Últimos temas
» [Pasado - Libre] A cierta hora
Hoy a las 8:49 pm por Yakko

» [HN] Yakko # Genin
Hoy a las 8:10 pm por Yakko

» [Petición] Conexión diaria
Hoy a las 8:09 pm por Yakko

» [Pasado] Asegurando la base
Hoy a las 8:06 pm por Yamata

» [Guia y Petición] Hojas de creación
Hoy a las 7:48 pm por Hachiwaru Naito

» [Pasado] Collatio
Hoy a las 7:13 pm por Farahan

» [Censo Salvaje] 21/01/2019
Hoy a las 6:53 pm por Seiko Shouboku

» [Misión rango C] Dama del bosque (2)
Hoy a las 8:29 am por NB Chronicles

» [Tienda] La Armería
Hoy a las 1:05 am por Seiko Shouboku

Afiliados
Limpieza 18 - 01 - 19

Boku no Hero ROLLittle FearsPhotobucketCrear foro

[Misión Rango B] Riquezas olvidadas — Trama.

Página 3 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Zatoichi Byakura
Zatoichi Byakura
Muerto

Re: [Misión Rango B] Riquezas olvidadas — Trama.

Mensaje por Zatoichi Byakura el Jue Feb 08, 2018 1:57 am

RIQUEZAS OLVIDADAS
Zatoichi
Pais del Hierro???Invierno


Que mala suerte… muy mala suerte selectiva para ser exactos, mi gran bocota me había vuelto a meter en problemas, una mujer de poca paciencia que desea ser entretenida y no necesariamente en el ámbito artístico, deseaba sangre, se le notaba en sus ojos, un ser tan caótico como ella, producto de una sociedad a la que no se pudo acoplar y fue rechazada, un terrible destino que nos depara a nosotros… Me pregunto si terminaré como esa gente, si Hikaru o el artista tendrán un destino similar… de una u otra forma,  tengo que sobrevivir, concentrarme en el combate y “ganar” este juego.

En el momento en el que ella levantó sus brazos, las serpientes de mis tobillos ya se habían ocultado debajo de la nieve. Mis avecillas avisaron el peligro inminente con un Graznido. -¡DETRÁS!- Grité para que akeboshi pudiese escucharme a medida que me comenzaba a hundirme en la nieve, como aún mantenía el brazo en la posición de sello de una mano, en el momento en el que la serpiente me iba a saltar, uno de mis tatuajes del pecho derecho, ganó relieve, como vestía un kimono no fue muy difícil para perro fú salir impulsando sus patas contra mi pecho y así ganar impulso en dirección a la serpiente “mas” pequeña que tenía cerca de mí, buescando chocar contra ella para protegerme, en un intento de brindarme algo de tiempo para adentrarme debajo de la tierra y protegerme del coletazo.


Stats:

  • Fuerza : 18
  • Resistencia : 20
  • Agilidad : 22
  • Espíritu : 35
  • Concentración : 26
  • Voluntad : 30
Chakra : (137-5-10-15) 107

Inventario:

Estuche Pequeño (Derecho)

  • Herramienta de inku

Mochila (espalda)

  • Bengala x1
  • Makibishix6

Otros Items

  • Armadura (hombros, muslos, antebrazos) x1
  • Impermeable (torso) x1
  • Naginata (Reposando en hombro izquierdo): x 1
  • Pastilla soldado (bolsillo de impermeable)x1

Tatuajes

  • Pecho: Perro foo x1
  • Naginata (Reposando en hombro izquierdo): x 1
  • Pastilla soldado (bolsillo de impermeable)x1


Técnicas:

CHŌJŪ GIGA (超獣偽画, IMITACIÓN DE IMAGEN DE LAS BESTIAS)
Miden aproximadamente un metro de largo, y son usados para brindarles una capacidad ofensiva terrestre básica. Estos siguen las ordenes del usuario y atacan impactando fuertemente contra el objetivo que tengan, lo cual los lleva a estallar en una nube de tinta. Se deshacen al recibir un golpe medianamente fuerte y se pueden alejar hasta 12 metros del usuario.  
Criatura:
Pequeña: Lemming / Tufted Titmouse x4 volando/ Serpiente x2 debajo de la nieve
Mediana: Perro Foo
Consumo: 15Ck por creación por turno - En este caso es gratuito. 6Ck mantener, por creación

Doton: Moguragakure no Jutsu (土遁・土竜隠れの術, Elemento Tierra: Jutsu de Ocultación como un Topo)

Es un jutsu en donde el usuario, al transmitir su chakra al suelo, puede hacer que se ablande el terreno, permitiéndole de esa forma ocultarse bajo la tierra como si fuera un topo. El usuario puede detectar dónde está su oponente a pesar de estar dentro de la tierra, ya que puede escuchar con mayor facilidad a cualquier que pise un área de diez metros a la redonda. Otra función que se le puede dar a esta técnica es como escape ya que al estar bajo tierra nadie nota tu presencia, dándole la oportunidad de irse sin que sus enemigos se enteren. El usuario puede permanecer hasta 3 turnos bajo tierra, pero no puede moverse hacia ningún lugar; luego debe salir por la escasa cantidad de aire que hay allí abajo.
Postura de manos: Ninguno
Consumo: 15CK por turno.

Volver arriba Ir abajo

Akeboshi Yoshio
Akeboshi Yoshio
Renegado C

Re: [Misión Rango B] Riquezas olvidadas — Trama.

Mensaje por Akeboshi Yoshio el Jue Feb 08, 2018 3:32 am

Riquezas Olvidadas
AKEBOSHI YOSHIO
País del HierroTundraInvierno
Así como ella osó interrumpir las palabras del músico en medio de su presentación, él decidió alzar la voz mientras la mujer insecto liberaba un par de escurridizas serpientes por sus brazos. — Te tomé por alguien divertida, pero me equivoqué — y se silenció a sí mismo, llevándose aquella píldora a la boca y cambiando su opinión sobre la dama. Estaba loca, y no del modo que a él le gustaban. Se hubiera ido con la pareja de criminales, incluso si estos no le invitaban. Pero el juego estaba encaminado, y la terca mujer movilizándose. — ¡LA LA LA!, ¡no te oigo! —exclamó acallando el resto de las palabras de la fémina. Pero Zatoichi tenía ganas de gritar por su propia cuenta, indicando que algo venía de atrás.

Akeboshi se encontró en la encrucijada entre tener que atacar a la serpiente "pequeña", o voltearse a ver qué sucedía. Suponiendo que su compañero podía con ambos reptiles usando su tinta—ya que ambos iban juntos-, el músico se giró cual puerta para quedar espalda con espalda contra el dibujante. Vería entonces cómo la cola del ser escamado enorme se movía para intentar golpearlos, dando sentido a por qué su enemiga se había ubicado a baja altura. Al menos él tenía la solución perfecta para el problema, y fue realizar el sello del carnero acumulando una corriente de viento arremolinada bajo sus pies. Sin siquiera dudarlo se volteó para abrazar a su compañero de equipo, pues no sabía si él podría evadirlo — ¡Salta! —, y liberando el viento junto con un salto de langosta se impulsó en el aire cerca de seis metros. No hacia arriba directamente, sino en diagonal guiado por las ganas de cerrarle la boca a la creída mujer no merecedora de su obra, en dirección a ella. Estando cerca del punto máximo de la parábola de su vuelo, soltó al azabache para realizar cuatro sellos de manos con sus ágiles dedos de flautista, y con las manos pegadas a su espalda, soltó una ráfaga de viento que le haría volar en la dirección de la mujer insecto.

¡Improvisa! —exclamó al lanzarlo contra ella.

Tras aterrizar en la nieve nuevamente, corroboró cómo le había ido a la criatura de tinta contra las serpientes, mientras disfrutaba del efecto de la píldora negra recién mordida. Buscó luego movilizarse para quedar debajo de la mujer, por si Zatoichi lograba hacerla aterrizar de su pedestal imaginario. Por más superior que ella fuese, él no tenía intención de suplicar por su vida. Para eso hubiese suplicado no ser expulsado de la academia shinobi cuando niño.
Estadísticas:
  • Fuerza : 4
  • Resistencia : 6
  • Agilidad : 12
  • Espíritu : 12
  • Concentración : 20
  • Voluntad : 20
Chakra : 70 - 15 - 10 + 30 = 75
Inventario:
  • Mateki — Colgada al cuello
  • Lanzador de Agujas — En antebrazo izquierdo
  • 15 Senbon — Clavadas en 3 hileras de 5 en la solapa izquierda de la chaqueta
  • 3 bombas de humo — 2 en cada bolsillo del pantalón
  • Sello explosivo — plegado cual pañuelo en el bolsillo del pecho de la chaqueta
  • Alambre ninja — Que cuelga enrollado del cinto cual látigo (4 dejados en casa)
  • 2 píldoras del soldado — También en el bolsillo de pecho
Técnicas:
FŪTON: KAZE NO HIYAKU (風遁・風の飛躍, ELEMENTO VIENTO: SALTO DE VIENTO)
Se trata de un jutsu bastante simple muy a pesar de que requiera de un sello. Este jutsu consiste en reunir una gran cantidad de chakra elemental en la suela de los zapatos para así generar un impulso que le permita saltar más alto: unos tres metros más de lo común. Con esta habilidad no solo se podrán llegar a sortear obstáculos, si no que además podrá ser de ayuda en ocasiones de alto riesgo. Además de ello puede paliar los daños de pequeñas caídas en un intento por minimizar el daño de estas.
Postura de manos: Carnero
Consumo: 15Ck ejecutar.

FŪTON: REPPŪSHŌ (風遁・烈風掌, ELEMENTO VIENTO: VIOLENTA PALMA DE VIENTO)
Es una técnica en la cual el usuario choca sus manos tras realizar una serie de sellos, para lograr comprimir el viento en una dirección y que se transforme en una ráfaga de tres metros por cuatro con un poder de alcance medio (ocho metros máximo). Sin embargo, esta técnica consigue potencia al combinar la ráfaga con determinados proyectiles como shuriken y kunai, con el objetivo de que obtengan mayor impulso.
Efecto: Da un pequeño empuje a las armas arrojadizas, provocando que la fuerza y velocidad de estas sea mayor. También sirve para rechazarlas.
Postura de manos: Serpiente → Carnero → Jabalí → Pájaro → Palmas juntas
Consumo: 10Ck ejecutar.

Volver arriba Ir abajo

Hikaru
Hikaru
Renegado C

Re: [Misión Rango B] Riquezas olvidadas — Trama.

Mensaje por Hikaru el Jue Feb 08, 2018 5:07 am


Hikaru
Escuchó el nombre de la mujer que había aparecido y que ahora se encontraba cerca de Zato y el chico de la flauta, de cierta forma la kunoichi pensó en varias cosas pero ninguna de ellas tenían que ver con la desconocida de cabello verde o los dos “compañeros” que habían quedado atrás. Lamentablemente a Hikaru no le interesaba esas personas, Zato tal vez un poco porque podía darle de comer, pero después no había otro tipo de sentimiento hacia esos dos seres humanos; por lo tanto la peliplateada en ningún momento volvió a voltear su cabeza hacia esa dirección.

A todo esto, ese grupo continuaba caminando hasta que la jovencita arenosa creaba un cúmulo de arena que llamaba la atención de Hikaru, al recibir la orden de la femenina con poca ropa, ella no dudo y se subió a ese lugar mientras optaba por arrodillarse en él  mientras su cuerpo se inclinaba hacia delante ¿Por qué se colocaba en esa posición tan extraña?  Pues la chica en ese momento no pudo evitar apoyar sus manos sobre la arena mientras palmeaba un poco dicho material, después simplemente apoyo el costado derecho de su rostro mientras cerraba el ojo de ese lado –para que no le entrase alguna sustancia que pudiera molestarle-. Hikaru se quedó por unos segundos en esa posición hasta que nuevamente se incorporó y observó a Yusura.

-Tu arena es diferente a la mía ¿La tuya es más suave?-

No pudo evitar hacer una locura –entre tantas- y nuevamente se agacho para lamer sutilmente la arena ¿Cómo si la estuviera probando? Después de sentir su gusto la chica comenzó a toser y luego levanto el brazo para llevarse la tela de su sobretodo a la boca y lamerla para sacarse la arena de la lengua (dicha acción la repitió varias veces hasta que su boca ya no contuviera la sustancia que había probado).

-Definitivamente, es diferente.-

Dijo tranquilamente la kunoichi mientras sus orbes rojizos nuevamente miraban a la niña, por lo menos Hikaru ni cuenta se había dado que sus acciones habían rozado y pasado a la zona de la anormalidad.
Mientras tanto las escenas transcurrían, la peliplata estaba sumamente sumisa a ese grupo y no tenía problemas en realizar las ordenes que ellos le digieran (a menos que le manden a matarse, eso no lo haría) … y si bien su mundo era diferente a la de la gente que le rodeaba, ella por momentos trataba de prestar atención en su entorno y escuchar lo que sucedía. Solo que hasta ahora nada había llamado su atención.

Armas:
-9 Shurikens.
-9 Senbon.
-12 Kunais.
-2 pildoras de soldado.
-1 estuche pequeño.
-1 Estuche grande.

Stats:
  • Fuerza : 9
  • Resistencia : 10
  • Agilidad : 10
  • Espíritu : 22
  • Concentración : 10
  • Voluntad : 12
Chakra : 94


País del hierro - Posada


 

 

Volver arriba Ir abajo

Kishue
Kishue
Muerto

Re: [Misión Rango B] Riquezas olvidadas — Trama.

Mensaje por Kishue el Vie Feb 09, 2018 6:55 am

Riquezas Olvidadas

En principio había decidido seguir al grupo principal, por llamarlo de alguna manera, mientras intento desanudar las dudas que tengo en mi mente, dudas que no podrían ser resueltas si seguía en el campo de batalla y al mismo tiempo dudas que decidirían mis movimientos siguientes. No me agrada la idea de seguir a ambos criminales de alta categoría, desconocidos y al mismo tiempo con la posibilidad de exterminar mi vida en cuestión de segundos si se molestasen, por parte del caballero este posee una personalidad más calmada, hasta donde ha demostrado, pero su compañera es más explosiva y para mí menos razonable donde sus pensamientos es ley. Prefiero no involucrarme en una batalla de inteligencia con ella, por ende pasaría el resto de mi camino dudando en si debo moverme o no, solo para no causarle molestia y me volviese a amenazar con esa poderosa arma. Por otro lado están los chicos con los que llevo un tiempo ligeramente mayor donde sus personalidades son más transparentes y en quienes podría confiar un poco más, al mismo tiempo menos amenazantes...

Una nube de arena creó como maniobra de la mujer, y mientras los demás se subían yo observo desde abajo tras escuchar las palabras del caballero, dudando en si subirme o no en un último momento. Suspiro antes de llevar mi mano a mi gorro. —Lo siento.— digo apenas el caballero terminó su ofrenda para devolverme. —Se me han caído los guantes atrás, debo ir por ellos.— saco mis manos de mis bolsillos mostrando mis desnudas manos, guantes que antes dejé en el hombro de Akeboshi y este probablemente ignoró y quedaron en la nieve, los guantes. —Adelántense, con suerte nos veremos en el botín.— no estoy seguro si las dos chicas me entenderían pero estoy seguro que el caballero sabría mi respuesta ante sus palabras.

Observo como se levanta la arena para dirigirse al objetivo y una vez este tomase un poco de distancia, giro sobre mi eje para mirar hacia la batalla que seguramente ya ha empezado. —Tendré que apurarme...— mientras camino a paso apresurado, sin correr, pienso y recreo el campo de batalla y una estrategia para hacer aparición, ir de frente sería tonto de mi parte sobretodo porque ahora tengo el factor sorpresa de mi lado, pero tendría que cuidar ese factor, después de todo la serpiente puede sentir el calor y localizarme, si lo que el músico dijo fuese cierto. Teniendo eso en cuenta y mis habilidades intentaría enfrentar a la pareja desde muy lejos.

Empiezo reuniendo un grupo de insectos que salen de mis mangas formando un clon idéntico a mí, por si no fuera obvio. Avanzando hacia la zona de batalla separados yo dirigiéndome hacia la izquierda mía, y él a la derecha por ambos flancos para ubicarnos lo más separados posibles antes de perder el control, osea hasta 20 metros, para tener un margen, desde ambos flancos, intentando mantenerme oculto aprovechando que estoy de espaldas a la dama, al menos si no se ha volteado el campo de batalla ya que cuando avancé con el grupo de tres ninjas, que ya me dejaron atrás, fuimos por el camino detrás de ella, si no me equivoco...

Intentaría mantenerme en una zona segura por ahora, a aproximadamente 25 metros de la acción y definitivamente de la serpiente quién aún tengo que tener cuidado de que pudiese detectarme, y si me detecta o al clon.

Datos:
  • Fuerza : 11
  • Resistencia : 25
  • Agilidad : 40
  • Espíritu : 60
  • Concentración : 50
  • Voluntad : 26
Chakra : [78c/u] 136 (211-40-35)
Insectos : 200 (250-50)

Volver arriba Ir abajo

NB Narración
NB Narración
Master

Re: [Misión Rango B] Riquezas olvidadas — Trama.

Mensaje por NB Narración el Dom Feb 11, 2018 1:54 am

Criminal Yukigakure: Sabaku No Yusura
La pequeña Sabaku se encargaría de observar como la joven accionaba sobre su arena de aquella forma una vez se había colocado sobre esta. ¿Extraño? Si, de hecho no podía mentir que incluso a esta le había resultado raro aunque fuese una de las jovenes más incomprensibles con las cuales toparse pero, a pesar de ello, no llego a decir nada. Su mirada se limitaba a observar a la peliplata ¿Quizás era un ritual? Varias preguntas pasarían por su cabeza, como si buscase encender aquella bombilla que la hiciese entenderla, pero sus palabras hicieron que de inmediato un pequeño brillo apareciese en sus ojos a medida que la arena comenzaba a alzarse y con ello, empezaban a volar en dirección a las montañas. La pequeña tomaba una posición en la que se inclinaba ligeramente mientras que su siniestra tomaba posición a un lateral, alzandose para que unas pequeñas paredes de arena cubriesen el lateral izquierdo por el cual la brusca brisa podría desestabilizarlo, provocando que de algún modo, ambos shinobis hiciesen uso de su chakra para poder mantenerse en pie sin caer.

¿Tienes arena? — Cuestionaría de forma inocente pero sin poder observarla al estar centrada en dirigir la nube hacia las montañas a pesar de la tempestad que comenzaba a arremeter. — ¿De que color es? ¿Somos hermanas? — Sus preguntas parecían no tener sentido, incluso seguramente provocarían que su compañero se sintiese fuera de aquel vaivén de cosas sin un mínimo sentido que ambas jóvenes compartían, como si de la misma divina comedia se tratase.— ¿Sabe mal mi arena? — Con aquella última cuestión se podría escuchar un pequeño tono de preocupación. Parecía que la joven Hikaru había descubierto como herir los sentimientos de Yusura.
Criminal Yukigakure: Tadashi Yoshimura
Ante las acciones de la peliplata el hombre se mantuvo en completo silencio. No era normal ver una persona actuar de aquella manera y mucho menos cuando era Yusura la cual se encargaba de brindar una posición sobre su arena a una desconocida sin que su sangre se encargase de impregnarla hasta el punto de casi inutilizarla para su uso. Pero no hubo queja por muy extraño que pudiese parecer, provocando que la que ahora se convertía en la única restante de aquel grupo fuese bienvenida al equipo como si de una más se tratase, después de todo al lado de la Sabaku esta no era realmente un problema, como si se tratasen de hermanas que habían sido separadas al nacer, con la diferencia de que físicamente no se asemejaban en lo más mínimo a ojos del Criminal que no apartaba la mirada de la joven mientras accionaba. Entre abrió sus labios como si desease comentar algo pero sin poder evitarlo comenzó a reír con tanta fuerza y animo que tuvo que alzar su mano derecha hasta su vientre muy a pesar de que se viese cubierto por la dorada armadura. — ¿De verdad acabas de lamer su arena? — Cuestiono de inmediato como si sus ojos que habían sido acreedores de tal imagen no pudiesen comprenderla. No tenía sentido, no por lo menos ante su mirar.

Era tan brillante como terrorífico, incluso la tempestad pasaba a segundo plano por como las circunstancias empezaban a darse, quitando obviamente a quien se había encargado de arrebatar a tres de sus compañeros, en este caso, a los dos preferidos del rubio que ya comenzaba a añorar como el pintor no se callaba, seguramente tampoco lo haría aunque metiese su cabeza en un cubo de agua. ¿Y que decir del artista?  Hubiese sido un buen viaje si no fuese porque su compañera había preferido entretenerlos. Era una lastima, más aún por el hecho de que no era consciente de si se lo llevarían o no con vida de vuelta a casa. Desgraciadamente le debía un dibujo a Yusura, la cual no se tomaría a bien el quedarse sin su citado como unicornio.  — Bueno, sea lo que sea, no hay tiempo que perder y conozco la ruta de viaje de esos desgraciados del Rayo, no nos queda más que adelantar el trabajo y ver si de verdad esos seguirán o no con vida para tomar un par de costillas ardientes esta noche. — Después de todo si hacían aquel trabajo era en busca de un buen banquete en la taberna. — ¿Comerás con nosotros no Hikaru? — Cuestionaría antes de mirar al frente mientras ya se encontraban en lo alto.
???: Lee Hye Rin
Ante el inminente fracaso del pintor por esconderse bajo tierra cuando una profunda capa de nieve se encontraba bajo sus pies, y de también el poco potencial de la técnica de aire con la que el flautista trató de salvarlo de un probable aplastamiento del coletazo ejecutado por la criatura de magnitudes colosales, Zatoichi y Akeboshi no pudieron alzarse por sobre la superficie helada, aquella que mientras el ataque más imponente trazaba su camino era arrastrada con violencia.
Ante la traba que supuso intentar levantar a Zatoichi cuyas intenciones le hacían querer hundirse, y de paso haciendo mención a que no mostraron siquiera un análisis digno de como enfrentar una situación como la impuesta por la joven y su montura viperina, la dirección que había tomado el ataque y el peso que suponía el mismo —para fortuna de ellos—, arrastró una gran cantidad de nieve que hizo de colchón para mermar un ataque brutal que un ligero ondeo hizo sobre el final, tomándolos desde el costado derecho y lanzándolos diez metros hacia la izquierda, como si de un bateo se hubiese tratado, revolcándolos por toda la nieve.

Akeboshi sería el que quedaría en peor estado físico, completamente adolorido y con esguinces varios a lo largo de la totalidad de su cuerpo, pero aún consciente. Un par de costillas rotas y las articulaciones del lado derecho de su cuerpo con apenas movilidad, movilidad que le traería un dolor inmenso electrificando el cuerpo entero... ¿Podía caminar? No sin arriesgarse a una muy probable fractura ante los huesos ahora inmensamente inestables en aquellas alturas.

Zatoichi por su parte tenía mejor condición física, pero el estar mas cerca de la punta del coletazo —y por ende de menor arrastre de nieve—, hizo que aquel colchón no fuera tan "mullido" como el que mantuvo con vida al de piel morena. El pintor quedaría con la boca sobre la nieve, con el brazo derecho roto y ambas piernas adoloridas, ya que sus rodillas colisionaron entre sí ante una mala postura, y sumado a que la pierna derecha también recibió un impacto fuerte. Lo peor sería el tobillo derecho, parcialmente lesionado... Apoyar el peso del cuerpo sobre él podría generar una fractura si no se hacía con cuidado, aunque incluso ante el recaudo, la tonalidad morada e hinchazón inmediato que tomó, daba muy mala espina.

La mirada de la mujer mostró asco hacia aquellos dos que habían quedado prácticamente fuera de combate en las arenas heladas de Valle de la Muerte. Las serpientes blancas se perdieron en la nieve en cuanto el golpe con el coletazo de su compañera dio de lleno en los tontos artistas.
La Orochi se dejó caer, cruzando los brazos por debajo de su pecho. Comenzando a caminar lentamente hacia el par que ya no podía jugar con ella. Chasqueó la lengua, estaba molesta. — ¿Y se hacen llamar shinobis? Que vergüenza.— dijo tras detenerse a escasos cuatro metros del destino al cual arribaron sus interlocutores, negando con la cabeza, consciente de lo que ocurría a su alrededor por razones que escapaban a la comprensión de todos allí, o al menos de quienes no la conocían.

La serpiente morada comenzaría a enrollarse un radio de seis metros alrededor de los tres humanos, dejando la cabeza alzada observando la situación. Abrió la boca ampliamente, anhelando probar bocado, pero sin avanzar con sus deseos, no al menos sin tener la orden de su maestra.

Mientras tanto el Aburame alcanzaría a ver con claridad todo aquello que estaba ocurriendo a partir del impacto que recibieron los artistas, pero sin conocer todos los detalles que necesitaba si decidía interceder en un combate que a simple vista había finalizado. La nieve estaba inquieta, y a pesar de que el ligero viente ocultaba cualquier tipo de sonido en los alrededores, recuperar un guante podía resultar riesgo ante las gruesas  y raudas marcas zigzageantes de nieve que se dibujaban en el terreno en su dirección, y que además, solo pudo apreciar a tan solo siete metros de distancia de su última posición, separadas entre sí por cinco metros...

Volver arriba Ir abajo

Zatoichi Byakura
Zatoichi Byakura
Muerto

Re: [Misión Rango B] Riquezas olvidadas — Trama.

Mensaje por Zatoichi Byakura el Dom Feb 11, 2018 3:53 am

RIQUEZAS OLVIDADAS
Zatoichi
Pais del Hierro???Invierno


Los riesgos que podían conllevar mis acciones fueron calculados y medidas... pero vaya que soy malo con las matemáticas, había estado tardando mucho tiempo en hundirme, por lo que me estaba arrepintiendo de mi acción, no solo sería un malgaste de chakra, sino que había hecho el completo gilipollas frente a todos y Akeboshi cometió el graso error de querer ayudarme para salir volando hacia arriba, ni siquiera me dio tiempo de decierle para que  me detuviese, pues la cercanía entre nosotros era muy poca y el salto que realizó no fue suficientemente fuerte para esquivar aquella gigantesco y monstruoso coletazo.

Saldría volando con los ojos cerrados sintiendo como mi cuerpo ardía de puro dolor, se necesitaba una gran voluntad para no sucumbir ante este dolor demencial que estaba sintiendo en estos momentos y así como volamos estrepitosamente contra la nieve, agradecía haber estado rodeado por este manto niveo que redujo los daños de la caída, una lastima que no me protegió del gran golpe. De una u otra forma me incorporaría hasta quedar arrodillado sosteniendo con mi brazo izquierdo, el derecho roto, para hacer una mirada rápida a mi alrededor, Akeboshi a unos ocho metros de mí mientras que lagran amenaza seacercaba a nosotros, la mujer... y no estaba necesariamente complacida con lo sucedido. Pero algo estaba seguro y eso era un milagro que aún tenía a mis serpientes reptando debajo del campo de batalla, cerca de la joven que se detuvo a unos pocos cuatro metros entre nosotros. yo la miraría directamente a los ojos, una mirada adolorida, mi respiración era errática, pero mi voluntad se mostraba firme, negarme a ceder ante la desesperación, aún... aún podía hacer algo más, algo en lo cual enmendar mi error.

Las serpientes habían recibido las ordenes de buscar a la chica de alas de insecto, pero como esta estaba en los aires no les era posible cumplir la tarea, por lo que se habían mantenido en las cercanías, y en el momento en que la chica nos dedicó aquellas palabras, se escuchó un fuerte graznido de aviso de uno de mis pájaros que volvía hacia mi, volando cerca de la cabeza de la gigantesca serpiente y en concreto cerca de uno de sus ojos, con su llamado sabría entonces de la presencia de otro individuo en las cercanías ¿Alguien decidió volver?; Las serpientes aprovecharían el graznido del ave para saltar de la nieve ya habiendo estado debajo de los pies de la chica, una buscaría enrrollarse alrededor de las alas de la mujer para privarla de vuelo y la otra buscaría enrrollarse alrededor de sus piernas.


Stats:

  • Fuerza : 18
  • Resistencia : 20
  • Agilidad : 22
  • Espíritu : 35
  • Concentración : 26
  • Voluntad : 30
Chakra : (137-5-10-15) 107

Inventario:

Estuche Pequeño (Derecho)

  • Herramienta de inku

Mochila (espalda)

  • Bengala x1
  • Makibishix6

Otros Items

  • Armadura (hombros, muslos, antebrazos) x1
  • Impermeable (torso) x1
  • Naginata (Reposando en la nieve a su lado): x 1
  • Pastilla soldado (bolsillo de impermeable)x1

Tatuajes

  • Pecho: Perro foo x1


Técnicas:

CHŌJŪ GIGA (超獣偽画, IMITACIÓN DE IMAGEN DE LAS BESTIAS)
Miden aproximadamente un metro de largo, y son usados para brindarles una capacidad ofensiva terrestre básica. Estos siguen las ordenes del usuario y atacan impactando fuertemente contra el objetivo que tengan, lo cual los lleva a estallar en una nube de tinta. Se deshacen al recibir un golpe medianamente fuerte y se pueden alejar hasta 12 metros del usuario.  
Criatura:
Pequeña: Lemming cayó en la nieve/ Tufted Titmouse x4 volando/ Serpiente x2 debajo de la nieve intentando ejecutar un agarre en la chica alada.
Mediana: -
Consumo: 0Ck por creación por turno - En este caso es gratuito. 0Ck mantener, por creación.

Volver arriba Ir abajo

Akeboshi Yoshio
Akeboshi Yoshio
Renegado C

Re: [Misión Rango B] Riquezas olvidadas — Trama.

Mensaje por Akeboshi Yoshio el Dom Feb 11, 2018 4:34 am

Riquezas Olvidadas
AKEBOSHI YOSHIO
País del HierroTundraInvierno
Más frecuentemente de lo que le gustaría, Akeboshi maldecía a su propia mente. Maldecía el haberla entrenado tanto más que su cuerpo, pues si bien este último se sentía cercano a un cadáver, su raciocinio aún era lúcido. Lo que daría por haber quedado inconsciente en ese cráter blanco con forma a él, en vez de tener que lidiar con las consecuencias de su generosidad. ¿Podría haber saltado por su cuenta?, seguramente, mas el potencial que un joven tenía por delante en su vida le pareció más interesante que los treinta mediocres años que él había enterrado en el pasado. Y después de todo, fue el joven Zatoichi quien le inspiró con su explicación sobre la simbología del dragón, aquel anciano que quién sabe por qué se dedica a ayudar a la gente. Nunca se sintió identificado con esa faceta del zodiaco, mas por algo se la había tatuado en una considerable extensión de su piel. Hasta el día de hoy, sin embargo, era pura estética.

Ahora contemplaba el cielo, blanco sin importar la noche, pues por segundos algo loca se mostró su vista. El pecho le dolía tanto que cuando intentó hablar, no salió más que un débil suspiro. Ese era el verdadero infierno, no poder cantarle al aire. Como quien comprueba sus propios signos vitales, se llevó la zurda al corazón arrastrándola por su ropa, apretando el pectoral. Sintió una puntada. Sus ropas y papel interrumpiendo el tacto con la piel no le permitían sentir demasiado, y asumiendo el peor destino arrastró el otro brazo por su cuerpo hasta dar con la flauta. Solo con los dedos de la diestra, adoloridos, tocó lenta y pobremente la marcha fúnebre, mientras la peliverde daba sus pasos a nivel del suelo.

Por sus cuerdas vocales dormidas no pudo corregirla. Porque nunca se llamaron shinobi, sino artistas. Él un simple músico, y el chico un simple pintor. ¿Qué clase de espectáculo buscaba ella, si ni siquiera les había permitido presentarse? Debía ser otra adolescente del montón, con esas ideas ridículas de tribus pasajeras. Incluso ahí sola en la tundra, buscaba alimentar su propio orgullo. Pobre de ella que no entendía que, al final del día, cuando los artistas estuviesen muertos, nadie más que su compañero de sangre fría habría sido testigo de su hazaña inexistente; pues ella no tuvo obra alguna en el resultado. La compadecía por simple de mente, pero a la vez le agradecía el ahorrarle tener que buscar un significado a toda la mierda que mostraba el día a día. Vivir en la aldea de la nieve y suicidarse, eran vecinos en el espectro de malas decisiones. Y si ya tenía dos marcas en el tablero de bingo, por qué no sumar una tercera.

Alta en el cielo, un águila guerrera cantó sin gracia. Sabiendo su procedencia, las orbes castañas del músico se desviaron hacia su compañero, encontrando a mitad de camino el esculpido trasero de la contrincante. El juego todavía no acababa. Y usando la distracción creada por las formaciones alargadas de tinta que sujetaban sus piernas y alas, Akeboshi extendió su único brazo bueno. Pues su puntada había sido la punta de la aguja, que como pudo entrelazó en la nota explosiva que portaba como pañuelo. Gracias a la extremidad que muy generosa la suprema víbora perdonó, esta creación voló rauda los escasos metros entre él y la extranjera, con una lágrima de chakra para reventar casi al instante, al dar con el objetivo. ¿Podía hacer algo más para apresurar el viaje de su ataque?, no sin realizar ineficientes sellos de manos, pero por suerte la madre naturaleza traía consigo la fuerte ventisca que acompañaba sus intenciones. Quien osara acusar a su aguja de chillona por la fricción con el aire, estaría mintiendo. El sonido más llamativo del momento era, sin duda, la triste melodía de su maldito instrumento.

Una sola acción de acupuntura a domicilio, apuntada al omóplato derecho de la dama, podía significar una tramposa victoria en el juego de mentira.
Estadísticas:
  • Fuerza : 4
  • Resistencia : 6
  • Agilidad : 12
  • Espíritu : 12
  • Concentración : 20
  • Voluntad : 20
Chakra : 75 + 10 - 1 = 84


+10Ck por jutsu interrumpido.
Inventario:
  • Mateki — Colgada al cuello
  • Lanzador de Agujas — En antebrazo izquierdo
  • 15 Senbon (1 usada) — Clavadas en 3 hileras de 5 en la solapa izquierda de la chaqueta
  • 3 bombas de humo — 2 en cada bolsillo del pantalón
  • Sello explosivo (1 usado) — plegado cual pañuelo en el bolsillo del pecho de la chaqueta
  • Alambre ninja — Que cuelga enrollado del cinto cual látigo (4 dejados en casa)
  • 2 píldoras del soldado (1 usada) — También en el bolsillo de pecho

Volver arriba Ir abajo

Hikaru
Hikaru
Renegado C

Re: [Misión Rango B] Riquezas olvidadas — Trama.

Mensaje por Hikaru el Lun Feb 12, 2018 3:50 am


Hikaru
Cuando la nube de arena comenzó a moverse, Hikaru no dudo en llevar chakra a sus pies… pues aquello lo hacía para poder quedarse parada y no caerse desde la altura. Después de dicha acción la kunoichi se concentró en las palabras de la niña, causando que la mayor la mirada un poco expectante y con dudas.

-Mi arena es color negra.-

Dijo tranquilamente para después pensar en lo siguiente que la jovencita dijo, Hikaru en ese momento no interpreto que lo que ella decía era una pregunta… o más bien no supo si lo era o no, pero al pensar que ambas manejaban arena (aunque realmente era diferente los tipos de arena) Hikaru considero que eso ya las hacia hermanas ¿Por qué? Pues había leído en un libro que algunas veces las personas que tenían intereses o aspectos que coincidían se llamarían como “hermanos”. Lamentablemente la peliplateada pensó que eso significaba que eran hermanas de enserio, no como una palabra entre amigos.

-Somos hermanas.-

Dijo convencida, a pesar de que la kunoichi había interpretado todo mal, luego miro al rubio que le preguntó si de enserio lamio la arena, ante esa pregunta Hikaru mostro un poco de dudas, pues él había sido testigo de su acción ¿Por qué le preguntaba algo que vio? Por lo tanto la kunoichi se le quedo viendo con sus orbes carmesís por unos momentos, en aquel instante se lograba ver su incertidumbre.

-Sí, la lamí… y no tiene mal sabor, la mía sabe a metálico.-

Hablo mientras su mirada se dirigía a la muchachita para responder la pregunta de ella, ante esa situación Hikaru no se había dado cuenta que la joven fue afectada… lamentablemente Hikaru era una persona que no prestaba atención en los sentimientos de otros, no poseía empatía.
En aquel momento la chica saco un libro del bolsillo de su sobretodo –era un manual pequeño, que podía ser llevado hacia todas partes-, la tapa de dicho objeto decía “Como hacer amigos, rápido y sencillo”. Hikaru no dudo en abrirlo y pasar algunas páginas para luego mostrarle a la niña de la arena una de las páginas.

-Dice que las hermanas deben contarse secretos y cosas vergonzosas.-

Hablo la peliplata que a decir verdad ella no tenía la capacidad de sentir vergüenza, porque no le importaba lo que los demás decían de ella, pero secretos… su padre le había dicho que los secretos eran importantes, pero lamentablemente HIkaru no tenía idea de lo que podía ser o no un secreto… así que simplemente hablo.

-Antes de ayer se fue mi menstruación.-

¿Era algo vergonzoso? No para ella, pero ¿Era un secreto? Pues… nadie se había enterado de eso y ella tampoco se lo había contado a otras personas… así que podría considerarse un secreto ¿Verdad? Lamentablemente Hikaru siempre decía cosas que usualmente –en esa época- no tendrían que ser contadas.

-¿Comer? Yo quiero comer-

Cuando escuchó la palabra comida, ella se dio vuelta y miro al joven con armadura, en ese instante no dudo un segundo en asentar con la cabeza mientras sus ojos mostraban un poco de expectación… la chica miró hacia todos lados y no vio el alimento que podría comer, así que mostro un poco de decepción en su rostro, por eso mismo trato de recapitular lo que había dicho anteriormente el muchacho.

-¿Comeremos las costillas ardientes de ellos?

Preguntó con algo de dudas, hasta ahora nunca había comida carne humana pero tampoco es como si le diera asco, mientras que fuera comestible ella aceptaría.

Jutsu:
KI NOBORI (木登り, ESCALAR ÁRBOLES)
Se utiliza para obtener un control sobre la superficie de los árboles. Para esto el usuario debe concentrar su chakra en la planta de sus pies. Si el usuario canaliza demasiado chakra en la planta de sus pies sale despedido y se clava en el árbol por la fuerza que provoca, en cambio si no usa el suficiente chakra no puede adherirse al árbol y se cae al suelo.
Postura de manos: Ninguna
Consumo: 3Ck por turno.

Stats:
  • Fuerza : 9
  • Resistencia : 10
  • Agilidad : 10
  • Espíritu : 22
  • Concentración : 10
  • Voluntad : 12
Chakra : 94-3=91

Armas:
-9 Shurikens.
-9 Senbon.
-12 Kunais.
-2 pildoras de soldado.
-1 estuche pequeño.
-1 Estuche grande.

País del hierro - Posada




Volver arriba Ir abajo

Kishue
Kishue
Muerto

Re: [Misión Rango B] Riquezas olvidadas — Trama.

Mensaje por Kishue el Lun Feb 12, 2018 6:13 pm

Riquezas Olvidadas

Había llegado un poco tarde a la acción, mis dos compañeros habían recibido un golpe que podría dejarlos fuera de combate, aunque de eso no estoy completamente seguro pues la escena en el suelo estaba siendo obstruida por la cola de la criatura que los envolvía como una jaula, pero sé dónde está la chica lo cual es lo que me basta, por ahora. Por otro lado cerca mío puedo apreciar dos serpientes en el suelo, debido al tamaño de estas, 40cm de grosor y 7 metros de largo, conociendo su manipulación bien pudo haber sido una invocación más o alguna técnica propia, sea cual sea tendría que tener cuidado de la nieve la cual no llegaba a cubrir más allá de mi suela, en mi punto actual al menos.

Por otro lado mi clon sigue su camino hacia el enemigo desde un flanco, en un punto ciego si las miradas deciden centrarse en mí, lo bueno es que había decidido que yo sería la distracción desde el inicio para que el menos importante se acercase, pero aún hay límite de lo que este podría hacer claro está. Su camino está limpio de peligro a simple vista, solo la nieve que separa una sección de la cola de la inmensidad de su posición, se puede decir que este se acerca a la cabeza de la serpiente, pues es su punto más cercano, pero al mismo tiempo el punto ciego, a menos que decidiese girar su cabeza.

Una vez visto el peligro encima, sin perder tiempo alguno, formo el sello de la rata al mismo tiempo que avanzo corriendo hacia estas criaturas inhalando gran cantidad de aire. —FUUTON: SHINKŪHA— grité en voz alta exhalando el aire inhalado, como si fuese un ritual estúpido que hacen los ninjas de la tv para quitarle todo el sigilo y la sorpresa posible al ataque y el enemigo pueda reaccionar a él. Una hoja filosa de viento sale disparada hacia los objetivos desde mi lado izquierdo donde empecé a escupir el aire, hasta el derecho donde terminé, una vez mi carrera me dejó a 5 metros de ambas serpientes de gran tamaño y por ende fácil objetivo.

Una vez liberado el ataque, sin esperar el desenlace de este, seguiría corriendo hacia delante con el sello del carnero listo para mi próximo movimiento, esta vez decidiría, si mi ataque da en el blanco simplemente correría como llevo haciéndolo, pero si por otro lado estas salen vivas de mi ataque el chakra se centraría en mis pies para un posible salto en busca de sortear el peligro, los cinco metros que nos separa sin duda me daría tiempo para reaccionar y decidir teniendo en cuenta que ya estoy preparado para cualquier de los dos posibles desenlaces en mi cabeza, solamente espero no me salga una sorpresa.
Datos:
  • Fuerza : 11
  • Resistencia : 25
  • Agilidad : 40
  • Espíritu : 60
  • Concentración : 50
  • Voluntad : 26
Chakra : 60/78 118 (211-75-18)
Insectos : 200 (250-50)
Técnicas:
MUSHI BUNSHIN NO JUTSU (蟲分身の術, CLON DE INSECTOS)
El usuario es capaz de hacer que de su cuerpo salgan insectos que tomarán la forma de clones a su imagen y semejanza. Estos clones serán capaces de utilizar técnicas de insectos y atacar con golpes físicos a los rivales. Estos clones no pueden alejarse demasiado de éste (hasta 25 metros).
Consumo: 50 Kikaichū y 35Ck para generar un clon (el chakra total del personaje se divide en partes iguales mientras los clones estén activos).

FŪTON: SHINKŪHA (風遁・真空波, ELEMENTO VIENTO: OLA DEL VACÍO)
Después de inhalar una gran cantidad de aire y formar un sello, el ninja lo expulsa mientras gira hacia un lado, formando una inmensa hoja de viento cortante que cubre un angulo de 180 grados. Su uso es eficiente para enfrentar varios enemigos simultáneos, y dada la naturaleza del elemento, su capacidad de corte es especialmente aguda. Como el filo de una espada, esta técnica puede avanzar 6 metros sin perder su eficacia pero pasada dicha distancia su corte se irá atenuando poco a poco. La hoja de viento tiene un ancho de cinco metros y recorre hasta diez.
Postura de manos: Rata
Consumo: 18Ck ejecutar.

Volver arriba Ir abajo

NB Narración
NB Narración
Master

Re: [Misión Rango B] Riquezas olvidadas — Trama.

Mensaje por NB Narración el Sáb Feb 17, 2018 7:00 pm

Criminal Yukigakure: Sabaku No Yusura
La pequeña se mantuvo en completo silencio cuando su compañera comenzaba a hablar. Parecía que su mirada no tenía más puerto que el horizonte mientras se encargaba de dirigirlos hacia la situación que había sido pactada para dar con el cargamento, solo que con una diferencia, no aguardaría, simplemente se encargarían de buscar al grupo de shinobis de la Nube para así, hacerse con sus pertenencias lo antes posible y sin que pudiesen ofrecer resistencia. Podría ser un trabajo arduo o por lo menos, lo sería si hubiesen acudido ellos mismos, más que nada porque el camino les hubiese llevado medio día más, pero, para suerte de la única que quedo en aquella expedición, Yusura tenía la capacidad de sortear los elementos de la naturaleza como si hubiese nacido para ello. Había domado el País del Hierro en cientos de ocasiones, aquella no sería distinta incluso a pesar de tener a una nueva integrante en el pequeño grupo.

Pero sus palabras resultaban perturbantes tanto para ella como su acompañante que, de inmediato terminaron por observar a la peliplata. Yusura estaba desconcertada, pero eso no quitaba que la emoción que quebraba su ser en miles de pedazos se encontrase a flor de piel. Después de todo había encontrado a una hermana perdida, aunque sus pieles y facciones no se pareciesen lo más mínimo. — Yo....— Se limitó a decir algo pensativa, apartando la vista de la joven para poder continuar con el camino hacia el otro lado de la montaña y junto a ello, es desfiladero. — Tengo muchos amigos. — Añadió como si se tratase de un secreto para ella ¿Pero que era lo que se convertía en un detonante?. ¿Que hacía una joven como ella con una definición como aquella entre sus labios? — Pero mi mejor amigo tiene muchos gatos. — Finalizó de inmediato antes de asentir, provocando que el joven de dorada melena riese de forma inmediata aunque no llegase a cortar la conversación. Era todo un espectáculo digno de admirar, más aún por el hecho de que Yusura parecía estar dejando ir todo un ser social que él nunca había llegado a conocer.

Cruzada la gran montaña y aunque la niebla los estuviese rodeando por completo parecía que todo estaba algo más tranquilo de lo esperado. Como si no hubiese vida humana por aquel gigantesco desfiladero, hasta que, de inmediato la nube de arena descendió hasta el ras del suelo, pero sin mostrar intención de amainar su camino, como si se encontrase buscando algo.
Criminal Yukigakure: Tadashi Yoshimura
Una vez se encontraron sobre el gigantesco mar albino el hombre cedió al silencio, dejando una vez que todo lo demás tuviese la mayor de las importancias. Parecía que algo había mal, por lo menos a sus cálculos y es que, por el momento, y la zona en la que se encontraban rondando por un par de minutos desde su descenso, pareció no haber ni un solo atisbo de vida, como si aquello, fuese más que una trampa. Pero a pesar de ello y de la seriedad que el hombre adoptó por unos largos minutos finalmente dieron con una gran caravana. Si habían llegado hasta aquel hermoso cargamento pero al parecer, no solo este se había retrasado si no que había sufrido uno de los peores destinos.

Llegados al lugar donde se podía observar como una masacre había sido realizada, el hombre de dorada armadura bajó de aquel montículo de arena y comenzó a caminar sin ningún tipo de cuidado por la zona. Dos caballos yacían muertos al frente, de igual manera que los jinetes que los comandaban. Parecían ser los causantes de que el gran vagón que los seguía fuese arrastrado por una pequeña carreta, pero la madera de ambos no solo estaba destrozada, si no que parecía carecer de utilidad ante la imagen, de igual forma que los otros cinco shinobis que habían perdido la vida en un brutal ataque. — Al parecer ese viejo no tenía demasiada información. Eso o alguien se le adelantó. — Finalizó mientras observaba las inmediaciones y acto seguido miraba en el interior de la caravana prácticamente destrozada. No quedaba nada, no más que rastros de madera quebrada. Se habían llevado el botín y parecía no haber sido exactamente hace muy poco.

Sus actos cesaron por unos segundos antes de que el hombre cruzase los brazos ante su pecho, dejando atrás aquella realidad para observar en dirección donde se encontrarían ambas jóvenes. — Creo que será una buena excusa no solo para sacarle ese buen par de costillas ardientes si no también algo más de dinero.
???: Lee Hye Rin
Las creaciones de tinta estallaron tanto en los aires como a espaldas de la fémina, manchando de aquel líquido oscuro el manto blanco que adornaba las inmediaciones y que provocó que la joven perdiera de vista al flautista. Vertiginoso, Akeboshi actuó en su contra, lanzando un arma que de inmediato estallaría alzando humo, sangre y la propia nieve que se mantuvo dispersándose por el lugar hasta mostrar un cadáver rendido en el lugar.

La explosión hizo eco en el ambiente, y el tiempo pareció detenerse.

La gran serpiente morada cerró la boca y un sonido gutural emergió de ella, para luego abrirse sus fauces nuevamente, segundos más tarde, y dejar ver como desde el fondo de su garganta, aquella misma fémina, que por tan solo unos segundos pareció haber perdido la vida, emergía lentamente impregnada de la propia saliva de la bestia, húmeda, con sus ropas marcando mas que nunca sus curvas que embelezaban a más de un hombre antes de caer víctimas de su fatal constricción.

Parece que tienen garras después de todo... — soltó, aunque sabiendo muy bien que aquello había sido nada mas y nada menos que un golpe de suerte. De haber luchado en serio, la Orochi no habría tenido que intercambiar su cuerpo y dejar por aquellos lares, lo que ahora era una cáscara de piel destrozada, de la cual salían cientos de pequeñas serpientes blancas que no tardaban mucho en perderse entre la nieve sin objetivos claros a los ojos de al menos aquel par.

Me los llevo. — murmuró cruzando los brazos frente a su pecho, ante lo cual su montura se movió raudamente introduciendo el extremo de su cola en la nieve para alzarlos por debajo y apoyarlos delicadamente a mitad de camino de su extenso cuerpo. La joven daría un salto desplegando una vez más sus alas, volando hasta la ubicación de ellos y parándose a tan solo dos metros de su ubicación, mas tirando hacia el lado de la cabeza de su montura. — ¡Vamos! — exclamó, antes de que la gran serpiente orientase su camino tanto hacia el Aburame, como hacia la dirección que habían tomado sus compañeros.

El Aburame, como siempre, tomaba malas decisiones. Por un lado había escogido volver sobre sus pasos en la búsqueda de sus resagados compañeros, y ahora, enfrentaba las aparentes adversidades corriendo hacia ellas como si su voluntad fuese tan inquebrantable como aparentaba.
Independientemente de las acciones que llevaba mas allá de su propia ubicación, el Aburame decidió encaminarse hacia las evidentes serpientes que atentaban contra él. La cuchilla ventosa se encontró con las serpientes mientras estas se alzaban abriendo sus grandes mandíbulas, cortándolas por la mitad pero sin detener su avance en el aire.
Aquellas cuatro partes que se formaron del daño efectuado por Kishue, continuaron su avance agitándose en un vaivén de sangre en una misma dirección, sin embargo, un parpadeo más tarde y sin dar lugar al Aburame a modificar su desplazamiento, tomaron forma de cuatro serpientes nuevas —una por cada trozo separado— que se envolvieron en cada una de sus extremidades apretándolo con fuerza y llevándolo directamente al suelo.

Inmovilizado y sintiendo una presión brutal en la totalidad de sus cuatro extremidades, el Aburame una vez más se daría cuenta que en el mundo existían personas que si bien, a simple vista no destacaban demasiado, en sus barajas tenían cartas capaces de someter al mundo entero...


  • Fuerza : 30
  • Resistencia : 34
  • Agilidad : 40
  • Espíritu : ??
  • Concentración : ???
  • Voluntad : ???
Chakra : ???

Volver arriba Ir abajo

DeathBattle
DeathBattle
Master

Re: [Misión Rango B] Riquezas olvidadas — Trama.

Mensaje por DeathBattle el Sáb Feb 17, 2018 7:01 pm

Interacción Bélica
Con esta intervención se nombrarán los fallos o detalles a destacar por parte de los usuarios, de este modo la misión proseguirá en todo momento de manera adecuada y evitaremos todo tipo de problema que más adelante pueda llegar a desencadenarse.

Aviso para Kishue:

Independientemente de que continuamos viendo de tu parte huecos narrativos ampliamente explotables en tu contra, cosa que está afectando en demasía el desarrollo de tus acciones a lo largo de la trama, y en parte comienzan a ser ignoradas para evitar tomar acciones drásticas contra tu personaje, lo que más queremos destacar en esta moderación —por una cuestión de que ya hemos dado reiteradas advertencias a tu persona sobre lo ya mencionado—, es un comentario sobre este párrafo:

Kishue escribió:Una vez liberado el ataque, sin esperar el desenlace de este, seguiría corriendo hacia delante con el sello del carnero listo para mi próximo movimiento, esta vez decidiría, si mi ataque da en el blanco simplemente correría como llevo haciéndolo, pero si por otro lado estas salen vivas de mi ataque el chakra se centraría en mis pies para un posible salto en busca de sortear el peligro, los cinco metros que nos separa sin duda me daría tiempo para reaccionar y decidir teniendo en cuenta que ya estoy preparado para cualquier de los dos posibles desenlaces en mi cabeza, solamente espero no me salga una sorpresa.

El "sin duda" no se aplica a este caso, ni a ninguno en la narrativa bélica, tanto a nivel interpretativo como numérico, ya que no hemos brindado información sobre el nivel de espíritu del NPC mas allá del tipo de técnicas que ha utilizado (Invocación rango S, serpientes de gran tamaño, detección a distancia y demás). De alguna, u otra manera esto cierra las acciones, y es una regla que nuevamente está siendo quebrantada, representando un error grave para alguien de tu rango.

Pero lo más importante que queremos recalcar son las acciones que se plantean como "si pasa X, hago X, y si sucede Z, hago Y". Definitivamente esto es inválido. No podemos plantear diferentes escenarios, y desarrollar nuestras acciones según los mismos, pues de lo contrario, mas allá de que va contra las reglas, los temas bélicos se resumirían a lanzar un ataque, y hacer un post kilométrico de que haríamos luego de lanzar dicho ataque según las diferentes opciones que tenga el contrincante... Por ejemplo: "Lanzo un kunai al pecho del enemigo. Si este lo esquiva corro para la derecha. Si no lo esquiva, se come el kunai y corro hacia la izquierda. Si lo toma en el aire, le tiro otro kunai al pecho. Si se queda parado mientras tanto, lo mato."

Dichas acciones son consideradas metarol, pues tu personaje reacciona en un turno previo dependiendo de las acciones del personaje, cortando acciones antes de que sucedan. En el rol bélico, se ha de establecer una cantidad de acciones por post, esperando a la respuesta para realizar un corte de acciones, o reaccionar en torno a ello. No es lo mismo una técnica oculta, o una técnica preparada, conjeturando lo que pasará, que reaccionar de maneras efectiva con acciones cerradas de diferentes formas, sucediese lo que sucediese, para tener una respuesta a acciones que aun no ocurren.

Básicamente el párrafo quedará invalidado según la narrativa, pues lo realizado está condicionando al accionar del contrincante, y tu turno se ve anulado.

Turno de Zatoichi

Volver arriba Ir abajo

Zatoichi Byakura
Zatoichi Byakura
Muerto

Re: [Misión Rango B] Riquezas olvidadas — Trama.

Mensaje por Zatoichi Byakura el Sáb Feb 17, 2018 9:09 pm

RIQUEZAS OLVIDADAS
Zatoichi
Pais del Hierro???Invierno


En el momento en el que mis creaciones estallaron impregnando la blanca nieve con la tinta de sus cuerpos terminé bajando mi cabeza y soltando un largo suspiro ¿Así que voy a morir aquí? Aún me quedaba tanto por visitar, tanto por explorar en este mundo… es una pena que todo esto vaya a terminar tan rápido y abrupto… o al menos eso pensaba, pues la explosión que hizo eco en el ambiente me hizo levantar mi mirada nuevamente hacia la chica, que ahora estaba cubierta en una gran nube de humo y sangre manchando la nieve. Mis ojos se abrieron de par en par lentamente, mostrándome claramente estupefacto por aquella escena ¿Lo logramos? ¿Derrotamos a esta chica? Un destello de esperanza recorrió mis ojos que pronto se terminó apagando, tras ver esa cantidad de serpientes escabullirse entre la nieve y la otra regurgitando a la verdadera mujer.

Mi mirada volvió a perder su brillo y la sorpresa poco a poco fue invadida por la decepción de no haberlo vuelto a conseguir… siendo este claramente otro intento fallido, no me quedó de otra que permanecer callado a medida que volvía mi mirada al artista, esbozando una pequeña y muy débil sonrisa, muy seguramente él sabía también lo que iba a pasar, tiramos los dados esperando sacar el único número ganador… ignorando el hecho de que este dado tenía muchas… muchas caras.

En ese momento sentí como algo levantaba mi cuerpo, no pude evitar impresionarme y soltar un quejido doloroso por el movimiento que hizo mella mi brazo roto, necesitaba tratar mi brazo cuanto antes, pero por otro lado aún estaba confundido de lo que estaba pasando con nosotros ¿Nos perdonaba la vida? ¿Por qué? Cerré entonces mis ojos pensando si era prudente o no preguntarle a la chica sus motivos por el cual nos dejaba vivir, en teoría perdimos el juego y eso implicaba perder un brazo, pero bueno… así están las cosas, solo queda agradecer en silencio que no cumplió su palabra. Volteé a mirar al músico pero simplemente no podía decir nada al respecto, ni comentario, ni nada… aún estaba sorprendido por toda la calumnia en la que estaba envuelto, todo por esa chica serpiente a la cual terminé mirando desde mi posición… arrodillado a 2 metros de ella, ya todo lo que pude hacer lo hice para defenderme y si ella no continuaba con sus arremetidas simplemente iba a bajar mis armas, pues no hacía falta seguir luchando y menos con un enemigo de este calibre.


Stats:

  • Fuerza : 18
  • Resistencia : 20
  • Agilidad : 22
  • Espíritu : 35
  • Concentración : 26
  • Voluntad : 30
Chakra : (137-5-10-15) 107

Inventario:

Estuche Pequeño (Derecho)

  • Herramienta de inku

Mochila (espalda)

  • Bengala x1
  • Makibishix6

Otros Items

  • Armadura (hombros, muslos, antebrazos) x1
  • Impermeable (torso) x1
  • Naginata (Reposando en la nieve a su lado): x 1
  • Pastilla soldado (bolsillo de impermeable)x1

Tatuajes

  • Pecho: Perro foo x1


Técnicas:

-

Consumo: 0Ck

Volver arriba Ir abajo

Akeboshi Yoshio
Akeboshi Yoshio
Renegado C

Re: [Misión Rango B] Riquezas olvidadas — Trama.

Mensaje por Akeboshi Yoshio el Sáb Feb 17, 2018 9:38 pm

Riquezas Olvidadas
AKEBOSHI YOSHIO
País del HierroTundraInvierno
Su brazo cayó muerto al suelo tras aquel lanzamiento, que fue la última manifestación de su voluntad. El impacto provocado fue inesperado, aunque sin importar el resultado era consciente de que aún había una serpiente gigante hambrienta frente a ambos. Cerró los ojos entonces, entregado al corto destino. Quizás, en un acto de ciega venganza, solo él sería engullido por haber sido agravante directo de la mujer alada. Pero para qué seguir pensando, si Morfeo ofrece un panorama tanto más relajante.
Siendo alguien muy susceptible al cansancio, se quedó dormido de inmediato. Se perdió por ende la habilidad que salvó el pellejo escamoso de la dama, y como esta emergió cual mago de la boca de su criatura. En cambio su subconsciente reemplazó todas las imágenes por incoherentes recuerdos de su país natal, fundidos con las palabras de su oponente que le reclamaba a él y al pintor como sus nuevos juguetes. Tras sus párpados, sin embargo, se veía acompañando a su madre al mercado, y llevándose un par de polluelos para la cena.

El movimiento de la serpiente gigante bajo su espalda le despertó, y se dio cuenta que los polluelos eran Zatoichi y él. Con el cuerpo totalmente extendido sobre la cilíndrica forma del reptil, se dejó elevar con la mirada perdida en las nubes. Debía estar muerto, pero sabía que a él no le correspondía el cielo. Algo raro sucedía.
Desvió la mirada a un lado, encontrándose con la infinita serpiente dándole reposo, y sobre ella tanto su compañero de defectuoso equipo como la mujer alada. Sin prestarles mucha atención ella se alineó con el animal, y siendo hábil jinete ordenó a su criatura avanzar. Ya con pocas preocupaciones en su cabeza, el músico simplemente le miró las piernas y el trasero. Si iba a morir como alimento para el monstruo, mejor disfrutar los últimos minutos. Después de todo, el cuerpo le dolía demasiado como para ponerse a tocar música. Sentía músculos y huesos que no sabía ni que existían.

Ya veo —musitó forzoso—, somos demasiado escuálidos para servir de alimento.

Cada palabra le provocaba dolor en el pecho, por lo que realmente no valía la pena abrir la boca a menos que así pudiese salvar definitivamente la vida de alguno de los dos. Pero no podía quedarse callado, o se sería infiel a sí mismo. El silencio y Akeboshi no son compatibles.

Aunque Zato-kun está más gordito de lo que parece...

Quién sabe, quizás una dieta saludable por parte del pintor y mucho más ejercicio por parte del músico les podría haber salvado de esa situación. En una dimensión paralela seguían combatiendo, en el aire, chocando filos contra la mujer, antes de morir. Al fin y al cabo era mejor el resultado actual.

El agotamiento físico le permitió sentir comodidad en la fría piel del reptil, y no tenía muchas alternativas si cada intento de movimiento culminaba en agujas en sus músculos. Lo único que atisbó a hacer fue girar las muñecas para que las palmas tocaran aquellas grandes escamas, y con una muy suave corriente de chakra mantenerse unido a ellas para no deslizarse ante cada cambio de rumbo. Prefería ir a donde los llevase la bruja—incluso como mercancía al mercado negro-antes que quedar víctima de la hipotermina en el medio de la nada.
Estadísticas:
  • Fuerza : 4
  • Resistencia : 6
  • Agilidad : 12
  • Espíritu : 12
  • Concentración : 20
  • Voluntad : 20
Chakra : 84 - 3 = 81


Técnica usada:
— KI NOBORI
Inventario:
  • Mateki — Colgada al cuello
  • Lanzador de Agujas — En antebrazo izquierdo
  • 15 Senbon (1 usada) — Clavadas en 3 hileras de 5 en la solapa izquierda de la chaqueta
  • 3 bombas de humo — 2 en cada bolsillo del pantalón
  • Sello explosivo (1 usado) — plegado cual pañuelo en el bolsillo del pecho de la chaqueta
  • Alambre ninja — Que cuelga enrollado del cinto cual látigo (4 dejados en casa)
  • 2 píldoras del soldado (1 usada) — También en el bolsillo de pecho

Volver arriba Ir abajo

Hikaru
Hikaru
Renegado C

Re: [Misión Rango B] Riquezas olvidadas — Trama.

Mensaje por Hikaru el Dom Feb 18, 2018 5:34 am


Hikaru
La vida de Hikaru sería tan fácil si ella se diera cuenta de las cosas que dice y lo que aquello provoca en el ambiente, pero lamentablemente no contaba con esa capacidad, por lo tanto estaba absolutamente tranquila de que se estaba comportando como una persona decente.
Cuando la peliplata escuchó el secreto de la jovencita, se quedó por un momento pensativa… muchos tal vez contarían que ella estaba tratando de evaluar la situación para saber qué decir, pero la cabecita albina simplemente pensaba en los gatos, pues Hikaru nunca habia comido ese tipo de animal ni tampoco había tenido contacto con uno de ellos, siempre los veía de lejos. Cierta curiosidad comenzó a llamar en su cabecita.

-Quiero tocar un gato, hermana.-

Habló tranquila, de repente la nube de arena descendió a ras de suelo, por lo cual Hikaru enfocó su mirada hacia alrededor, pero sin bajarse del transporte –pues tenía miedo de que ellos se fueran y ella quedara varada en ese lugar desolado y peligroso-. Sus orbes carmesís recorrieron atentamente la escena hasta llegar al lugar donde había ocurrido un montón de acontecimientos –por la vista que se podía observar-, la chica peliplata frunció un poco el ceño en aquel momento para después mirar al hombre de armadura.
Su vista carmesí no podía ignorar a los caballos que se encontraban muerto, por un momento tuvo la idea de ir a sacar un poco de carne para comerla más tarde, pero al ver que el hombre estaba inspeccionando y un poco más serio… ella no se atrevió a hacer aquel acto. Simplemente trago lentamente mientras su estómago rugía pues tenía un poco de hambre.

Hikaru tenía muchos problemas, pero no era idiota… sabía muy bien que aquellos que debían de ser interceptados por ellos habían sufrido una desgracia temprana –desafortunadamente no en sus manos-, por eso mismo solo miraba fríamente la escena (sin compadecerse por las vidas perdidas).
A todo esto su atención fue tomada ante el dialogo del muchacho, ella no lo entendió… por eso guardo silencio y observó a su nueva hermana para ver si ella decía algo que Hikaru pudiera entender, pero igualmente la joven se atrevió a preguntar…

-¿Buscaremos a los que llegaron antes que nosotros?-

Preguntó algo expectante mientras miraba al mayor de ese grupo, sinceramente a ella le interesaba terminar el trabajo solo por la recompensa, pero si ellos decían que no …¿Qué haría Hikaru?

Tecnica:
KI NOBORI (木登り, ESCALAR ÁRBOLES)
Se utiliza para obtener un control sobre la superficie de los árboles. Para esto el usuario debe concentrar su chakra en la planta de sus pies. Si el usuario canaliza demasiado chakra en la planta de sus pies sale despedido y se clava en el árbol por la fuerza que provoca, en cambio si no usa el suficiente chakra no puede adherirse al árbol y se cae al suelo.
Postura de manos: Ninguna
Consumo: 3Ck por turno.

Stats:
  • Fuerza : 9
  • Resistencia : 10
  • Agilidad : 10
  • Espíritu : 22
  • Concentración : 10
  • Voluntad : 12
Chakra : 91-3=88

Armas:
-9 Shurikens.
-9 Senbon.
-12 Kunais.
-2 pildoras de soldado.
-1 estuche pequeño.
-1 Estuche grande.
País del hierro - Posada

 

 

Volver arriba Ir abajo

Kishue
Kishue
Muerto

Re: [Misión Rango B] Riquezas olvidadas — Trama.

Mensaje por Kishue el Lun Feb 19, 2018 3:42 pm

Riquezas Olvidadas

Fue un error sentir compañerismo hacia aquellos muchachos que antes conocí en la extraña aldea y arriesgar mi vida a ayudarles, probablemente si cayera muerto, pero sino, valdría el intento y si los salvaba ahora me debían una, una tan grande como las tetas y el culo del peligro. Pero si que fue sin duda un error fue creer que me podría saltar los obstáculos, las dos serpientes que recibieron mi técnica de viento fueron partidas a la mitad en el aire, pero en cambio dos serpientes más salieron de cada sección de una forma tan extraña como inmensamente peligroso, lo peor de todo es que me estaba acercando hacia ellos sin darme cuenta de sus posibilidades, normal nunca había visto una técnica como esa. El Orochi que me había encontrado hace un tiempo atrás nunca fue capaz de demostrarme sus capacidades, murió demasiado verde.

Envueltos mis brazos y piernas por escamosas fui llevado al suelo contra mi voluntad, pegando la fría nieve, pero no iba a caer ahí y de esa manera no sin luchar, concentrando chakra en mi mano izquierda empiezo a formar una esfera de chakra puro que gira con la idea de destrozar o al menos mandar a volar la serpiente que envuelve mi brazo, es una de las pocas técnicas que quedan en mi arsenal para este caso.

La chica y su serpiente gigante se acerca a mí, el clon al llegar a su objetivo salta hacia ellos, aunque este probablemente ya estaba divisado, para posterior al salto deshacerse en un puño de 50 insectos a la altura de la cabeza de la serpiente dirigiéndose directo y sin rodeos a ellos, un ataque sorpresa, o no tan sorpresa, para así eliminar la atención de la jefa del verdadero objetivo suyo y al mismo tiempo hacer sufrir a la serpiente mayor, los insectos empiezan como objetivo a la inmensa en busca de alimentarse de ella empezando con sus ojos su parte más sensible a mi mirada, 25 insectos en cada ojo.
Datos:
  • Fuerza : 11
  • Resistencia : 25
  • Agilidad : 40
  • Espíritu : 60
  • Concentración : 50
  • Voluntad : 26
Chakra : 53 (211-93-45-20)
Insectos : 200 (250-50)
Técnicas:
MUSHI BUNSHIN NO JUTSU (蟲分身の術, CLON DE INSECTOS)
El usuario es capaz de hacer que de su cuerpo salgan insectos que tomarán la forma de clones a su imagen y semejanza. Estos clones serán capaces de utilizar técnicas de insectos y atacar con golpes físicos a los rivales. Estos clones no pueden alejarse demasiado de éste (hasta 25 metros).
Consumo: 50 Kikaichū y 35Ck para generar un clon (el chakra total del personaje se divide en partes iguales mientras los clones estén activos).

RASENGAN (螺旋丸 ESFERA GIRATORIA)
Es una poderosa técnica que se basa principalmente en la manipulación de la forma, la cual lleva "hasta el punto más alto posible" en donde el usuario hace girar el chakra a un alta velocidad haciendo que se comprima en una forma de esfera. El Rasengan no requiere sellos de mano, basándose únicamente en el control del chakra del usuario. La naturaleza compacta y velocidad de movimiento del chakra permite al Rasengan moler lo que entra en contacto con éste, causando grandes daños. Esto también tiende a lanzar al enemigo hacia atrás unos quince metros una vez golpeado, aunque solo aquellos con mayor resistencia al espíritu del ejecutor de esta técnica logran aguantar el empuje si la situación lo permite.
Postura de manos: Ninguna
Consumo: 45Ck ejecutar y 25Ck mantener.

KIKAICHŪ NO JUTSU ( 危壊蟲の術, TÉCNICA DE INSECTOS DE DESTRUCCIÓN PELIGROSA)
El Aburame hace uso del control que tiene sobre sus insectos para hacer que estos, como unidad, tomen diversas formas irregulares tanto para atacar como para defender al usuario. Las mismas se vislumbran como si fueran nubes negras, pudiendo detener armas e inclusive dar golpes; la realidad es que incluso se pueden controlar pequeños grupos de insectos con el objetivo de sorprender al rival.
Consumo: 0.4Ck por cada insecto controlado.

Volver arriba Ir abajo

NB Narración
NB Narración
Master

Re: [Misión Rango B] Riquezas olvidadas — Trama.

Mensaje por NB Narración el Miér Feb 21, 2018 9:47 pm

Criminal Yukigakure: Tadashi Yoshimura
Ante la última cuestión de la joven, Tadashi se mantuvo con la misma posición, de igual manera que con sus brazos aún cruzados sobre su rostro. La pequeña no le desagradaba lo más minimo, de hecho incluso sentía que tanto ella como la Sabaku que siempre lo acompañaba tenian cierto parecido, algo que mismamente confirmaban con sus incomprensibles conversaciones que las convertían en una sola. ¿Un problema? Posiblemente dejar que Yusura se encariñase con una simple kunoichi no era algo que tuviese que aceptar, pero no mostraría ningún tipo de problema para él, de hecho, sería absolutamente todo lo contrario puesto que quizás se convirtiese en un método de desahogo para una joven que toda su vida se había encontrado rodeada de muerte y destrucción.

Formamos parte de Yukigakure ¿Sabes lo que significa eso? — Cuestiono de inmediato, buscando cortar los pensamientos de la joven. —Si bien en ocasiones te mandan misiones especificas, puedes sacar provecho de ello. — Descruzó sus brazos para comenzar a caminar en dirección al lugar donde anteriormente había descendido la arena y aún se encontraba aguardando por su vuelta al lugar. —Hemos venido y las indicaciones fueron erroneas. El tabernero creía que era algo confidencial pero se ve que no era el único con la intención de tomar posesión de toda esta mercancía. ¿Que qué podemos hacer? ¡Absolutamente nada! ¡Se lo han llevado! Pobre desgraciado... — En su tono por unos instantes se hizo de notar un tono algo dramatico, pero rápidamente fue borrado por una sonrisa bastante sádica. —Nos daremos un buen festín y lo amenazaremos mientras corre por su taberna sirviendo unas buenas jarras de cervezas. — Terminado aquel pequeño discurso el hombre subió de un salto sobre la nube de arena una vez más. —Y dependiendo de su nueva oferta, volveremos a recuperar el cargamento. De este modo pagará el doble y comeremos mucho más ¿No tienes hambre? Pues mataremos dos pájaros de un tiro.
Criminal Yukigakure: Sabaku No Yusura
No hubo reacción por parte de la Sabaku. Se mantuvo al margen en todo momento mientras su mirada perdida estudiaba el ambiente.

Era una masacre...pero no le importaba, estaba tan acostumbrada a ellas que ni si quiera llego a mostrar un mínimo atisbo de molestia ante aquello. Tan solo había silencio mientras sus orbes cárdenas divagaban por el lugar hasta encontrarse nuevamente con el hombre de cabello dorado que parecía volver nuevamente hasta la nube que aún ella mantenía ligeramente en alto. — Si...Ese hombre hace una comida muy rica.— Se limitaría a decir, mostrando un total desinterés por la recompensa, algo que daba a entender el gran estatus de la pequeña que ya de por si estaba ahí por mero aburrimiento, no por necesidad.

Una vez el hombre había vuelto a la nube la joven volvería la mirada a quien ahora titulaba como una hermana, buscando así una respuesta por su parte. Ambos shinobis parecían tener bastante interés en la desconocida, algo que si bien era extraño podría brindarle algún tipo de bien a futuro solo por la presencia de estos. — Volvamos y comamos mucho.— Dicho aquello la joven tan solo esperaría una respuesta por parte de la joven para así, poder emprender camino de vuelta a la aldea.
???: Lee Hye Rin
Los insectos alcanzaron los ojos de la gran bestia viperina, cuando esta se encontraba a una distancia de unos diez metros del ex-hombre de la hoja. Reaccionó sacudiendo la cabeza repetidas veces para evitar el daño que aquellos molestos insectos querían provocarle, no por el hecho de poder ser herida, sino por el claro mosqueo que podían provocarle. Sin embargo, la alargada criatura de tamaño colosal tenía una misión, la cual, independientemente de su complicada vista, cumplió a pesar de todo rodeando a quien poco a poco iba perdiendo las fuerzas debido al agotamiento, el dolor provocado por las serpientes y finalmente la flata de aire; sí, el estrujar de aquellas víboras se volvería cada vez mas y más fuerte a medida que la cercanía con la kunoichi fuera siendo acortada, e incluso a pesar de aquel rasengan que le quitó de encima una de las cuatro amenazas que atentaban contra él —la de su mano ejecutora—, sus músculos le impedirían continuar arremetiendo contra ellas, hasta finalmente perder fuerza y que aquella técnica de deshiciera por la pérdida de consciencia del muchacho. En cuanto este fuera anulado por completo y estuvieran seguras de ello, las serpientes restantes se alejarían de él, reptando y perdiéndose a lo largo de la gélida nieve.

Tras crear una cárcel de seis metros alrededor del tuerto en estado de sueño, la enorme serpiente sacudió con fuerza su cabeza de izquierda a derecha, dejando por un momento de lado a los insectos y finalmente volviendo de lleno para aplastarlos hasta reducirlos a la nada misma.

Mientras todo esto sucedía, la mujer, molesta, volvió sobre sus pasos encarando a los dos shinobis. Una sonrisa de lado se dibujaba en su rostro, vil, ya no tan juguetona como antes... La misma se agachó frente a cada uno de los novatos, sacando unas semillas verdosas de entre sus ropajes y sirviéndoselas a la fuerza en la boca a quienes poco podrían hacer para evitar su accionar; podían intentarlo de cualquier forma, pero esto solo les pondría en mayor aprieto si es que aún aguardaban con el cuello bajo la guillotina que ella misma había fabricado.
Tras haber "alimentado" a cada uno de los polluelos, la mujer los tomaría del rostro soltando chakra hacia sus cuerpos, provocando que aquellos fuertes dolores que tenían en todo el cuerpo comenzaran a mermar, y aunque bien quedarían latentes por mucho tiempo, podrían ser conscientes de que al menos resistirían con vida un día más.

Ya pueden moverse. — dijo ella, alzándose una vez más tras haber estado de cuclillas junto a ellos. Entonces sacó dos kunai de entre sus estuches de armas y los lanzó junto al Aburame, haciendo que estos se clavaran a escasos centímetros de su torso derrotado, sin dañarlo ni siquiera un poco, preparando un escenario único para su propio disfrute.
Las alas de la mujer volvieron a desplegarse y poco a poco se elevó por los aires, quedando a una altura de cinco metros por encima de su serpiente. Esta criatura inclinó su cuerpo alargado y finalmente se sacudió, con una fuerza suficiente para que ambos jóvenes, independientemente de sus intenciones por aferrarse al lomo serpentino, cayeran sobre la nieve sobre un punto seguro para sus propias integridades —evitando así que se partieran más los huesos—, y dejándolos encerrados con aquel que había comentido la estupidez de osar enfrentarse a ella.

Mátenlo. — ordenó con fuerza, girándose en pleno vuelo para dar a todos la espalda. La mujer se cruzó de brazos, quizás dándoles a entender que poco le importaba lo que hicieran, sin embargo sus palabras habían tenido un tono tan serio y amenazante, que daba a entender el poco humor que tenían en esos momentos. Una kunoichi experimentada con ella, sin lugar a dudas, había sido insultada en aquel día...

La serpiente guardaría silencio, pero a diferencia de su ama, permanecería expectante a las acciones de los que habían sido, de una u otra manera, ordeados a convertirse en los ejecutores del renegado.

Volver arriba Ir abajo

NB Narración
NB Narración
Master

Re: [Misión Rango B] Riquezas olvidadas — Trama.

Mensaje por NB Narración el Miér Feb 21, 2018 9:47 pm

Pautas y Aclaraciones
— Esta se convierte en la última narración de "Riquezas olvidadas" para Hikaru, razón por la cual debe de realizar un último post para poder darle fin a su participación.

— La misión será dada como fallida pero eso no significa que esta no vaya a continuar en un futuro. En el momento que todos finalicen su participación se dará un periodo de recuperación y en caso de desear continuarla on rol, tendrá la oportunidad de volver a formar parte de esta en otra linea temporal donde tomarán una Mini trama sobre su vuelta a la taberna a modo de "Flashback" y el inicio de su nuev amisión de recuperación.

— Dependiendo de como finalice la parte en la cual participan los demás usuarios recibiréis vuestras bonificaciones por participación.

— ¡Mucha suerte a los que aún están con su parte de la trama!

Volver arriba Ir abajo

DeathBattle
DeathBattle
Master

Re: [Misión Rango B] Riquezas olvidadas — Trama.

Mensaje por DeathBattle el Miér Feb 21, 2018 9:48 pm

Interacción Bélica
Con esta intervención se nombrarán los fallos o detalles a destacar por parte de los usuarios, de este modo la misión proseguirá en todo momento de manera adecuada y evitaremos todo tipo de problema que más adelante pueda llegar a desencadenarse.

Aviso para Kishue:

Pese a la gran cantidad de advertencias, continúas dejando grandes huecos en tu narrativa que nos hacen pensar que estás ignorando los mensajes de advertencias, o consejos brindados por parte de la administración. Te dimos dos turnos para que explicaras correctamente desde donde llegaba el clon, por donde se movía, y desde que lugar se aproximaba exactamente a la gran serpiente, y sin embargo nos encontramos con cosas como "llegaría desde un flanco", sin decir cual; "se encontraría en un punto muerto", sin justificar el porqué y tras llegar desde el este cuando por narrativa tenías que llegar por el norte; y desde una perspectiva conjunta por parte de la administración al intentar entender las cosas, es tan grande el hueco que lo único que llegamos a darnos cuenta es que tu clon se anda teletransportando entre lugares.

En cualquier caso, te pedimos que comiences a plantearte de una manera mas seria, y concreta tus acciones bélicas porque desde un inicio has tenido errores de vital importancia, y ya no sabemos cómo proceder con justicia. De varios modos te has puesto a ti mismo en peligro y también a tus compañeros, lo cual nos pone en una posición complicada.

Por esta misma razón, hemos tomado la decisión de dejar tu vida en manos de tus compañeros de misión. Si bien desde un punto de aspecto narrativo hemos planteado esta misma situación, ningún miembro del Staff se hace responsable de lo que ocurra con tu personaje.

Turno de Zatoichi

Volver arriba Ir abajo

Zatoichi Byakura
Zatoichi Byakura
Muerto

Re: [Misión Rango B] Riquezas olvidadas — Trama.

Mensaje por Zatoichi Byakura el Miér Feb 21, 2018 11:04 pm

RIQUEZAS OLVIDADAS
Zatoichi
Pais del Hierro???Invierno


Observé los insectos intentar molestar a la gigantesca serpiente, solo podía estar seguro de una cosa, aquel que vino a intentar auxiliarnos era nada más y nada menos que Kishue… -Muchacho… ¿Qué acabas de hacer? – Pensé para mis adentros a medida que observaba aquella escena y negaba con la cabeza lenta y adoloridamente, dejé escapar un suspiro cuando la gigantesca serpiente simplemente sacudió su cabeza para zafarse de aquel desesperado intento de dañarlo. ¿Acaso él no fue quién nos dijo que no atacásemos a los ojos? ¿Por qué lo hace ahora? Supongo que el miedo y la desesperación te hacen sacar… –¡GLUP!-  No vi venir aquella acción de la mujer de las serpientes, me forzó a tragar una pastilla verdosa a medida que abría mis ojos de par en par de la sorpresa. ¿Qué diantres me acabo de comer? Pregunta de la cual obtendría una pronta respuesta, pudiendo ahora moverme, el dolor había cesado en su totalidad. Pero aquella sorpresa y acto de bondad no tardaron en pasar factura…

La orden fue dada ¿Una broma cruel del destino? Una oportunidad de vivir a cambio de cegar una vida… y no era cualquier vida, era la vida de un hombre que si bien no lo conocía en su totalidad, le abrí las puertas en la aldea, recibiéndolo con una sonrisa y tendiéndole una mano amiga. Volteé a mirarle de forma totalmente neutral, gélida y fría como las temperaturas que asolaban en el país del hierro para luego comenzar a caminar hacia él y tomar el Kunai con mi diestra. Tentar la ira de esta colérica mujer sería muy estúpido de mi parte, por no decir una mala decisión… y vaya que he tomado muchas malas decisiones a lo largo de esta misión… pensando que no sería más que un simple robo en el cual no tendría que mancharme las manos en absoluto, aprovechando también en conocer la verdadera cara del Yukigakure… cara que sin duda alguna marcó y marcará mi vida de ahora en adelante, la cara de la muerte.

Mi mirada no solo era para observar a mi compañero, era para estudiarlo, buscar en su cuerpo cubierto de diversos ropajes, un punto vital el cual clavar el kunai que daría fin a su agonizante vida. Terminando por encontrar duchi lugar en el centro de su cuello, donde estaba la manzana de Adán, aplicando fuerza en la puñalada para que este pudiese atravesar y seguir de largo hasta perforar su columna cervical. – Lo siento, no es nada personal... – Musitaría a medida que cerraba mis ojos y retiraba mi brazo derecho para cerrar así mi mano con fuerza y tensar así mi extremidad.

Por un segundo todo pareció dejar de moverse, me concentro ahora en el dolor que siente mi cuerpo, la única cosa que es real ahora… no quería pensar en el kunai, el cual ahora buscaba atravesar el cuello de mi compañero a toda velocidad, un recuerdo que quedaría en mi mente para siempre. ¿En qué me he convertido? Un conocido que bien pudo ser mi amigo, parece que cada persona que conozco… se aleja al final, nuestros caminos se separan o simplemente dejo de verle… ¿Estuvo bien lo que hice? ¿El bien y el mal en dónde entran cuándo tu vida está en juego? ¿Cómo quedo yo a partir de ahora? Usando una corona de mierda… en mi trono de embustero que no puedo reparar… bajo una mancha ahora en mi alma resquebrajada, el sentimiento de empatía desaparece, se filtra entre las grietas de mi alma, no he derramado lagrima alguna ¿Miedo a las repercusiones? ¿O es que ya no siento absolutamente nada por él? ¿Su nombre? Mis pensamientos estaban rotos, sentimientos vacíos nublaban mi mente, una desesperación vacía en un cuerpo que permanecía inerte en su sitio, perdido, sin saber lo que ocurría a mí alrededor, durante todo ese tiempo transcurrido en el que movía el kunai empleando gran velocidad y fuerza.


Stats:

  • Fuerza : 18
  • Resistencia : 20
  • Agilidad : 22
  • Espíritu : 35
  • Concentración : 26
  • Voluntad : 30
Chakra : (137-5-10-15) 107

Inventario:

Estuche Pequeño (Derecho)

  • Herramienta de inku

Mochila (espalda)

  • Bengala x1
  • Makibishix6

Otros Items

  • Armadura (hombros, muslos, antebrazos) x1
  • Impermeable (torso) x1
  • Naginata (En la serpiente): x 1

Tatuajes

  • Pecho: Perro foo x1


Técnicas:

-

Consumo: 0Ck

Volver arriba Ir abajo

Akeboshi Yoshio
Akeboshi Yoshio
Renegado C

Re: [Misión Rango B] Riquezas olvidadas — Trama.

Mensaje por Akeboshi Yoshio el Jue Feb 22, 2018 3:15 am

Riquezas Olvidadas
AKEBOSHI YOSHIO
País del HierroTundraInvierno
Recostado en la fría aunque cómoda cama cilíndrica, mantuvo los ojos cerrados disfrutando de la brisa helada en su rostro. Su sentido del tacto apenas funcionaba teniendo en cuenta la saturación de sensaciones en su sistema nervioso, así que finalmente se olvidó de la ventisca. Comenzó a soñar, otra vez, que se encontraba en su casa junto a sus padres. Su cuerpo y mente siendo los actuales, mas cumpliendo el rol de un mero niño. Su madre, preocupada, le atiende tendido en la cama mientras actúa una gripe para zafarse de las responsabilidades diarias, una vez más. Prometiéndole que se va a poner mejor le invita a abrir la boca con un pulgar en el labio inferior, y con cariño reposa en el centro de su lengua una semilla reseca. Semilla de qué nunca supo, pero por creencia popular se usaba como efecto analgésico. Nunca funcionaba, excepto para los más creyentes vulnerables al placebo, pero esta vez sintió la calidez de la mentira rellenarle el alma. Supuestamente no había nada que curar, estaba actuando, pero allí se encontró revitalizado y motivado a recorrer el país de un extremo a otro. Y como si una deidad tirase de sus cabellos asomando su mano desde las nubes, el músico se incorporó sentado sobre la serpiente, sorprendido por el final abrupto de su historia del subconsciente.

En efecto ya podía moverse, ¿pero quería moverse? Era una pregunta que le hacía perder media hora todas las mañanas. — ¿Dónde venden esos caramelos? —inquirió murmurando, sin esperar realmente una respuesta. Hablaba realmente con su consciencia.

El cuerpo del reptil se arqueó, sugiriéndoles que ya no deseaba el pesado porte de los artistas sobre él—seguramente por culpa de Zatoichi-, y ellos acataron. Viendo los dos kunai clavados en la nieve, Akeboshi dejó que las órdenes de la mujer entrasen por un oído y salieran por el otro. Porque ya sabía que eso era lo que quería; típico. Como había demostrado hasta el momento, le encantaba mostrarse todo poderosa ante los cazadores de aplausos, y no dejaba de buscar excusas para proyectar su voluntad de manera anormal, para un civil cualquiera. En Yukigakure era, sin embargo, una rarita más.

Junto al pintor caminó los pocos pasos que les separaban de Kishúe. Este yacía aparentemente inconsciente, debido a la constricción de numerosas serpientes. Contemplándolo, normalmente, el músico se hubiera tomado sus segundos para sopesar las posibilidades. Hacer síntesis de resultados y buscar el mejor desenlace. El pintor, sin embargo, dio su pincelada sin pensarlo dos veces. Probablemente ni una vez, inspirado por el simple instinto de supervivencia. Podía entenderlo, quizás el bello durmiente hubiese hecho lo mismo en su posición. A Abeboshí le gustaba más el entretenimiento, pero a su vez estaba harto de la tundra. Al fin y al cabo, la decisión del azabache era la más eficiente para irse de ahí; vivos o muertos.

Zato-kun, apártate un poco —interrumpió al joven tras su puñalada, quien lidiaba con la estrenada idea de apagar una estrella en el cielo—. Así hará gárgaras con su sangre un rato antes de ceder.

Apoyó la zurda en el hombro derecho del chico, y le incentivó a correrse a un lado apenas un metro. Sin decir más realizó el sello de la rata, y con un corto ademán de la cabeza sopló una guillotina hacia el cuello del shinobi desangrándose, dándole punto final a la terminal acción del otro artista. No le quitaría la responsabilidad de haber cosechado un alma, ni realmente culminaría la tortura para el Aburame—dicen que se mantienen unos segundos de consciencia-, pero silenciaría el ruido de la sangre burbujear desde sus pulmones.

A la larga lo olvidarás —le dirigió a su compañero restante—, o más bien dejará de molestar. Solo hace falta mantener la costumbre.

Se volteó hacia la mujer de espaldas, y después miró a la serpiente. Posando ahora la diestra en el hombro del joven, le invitó a alejarse del cuerpo junto con él. No le extrañaría que el gran animal intentase devorarlo de un bocado, dada la más mínima señal de permiso de su maestra. Mejor ya estar fuera del diámetro de su mandíbula desde antes.

No era la tarde más agradable.
Técnicas Usadas:
FŪTON: SHINKŪHA (風遁・真空波, ELEMENTO VIENTO: OLA DEL VACÍO)
Después de inhalar una gran cantidad de aire y formar un sello, el ninja lo expulsa mientras gira hacia un lado, formando una inmensa hoja de viento cortante que cubre un angulo de 180 grados. Su uso es eficiente para enfrentar varios enemigos simultáneos, y dada la naturaleza del elemento, su capacidad de corte es especialmente aguda. Como el filo de una espada, esta técnica puede avanzar 6 metros sin perder su eficacia pero pasada dicha distancia su corte se irá atenuando poco a poco. La hoja de viento tiene un ancho de cinco metros y recorre hasta diez.
Postura de manos: Rata
Consumo: 18Ck ejecutar.
Estadísticas:
  • Fuerza : 4
  • Resistencia : 6
  • Agilidad : 12
  • Espíritu : 12
  • Concentración : 20
  • Voluntad : 20
Chakra : 81 - 18 = 63
Inventario:
  • Mateki — Colgada al cuello
  • Lanzador de Agujas — En antebrazo izquierdo
  • 15 Senbon (1 usada) — Clavadas en 3 hileras de 5 en la solapa izquierda de la chaqueta
  • 3 bombas de humo — 2 en cada bolsillo del pantalón
  • Sello explosivo (1 usado) — plegado cual pañuelo en el bolsillo del pecho de la chaqueta
  • Alambre ninja — Que cuelga enrollado del cinto cual látigo (4 dejados en casa)
  • 2 píldoras del soldado (1 usada) — También en el bolsillo de pecho

Volver arriba Ir abajo

Hikaru
Hikaru
Renegado C

Re: [Misión Rango B] Riquezas olvidadas — Trama.

Mensaje por Hikaru el Jue Feb 22, 2018 6:37 pm


Hikaru
En ese ambiente un tanto caótico para la vista de cualquier persona normal, Hikaru pudo descubrir algo que jamás nadie le había explicado, ella se mantuvo atenta a las palabras del joven con armadura… su vista rojiza cayó en él y lo observó todo el tiempo con suma atención mientras intentaba entender lo que el muchacho le estaba diciendo.
Las palabras del hombre fueron comprendidas por la peliplata (en su gran mayoría), algunas frases habían quedado al aire –sin poder comprender- pero la chica no preguntaría, porque después de todo logró el concepto principal. A decir verdad nadie en su vida le enseñó a comportarse de esa manera, para ser especifica… nadie le había enseñado algo a Hikaru, su padre solo le pegaba y cuando hablaba con la pequeña ya que sus temas se basaban en como violo a su madre; por otra parte su progenitora quería matarla cada vez que la veía –ya que era algo que jamás tendría que haber nacido-; y cuando llego a Yukigakure… nunca consiguió la ayuda de otras personas… simplemente vivía gracias a los libros que eran su nexo con el mundo, y si tuviera que destacar la amabilidad de alguien seria solo Zato que la invito a comer una vez.

Por eso mismo en aquel momento ella se veía un tanto desorientada, no sabía que hecho social había hecho bien como para que alguien le explicase algo… para que alguien se preocupara si ella entendía o no, en ese instante no comprendió la sensación que estaba sintiendo, pues a pesar de frio que había en el ambiente podía sentir un tenue calorcito que llegaba a su pecho. No pudo evitar desviar la mirada en su “hermana” la cual observo por unos segundos, ella era parte de su familia y le trataba bien (algo que jamás había experimentado) ¿Cómo debería reaccionar Hikaru? Una persona normal tal vez se emocionaría hasta las lágrimas por aquel suceso… pero no fue lo mismo con ella, simplemente se sintió incomoda porque aquello era algo que antes no experimentado. Las circunstancias ocasionaron que comenzara a aparecer un leve temblor en el cuerpo de la kunoichi que se quedó sin palabras –aunque nunca había sido adicta a hablar mucho-, ella trataba de controlarse pues estaba por tener uno de sus “ataques no violentos”, por suerte uno de los comentarios de aquel hombre causaron que la chica levantara su cabeza –la cual había bajado- para dejar que en el ambiente se escuche el sonido del estómago de Hikaru. Efectivamente tenía hambre.    

En esas circunstancias inesperadamente Hikaru recordó algo, había leído en su libro de bolsillo que las personas que enseñaban de esa manera eran como “maestros”, por lo tanto la peliplata por un momento se quedó en la nebulosa pensando sobre aquello… puesto al parecer ahora el rubio (en la mente de Hikaru) había tomado como la figura de un “sensei”. Ante aquel pensamiento salvaje la kunoichi opto por recordar la forma en la que se debía de tratar al sensei y por eso mismo la chica se arrodillo ante el hombre de armadura –que ahora se encontraba en la nube de arena-  y apoyo su cabeza sobre la superficie que había creado la hermana arenosa de Hikaru.

-¡Si quiero comer, tengo mucha hambre!-

Un discípulo tenía que contestar expresivamente –por lo menos era eso lo que decía el libro-, después de realizar esa acción la kunochi levantaría un poco su cabeza para ver a ambas personas, en todo momento no dejo e que sus pies estuvieran cubiertos de chakra para no caerse de aquella nube voladora.  Ahora solo regresarían, pues después de decir esa respuesta la jovencita emprendería nuevamente el viaje de regreso.

Tecnica:
KI NOBORI (木登り, ESCALAR ÁRBOLES)
Se utiliza para obtener un control sobre la superficie de los árboles. Para esto el usuario debe concentrar su chakra en la planta de sus pies. Si el usuario canaliza demasiado chakra en la planta de sus pies sale despedido y se clava en el árbol por la fuerza que provoca, en cambio si no usa el suficiente chakra no puede adherirse al árbol y se cae al suelo.
Postura de manos: Ninguna
Consumo: 3Ck por turno.
Stats:
  • Fuerza : 9
  • Resistencia : 10
  • Agilidad : 10
  • Espíritu : 22
  • Concentración : 10
  • Voluntad : 12
Chakra : 88-3=85
Armas:
-9 Shurikens.
-9 Senbon.
-12 Kunais.
-2 pildoras de soldado.
-1 estuche pequeño.
-1 Estuche grande.

País del hierro - Posada


 

 

Volver arriba Ir abajo

NB Narración
NB Narración
Master

Re: [Misión Rango B] Riquezas olvidadas — Trama.

Mensaje por NB Narración el Dom Feb 25, 2018 6:08 pm

???: Lee Hye Rin
En el mundo en el que vivían, y mucho más en la aldea a la cual "servían", había pocas historias felices y aquella no sería una excepción. La muerte de quien pudo ser un compañero de armas se había dado, el camino de un joven que quizás alguna vez tuvo un gran futuro a sus espaldas, había llegado a su fin y ante ello, una corriente de viiento azotó los alrededores envolviendo a los novatos en un abrazo helado...

En pleno vuelo, la mujer se volteó y con mirada seria mantuvo sus orbes sobre ellos dos. El silencio era abrumador, su mirada carente de escrúpulos ponía en peligro al par, pero estos habían acatado sus órdenes pese a todo y esto, pese al gesto del músico para con el pintor, solo la hizo reaccionar chasqueando la lengua con molestia. — Súbanse, los llevaré de regreso a la aldea... De todas formas, no llegarán lejos con esas heridas por mucho que lo intenten. Son débiles. — declaró extendiendo los brazos hacia los lados y sonriendo con picardía, hecho que generó la reacción de su montura, la cual giró lentamente su cabeza para encarar una vista vil y penetrante en completa dirección al ahora par de ejecutores.

La mujer volaría lentamente hacia la cabeza de su gran compañera, y de brazos cruzados, como una jinete de serpientes suspiraría profundamente al aguardo del par de idiotas. En cuanto estos dos se subieran, si es que lo hacían, el camino de la serpiente se retomaría en dirección a Yukigakure no Sato... Parecía importar muy poco lo que pudo haber sido o no de la misión. Quizás de alguna manera se sentía culpable de haber ido tan fuerte contra personas tan poco preparadas, o simplemente había tomado la decisión de alejarlos del peligro como gesto de buena fé al no oponerse a sus pedidos. 

El silencio reinaría por su parte, y sus caminos no tardarían en separarse. En cuanto llegasen a las puertas de Yukigaure no Sato, la mujer comenzaría a volar y la serpiente sería envuelta por una nube blanca que generaría su desaparición. No volverían a verla en un futuro inmediato...

Volver arriba Ir abajo

NB Narración
NB Narración
Master

Re: [Misión Rango B] Riquezas olvidadas — Trama.

Mensaje por NB Narración el Dom Feb 25, 2018 6:13 pm

Pautas y Aclaraciones
— Esta se convierte en la última narración de "Riquezas olvidadas" para el resto de los usuarios, razón por la cual debe de realizar un último post para poder darle fin a su participación (exceptuando a Hikaru que ya lo hizo).

— Se les dará un tiempo para recuperar a sus personajes tras los hechos ocurridos en la trama. En cuanto el Staff esté en condiciones para llevar una mini-trama relacionada con la continuación de la misión, se les dará un aviso para ver si participan de ella o prefieren no hacerlo.

— ¡Muchas gracias por su paciencia y participación! Recibiréis vuestra puntuación y pagos una vez el resto de tramas lleguen a su fin.

Volver arriba Ir abajo

Zatoichi Byakura
Zatoichi Byakura
Muerto

Re: [Misión Rango B] Riquezas olvidadas — Trama.

Mensaje por Zatoichi Byakura el Dom Feb 25, 2018 6:45 pm

RIQUEZAS OLVIDADAS
Zatoichi
Pais del Hierro???Invierno


Los vientos susurran un nombre que viene a mi cabeza… Kishue, el cielo continúa su constante nevada como lagrimas que caen del cielo. El demonio en mi hombro arrulla canticos infernales ¿A la larga lo olvidaré? ¿Dejará de molestar? ¿Mantener la costumbre? ¿En cuántos trozos se podrá partir mi alma conforme cada asesinato que cometa? Serían preguntas que más adelante responderé conforme regreso a mi… hogar. La mujer serpiente nunca estaría conforme con la sangre derramada que pintaba la nieve… para esta clase de monstruos nunca están conformes con ver un único cuerpo sobre la nieve. Bajé mi mirada fría y gélida que tenía en estos momentos, el brillo de mis ojos había desaparecido tras haber cometido aquel asesinato y simplemente me comencé a mover en dirección a la serpiente sin dar muchas vueltas a mi cabeza. Era una lenta despedida… ya no sería un hasta luego… sino un simple adiós.

Un recorrido de vuelta al infierno a donde pertenezco, no puedo maldecir el día en el que tomé la decisión de pertenecer al Yukigakure, pues fue una decisión que hice por mi cuenta, tengo que tener la paciencia de un hombre muerto, transformar mi corazón en una piedra si quiero sobreponerme a las dificultades que se me presentarán en un futuro… porque estoy seguro de que esto no se quedará así ahora que estas… ¿personas? Estos monstruos conocen mi rostro y mi nombre. La sangre que corre por mi venas tan fría como pueden ser ahora, la oscuridad que ha despertado en mi interior es lo que ahora mi preocupación mayor, el no haber sentido absolutamente nada al haber cegado una vida. En cuando la mujer se posó sobre la cabeza de su serpiente yo ya había tomado asiento en el lomo dando un simple salto adolorido sobre su lomo, cayendo sentado sobre mi regazo.

Soy un pecador en la peor forma en que este se puede presentar… no hay rezo que pueda salvarme, ni velón en el que pueda expiar mis pecados… no hay nada que se pueda hacer salvo entregarme a la oscuridad que juré dominar. Correspondí el silencio de la mujer a medida que volvíamos al Yukigakure no Sato. Una vez llegados recogí mis pertenencias y le hice una mirada a Akeboshi. –Hasta el próximo trabajo… - Mi tono de voz era amargo y frío, luchando contra el nudo en la garganta que se había formado en el camino, encaminé mis pasos de vuelta a la taberna de Valerio para atender mis heridas.


Stats:

  • Fuerza : 18
  • Resistencia : 20
  • Agilidad : 22
  • Espíritu : 35
  • Concentración : 26
  • Voluntad : 30
Chakra : (137-5-10-15) 107

Inventario:

Estuche Pequeño (Derecho)

  • Herramienta de inku

Mochila (espalda)

  • Bengala x1
  • Makibishix6

Otros Items

  • Armadura (hombros, muslos, antebrazos) x1
  • Impermeable (torso) x1
  • Naginata (En la serpiente): x 1

Tatuajes

  • Pecho: Perro foo x1


Técnicas:

-

Consumo: 0Ck

Volver arriba Ir abajo

Akeboshi Yoshio
Akeboshi Yoshio
Renegado C

Re: [Misión Rango B] Riquezas olvidadas — Trama.

Mensaje por Akeboshi Yoshio el Lun Feb 26, 2018 2:45 am

Riquezas Olvidadas
AKEBOSHI YOSHIO
País del HierroTundraInvierno
No le dirigiría más la palabra a la mujer de cabellos esmeralda, pues le parecía intentar razonar con una pared. Solo se subiría al jodido reptil. Ella era alguien de mente simple, pero demasiada experiencia en combate como para poder librar de su sucia existencia meramente con su música. Y eso que lo intentó, con una vieja y confiable explosión en su momento de mayor credulidad, mas la indiferencia con la cual la dama salió airosa de aquello le demostraba que, al menos en ese entonces, había quienes debían permanecer en el plano material por más que el mundo no lo quisiera. No le interesaba ni su nombre.

¿Y qué había de él? De vez en cuando se lo preguntaba. Siempre que encontraba muertes ridículas en sus andanzas, llegaba a la misma reflexión. ¿Qué hubiese cambiado si él no existiese? No era por sentirse arrogante, pero las vidas de Zatoichi y Kishúe estuvieron estrechamente influidas por su actuar. Si no hubiese discutido con el tabernero, quizás el Aburame hubiese estado más relajado cuando los mercenarios hicieron aparición engreídamente, y de ser así se hubiera mantenido con ellos en vez de regresar hacia la serpiente. Si no hubiese intentado elevar al pintor junto a él, quizá la mujer se lo hubiese dado de alimento a su bestia sin margen a piedad, y nadie más sabría de su arte a excepción de los firmados con tatuajes. O no, puede que pasara lo mismo, en todas las realidades alternas, esas que evocaba con sus caciones.

Pero lo que sí cambió con certeza, fueron los dos mil ryos que bien pedidos se encontraban en el bolsillo interior de su chaqueta. El viejo se podía ir al demonio, y los mercenarios probablemente lo daban por muerto. Ya le devolvería el favor a quien tome el primer turno para exigirlo, pero no gratuitamente. Y mientras el pintor lidiaba con sus demonios interiores, el músico afinaría sus notas para estar preparado para la siguiente broma del destino.

Para la próxima tengamos un plan de acción, sin confiar en ningún psicópata creído.

Obviamente esperó a que la mujer bicho se marchara sobre las nubes, y su mascota desapareciera en un montón de nada. Tras ello vio al azabache marcharse más pardo que la noche, potencialmente a tomarse uno de sus ricos té. El músico, por su parte, siguió el camino más corto hacia el hospital más clandestino. De esos que sobraban en los callejones oscuros. Las ratas muertas generalmente marcaban la ruta.
Estadísticas:
  • Fuerza : 4
  • Resistencia : 6
  • Agilidad : 12
  • Espíritu : 12
  • Concentración : 20
  • Voluntad : 20
Chakra : 63
Inventario:
  • Mateki — Colgada al cuello
  • Lanzador de Agujas — En antebrazo izquierdo
  • 15 Senbon (1 usada) — Clavadas en 3 hileras de 5 en la solapa izquierda de la chaqueta
  • 3 bombas de humo — 2 en cada bolsillo del pantalón
  • Sello explosivo (1 usado) — plegado cual pañuelo en el bolsillo del pecho de la chaqueta
  • Alambre ninja — Que cuelga enrollado del cinto cual látigo (4 dejados en casa)
  • 2 píldoras del soldado (1 usada) — También en el bolsillo de pecho

Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado

Re: [Misión Rango B] Riquezas olvidadas — Trama.

Mensaje por Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.