Últimos temas
» [Petición] Cambios de Personaje
Hoy a las 11:41 am por Reika Oshiro

» The lender's enigma [Pasado]
Hoy a las 10:49 am por Kagura Kazuki

» Gloriosa Aldea [Pasado]
Hoy a las 10:04 am por Kazashi Furukawa

» 卐 Search and Destroy 卐 Pasado.
Hoy a las 9:59 am por Shinso Sonozaki

» ID| Kagura Uchiha
Hoy a las 9:25 am por Beretta

» [Petición] Auto-Misiones
Hoy a las 9:20 am por Beretta

» [PN] Compra Ninja
Hoy a las 9:12 am por Beretta

» [Censo] 20/05/2018
Hoy a las 9:09 am por Beretta

» [Socia/Pasadol] Doce
Hoy a las 9:08 am por Soma Saito

Afiliados
Limpieza 09 - 05 - 18

 photo untitled45.pngBoku no Hero ROLLoving PetsCrear foroOne Piece LegacyCrear foro

[Auto-misión Rango D] Oro Blanco.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Auto-misión Rango D] Oro Blanco.

Mensaje por Sora Yotsuki el Mar Ene 23, 2018 9:37 pm


Sora
El Orgullo de Hao era uno de esos tantos lugares que estaban en las inmediaciones de la zona comercial de Kumogakure, la aldea oculta perteneciente al país del rayo, famosa por sus grandes riquezas y por la reciente conquista del país del fuego junto a todo lo que conllevaba. El año pasado había estado repleto de sucesos que pocas personas querían contar pero que de algun modo terminaban beneficiando los habitantes de la tierra donde los rayos caen. Un torrente de dinero que terminó por estabilizar y hacer peligrosa a Kumogakure ante los ojos del mundo entero, un poderío militar que pocos quieren hacer frente a base de peleas tontas.

Y entre todas esas personas bañadas en riquezas y proezas estaba él, perteneciente al linaje Yotsuki, Sora era cuando menos uno de los personajes más vagos que la famosa línea de sangre podía poseer, un desecho de la humanidad, con aires de libertad y, sobre todo, de no querer trabajar. No nos confundamos, el rubio podía ser un vago, sí, pero tampoco es que estuviera descuidado a lo largo de esos años se había dedicado a entrenar ocasionalmente y cuando por si dio cuenta que necesitaba dinero y hacer méritos para la aldea fue con decidió que debía comenzar a buscar encargos que estuvieran a la altura de sus habilidades.

Pero entonces se dio de tope contra la pared, a lo mucho que su absurda mente podía ostentar era a simples encargos banales como limpiar los baños de algún local o apoyar en la vendimia de un negocio que necesitara apoyo para subsistir en aquel nido de víboras que buscaba tragarse al mundo, hacer dinero en el país del rayo podía ser tan fácil o tan difícil como uno lo quisiera, pero todo dependía de como llevaras tu negocio y fueras capaz de lidiar con los tiburones que acechaban día con día a la carne fresca, los clientes.

Todo esto nos lleva de nuevo al El Orgullo de Hao, una pequeña tienda de empeño a mitad de una jungla comercial, contando con una ubicación cómoda, Hao Miyazaki era un aficionado a lo que en aquel tiempo conocían como obras teatrales de alto costo, pero sus limitantes económicas lo mantenían atado a llevar una tienda de empeño de dudosa reputación donde los más pobres, que aunque no era pocos si eran bastante desconocidos para todos, a empeñar sus pertenencias a cambio de dinero para subsistir, ya fuera por comida o completar algunos gastos, Hao estaba ahí para apoyarles, y en el mejor de los casos, quedarse con sus prendas para hacer negocio con ellas.

Sora atendió temprano al lugar con la vestimenta de siempre, una cola de caballo corta producto de una liga negra que recogía su cabello liberando el ambar de sus ojos y su piel blanca, junto a su clásica camiseta blanca adornada por una especie de uniforme deportivo color negro con detalles en dorado. No estaba emocionado de acudir a una tienda de empeño como empleado, pero tampoco estaría lavando retretes como había tenido previsto al enterarse de que necesitaba gente para acudir a misiones de rango C. Así, frente a la puerta del local tocó un par de veces y gritó el nombre de su encargado, quien no tardó en salir para darle la bienvenida al Yotsuki con grata sorpresa.

Miyazaki era alguien de estatura media, quizá alcanzaba los ciento sesenta centímetros a duras penas y dejaba al joven rubio parecer una torre a su lado. Vestía un clásico kimono de color negro con detalles en azul y llevaba su grisácea cabellera suelta, la piel morena producto de su descendencia o de pasar mucho tiempo en el sol estaba muy bien cuidada y su voz serena podía calmar hasta la más mundana de las bestias. Se saludaron cordialmente el uno al otro en aquella mañana y pronto comenzó a darle indicaciones.

El rubio tendría por trabajo algo simple, pero que de hacerlo mal se podía complicar lo suficiente como para terminar debiendo incluso la vida al dueño del local. —Deberás fungir como prestador, tu tarea en sencilla, yo valúo los objetos y les entrego un papel con la cantidad de dinero que les planeo prestar, ellos van a la caja, te entregan el papel y tú les das el dinero. —Lo llevó por una puerta de metal bastante pesada a lo que parecía ser la banca del local, un lugar pequeño con una ventanilla que daba a la tienda y donde guardaba el dinero en cajas fuertes. —Una vez le entregues el dinero, apuntas el número de ticket y la cantidad que prestaste, al final del día hacemos cuentas. —Mostró una sonrisa.

La tarea no parecía complicada, para nada, cualquier niño podía contar y apuntar números, pero la realidad fue otra. Apenas abrió, El Orgullo de Hao se llenó de fieles feligreses del señor Miyazaki quienes venían a empeñar cosas para sobrevivir el resto de la semana, cientos de transacciones que debía realizar en cuestión de horas, movimientos monetarios que nunca había visto en su vida. Poco a poco las hojas de apuntes se iban llenando, no sabía cuánto dinero llevaba ya entregado, ni quería conocer la cifra exacta, pues temía que hubiera dado monedas y billetes de más a los clientes de su empleador.

Para cuando la tarde cayó Sora había terminado su turno, el reloj marcaba las tres en punto y Miyazaki le dio permiso de acudir a consumir alimentos para recuperar energías, pues según el canoso a pesar de haber terminado en cobranzas aún tenía un par de tares de las cuales encargarse. Sora tomó su chaqueta y salió a la zona comercial, consumió un par de bocadillos hechos de pan casero con cerdo en alguna especie de salsa extraña, los consumió sin chistar, bebió algo de agua y volvió al local junto a Miyazaki quien estaba esperándolo con un té de hierbas que ambos disfrutaron hasta que los relojes marcaron las cuatro en punto de la tarde. Miyazaki recogió las cosas que usaron para beber té y sacó algunas cajas.

—Estas son pertenencias que no recuperaron, las pondremos en venta, acomódalas en su lugar correspondiente, tienen etiquetas de colores que van acorde a los estantes, hazlo. —Así, Sora hizo uso de su cuerpo escultural digno de un jugador en tiempos de hambre para mover las piezas. Había de todo, desde reliquias antiguas hasta pergaminos viejos sobre historia o poesía, cosas que a él no le interesaban, pero que seguramente tenían valor para alguien por lo que Miyazaki había decidido aceptarlas como prendas validas de empeño. No le llevó más que una hora más terminar con el acomodo.

Finalmente, cayendo ya el ocaso Miyazaki se sentó junto a Sora a revisar las cuentas, proceso que les quito cuando menos tres horas de su vida, contaron y volvieron a contar hasta dar con el hecho de que el rubio si sabía hacer cuentas, por más increíble que pareciera. El de cabello cano lo felicitó por su excelente trabajo y le regaló una moneda antigua que según él había pertenecido a su familia durante generación, Sora se sintió honrado por el detalle y le prometió que cuidaría de ella en todo momento. De modo tal que al salir del “Orgullo de Hao” se dio cuenta que no todas las misiones de rango bajo tenían que causarte algún tipo de cáncer visual.

Información de la Misión:
Rango D

Nombre: Oro Blanco.

Lugar: Kumogakure —> Zona Comercial.

Encargados: Sora.

Longitud: 30 líneas mínimo.

Descripción: Trabajar moviendo dinero es complicado, especialmente en las casas de empeño. Hao es un viejo banquero dueño de un local como este que necesita ayuda para mantener el lugar a flote, requiere de alguien que pueda apoyar en la tienda de empeño durante un día entero.

Notas: X

Kumogakure || Zona Comercial || Invierno






Volver arriba Ir abajo

Re: [Auto-misión Rango D] Oro Blanco.

Mensaje por Yatori Hoshino el Miér Ene 24, 2018 5:57 am

TEMA CERRADOPuntos otorgados a Sora Yotsuki .

  • Recompensa de misión: 3 PN y 800 ryos.
  • Total: 3 PN y 800 ryos..

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.