Últimos temas
» [Petición] Conexión diaria
Hoy a las 9:52 am por Arashi no Kamizuru

» Maybe friends?[Privado]
Hoy a las 8:52 am por Izanagi

» [Guía y Petición] Hojas Ninja
Hoy a las 8:35 am por Izanagi

» [Tienda de Ventajas] Puntos de Trama
Hoy a las 3:11 am por Koki Senju

» Conociendo tu pasado [Pasado con Haru]
Ayer a las 11:52 pm por Arashi no Kamizuru

» Expediente Yashiro Yuki
Ayer a las 10:52 pm por Yashiro Yuki

» Jelou
Ayer a las 10:34 pm por Haru Uzumaki

» [Misión C] Patrimonio Pueblerino [Seiko/Shiori/Naoki]
Ayer a las 8:53 pm por Shiori Kaguya

» Under Pressure(libre)
Ayer a las 6:40 pm por May Sheen

Afiliados
Limpieza 05 - 11 - 18

Boku no Hero ROLVelmegunLittle FearsCrear foro

El precio que un hombre debe pagar.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

avatar
Ikum Kaguya
Kiri Chunin

El precio que un hombre debe pagar.

Mensaje por Ikum Kaguya el Lun Mar 05, 2018 12:42 pm


Ikum

7:00 AM
Los pájaros comenzaban a liberar sus cantos al son de los primeros rayos del sol, aunque la mañana fuera gris, dado a que el cielo se encontraba parcialmente nublado. Unos tapones cubrían sus oídos, adoraba el silencio para trabajar, sobre todo si debía concentrarse para ello.
Se quedó estático, mirando la rendija metálica a la altura del techo prácticamente, que al parecer conectaba con el suelo del exterior, quedando esta bajo tierra para adoptar una temperatura fresca y regulable.
— Ya tardaban en interrumpir. —

Mientras se deshacía de los tapones ya usados comenzaba a apuntar en una libreta.





“  
— Datos relevantes:
⟿ Debo realizar ejercicios de coordinación, el bisturí tiene demasiado estrecho el margen de error, requiere un pulso firme.
⟿ El cerebro del animal actúa en defensa del narcótico, pero solo una vez por vida, es decir, le deja seca la mollera para siempre una vez usado.
⟿ No solo “paraliza” si no que incluso creo que puede ser alucinógeno, pero no tengo forma de comprobarlo con un animal así.
⟿ Al parecer, causa una parálisis del cerebelo, impidiendo cualquier tipo de movimiento por muy fuerte físicamente y sano que este la víctima en cuestión.
Aclaración: El narcótico ataca tanto al cerebelo como a las terminaciones nerviosas más importantes como la que se dirige a la espina dorsal. Mientras este no sea eliminado del cuerpo hará efecto, aunque no suele alcanzar periodos demasiado prolongados sin ser destruido por el mismo organismo que hospeda.
.
.
.





Eso sería lo único que se podría leer en toda la extensión de la página de aquel misterioso cuaderno que guardaba como su pequeño almacén de información con recelo. Cada día que pasaba su mejoría con las artes médicas iba creciendo sin siquiera darse cuenta el mismo. Sabía perfectamente que tenía mucha información para poder aprender, y no de una persona cualquiera en estas artes precisamente.
En su trayecto después del chunin llegó a entender lo que Kotaro Kiryu le quería decir con que las artes médicas no eran solo suplementarias o defensivas, hay un mundo de posibilidades ofensivas junto con esta especialidad de segunda línea de batalla, aunque en el caso del albino, el no pretendía quedarse detrás de las ofensivas.
Lo que era teoría en si estaba completo. No había nada dentro de esos libros que el albino no conociera. La práctica ya, era un problema totalmente distinto. Si bien sabía el cómo, por razones incomprensibles para el mismo Kaguya, este era incapaz por ahora de poder utilizar el chakra concreto para las afinidades Iryoninjutsu.
La rabia que llenaba su cuerpo por ese sentimiento de impotencia le hacía querer destrozar lo primero que se le pasara por delante de sus rubíes. Aunque también el mismo sabía que no iba a servir de nada. Apretó su puño de una manera firme, chasqueando su lengua contra su paladar apretando los dientes entre sí.

9:00 AM

Suspiró un par de veces, asegurando que no quedara nada por lo cual exhalar de esa manera. Mientras subía las escaleras de la sala semioculta que había creado el mismo en su residencia. Esta, se basaba en una puerta que se escondía tras la misma madera de las paredes de la casa, aunque las planchas que se hallaban sobre la puerta se podían retirar al no estar completamente firmes. Dieciséis escalones en caracol hasta llegar a un suelo pavimentado con cemento. Esta sala básicamente era la encargada del trabajo científico y médico del Kaguya, pudiendo así asegurarse que nada saldrá de ahí sin su racional consentimiento, ni siquiera el mismo.
Sus pasos eran lentos, como esperando algo que nunca llegará.  Aproximándose a la salida de su propia creación, ascendiendo los escalones de uno en uno, mientras su respiración seguía siendo igual de profunda y misteriosa. Las ideas que pasaban por su cabeza eran tétricas, incluso pensaba que muchos ya pensaban que estaba loco. No era la primera vez que se lo decían, aunque el simplemente se dejaba llevar y bien era cierto que su mente dibujaba pinceladas tan macabras como historias para no dejar dormir a los niños. Solo que esto último era pura ficción en la mayoría de los casos.
Esta manera de discurrir se había visto influenciada por demasiadas cosas. Los férreos principios de un hombre como Goro Isashi, la manera de pensar de Kotaro Kiryu, sumado a la opacidad que creaba en su interior el sello maldito y esas palabras del hombre que lo colocó en su cuello después y a cambio al parecer de uno de sus brazos ya recuperado por el cirujano.

Había estado investigando acerca del por qué. La razón por la cual el ninjutsu de tipo médico afecta de manera diferente a la gente con su misma barrera de sangre. Toda la investigación la llevaba a cabo con sus propias muestras de ADN. Mientras ya se encontraba en el interior de su salón, se aproximaba a una de las mesas plagadas de libros, en la cual, en uno de tantos, sobre la portada reposaba una caja de cigarrillos y un encendedor de color cobrizo, tomando ambos con su diestra, para encaminarse hacia la puerta que recibía el exterior.
“¿Todo esfuerzo merece su recompensa?” Cerró los ojos y el solo parecía reírse de aquel mismo pensamiento. “El esfuerzo psicológico me agota. . . Y esto no debería ser una recompensa.”


Sentía una presión dentro de su cabeza que solo desembocaba en una gran ansiedad. “Necesito las respuestas para que surjan más preguntas.” Le gustaba extremar, aunque siempre con cierto margen. Exhalaba la última calada de aquel cigarro con tabaco rubio, soplando incluso un par de veces más, asegurándose de que no quedara nada en sus pulmones, o quizá solo fuese una manía de tantas.
Cada tres días se sacaba sangre. Exactamente a la misma hora, entre las 9:35 y las 9:38AM para después examinarla con tranquilidad, apuntando sin siquiera mirar en el papel con una letra prácticamente ilegible para alguien que no fuera el mismo cuando veía algo interesante a su parecer.
Su conocimiento acerca del coste del aprendizaje era totalmente el real. Sabía de sobra que iba a tener que esforzarse más y más si quería aprender tras los pasos del Jonin, pero, aun así, se lo preguntaba una y otra vez. “¿Lo conseguiré?” Día tras día auto desafiándose con el propósito de motivarse.
Aun así, no todo era pura psicología, se necesitaba un cuerpo fuerte y sano, así que se pasaba los momentos aprovechables del tiempo que le sobraba haciendo ejercicio, todo lo que podía, incluso alguna que otra vez llegaba a forzar demasiado y se rompía alguna fibra muscular, pero ¿Qué precio hay que pagar por un deseo que se presentaba con una fuerza de voluntad inquebrantable? Tenía palabras firmadas y promesas que cumplir. Un hombre como él nunca se detendrá.






Volver arriba Ir abajo

avatar
Kuroda Yukimura
Getsu Genin

Re: El precio que un hombre debe pagar.

Mensaje por Kuroda Yukimura el Lun Mar 05, 2018 12:49 pm

TEMA CERRADOPuntos otorgados a Ikum Kaguya.

  • Mediante post: 7.5PN.

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.