fuji Raikomaru

Raudo como los vientos mismos salté cinco metros en retirada, contemplando como la explosión volvía nuestro camino tan solo un recuerdo. Nos habían emboscado, y de no haber contado con la atención afilada de Yamanaka estaríamos enterrado bajo escombros, no obstante por la actitud de aquel que se adjudicaba la explosión parecía que nunca fue su idea simplemente asesinarnos de forma rápida, y efectiva. Sus palabras, y la forma en la que las empleaba, me hacía recordar al enemigo de Otogakure que había enfrentado tiempo atrás, con cierto nivel de sadismo en sus formas, ¿Acaso todos los shinobi con un poco de poder por encima de la media debían mostrarse petulantes? Fruncí ligeramente el ceño a medida que uno, dos, tres pasos me hacía retroceder un metro más de los atacantes.

La dama inexpresiva que lo acompañaba me resultaba conocida, más en el momento no pude reparar en semejanzas pues la adrenalina de la situación apremiaba. Con la diestra tomé el abanico de mi espalda, preparándolo para su uso en caso de necesitarlo, pero bajo ningún concepto buscaría una confrontación con esos dos desconocidos. La única opción aparente sería escapar, ¿Podríamos hacerlo? Mi expresión cambió nuevamente al escuchar cómo hablaba de mi maestra, teniendo que cerrar con violencia el puño izquierdo para no replicar. Mi sangre hervía pese al frío espectral, pero bien era consciente de que un paso en falso supondría la muerte de todo mi equipo. — ¿Quienes son? —Inquirí de forma que solo Kitsune pudiese oírme, pues se notaba que eran malos conocidos, y no malos por conocer. ¿Acaso los rumores de aquellas tierras blancas, y su infestación de criminales, eran ciertos? Con pasos lentos y escasos movimientos de las mangas de mi yukata, cubrí a la pelirroja, posiblemente por una suerte instinto involuntario, colocándome frente a ella desplegando dos lunas de mi abanico. 


”Datos Relevantes”:


Acción Oculta x 1

Inventario Bélico

Shuriken x 3 en bolso
Kunai x 3, 2 en bolso, 1 preparado en el dispositivo oculto.
Dispositivo oculto de Kunai, bajo la manga derecha del yukata, bajo muñequera.
Pergamino de almacenaje en el bolso
Tessen Rango C: Kûjaku empuñado en mano derecha, al ras del suelo.
Bolso alrededor de mi cintura, lado izquierdo.
Tessen Rango B: Gamamaru y Kôkurohyô, amarrados a mis muñecas, ocultos dentro de muñequeras.
Alambres Ninja x 5, en bolso.
Daikiri x 1, colgando del lado izquierdo de la cintura, junto al bolso.

Inventario Casual
Bolsa en el lado derecho de la cintura con: Legumbres, frutos secos, y semillas.
Pequeña cantimplora con agua amarrada al fajín de tela de la yukata.
Caja de cigarros, y cerrillos adentro del chaleco de la aldea.
Flauta tradicional en uno de los bolsillos del pantalón.
Sapito-chan

  • Fuerza : 30
  • Resistencia : 30
  • Agilidad : 30
  • Espíritu : 40
  • Concentración : 30
  • Voluntad : 30
Chakra : 200



País del Rayo


Volver arriba Ir abajo

Haru Uzumaki
Haru Uzumaki
Civil Kumo

Re: [Misión Rango B] Cruzando la frontera — Trama.

Mensaje por Haru Uzumaki el Sáb Ene 20, 2018 11:04 pm


Haru Uzumaki
El ambiente de mi alrededor provocaba una situación un tanto cálida y friolenta, lo sé, sumamente contradictorio pero se me hacía acogedor tanta nieve ¿Cómo decirlo? Era un paisaje hermoso que pocas veces podría ver en mi vida, y con la información proporcionada, causaba que mi admiración por el ambiente creciese aún más, me gustaría ver todos esos fenómenos pero en realidad el territorio por el cual estamos pasando era peligroso por muchos motivos.
Levemente mi mirada recayó en Kitsune chan cuando la escuché, ante sus palabras le regale una pequeña sonrisa… no me encontraba desanimada ¡Simplemente estaba concentrada! ¿Acaso estaba actuando de forma tan rara? Realmente no deseo preocuparla, tal vez debería mostrarme con más ánimos.

Justo cuando estaba por hablar, para darle a entender a la rubia que me encontraba bien, ella se detuvo y dijo “atrás” ¡Algo estaba pasando! Ante ello me preparé defensivamente por si tenía que hacer alguna acción rápida… pero a pesar de mis intenciones escuché el sonido de la explosión sin poder hacer nada, por lo tanto  (en esa situación) también retrocedí unos metros hacia atrás cuando vi que Kitsune chan hacia lo mismo (tratando de quedar a 2 metros por detrás de ella), dejando que aun haya una distancia entre la kunoichi de hebras doradas y yo.
Antes de que pudiese reaccionar para acercarme a Kitsune chan, escuché la voz de un hombre que resonaba en aquel ambiente, sus palabras me impactaron un poco puesto que cerca del camino que íbamos a seguir había ocurrido la explosión, como si aquel desconocido hubiera sido el causante del fenómeno. Por eso mismo mi mirada se volvió sumamente fría y algo molesta, quienes intentaran dañar a mis seres queridos serian enemigos.

Un instinto de batalla estaba surgiendo en mí, pero inesperadamente las acciones que iba a realizar fueron interrumpidas al ver al hombre de cabello rojizo, mi mirada se mantuvo observando aquel ser que tenía hebras escarlatas igual a las mías ¿Uzumaki? Mi ojos mostraron incertidumbre en aquel momento, y cuando levemente llevé mi mirada hacia el lugar donde estaba Kitsune chan pude ver algo a lo lejos.

Una mujer de cabello violáceo, se veía extremadamente hermosa pero a la vez temible, mi vista se posó en ella con curiosidad pero en el segundo que la vi mejor fue como si algo comenzara a presionar mi cabeza y mareos repentinos empezara a invadirme ¿Cómo decirlo? El hombre desconocidos, Fuji… e incluso Kitsune chan desaparecieron en ese instante, mi vista simplemente se centró en ella. No podía entender que me estaba sucediendo, incluso era difícil pensar claramente… tanto que la fuerza de mis piernas cedieron, causando que cayera de rodillas al suelo mientras continuaba observando a la mujer que estaba a la distancia.
No lo entendía ¡No podía recordar haber visto a alguien así! Pero… ¿Por qué no la reconocía? Ósea ¿La conozco? ¡Si!... ¡No!... pero entonces ¿Por qué me siento de esta manera?

Tal vez si hubiera estado en todos mis sentidos podría haberme dado cuenta que en ese instante mis orbes carmesís comenzaron a derramar una gran cantidad de lágrimas, pero justo en ese momento apareció la imagen de Kitsune chan en mi mente, causando que mis pensamientos salieran de contexto a la vez que mis luceros nuevamente pasaban a la rubia que estaba a una distancia próxima a la mía… durante ese instante una gran cantidad de recuerdos invadieron mi mente. Por alguna razón la sensación de nerviosismo comenzó a desvanecerse pero… igualmente me asaltaba un sentimiento extraño, incluso desconocido.
Como pude me puse de pie y miré a la mujer que actualmente era como una madre para mí, mi tranquilidad aumentó al observarla pues era como si su imagen aplacara un poco de mi nerviosismo.

En el instante que estuve más consiente de la situación volteé hacia atrás y miré nuevamente al pelirrojo que mostraba la boca en una de sus manos… causando que en ese instante yo frunciera el ceño. Si no supiera las habilidades de ese hombre mi tiempo en la biblioteca habría sido un total desperdicio, incluso una inmensa sensación de peligro comenzó a inundarme cuando pensé que ese podría ser un campo completamente minado, moverse causaría problemas… ¡Estábamos en una situación de extremo peligro! Al pensar en aquello observe a Fuji y Kitsune chan… no quería que ellos dos fueran lastimados, aunque la rubia era mucho más poderosa que yo.
En un nerviosismo pronunciado mordí mi labio inferior y mi vista nuevamente recayó en la pelimorada causando que esa sensación de conocerla aumentara… pero realmente no podía obtener ningún recuerdo que me diera un punto de partida para saber quién era ella.

-Nosotras… ¿Nos conocemos?-

Mis palabras fueron suaves, con un tono de intriga y nerviosismo por la ansiedad que estaba invadiendo el cuerpo, en ese instante vi sus cadenas alrededor de sus brazos… fue una sensación extraña y a la vez familiar ¿Qué sucedía?
En esa situación Fuji de alguna forma u otra me cubrió ¿Acaso me veía tan desesperada?...


Stats:
  • Fuerza : 35
  • Resistencia : 45
  • Agilidad : 55
  • Espíritu : 55
  • Concentración : 55
  • Voluntad : 50
Chakra : 300
Armas:
Belico:
-10 kunais (2,5 kg)
-6 Shurikens (0,3kg)
-12 Senson (0,12kg)
-2 pack de bengalas (1,2kg)
-2 Pack de hilos ninjas ( 10kg)
-3 pergaminos
-4 Bomba de humos (0,8kg)
-4 sellos explosivos (0,4kg)
-3 píldoras de soldado (0,3kg)
-1 Katana (2,25kg)
-1lanzador de agujas (3kg)
-Tsikihana no manto.

No bélico
-12 manzanas medianas (2kg)
-1 racimo de uva pequeño (1kg)
-2 cantimploras (4kg)

Peso en la mochila: 13,9kg/15kg

Pais del rayo




Volver arriba Ir abajo

NB Narración
NB Narración
Master

Re: [Misión Rango B] Cruzando la frontera — Trama.

Mensaje por NB Narración el Dom Ene 21, 2018 3:19 pm

Jonin Kumogakure: Kitsune Yamanaka
Tsk.— La presencia de aquellos criminales provoco que Kitsune volviese a retroceder ligeramente, buscando acercarse de tal manera a donde se encontraban los otros dos shinobis, los mismos que se encontraban bajo su mando. Si bien tenía constancia de que la situación podría torcerse, hasta ahora no había llegado a imaginar que lo hiciese de tal modo. Habían acabado tan adentro de la boca del lobo que ahora, podía ver al completo la traquea de este, un lugar donde parecía que el desastre era inminente.

Cada paso con el que retrocedía, provocaba que la nieve se moviese bajo sus botas, algo que podría indicar a sus dos acompañantes sobre la presencia de esta en sus cercanías en caso de que fueran consciente de ello pero, en el mismo momento que esta se encontraba a un lateral del Tessen cesó y con brusquedad movió su brazo para de tal modo sacar con maestría el kunai que yacía en el interior de sus prendas, agarrarlo con ferocidad y lanzarlo en dirección descendente a los pies del Nendo, como un simple aviso de que cesase con su camino mientras sus orbes aguamarinas, no se alejaban de la cárdena que se encontraba al otro lado. — Estaros atentos. No es la primera vez que ese hombre hace volar un equipo de expedición entero.— Quizás un aviso no muy agradable, pero una realidad tan dura como gélida por la carencia de lo que parecía esperanzas.

Tras sus palabras la fémina volvió la mirada de reojo al Nendo. — Siento decirte que no está presente ahora mismo, pero si lo deseas siempre puedo partirte la cara yo misma. ¿Tienes una nueva amiga? Hasta donde tengo entendido el país de la Luna nunca fue bienvenido en tu organización.
Criminal Yukigakure: Kazuo Nendo
El kunai cruzo rápidamente, cortando el mismo viento para después clavarse sobre la nieve, provocando de tal modo que el castaño detuviese su avance de inmediato a unos nueve metros de distancia. Pero si bien aquello podía ser tomado como una amenaza este simplemente mostró una sonrisa tan amplia que daba a mostrar sus preciosos y perlados dientes antes de reír a carcajadas —¿Acaso no la has visto? Es preciosa ¿No crees? ¡Y una Uzumaki! Seguramente podremos hacer grandes cosas con una mujer así. Además, por lo que tengo entendido le robasteis algo y tiene cosas que tratar contigo Kitsune.— Dicho esto se podría escuchar de fondo como las cadenas de la fémina resonaban con aquella brisa que entraba por uno de los surcos creados por aquella explosión.

En cuanto a ti, tu debes de ser el hijo postizo de mi querida Aramis... Ya que no ha tenido la decencia de venir a saludarme podría enviarte junto a ella con alguna extremidad menos a modo de venganza, quizás así decide presentarse ante mi de una vez.— Mostró una sonrisa aún más amplia aunque poco a poco sus facciones parecían demostrar una ligera perdida de cordura. Nombrar a la albina parecía convertirse en todo un acto tentador para este ¿Qué tipo de relación tendrían para que se tomase tales confianzas? —Pero disculpa las molestias ¿Aún no nos hemos presentado?— Cuestiono mientras que su mano derecha se ocultaba en lo que parecía ser un compartimento lateral de su cadera, uno algo más amplio de lo normal. —Puedes llamarme Kazuo Nendo. Ella en cambio aunque no hable mucho, podéis llamarla Kaede Uzumaki.


  • Fuerza : ??
  • Resistencia : ??
  • Agilidad : ??
  • Espíritu : ??
  • Concentración : ??
  • Voluntad : ??
Chakra : ???

Ex-Kunoichi Getsugakure: Kaede Uzumaki
Cállate.— Sus palabras cruzarían el desfiladero por completo mientras que su melena se movía con la pequeña brisa en conjunto con sus hermosas y brillantes cadenas. Quizás pecaría de confianzuda pero eso no quitaba que el mismo hombre que la acompañaba simplemente riese por su bajo al escuchar la voz de la fémina hablar con aquel tono. —No necesito tus presentaciones.— Dicho esto se escucharía como la nieve crujia bajo sus botas obsidiana y junto a ello se podría observar como esta dejaba caer sus cadenas en el terreno antes de acuclillarse, realizar una pequeña secuencia de sellos y tras ello, colocar su mano derecha sobre el terreno.

En cuestión de segundos podría sentirse la nieve moverse, como lo que parecían cinco serpientes se movían con ferocidad en la lejanía y se aproximaban a los costados de aquellos shinobis antes de alzarse de debajo de la nieve. Cinco cadenas, cinco afiladas cadenas que mostrarían una apariencia tétrica, bañada en huesos como si la muerte hubiese tendido una mano a la joven para convertirla en una de sus enviadas.

Se encontraban rodeados por una mar de huesos guiado por la misma Uzumaki de mirada oculta, un mar donde aquellas cadenas se alzaban a unos diez metros de altura desde su situación, rodeándolos y dejándolos encerrados en pentágono. Entre ellos y dichas estructuras habrían unos cinco metros de distancia mientras que entre la pelimorada y estos, habrían unos diez metros muy a pesar de que una de aquellas cadenas obstaculizaba ligeramente su presencia por la zona estratégica en la cual se había alzado. Entre cada una de aquellas columnas de huesos, cinco metros de distancia las separaría, en una simetría prácticamente perfecta.


  • Fuerza : ??
  • Resistencia : ??
  • Agilidad : 80
  • Espíritu : 85
  • Concentración : ??
  • Voluntad : ??
Chakra : ???
Jonin Kumogakure: Kitsune Yamanaka
Es la hora.— Sentenció la Jonin antes de girarse por completo en dirección al Nendo, moviendo sus manos con suma velocidad mientras sus dedos se juntaban para acto seguido, alzar ambos brazos en dirección al Nendo que en aquellos mismos momentos comenzaba a sacar su mano de aquel compartimento.

La nieve comenzaría a moverse de forma cónica hacia delante, enviando lo que parecía ser una ráfaga en busca de colisionar con el castaño mientras la joven procedente de las nubes mantenía aquella posición. — Haru. ¡No conoces a esa mujer! Maldita sea, ¿Acaso quieres morir? Como te vuelva a ver tendida en el terreno me encargaré de expulsarte de nuestra maldita guardia.— En su voz la dulzura se había eliminado, ahora solo habían ordenes, brusquedad, un tono tan rudo que estos podrían comprender que si Kitsune llegaba a actuar de esa manera era porque realmente, era una ocasión de vida o muerte. — Dejádmelo a él a mi. Vosotros encargaos de ella.

  • Fuerza : ??
  • Resistencia : ??
  • Agilidad : 89
  • Espíritu : 97
  • Concentración : 100
  • Voluntad : 91
Chakra : ???

Volver arriba Ir abajo

Fuji Raikomaru
Fuji Raikomaru
Renegado B

Re: [Misión Rango B] Cruzando la frontera — Trama.

Mensaje por Fuji Raikomaru el Dom Ene 21, 2018 5:03 pm


Fuji Raikomaru

Sin mediar palabra alguna con aquel que se identificaba como Kazuo, preparé el abanico contemplando cómo las cadenas oseas se disponían a rodearnos posicionandonos en el terreno de cacería de las águilas, siendo nosotros simples liebres para la depredadora. — "Uzumaki" —Posé la mirada sobre la pelirroja, chasqueando la lengua mientras mi cabeza rememoraba mi entrenamiento con la Uzumaki aliada. Poseía buenas habilidades de sellado, y puntualmente mis técnicas elementales seguramente serían inefectivas contra la joven de apariencia espectral. Me permití guardar silencio durante escasos momentos, antes de acumular chakra en los pliegues abiertos de mi abanico, fluyendo antes de ser ondeado a mi alrededor, creándose cinco vórtices pequeños desde el mismo.

A medida que se alejaban controlados con movimientos tenues de mi gran abanico, aumentaban su tamaño para tomar plena efectividad una vez se ubicaban a cuatro metros de donde fueron creados. Dos de los tornados se dirigieron a los costados de las cadenas, yendo tres hasta la retaguardia que nos cortaba el paso buscando desbarajustar la formación pentagonal de las cadenas enemigas por el salvajismo de los vientos, apuntando a los puntos donde la figura doblaba cambiando de trayectoria.    


”Datos Relevantes”:


Tecnica Usada

Ōkina uzu (大きな渦, GRAN VÓRTICE)
Técnica en la que el Tessen envía cinco remolinos pequeños hacia los rivales, que pueden unirse en la trayectoria y formar uno sólo. Al principio los pequeños remolinos (que afectan a un área de dos metros por tres de altura) no hacen mas que empujar a los rivales tres metros al contacto, pero al fusionarse en uno mismo (afectando un área de 8 metros totales) adquieren la letalidad de corte del Dai Kamaitachi no jutsu según el nivel de espíritu de su creador. La dirección de los tornados pequeños y el mayor puede ser controlada en todo momento con un gasto de chakra de mantenimiento.
Consumo: 40Ck ejecutar. 20Ck unir tornados y 15Ck por turno de mantenimiento.

Inventario Bélico

Shuriken x 3 en bolso
Kunai x 2, 2 en bolso, 1 en el dispositivo.
Dispositivo oculto de Kunai, bajo la manga derecha del yukata, bajo muñequera.
Pergamino de almacenaje en el bolso
Tessen Rango C: Kûjaku empuñado en mano derecha, al ras del suelo.
Bolso alrededor de mi cintura, lado izquierdo.
Tessen Rango B: Gamamaru y Kôkurohyô, amarrados a mis muñecas, ocultos dentro de muñequeras.
Alambres Ninja x 5, en bolso.
Daikiri x 1, colgando del lado izquierdo de la cintura, junto al bolso.

Inventario Casual
Bolsa en el lado derecho de la cintura con: Legumbres, frutos secos, y semillas.
Pequeña cantimplora con agua amarrada al fajín de tela de la yukata.
Caja de cigarros, y cerrillos adentro del chaleco de la aldea.
Flauta tradicional en uno de los bolsillos del pantalón.
Sapito-chan

  • Fuerza : 30
  • Resistencia : 30
  • Agilidad : 30
  • Espíritu : 40
  • Concentración : 30
  • Voluntad : 30
Chakra : 200 - 55 = 145 Ck.



País del Rayo


Volver arriba Ir abajo

Haru Uzumaki
Haru Uzumaki
Civil Kumo

Re: [Misión Rango B] Cruzando la frontera — Trama.

Mensaje por Haru Uzumaki el Dom Ene 21, 2018 11:32 pm


Haru Uzumaki
Las palabras de Kitsune chan, en cierta forma, me cayeron como agua helada, despabilando mis sentidos mientras me concentraba ante la situación que había adquirido ese ambiente, estaba de más decir que todo lo dicho por la rubia provocó una sensación peligrosa en mi interior. La violácea que me daba una impresión familiar no me contestó y por otra parte las palabras de mi maestra causaron que mi mente se enfocara en la situación, pues al parecer realmente no la conocía ¿Acaso lo que sentí podría ser parte de un genjutsu? Era demasiado extraño, pero no podía detenerme a pensar en todo aquello porque estábamos en peligro y realmente esas dos personas que iban conmigo eran muy importantes. Debía de luchar… lo que Kitsune chan tanto me había hablado estaba pasando, no podía ser débil frente a un enemigo.

Ante la resolución y la orden de la rubia me decidí que era el momento que entrara en combate… no uno de entrenamiento, sino uno verdadero: de vida o muerte. En aquel instante sabía que aquella mujer era Uzumaki… pelear contra alguien de mi clan causaba que una sensación extraña y de impaciencia surgiera en mí. No me gustaba, pero tampoco quería que las personas preciadas murieran por mi falta de ayuda.
Por lo tanto observe como unas “serpientes” de huesos comenzaban  acercarse para tomar posición, formando un pentágono alrededor nuestro. En ese momento mi llevé ambas manos al porta armas que se encontraba en la pierna.

Mi rostro mostró molestia ante la amenaza y próximo ataque, pero a pesar de todo me moví un metro hacia la derecha y saqué mi zurda del porta armas con un kunai entre los dedos pues de inmediato lance el arma hacia la posición de “Kaede”, y en el momento que el dicho utensilio se encontrase a un metro de la kunoichi haría un sello a una mano (con la izquierda) para que ocurriera una exposición que abarcara un diámetro de tres metros. Pero sin detenerme en ese instante también sacaría mi diestra y con ella lanzaría nuevamente otra arma, pero esta vez iría dirigida a la posición que la mujer tomaría después del primer ataque, solo que haría el sello de mano cuando el kunai estuviera a de medio metro (de ella) para que la nota explotase. Traté de que mis movimientos fueran rápidos y fluidos, para no demorar… igualmente no estuve confiada que mis ataques resultarían, lo más certero a pensar era que fallarían. Por lo tanto trataba de mantener la guardia en alto para no ser sorprendida.
En contraste, luego de hacer aquellas acciones, junte ambas manos mientras comenzaba a realizar unos sellos pero sin activar aun el jutsu pues antes tenía la intención de observar las acciones de la mujer.

En esa ocasión confiaba plenamente en Fuji que en cualquier caso me protegería si las “serpientes de huesos” o lo que sean, trataban de hacerme daño… pues lamentablemente me estaba centrando en las tres acciones y en la cuarta (prestar atención a los huesos) era algo que no estaba haciendo al 100%.

Arma utilizada:
Sello Explosivo

Descripción: Son trozos de papel con el kanji "Explotar" (爆, Baku). Estos papeles tienen una infusión de chakra que explotan después de un tiempo determinado, de forma automática, o después de ser encendido por una llama; también reaccionan ante un sello a una mano de su usuario. Las explosiones de este sello pueden abarcar unos 3 metros de diámetro, pudiendo ser muy peligroso para las personas que estén cerca.
Para darle la capacidad explosiva a los sellos, deberán recibir 1Ck previamente por medio de contacto físico. Esto en realidad es una medida de seguridad para evitar que los mismos exploten en uno mismo, al recibir un ataque ígneo innesperado o algo por el estilo.
Peso: 0.1Kg
Precio: 1500 ryous por unidad.
Técnica preparada:
RAITON: RAIJŪ TSUIGA (雷遁・雷獣追牙, ELEMENTO RAYO: BESTIA DE RAYO RASTREO DE COLMILLO)  :
Esta técnica es básicamente una variación inferior del Raikiri. Tras dos sellos, este jutsu hace algo que consiste en expulsar una gran cantidad de chakra hacia el enemigo lo que esta vez este jutsu tomará la forma de un gran lobo chispeante y azulado muy rápido que buscará a su objetivo para así tratar de dañarlo gravemente. El lobo permanece conectado a la mano del usuario mediante un rayo, lo que le permite controlar la dirección y la intensidad del jutsu durante el ataque. El usuario deberá permanecer quieto para poder controlar dicha gran bestia que casi llegara al metro ochenta de altura y a los dos metros de longitud; el alcance de la técnica es de hasta dieciocho metros.
Postura de manos: Perro → Carnero
Consumo: 40Ck ejecutar y 25Ck mantener
Offrol:
Antes de comenzar con la misión tuve un tema de preparación donde ponía que envolvía dos kunais con los sellos explosivos. El tema es: http://www.ninebeasts.com/t2199-preparacion-para-un-viaje-pasado
Armas:
Belico:
-10 kunais (2,5 kg)-2= 8
-6 Shurikens (0,3kg)
-12 Senson (0,12kg)
-2 pack de bengalas (1,2kg)
-2 Pack de hilos ninjas ( 10kg)
-3 pergaminos
-4 Bomba de humos (0,8kg)
-4 sellos explosivos (0,4kg) – 2 = 2
-3 píldoras de soldado (0,3kg)
-1 Katana (2,25kg)
-1lanzador de agujas (3kg)
-Tsikihana no manto.

No bélico
-12 manzanas medianas (2kg)
-1 racimo de uva pequeño (1kg)
-2 cantimploras (4kg)

Peso en la mochila: 13,9kg/15kg
Stats:
  • Fuerza : 35
  • Resistencia : 45
  • Agilidad : 55
  • Espíritu : 55
  • Concentración : 55
  • Voluntad : 50
Chakra : 300-2=398

Pais del rayo




Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado

Re: [Misión Rango B] Cruzando la frontera — Trama.

Mensaje por Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.