Últimos temas
Afiliados
Limpieza 05 - 08 - 18

 photo untitled45.pngBoku no Hero ROLVelmegunLoving PetsCrear foroOne Piece Legacy

[Auto-misión Rango D] Amor de Contrabando.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

avatar
Takeru Madarame
Renegado C

[Auto-misión Rango D] Amor de Contrabando.

Mensaje por Takeru Madarame el Lun Feb 05, 2018 7:55 am


Akito
Las bodas no eran su fuerte, la última a la que había acudido no le traía buenos recuerdos, pues la mujer de aquel matrimonio falleció dejando al tipo solo contra este absurdo mundo. Akito le tenía respeto a las creencias del matrimonio, encontraba constantemente curioso cómo es que las personas decidían confirmar sus lazos por medio de una ceremonia jurando ante alguno de los tantos dioses que el mundo posee. Respetaba las religiones y en más de una ocasión vio a lo lejos en la villa como personas se casaban, quizá tratando de hacer a este infierno más pasadero, buscando con quien sobrevivir al frío.

Por la mañana había salido de casa para recoger un encargo como siempre, se dirigió al puesto donde los guardias repartían trabajo y tomó el primer pergamino que le vino a la mente, no sabía muy bien que era, pero caminó, alejándose del asqueroso olor que emanaba aquel sitio. Ya más tranquilo y con un tabaco entre los labios leyó de que iba su trabajo temporal. Asistir en una boda sería complicado, estaba tan oxidado en el tema que probablemente pasaría por un viejo loco con cualquiera, a la última novia que había asistido en el día de su boda fue su propia esposa.

Mató el cigarrillo sin muchos problemas, sacó otro más y le encendió, dejando que las llamas consumieran el filtro blanco mientras el cancerígeno humo se apoderaba de sus pulmones, resbalando por su boca y dejando ese amargo sabor que tanto le ayudaba a llevar las penas. Caminó por las aceras blancas de Yukigakure y llegó hasta el lugar indicado en el pergamino, una vieja casa donde se encontraría con su cliente. Tras buscar la entrada indicada apagó el cigarrillo, ellos no debían saber que era un vicioso de primera, poco les debía importar su condición mental.

Tocó el portón un par de veces hasta que una linda chica salió, era hermoso, no podía negarlo, pero para él ya era tarde como para estar fijándose en aquellos detalles. Su cabello era azabache y brillaba con la poca luz del sol que la villa les había dado aquel día, el color rojo sangre de sus ojos era lo que más destacaban, una piel suave que probablemente no tenía cicatriz alguna, ¿Qué hacía alguien como ella en aquel lugar? Akito se presentó, usando su nombre de pila y nada más. Lo invitó a pasar, al final era su ayudante.

La mujer le dijo que se llamaba Yuki, horrando a la villa donde vivían, portaba con orgullo el nombre de aquella cárcel en la nada, cada quien podía estar orgulloso hasta de lo más absurdo, pensaba el rubio. La morada no era nada del otro mundo, una humilde casa donde se llevaría a cabo la ceremonia, sus primeras tareas se basaron en simplemente acomodar un par de cosas, mesas y sillas para los pocos invitados, parecía ser que la pareja quería celebrar en grande la boda, lástima que habían elegido un lugar de mierda para casarse.

Posteriormente sostuvo una plática interesante con la chica, le comentó sobre sus miedos y penas, los problemas que habían rodeado esa arreglada relación, el como aquel hombre que sería su esposo la había tomado por la fuerza y que con el tiempo había aprendido a quererlo. Murakami se contenía, le provocaba risa saber que aún en esos días existía gente así, una historia sobre un secuestro extraño, porque al final, la pelinegra no era más que otra víctima más de las reglas familiares. Yuki no parecía una mala persona, se notaba que estaba nerviosa y algunas palabras le vendrían bien, pero él no era el nombre. Simplemente le decía que debía dar lo mejor de sí y que probablemente sería feliz.

Tras la hora de la comida ayudó con los preparativos generales, revisaba las raciones de comida y la lista de invitados, la gente comenzaba a llegar y él debía acomodarlos. La mayoría eran simples ancianos, probablemente demasiado viejos como para pasar por amigos de la novia, daba igual, no era su trabajo cuestionar el cómo iban a consumar su matrimonio. Conforme terminó el acomodo de las personas se dirigió a la parte trasera de la casa donde se encontró con Yuki, ya arreglada.

Un kimono blanco que brillaba aun entre la nieve, telas delgadas y humildes, el cabello negro recogido resaltado los rubíes de sus ojos junto a una cadena de aparente oro. Murakami se escondió, algo le inspiraba aquella mujer, utilizó sus papeles para crear una especie de paloma que salió de la nada revoloteando. No era el mejor regalo de bodas, pero si uno de todo corazón, quizá la primera de sus acciones que era bien intencionada. Yuki agradeció y Murakami continuó con lo suyo.

El resto de la noche transcurrió, ayudó a servir comida y bebidas, incluso brindó con los demás, terminó sus labores a tiempo y podía retirarse a casa, pero decidió quedarse y felicitar a la pareja, habló de dioses y uniones, estuvo tentado a contar sobre Kara y su propia boda, no era el momento. Tirado sobre la banqueta encendió un cigarrillo, dio una calada al filtro y se quedó en silencio, recordando su miserable vida, debía cambiar, quería cambiar. Murakami durmió en la casa aquella noche, prometió venir con frecuencia, aunque no lo haría, salió del hogar dejando a las personas hacer de su vida lo que quisieran. Fue a cobrar el dinero de la recompensa.

Información sobre la misión:
Rango D

Nombre: Amor de Contrabando.

Lugar: Yukigakure —> Zona Comercial.

Encargados: Akito Murakami.

Longitud: 30 líneas mínimo.

Descripción: Mizaki es un viejo que ha decidido contraer matrimonio con la hija de una vieja conocida, la pareja ha decidido contratar a alguien que pueda apoyarlos con los preparativos previos de la gran boda en el país donde el blanco predomina.

Notas: X.

Yukigakure || Posadas || Invierno




avatar
Zatoichi Byakura
Muerto

Re: [Auto-misión Rango D] Amor de Contrabando.

Mensaje por Zatoichi Byakura el Lun Feb 05, 2018 2:02 pm

TEMA CERRADOPuntos otorgados a AKITO MURAKAMI.

  • Recompensa de misión: 2PN y 900 ryos.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.