Últimos temas
» Red Lights [Afiliación élite]
Hoy a las 7:43 am por Invitado

» Red Lights [Afiliación élite]
Hoy a las 7:40 am por Invitado

» [Petición] Peticiones especiales
Hoy a las 6:04 am por Haru Uzumaki

» (Futuro) Mucamas del terror | ft. Sasumi
Hoy a las 5:55 am por Selassie

» [Petición] Auto-Misiones
Hoy a las 4:57 am por Satoshi Nara

» Prueba de fuego. [Auto-misión Rango D]
Hoy a las 4:52 am por Satoshi Nara

» Hyun Nendo ID
Hoy a las 4:42 am por Akatsuki-

» [Misión rango D] ¡Mesa para dos!
Hoy a las 4:34 am por Nejire Minami

» Kirigaya ID | Kuro No Sabaku
Hoy a las 4:25 am por Akatsuki-

Afiliados
Limpieza 05 - 08 - 18

Boku no Hero ROLVelmegunLoving PetsCrear foroOne Piece Legacy

Cuidados seniles [Misión Rango D]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

avatar
Daisuke Nara
Getsu Genin

Cuidados seniles [Misión Rango D]

Mensaje por Daisuke Nara el Dom Feb 04, 2018 2:35 pm


Daisuke Nara
Daisuke tenía otra misión de gama baja por cumplir, una que era tan sencilla que parecía absurda para que la hiciera un ninja. Pero lamentablemente no podía hacer más, él no había realizado nada interesante últimamente que no fuera el cargar libros o cosas parecidas – Debe ser por aquí – comentó por lo bajo mientras detenía sus pasos y observaba el pergamino que detallaba la misión. Esta se trataba simplemente de cuidar a una mujer de avanzada edad que estaba enferma – Lo que uno tiene que hacer por mantenerse – se quejó de forma interna mientras levantaba la mirada para notar lo que estaba a su alrededor. Todo parecía ser normal, no había nada especialmente espectacular de lo que hablar, y es que el muchacho que controlaba las sombras ya había pasado por allí incontables veces porque simplemente vivía por allí.

No estaba del todo emocionado con la misión que iba a cumplir, pero necesitaba dinero además de que se la habían asignado. Guardó el pergamino con la información y se aproximó a la puerta que correspondía - ¡¿Hola?! – pegó un grito lo suficientemente fuerte como para que la gente del interior pudiera escucharle. Para su buena fortuna, no se tardaron demasiado en salir a responder - ¿Sí? Dígame – era una mujer de mediana edad, de unos treinta años, de cabellos negros y una estatura que era mucho más baja a la del shinobi – Yo vengo por el encargo hecho – señaló la bandana ninja que portaba en su cuello como señal de pertenencia a las fuerzas militares de Getsugakure - ¡Oh por Daichi! Menos mal que has llegado, me tengo que ir – su tono resultaba un tanto emocionado y apurado por salir de aquella situación, tal vez por tener que ir a trabajar – Pasa, pasa. Yo tengo que ir al trabajo. Sólo debes cuidar  mi madre, ella no molesta mucho – su poco interés para quien sería su progenitora realmente sorprendió a Daisuke que no hizo nada más que entrar, despidiéndose de su cliente.

Miró la casa, esta no parecía ser demasiado lujosa, pero tampoco estaba echa un desastre; era simplemente un hogar donde cualquiera podría vivir. No obstante, la mirada del Nara se concentró en la señora que estaba cerca de una ventana, sentada en una silla leyendo un libro – Buenas - el tono serio que utilizó el hombre era el acostumbrado en él – Buenos días, jovencito – por contraste, el tono de la señora era mucho más dulce y hogareño. Parecía ser algo fácil de hacer, comenzando por el hecho de la que la fémina no parecía ser muy hiperactiva -  Me llamo Daisuke Nara y estoy aquí para cuidarla – la formalidad era un factor común en la vida del shinobi. Se acercó para darle la mano a su cliente, cosa que esta terminó respondiendo con gran amabilidad.

Todo parecía fácil, y hasta ese punto lo era para el adulto joven que no hizo nada más que sentarse en uno de los más muebles a observar lo que había a su alrededor. La anciana no quitaba la mirada de su libro, dejando una sensación en el aire que para el peli negro era bastante incómoda, aunque eso no estaba mal porque no interrumpía con el encargo – Eres el tercero esta semana – dicha afirmación hizo que el joven se sorprendiera un poco pues era extraño que todo eso ocurriera – Mi hija trabaja mucho… Pero en fin ¿Podrías preparar algo de comer? – la melancolía se notaba en su voz, realmente extrañaba muchísimo a su hija, aquella mujer que había salido corriendo de las residencias para ir a ganarse el pan de cada – Está bien – Daisuke se levantó de forma un tanto lenta, no tenía apuro alguno pues ahora es que le quedaba día por vivir - ¿Quieres algo en específico? – quiso preguntar por cortesía, más que nada porque él era un invitado y no estaba de más el prepararle un bocadillo a quien sería su cliente para ese momento – En el primer gabinete de la izquierda hay pan y jalea – por suerte no era nada especialmente difícil de preparar.

Era extraño el tener que preparar algo de comer en medio de una misión, pero bueno, no tenía nada que hacer siendo que la mujer no se le perdería en cinco segundos… creía él. No tardó mucho en hacer lo que le mandaron, mas en cuanto volteó pudo notar como la anciana había desaparecido y es que ya no estaba en la silla de antes  - ¿Dónde estará? – su preocupación era mínima, pero existía. Era bastante obvio que no había salido de la casa pues la habría escuchado, así que dejó el pan con jalea en la mesa y se internó en la casa para buscar a la persona a la que tenía que cuidar - ¡¿Dónde está?! – un pudo soltar un pequeño grito - ¡Aquí! – le contestaron mientras salía de una puerta que se abría por su propia mano – Estaba en el baño – comentó con tranquilidad mientras se dirigía a la silla de antes – Y me llamo Berenice – su serenidad era muy admirable.

Pasaron un par de horas antes de que ocurriera algo interesante, cosa que pasó en cuanto el ninja utilizó el baño. Todo parecía normal, pero en cuanto salió pudo notar como la mujer de avanzada edad había desaparecido nuevamente - ¿Señora Berenice? – utilizó un tono de voz alto a diferencia de la última vez – Dime – respondió desde lo que parecía ser un cuarto adyacente al baño. El Nara entró encontrándose con la dama montada en un taburete, tratando de buscar algo en un gabinete superior - ¿Qué hace? Tenga cuidado – se acercó rápidamente para ayudarla a bajar de forma cuidadosa - ¿Qué estaba buscando? – una pregunta un tanto extraña por parte de la mujer que dejó un tanto extrañado al usuario de las sombras. Este se puso un tanto sorprendido, mas no le tomó la mayor importancia a eso. Luego de ese incidente no ocurrió nada más, hasta que llegaron las tres de la tarde, con un Daisuke en el baño nuevamente que cuando salió no pudo encontrar a su cliente nuevamente – ¿Dónde estará? – preguntó para sus adentros mientras comenzaba a revisar todas las habitaciones de la casa, pero lo interesante es que nunca la encontró. En cuanto llegó a la zona principal de la casa, pudo notar como la puerta abierta – Salió… -.

Estaba preocupado y no era para menos, y es que su misión estaba en peligro por un descuido que podía ser fatal para él, pero más importante aún, para aquella señora. Salió rápido de la casa, miraba a los lados en busca de alguien en particular, pero no encontró a nadie en primera instancia - ¿Dónde estará? – se preguntó otra vez mientras corría a otra zona donde por suerte, pudo encontrarla - ¡Señora Berenice! – gritaba mientras se acercaba lo más rápido que podía - ¡Señora Berenice! – en cuanto pudo llegar le tocó el hombro pues ella estaba de espalda – Señora Berenice- su respiración estaba un tanto pesada, pero no era demasiado - ¿Berenice? ¿Quién es Berenice? – la mirada de la fémina era ciertamente vacía, mirando hacia la nada en busca de algo que no había - ¿Quién soy yo?  -su voz tambaleó muchísimo, se le quebró en tal sentido que no hizo nada más que soltar un par de lágrimas en señal de confusión. Daisuke estaba sorprendido por todo lo que había pasado, no se lo podía creer pues nunca antes le había pasado algo parecido – Venga, yo le ayudaré – dijo mientras la tomaba y la comenzaba a encaminar hacia su casa. Ya allí, la mujer no pudo recordar nada, al menos hasta que fueron las cinco de tarde, hora en que su hija ya llegaría – Gracias por cuidarme… ¿Cuál es tu nombre? – su inocencia y serenidad volvían a adueñarse de todo el lugar – Daisuke, mi nombre es Daisuke – no dijo nada más pues justamente en ese momento llegó la hija - ¡Oh gracias por cuidarla! – comentó mientras sacaba los ryus y se los entregaba al ninja – Debería estar más tiempo con su madre – comentó el Nara mientras se despedía de la señora y salía del sitio.
País de la Luna - Getsugakure - Residencias


 

 

Volver arriba Ir abajo

avatar
Fuji Raikomaru
Renegado B

Re: Cuidados seniles [Misión Rango D]

Mensaje por Fuji Raikomaru el Dom Feb 04, 2018 3:35 pm

TEMA CERRADOPuntos otorgados a Daisuke Nara.

  • Recompensa de misión: 3 PN y 1.000 Ryôs

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.