Últimos temas
» [Petición] Conexión diaria
Hoy a las 9:52 am por Arashi no Kamizuru

» Maybe friends?[Privado]
Hoy a las 8:52 am por Izanagi

» [Guía y Petición] Hojas Ninja
Hoy a las 8:35 am por Izanagi

» [Tienda de Ventajas] Puntos de Trama
Hoy a las 3:11 am por Koki Senju

» Conociendo tu pasado [Pasado con Haru]
Ayer a las 11:52 pm por Arashi no Kamizuru

» Expediente Yashiro Yuki
Ayer a las 10:52 pm por Yashiro Yuki

» Jelou
Ayer a las 10:34 pm por Haru Uzumaki

» [Misión C] Patrimonio Pueblerino [Seiko/Shiori/Naoki]
Ayer a las 8:53 pm por Shiori Kaguya

» Under Pressure(libre)
Ayer a las 6:40 pm por May Sheen

Afiliados
Limpieza 05 - 11 - 18

Boku no Hero ROLVelmegunLittle FearsCrear foro

Un lugar inolvidable

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

avatar
Iryo Nana
Getsu Genin

Un lugar inolvidable

Mensaje por Iryo Nana el Mar Feb 06, 2018 8:29 pm

Un lugar inolvidable
GetsugakureZona de RestaurantesPrimavera
No recordaba cuando había visto por última vez el cielo teñido de azul. Aquel color ceniciento se había vuelto costumbre, y día tras día, el sonido del viento golpeando las ventanas de mi solitaria casa me habían impulsado a abandonar la misma. Como el sonido de la madera crujiendo bajo mis pies; como una molesta y monótona melodía de la que yo ya me había cansado. Salí de casa envuelta en una gran chaqueta de color granate, unos pantalones oscuros y unas botas. Llevaba un pequeño estuche atado al cinturón en el que guardaba un pequeño libro con cuentos infantiles  a medio leer y el monedero con dinero suficiente para sobrevivir una noche entera.

Vagabundeé por las calles de Getsu disfrutando de todas las historias que una villa como aquella tenía que contar. Sintiendo como minuto a minuto mi piel se iba enfriando más y más. Sintiendo el rosado rubor de mis mejillas y el viento acariciando mis largos cabellos. No tardé en toparme con la zona de restaurantes, un área bastante amplia donde, sin importar la época del año que fuese, siempre había gente. Ancianos apelotonados a las entradas de los servicios, contando viejas historias, familias enteras decidiendo que comer, o gente solitaria deseando pasar el rato.

En realidad no conocía bien aquella zona, pero recordaba un restaurante en especial al que iba muy a menudo cuando era pequeña. Era un restaurante con bastante fama, buena comida y buenos precios, y además, la mayor parte de su clientela eran otros shinobis. Intenté seguir el mapa que años atrás había dibujado en mi mente y no tardé en dar con la cartelera del lugar. Me detuve un segundo y elevé la mirada para deleitarme con aquel letrero que se me hacía tan extrañamente familiar. “Rain”, rezaba.

Después de un largo suspiro, decidí entrar al local. Estaba bastante lleno y hacía bastante calor. Divisé una mesa solitaria en una esquina, me apropié de ella y desabroché parte de mi chaqueta, dejando ver el colgante de cristal rosado que había heredado de mi padre reposando sobre una fina camisa de color blanco. Poco después una mesera pasó por las cercanías, elevé una mano con elegancia para llamar su atención y le pedí un tazón de ramen y un té. La mesera tomó la orden y se marchó andando con aquella elegancia que poseían las mujeres, esa que tanto alimentaba a los hombres.

Cuando la perdí de vista, vi como entraban otros cinco clientes, algo borrachos, en el local. Metí la mano en el pequeño bolso y saqué el librito de cuentos que llevaba encima, crucé mi pierna derecha sobre la izquierda y me dispuse a leer, sintiendo como mi cuerpo entraba en calor nuevamente poco a poco.

Volver arriba Ir abajo

avatar
Kazuma Hozuki
Getsu Chunin

Re: Un lugar inolvidable

Mensaje por Kazuma Hozuki el Miér Feb 07, 2018 3:48 am


Kazuma
Hablar de Rain es hablar de un lugar donde los shinobis de la villa acuden para escapar de la realidad, no es como que él lo necesitara, suficiente tenía con sus problemas morales y las fantasías que se adueñaban noche con noche de su mente. Kazuma había cambiado, un largo y duro invierno que lo llevó a entender que tenía un lugar en este mundo, especialmente cuando hablamos de trabajo, pues si bien era una hormiga, sus aspiraciones estaban más allá de querer ser pisoteado. Largos hilos del destino lo tentaban, un sinfín de movimientos toscos en el futuro que probablemente podrían cambiar su forma de pensar y ver las cosas.

Estaba rodeado de esa nueva aura que le gustaba, ya no era tan pesimista ni se cuestionaba la vida entera antes de hablar o sostener una conversación, incluso sus métodos de aprendizaje habían cambiado. Kazuma había dejado atrás al perezoso pelirrojo cuya existencia estaba vacía, ahora tenía metas, y se notaba en el ámbar de sus ojos, que tanto brillaban. Es por ese simple y sencillo motivo que ahora iba y venía de Rain con más frecuencia, seguía sin tener amigos como tal, pero de vez en cuando podía pararse a hablar con algún compañero de trabajo. Decía que eran cosas normales, que estaba bien.

A diferencia de muchos otros días aquel iba vestido con una especie de kimono de color gris Oxford, la tela era de buena calidad, pero sin ser ostentosa. No portaba sus armas ni nada por el estilo, incluso la bandana que lo acreditaba como shinobi se había quedado en casa, solamente estaba él y su humanidad, por muy poco que representara. Los mechones rojizos no podían faltar, desacomodados, como solía llevar el cabello, muy pocas veces lo recogía, ¿Cuál era el motivo de su extraña vestimenta? Procesos en casa, cambios formales y comidas extrañas. Cada que su familia venía necesitaba un respiro.

Entró al lugar como de costumbre, el ánimo era el de siempre, alegres gritos y celebraciones, anécdotas de un día de trabajo donde algún shinobi perdió algún documento importante en una misión, incluso amoríos en pleno auge por encima de la planta baja, Rain era su mundo. Lamentablemente la suerte no le sonreía, no había tanto drama, estaba acostumbrado, el local estaba casi lleno y uno de los pocos lugares disponibles estaba situado al fondo, tendría que compartir mesa con otro ser.

Se acercó lentamente, danzando entre las mesas y las personas, hasta llegar. Era una persona extraña, la forma en que estaba sentada le recordaba a esas insoportables princesas, recordó a Izanami, la chica del país del agua. —Eh, Disculpa. —Siempre iniciaba con un “eh”, debía cambiarlo. — ¿Está ocupado? —Preguntó, con una sonrisa entre labios.
Getsugakure || Zona de Restaurantes || Primavera






Última edición por Kazuma el Jue Feb 08, 2018 4:28 am, editado 1 vez

Volver arriba Ir abajo

avatar
Iryo Nana
Getsu Genin

Re: Un lugar inolvidable

Mensaje por Iryo Nana el Miér Feb 07, 2018 10:20 pm


Nana
El murmullo de la multitud complicaba gravemente la lectura y la espera se estaba haciendo demasiado larga, aunque con lo abarrotados que estaban era normal. Cerré el librito y lo dejé sobre la mesa de madera, y elevé la mirada con un suspiro dirigiéndola de nuevo hacia la puerta, que acababa de abrirse. Un chico de cabellos rojos y muy bien vestido cruzó el umbral y observó, a conciencia, el local. Justo cuando creía que había dirigido su mirada directamente a mí, la mesera apareció con su clásico contorneo, dejando una bandeja junto al libro.

Muchas gracias—. Musité con una sonrisa.

El ramen estaba ardiendo, tanto, que podía ver como se elevaba el humo por el ambiente. El té, sin embargo me distrajo con su olor, tan dulce y amargo a partes iguales. Aparté el libro a un lado de la mesa y coloqué la bandeja frente a mí, deslizándola unos centímetros sobre la mesa. Fue entonces cuando decidí retomar al chico pelirrojo, que esquivaba las mesas y a la gente como podía, hasta que finalmente se detuvo frente a mí.

Parecía un chico educado, y quizá, algo tímido.

Por supuesto que no—. Le devolví la sonrisa, y apoyé mi barbilla sobre mis manos entrelazadas. —Ponte cómodo—. Después separé los palillos, los cogí, y los introduje en el caldo con delicadeza, tomando una pequeña cantidad de fideos.

El olor del té empezó a envolvernos, y al levantar la vista, me dio la sensación de estar rodeada por una barrera inexpugnable de personas de pie alzando, gloriosos, sus jarras de sake; hablando, o tambaleándose en un no muy fructífero intento de guardar la compostura. El chico no llevaba ninguna identificación o banda, a simple vista no podía saber si era un simple civil o no; y por supuesto él tampoco podía deducir nada. Sus cabellos eran curiosamente parecidos al color de mis ojos, y sus ojos… eran de un color precioso. Eran del color de la arena, dorada. O de los farolillos en la noche. Eran del mismísimo color ámbar de la miel, aunque en ellos no encontré dulzura alguna, o al menos, no de momento.

Mi nombre es Nana—. Me presenté, antes de que el silencio pudiese parecerle incómodo; a mí me servía para observar y, de algún modo, escuchar, pero en general incomodaba a la gente. —Es un placer… ¿Hm? —. Mientras esperaba una respuesta, dejé mis rubíes posados sobre los suyos, buscando indicios de dulzura, o de odio, intentando saber qué historia tenían que contar unos ojos como aquellos.
Getsugakure || Zona de Restaurantes || Primavera




Volver arriba Ir abajo

avatar
Kazuma Hozuki
Getsu Chunin

Re: Un lugar inolvidable

Mensaje por Kazuma Hozuki el Jue Feb 08, 2018 4:40 am


Kazuma
Era tal y como lo esperaba, la gente de Getsugakure no hacía dramas, de normal compartían todo de ser necesario, pocos casos se daban donde las personas eran excluidas, incluso para alguien como él, resultaba sencillo hablar con todas estas personas y sentirse parte de algo. La chica cedió y Kazuma no pudo negar la invitación, necesitaba sentarse, y siempre venía bien conocer a alguien nuevo con quien poder compartir alguna taza de café, o en su caso, una cerveza y té. —Gracias. —Dijo el pelirrojo con otra sonrisa. Tomó el asiento y se puso cómodo, relajó los músculos, la tarde había hecho de las suyas con su cuerpo.

Levantó la mano para llamar a la mesera quien sin tapujos se acercó a tomar su orden, pidió lo de siempre, un ramen y un tarro de aquel líquido dorado que se asemejaba al color de sus ojos. Entre tanto el olor al té y la atmosfera caliente de la comida de la chica comenzaron a surtir efecto, se sentía mal de pensar que mientras la pelirrosa bebía un té él estaría destruyendo su hígado a base de alcohol. Poco importaba ya, se había hecho lo que pudo, ahora tocaba esperar.

Aquella mujer de ojos rojos se presentó bajo el nombre de Nana, sin apellidos, quizá no los quería decir, quizá no importaban. —Bueno. —Carraspeó. —Mi nombre es Kazuma. —Evitó decir el apellido, devolvió tal cortesía, si es que así se le podía llamar. —También es un placer. —Otra sonrisa. El de ojos ámbar desvió la mirada un momento para ver el resto del lugar, Rain estaba muy animado aquella tarde, parecía ser que la gente estaba más feliz de lo común.

Pero bueno, ¿Qué trae a Nana a un lugar como este? Es decir, contando con que acá no hay más que borrachos, ver a alguien como tu bebiendo té es raro. —Y lo era. Debía recalcarlo.
Getsugakure || Zona de Restaurantes || Primavera




Volver arriba Ir abajo

avatar
Iryo Nana
Getsu Genin

Re: Un lugar inolvidable

Mensaje por Iryo Nana el Jue Feb 08, 2018 1:13 pm


Nana
Me alivió saber que el chico tomaría otro tazón de ramen; en ocasiones parecer elegante y sofisticada mientras comías una taza de aquel caldo podía resultar ciertamente complicado, pero si había algo en lo que definitivamente era buena, era en eso: en actuar siempre de una forma pulcra y correcta. Cuando la mesera se retiró con el pedido continuó la conversación. Kazuma, decía llamarse. Solo Kazuma. Fue entonces cuando caí en que no había usado mis apellidos al presentarme; normalmente no usaba el apellido de mi padre, porque en líneas generales prefería que se desconociera esa parte de mí, así que tendía a presentarme bajo el sobrenombre de Iryō. De cualquier forma, las presentaciones estaban hechas, y era tarde para rectificar.

Mientras el chico hablaba, acabé por deshacerme de la chaqueta por completo, dejándola en el espaldar de mi asiento. Reí levemente ante el comentario, ciertamente no era el tipo de local con el que la gente tendía a asociar a una chica como yo. Cambié la pierna derecha por la izquierda, dejando esta última posada sobre la contraria para que no se me durmiese.

A decir verdad tengo buenos recuerdos de este lugar—. Hice una pequeña pausa, mientras tomaba entre mis manos la taza de té, algo más frío. —A mi padre le encantaba venir aquí cuando era pequeña. Hacía mucho tiempo que no venía, pero de algún modo lo echaba en falta—. Le dediqué una sonrisa de complicidad. —Por ahora no bebo, las sustancias que inhiben el control que tengo sobre mí misma no me llaman la atención. ¿Qué te trae a ti por aquí, Kazuma?—. Y era cierto, me aterraba pensar que podía perder el control sobre mi misma. Había trabajado durante años en mi autocontrol, en mi paciencia, en mantener a raya mi mal carácter y comportarme como debía como para echarlo todo a perder por una copa. Al menos por el momento, no estaba interesada en aquel tipo de brebajes.
Getsugakure || Zona de Restaurantes || Primavera




Volver arriba Ir abajo

avatar
Kazuma Hozuki
Getsu Chunin

Re: Un lugar inolvidable

Mensaje por Kazuma Hozuki el Sáb Feb 10, 2018 10:44 pm


Kazuma
Soltó una bocanada de aire al escuchar su historia. Nana parecía ser una de esos tantos que por circunstancias de la vida habían ido a parar a Rain, el lugar donde puede vivir eternamente, según reza su slogan. Kazuma creía que no era más que una metáfora para referirse a una especie de jardín del edén, pero para personas cuyo gusto por poner en duda la pulcritud de sus sentidos era el pan de cada día, aunque ocupaban aquel elixir que tanto les hacía mal para alcanzar tal iluminación. Sonaba rancio y bastante poético, de normal no usaba esas expresiones, aunque creía en ellas fielmente.

Nana preguntó sobre él. Se puso cómodo y dejó que su cuerpo abrazara a la silla sin chistar. La mujer regresó con su comida lista y el tarro de cerveza espumosa, como de costumbre. Dio un gran trago dejando al oro pasar por su garganta hasta tomar lugar en su estómago. Era refrescante y destructivo, vaya combinación tan desastrosa. —A decir verdad, todo. —Recordó al momento el motivo por el cual estaba ahí, trataba de huir de sus hermanas y los eventos familiares, el cómo ahora tendría a alguien molestando porque salía con una de esas gemelas que hacían de madre para él desde que tenía algo de memoria.

Miró al techo, esperanzado en encontrar las respuestas a sus problemas. —Una de mis hermanas ha conseguido novio y han hecho una cena para presentárselo a mis padres, he escapado del evento como todo un campeón. —Bufó, malhumorado por la sucesión absurda de eventos. —Cosas de mujer, supongo. —Dijo por instinto, ignorando que la de cabellos rosas también pertenecía al género. —Pero bueno, por lo que cuentas eres de por aquí, ¿No? —Comenzó a enfriar los fideos, y cuando lo consideró necesario comió de ellos. Esperando siempre la respuesta de la mujer con la que tenía el placer de compartir la mesa.
Getsugakure || Zona de Restaurantes || Primavera




Volver arriba Ir abajo

avatar
Iryo Nana
Getsu Genin

Re: Un lugar inolvidable

Mensaje por Iryo Nana el Vie Feb 16, 2018 2:42 pm


Nana


El joven parecía relajarse cada vez más, abarcó la silla como si la vida le fuese en ello, y justo en ese momento apareció la mesera con su pedido. El calor y el humo de su tazón se unió a los que ya participaban en la mesa. Kazuma tomó un largo trago de cerveza antes de responder a mi pregunta, me dio la sensación de que era una de esas personas que piensan demasiado las respuestas y al final, cuando acaban por decantarse por una en concreto, no dicen nada en realidad. Sonreí ante aquel pensamiento, y acompañé la pequeña franja de silencio con un sorbo de té y un poco de rámen, siempre, claro, con aquel meticuloso cuidado.

Aquel lugar era extraño, da igual el punto de vista que usaras para analizarlo. No importa quién fueras o qué fueras, allí tenías una especie de hogar y en cierta forma, una pequeña familia. Algunos festejaban y otros mantenían conversaciones banales, pero, en realidad, no me atrevería a adivinar si se conocían o no de antemano. Así como nadie te solía negar un asiento, nadie te negaba una conversación, un apoyo o simplemente un poco de silencio. Siempre había alguien dispuesto a escuchar, queriendo, también ser escuchado. Kazuma y yo éramos un buen ejemplo de aquello. De alguna forma le sentía cercano, pero no le conocía de nada en realidad.

Una cena familiar. ¿Eh? Sonreí con algo de melancolía, y después, ensanché la sonrisa exageradamente—: Disfruta las reuniones familiares, Kazuma. Si pones de tu parte seguro que las disfrutas. —Entoné intentando poner un tono despreocupado y divertido. Quizá no fuese objetiva, pero cómo podía serlo; yo nunca había tenido hermanos, y había perdido a mis padres siete años atrás. Aun en aquella fría noche dolía pensar en ellos, sentados a mi alrededor, en aquel mismo local.

Sí nací aquí, mis padres eran militantes de la aldea. —Hice una pausa. Miré algo melancólica por la ventana, y luego volví a tomar la taza de té, posando mis ojos sobre las estrellas del chico—. De eso hace ya mucho, por supuesto. A decir verdad nunca he salido de la aldea, he visto poco mundo. Me gustaría viajar algún día… ¿Qué hay de ti? —Pregunté después, dejando a un lado la taza, casi vacía, y recostándome más cómodamente en el asiento de la mesa.
Getsugakure || Zona de Restaurantes || Primavera




Volver arriba Ir abajo

avatar
Kazuma Hozuki
Getsu Chunin

Re: Un lugar inolvidable

Mensaje por Kazuma Hozuki el Dom Feb 18, 2018 8:45 pm


Kazuma
Nana era otra de esos pasajeros que la vida había traído a sus manos. Otra de esas personas con las que tenía el placer de compartir una jarra de cerveza, aunque ella solo tomaba té. Su forma de ser cuando menos era interesante, mostraba como de sencilla podía ser la humanidad, que no todo era guerra y conflicto, que en ciertos lugares podías mantener una plática sin necesidad de tener que estar luchando por tu vida. Kazuma disfrutaba de ello, de poder ser quien era todo el tiempo, la simple idea de alejarse de los ideales militares le elevaba el ánimo. Era egoísta, sí, pero placentero.

La historia de Nana sonaba convincente hasta para él, a decir verdad, pocas veces sales de la villa siendo un pueblerino, aunque para él era distinto, entre menos tiempo pasaba en la villa era mejor, se sentía más vivo, mucho más tranquilo. —Bueno, ya habrá tiempo para disfrutar las cenas familiares, supongo. —Era mentira, no le apetecía compartir momentos con sus padres, eran las personas a quienes menos quería ver. Sonaba radical, era consciente de ello. —Ya veré a mi hermana y su novio después. —Dijo para calmar las aguas, tratando de sonar comprensivo para Nana.

Yo también soy de por aquí. —Dijo. —Bueno, a decir verdad, mi familia tiene sus raíces en el país del agua, pero mis padres nacieron y se criaron en la luna, son militares retirados, también. —Hizo una pausa para comer y beber un poco. —Y se han ido a vivir a un poblado fuera de la villa, vivo aquí con mis hermanas. —Sonaba platónico, y vaya que lo era. Gran parte de su supervivencia se debía a ellas y son constante forma de molestarlo.

Kazuma dudó, pero tenía que hacerlo en algún momento. — ¿Eres militar, Nana? —Sus labios habían formado la pregunta, ya no había forma de evitarlo.
Getsugakure || Zona de Restaurantes || Primavera




Volver arriba Ir abajo

avatar
Iryo Nana
Getsu Genin

Re: Un lugar inolvidable

Mensaje por Iryo Nana el Mar Feb 20, 2018 8:28 pm


Nana


“Eso espero”. Aquello fue lo único que pude desear ante la respuesta del chico. Cuando hablabas con alguien al que conocías poco se volvía complicado entender los matices que, de otra forma, podían ser naturales. El comportamiento humano era algo difícil de manejar, de gestionar y de leer, quizás el desviar la mirada significara decepción, para otros timidez, etc. Cada persona tenía unos ritmos, unos gestos y una forma de gestionarlo todo por dentro. Fui incapaz de saber cuan sincero era Kazuma, en parte porque no sabía nada de él y en parte porque no sabía cuan bueno podía ser actuando. Al fin y al cabo, las relaciones sociales eran como un juego, si ganabas podías acceder a nuevas zonas, nuevos secretos. Si perdías, te quedabas irremediablemente atrapado, viendo los secretos a tu alcance, pero sin poder comprenderlos; en esos casos solo podías conformarte con disfrutar con la impasible fachada.

La historia de Kazuma revolvió algo en mi interior. Supuse que habría viajado mucho a lo largo de su vida, que no debía ser mucho más larga que la mía. Sus padres estaban retirados y vivían alejados del ajetreo social y militar; y era comprensible, la vida de un shinobi era compleja y muchas veces incallable. Podía darte fama, riqueza y poder. Podías cambiar el mundo si tenías la oportunidad, pero muchas veces se convertía en una carrera por sobrevivir insoportable. En un constante zumbido de gritos y reproches. En un constante bucle de recuerdos dolorosos… Y al final, todo aquello formaba una melodía cruel y macabra que se repite ora sí y ora también, hasta que se hace monótona, y casi, familiar. Estaba segura de que si hubiesen seguido con vida, mis padres habrían hecho lo mismo, sobre todo mi padre.

Te envidio. —Dije sin dar demasiados detalles al respecto—. Seguro que has podido viajar más de lo que yo habré imaginado siquiera. —Hice una pausa, más teatral y reflexiva de lo que en realidad me habría gustado admitir. ¿Le envidiaba por eso? ¿O por tener un lugar al que llamar hogar? No—. Yo soy hija única. Desconozco el ajetreo mental que puede llevar tener hermanos en tu vida. —Reí. La conversación había sido muy superficial hasta aquel momento, y aunque se había dejado caer varias veces a lo largo de la misma, ninguno se había atrevido a preguntarlo todavía. En días como aquel, donde la única decisión que importaba era lo que ibas a cenar en Rain, hablar de la milicia era algo que simplemente resultaba duro. Extraño e incluso crudo, si podía matizar.

Sí. Me gradué hace unos años: mi padre me entrenó desde muy pequeña en más ámbitos de los que podría reconocer. Er… —Detuve mis palabras en seco. Tardé medio segundo en darme cuenta de que había iniciado mal la frase, y otro medio en corregirme a mí misma disimuladamente—. Fue muy estricto con mi educación, en general. —Le dediqué una sonrisa banal, y continué con la explicación—: Cuando me gradué comencé a hacer trabajos en el hospital como ninja médico, es a lo que quiero dedicar mi vida como kunoichi. —Miré la mesa de madera que sujetaba, lisa y plana, nuestros tazones, y sonreí sinceramente, para mí misma—. ¿Quién sabe? Quizá pueda ser la mejor ninja médico de todo Daichi algún día… —Otra pausa teatral—. ¿Qué hay de ti? —Aunque lo había preguntado por la inercia que las formalidades imponen, en realidad sí que estaba interesada en aquel joven, tan sumamente natural y a la vez tan sumamente… ¿Cómo decirlo? Kazuma me parecía un cofre viejo y empolvado al que nadie le ha prestado atención en mucho tiempo, parecía una persona llena de historias que contar: y eso era lo que más ansiaba en el mundo.
Getsugakure || Zona de restaurantes || Primavera




Volver arriba Ir abajo

avatar
Kazuma Hozuki
Getsu Chunin

Re: Un lugar inolvidable

Mensaje por Kazuma Hozuki el Jue Feb 22, 2018 6:20 am


Kazuma
Nana era una persona extraña, del tipo de conocidos que Kazuma solía frecuentar. Es decir, de entre todas las rarezas de Getsugakure por alguna razón siempre encontraba a las personas más anormales que podía conocer. Lo cual no necesariamente era malo, pero tampoco le alegraba del todo. El pelirrojo siempre se había repetido que hablar con alguien requería más que palabras y empatía, cualidades de las cuales carecía y mantener largas charlas con las personas no era especialmente su fuerte. Siempre creía que estaba mal hablar de ciertos temas y terminaba por pensar mucho las cosas.

Escuchó atento sobre su infancia y cómo vivió todo eso, no era muy distinta de él, pues también había tenido un padre que lo había educado de maneras muy estricticas, militarmente hablando, claro. Sin embargo, la de cabello rosa parecía sufrir un poco más, pero es complicado hablar de ciertas cosas cuando recién conoces a alguien, pues debes abrirte y esperar que los demás te hagan caso para ello. No tenía miedo de continuar y tocar aquello que tanto le causaba molestia, ver que era lo que realmente molestaba a la chica. Debía aguantar, aunque sea un poco más para hacer las cosas bien. No quería espantarlo, no aún.

Finalmente llegó otra de esas raras coincidencias, parecía ser que no solo un padre estricto los unía, Nana, de algún modo, también estaba interesada en la medicina, aunque mucho más que él, a decir verdad. —Qué casualidad. —Dijo a la par del comentario, pero esperaría a que terminara y preguntara sobre él. Ahora tocaba, el turno de oro, su momento de brillar, el indicado para decirle que era un vago bastante subnormal, que gran parte de su vida la había pasado perdiendo el tiempo en casa, buscando como ahogarse con su propia saliva. Seguramente se reiría de él, ¿Qué más daba?

Se aclaró la garganta antes de hablar. —También me he graduado hace algún tiempo. —Comenzó los relatos de su maravillosa odisea. —Aunque al poco tiempo dejé de ser activo, por…cosas. —Concluyó un poco dudoso, no tenía que decirle que dudaba sobre el sendero que había elegido para el resto de su vida, ¿No? —Desde hace un tiempo he vuelto a esto de las misiones y eso. —Una sonrisa para afianzar la confianza perdida en sí mismo. —Y poco a poco recobro el ritmo. —Bebió de su cerveza, como si fuera un broche glorioso en sus desventuras por la historia del país.

Por cierto. —Reclamó. —También soy médico.
Getsugakure || Zona de Restaurantes || Primavera




Volver arriba Ir abajo

avatar
Iryo Nana
Getsu Genin

Re: Un lugar inolvidable

Mensaje por Iryo Nana el Dom Feb 25, 2018 9:00 pm


Nana

En aquella mesa el tiempo parecía haberse detenido. Prácticamente ya no me quedaba nada que escuchar o ver fuera de ella; todos mis sentidos se habían posado en el chico de cabellos rojos que, con atención, escuchaba todo lo que decía. Quieto como una piedra. Silencioso como un felino. Paciente e impasible. De algún modo, Kazuma consiguió hacerme sentir cómoda en todo momento, consiguió que me olvidase de los gritos que nos rodeaban, como una barrera sonora inexpugnable, del frío que parecía no querer amainar fuera del local, o del mismo tiempo, que parecía helarse, indiferente, junto mi taza de té. Como si no le importase dejar de andar, como si se hubiera rendido por un día.

Cuando terminé de hablar, Kazuma comenzó su relato. Tomé el vaso de té entre mis manos, y disfruté de lo poco que quedaba. Después pasé un mechón de pelo que me molestaba por detrás de mi oreja derecha, y escuché con atención al shinobi. El relato fue sorprendentemente… ¿corto? Comenzó bien, y terminó notablemente rápido. Ambos habíamos hecho un parón aparentemente grande en nuestros caminos como ninjas tras la graduación: yo me había dedicado a pulir mis habilidades como ninja médico, y él había hecho una pausa por algún motivo del que no parecía querer hablar. Después habló sobre su vuelta a las andadas.

Yo también lo he retomado recientemente. — Concluí. Después, silencio. Kazuma bebió de su cerveza, y yo incliné mi cuerpo hacia delante, apoyando el peso de mi torso en mi mano izquierda, que se encontraba apoyada sobre ésta. Parte de mi pelo rosado descendió de mi hombro izquierdo hacia delante, pasando por encima de mi oreja como una rebelde cascada. Elevé la mano derecha, buscando la atención de la mesera para pedir un poco más de té, y entonces se rompió el silencio. Nunca nadie me había dejado sin palabras usando tan solo tres de ellas. Al principio mi rostro reflejó una evidente sorpresa, después, descendió decadentemente hasta la indiferencia de nuevo. Sonreí ante la teatralidad del chico de ojos dorados. Había hilado todo a la perfección, guardándose la noticia para el final. Había creado la atmósfera perfecta para dar por zanjado el pasado de ambos, y entonces, había retomado el hilo, rápido y preciso. Casi apunto de perderlo. Casi.

¿De verdad? —Clavé mis ojos rojos en los suyos, reflejando éstos los faroles dorados del lugar con cierta fiereza—. Es increíble la cantidad de médicos que me encuentro últimamente… —Estaba realmente sorprendida, nunca había visto a jóvenes de mi edad interesados en aquel campo, incluso pasando días enteros en el hospital de Getsu, y en menos de una semana había conocido a Kuroda y a Kazuma, ambos médicos como yo. —Pero me alegro de que más gente aprecie y ame ese campo del ninjutsu. —Concluí, sonriendo nuevamente, y dirigiendo mi mirada a la mesera que se acercaba, pomposa, a lo lejos.
Getsugakure || Zona de restaurantes || Primavera




Volver arriba Ir abajo

avatar
Kazuma Hozuki
Getsu Chunin

Re: Un lugar inolvidable

Mensaje por Kazuma Hozuki el Mar Feb 27, 2018 6:16 am


Kazuma
Kazuma era fiel creyente del destino. En ocasiones repetía que todo pasa por algo, que las personas están aquí para cierto objetivo, pero llegar el cómo llegas a él dependía totalmente de ti. Consideraba las casualidades del destino como puntos de inflexión donde debía ser capaz de tomar decisiones, apuntalar hacia la cima y posteriormente tomarlo todo y ser uno con el final de tu camino. Era una idea demasiado fantasiosa y en muchas ocasiones incluso podía resultar imposible, pero así era él. Un imbécil que creía que todo podía ser diferente. Quizá de haber nacido en otra época otra historia estaría acompañado sus problemas.

En la chica de cabello rosa estaba encontrando una especie de refugio. Uno incomprensible que con trabajo era capaz de mantener, ciertamente consideraba a Nana el tipo de persona con el que es capaz de congeniar y al final del día, quizá ser amigos. Pero todo seguía estando bajo la línea de la fantasía, suponer que en ella podía encontrar un lugar donde desahogar sus problemas estaba muy lejos de la realidad.

Escuchó atento las palabras de la chica, de un momento a otro se había tornado interesante. La pasión de Kazuma por la medicina era complicada de explicar, recién había vuelto a ser un activo dentro del ramo militar encontró que su lugar en este mundo era complicado. —Decidí ser médico porque lo encuentro interesante. —Y era verdad, aunque había un trasfondo mucho más importante. —Verás. —Puso los codos sobre la mesa y usó las manos para apoyar la barbilla, como si de un niño pequeño se tratara. Kazuma podía resultar infantil y estúpido cuando se lo proponía, incluso le salía natural. Era alguien con dudas y que siempre pensaba en los que los demás decían, pero pocas veces era sincero consigo mismo.

El clan Hozuki siempre se ha caracterizado por ser demasiado ofensivo, mis ancestros gustan de repartir golpes y ser personas cuyo fin es romper cabezas. —Recordó todas esas historias de guerra que su padre le contaba antes de dormir. —Para mí, no siempre debería ser así, siento que un Hozuki puede ser algo más que una simple máquina de repartir puños. —Aun recordaba la tarde donde decidió que quería practicar medicina. Fue glorioso sentir que tenía una pasión natural por algo después de haber vivir todo el tiempo encerrado en esa burbuja.

Carraspeó. —La medicina es para mí el recuerdo de que no tengo que ser como los demás. —Y era verdad, no quería ser como los demás.
Getsugakure || Zona de Restaurantes || Primavera




Volver arriba Ir abajo

avatar
Iryo Nana
Getsu Genin

Re: Un lugar inolvidable

Mensaje por Iryo Nana el Dom Mar 04, 2018 11:27 pm


Nana


La mesera retiró los recipientes vacíos, y se alejó con las anotaciones correspondientes, entre ellas, otra taza de té, dulce y caliente. Desapareció entre los gritos y los cuerpos como si de agua se tratasen, como si ella fuese la única poseedora de las llaves para atravesar aquella barrera inexpugnable. Ella era la única que me mantenía realmente conectada a la realidad. Era la única que me recordaba que no había una barrera, sino personas festejando. Que el tiempo no se congelaba, sino que corría sin miramientos. Que afuera el frío solo empeoraría. Que ella no era un ser feérico y misterioso capaz de atravesar las inalcanzables murallas y que Kazuma era un extraño al que de alguna forma, había cobijado más de lo debido. ¿Había bajado la guardia?

Envuelta en aquel halo de realidad, comprendí que seguía siendo una niña, inocente y escueta. Una que vivía todavía en las nubes, soñando constantemente; en comparación, Kazuma parecía agarrarse dolorosamente a la realidad. Pero mirase como lo mirase, allí, apoyado en sus codos como si de un niño inocente se tratase, no parecía un adulto preocupado. No encontré motivos para temer a la realidad que sus metafóricas manos, temblorosas, colocaban sobre mis hombros lentamente. Como un anhelo olvidado, escondido en un lugar olvidado y que por supuesto, teme ser encontrado. “Ser algo más”. Repetí para mis adentros. Ser diferente al resto.

En el fondo, la niña soñadora de mi interior siempre había temido aquello: el no ser suficiente. El haber escogido un sueño demasiado pesado. Por eso ocultaba mi verdadero apellido. Por eso me lamentaba ante la memoria de mi difunto padre cada vez que osaba usar aquel poder, del que seguía sin sentirme merecedora.

Tras la conclusión de Kazuma no pude articular ninguna palabra. No podría decir cuanto tiempo pasó. Creo que mantuve el silencio durante más de cinco minutos. Tampoco recordaba en que momento había decidido mirar por la ventana, pero sabía que lo había hecho porque mirar aquellos ojos dorados, faltos de la inocencia de un niño, hubiese sido el desencadenante de algo mucho peor. Temí que Kazuma se marchase. Pero temí más que mi voz se quebrase al hablar.

La mesera volvió con el té caliente, y lo colocó frente a mí como había hecho la última vez. El sonido de la taza contra la madera de la mesa me hizo volver en mí. —Lo siento.— Decidí romper el silencio de la única forma que creí medianamente correcta. Ni siquiera me había sorprendido descubrir que se trataba de un Hozuki. Solo necesitó aquellas últimas palabras para tambalear mi interior, y eso, me aterraba.

Ser diferente es complicado. Ser algo más es complicado… —Acaricié las lisas paredes de la taza con las yemas de mis dedos, sintiendo el calor de éstas recorrer todo mi cuerpo—. Ahí fuera son todos la misma persona, repetida una y otra vez. Como miles de clones. ¿No crees? Puede que sea algo complicado… —Pensé haber finalizado—. Y crudo a la vez. —Maticé, indecisa.
Getsugakure || Restaurantes || Primavera




Volver arriba Ir abajo

avatar
Kazuma Hozuki
Getsu Chunin

Re: Un lugar inolvidable

Mensaje por Kazuma Hozuki el Lun Mar 19, 2018 8:51 pm


Nana le recordaba a él mismo meses atrás, a como sus dudas hacían perderlo en la mitad de la nada, mandarlo a viajes por su cabeza donde recordaba y repasaba cosas. Era extraño encontrar a alguien como él, que se pensaba demasiado las cosas antes de soltar algún comentario medio muerto. Y eso le gustaba. Encontraba interesante que existiera alguien así, le gustaba, incluso le emocionaba un poco. Nana podía ser ese reflejo suyo y no sabía hasta qué punto eso era bueno, pues podría haber encontrado a alguien más en quien confiar plenamente. Suspiró al pensar en que quizá esa chica podía ser más que una simple conocida.

Una disculpa animada, una disculpa sincera. Un tono de voz tranquilo, rogando por el perdón del pelirrojo, no la culpaba por haberse quedado callada. —Descuida. —Kazuma llamó a la mujer que atendía una vez más, en esta ocasión una sonrisa falsa se dibujaría en su rostro, a medio morir. —Un café, por favor. —Claro que le apetecía seguir emborrachándose, pero poco más podía hacer. La plática con Nana no merecía tener a un pelirrojo ebrio cuyas palabras fueran inconexas. Mantuvo la calma, aunque quitó la barbilla de las manos y se recargó sobre el asiento, dejando a su espalda descansar un poco.

Después, escuchó atento las palabras de Nana, sobre ser diferente y lo que eso implicaba. —Creo que tienes un punto. —Espetó de golpe. —Y es que afuera todos son lo mismo. —Concluyó. Era verdad, cuantas veces había visto a gente cuyos sueños recaían en conquistar al mundo, en ir a las guerras y romper cráneos. Ocupaciones de las cuales él no era muy partidario, a pesar de los recuerdos de su clan. —Siento que en este mundo deberíamos ser capaces de hacer algo más que ir y matar personas. —Sonaba crudo, porque lo era. Pero a decir verdad quería creer que en Daichi debería existir un poco de paz.
Getsugakure || Zona de Restaurantes || Primavera




Volver arriba Ir abajo

avatar
Kiosuke Sawarabi
Getsu Chunin

Re: Un lugar inolvidable

Mensaje por Kiosuke Sawarabi el Vie Abr 27, 2018 8:22 am

TEMA CERRADO
Puntos otorgados a Kazuma Hozuki.

  • Mediante post: 10.5 PN + 2 PN (social).
  • Total: 23.5 PN + 12.5 PN = 36 PN.

Te doy el bono de social por haber avanzado, y el abandono de tu compañero.

Puntos otorgados a Iryo Nana.

  • Mediante post: 8,5 PN
  • Total: 14 PN + 8,5 PN = 22,5 PN.

Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado

Re: Un lugar inolvidable

Mensaje por Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.