Últimos temas
» [Petición] Conexión diaria
Hoy a las 7:57 am por Akatsuki-

» [Tienda] La Armería
Hoy a las 7:37 am por Yuuma

» Yuuma — Hoja Ninja
Hoy a las 7:32 am por Yuuma

» [Registro] Registro de Físico
Hoy a las 7:18 am por Yuuma

» [Registro] Registro de Aldea
Hoy a las 7:14 am por Yuuma

» [Petición] Auto-Misiones
Hoy a las 6:35 am por Aku Aburame

» [PN] Compra Ninja
Hoy a las 6:26 am por Hwang Hon

» Chau.
Hoy a las 6:08 am por Hwang Hon

» [Misión rango D] Quid pro quo.
Hoy a las 5:59 am por Korāgen Kaguya

Afiliados
Limpieza 05 - 08 - 18

 photo untitled45.pngBoku no Hero ROLVelmegunLoving PetsCrear foroOne Piece Legacy

Amarga compañia. | Pasado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

avatar
Haine Rammsteiner
Kiri Gennin

Amarga compañia. | Pasado

Mensaje por Haine Rammsteiner el Miér Mar 14, 2018 7:09 am


Tan solo escucha...

La lluvia caía con suavidad, una llovizna leve que se mezclaba junto al clima de la aldea, notándose como la neblina era un poco menos densa de lo habitual más aun así obstruía la visión a cierta distancia de aquel sendero, los locales estaban cerrados y pocas personas transitaban por aquellas calles, siendo una de estas pocas que podían darse el lujo de disfrutar aquella caminata. Un paraguas de color rojo me protegía de la lluvia, donde caían las gotas y se deslizaban hacia los bordes evitando mojarme directamente, mientras que sostenía este paraguas con mi zurda ocultaba en uno de mis bolsillos mi diestra, cada paso que daba era suave y sereno, casi no se podría escuchar cuando mis botas chapoteaban cada charco cercano, en cambio podría parecer siquiera un fantasma que no tocaría realmente el suelo y entraría en el margen ilusorio de una tarde tenebrosa y solitaria. Mi oscura vestimenta hacia énfasis en lo pálida que era mi piel, y apenas aquellos orbes blancos destacaban de entre la esclerótica de mis ojos, podría incluso de lejos parecer que carecía de pupilas o mis ojos estuviesen volteados hacia el interior. Un rostro inexpresivo el cual no se dignaba a mirar a los transeúntes, y en cambio mantenía el mismo en dirección hacia el frente en todo momento, no parecía que nada pudiese detenerme. Poco a poco me iba alejando de aquella zona transitada, de las calles de la aldea en especifico, para adentrarme en un sendero que me llevaría a cruzar un pequeño parque cercano a la aldea, el cual estaba rodeado de arboles, bancos, fuentes y hasta pequeños templos. Tendría que cruzar este parque para poder llegar hacia mi destino, más no tenía afán o apuro por llegar a tiempo y aseguraba que cualquier cosa podría distraerme, como la lluvia en ese instante.

Había cesado mi andanza para dignarme a apreciar mi alrededor, todo era tan tranquilo y ya habían menos transeúntes, hasta el grado que poco a poco empezaba a quedar solo, mientras el resto se perdía entre la niebla y la lejanía, cada vez más perfecto. A pesar de aún ser de día y a punto de empezar el ocaso, el clima se prestaba para rodearse de muchas mantas y disfrutar de una buena taza de chocolate, mientras clavaba mi vista por la ventana y miraba la lluvia caer, las gotas deslizarse por el cristal y me podría divertir con el vaho que salía de mi boca por la temperatura. Saque mi mano derecha de mi bolsillo y la lleve junto a mis labios, haciendo salir vaho de mi boca en ese instante, para luego sonreír con levedad. A pesar de llevar bastante tiempo en aquella isla, no terminaba a adaptarme a sus climas y ambientes, más eran demasiado agradables para mi gusto y eso me causaba mucha tranquilidad. Volví a mirar hacia delante, luego hacia mis lados y ahora me encontraba completamente solo por aquel camino, suspire con alivio, como si realmente deseara estar solo en ese instante para disfrutar un poco de paz, luego retome mi rumbo y continúe por aquel sendero. Por el suelo se veían charcos grandes de agua los cuales intentaba evitar, sino mojaría demasiado mis botas y aseguraba se filtraría hacia el interior, lo que menos quería era mojarme del todo, puesto que aún faltaba mucho para llegar a mi residencia. Los arboles se veían bastante deprimentes y gozaban de un aire tétrico junto a la neblina y la lluvia juntas, esto sin duda era extraño para mí y causaba una emoción extraña en mi ser, no sentía tristeza ni miedo, simplemente empezaba a sentirme realmente solo.

Todo aquello retorcía mis recuerdos, picaba la llaga y causaba un poco de dolor, pero incluso recordando un poco de mi pasado no digne a mostrar alguna faceta en mi rostro, en cambio seguía siendo tan inexpresiva como al principio, mientras detallaba el frente a mi alrededor, me estaba acercando a un pequeño templo, parecía más bien una zona de estar en aquel parque más no sabría hasta acercarme lo suficiente. Desde lejos podía deducir que mediría alrededor de quince por quince, y las piedras como paredes tenían par de ventanas, por la cual una luz parpadeante brotaba intentando atraer a los perdidos y desamparados. Si, en su mejor momento pudo haber sido un templo, más el deterioro lo llevo a ser un simple salón vacio construido y perfeccionado con rocas sedimentarias, pulidas para darle aquella forma hogareña. Quizás en un día común se sentaría ahí los mayores a hablar de sus anécdotas de jóvenes o los niños brincarían y saltarían sin pretender detenerse. Tendría que pasear por ahí un día más normal, para averiguarlo. Me faltaban varios metros para siquiera pararme delante del mismo y por mi mente vago una idea ¿Por qué no esperar a que cese la lluvia ahí? Sería perfecto, creí.

PAÍS DEL AGUA - CALLES DE LA ALDEA




avatar
Soma Saito
Kiri Gennin

Re: Amarga compañia. | Pasado

Mensaje por Soma Saito el Miér Mar 21, 2018 7:47 pm




Ya había pasado más de un año desde mi instalación en Kirigakure. Graduado de su academia y activo en misiones de bajo rango, mis días pasaban lentos de transitar pero efímeros a mi memoria, aun cuando mi esfuerzo por encontrar un objetivo dentro de este gris mar de hormigón, he deambulado por sus calles procurando memorizarlas y conocerlas; para mi suerte, buena o mala, el día había comenzado con una precipitación extraña, el concreto se había oscurecido y la ausencia de gente hacía todo monocromático y desolado.

No llevaba ninguna clase de protección, tan solo caminaba con la mirada al frente y mi cabello evitaba que gran parte de aquella lluvia llegara a mi cuerpo, su denso volumen hacía que la parte superior quedara empapada y corrieran las gotas hacia el suelo, el resto se iba mojando muy paulatinamente y a pesar de la baja temperatura no molestaba mi cuerpo, esto no se comparaba al país del hierro y sus temperaturas con nevadas, pero aun así me afectaba más en otros ámbitos.

Mis pasos terminaron llevándome a otro sitio, un parque, que por más que miraba, le apreciaba tan falto de vida y color, me encontraba yo como una pequeña llama en medio de un páramo extraño, que esbozaba árboles de apariencia muerta y nada más. Llevé mi cuerpo a sentarse en una mojada banca y mis ojos a mirar el cielo gris. Dentro de poco amanecería y bien podría ir a mi casa a dormir después de la deselada de anoche trabajando en un local nocturno, pero no me apetecía, no me sentía cansado físicamente, tan solo mi mente que no encontraba justificación para respirar en ese día. Tan solo me quedé ahí, sintiendo las gotas bañarme y caer en mi rostro apenas obstruido por mi melena.
Estadísticas:
  • Fuerza : 12
  • Resistencia : 12
  • Agilidad : 12
  • Espíritu : 12
  • Concentración : 12
  • Voluntad : 12
Chakra : 86
Inventario:


  • 2 Katanas en la espalda puestas como X, ambas con los mangos hacia el suelo.
  • 2 Pergaminos de Arte Tensasai, ambos con 15 Shurikenes y 15 Kunais cada uno. 12 Shurikenes y 12 Kunais tienen hilo ninja atado a ellos.
  • 1 Carrete de hilo colgando en la cintura.  
  • 3 Bombas de Humo en bolsillos del pantalón.

Yukigakure - Biblioteca




avatar
Haine Rammsteiner
Kiri Gennin

Re: Amarga compañia. | Pasado

Mensaje por Haine Rammsteiner el Jue Mar 22, 2018 8:22 pm


Tan solo escucha...

Más adelante, mucho más adelante veía algo acercarse, algo con total lentitud que se detuvo justo más allá de la pequeña capilla o templo al cual me aproximaba, a pesar del ambiente y la luz tenue que se proporcionaba naturalmente, pude verlo. Estaba solo, desamparado y tan olvidado, eso expresaba en aquella banca sentado, pobre persona desdichada. Empezaba por desistir de la idea de  permanecer bajo aquel templo hasta que escampase, ya que sentía una pequeña curiosidad por la persona más adelante ¿Qué tendría? Aún no me adaptaba a la actitud distante de los residentes de la villa, algunos eran como una flama incandescente entre tanta niebla mientras otros eran como simples flamas por extinguirse, enfermizas hasta cesar. Dos estilo de personas, unas sociales y otras distantes, no podía adaptarme aún ni lograr socializar con facilidad y eso interrumpía y entorpecía mis necesidades, mis deseos…

Me propuse llegar hasta esa persona y luego de haber pasado delante de aquel templo continue poco a poco hasta aproximarme cada vez más hacia esta, notando por la distancia que estaba completamente empapado y el largo cabello que tenía lo tenía completamente mojado o eso detallaba a simple vista. Cada vez que me fui acercando más notaba muchas cosa más, como las prendas que vestía y los instrumentos de combate que portaba ¿Acaso sería un Chunnin? Desconocía esto y es por ello que mi curiosidad se alimentaba aún más, hasta que por fin me detuve a dos metros de él, prácticamente en la punta de la banca en la cual estaba sentado. Mis ojos le recorrían de pies a cabeza y de este ser un desconocedor del linaje hyuga habría de ver a un hombre “sin pupilas”, más detallando a fondo vería que realmente estas eran blancas y solo un aro negro bordeaba las mismas. – Buenas… – Interrumpí el silencio, mostrando una leve sonrisa mientras buscaba parecer amigable, entonando la voz de una forma suave para no abrumar o intimidar con la repentina presencia, quizás ya habría de haberme  visto entre las hebras de su largo cabello, y desde mi punto de vista no note esto.

Como fuese el caso, ahí me encontraba parado observándole mientras portaba en mi mano aquel paraguas rojo, podía incluso escucharse como las pesadas gotas caían con fuerza sobre el paraguas de forma aleatoria y casi constantes. Hace rato había cesado la lluvia, una que podría dejar empapado a cualquiera e incluso pudo haber tomado por desprevenido a esta persona, la cual en ese momento no deduje su género. – ¿Estás bien? ¿Te has caído? – Pregunte, alzando un poco mi mano derecha hacía esta, como si recalcase la referencia a que estaba mojado. Ya hace buen rato no hablaba con alguien y empezaba a sentirme un poco cohibido, podría desahogar un poco dicha necesidad de articular palabras con alguien y quizás esta era la indicada.

PAÍS DEL AGUA - CALLES DE LA ALDEA




avatar
Soma Saito
Kiri Gennin

Re: Amarga compañia. | Pasado

Mensaje por Soma Saito el Jue Mar 22, 2018 8:55 pm





Abosrto en mis ideas, tan solo el sonido peculiar del agua chocando con plástico deslgado supo llamar mi atención, produciendo un leve cambio de posición de mis pupilas, tan solo un breve momento como para ver a una persona acercarse, mas pensé que seguiría de largo ya que no determiné bien si miraba al frente o a otro punto. Fue hasta que quedó a una distancia prudente y dirigió palabras hacia mí, que me di cuenta de algo curioso, sus ojos estaban en blanco, ¿algún ciego?, no, los ojos estaban perfectamente enfocados en mí, lo podía notar por el contorno del iris que me enfocaban perfectamente.

Me quedé un momento en silencio mientras le miraba, ¿por qué preguntaba eso?, le miré sostener una sombrilla y su ropa que bien podría perderse en cualquier sitio oscuro de la aldea estaba seca, mientras yo empapado aun escurro como si estuviera lloviendo torrencialmente. Sonreí de un momento a otro al imaginarme lo curioso de la escena y luego negué con la cabeza

-Buenos días, si estoy bien, solo disfruto del clima-

Respondí retirando un poco los cabellos que ocultan mi mirada, descubriendo también una fracción de mi bandana ninja. Descansé el ahora pesado mechón en mi oreja y en un movimiento hice que el resto del mismo caiga hacia atrás.

-¿Conoces este lugar?, es la primera vez que paso por este sitio, pero parece tener algún tipo de historia-


Expresé intentando fomentar un poco más la comunicación, no me venía mal un poco de compañía en un día como este. De alguna forma me cuestioné si tras comprobar mi integridad física, su interés e esfumaría como el humo en  un soplido, pero aun así prefiero arriesgarme a quedarme con la duda.

Estadísticas:
  • Fuerza : 12
  • Resistencia : 12
  • Agilidad : 12
  • Espíritu : 12
  • Concentración : 12
  • Voluntad : 12
Chakra : 86
Inventario:


  • 2 Katanas en la espalda puestas como X, ambas con los mangos hacia el suelo.
  • 2 Pergaminos de Arte Tensasai, ambos con 15 Shurikenes y 15 Kunais cada uno. 12 Shurikenes y 12 Kunais tienen hilo ninja atado a ellos.
  • 1 Carrete de hilo colgando en la cintura.  
  • 3 Bombas de Humo en bolsillos del pantalón.

Kirigakure




avatar
Haine Rammsteiner
Kiri Gennin

Re: Amarga compañia. | Pasado

Mensaje por Haine Rammsteiner el Jue Mar 22, 2018 9:29 pm


Tan solo escucha...

Los modales del sujeto eran bastante pulcros, saludando antes de continuar su oración y notando mis intenciones con facilidad, cosa misma que me hizo pensar que no era del estilo de sujeto que preguntaría la misma cosa reiteradas veces hasta que por fin entrase en su cabecilla, eso me agrado. Era un chico un poco fuera de lo normal, pues menciono el disfrutar el clima más estando todo empapado parecía disfrutarlo más al tacto que a la vista, como en mi caso.  Consecutivamente me pregunto respecto al lugar, pero ¿acaso tendría importancia? Era un simple parque con algún que otro templo pequeño de adoración en su interior como lo era uno de los que había pasado metros atrás, arboles abundantes y poca iluminación, eso había recalcado también en algunos libros de la biblioteca… Después de todo era una de mis vías preferidas para ir directo a mi casa, tenía que conocer los senderos cual transitaba muy bien para casos así, donde me preguntasen tendría las respuestas correctas y podría alimentar una conversación y estabilizarla… – No, de hecho es primera vez que paso por aquí. Es bastante curioso la verdad, aunque algo tétrico. Más la calma y el silencio que se puede apreciar me gusta, es tranquilo… Me recuerda a casa. – Comenté, sobre todo me recordaba a casa… Una de las cientos donde residí en mi infancia, una donde apenas sobrevivía comiendo un poco de basura e inmundicias, pero era la casa ¿No es así? – Los lugares de este estilo me gustan, son tranquilos y dan para pensar… – Hice una breve pausa para acercarme un poco, y con mi diestra sacudir un poco el agua que había en la banca, intentando secarla un poco, misma acción que complementaría con un pequeño pañuelo blanco sacado de mi bolsillo.

Por un momento alce mi vista para ver al chico, para luego proceder a sentarme al haber secado lo suficiente aquel lado de la banca, quedando entonces un gran espacio entre ambos, medio metro o un poco más. Corríamos con la suerte de que las bancas de aquel parque fuesen sumamente largas y permitiesen sentar varias personas en una misma – Aunque a diferencia, no soy amante de mojarme… Es una sensación placentera, el bañarse bajo la lluvia; me recuerda mi infancia, así que es algo especial. – Correr bajo la lluvia, mientras en tus manos cargabas algo de alimento, para al final ser atrapado y golpeado, volviendo a ser golpeado al llegar a casa por no traer nada… Por no servir para nada. – Una bonita infancia. – Escapo de entre mis labios, mientras ahora miraba hacia el frente, centrando mi vista sobre un árbol del cual colgaba una soga atada a una tabla, justo como un columpio que en otros tiempos más claro podría verse animado, más en este instante recordaba a alguna escena de terror relatada en una novela. – Soy algo turista, ya llevo un tiempo viviendo aquí más aún no conozco la aldea del todo. ¿Tú naciste aquí? – Le pregunte, manteniendo la mirada hacia el frente y el paragua un poco inclinado hacia un lado, para que así las gotas que cayesen en el paragua al deslizarse hacia los bordes, no cayesen cerca de él y le chispearan, era estúpido si lo pensaba pues ya estaba mojado, más mantenía un poco de modal a pesar de todo.

Por un momento, aquel columpio me traía algunos recuerdos vagos a mi mente, no muy agradables y a pesar de ello mantenía una faceta neutra en mi rostro, pues ya no me afectaban y solo eran paginas de mi pasado que no quería recordar por ahora. – Por cierto, un placer. Mi nombre es… – Callé por un segundo, como si lo pensara, para luego mirar al rostro al sujeto. – Haine, si. Haine Rammsteiner. – Comenté, finalizando con una leve sonrisa mientras entrecerraba mis parpados. – Espero no interrumpir tu tiempo a solas, aún no deseo llegar a casa. – Alce una de mis cejas con carisma al mencionar aquello, volteando levemente mi rostro como si fuese una pregunta incomoda por hacer y aliviaba el peso con una sonrisa coqueta.
PAÍS DEL AGUA - CALLES DE LA ALDEA




avatar
Soma Saito
Kiri Gennin

Re: Amarga compañia. | Pasado

Mensaje por Soma Saito el Jue Mar 22, 2018 9:54 pm



Me sentí identificado con el expresar, aunque me causó curiosidad la selección de palabras "tétrico" pero "calmo", son términos que concuerdan y encajan en una posibilidad distinta a la mía. Este lugar más me parece eque está en transición a florecer, o tal vez en un perpetuo estacionamiento en la faceta, pero no podría argumentar nada en contra, más aun cuando habla de "casa", palabra que me lleva volando a recorrer una distancia más allá del mar y caer en un nevado sitio repleto de cadáveres arboreos y páramos blancos y negros.

Ciertamente me recordaba a casa también, ¿será eso por lo que me siento así?, ¿es esa sensación de melancolía la que me lleva a disfrutar la lluvia de forma mas directa que la del joven -me atrevo a intuir- a mi lado.

-A casa...-

Repetí casi inaudible, sin perturbar sus siguientes palabras ni mencionar el evitar que se sentara. Me apetecía la compañía, no importa de dónde fuera, no tenía preferencia o réplica alguna al respecto, mas aun su extraña formalidad me resulta enriquecedora. Recargué mi brazo en el contorno del respaldo, dejando caer el codo por atrás y mi mano por delante.

-Parece ser que estamos igual. Apenas he pasado un año en la aldea, he deambulado por ella cada momento que tengo libertad, y aun así no he sido capaz de recorrerla toda, es como si cada vez que llego a un punto, otro nuevo aparece, y para colmo tienen muchos lugares excelentes para comer-


Añadí antes de reír un poco. Tal vez ahgora piense que soy un goloso, pero realmente no me molesta, con lo mucho que me gusta la gastronomía, poco podría importarme que digan que peco de disfrutar el resultado de mi más estudiado pasatiempo.

Le escuché presentarse, haciendo que mi vista se volviera hacia él, percatándome de su casual mute momentáneo antes de decir su nombre, ¿por qué habrá duda?, ¿será que su nombre real es otro?, bueno, si es que también viene de otro sitio, sus razones ha de tener y no son asunto mío. Permanecí sonriente ignorando completamente su actuar y extendí mi diestra

-Un Gusto, mi nombre es Soma-


Mi apellido, lo reservaría, ese asunto no era relevante por ahora y aun no conocía el sujeto del todo como para confiar algo que se ha vuelto tan problemático en este año.

-Hasta ahora, ¿cuál ha sido tu parte favorita de la aldea?-


Fomenté aun más la conversación, haciendo alución a que su presencia lejos de incomodarme, me venía bien. Tal vez intercambiando la experiencia de dos foráneos, se genere una interesante relación.

Estadísticas:
  • Fuerza : 12
  • Resistencia : 12
  • Agilidad : 12
  • Espíritu : 12
  • Concentración : 12
  • Voluntad : 12
Chakra : 86
Inventario:


  • 2 Katanas en la espalda puestas como X, ambas con los mangos hacia el suelo.
  • 2 Pergaminos de Arte Tensasai, ambos con 15 Shurikenes y 15 Kunais cada uno. 12 Shurikenes y 12 Kunais tienen hilo ninja atado a ellos.
  • 1 Carrete de hilo colgando en la cintura.  
  • 3 Bombas de Humo en bolsillos del pantalón.

Kirigakure




avatar
Haine Rammsteiner
Kiri Gennin

Re: Amarga compañia. | Pasado

Mensaje por Haine Rammsteiner el Vie Mar 23, 2018 7:30 pm


Tan solo escucha...

La serenidad con la cual se expresaba el muchacho me era interesante, bastante calmado para estar hablando con un extraño en medio de un oscuro parque, esto me hacía pensar que tenía nervios de acero o era demasiado despistado… Podría ya visualizar mis manos sobre su cuello, estrangulando ese pequeño cuello mientras su hermoso cabello obstaculizara su vista, entorpeciera su forma de verme y detallar el rostro excitado que tendría en ese instante. Una sensación escalofriante y placentera era la que ahora recorría por mi espalda, como un escalofrió que bajaba desde mi cuello hasta mi espalda baja, por un momento me venían ideas extrañas y bizarras, pues traer un poco de mí pasado traía consigo mucho más que recuerdos oscuros, sino un poco más alegres y excitantes. Y creyendo que sería el único forastero en este lugar, resulta también que el chico pelirrojo igual lo era, y su pregunta me dejo en el aire, ignorando la relevancia de su nombre dio a lucir una buena pregunta. – ¿Mi lugar favorito? – No sabría decir cual lugar podía elegir como favorito, de hecho no lo tenía y ahora me ponía a pensar en ello.

Mirando nuevamente a mi alrededor podía notar la levedad de la niebla gracias al ambiente frío, para luego acomodarme sobre aquella banca y cruzar mi pierna izquierda sobre la derecha, para poder dedicar un poco más de mi atención y mirada sobre el chico. – No lo tengo, a pesar del tiempo que tengo aquí no he elegido uno. Más la neblina que caracteriza a la isla podría decir que es mi preferida, pues todas las calles y zonas apartadas gozan de esta en diferentes densidades y eso me encanta. Es tan perfecto. – Comente con naturalidad pues esa era una verdad, una muy verdadera y no podía negarlo. – ¿A ti cual lugar te gusta más de la aldea? – Pregunté, quizás repetía su misma pregunta pero ahora sentía curiosidad de como alguien del exterior podría elegir una zona en especifico de su nuevo lugar de residencia. Tal vez se me dificultaba a mi hacerlo debido a que me acostumbre a moverme, de aquí hasta allá y de allí hacia otro lado, por lo que no le daba gran importancia ni pretendía asentarme demasiado tiempo como para que sea de gusto.

Aunque, ya tenía bastante tiempo por aquí no lo veía como un hogar, tan solo lo veía como un punto de descanso en mi travesia… No pretendía morir aquí, para nada, preferiría morir fuera de cualquier limite ya que después de todo no pertenezco aquí y no pretendo pertenecer tampoco. Soy un ente sin donde caer y como tal no planeo caer en tierra ajena. Si moriré, moriré en tierra de nadie. – ¿Qué edad tienes? Pareces un poco joven para estar a estas horas solo. – Si, me estaba volviendo viejo y esa pregunta ahora destacaba en mi vocabulario. No sabía si por aquí habían ladrones o similares, pero sería una pena que el chico se encontrase con un desgraciado. Y me causaba risa, moría internamente de risa pues mira con quien se ha topado. Aunque esa sonrisa leve e inocente aún destacaba en mi rostro, mis parpados estaban entrecerrados, una felicidad ciega que podría aparentar que la conversación me satisfacía y gozaba de esta como quizás este igual lo hacía.
 
PAÍS DEL AGUA - CALLES DE LA ALDEA

 

 
avatar
Soma Saito
Kiri Gennin

Re: Amarga compañia. | Pasado

Mensaje por Soma Saito el Dom Mar 25, 2018 7:09 am



Existen ocasiones en los que dedicarle una mirada a la oscuridad abismal se torna un desafío antinatural, donde el miedo y la incertidumbre abundan y llevan a despertar el instinto de supervivencia en el que uno ignora, se esconde o hasta huye del desconocimiento del porvenir, aunque esto sea la mismísima nada. Más en la raíz de la evolución humana radica la curiosidad por experimentar y descubrir que yace detrás del manto negro. Así mira Soma a Haine, cuya aura despide misterio, uno de esos que hacen que la gente normal evite hacer preguntas que puedan considerarse "de más" y culminen con solo tener el trato amable.

Soma sin embargo, comenzaba a penas a entender el ingrediente, no era una seta común, esta no se aparecía en las condiciones que uno esperaría y más bien seguramente sea difícil de ver. Pero por muy ponzoñosa que pueda ser, ¿cómo saberlo sin antes probar?

La respuesta pasó a ser como una mota de color en la superficie de esta peculiar seta.

-Una característica más que un lugar, interesante-

Analizó pronunciando sus pensamientos cual descuidado científico que ha perdido ya la capacidad de conservar sus ideas dentro de su mente y guardarlas de forma celosa; se le ha escapado ese pequeño detalle de admiración al ser testigo de una nueva perspectiva que cambia por completo su manera de percibir las cosas, después de todo, ¿quién podría disfrutar de un lago si este no tiene agua o cómo no disfrutar de visitar una montaña y verla pasar por los distintos cambios climáticos a los que es expuesta a lo largo de un año?, Uno solo se imagina una velada en pleno día soleado con una temperatura agradable y nada más.

-Concuerdo en que es fascinante como lo expresas-

Concluyó al ver la gran honestidad de sus palabras, una versión más elocuente de cuando se le preguntó el nombre y también algo más versada de otros vocablos dados anteriormente, nada como que alguien hable de lo que le gusta para soltarse tanto como sea permisible y un poco más. Aunque el regreso de la cuestión era esperada, Soma agradece que lo haga por que demuestra que no le ha aburrido y, por lo mismo, es como una pequeña victoria dentro de él, hay algo que le hace querer descubrir lo que se oculta detrás de aquellos ojos inexpresivos cuyas pupilas no pueden ser leídas, detrás de aquellas palabras medidas y esa sonrisa que muestra tan poco de si, que parece desafiar la realidad con una falsa ilusión de calma. Pero para obtener algo hay que dar algo y para que se sienta en confianza debo darle confianza, expresarle confianza, hacerle sentir que lo que pueda decir uno en la conversación jamás estará errado, por más disparatado que pueda sonar.

-Tal vez te sorprenda por encontrarme aquí disfrutando del clima, pero me fascina el centro de la ciudad, hay un sin fin de personas y con ellas un sinnúmero de cosas por hacer, ver, oler y probar-

Dentro de su expresar se encontraba gran parte de su afición, tal vez prestando atención uno podría notar como dejó lo mejor para el final, aunque tal vez por la sutileza esto pase desapercibido.

-De dónde provengo, las cosas son escasas, la gente, la diversión y la comida son temas de último plano, cuando la supervivencia es importante, ¿de qué forma podrías describir tú de dónde vienes?-

Regresó el turno de hablar, dejando ahora que su tobillo izquierdo descanse sobre la rodilla de la pierna contraria, tomando una posición más relajada, confiada y descansada sobre esa banca, mientras continúa mirando a su interlocutor, esperando con ansias el movimiento de sus labios para darle sentido a su aliento en un mensaje irrepetible.

Estadísticas:
  • Fuerza : 12
  • Resistencia : 12
  • Agilidad : 12
  • Espíritu : 12
  • Concentración : 12
  • Voluntad : 12
Chakra : 86
Inventario:


  • 2 Katanas en la espalda puestas como X, ambas con los mangos hacia el suelo.
  • 2 Pergaminos de Arte Tensasai, ambos con 15 Shurikenes y 15 Kunais cada uno. 12 Shurikenes y 12 Kunais tienen hilo ninja atado a ellos.
  • 1 Carrete de hilo colgando en la cintura.  
  • 3 Bombas de Humo en bolsillos del pantalón.

Kirigakure




avatar
Haine Rammsteiner
Kiri Gennin

Re: Amarga compañia. | Pasado

Mensaje por Haine Rammsteiner el Mar Mar 27, 2018 7:14 pm


Tan solo escucha...

 
El joven  sin duda estaba prestando atención a lo que decía y no parecía evitar del todo las preguntas, de hecho por un instante estuvo perdido entre sus ideas que se le llego a notar en el rostro, esto me saco una sonrisa leve como si me hubiese encontrado con alguien que buscase más de lo que ve. Más entre sus palabras ignoro mi pregunta, no le di gran importancia a este hecho mientras que me concentré más en lo que hablaba, así que solo podía detenerme a analizar un poco lo que dijo, guardando un instante de silencio mientras alzaba mi mano derecha hacia afuera, extendiendo la palma al aire y sintiendo un poco el aire soplar. A diferencia de minutos atrás, ya no caían gotas así que el usar el paraguas ya era innecesario, y cuando lo fui a cerrar lo incline en dirección contraria de ambos y lo coloque punta abajo al lado de la banca, así las escasas gotas en su superficie se deslizarían hasta la tierra. Ahora bien podía pensar con mayor claridad, y lo que me había dicho el chico me tomo por sorpresa, teníamos algo en común y era la carente pertenencia y raíces a esta aldea. Junte mis manos a la altura de mi cintura y entrelace mis dedos, para darme el lujo de pensar una respuesta certera y precisa a lo que me había preguntado.

Y luego de guardar varios segundos de silencio incluso un minuto entero o más, observe al muchacho y con aquella expresión neutra ahora sin la sonrisa hipócrita pero leve respondí. – De ninguna parte, no provengo de ningún lado más que la nada. – Comenté con toda naturalidad, como si las ideas que ahora pasaban por mi mente fuesen tan borrosas incluso para mí mismo. – Mis recuerdos sobre donde provengo son escasos. – Mentí, mientras muchas escenas venían a mi cabeza como si en los siguientes segundos la muerte robase mi alma. – Desde que tengo memoria siempre estuve en movimiento, porque así la situación lo amerito. Incluso si te dijese de donde creo venir, me podría estar mintiendo a mi mismo pues el orden de los recuerdos no concuerda y no sabría si sería cierto lo que digo. – Con mi mano derecha lleve mi cabello hacia atrás, dejando que los mechones azabaches y largos cayesen hacia atrás, dejando unos cuantos mechones y hebras esparcidas del lado izquierdo de mi cabeza. – Así que, no soy de ningún lado precisamente. Tampoco es como si deseara pertenecer a uno. – Comenté al final, si en mi infancia no pertenecí a ningún lado ¿Por qué querría ahora? Ya el vacio que tenía estaba siendo llenado con otro tipo de emoción.

Por un momento sonreí y abrí los parpados como si estuviese asombrado, lo que en realidad pasaba era que había recordado una pequeña frase. – "Iremos al país de nunca jamás" – Le susurre, como si le invitase a un lugar prohibido, un lugar irreal, un lugar que todos quieren pisar pero nadie puede. - ¿Te gusta la lectura? Así podría describir de donde provengo con más exactitud. De nunca jamás, de un lugar donde están los niños olvidados… Solo que crecí y fui expulsado… - Un final triste, una oración que escondía demasiadas cosas pero que simplemente se aliviaban con un cuento infantil. Quizás había mucho más que decir que nunca se diría, quizás no en este momento. – Dices que de donde provienes carecen muchas cosas, que aquí las hay. Entonces… Soma, justo en este momento estas en nunca jamás. – Comenté, ahora el aura que podría llegar a fluir de mí no era del todo neutro, incluso con aquel ambiente y apariencia podría asemejar la del mismísimo demonio ofreciendo un trato jugoso del cual ningún niño desamparado podría negarse; para obtener felicidad.
 
PAÍS DEL AGUA - CALLES DE LA ALDEA

 

 
avatar
Soma Saito
Kiri Gennin

Re: Amarga compañia. | Pasado

Mensaje por Soma Saito el Mar Abr 03, 2018 8:12 am


La ausencia de lluvia tenía un efecto en el cuerpo de Soma, con el viento acariciando su húmeda piel, esta se eriza levemente ante el efecto de las condiciones, mas lo hace también por dentro, cuando después de un momento de silencio para nada incómodo sino muy agradable, Haine comparte algo cuyo peso está muy por encima de lo esperado y tal vez hasta de lo permitible; una parte de él quería saber más allá de la comisura que anexa la máscara de su rostro con el barro del cual está hecha; aun cuando la porcelana es pulcra y lisa, viene de la misma mugrienta tierra del que el lodo y otras muchas impurezas menos hermosas y apreciables también se forman. Aun así, su intuición le hace razonar que hay más honestidad en esas desoladoras palabras que en todo lo que ha dicho hasta ahorita. Venir de la nada.

El silencio no llegó a ser arrebatado por el Saito, permitió al individuo con la palabra, continuar con ella un poco más, extenderla, difuminar la realidad con su aliento hasta que la neblina palideciese a su lado y fuera tan clara como el aire mismo en un día despejado, contra una nebulosa tan densa que hasta podría considerarse sólida. Esto le lleva a las enseñanzas básicas de su familia, se dice que un arma que ha tenido muchas batallas llega a poseer una personalidad, incluso hay quienes le dan nombres y le atribuyen características especiales y únicas, pero al examinarlas de cerca, uno puede ver un sin fin de vetas producto de los años, las batallas y los golpes que se dan; aun por más que la hoja sea re afilada, hay marcas que jamás desaparecerán.

Haine ha dejado de ser una simple persona casual para el pelirrojo, incluso podría decirse que su existencia ha pasado de ser mera casualidad a un encuentro de esos que llaman destino, pero confiar en Haine puede ser contraproducente, si sus palabras son reales, su lealtad es inexistente, posiblemente solo se tenga lealtad a sí mismo y, por consiguiente, una vez que se sienta en necesidad de presidir de Kirigakure, ¿qué clase de partida tendría?

Sus ojos solares pasaron a mirar al suelo, comenzaba a sentir una leve sensación amarga, como cuando se prueba el café sin endulzar, era vigorizante y en gran medida se le puede decir que satisfactorio, pero una experiencia amarga de cualquier forma. Luego de repente el dulzor salió, como si no hubiera sido disuelto en la solución negruzca y hubiera quedado sedimentado para el último trago. Su boca soltó primero un bufido, luego una fuerte carcajada, no esperaba que se expresara con algo tan infantil de un momento a otro.

-¿Dejaste de lado la juventud y las hadas?, parece que has mordido de la manzana y saboreado sus secretos-

Responde ante aquella incógnita sobre sus pasatiempos. Si, Soma ha pasado tiempo en la biblioteca en reiteradas ocasiones y leído algo de cultura general. Pero para él, Nunca jamás es un paraíso para esos niños, lleno de aventuras y magia, para crecer, sin embargo, uno debe dejar la inocencia, volverse con el pecado, al menos así lo podría interpretar él.

-Es correcto...-

Concluyó recargando su mejilla en su zurda cerrada, que a la vez descansa sobre su el descansa brazos del asiento que comparten. Su sonrisa se ve sincera, pero sus ojos ahora miran de nuevo a Haine, evaluando su expresión con gran detalle. Ante la grisácea luz que los envuelve con el amanecer cerca, hay cuestiones que le evaden, tiene una verdad muy grande al frente pero es incapaz de verla, ¿será que él con esos ojos es capaz de hacerlo?, preguntarle sería todo un reto, mirarle sin sentirse culpable es casi imposible considerando que no puede dejar de mantenerse pendiente de aquellos iris enigmáticos, que además de la pupila, parecen estar carentes de posibilidad alguna de ver más que ellos.

-No puedo ver el futuro y saber si como tú, también saldré de Nunca Jamás, pero si un mundo mágico no te satisface, ¿qué si lo hará?, ¿qué puede haber mejor que un paraíso abundante? ¿El país de las maravillas?-

La cuestión era retórica, la respuesta no era esperada, Soma había hecho otra de las referencias de mundos maravillosos a los cuales escaparse, ¿Haine aun estará entre esos mundos o habrá vuelto a la tierra?, y si lo hizo, ¿por qué volvió?


Estadísticas:
  • Fuerza : 12
  • Resistencia : 12
  • Agilidad : 12
  • Espíritu : 12
  • Concentración : 12
  • Voluntad : 12
Chakra : 86
Inventario:


  • 2 Katanas en la espalda puestas como X, ambas con los mangos hacia el suelo.
  • 2 Pergaminos de Arte Tensasai, ambos con 15 Shurikenes y 15 Kunais cada uno. 12 Shurikenes y 12 Kunais tienen hilo ninja atado a ellos.
  • 1 Carrete de hilo colgando en la cintura.  
  • 3 Bombas de Humo en bolsillos del pantalón.

Kirigakure




avatar
Kaguya Kagemaru
Kumo Genin

Re: Amarga compañia. | Pasado

Mensaje por Kaguya Kagemaru el Mar Abr 03, 2018 4:43 pm

AVISO
Soma saito, tras tu despedida del foro se te han eliminado tus registros y tu color, y como tal no tienes permitido responder temas.
En caso de querer hacerlo de nuevo tendrías que volver a pasar por los registros y por petición de color, no obstante ya perdiste color en una ocasión asi que recuerda que esta sería tu ultima oportunidad de recuperarlo.
avatar
Kuroda Yukimura
Getsu Genin

Re: Amarga compañia. | Pasado

Mensaje por Kuroda Yukimura el Dom Abr 15, 2018 4:15 pm

TEMA CERRADOPuntos otorgados a Haine Rammsteiner.

  • Mediante post: 8 PN + 2PN (social)
  • Total: 0 PN + 10 PN = 10PN


Puntos otorgados a Soma Saito.

  • Mediante post: 7.5 PN + 2PN (social)
  • Total: 45 PN + 9.5 PN = 54.5PN

Contenido patrocinado

Re: Amarga compañia. | Pasado

Mensaje por Contenido patrocinado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.