Afiliados
Limpieza 05 - 08 - 18

 photo untitled45.pngBoku no Hero ROLVelmegunLoving PetsCrear foroOne Piece Legacy

[Auto-misión Rango D] Hogazas.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

avatar
Kazuma Hozuki
Getsu Chunin

[Auto-misión Rango D] Hogazas.

Mensaje por Kazuma Hozuki el Mar Ene 16, 2018 8:28 am

AUTO-MISIÓN RANGO D
Hogazas
GetsugakureZona Comercial06:00 hrs.
Habían pasado un par de días desde su última visita a la zona comercial de la villa, en aquella ocasión se vio inmiscuido en la búsqueda de un par de botellas importantes para Yoichiro, el dueño de un pequeño bar ubicado en una zona alejada de lo convencional y ahora, tenía una cuenta pendiente con otro de los locales que estaban cerca, se trataba ni más ni menos que de la panadería donde vio a aquella mujer que tanto le gustó.

Quizá esa era la verdadera razón que llevó a aceptar el trabajo, la posibilidad de volverse a encontrar con ella y por supuesto, decir más que simples palabras que se quedan al aire. Kazuma estaba emocionado, ya fueran las hormonas o su sentido del deber, pero le apetecía estar ahí cuanto antes. Aunque en esta ocasión el escenario no era una tarde fría que amenazaba con volver a dejar caer ligeras gotas de agua sobre las calles de Getsugakure, en esta ocasión, la mañana fría y desolada del país de la luna lo recibió con llovizna, una tenue, pero lo suficientemente marcada para mojarle.

Tomó en esta ocasión un impermeable medio usado que una de sus hermanas había dejado para salir a la calle y aún con todo y eso empuñó una sombrilla que le protegía de mojarse la cabeza, las seis de la mañana no era una hora adecuada para empezar a trabajar, más sus instintos masculinos le obligaban a hacerlo. Eso y que sentía bastante atracción por aquella mujer. Así pues, al cabo de unos cuantos minutos caminando por la villa llegó a su destino, aquella puerta de vidrio corredizo, sin embargo, en esta ocasión al abrirla ningún olor a centeno salió.

—Buenos días. —Comentó con júbilo. —Soy Hozuki Kazuma, un gusto, he venido a apoyarle el día de hoy. —Apenas levantó la cabeza de la reverencia se topó con aquel que iba a terminar con sus sueños lujuriosos. Un fornido y viejo hombre de un metro con noventa centímetros de altura, una piel morena acabada quizá por los años y un cabello igual de brilloso al de la chica. De inmediato recuerdos de la última vez se hicieron presentes, como cuando la mujer mencionó a su padre, detalle que en aquel momento pasó por alto debido a las distracciones. —Pasa muchacho. —Dijo aquel hombre, su voz era ronca y acabada, similar al aspecto que llevaba. —Mi nombre es Gin, y esta es la panadería de mi hija, ella es quien hizo la petición, ¿No es así? —Soltó la pregunta con una sonrisa entre los labios.

El Hozuki aún se encontraba procesando la información, de un momento a otro todo su mundo había cambiado, tenía la sensación de aquel sueño donde él y la mujer estaban compartiendo momentos juntos pasaría a ser una clase de cocina junto al padre de la chica que pretendía, tenía mala suerte, y lo sabía. —Sí, he venido a suplir al ayudante, aunque poco se cocinar panes, así que tendrán que instruirme… —Poco a poco el tono de su voz fue decayendo, esperaba de todo corazón que Nanao, la dueña del local le instruyera personalmente.

—Pues estás de suerte, seré yo quien te instruya, soy quien le enseñó todo a Nanao.
—Será un placer. —Mintió. —Hablando de ella, ¿No vendrá hoy?
—También ha enfermado, nos toca a nosotros hacer el trabajo.

Risas y risas. Parecía ser un hombre bastante elocuente, Kazuma no quería que lo malinterpretara, no es que le molestara aprender de él, pero si le habían desinflado aquellos globos de adolescente que su mente había maquinado desde que aceptó la misión. Sin perder más el tiempo, Kazuma retiró sus pertenencias y procedió a prepararse, recibió un uniforme adecuado para la ocasión e incluso un delantal con bordes color vino, parecía estar bien cuidado.

Gin se preparó con un uniforme similar, aunque de mayor tamaño, debido a la musculatura aparente que portaba el viejo panadero. —Durante hoy estarás a cargo de preparar las hogazas de pan, te enseñaré como hacerlo y posteriormente deberás hacerlo tú solo, no es complicado más que la primera vez. —Otra de esas sonrisas animadas. Gin caminó por la panadería hasta la parte trasera, una especie de cocina rustica con hornos de piedra incluidos, era todo un mundo que el Hozuki desconocía. —Veo que es todo un espectáculo. —Susurró el pelirrojo, aunque de todos modos el viejo le escuchó. —Y es más divertido de lo que parece. —Bramó.

Sacó de unos estantes un par de recipientes, una tabla lisa de un material que desconocía y posteriormente lo que parecían ingredientes, una cubeta con agua para beber, un extraño polvo blanco y un costal de harina. —El proceso es sencillo. —Tomó uno de los recipientes, echó algo de agua y el extraño polvo que desgranó. —Esto es levadura y agua consumible, la levadura debe reposar junto al agua unos diez minutos, no más, las cantidades depende de ti, deben tomar este aspecto. —Mostró el recipiente, Kazuma podía ver el líquido con pequeños puntos flotando, poco a poco adquiría un color blanco, como si fuera leche diluida en agua potable. —Ahora toca esperar. —Sonrió. —No tarda nada, verás. —Fueron incómodos los siguientes diez minutos, no sabía de que hablar con él.

Gin tomó el segundo recipiente y vertió dos tazas de harina, parecía ser la medida correspondiente. —Dos tazas corresponden a casi medio kilogramo de harina, con esto será suficiente para una ronda, lo que debes hacer es sencillo. —Hizo una especie de orificio con sus manos en la harina, como si de un pequeño volcán se tratara. —Una vez tienes de esta forma la harina tienes que verter la mezcla de agua con levadura, pero cuidado, trata de que la harina la absorba poco a poco y no la dejes ir de un solo tirón. —El anciano decía todo mientras hacía los pasos, Kazuma podía ver como la harina comenzaba a absorber la levadura. —Y aquí es donde ocurre la magia. —Con ayuda de sus manos comenzó a mezclar sin parar la haría, la consistencia de la misma iba y venía, comenzaba a cambiar su aspecto de un simple polvo a algo que parecía bastante elástico. —En sentido circular, que se integre todo. —Decía.

Al cabo de unos cuantos minutos la masa estaba lista de algún modo, tenía un aspecto elástico, pero no se pegaba en las manos del anciano. —Una vez esté todo integrado debes amasar, esto tiene su chiste, pero no es nada del otro mundo. —Tomó un puño de harina y lo dejó ir sobre la tabla. —La harina evita que se pegue y te permitirá amasar de forma correcta. —El anciano dejó ir la masa sobre la tabla y la estiró un poco. —Debes estirar constantemente, hasta que la masa no se deshaga, debe ser suave y uniforme. —Las palabras sobraban, era todo un espectáculo lo que veía, estaba emocionado, de verdad le gustaba esta parte de la vida.

El padre de Nanao continuó con su deber unos diez minutos más, le daba indicaciones momentáneas a Kazuma, indicaciones que tomaba como consejos para realizar bien su tarea. Hasta que finalmente la masa estaba tal y como lo dijo en un principio, suave y uniforme. —Ahora vamos a lavar el primer recipiente y secarlo, sigue la etapa de dejarla reposar. —Sin entender mucho Kazuma siguió al hombre hasta los fregaderos donde lavó el recipiente que usó para mezclar la levadura con agua, posteriormente con ayuda de una tela lo secó y agarró otro pedazo totalmente seco para llevarlo a la mesa.

—En este estante hay diferentes aceites, en esta ocasión usarás aceite de olivo, deberás engrasar el recipiente y después colocar la masa y taparla con la tela. Esto se hace con el fin de que descanse y la levadura haga su trabajo, doblará en tamaño al cabo de una hora. —Tal y como dijo, Gin hizo cada uno de los pasos y después sacó de los estantes un par de cervezas.

— ¿Tienes edad para beber?
—Eh, no, tengo diecisiete años.
—Una pena, toma un vaso de agua o algo.

Así lo hizo. —Ahora encenderemos el horno, para cuando esté listo la masa también lo estará. —Caminó junto a Kazuma rumbo a los hornos de piedra, sobre el suelo se encontraban un par de sacos con lo que suponía que era madera. —Esto es sencillo, colocas pedazos de madera y después con ayuda de una vela enciendes uno de ellos, si se resisten a prender solamente debes echar un poco de alcohol y no habrá problema alguno. —Gin en esta ocasión le cedió a Kazuma la batuta, no era complicado, tal y como dijo la madera cedió casi de inmediato cuando colocó el alcohol, no planeaba pelearse por encenderlo. El viejo le comentó también que debía mantener una temperatura constante y de notar que el fuego bajaba de intensidad debía alimentarlo. Así, entre evitar que el fuego redujera y esperar, pasó la hora.

Gin le mostró a Kazuma como efectivamente la masa había doblado y le pidió ayuda para dividirla en pequeños pedazos, un total de ocho futuras hogazas fueron colocadas sobre bandejas de metal que dejaron ir sobre el horno, sellándolo para así comenzar a dar rienda suelta a su trabajo. Para entonces el reloj ya marcaba las siete con treinta minutos de la mañana. Una ronda de preguntas prosiguió en el itinerario, todo esto mientras Kazuma era ahora quien preparaba la siguiente ronda, según Gin, si se daba prisa su pan estaría listo para cuando abrieran.

De tal modo Kazuma le contó cómo había llega a la villa y el porqué se había convertido en un militar, también le habló sobre su pequeña pasión por la cocina y sobre todo sus aspiraciones por tomar un rumbo más diplomático, dejando de lado el tan conocido sendero bélico que tantos perseguían, el viejo a decir verdad no era una mala persona y mientras Kazuma hacía las hogazas de pan, él se dedicada a preparar los dulces, bollos rellenos, panes de canela, usando diferentes tipos de masa y aceites, incluso una vez usó cerveza en lugar de agua. Estaba fascinado.

Así, pronto llegó la hora de abrir el local, Gin dejó a Kazuma preparando más rondas de hogazas, las primeras habían salido una hora antes y las suyas recién mostraban su color, un dorado eterno y firme que se veía maravilloso, literalmente eran sus panes y en camino venían más. Pero lo que verdaderamente le sorprendía era que el aciano hacía de todo, iba y venía, cobraba a la gente por el pan que se llevaban y de inmediato volvía a la parte trasera a preparar más. Ninguno paraba, Kazuma por su pasión de querer aprender más y Gin quizá por el amor que le tenía a tal arte.

Poco a poco el tiempo iba transcurriendo, pronto dio medio día. Habían almorzado una especie de emparedados que Gin había preparado usando las hogazas de Kazuma, elogiando al pelirrojo que no puedo evitar soltar una sonrisa, el mundo de la cocina le gustaba, le atrapa, pero, sobre todo, le entretenía. Para cuando el reloj marcó la una de la tarde Gin le dejó encargado el negocio, dijo que debía ir a buscar que iban a comer y que también debía hacer las compras para el día siguiente, pues algunos aceites se habían terminado ya, y cosas como azúcar o canela que eran necesarias para los panes dulces escaseaban ya.

Dejó de producir panes para venderlos, la gente entraba y salía, eran pocas personas, pero constantes, una panadería querida por miembros de la villa, una de tantas que había en esa ciudad. Cuando el anciano volvió le ayudó a guardar los aceites y posteriormente ambos compartieron la comida, un par de filetes de cerdo bien cocidos con una ensalada, después de tanto pan, normal que lo último que quisiera probar fuera aquello que con tanto esfuerzo había preparado.

Para el final del día, a eso de las seis de la tarde Gin obsequió una botella de aceite de girasol, que según él era de muy buena calidad, además claro de firmar la misión como terminada para que Kazuma pudiera cobrar. —Gracias por recibirme, algún día volveré para trabajar un poco más. —Comentó de todo corazón, dejando escapar una gran sonrisa. Kazuma el panadero, de solo recordarlo le daba risa, mientras iba rumbo a casa.
Información sobre la misión:
Rango D

Nombre: Hogazas.

Lugar: Getsugakure no Sato -> Zona Comercial.

Encargados: Hozuki Kazuma

Longitud: Las necesarias (Más de 30).

Descripción: Nanao es la dueña de una panadería pequeña en cierta parte de la zona comercial y requiere un ayudante debido a que el que tenía se ha enfermado, el trabajo es sencillo, asistir a la mujer durante un día en sus actividades laborales.

Notas: X

Link de aprobación

avatar
Fuji Raikomaru
Renegado B

Re: [Auto-misión Rango D] Hogazas.

Mensaje por Fuji Raikomaru el Mar Ene 16, 2018 12:40 pm


TEMA CERRADO.
Puntos otorgados a Kazuma.


  • Total: 3 PN y 700 ryos..

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.