Últimos temas
Afiliados
Limpieza 10 - 06 - 18

 photo untitled45.pngBoku no Hero ROLLoving PetsCrear foroOne Piece Legacy

[Auto-misión Rango D] Highlight.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

avatar
Takeru Madarame
Renegado C

[Auto-misión Rango D] Highlight.

Mensaje por Takeru Madarame el Sáb Ene 20, 2018 3:57 am


Akito
Ser posadero nunca había sido el mayor de sus fuertes, mucho menos tratar con personas a las cuales no buscaba engañar con algún cuento que había escuchado por ahí. Muchos le decían que quizá debería retirarse en alguna tierra lejana y pasar tranquilo el resto de sus vidas, que un creyente del destino como él merecía más que estar vagando e indagando sobre los temores que aterran a estas tierras fértiles.

Y era curioso que alguien en el país del Hierro les llamará así a las proporciones litográficas donde caminaban, pues entre aquel infierno helado y la primavera más triste que se puede conocer, cultivar grandes cosas nunca sería posible, o menos no lo creía así. —Existen los milagros. —Se decía en más de una ocasión mientras andaba por la villa que le había recibido con los brazos abiertos tras su pasado tan turbio que hasta aquel día nadie conocía.

Ya había dormido un par de veces en La Madriguera. Un lugar excéntrico que tenía la apariencia de un viejo castillo abandonado, su decoración era precisa y acorde al tono del lugar, fríos pasadizos por los cuales andar de noche y múltiples problemas para dormir, esa era la magia de aquella posada, hacerte creer que no estabas seguro en ningún lado. Y que razón tenía, en el mundo real, nadie podía decir que su vida sería grata, pues quizá en un par de años puedes ser víctima de algún asesinato.

Con los pies sobre la tierra entró a La Madriguera, en esta ocasión no sería un cliente más de Daichi, el viejo barrigón que la atendía era ahora su empleado, y como tal debía dejar de lado sus creencias, por lo que aquellos crucifijos invertidos que llevaba comúnmente se habían quedado a descansar en casa. En esta ocasión el viejo Akito vestía una gabardina larga y bajo aquello un traje acorde a su edad, no era de telas caras pues no podía permitírselo, pero si un buen traje que tenía por ahí cuando la situación lo ameritaba.

Se presentó como siempre, eran amigos, o algo parecido, charlaron un rato y Daichi le mostró lo que tendría que hacer, encargarse especialmente de atender y recibir a los clientes, ordenar las cosas lo suficiente y asignar habitaciones. Cuando menos en eso se iría toda su mañana, le dijo Daichi. Y así fue, desde las ocho en punto de la mañana hasta pasado medio día estuvo a cargo de las reservaciones y la asignación de habitaciones, había visto entrar conocidos, pero aquellos no le dirigían la palabra ya que el viejo sin su extravagante vestimenta era complicado de reconocer.

No hubo más que un par de incidentes donde algunas puertas se habían trabado, con ayuda de Murakami se solucionó todo, sabía algo de forzar puertas más no quería confesar como es que lo había aprendido, prefería seguir manteniendo el anonimato y no ceder ante la duda de volver alguien de que temer. Le había costado bastante hacerse con un nombre y una apariencia que pudiera ocultar quien era como para mandarlo todo a la borda de un día a otro.

La tarde se concentró en deberes totalmente distintos, principalmente ayudar en la lavandería y un poco en la cocina, no tenía mucha idea sobre la preparación de los alimentos, pero algo sabía, cortar verduras y poner cosas a la lumbre no era complicado incluso para alguien como él. Desde repartir platos y mandar a lavar las sabanas de los camastros, sin duda fue la parte más aburrida de su día, donde sintió que perdía más el tiempo, pero también era parte del trabajo, no podía negarse.

Finalmente llegó la tarde noche, cosa que ocupó su tiempo en realizar y reorganizar los inventarios, desde comida hasta habitaciones disponibles, todo con el debido cuidado para dejar las cosas en orden para cuando tuviera que irse. Para cuando la noche estaba acechando decidió quedarse a cubrir el turno de la noche, nada complicado, estar en la recepción y revisar los pendientes que los diferentes clientes tenían, no pasó más que de servir una ocasional taza de té y llevar sabanas limpias a la gente.

Rendido y entregado a Morfeo salió de La Madriguera por la mañana, hizo firmar a Daichi el pergamino que acreditaba la misión como terminaba y le prometió al barrigón volver pronto para hablar sobre asuntos que estaban más allá de la comprensión humana mientras una taza de café los acompañaba.


Información sobre la misión:

Rango D

Nombre: Highlight.

Lugar: Yukigakure —> Posadas.

Encargados: Akito.

Longitud: 30 líneas mínimo.

Descripción: Atender una posada es complicado, especialmente cuando se trata de una donde la temática es bastante especial. La Madriguera es un posada cuyo atractivo reside en contar con la apariencia de un viejo castillo abandonado, cosa que le ha traído mala fama y pocos quieren trabajar. Debido a ello, el dueño ha solicitado ayuda para mantener el lugar flote.

Notas: X

Yukigakure || Posadas || Invierno




avatar
Zatoichi Byakura
Muerto

Re: [Auto-misión Rango D] Highlight.

Mensaje por Zatoichi Byakura el Sáb Ene 20, 2018 10:11 pm

TEMA CERRADOPuntos otorgados a Akito Murakami.

  • Recompensa de misión: 2PN y 700 ryos.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.