Últimos temas
» [Petición] Conexión diaria
Hoy a las 3:32 pm por Mizuki Hitomi

» [PN] Compra Ninja
Hoy a las 2:56 pm por Han Soo Neul

» [Registro] Registro de Aldea
Hoy a las 12:59 pm por Seiko Shouboku

» [Registro] Registro de Físico
Hoy a las 12:58 pm por Seiko Shouboku

» [Tienda] La Armería
Hoy a las 7:37 am por Yuuma

» [Petición] Auto-Misiones
Hoy a las 6:35 am por Aku Aburame

» Chau.
Hoy a las 6:08 am por Hwang Hon

» [Misión rango D] Quid pro quo.
Hoy a las 5:59 am por Korāgen Kaguya

» [69] Hachibimaru vs Ronin
Hoy a las 5:39 am por Ronin Hanta Kaguya

Afiliados
Limpieza 05 - 08 - 18

 photo untitled45.pngBoku no Hero ROLVelmegunLoving PetsCrear foroOne Piece Legacy

[Auto-misión Rango D] Anzuelos.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

avatar
Kazuma Hozuki
Getsu Chunin

[Auto-misión Rango D] Anzuelos.

Mensaje por Kazuma Hozuki el Miér Ene 17, 2018 4:23 am

AUTO-MISIÓN RANGO D
Anzuelos
GetsugakureZona Comercial10:00 hrs.
¿Cuántas veces iban ya? ¿Cuántas ocasiones había estado en el mismo lugar haciendo las mismas cosas? Había perdido la cuenta ya, y le molestaba, pues eso solamente significaba era incapaz de mantener una relación estable con las personas que se encontraban a su alrededor. Y no era para menos, ni él mismo quería tenerse cerca más de la cuenta.

Kazuma llevaba tiempo asistiendo a la gente que estaba en la zona comercial, especialmente un conjunto de cuatro locales, y aunque hasta ahora conocía a los dueños de la carnicería, al barbudo de la cantina y al padre de la chica por la que sentía atracción, en aquella ocasión el motivo de su visita era para asistir a los pescadores, lugar que nunca había pisado, aunque tenía un aire muy cercano a la carnicería. El mismo tipo de establecimiento, abierto de par en par con un gran mostrador donde reposaban los mariscos sobre hielo.

Sus contratistas, la familia Kobayashi, habían pedido que el hombre que les asistiera llegara relativamente temprano, no eran las seis de la mañana, pero tampoco medio día. Las diez en punto era la hora indicada y aunque el invierno seguía azotando al país, parecía ser que, a pesar del frío, podría brillar un poco el cielo, alimentándose del poderoso astro rey que se dignaba a aparecer pocas veces en aquellas épocas del año. Le recordaba a sus padres, a quienes contadas veces veía una o dos ocasiones por semestre.

Tocó sobre el muro de manera fuerte, quería llamar la atención sin hacer demasiado ruido y aunque había sido un intento tonto por hacerlo, finalmente una mujer bastante vieja salió de una puerta escondida entre algunas cortinas. Portaba un kimono tradicional de color café, el cabello blanco por los años bien arreglado y las arrugas de una sonrisa imposible de no ver.

—Buenos días, mi nombre es Kazuma, estaré asistiéndoles hoy. —Exclamó con benevolencia mostrando el pergamino, quería ser amistoso con la mujer.
—Pasa querido, mi hijo Takuma te espera en la parte trasera, ahí te dará más indicaciones.

Con cierto porte y elegancia la anciana dio por finiquita la conversación, dejando al pelirrojo andar libremente por el establecimiento hasta las cortinas color humo que protegían la entrada por la que debía cruzar. Si bien el olor no era de su total agrado, tampoco es como que le molestara lo suficiente, era parte de su dieta diaria consumir algo de pescado, por lo que el aroma fuerte poco le importaba. Además, sería absurdo odiar el olor considerando el lugar donde había nacido, o eso se decía.

Conforme penetró la puerta indicada notó que se trataba de una bodega que daba a la parte trasera del edificio, ahí se encontraban múltiples barriles con lo que parecía ser pescado fresco y una zona especial donde guardaban grandes bloques de hielo. —Eh, ¿Hola? —Bramó exaltado al no encontrar señales de vida humana en el lugar, contrario a lo que la anciana le había dicho momentos atrás. Lamentablemente su soledad no duró mucho, y de entre algunos barriles un hombre delgaducho se hizo presente, parecía algo viejo, pero no lo suficiente para ser llamado anciano, su piel morena estaba demacrada y el color azul de su cabellera era lo que más llamaba la atención.

—La señora Kobayashi me dijo que aquí encontraría a su hijo, supongo que es usted.
—Sí, Takuma Kobayashi, un gusto. —Estiró la mano para saludar.
—Hozuki Kazuma, es un placer. —Devolvió el saludo ferviente, a pesar de la figura del caballero, pudo notar cierta fuerza en el apretón de manos.
—Un Hozuki, interesante, debe ser estresante dedicar tu tiempo a tareas como estas viniendo de la familia que vienes.

Y aquellas palabras calaron en su corazón, era cierto, no debía estar haciendo aquellas cosas, y mucho menos durante tanto tiempo de su vida, llevaba años fuera de la academia y él seguía ahí, bailando entre el limbo de la militancia, teniendo el rango más bajo que se le podía otorgar. Para su mala suerte, una parte de él estaba conforme con la vida que llevaba, pero tiempo atrás, algunas semanas ya que había empezado a pensar en que quizá debía pelear por más, y ascender, subir cual espuma hasta la cima. —Para nada. —Mintió. —Es un placer asistir a la gente de esta villa. —Volvió a mentir.

Takuma comenzó a reír, ya fuera de nervios o cualquier otro motivo, pero tras algunos segundos de silencio rompió los esquemas. —Pues bueno, tu primera tarea será acomodar estos barriles, es sencillo, tiene colores, colócalos unos junto a otros. —El Hozuki asintió y comenzó su tarea. Era verdad lo que el peliazul le comentaba, los viejos barriles tenían un circulo pintado exactamente en el centro, iban de diferentes colores y no tardó en notar que se trataban de muchas especies, alguna forma barbárica para ordenarlos suponía. No le costó mucho trabajo realizar la tarea, era cosa de juntarlos, quizá la parte complicada recaía en tenerlos que mover, eran pesados, pero no más de doce o quince kilogramos por barril.

Para cuando terminó, notó cierto frío sobre las palmas de las manos, producto de tener que cargar a los pescados con hielo incluido, ciertamente quería descansar, pero de algún modo y otro el deber llamaba y buscar a Takuma era su única prioridad. No le tomó mucho tiempo hallarlo, tampoco es que como que aquello fuera un palacio. —He terminado con los barriles. —Le dijo. — ¿Ahora en que te apoyo? —Preguntó.

El peliazul dudó algunos minutos, hasta que finalmente los ojos negros se centraron en la parte superior de la bodega. Las alturas a Kazuma no le agradaban nada, y mucho menos trabajo de este estilo. —Arriba se encuentra un inventario, me gustaría que anotaras los barriles que has ordenado ahí y posteriormente me apoyes a acá abajo, iremos a dejar un encargo. —El pelirrojo asintió una vez más y camino rumbo a las escaleras del local, era una especie de mini despacho donde guardaban papeles, no fue difícil encontrar la libreta del inventario. Bajó a toda prisa y colocó los datos correctos en los lugares correctos, lo checó más de una vez para no equivocarse.

—Listo.
—Bueno, toma el paquete que está sobre la mesa y te veo fuera.

Así, tal cual, lo hizo. Kazuma tomó el paquete que intuía era pescado y salió a la parte frontal del local, siguiendo a Takuma, quien, por supuesto le esperaba con la luz del sol en lo alto, ¿Cuánto tiempo había pasado ya? El reloj marcaba las dos de la tarde. El tiempo había volado. — ¿A dónde lo llevaremos? —Entregó el paquete al miembro de la familia Kobayashi. —No es muy lejos de aquí, es un pescado que nos han encargado. —Sin hacer muchas más preguntas Kazuma le siguió por la villa, fueron y volvieron de la zona residencial donde un hombre bastante viejo les esperó, no intercambiaron muchas palabras, Takuma entregó el encargo, recibió el dinero y se despidió de inmediato.

Para cuando volvieron a la pescadería se cruzó con uno de los carniceros, el menor de ellos, se saludaron y despidieron, tenía trabajo, no debía olvidarlo. Ya dentro y de vuelta a sus deberes se encargó un rato de la venta de alimentos, un rato más acomodando y reabasteciendo los mostradores, para finalmente comer un buen trozo de salmón asado que Takuma había preparado. Seis de la tarde y todo aquello por fin daba por terminado, los deberes de Kazuma el vendedor de pescados habían terminado, podía ir a casa y descansar plácidamente, ya cobraría la paga.
Información sobre la misión:
Rango D

Nombre: Anzuelos.

Lugar: Getsugakure no Sato -> Zona Comercial.

Encargados: Hozuki Kazuma

Longitud: Las necesarias (Más de 30).

Descripción: La familia Kobayashi son unos conocidos pesqueros que tienen un local en la zona comercial de la villa, recientemente se han dado cuenta de que necesitan ayuda para ordenar un poco el lugar, por lo que han solicitado a la villa algún genin que les pueda dar una mano como empleado durante un día.

Notas: X

avatar
Fuji Raikomaru
Renegado B

Re: [Auto-misión Rango D] Anzuelos.

Mensaje por Fuji Raikomaru el Miér Ene 17, 2018 3:38 pm


TEMA CERRADO.
Puntos otorgados a Kazuma.


  • Total: 3 PN y 600 ryos..

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.