Últimos temas
» [Ex] The White Page
Hoy a las 3:20 am por Yamata

» [Petición] Conexión diaria
Hoy a las 2:22 am por Mizuki Hitomi

» [Registro] Premios
Hoy a las 2:15 am por Kenta

» [Dado] La Ira de los Dioses
Hoy a las 2:07 am por Nine Beasts

» [Dado] Ofrendas Sagradas
Hoy a las 2:07 am por Nine Beasts

» [Misión C] Escolta de las Estatuas: Suzaku
Hoy a las 1:56 am por Kiosuke Sawarabi

» [Grupo D 2.1] Koki Senju vs Setsuna Kan'ei
Hoy a las 1:55 am por Koki Senju

» [Grupo D.1.3] Hwang Hon vs Koki Senju
Hoy a las 1:14 am por Koki Senju

» [PN] Compra Ninja
Hoy a las 12:58 am por Kenta

Afiliados
Limpieza 05 - 08 - 18

 photo untitled45.pngBoku no Hero ROLVelmegunLoving PetsCrear foroOne Piece Legacy

[Trama individual] El camino de la eternidad — Yatori Hoshino

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

avatar
NB Narración
Master

[Trama individual] El camino de la eternidad — Yatori Hoshino

Mensaje por NB Narración el Jue Feb 15, 2018 9:59 pm

Palacio del Daimyō: Daigoten Hane no Shiro
La brusquedad que la había llevado a ser alejada del gran ritual, podría hacerla sentir devastada. Encadenada por haber salvado a una pobre inocente que solo añoraba la libertad y que gracias a ella, se encontraba bajo la protección de caballero de ostentosa armadura, pero que poco a poco, quedarían lejos de su campo de visión a medida que los más curiosos observaban a la joven se escoltada en dirección a Palacio. La música poco a poco iría tomando un tono vivaz en la lejanía. La fiesta no parecía haber acabado, muy a pesar de que la presa, no tuviese más opción que afrontar la realidad que la había llevado a caer bajo las garras de quienes aparentaban convertirse en Samurais de alto prestigio y dorados armamentos.

Poco a poco aquella imagen quedaría atrás para brindarle la visual de una gran fortaleza que se encontraba incluso más vigilada que la que se encargaba de mantener a salvo a los civiles. Pero esta vez, parecía la entrada a un templo, unas hermosas puertas rojizas y con grabados dorados de dragones que una vez sus superiores frenasen ante su grandeza, se abrirían de par en par gracias a los shinobis que se encontraban en los laterales.  Dejando atrás aquellas escaleras repletas de presentes, la joven se vería forzada a cruzar el grandioso portón, aún con las cadenas decorando sus muñecas. ¿Pero acaso no era un milagro? ¿No era un sueño aquello que se alzaba ante ella aún a pesar de las circunstancias?.

Un valle de gloria. Grandes puentes de piedra que buscaban conectar hermosas torres de mando con un hermoso edificio central. Un palacio que era comandado por hermosas figuras de oro sobre su techo, figuras de leyendas olvidadas que había comandado el país muchos años atrás...

A medida que la joven era custodiada hasta el interior, no hubo palabra que le fuese brindada. Ni una sola información del porque de aquellos actos repentinos a quien se convertía una salvadora. Pero nuevamente el mismo procedimiento sería realizado una vez habían llegado hasta el grandioso edificio central para así, brindar cobijo tanto a sus captores como a la Kunoichi en el interior del Palacio.

Su hermosura no quedaba atrás al lado de las riquezas de todo el país. Grandes y hermosos cuadros de dioses y seres dignos de admirar, estatuas de feroces dragones y grandes decoraciones por doquier. Parecía un sueño hecho realidad donde el dorado y el rojo, se convertían en toda una vida que añorar.

La joven sería guiada por el vestíbulo, el mismo que conectaba con una hermosa sala que no dejaba atrás a la anterior, sala en la cual se podría observar un hermoso trono y varios guardias custodiándolos en completo silencio. Una vez en dicho lugar, los hombres se mantendrían en silencio, uno a cada lado de la Kunoichi y sin decir absolutamente nada mientras con respeto observaban al frente.

Pasarían unos quince minutos desde su llegada hasta que las puertas de la entrada y que se encontraban a casi cien metros de su situación (En su espalda) serían abiertas, escuchándose así unos robustos pasos que tarde o temprano, pasarían al lado de aquel pequeño grupo en el que la joven se encontraba. El mismo hombre que había tomado a la pequeña Tora en brazos aún se mantenía con esta. Pero la pequeña ya no mostraba desconcierto ante el shock sufrido si no que ahora, abrazada a los hombros del superior, observaba a la rubia con preocupación pero sin decir absolutamente nada. Segundos después, la pequeña sería liberada y se sentaría en los pequeños escalones que se encontraban frente al hermoso trono.

Ahora el sonido de unos delicados zapatos resonaría por la habitación.

Daimyo País del Rayo: Hime no Tori
La hermosura de una mujer que parecía caída del mismo cielo. Sus atuendos al igual que los de la pequeña parecían convertirla en una diosa muy a pesar de que entre ambas, no hubiese un mínimo de comparación dado a que este, parecía portar la apariencia de una hermosa ave. Sus atuendos dejaban ver unas preciosas plumas plateadas, plumas que iban acorde con su larga y albina melena, además de su delicada y pálida piel decorada por unos detalles rojizos en sus labios. Con solo una simple mirada, podría reconocerse a alguien tan grandiosa como ella. Hime no Tori, la Daimyo del País del Rayo y junto a ello, la mujer más admirada y amada de cada rincón de este.


No había humano sobre la tierra que no la conociera.


Una vez había pasado por el costado derecho de aquella pequeña guardia y junto a ello de la Kunoichi, esta se acercaría hasta el gran trono de oro, llevándose la visual de todos aquellos hombres que se mantenían firmes cual estatuas esperando una orden. — Siento todo el alboroto causado.— Cual instrumental su hermosa voz escapaba de entre sus labios mientras que de manera inmediata la Kunoichi era liberada de sus ataduras. — Mi pequeña hija, Tora, tiende a ser bastante inquieta.— Comentó con calma mientras la pequeña tragaba en seco y desviaba la mirada. Al parecer la culpa la amedrentaba y la hacía volverse en una con esta. — Si no fuese por tí seguramente aquellos caballos hubiesen atentado contra su vida. Estoy profundamente agradecida. — Brindadas aquellas palabras la misma Daimyo cerró sus ojos y junto ambas manos, aquellas que se encontraban ocultas tras su hermoso traje de plumas. Un gesto demostraba eterna gratitud hacia la joven. — Tu nombre es Yatori Hoshino. ¿Me equivoco?

avatar
NB Narración
Master

Re: [Trama individual] El camino de la eternidad — Yatori Hoshino

Mensaje por NB Narración el Jue Feb 15, 2018 10:03 pm

Pautas y Aclaraciones
— Antes que nada ¡Bienvenida a una de las primeras Tramas individuales de Nine Beasts! Dado a tu paso por una Misión avanzada y teniendo en cuenta nuestro sistema tanto de NPCs como de Mundo abierto, has sido seleccionado como uno de los afortunados en poder cambiar ciertos aspectos de tu personaje.

— Ante el desempeño de tu trama fuiste arrestada por orden de uno de los NPCs oficiales del foro. Razón por la cual has sido llevada cautiva hasta el interior del "Valle de los cielos" y junto a ello, al Palacio del Daimyo del País del Rayo.

— Esta trama se trata de una ambientativa ¿Qué quiere decir? Es una manera en la cual serás llevado a una nueva vida para tu personaje, una forma de comprender el por que y todo aquello que desconoces de este nuevo mundo. Por esta misma razón será una trama corta de explicación donde conocerás a los NPCs de importancia y tendrás la información clara del lugar. Además de esto y dado a tu desempeño tanto en el foro, con tus personajes y gracias a tus buenas habilidades, esta trama será tomada como una trama de ascenso de rango.

— ¡Mucha suerte! Esperamos que lo pases de muerte.

— Al ser una trama individual esta tiene un periodo de 72 Horas de posteo.
avatar
Yûgen Hotaru
Renegado B

Re: [Trama individual] El camino de la eternidad — Yatori Hoshino

Mensaje por Yûgen Hotaru el Vie Feb 16, 2018 4:55 am



Sentía como mi corazón deseaba salirse por mi garganta, tenía un nudo en la garganta, una preocupación inexplicable por la situación, sabía que había hecho lo correcto, pero haber salvado la vida exponiendo otras al peligro había sido mi error, lo sabía, mi único remordimiento era no haber podido encontrar una forma diferente de hacer las cosas, la música continuaba mientras seguía siendo escoltada por aquellos guerreros de hermosas armaduras, no supondría amenaza alguna para ellos pues mi disciplina y doctrina militarizada sedienta de justicia me obligaba en ese momento a actuar de la manera más sumisa y honorable posible, solo ansiaba que se me permitiera quitar la vida de manera honrada y por mi propia mano, sin avergonzar a la familia que me acogió.  Un sinfín de ideas atormentaban mi cabeza durante el andar, más tenía aquel rostro característico de apatía y despreocupación, pero evidentemente sentía un desgarrador frío por los nervios que tenía.

Después de un rato caminando llegaríamos a una inmensa fortificación, allí estaba frente a unas gigantes puertas con bordados increíblemente hermosos, estaba asombrada por la belleza arquitectónica que estaba presenciando,  fue entonces que tomé una bocanada de aire, tal vez el destino me estaba facilitando una hermosa vista para luego acabar con mi vida, centré la mirada para adentrarme en aquel maravilloso lugar, sin embargo mi sorpresa fue mucho mayor, al darme cuenta que no solo el exterior era exquisitamente sobresaliente y resaltante, si no su interior era aún mucho más alucinante, la manera en que puentes se conectaban entre sí y mostraban en medio aquel gigante palacio era agradable visualmente, de no escuchar el sonido de las cadenas en mis manos al intentar moverme hubiera olvidado lo que en realidad sucedía y la situación que estaba pasando, era como vivir un sueño entre dormida y despierta, con tanta majestuosidad me perdía por segundos y luego recordaba la cruel realidad.

No podía creerme frente a la puerta de aquel gran palacio, que una vez se abrió mis captores me guiarían por un vestíbulo hasta llegar al punto final de lo que sería mi vida, o eso pensaba, me mantendría firme, mirando en dirección al trono, sentía un cosquilleo en mi barriga, tenía miedo, debo confesar que no quería morir, no era el momento de hacerlo, pero si ese era mi destino lo afrontaría firme y digna de lo que sucediera, cada segundo parecía una hora, un minuto parecía un día, los quince minutos que esperé fueron como si estuviera atrapada en una burbuja temporal que evitara el día siguiera su curso, pero el ruido de una puerta y unos pasos aproximándose reventarían aquella burbuja dejándome a merced del destino una vez más, mi cuerpo se estremeció al escuchar el ruido, ahora sí mi corazón no encontraba freno en su latir de lo tensa que se había vuelto la situación para mí.

El hombre que cargaba a Tora era quien había cruzado la puerta, la pequeña se encontraba bien y mi mirada se clavó en ella unos segundos hasta que se sentó en uno de los escalones frente al trono, un suspiro de alivio salió de mi boca al darme cuenta que no había sufrido daños la pequeña, pero unos nuevos pasos me hicieron abrir mis ojos una vez más y apartar la mirada de la pequeña para clavarla hacía el frente.

La Daimyo del país se encontraba ahora frente al trono y frente al grupo de escoltas que me mantenía prisionera, lo admito, cometí el error de mirar a la imponente mujer durante su avance, pero estaba sorprendida y aun incrédula de que ella estuviera allí, para cuando habló su voz era lo que me despertó de mi sorpresa, dándome cuenta de que mis grilletes habían sido retirados, la mujer habló y tras terminar y mostrar aquel gesto de agradecimiento no dude, mi rodilla derecha se pego al piso, la izquierda se flexiono, mi mano izquierda se apoyó sobre mi hombro derecho, mi puño derecho se pegó al piso en paralelo a la rodilla, baje la mirada y adopte aquella posición de respeto ante semejante ser.

— Heika,  me honra con sus palabras. — confesé aun manteniéndome cabizbaja, ahora entendía porque estaba sucediendo algo así, la pequeña rebelde que escapaba  de sus padres, era una sorpresa, pero al estar frente a un miembro real, no podía dejarme llevar por las emociones, aunque si alguien me tomará la mano sentiría como estaban heladas del miedo que tenía, — No debe agradecerme, Heika.— dije con un tono de voz tranquilo, — Solo cumplía con mi deber. Pero soy yo quien debe disculparse, era mi responsabilidad que el festival se llevara con tranquilidad y sin novedad alguna.— diría entrecerrando mis parpados y mirando fijamente en dirección al piso para no ofender a la máxima autoridad, — Y casi fracaso salvaguardando la vida de Tora-dono, y fracasé al convertirme yo en la novedad que interrumpió su desfile. — un tono de arrepentimiento y culpa era palpable en mi tonada. — Sí, ese es mi nombre, Yatori Hoshino, a sus órdenes.    — concluí aun sin apartar la vista del piso ni abandonar aquella postura de respeto. Era una militar, debía actuar como una, esperar que ella hablara para luego hacerlo yo, esperar sus órdenes para cumplirlas de manera inmediata, ese era el camino que yo había elegido.

Stats:

  • Fuerza : 16
  • Resistencia : 20
  • Agilidad : 30
  • Espíritu : 35
  • Concentración : 35
  • Voluntad : 20
Chakra : 98

Inventario:

Estuche Pequeño (Derecho 1)

  • Bombas de Humo x2
  • Alambres Ninjax5


Estuche Pequeño (Derecho2)

  • Kunais x1
  • Shurikensx4

Estuche Pequeño (Izquierdo)

  • Kunais x2
  • Shurikensx2


Otros Items

  • Comunicador (Oreja) x1
  • Tanto (Cintura) x1
  • Capa Impermeable (Puesta): x 1 (La deje al cuidado de la señora que me pidió que atrapara a Tora)



Técnicas:

Daigoten Hane no Shiro - País del Rayo




— —
« »
avatar
NB Narración
Master

Re: [Trama individual] El camino de la eternidad — Yatori Hoshino

Mensaje por NB Narración el Lun Feb 19, 2018 8:00 pm

Daimyo País del Rayo: Tori no Hime
La sala brillaba ante el esplendor de todos sus decorativos, de las hermosas armaduras que los guardias portaban con fervor. No había manera de perturbar la calma en un lugar como aquel que parecía formar parte del mismo hogar de los dioses y donde la líder, tomaba protagonismo. Su hermosura era digna de envidiar, de igual manera que lo era la manera tan dulce y a su vez majestuosa con la cual se mostraba. En extrañas ocasiones las personas eran capaces de observarla, incluso algunos llegaban a tomar tal honor como una bendición que traería eterna prosperidad al resto de sus días. Era algo magnifico, como si las estrellas se hubiesen alineado y decidiesen tomar a la Kunoichi bajo el resguardo de la misma Daimyo que en un momento como aquel demostraba su eterna gratitud hacia alguien como ella. Un momento único, algo que solo pasaba una vez en la vida y se convertía en un honor que bañaría en oro y riquezas a quienes tuviesen la suerte de convertirse en el objetivo de los dioses.

Desde hace muchas años que los Daimyos se convirtieron en los reyes de los Países, incluso el mismísimo Kuro Yotsuki, Raikage del país nunca se negaría a posar su rodilla con honor ante aquella deidad personificada. Pero aquella joven, Yatori Hoshino, se había convertido en un ángel de la guarda para la pequeña Tora, la hija de aquella diosa. — Ponte en pie Yatori Hoshino. Puede que sea la Daimyo del País al cual perteneces, pero te has convertido en la salvación de parte de mi existencia. Por mucho que mi linaje, mis riquezas y mi poder me alcen como una deidad, eso no significa que sea una.— En su tono de voz se podía notar dulzura. A diferencia de la egolatría que invadía el ser del líder de la milicia de Kumogakure, aquella mujer era la viva representación de la humildad dentro de los parámetros que le eran permitidos. — Durante muchas generaciones hemos mantenido nuestras costumbres. Una mujer liderara al País y su sucesora no será mostrada a la luz hasta que cumpla su mayoría de edad. Pero como puedes ver, Tora al parecer gusta de desobedecer no solo las costumbres si no también a su madre.— Su mirada se apartaría de la Kunoichi para así volver hasta el cuerpo de la pequeña que aún no cedía a mantener la mirada atenta a la conversación. Al parecer la humanidad que se ocultaba tras la elegancia mostraba que realmente, tanto aquella mujer como todo lo que rodeaba, tenía cierto aire a la vida cotidiana, una donde una madre que cumplía con su deber era amedrentada por la hiperactividad de una pequeña que ni sus propios criados podían amainar.

Finalmente los pasos de la Daimyo volvieron a resonar sobre el ambiente. Los guardias se mantenían quietos en sus respectivos lugares. — Se que sirves a tu aldea. Eres una Kunoichi desde mi punto de vista con un gran potencial que podría llegar a formar parte de la guardia del mismo Kuro Yotsuki si lo deseases. Pero me gustaría pedirte algo. ¿Abandonarías tu aldea para servirme?— Sus pasos cesaron cuando se encontraba a escasos seis metros de la posición de la joven. — Quiero que formes parte de la guardia de Tora. Serías entrenada personalmente por mi guardia y vivirías en las inmediaciones de palacio junto a los guerreros más brillantes del País del Rayo.— Sus palabras eran serenas ,y de algún modo se podía observar como la joven de curiosa apariencia que yacía aún en los escalones rápidamente volvía la mirada hacia la situación donde aquellas dos mujeres se encontraban. — Pero no te privaré de tus deberes, no por lo menos en estos momentos. Confío en que Kuro Yotsuki podrá influir en tus enseñanzas cuando debas de partir junto al país para luchar por él.

avatar
Yûgen Hotaru
Renegado B

Re: [Trama individual] El camino de la eternidad — Yatori Hoshino

Mensaje por Yûgen Hotaru el Mar Feb 20, 2018 2:33 am



A pesar de la tétrica y funesta manera de llevarme al palacio, solo había recibido desde mi llegada palabras halagadoras que me hacían llenar de orgullo, me mantenía inmutable físicamente, pero mi mente y cuerpo estaban inundados de emociones de nervios y orgullo, ¿Pero quién no sentiría miedo al estar ante una deidad?, su instrucción fue clara, me pondría de pie al escuchar su orden, mantendría un par de segundos más la mirada hacía el piso, tenía miedo de errar en algún gesto o mirada, sabía que a pesar de estar siendo elogiada si me equivocaba podría ser ejecutada por faltarle el respeto a la líder del país, subiría entonces lentamente mi mirada y la concentraría en aquel ser, aquella mujer que durante su habla me explicaría la situación que vivía con la pequeña Tora, solo me limité a escucharle sin interrumpirle pero esta vez al menos tenía toda mi atención visual y auditiva.

Ahora entendía lo que debería estar sintiendo la pequeña al no poder hacer nada, estar encerrada durante toda su juventud hasta tener la edad suficiente de conocer parte del mundo, era algo aterrador, pero para su suerte la soberana mujer frente a mí le brindaba protección y atención, fue entonces que la mujer acortó aún más nuestras distancias, para recibir más honores y halagos, estaba orgullosa de lo que escuchaba y el ofrecimiento que me estaba dando era mucho más impresionante, mis ojos se abrirían como platos y aquella habitual postura de inexpresividad desapareció casi por completo adoptando una de sorpresa, ¡Lo juro! Parecía que el tiempo se había detenido a mí alrededor, me sentía honrada de semejante petición, una de las máximas autoridades me estaba pidiendo que trabajara directamente para ella, era algo que dejaría a cualquier persona incrédula.

Quería pegar la rodilla a tierra nuevamente ante semejantes palabras, que me traspasaban una inmensa responsabilidad, — Agradezco sus palabras, Heika.— confesé, tratando de apartar el gesto de sorpresa que predominaba en mi cara y retomar aquella compostura que tanto me había caracterizado, — Me sentiría honrada de formar parte de la guardia de Tora-dono y privilegiada de ser elegida por usted para dicho puesto. — diría bajando la cabeza en señal de respeto ante la aceptación de su propuesta — Espero poder cumplir con todas sus expectativas y retribuir con esfuerzo la confianza que usted deposita en mí. — mi tono de voz ahora era un poco más confiado, sus palabras me alegraban y enardecían, sí, mi corazón seguía latiendo despavorido, mi respiración se había calmado y el temblar de mis manos desaparecido. Pero ese frío incomodo en todo mi cuerpo aun prevalecía. Mi vista se centró en la mujer una vez más a la espera de sus instrucciones y reacción ante mí aceptar.

Era todo un privilegio como militar ser seleccionada para aquella tarea y esperaba mi familia, mis camaradas y superiores sintieran orgullo al saber que gracias a ellos había alcanzado esta oportunidad, aún estaba incrédula, la Daimyo del país del Rayo había dicho esas cosas tan agradables de mí, ese pequeño momento de la vida se llamaba felicidad, pesé a no demostrarlo gestualmente estaba súper emocionada, conmovida y sumamente orgullosa de ser una militar de este glorioso país.



Stats:

  • Fuerza : 16
  • Resistencia : 20
  • Agilidad : 30
  • Espíritu : 35
  • Concentración : 35
  • Voluntad : 20
Chakra : 98

Inventario:

Estuche Pequeño (Derecho 1)

  • Bombas de Humo x2
  • Alambres Ninjax5


Estuche Pequeño (Derecho2)

  • Kunais x1
  • Shurikensx4

Estuche Pequeño (Izquierdo)

  • Kunais x2
  • Shurikensx2


Otros Items

  • Comunicador (Oreja) x1
  • Tanto (Cintura) x1
  • Capa Impermeable (Puesta): x 1 (La deje al cuidado de la señora que me pidió que atrapara a Tora)



Técnicas:

Daigoten Hane no Shiro - País del Rayo




— —
« »
avatar
NB Narración
Master

Re: [Trama individual] El camino de la eternidad — Yatori Hoshino

Mensaje por NB Narración el Lun Mar 05, 2018 3:16 am

Daimyo País del Rayo: Tori no Hime
La mujer escuchó exactamente lo que esperaba, ni una palabra más, ni una menos. Una dulce sonrisa se pronunció aún más en su rostro, a la par que juntaba las manos sobre su pecho y suspiraba levemente. La mujer parecía estar aliviada de escuchar como la joven Nara no rechazaba su propuesta, pareciendo que a pesar de no estar acostumbrada a escuchar un "no" como respuesta, no estuviese del todo acostumbrada a la posibilidad de que la gente llegara a negarse a sus peticiones.

Me honra saber que alguien como tú protegerá a mi querida hija, y no tengo duda alguna sobre que prevalecerás ante toda prueba que se imponga en tu camino. — esbozó antes de girarse nuevamente y caminar hacia su trono a la par que alza su mano en dirección al hombre que había traído a la pequeña Tora al recinto. — Yatori Hoshino... Para el confort de mis hombres tendrás una prueba que defina si realmente eres merecedora del lugar que te estoy ofreciendo. No cabe duda de que tus acciones fueron impecables a la hora de salvar a mi hija Tora, sin embargo, para ellos no es seguro que puedas defenderla de cualquier amenaza. — explicó la mujer mientras recogía parcialmente la parte inferior de su vestido y subía las pequeñas escaleras viendo a la pequeña Tora de reojo. No tardó en tomar asiento a la par que sus hombres se movilizaban ubicándose frente a ella, dejando un pequeño espacio para que la mujer pudiera ver toda la sala.

Aquel hombre que fue señalado por la fémina juntó sus manos formando el famoso sello del carnero y durante escasos segundos de silencio todo pareció permanecer normal. Sin embargo, no tardaron en abrirse aquellas puertas por las que un joven de cabellos color azabache y la banda ninja de Kumogakure no Sato vislumbrándose en su frente, ingresó al recinto con una mirada color malva clavada en la espalda de la kunoichi, aquella que se encontraba en el centro de todo. La luz del sol ingresaba con fuerza al lugar a través de aquellas puertas que quedaron abiertas, duplicando la silueta del muchacho. Los hombres junto a Yatori se alejaron rápidamente, ubicándose a ambos lados del área de veinte metros por veinte que correspondía a una especie de arena en pleno vestíbulo.

Pelearás con este joven de confianza para mis hombres, el cual ha sido traido aquí especialmente para demostrar tus capacidades. Solo te pediré que como único recaudo, protejas la integridad de mi palacio. — aquellas serían las últimas palabras de la Daimyo, aquella que cruzaría una pierna por encima de la otra reposando sus dos manos, una sobre la otra, en la rodilla de la pierna que quedó por encima.
Tora, cual ráfaga de viento, pasó detrás de todos los guardias y se sentó a escasos centímetros de las piernas de su madre. La joven, aún algo preocupada, tomó parte del vestido de la mujer y se cubrió parte del rostro, solo dejando lugar para que con sus ojos pudiera ver a su salvadora.

Kumogakure no Sato NPC: ???
Cabello azabache y con un largo que alcanzaba prolijamente la altura de sus hombros. Delgado y atlético a simple vista. No parecía tener mas edad que Yatori. Su altura era de un metro y setentaicinco centímetros. Su vestimenta, aunque no destacable, estaba compuesta por una chaqueta tradicional de mangas cortas color beige, unos pantalones color negros, además de vendajes en sus manos y antebrazos. Mas allá de la banda ninja evidenciada en su frente, era un shinobi en toda regla. Tenía musleras y estuches de armas a cada lado de su cintura, ubicados de la misma forma que cualquier otro militar del País del Rayo lo haría.

Evidente era la seriedad del muchacho que miraba a la Genin con aquellos orbes tan extraños. Este se frenó a escasos seis metros de la rubia, manteniendo una postura totalmente firme en el lugar elegido, como si del militar más recto que Yatori Hoshino pudiese llegar a conocer se tratara. Aguardó en aquella postura hasta que la fémina terminó con sus palabras, y tras hacer una leve reverencia con su cabeza, automáticamente pasó a una postura de combate mas que evidente.

Rotando únicamente su torso, los hombros del joven quedaron alineados de manera perpendicular a su postura inicial, con la parte izquierda de su cuerpo por delante. El brazo izquierdo totalmente extendido hacia el frente al igual que sus dedos, y el derecho más atrasado, pero de igual forma, a excepción del codo flexionado por encima de su cabeza y su dedo pulgar pegado al mentón. A la par que tomaba aquella guardia de combate, las piernas del chico se separaron siguiendo el mismo patrón de alineación, separadas por unos cuarenta centímetros. Su pierna izquierda quedaba al frente con la punta del pie apuntando a la chica y sin flexión alguna en la rodilla, mientras que la derecha, más atrasada, quedaba ubicada de tal forma que apuntase al muro que quedaba a diez metros de su ahora ubicación, y con una flexión de apenas dos centímetros en esa rodilla.

avatar
Yûgen Hotaru
Renegado B

Re: [Trama individual] El camino de la eternidad — Yatori Hoshino

Mensaje por Yûgen Hotaru el Lun Mar 05, 2018 5:59 am



Las nuevas palabras de la Daimyo indicaban mi próximo objetivo o misión, el fracaso no era una opción ahora que la mismísima líder del país me brindaba su confianza, mi honor, mi vida, mi credibilidad como militar, todo eso estaba en juego, — Entiendo, en ese caso debo demostrar que soy digna de su confianza, no la defraudare, Heika. — expresé manteniendo mis brazos en paralelo al cuerpo  y mis manos al costado de cada pierna, giré entonces sobre mi propio eje para quedar con vista a la puerta que recién se estaba abriendo permitiendo la entrada de la persona que se convertiría en mi oponente, — No se preocupe, mantendré la integridad de su recinto. — expresé ante las nuevas instrucciones de la mujer y mini presentación del sujeto que acababa de ingresar al salón, el sol desde las espaldas del sujeto permitían ver su silueta mucho más amplia en el suelo, era la opción más viable que observe, pero antes de combatir debía planear una distracción, un engaño y un final, las características físicas del muchacho reflejaban que también era un militar, un Shinobi por la banda protectora, así que el trabajo no sería tan sencillo como yo desearía, tenía que ser astuta y mucho más precavida que de costumbre, muchas cosas estaban en juego después de todo.

Mis dos manos se apoyaron cada una sobre la mitad del muslo donde reposaban los estuches de armas, respondí su reverencia con una similar en señal de respeto y buenas costumbres, inclinando levemente mi torso hacía delante para luego simplemente erguirme observando la postura de combate que acababa de adoptar el sujeto, — Es hora, Senpai. — advertí al hombre para que supiera que tomaría la iniciativa del combate, mi diestra saco inmediatamente del porta armas donde se apoyaba una kunai y tras un rápido movimiento lo arroje en dirección al sujeto, apuntando a su brazo izquierdo, sin embargo el movimiento de mi mano no se detendría tras soltarlo de manera ascendente si no que continuaría para juntarse frente a mi pecho con la zurda, dos rápidas posturas de manos se formaron, donde la que se mantuvo fue la segunda permitiendo que la ejecución de la estrategia iniciara, tomé una fuerte bocanada de aire haciendo que mis cachetes se inflaran ahora de manera sorpresiva y un líquido rodara por mi labio inferior hasta caer al piso, mi mirada se clavó sobre el sujeto en todo momento, estudiando los movimientos que realizaba tras mi accionar.

Todo había sido calculado, mi vista estudiaba su comportamiento, mi mente ya estaba trazando un cambio de planes en la ejecución de la estrategia, debía esforzarme para que todo saliera perfecto, pero por las palabras de la Daimyo, tenía que estar preparada para lo que fuera por parte de aquel sujeto después de todo los hombres de la persona que dominaba el país confiaban en él.

Stats:

  • Fuerza : 16
  • Resistencia : 20
  • Agilidad : 30
  • Espíritu : 35
  • Concentración : 35
  • Voluntad : 20
Chakra : 98 - ¿?

Inventario:

Estuche Pequeño (Derecho 1)

  • Bombas de Humo x2
  • Alambres Ninjax5


Estuche Pequeño (Derecho2)

  • Kunais x1 – 1 (Arrojado al militar)= 0
  • Shurikensx4

Estuche Pequeño (Izquierdo)

  • Kunais x2
  • Shurikensx2


Otros Items

  • Comunicador (Oreja) x1
  • Tanto (Cintura) x1
  • Capa Impermeable (Puesta): x 1 (La deje al cuidado de la señora que me pidió que atrapara a Tora)



Técnicas:

1. Técnica Oculta
Daigoten Hane no Shiro - País del Rayo




— —
« »
avatar
NB Narración
Master

Re: [Trama individual] El camino de la eternidad — Yatori Hoshino

Mensaje por NB Narración el Miér Mar 07, 2018 1:10 am

Kumogakure no Sato NPC: ???
Ante el mas mínimo movimiento de la rubia tras tomar su postura de combate, las pupilas del joven de cabellera oscura se agrietaron a la par que las venas alrededor de las cuencas de sus ojos comenzaron a marcarse notablemente hacia los lados ante una gran fluctuación de chakra por esas zonas. Definitivamente no era una técnica común y corriente a ojos de la fémina, quien ahora quizás podría sentir la presión de como los ojos de su adversario la devoraban por completo, casi como si esta fuera para él, su más acérrima enemiga.

Hecho el lanzamiento de aquel proyectil, la palma de su mano izquierda que hasta ahora apuntaba al suelo dió un giro mientras la muñeca era doblada hacia arriba, soltando una pequeña corriente de chakra apenas perceptible en el momento exacto y durante el movimiento en sí, la cual permitió detener en seco el proyectil que estuvo a poco de dar en el blanco, pero que luego haría eco en el suelo del gran palacio.

Pese a la facilidad con la que contrarrestó aquel movimiento, el Hyuga retrasó el pie adelantado y saltó al raz del suelo tres metros manteniendo la vista fija en la joven. Pudo notar a la perfección aquella sombra negra que se estiraba hacia él gracias a la particularidad de sus ojos, pero la extravagante estrategia de la kunoichi retrasó su reacción apenas un mísero instante que de ser aprovechado pudo haber sido quizás su fin.

Durante aquel movimiento de salto, ni bien se dió el impulso, comenzó realizando el sello del carnero que vio impreso en la unión de sus manos. Luego de esto retrasó ambos brazos hacia atrás con las palmas aputando hacia los portones casi de inmediato. Dos violentas ondas de viento emanaron de aquel movimiento, como dos grandes esferas de dos metros de díametro que fueron arrastradas por el embate de sus brazos. Desplazándose a gran velocidad, dichas esferas empujaron las puertas del palacio cerrándolas con un fuerte estruendo, pero demostrando la fuerte integridad del lugar al no mostrar desperfecto alguno ante la violencia ejercida pese a los dichos de la Daimyo.

La silueta en el suelo a disposición de Yatori ya no sería su mejor herramienta con un joven cuya sombra se pronunciaba a sus espaldas y ahora se ubicaba a nueve metros de ella. No aparentaba haber sido difícil para este definir cual eran sus intenciones dada la particularidad de sus ojos, pero su ceño ahora estaba fruncido y su guardia levantada de la misma forma que antes. Quizás ahora se tomaría el combate mucho más en serio, o simplemente estaba enojado consigo mismo por haberse distraido tan solo un poco con el juego del hilo de baba.


INFORMACIÓN:
  • Fuerza : 26
  • Resistencia : 20
  • Agilidad : 30
  • Espíritu : 30
  • Concentración : 30
  • Voluntad : 20
Chakra : 170 - 10 - 32 = 128


BYAKUGAN (白眼, lit "OJO BLANCO" O "VISIÓN PURA")
Es una habilidad ocular heredada entre los integrantes del clan Hyuga y que se manifiesta desde el nacimiento. Usualmente, todos sus poseedores tienen el iris de color blanco malva, característica por la que son fácilmente distinguibles. El ojo blanco tiene dos fases: una pasiva y otra activa. En la pasiva no se recurre a ninguna habilidad especial del ojo, pero al centrar chakra, se podrá apreciar como las pupilas se agrietan y las venas de las templas se dilatan alrededor del ojo.
Consumo: 10Ck activar y 5Ck mantener.
Efectos:
— El ojo blanco otorga una visión de 360º, con un único punto ciego en forma de cono situado en el nacimiento de la nuca (justo por encima de la primera vértebra toráxica).

— Tiene una visión telescópica, pueden ver a distancias más largas de las posibles para un ojo usual. Su visión puede alcanzar sin problemas hasta los 500 metros y ver a través de objetos (lo que implica que pueden ver a través del humo, puertas, y demás), aunque le es imposible atravesar barreras de chakra.

— Pueden ver el sistema circulatorio de chakra de una persona, por lo que pueden saber en qué momento se encuentran bajo el influjo de una ilusión.

—Es el doujutsu más preciso gracias a todas éstas características, pero aquellos que aún no dominan bien el chakra necesitan recurrir a una serie de sellos para activarlo (3). Sólo expertos (RANGO B) pueden activar la técnica sin realizar sellos.

??? (???, ???)
Una técnica de uso menor al Jyuken que permite el desvío o bloqueo de armas con las manos desnudas, aunque sin poner en peligro la integridad de las mismas. El shinobi suleta una pequeña corriente de chakra de apenas dos o tres centímetros por sus manos, y dependiendo el movimiento logrará un resultado: desviar o bloquear un arma.
Consumo: 2Ck ejecutar.

??? (???, ???)
Tras la realización de un sello de manos, el shinobi arrastra el viento a su alrededor y puede lanzar con cada una de sus manos una esfera de viento que avanza con violencia. Si bien no tiene propiedades cortantes o de impacto, tiene una capacidad de empuje brutal capaz de mover hasta 100kg de peso cada una.
Postura de manos: Carnero ambas manos y mover manos.
Consumo: 15Ck por esfera.
avatar
DeathBattle
Master

Re: [Trama individual] El camino de la eternidad — Yatori Hoshino

Mensaje por DeathBattle el Miér Mar 07, 2018 1:11 am

Interacción Bélica
Con esta intervención se nombrarán los fallos o detalles a destacar por parte de los usuarios, de este modo la misión proseguirá en todo momento de manera adecuada y evitaremos todo tipo de problema que más adelante pueda llegar a desencadenarse.

Aviso para Yatori:

En un principio tus acciones han sido inteligentes y has logrado un efecto en el NPC, desconcertándolo un poco ante la extravagancia de tu ataque. Si bien esto es mas por el hecho de que no es una acción respetable para una guardia de la realeza del País del Rayo, tampoco es respetable que alguien que merezca estar dentro de la guardia caiga en un truco tan estúpido incluso teniendo una técnica tan capaz con el Byakugan. Sin embargo, no podemos felicitarte por esto dado que ha existido un error tanto en tu narrativa como en tu acción oculta, aunque entendemos que pueda haber errores de este estilo ya que ha sido prácticamente el único.

Dicho error es no especificar el modo con el cual se desplaza la sombra tras el engaño. No has dicho tamaño, forma, dirección o algo por el estilo. Si bien no desmerece en lo absoluto lo que has ideado, debemos penalizarte quitándote la ventaja de la sombra —que fue bien leída—, y diciendo que la misma viajó hasta alcanzar los 2.50m donde tomaría contacto con la sombra objetivo, debiendo reiniciar su cometido en este post si es que así se lo prefiere, pues el NPC aún se mantiene expectante, lo cual brindará al mismo la posibilidad de continuar esquivando.

Esperamos que este error no se vuelva a repetir, para continuar con el transcurso del combate en óptimas condiciones. ¡Ánimos ante todo y que no decaiga! Un error lo comete cualquiera.

avatar
Yûgen Hotaru
Renegado B

Re: [Trama individual] El camino de la eternidad — Yatori Hoshino

Mensaje por Yûgen Hotaru el Jue Mar 08, 2018 4:48 am



El combate recién iniciaba y aun así ya las sorpresas comenzaban a invadir la escena, mi arma había sido detenida de una manera atípica, mi estrategia aun así continuaría mientras mis ojos evaluaban los movimientos del sujeto, la persecución de su sombra sería inútil tras su salto intentando alejarse, por lo que la detendría en seco provocando que volviera a mi posición y evitar un despilfarro de energía innecesario — Tsk…— murmuré entre dientes al ver como las puertas a su espalda se cerraban con una extraña técnica que agito el viento provocando que mi ventaja desapareciera en la brevedad en que el estruendoso ruido irrumpió en la habitación, la mirada y nueva postura del militar no daba un buen augurio de lo que estaba por acontecer, debía prepararme, pensar la siguiente estrategia ante el fracaso total de la primera, había descubierto varias cosas del sujeto, podía atacar a distancia y desviar armas sin contacto alguno, detalles interesantes para futuros planes.

Mis manos cambiarían de posturas una vez más, un primer sello representando la liebre, posteriormente la rata mantenido, podría estar intentando imitar la estrategia anterior, solo que esta vez iniciaría una carrera frontal hacía el muchacho, tomando una fuerte bocanada de aire para después abrir mi boca y de esta saliera expulsada una corriente de agua bastante potente que tomaría un diámetro de dos metros en dirección al chico con la intención de derribarle, mi mirada clavada hacía el frente y deteniéndome ahora a siete metros del joven, un corto recorrido para iniciar una nueva ofensiva que permitiera descubrir más secretos del militar, necesitaba encontrar una debilidad pero estaba limitada en energía y capacidades ofensivas ahora que las puertas a sus espaldas habían eliminado mi ventaja.

Seguía escupiendo aquel chorro de agua a presión, intentando que el líquido humedeciera el sendero que estaba recorriendo, después de todo aquella técnica era utilizada para inundar habitaciones más pequeñas, pero en este caso solo quería impulsar al hombre para derribarlo y forzarlo a usar más de sus habilidades para hallar una debilidad, aunque adicionalmente quería obligar la creación de un pequeño charco donde estábamos luchando.

Stats:

  • Fuerza : 16
  • Resistencia : 20
  • Agilidad : 30
  • Espíritu : 35
  • Concentración : 35
  • Voluntad : 20
Chakra : 98 – 15 (Jutsu Revelado) – 25 (Jutsu Suiton) = 58

Inventario:

Estuche Pequeño (Derecho 1)

  • Bombas de Humo x2
  • Alambres Ninjax5


Estuche Pequeño (Derecho2)

  • Kunais x1 – 1 (Arrojado al militar)= 0
  • Shurikensx4

Estuche Pequeño (Izquierdo)

  • Kunais x2
  • Shurikensx2


Otros Items

  • Comunicador (Oreja) x1
  • Tanto (Cintura) x1
  • Capa Impermeable (Puesta): x 1 (La deje al cuidado de la señora que me pidió que atrapara a Tora)



Técnicas:

Técnica Oculta: Revelada
RANGO D

KAGEMANE NO JUTSU (影真似の術, JUTSU: POSESIÓN DE SOMBRA)
Esta técnica secreta permite a su usuario estirar y controlar su sombra de tal forma que cuando entra en contacto con la del objetivo se fusionan en una sola inmovilizándolo. Una vez lograda la fusión, el afectado deberá imitar los movimientos del Nara. Mientras dure la expansión de la sombra el usuario deberá permanecer quieto. Este jutsu puede utilizar varios factores a su favor, ya sea una fuente mayor de luz para poder hacerla más larga, o utilizar una sombra ya existente y poder viajar entre ella sumando el largo de la misma al alcance total. La desventaja de esta técnica radica en que consume bastante chakra y alguien con mayor fuerza que el espíritu del usuario, puede luchar contra la restricción.
Consumo: 15Ck ejecutar y 8Ck mantener.
MEJORA:
A partir de Chunin, los miembros del Clan Nara pueden dividir su técnica en varios tentáculos. La cantidad de sombras a las cuales podrá acceder el shinobi dependen de su concentración, aunque a raíz de esto, el alcance es dividido en partes iguales.
Alcances:
RANGO C: Hasta 10 metros.
RANGO B: Hasta 15 metros. +10Ck al coste.
RANGO A: Hasta 20 metros. +15Ck al coste.
RANGO S: Hasta 30 metros. +25Ck al coste.

Suiton: Hōmatsu Rappa (水遁・泡沫乱波, Elemento Agua: Ola Violenta de Espuma)
Tras la realización de dos sellos se libera un jutsu en donde el usuario libera de su boca una gran corriente de agua espumosa de dos metros de diámetro capaz de inundar un lugar (profundidad de dos metros en un área de cinco metros cuadrados) y reducir la fricción, limitando considerablemente (-6 de agilidad) la capacidad de movimiento de sus oponentes. También es útil para amortiguar impactos. El alcance máximo de esta técnica es de 12 metros.
Postura de manos: Liebre → Rata
Consumo: 25Ck usar.
Daigoten Hane no Shiro - País del Rayo




— —
« »
avatar
NB Narración
Master

Re: [Trama individual] El camino de la eternidad — Yatori Hoshino

Mensaje por NB Narración el Sáb Mar 10, 2018 10:17 am

Kumogakure no Sato NPC: ???
El Hyuga se impulsó hacia su diestra en cuanto el chorro de agua estaba a punto de llegar a él, aquel chorro que para el inicio de su movimiento, tendría ya siete metros de distancia recorridos. Se movería tan rápido como podía, logrando pasar junto a la burbujas acuosas sin dificultad. Continuaría de este modo con su arremetida sin verse afectado inicialmente por las acciones de la kunoichi, pese a desconocer sus intenciones.

Con su accionar bordeaba la escena, manteniendo aún cierta distancia pero no totalmente, buscando alinearse con el flanco izquierdo de la rubia pese a que los nueve metros iniciales no tardarían en volverse seis en cuanto estuviera a mitad de camino dado el rumbo que iba tomando. Con aquella particular vista dirigida a la kunoichi, donde la rudeza quedaba clara, este aparentaba ignorancia pese a ver todo a su alrededor...

El torso inclinado hacia el frente y los brazos extendidos a sus espaldas.

Al tocar esos seis metros, sin aflojar la marcha, el shinobi introdujo con celeridad su mano derecha en el estuche de su cintura de aquel mismo sitio. No tardaría mas que un parpadeo en lanzar un kunai directo al pecho de la kunoichi, sin movimiento predecible mas allá de aquel "embolsamiento" fugaz. Dado el ángulo que había buscado de ubicación, el arma no amenazaría ni siquiera a los guardias que protegían a la Daimyo, mostrando gran consciencia por parte del joven.

La distancia continuaría reduciéndose poco a poco, pues el azabache, continuaría bordeando la escena con gran intensidad.


INFORMACIÓN:
  • Fuerza : 26
  • Resistencia : 20
  • Agilidad : 30
  • Espíritu : 30
  • Concentración : 30
  • Voluntad : 20
Chakra : 128 - 5 = 123


BYAKUGAN (白眼, lit "OJO BLANCO" O "VISIÓN PURA")
Es una habilidad ocular heredada entre los integrantes del clan Hyuga y que se manifiesta desde el nacimiento. Usualmente, todos sus poseedores tienen el iris de color blanco malva, característica por la que son fácilmente distinguibles. El ojo blanco tiene dos fases: una pasiva y otra activa. En la pasiva no se recurre a ninguna habilidad especial del ojo, pero al centrar chakra, se podrá apreciar como las pupilas se agrietan y las venas de las templas se dilatan alrededor del ojo.
Consumo: 10Ck activar y 5Ck mantener.
Efectos:
— El ojo blanco otorga una visión de 360º, con un único punto ciego en forma de cono situado en el nacimiento de la nuca (justo por encima de la primera vértebra toráxica).

— Tiene una visión telescópica, pueden ver a distancias más largas de las posibles para un ojo usual. Su visión puede alcanzar sin problemas hasta los 500 metros y ver a través de objetos (lo que implica que pueden ver a través del humo, puertas, y demás), aunque le es imposible atravesar barreras de chakra.

— Pueden ver el sistema circulatorio de chakra de una persona, por lo que pueden saber en qué momento se encuentran bajo el influjo de una ilusión.

—Es el doujutsu más preciso gracias a todas éstas características, pero aquellos que aún no dominan bien el chakra necesitan recurrir a una serie de sellos para activarlo (3). Sólo expertos (RANGO B) pueden activar la técnica sin realizar sellos.
avatar
Yûgen Hotaru
Renegado B

Re: [Trama individual] El camino de la eternidad — Yatori Hoshino

Mensaje por Yûgen Hotaru el Dom Mar 11, 2018 4:35 am



Estrategias iban y venían en mi cabeza, trataba de analizar como volver a obtener ventaja en el campo de batalla, mis reservas de energías eran bajas, sin embargo mi honor estaba en juego, la reputación de mi familia y mi futuro como militar también, no podía fracasar, no debía hacerlo, no me permitiría hacerlo, mis ojos concentrados al frente verían como el hombre comenzaba a correr evadiendo mi técnica acuática e iniciando un acorte de distancia bastante descomunal, cerré mi boca anulando la técnica justo cuando el hombre inició su carrera, pero mis manos se mantuvieron en el pecho, mi estrategia había rendido sus frutos, el sendero por donde transito aquel chorro de agua espumoso, había quedado grabado en el suelo, formando una especie de pequeño sendero de agua espumosa de doce metros de distancia que era el alcance total de la técnica que había utilizado con anterioridad con su mismo grosor, el líquido era visible por la espuma que se mantenía.

Mi mano formo nuevamente el sello de liebre, para cuando el hombre alcanzó los seis metros de distancia cambié a la postura de la rata, nunca le perdí de vista desde que inició su carrera y cancelo su técnica, por eso cuando arrojó su arma hacía mi pecho a la altura del costado izquierdo, giré sobre mi eje en dirección a mi flanco derecho para dejar pasar el arma, valiéndome del giro para aprovechando parte de su impulso saltar hacía delante a forma de barrida mirando hacía el costado izquierdo por donde se desplazaba el hombre, los sellos que realicé me permitirán tomar una fuerte bocanada de aire para expulsar de mi boca otra vez aquel potente chorro de agua espumosa, solo que esta vez usando la fuerza de la barrida y el pequeño impulso del giro trataría de avanzar por el sendero de aquella extraña sustancia que escupí anteriormente, su forma y composición podría ayudarme a ganar más velocidad permitiendo que el chorro de agua de dos metros de diámetros avanzara con fuerza y potencia pegado al ras del suelo durante mi desplazamiento tratando de derribar al oponente que estaba enfrentando.

Esperaba recorrer aunque fuese unos seis metros de distancia, para cuando lograra detenerme gire mi cuerpo para quedar acostada boca abajo, no tendría tiempo de intentar pararme con el estado del líquido debajo de mi cuerpo, después de todo podría resbalar y caer, por eso aun acostada boca abajo, junte mis manos formando una ppostura puntual de mi clan, esta vez mi sombra saldría no más gruesa que un kunai, sin importar el resultado de mi técnica anterior, derribado o no, mi sombra se desplazaría tratando de alcanzar de manera lineal y hacía mi costado la sombra del hombre que se había posicionado ahora a su espalda (la sombra de su silueta), tenía que alcanzarlo, no importaba el costo, necesitaba capturarle demostrar que era digna de la confianza de la Daimyo.

Pero tal vez ese orgullo militar me llevó al borde, esa presión mental me había hecho hacer una locura, llevar al límite mis habilidades y empezar a sentir las secuelas de mi esfuerzo por primera vez, sí, me había sobrepasado algunas veces físicamente, pero nunca de manera espiritual como ese día, mi respiración ahora se veía muy agitada y perturbada, no era por miedo, no era por temor, no era por estrés, simplemente estaba agotada, mi cuerpo estaba empezando a temblar inexplicablemente, mientras mis dos manos se mantenían forzando aquel sello para que mi sombra se moviera, me sentía pesada, cansada, pero no podía rendirme, no podía permitirme caer sin siquiera haberlo intentado. No podía deshonrar a mis padres, mucho menos la confianza de aquella mujer y su hija que me estaban probando, mi típica expresión inexpresiva desaparecería forzando una de seriedad y ceño fruncido, si mi estrategia no funcionaba ahora, simplemente habría fracasado.


Stats:

  • Fuerza : 16 – 30% (4 .8 )= 11.2
  • Resistencia : 20 – 30%(6)= 14
  • Agilidad : 30– 30% (9)= 21
  • Espíritu : 35
  • Concentración : 35
  • Voluntad : 20
Chakra : 58 – 25 -15 = 18


Estado Físico: Agotamiento.
- Chakra 30% : la fatiga se hace evidente. Tu cuerpo comienza a temblar y respiras con fuerza. Todos tus stats físicos ( fuerza, agilidad y resistencia ) reciben una penalización del 30% .
Inventario:

Estuche Pequeño (Derecho 1)

  • Bombas de Humo x2
  • Alambres Ninjax5


Estuche Pequeño (Derecho2)

  • Kunais x1 – 1 (Arrojado al militar)= 0
  • Shurikensx4

Estuche Pequeño (Izquierdo)

  • Kunais x2
  • Shurikensx2


Otros Items

  • Comunicador (Oreja) x1
  • Tanto (Cintura) x1
  • Capa Impermeable (Puesta): x 1 (La deje al cuidado de la señora que me pidió que atrapara a Tora)



Técnicas:

Suiton: Hōmatsu Rappa (水遁・泡沫乱波, Elemento Agua: Ola Violenta de Espuma)
Tras la realización de dos sellos se libera un jutsu en donde el usuario libera de su boca una gran corriente de agua espumosa de dos metros de diámetro capaz de inundar un lugar (profundidad de dos metros en un área de cinco metros cuadrados) y reducir la fricción, limitando considerablemente (-6 de agilidad) la capacidad de movimiento de sus oponentes. También es útil para amortiguar impactos. El alcance máximo de esta técnica es de 12 metros.
Postura de manos: Liebre → Rata
Consumo: 25Ck usar.

KAGEMANE NO JUTSU (影真似の術, JUTSU: POSESIÓN DE SOMBRA)
Esta técnica secreta permite a su usuario estirar y controlar su sombra de tal forma que cuando entra en contacto con la del objetivo se fusionan en una sola inmovilizándolo. Una vez lograda la fusión, el afectado deberá imitar los movimientos del Nara. Mientras dure la expansión de la sombra el usuario deberá permanecer quieto. Este jutsu puede utilizar varios factores a su favor, ya sea una fuente mayor de luz para poder hacerla más larga, o utilizar una sombra ya existente y poder viajar entre ella sumando el largo de la misma al alcance total. La desventaja de esta técnica radica en que consume bastante chakra y alguien con mayor fuerza que el espíritu del usuario, puede luchar contra la restricción.
Consumo: 15Ck ejecutar y 8Ck mantener.
MEJORA:
A partir de Chunin, los miembros del Clan Nara pueden dividir su técnica en varios tentáculos. La cantidad de sombras a las cuales podrá acceder el shinobi dependen de su concentración, aunque a raíz de esto, el alcance es dividido en partes iguales.
Alcances:
RANGO C: Hasta 10 metros.
RANGO B: Hasta 15 metros. +10Ck al coste.
RANGO A: Hasta 20 metros. +15Ck al coste.
RANGO S: Hasta 30 metros. +25Ck al coste.
Daigoten Hane no Shiro - País del Rayo




— —
« »
avatar
NB Narración
Master

Re: [Trama individual] El camino de la eternidad — Yatori Hoshino

Mensaje por NB Narración el Mar Mar 13, 2018 2:22 pm

Kumogakure no Sato NPC: ???
La evasión de la joven fue muy certera, y su método de escape inteligente. El Hyuga sin embargo, redireccionó su carrera para cortar el paso de la kunoichi, dando un paso en diagonal hacia ella mientras retraía ambos brazos hacia atrás casi con el objetivo de lanzar aquellas esferas de viento anteriormente utilizadas hacia ella —o quizás algo peor—, pero de inmediato se detuvo clavando los pies sobre la tierra...
Palacio del Daimyō: Daigoten Hane no Shiro
Un hombre imponente y pesada armadura apareció entre los dos novatos, raudo y violento, habiendo abandonado su lugar en la fila de protección de la Daimyo y su hija. Creó un eco metálico con su última pisada, que detuvo el avance de la sombra de la kunoichi, y al propio Hyuga que pese a la velocidad adquirida del armado, pudo detectarla con su particular mirada. El rostro de este sujeto apenas podía verse a través del casco de su armadura, aunque un par de destellos color carmín resaltaban desde la oscuridad de las propias placas que le rodeaban.

El silencio reinó en el palacio durante algunos segundos, hasta que la postura ligeramente preparada del hombre, simplemente lo ubicó de manera firme y formal ante los dos chicos. — Rompan filas. — dijo una voz opaca y grave, de una persona que estaba por encima de los treinta años.
Los guardias  comenzaron a tomar las posiciones que anteriormente habían tenido a lo largo del palacio, anunciando de cierta manera que el combate había llegado a su fin pese a que ningún golpe había dado.

Chico... Si la niña tuviera chakra, te hubiese dado una paliza a pesar de esa mirada que tienes. — tras voltear su cuerpo y dar la espalda a la rubia, el hombre apoyó sus brazos en jarra. Luego hizo lo mismo, volteándose para ver a la pelidorada. — No sé que tienes en la cabeza, pero me han hecho gracia tus estrategias... Debes entrenar más, ¿qué clase de kunoichi se cansa tan rápido en una batalla de exhibición? — preguntó de manera retórica, negando ligeramente con la cabeza y luego iniciando sus pasos hacia la posición de la Daimyo con su hija.

A escasos cinco metros, el hombre se cruzaría de brazos mirando a la mujer por unos instantes. Asintió con la cabeza luego, y finalmente, también buscó ubicación junto al resto de sus aparentes hombres.

La mujer más hermosa de aquella habitación guardó silencio asi como también todo el resto. Su mirada cálida estaba dirigida hacia la kunoichi, así como también la de su hija, la cual sonreía ya con el rostro descubierto...

avatar
Yûgen Hotaru
Renegado B

Re: [Trama individual] El camino de la eternidad — Yatori Hoshino

Mensaje por Yûgen Hotaru el Miér Mar 14, 2018 3:50 am



Mi vestimenta se había empapado por el costado y la parte trasera, estaba aún con algo de espuma, mi estrategia estuvo a punto de dar resultados cuando un tercero intervino de manera abrupta en el combate, el eco del metal resonó y mi sombra se contrajo nuevamente ante la nueva participación, no quería terminar de gastar el chakra que me quedaba, suponiendo que ahora tendría que librar un combate contra dos personas aparentemente, « Demonios, un segundo oponente. » fue el fugaz pensamiento que invadió mi cabeza en ese momento, pero ese pensamiento desapareció con las palabras del hombre y la actuación que tomaron aparentemente sus subordinados al comenzar a distribuirse como estaban anteriormente, eso me dio un segundo aliento para permitirme girar sobre mi cuerpo para salir del sendero mojado y poder levantarme sin problema, mi vestimenta aun mojada tenía algo de espuma así que la sacudiría con mis manos mientras el hombre hablaba con mi oponente. Me sentí halagada por la manera en que aclaró una supuesta victoria, pero a su vez decepcionada por lo que comentaba referente a mi escases de chakra, mi mirada estaba clavada en su espalda durante el sermón hacía mi oponente.

Mi cuerpo se sentía más pesado de lo usual, inhalé y exhale un par de veces tratando de recobrar la compostura en cuanto a mi respiración se trataba, sabía que físicamente me tomaría un tiempo reponerme pero al menos quería tener el aliento suficiente para poder dirigirme a todos con tranquilidad, sin jadeos, aunque era imposible, el hombre se giró en mi dirección, posicionándose de la misma forma que lo hizo con el chico, inmediatamente y por respeto a su posible cargo, me enderece firme, pegué mis talones y mis palmas al ras de mis muslos, mi vista clavada sobre el oculto rostro del hombre, — Tiene toda la razón, debo entrenar más, volverme más fuerte para evitar que esto suceda, es que no quería defraudar el voto de confianza de nuestra Daimyo, quería mostrar de lo que era capaz. Lo siento mucho.  — confesé al hombre mientras se marchaba, mirando cómo se acomodaba ahora en la formación con sus militares, caminaría para retomar mi posición inicial frente al trono de la imponente mujer y su hija, hacía ellas no emitiría palabra alguna, pues una vez más enfrentaba un dilema, no sabía si arrodillarme o quedarme de pie, mi respiración y cuerpo aún estaban sufriendo las secuelas de mis exigencias durante el combate, así que obedeciendo sus primeras palabras de no arrodillarme, solo bajé la mirada e incliné mi torso hacía delante para reverenciar a la mujer y su hija, con la mirada en el piso podría escuchar que sería de mí, después de todo me había convertido de manera indirecta en el campo de concentración visual de la mujer más poderosa del país y su pequeña, ¿Quién no estaría nervioso en mi posición?  Aún más cuando todos habían guardado silencio, tomé una fuerte bocanada de aire y la exhale mientras miraba el piso. Entre el cansancio y los nervios, una vez más mi respiración se sentía comprometida acelerándose. Aguardaría entonces las palabras de ella, respetando el silencio que se generó en el recinto.


Stats:

  • Fuerza : 16 – 30% (4 .8 )= 11.2
  • Resistencia : 20 – 30%(6)= 14
  • Agilidad : 30– 30% (9)= 21
  • Espíritu : 35
  • Concentración : 35
  • Voluntad : 20
Chakra : 18


Estado Físico: Agotamiento.
- Chakra 30% : la fatiga se hace evidente. Tu cuerpo comienza a temblar y respiras con fuerza. Todos tus stats físicos ( fuerza, agilidad y resistencia ) reciben una penalización del 30% .
Inventario:

Estuche Pequeño (Derecho 1)

  • Bombas de Humo x2
  • Alambres Ninjax5


Estuche Pequeño (Derecho2)

  • Kunais x1 – 1 (Arrojado al militar)= 0
  • Shurikensx4

Estuche Pequeño (Izquierdo)

  • Kunais x2
  • Shurikensx2


Otros Items

  • Comunicador (Oreja) x1
  • Tanto (Cintura) x1
  • Capa Impermeable (Puesta): x 1 (La deje al cuidado de la señora que me pidió que atrapara a Tora)



Técnicas:

Daigoten Hane no Shiro - País del Rayo




— —
« »
avatar
NB Narración
Master

Re: [Trama individual] El camino de la eternidad — Yatori Hoshino

Mensaje por NB Narración el Miér Mar 14, 2018 3:04 pm

Daimyo País del Rayo: Hime no Tori
Alza tu mirada, Yatori Hoshino.— ordenó la mujer, con una voz cálida y reconfortante, mientras el sonido de las suelas de sus zapatos volvían a retumbar a lo largo de toda la sala. La mujer se agachó ligeramente y tendió con delicadeza la mano a su hija, la cual fue aceptada por la misma para que pronto, juntas, se acercaran lentamente a la kunoichi. — Sé que mi hija estará en buenas manos una vez que recibas el entrenamiento adecuado para mejorar tus capacidades. — afirmó tras detenerse a un escaso metro de la rubia, alzando su mano y apoyando la misma sobre la parte superior de la cabeza de esta. El tacto de la Daimyo era delicado, gentil, demostraba toda la pureza que esta tenía, pero no tardaría en ser arrebatado cuando la fémina bordeara a la chica por la diestra, y comenzara a caminar nuevamente hacia la salida del palacio con gran calma, naturalidad.

Los hombres de la Daimyo comenzaron a correr directamente hacia la puerta, mientras cuatro se repartían en partes iguales, y ubicaban a cada lado, tanto de la joven como del Hyuga. Nadie quitaría sus ojos de las dos mujeres más importantes de aquel recinto, las dueñas del País del Rayo, las deidades que caminaban entre aquellos dichosos humanos.

Conviértete en la kunoichi más fuerte que el mundo haya podido ver.

No habría más palabras, ni de su parte, ni tampoco de su hija. La mujer se perdió con la distancia, luego de que sus hombres le abrieran paso tras jalar de las puertas, y se alejara de aquel palacio sin dar indicio alguno de cuales serían sus siguientes acciones del día.

Allí, los hombres encargados de proteger a su reina, aguardarían para dar instrucciones a los dos novatos. Ambos serían escoltados por separado hacia sus nuevos hogares en las cercanías del palacio, abrigados por un futuro prometedor desde el momento en el que la mujer los aceptó en su casa. El entrenamiento que recibirían de ahora en más sería arduo en extremo, buscando mermar sus deficiencias lo más posible y volverles incluso mas fuertes que cualquier otro individuo de su propia estirpe... La guardia de la Daimyo era la élite más grande del País del Rayo en materia de poder y habilidad, por lo que deberían estar a la altura a como dé lugar. No había lugar para los débiles en aquellas tierras.

avatar
NB Narración
Master

Re: [Trama individual] El camino de la eternidad — Yatori Hoshino

Mensaje por NB Narración el Miér Mar 14, 2018 3:05 pm

Resultados
— ¡Tu mini trama ha llegado a su fin! Si bien aún debes contestar para dar un cierre desde la perspectiva de tu personaje, ningún NPC te responderá por mucho que desees interactuar con ellos de manera abierta.

— Dado a tus estadísticas y desempeño has alcanzado el Rango Chunin. Has sabido dar uso a las herramientas disponibles de tu personaje para entablar una buena batalla, la cual, si bien no ha pasado a mayores, ha servido de prueba suficiente para que nos demos cuenta de que eres consciente de como funciona el sistema de Nine Beasts. Hubo un par de errores que esperamos no se repitan a futuro, sin embargo, estamos seguros de que eres total merecedora de avanzar a la siguiente etapa.

— La guardia real hablará con las autoridades de tu aldea llevando un pergamino oficial firmado por la mismísima Daimyo, indicando que a partir de ahora tus obligaciones estarán divididas entre recibir entrenamiento y educación cerca del palacio real, aunque también tendrás días y horarios en los que serás enviada a la aldea como descanso, o para que lleves a cabo tus labores como kunoichi de Kumogakure no Sato.

— ¡Felicidades! Te has convertido en la primera usuaria de Nine Beast cuyo personaje trabajará como guardia de la mismísima Daimyo de tu país.

— Con este pequeño avance brindado, esperamos que con ello seas capaz de mantener tu estatus, recuerda que tu puesto, pese al rango que ostentas, se trata de uno de los más importantes que llegará a haber en relación a Kumogakure no Sato, junto a los ostentados por NPCs y el mismísimo Kage, claro está. Debes dar la talla con tu puesto.

— Esperamos mucho de tí y nos alegra tenerte en Nine Beasts.
avatar
Yûgen Hotaru
Renegado B

Re: [Trama individual] El camino de la eternidad — Yatori Hoshino

Mensaje por Yûgen Hotaru el Miér Mar 14, 2018 3:44 pm



Las imponentes palabras de la mujer me harían alzar la vista de manera inmediata, ahora concentré toda mi atención visual sobre la mujer que se aproximaba hasta mi posición acompañada de la pequeña Tora, la mano de la Daimyo reposó unos instantes sobre mi cabeza, era un gesto que tomaba como que lo había hecho bien, no pude evitar sentir una calidez en el interior de mi cuerpo que obligo calmar mi respiración, aunque hablaba metafóricamente sentía como si tuviera energías para continuar luchando, la manera en que me brindaba aquel gesto me hacía subir la moral de una manera inigualable, más cuando sus palabras sustentaba lo que su mano en mi cabeza indicaba, — Daré todo de mí, la vida misma en caso de ser necesario, no descansaré y mi esforzaré al máximo para cumplir sus expectativas Heika. — expresé con una voz titubeante a la mujer, para dejar de sentir ahora su mano en mi cabeza, las palabras de aquella mujer me harían entender su objetivo, al referirse que debía volverme más fuerte, tomaría muy en cuenta su sugerencia, alcanzaría la cúspide de la vida militar intentaría llegar a lo más alto para no defraudar esa confianza que me estaban dando.

La mujer salió del lugar acompañada de su escolta, mi corazón continuaba latiendo de manera acelerada, mi respiración ya estaba más calmada, pero ahora mi mente era la que se encontraba distraída, preocupada por la responsabilidad que había adquirido, más cuando después de aquel combate con el joven de mi aldea me había dado cuenta de la cantidad de debilidades que aun poseía, la escases de entrenamiento y experiencia me había obligado a casi flaquear y fracasar contra un oponente como él, la moraleja de ese día era evidente, mantener la cordura pese a la presión, evitar despilfarrar chakra pues nunca se sabe la cantidad de oponentes que habría en un camino. No volvería a suceder, me capacitaría hasta más no poder para evitarlo, de eso estaba completamente segura.

Los guardias ahora nos escoltarían tanto al rival que tuve como a mí a nuestros respectivos aposentos, respiré hondo tratando de opacar mis nervios y ocultar lo que realmente estaba sintiendo, nuevas responsabilidades, nuevas metas, nuevos objetivos, nuevas circunstancias, sobre todo nuevos desafíos, alcé la vista siguiendo el sendero que me estaba indicando para recordar a mis compañeras de equipo, ¿Qué habrá pasado con ellas? ¿Estarán bien? ¿Podré verlas una vez más? Eran las preguntas que transitaban mi cabeza en ese instante pensando en todo lo que estaba sucediendo, la misión que habíamos venido a cumplir, más aun así solo estaba para cumplir órdenes, la instrucción que me dieran los militares la cumpliría al pie de la letra. Después de todo a partir de ese día estaba bajo las órdenes de la feudal en persona. Mi rostro despreocupado serviría como escudo para afrontar este nuevo camino a recorrer.



Stats:

  • Fuerza : 16 – 30% (4 .8 )= 11.2
  • Resistencia : 20 – 30%(6)= 14
  • Agilidad : 30– 30% (9)= 21
  • Espíritu : 35
  • Concentración : 35
  • Voluntad : 20
Chakra : 18


Estado Físico: Agotamiento.
- Chakra 30% : la fatiga se hace evidente. Tu cuerpo comienza a temblar y respiras con fuerza. Todos tus stats físicos ( fuerza, agilidad y resistencia ) reciben una penalización del 30% .
Inventario:

Estuche Pequeño (Derecho 1)

  • Bombas de Humo x2
  • Alambres Ninjax5


Estuche Pequeño (Derecho2)

  • Kunais x1 – 1 (Arrojado al militar)= 0
  • Shurikensx4

Estuche Pequeño (Izquierdo)

  • Kunais x2
  • Shurikensx2


Otros Items

  • Comunicador (Oreja) x1
  • Tanto (Cintura) x1
  • Capa Impermeable (Puesta): x 1 (La deje al cuidado de la señora que me pidió que atrapara a Tora)



Técnicas:

Daigoten Hane no Shiro - País del Rayo




— —
« »
avatar
Nine Beasts
Master

Re: [Trama individual] El camino de la eternidad — Yatori Hoshino

Mensaje por Nine Beasts el Miér Mar 14, 2018 8:43 pm

El Camino de la EternidadCon la finalización oficial de tu mini-trama individual y teniendo en cuenta lo hecho en la misión avanzada, es ahora cuando las recompensas brillaran más que nunca.

Las ejecución de la misión te llevó a conseguir una participación única que como hemos resaltado en la anterior evaluación. Has logrado el ascenso al rango de Chunin, y a su vez, te has convertido, de cierta forma, en par te de la guardia real de la hija de la Daimyo del País del Rayo.

No todo ha sido perfecta, pero a pesar de ello, has demostrado que a pesar de todo lo que se ha encontrado en tu camino, puedes prevalecer y mostrar una gran actuación.

Lancémonos a la tan esperada premiación:


  • Pago en Puntos Ninja: 85 PN.
  • Pago en Ryous: 7.500 Ryous
  • Pago en Punto de Trama: 150 Puntos de trama.
  • Bonificación especial [Titulo: Noble]: No todos nacen con una cuchara de plata en la mesa, pero tú te has comprado el juego completo. Tu uso de recursos se ha optimizado de tal manera que has sacado un provecho pleno al estatus social, y sin duda el señor feudal te invitaría a tomar el té.
  • Mejora de entrenamiento: Ahora que te encuentras siendo entrenada por y para la guardia real de la futura Daimyo, tus entrenamientos semanales podrán ser dotados de narrativas en el campo de entrenamiento de estos, el mismo que se encuentra en la imagen principal del subforo. Podrás tambien nombrar ocasionalmente travesuras de la joven Tora, pero nunca interpretarla a ella ni a ningún NPC oficial. Tus entrenamientos semanales serán así valorados desde 1 a 15 PNs.


Además, como premio adicional, a diferencia de aquellos que han conseguido una medalla por su misión avanzada, tu tendrás una única para que puedas ir alardeando por la vida.



Logro: Familia Real "Tora"
Contenido patrocinado

Re: [Trama individual] El camino de la eternidad — Yatori Hoshino

Mensaje por Contenido patrocinado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.