Últimos temas
Afiliados
Limpieza 05 - 08 - 18

 photo untitled45.pngBoku no Hero ROLVelmegunLoving PetsCrear foroOne Piece Legacy

[Presente] El frío de la noche

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

avatar
Nobuhiko Matsunaga
Renegado C

Re: [Presente] El frío de la noche

Mensaje por Nobuhiko Matsunaga el Vie Mar 23, 2018 8:12 pm

País del HierroYukigakure no SatoPrimavera 7 DD
Al momento en que alzó la mano para llamar a quien se aproximaría pronto hacia la mesa, Nobuhiko pudo captar la presencia de la albina, aquella con la que había compartido unas cervezas minutos atrás y que probablemente, tras su partida y, por lo que podía suponer el Nara, cruzarse con aquellas dos figuras aparentemente destacadas, pecó de curiosa volviendo al recinto.

No realizó gesto alguno, y de inmediato volvió la vista al moreno. Guardó silencio, manteniendo aquella curva de sus labios para esconder las sensaciones que le invadían, tratando de aplacar sus pensamientos y mezclarse como bien sabía hacer, con tal de mantenerse con vida al menos un poco más.

Durante la orden, el peliazul mantuvo sus rubiés fijos sobre el oriundo del País del Viento, mostrando completo desinterés sobre el hombre que se encargaría de tomar el pedido, sin poder imaginarse lo tanto que podía estar cruzando por la mente del hombre sabiendo el peligro que corría al poder decepcionar a una figura tan apabuyante como la que tenía de ropajes blanquecinos adornado con oro y joyas. ¿Qué tan buena podía ser la mejor cerveza y comida del local? Aquel no era mas que un sucucho para perdedores, pero ante una leyenda como la que se alzaba a su frente, tenía que confiar en que los comensales harían su mejor esfuerzo para mejorar la reputación del lugar o al menos salvaguardarlo...

El hombre que se encontraba frente a él era muy educado, o al menos aparentaba serlo. En el País del Rayo, las personas con fama similar, normalmente pecada de desagradable. El peliazul no podía confiar en alguien que actuaba así teniendo la reputación que tenía, pero si se ponía a pensar con mayor detalle en el País del Hierro, tampoco lo hacía con las personas más desagradables con las que había tenido algo de contacto...

Había que resolver el rompecabezas. Nobuhiko sentía la necesidad de hacerlo.

Nobuhiko Matsunaga, para servirle. — se presentó, inclinando la cabeza para mostrar sus respetos, cerrando los ojos con delicadeza durante la reverencia. Tras esto volvió a tomar una posición natural, firme con la espalda bien apoyada sobre el respaldo de su asiento, observando al hombre una calma bien actuada, pese a que una figura con basta experiencia quizás podría darse cuenta de cuanto fingía tal serenidad. — Llevo algunos meses viviendo en la aldea, y trato de mantener un perfil bajo... Hasta encontrar un camino que seguir, prefiero no llamar mucho la atención, aunque eso no es fácil cuando uno trata de conseguir dinero para subsistir. — explicó tomándose su tiempo para no enredarse la lengua, dirigiendo también su mirada a la joven que dedicaba su visión plenamente hacia la barra, como si tratara de incluirla en la conversación que estaba teniendo, por ahora, únicamente en el hombre.

Nobuhiko tragó saliva y apoyó ambas palmas de sus manos con delicadeza sobre sus muslos, manteniendo cada uno de sus gestos como si fueran naturales, dejando su fija vista en los ambarinos orbes de su principal interlocutor como si cada una de sus palabras fuera la mayor de las verdades. Lo eran, aunque quizás estaba "mintiendo" con algunas cosas por simple omisión.
avatar
Rossweise Satsujin
Renegado C

Re: [Presente] El frío de la noche

Mensaje por Rossweise Satsujin el Vie Mar 23, 2018 9:02 pm


Rossweisse Satsujin
La situación, a cada minuto que pasaba se hacía más peligrosa. No sabía porque ni debido a que situación sus piernas habían hecho que volviera al lugar. Ya fuera por la intriga que despertaban en ella las dos figuras que había entrado posteriormente a su salida. Sabía perfectamente que su cuello estaba siendo peligrosamente cortado con un cuchillo imaginario de pasarse de la raya, por eso mismo simplemente mantendría sus ojos fijos en la jarra que sutilmente tendría en su mano derecha.

Algo que la albina habría intuido sería que esos dos que se habían sentado que Nobuhiko no serían sus amigos. No sabía si el peliazul había visto a la Orochi sentarse de nuevo en la barra, pero de ser así, habiendo callado como un jilguero en la noche, seguramente su situación tampoco sería del todo segura. Nadie estaba seguro en aquel local, donde la mera existencia de aquellos dos pondrían los pelos de punta a más de uno. De un momento a otro, escuchó la voz del castaño hacer su petición al dueño del local, que había salido expresamente a atenderles y ofrecerles su mejor atención. Incluso ellos sabían de su escalafón y agasajarlos era la mejor forma de asegurarse una noche más de vida. Contentos estaban mucho mejor. Su posición era clara, a unos siete metros de la mesa maldita mientras que, ligeramente de espaldas, estando estos en el flanco derecho, tendría que buscar la forma de girar levemente su cabeza de manera totalmente natural y disimulada para que no se notase absolutamente nada.

La discreción era algo absolutamente primordial, tendría que parecer como si la albina no estuviera allí. Sus codos estaría posados en la mesa y su cuerpo ligeramente entornado hacia delante. A continuación, corrigió su postura y elevó hasta su rostro la jarra de cerveza, estando ésta del lado derecho, la albina tendría que girar levemente la cabeza para dar un sorbo y así, poder visualizar desde su campo de visión la mesa custodiada por el castaño. Su vista estaría durante todo el proceso fija en la jarra de cerveza, simplemente la albina buscaría que la propia mesa donde Nobuhiko se encontraba quedara en los 180º grados que le ofrecía su vista normalmente. Nada podría ver más allá de lo que esa visión le dejaría, puesto que, de girar más su cabeza para mirar fijamente, cualquiera de las miradas de la de cabellos blancos podría cruzarse con la de ambos criminales. Una simple mirada podría delatar sus intentos de curiosear, y esa simple mirada podría encender la llama de un incendio mucho mayor.

La albina sabía que estaba Nobuhiko, el castaño del que todo el mundo conocía y una chica. De esa chica no sabría absolutamente nada, y eso era lo que más le inquietaba, pero de poder compartir mesa con el peligroso castaño, sus habilidades tendría que ser iguales, por lo que no la subestimaría en ningún momento y trataría su sola presencia como si de un criminal de alto rango se tratase. Volvió la Orochi a posar la jarra de cerveza después de dar un sinuoso pero suave trago para volver su vista a la original y perder la mesa de su ángulo de visión. Ahora sí... debía encontrar otra "excusa" para volver a colocar la mesa maldita en su ángulo de visión, puesto que dos veces el mismo movimiento no sería más que un atisbo de sus acciones y despertaría el rugir de un león que muy pocos podrían parar.

Normalmente Ross era una mujer que ante cualquiera amenaza sabía como actuar, sabía defenderse de los enfrentamientos que las calles y las tabernas de Yukigakure ofrecían a mansalva. Pero esta vez era distinta, esta vez los jugadores eran de ligas mucho más altas que las que solía frecuentar la albina, por eso mismo debía mantener sus acciones a raja tabla y no dejarse llevar. Pensar cada uno de sus movimientos era la clave para conseguir lo que quería y no salir escaldada en el propio intento.

País del Hierro - Callejuelas




avatar
NB Narración
Master

Re: [Presente] El frío de la noche

Mensaje por NB Narración el Vie Mar 30, 2018 8:55 pm

Criminal Yukigakure: Hiro Kuran
En las hermosas y brillantes orbes del hombre, podría notarse una pizca de interés por aquel joven que yacía ante él. Parecía conocer cual era su lugar, y al menos no había salido huyendo en el mismo instante que este le había pedido lugar entre los asientos de la mesa que este poblaba.

De algún modo podía incluso notar como el joven trataba de hacer uso de su perspicacia a la hora de tratar con él, o más bien de dejarle caer ciertos detalles en forma de conversaciones que parecían casuales, pero de algún modo lo hacía cuestionarse si realmente estaba buscando dejar caer algo de por medio a ver si este tenía el honor de disfrutar de un trato quizás especial, o algún método por el cual realizar algún trabajo con algo más de calidad. Aún a pesar de ello, el joven de raíces áridas simplemente mantenía una amplia sonrisa. Más aún tras la llegada del tabernero que inmediatamente hacía acto de presencia para colocar ante los tres shinobis, tres jarras de la mejor calidad, con un alcohol que posiblemente, pocos podrían llegar a permitirse en un lugar como aquel, y que tal solo era servido a aquellos que formaban parte de los más cercanos shinobis de Nobuo Uchiha, el Kurokage.

Un modo humilde de ver las cosas en un lugar donde la ambición se cobra numerosas vidas ¿No crees?.— Aquella cuestión sería acompañada del delicado sonido de los decorativos de su brazo derecho mientras este viajaba lentamente por la mesa hasta tomar la jarra con una elegancia digna de reyes. —Tienes la suerte de no asemejarte a mi compañera. Si está aquí ahora con nosotros es porque es mi presa. La tomé tratando de robar parte del dinero de uno de mis grandes amigos, Kazuo Nendo. Puede que lo conozcas, en caso de no hacerlo tienes mucha suerte.— Diría con burla a la par que alzaba la jarra y la acercaba a sus labios lentamente para así dar un trago sin llegar aún a apartar la mirada del joven de azulada melena.
Criminal Yukigakure: Kasane Akagawa
El rostro de la joven Kasane, se mantuvo intacto, sin un mínimo gesto incluso a pesar de ser consciente de como querían de algún modo unirla a la conversación. Una actitud rebelde, insultante para personas como lo eran Hiro Kuran y que posiblemente hubiese causado una masacre en caso de tratarse de cualquier otro criminal ante la poca atención que estaba brindando a gente de tan alto poder.

El color oscuro de sus orbes obsidianas cada vez se volvía más intenso, como si un pequeño brillo tratase de inhundar estos, como si la sangre estuviese a nada de brotar de ambas, pero su cuerpo exquisitamente colocado sobre aquel asiento, poco tardo en dar rienda suelta a sus acciones.

Todos podrían escuchar el modo con el cual la muchacha de melena oscura se había puesto en pie cuando la madera de su asiento sonó con descaro a modo de aviso. Sus pasos resonarían sobre la madera, ignorando la invitación de quien ahora parecía proclamarse con solo su presencia, como el dueño de la taberna, para así, dirigirse hasta la barra, lugar donde voltearía su cuerpo y apoyaría su espalda contra esta mientras sus brazos se cruzaban por debajo de su pecho, y su vista, tomaba como protagonista al desgraciado que aún compartía mesa con el tan afamado criminal del país del viento. — Creo recordar que te marchabas. — Sus palabras serían tenues pero a su vez intimidantes y elegantes, con un tono tan dulce que podía derretir a cualquier bandido que pudiese encontrarse a las cercanías. Aún a pesar de ello, la joven Orochi podría ser consciente de que aquellas palabras iban dirigidas a ella, más aún por el simple hecho de que Kasane, no había reparado en ningún momento a la hora de colocarse a tan solo un metro de su situación.

avatar
Nobuhiko Matsunaga
Renegado C

Re: [Presente] El frío de la noche

Mensaje por Nobuhiko Matsunaga el Vie Mar 30, 2018 10:34 pm

País del HierroYukigakure no SatoPrimavera 7 DD
No era fácil mantener la mirada fija en aquel hombre que sonriente se plantaba ante él. Por fuera veía a una persona en extremo grata, una persona de la cual por suerte se hablaba, pues de ser un completo desconocido probablemente Nobuhiko estaría muy interesado en tratar a menudo, pero el solo hecho de haber cazado por el aire los rumores que hablaban sobre sus capacidades y la tierra de la cual provenía, era el principal motivo por el cual la sangre ya helada del Nara parecía convertirse en una escarcha que lo rasgaba poco a poco por dentro; por suerte, intentaba no demostrarlo abiertamente ante él.

Ni siquiera tuvo las agallas necesarias para observar al tabernero, aquel que empezó a servir en la mesa aquellas jarras tan diferentes a las probadas con anterioridad. Solo puedo atestiguar sus actos dada su visión periférica, y si bien le parecía una falta de respeto "ignorar" de tal modo a su comensal, no podía evitar su accionar de ninguna manera. Cualquier acto que hiciera sin calcularlo hasta el más mínimo detalle, podría ser el desecadenante de vaya uno a saber qué... El País del Hierro era muy duro de por sí, y ante la presencia de una eminencia, para alguien que era muy consciente de sus propias capacidades, se volvía prácticamente intransitable.

Kazuo Nendo era otra de las personas de las que había escuchado hablar. Planteado como un lunático que había gastado una broma al mismísimo Kurokage... Ese sujeto sin lugar a dudas tenía muchas agallas, o estaba tan mal de la cabeza que no le importaba en lo mas mínimo cuales podían llegar a ser las consecuencias de sus actos. El hecho de que aún permaneciera vivo, indicaba cierta importancia o nivel de poder, uno que obviamente, ya recalcadas las palabras del mismísimo Hiro Kuran, el Nara realmente estaba contento de no ver.
Más intrigante aún era lo que el hombre de pieles morenas mencionó. Su acompañante, o la más bien llamada como "presa", había intentado robar al desquiciado. La chica debía ser muy tonta para intentar algo así, confiar mucho en sus capacidades, o buscar la misma muerte si es que así podía llamarlo.

He tenido la mala suerte de tener todos los lujos del lugar en donde crecí. Aquello solo creó a un niño malcriado que tuvo que abandonarlo todo para darse cuenta de como era el mundo en el que vivía... — realizó una pausa ante la brusca manera en la que la de cabellos vinotinto se alzó para dirigirse a la barra. Nobuhiko dejó de mirar al hombre, siguiendo a la muchacha con la mirada por un instante antes de continuar. — Probablemente siga siendo un malcriado, pero al menos, si voy a tener algo, lo conseguiré con mi propio sudor tras volverme más fuerte... Y para serlo, espero seguir teniendo suerte. — durante sus palabras, volvió a ver al moreno, y tras finalizar con su breve discurso, sonrió pícaramente mirando de reojo la jarra de cerveza.

Tardó un mísero segundo, pero se arriesgó adelantando la mano y yendo búsqueda del asa de la jarra servida ante sus ojos. Si bien la invitación había sido indirecta, quizás aquello era tan solo una prueba... Nobuhiko hasta ahora, simplemente se había rebajado por miedo ante las posibles consecuencias de tratar a un hombre tan poderoso como el que lo acompañaba. Si de alguna manera estaba intentando algo, debía demostrar que tan diferente era a las demás personas que habitaban en aquel país. Con aquel movimiento, él creía estar jugándose el pescuezo, y aunque quizás era un tonto por tener semejante ataque de paranoia, llevó a posar la jarra sobre sus labios y beber un buen trago para aplacar el fuego que lo quemaba por dentro.
avatar
Rossweise Satsujin
Renegado C

Re: [Presente] El frío de la noche

Mensaje por Rossweise Satsujin el Dom Abr 01, 2018 9:00 pm


Rossweisse Satsujin
Por un momento la concentración de la albina se mostró en aquella jarra de cerveza que todavía estaría prácticamente llena delante de sus narices. Un sin fin de pensamientos crecieron en su interior cuando aquel horrible ruido se metió en los tímpanos de la peliblanca. De un momento a otro, un completo enjambre de abejas pudo sentir en su estómago mientras que notaba que si una presencia se fuera acercando simplemente para rebanarle el cuello y dar fin a su estúpida vida. Aquel resonar de los impacientes pasos de la pelinegra relajaron un tanto a la peliblanca, ya que podía ser peor y tratarse del animal que se encontraba en la mesa con Nobuhiko.

Sus palabras delataron las anteriores intenciones de la albina mientras que esta apartaba ligeramente su pecho de la barra, colocando su columna vertebral más recta, pero sin llegar hasta la misma línea que esta podía llegar a conseguir. Los hermosos orbes de la Orochi se colocaron en el rostro de la mujer que ahora, aunque no mirara para ella, sus palabras si marcaban un sentido hacia la albina. Pudo distinguir así una belleza innata en la recién llegada y por un momento sintió un marcaje por su posición. Lo que sí que le había extrañado a la albina era como ésta se había fijado en ella simplemente porque había cambiado de opinión. Aunque sí que entendía aquella curiosidad, el lugar donde nos encontrábamos, aquel que por un simple gesto podía hacer que sus cimientos se redujeran a cenizas, no se hacía nada sin un beneficio. La albina estaba en problemas debido a aquella curiosidad, así que debía ser cauta.

- Si que me iba, en verdad... aunque luego recordé que no tengo donde ir - Fue clara, aunque algo mentirosa, sus palabras serían directas y para nada parecería que estuviera mintiendo. - Prefiero pasar un par de horas aquí hasta que salga el sol... al menos aquí se está caliente y resguardada de las temperaturas de fuera... ¿no crees? - Una pequeña sonrisa de medio lado creció en el rostro de la albina mientras que esta reducía el malestar en su interior para no parecer nerviosa. Así mismo, cuando hubiera terminado su explicación, cogió el asa de la cerveza, y, al no haber visto que ya el tabernero le había servido su bebida en la mesa, alzó levemente su jarra y denotó una invitación hacia la recién llegada. - Si quieres, puedes acompañarme - La invitación fue clara y concisa, y aunque no sabía sobre la relación de ambos extraños, parecía que el más peligroso estaba bastante ocupado con la conversación que estaba teniendo con Nobuhiko.

País del Hierro - Callejuelas




avatar
NB Narración
Master

Re: [Presente] El frío de la noche

Mensaje por NB Narración el Miér Abr 04, 2018 5:26 pm

Criminal Yukigakure: Hiro Kuran
Los vocablos de su acompañante rápidamente provocaron que una pequeña carcajada escapase de los labios del criminal. Parecía conocer muy bien aquella historia, como si de algún modo se viese algo reflejado en quien permanecía ante él, entablando una conversación que posiblemente, ya había compartido con muchos viajeros a lo largo de sus años entre las nieves. Aquel mundo era cruel, no distaba tan si quiera de los mismos cementerios que habían plagado cada centímetro del mundo, más aún porque en tal lugar, ni si quiera importaba sobre el número de cadáveres que pisases cuando caminaban sobre el hermoso manto helado, pero, eran esos instantes que para el hombre significaban un pequeño avance, un método por el cual disfrutar del día a día o incluso, arrebatárselo a otros. —Un joven aventurero que se vio obligado a salir al mundo exterior a ganarse la vida por lo que veo. No es la primera vez que oigo esta historia, de hecho es algo que nos acaba asemejando a todos los que nos encontramos entre estos territorios ¿Me equivoco?— Cualquiera que los observase, podría sentir como si realmente, ambos, no fuesen más que viejos conocidos dado al método tan familiar con el cual el criminal parecía entablar conversación, algo cómico teniendo en cuenta que la mayoría de aquellos que se encontraban en el interior, posiblemente solo podían observar sangre y vísceras en los ojos de aquel hombre.

Soltura, majestuosidad y confianza. Aquellas eran las únicas palabras para describir al tan temido hombre del país del viento mientras se encargaba de actuar en aquella mesa. Aunque su mirada era ardiente, tanto que sus orbes doradas parecían estar estudiando escrupulosamente a quien se encontraba frente a él aún a pesar de sus cómodas palabras y simples vocablos. —Deberías de tranquilizarte un poco ¿No crees? Si no fuese porque me conozco cualquiera diría que tu sangre se encuentra congelada tras haber visto un fantasma. ¿Acaso te cuesta tomar una simple jarra?— La tensión era palpable en él, por lo menos lo había sido desde el primer momento que el hombre había irrumpido en el lugar. Hiro Kuran era tan bueno como terrorífico analizando a las personas, incluso a pesar de que sabía distar entre como atraer a a una persona, o como simplemente hacer que temblasen sus piernas y huyesen entre llantos. Pero su educación y una intención sarcástica por acercarse a la humanidad le había brindado tal honor al joven renegado de que alguien como él que se consideraba una deidad, hubiese tenido el detalle de simplemente compartir algo de tiempo junto a él. —¡Ni mi compañera mostró tanta incomodidad cuando casi acabo con su vida!— Clamó con humor aún a pesar de que sus palabras podrían tornarse algo macabras para quienes conociesen su historias. —Aunque al parecer la joven ha encontrado una nueva amiga.— Un juego psicológico, quizás algo escabroso escondido tras la elegancia de sus manos cuando aún jugueteaban con la jarra que yacía ante él, e ignoraban la comida.
Criminal Yukigakure: Kasane Akagawa
Pasar la noche rodeada de violadores y asesinos siempre será más atractivo. — Sentenció sin tan si quiera mirarla, dedicándose a clavar puñales con solo su mirada en la espalda de quien se encontraba ante ella, a una distancia prudente y convirtiéndose en el objetivo de su acompañante. Sus palabras y actuaciones dejaban en claro el desagrado que le causaba la albina, pero esta solo hacía uso de sus palabras, de aquel veneno que la Orochi parecía demostrar conocer muy bien con el gran descaro de mentir, aún a pesar de que sus palabras no fuesen bruscas, y mucho menos causasen dudas si no fuese porque la joven Kasane ya conocía a la perfección el modus operandi de quienes vivían entre las gélidas montañas.

De brazos cruzados, la joven que con hermosura se convertía en ama y señora del burdeos, mantuvo la compostura por unos instantes. Parecía que se encontraba en pleno dilema, pero eso, incluso a pesar de sus capacidades y de su gran modo de análisis, termino por voltear su cuerpo, colocándose así de espaldas a los dos hombres e inclinándose con delicadeza sobre la barra, donde apoyaría ambos brazos, con el simple detalle de que su codo derecho descansaba sobre la madera para que así su mano viajase con suma elegancia hasta la jarra de la joven, arrebatando esta de su mano. Fuese o no una invitación formal a tomar esta, no se preocuparía por quejas que pudiesen ser colocadas sobre la madera, menos aún ante las posibilidades de que la joven podría hacer un nuevo pedido ahora que esta tomaba posesión de su bebida. — Será mejor que manchar una vez más mis prendas en sangre de un desconocido. No sería la primera vez que veo a alguien morir sin que yo tenga que mover un solo dedo. — Se limitaría a decir mientras sus orbes paseaban por la instancia, observando como el ambiente aún yacía tenso y las miradas parecían colocarle un cartel repleto de monedas de oro por tan solo su belleza que obviamente, yacía impregnada de valor monetario por el odio que la gente parecía aclamar a su presencia.

La jarra se alzaría hasta sus labios, pero sin llegar a ingerir tal bebida. Su cuerpo se mantenía con comodidad apoyado en la barra, y su rodilla derecha se flexionaba ligeramente, provocando que su cuerpo se colocase con soltura, y su parte trasera quedase algo más expuesta en un pequeño matiz que destilaba la naturaleza atractiva de la joven, incluso en cosas tan simples como esa.

avatar
Nobuhiko Matsunaga
Renegado C

Re: [Presente] El frío de la noche

Mensaje por Nobuhiko Matsunaga el Miér Abr 04, 2018 7:46 pm

País del HierroYukigakure no SatoPrimavera 7 DD
Ser leído por alguien como su interlocutor no era sorpresa para Nobuhiko. Si bien creía estar haciéndolo bien, fue víctima de sus propias emociones, aquellas de las cuales un ninja debería deshacerse, título del cual afortunadamente ya se daba el lujo de tener según su propio criterio... ¿Pero era esto un alivio en una tierra donde una palabra fuera de lugar podía eliminarte de la faz de la tierra? Una encrucijada que el Nara no podía resolver en aquellos momentos, pues debía estar pendiente de otras cosas, como no faltarle el respeto al hombre que se llevaba todas las miradas del recinto desde el mismo instante en que dio un paso en su interior.

Es una sensación rara... Quizás un vacío en el estómago al estar tratando con alguien tan famoso como lo es usted. — explicó tras separar sus labios del contenedor de aquella bebida. La sonrisa del Nara se dibujó una vez más, similar a la del hombre que parecía tomarse todo con calma y humor. Era placentero saber que un depredador tan fuerte como lo era él, no mordía pese al miedo que el peliazul claramente evidenciaba. — Espero no sea una molestia, no todos los días uno se puede dar el lujo de sentarse en la misma mesa de una leyenda...

Todo un adulador. Hasta un poco de asco daban las frases que el Nara se atrevía a soltar, pero más allá de que quizás exageraba un poco, todo lo que decía era muy cierto. Mentir no tenía ningún beneficio, mas incluso cuando el hombre dejó en claro que pese a la actuación del ex-shinobi, este había captado perfectamente como se encontraba en presencia suya... ¿Seguía teniendo miedo? No, el baldazo de agua fría que acababa de recibir, lo había entregado a una absoluta resignación.

La vista de Nobuhiko se desvió hacia el lugar en el que la "presa" o "compañera" de Hiro Kuran se encontraba. La supuesta amiga a la cual el hombre se refería era en efecto Rosseweisse. El Nara esperaba que nadie, además de él, pensara que su nombre era en extremo rarito... ¿Se presentaría de esa forma con la muchacha? Y la verdad es que ahora que lo pensaba, tampoco tenía idea de como se llamaba la de cabello vinotinto, ¿debía preguntarlo? Se arriesgaría quizás más tarde...

Esa chica estuvo hasta hace un rato en la taberna... ¿No es raro que haya vuelto justo tras su entrada? — preguntó el Nara, alzando una ceja y ahorrándose la información de que la peliblanca había estado tratando con él todo el tiempo.
avatar
Rossweise Satsujin
Renegado C

Re: [Presente] El frío de la noche

Mensaje por Rossweise Satsujin el Jue Abr 05, 2018 11:02 am


Rossweisse Satsujin
- No creo que tú y yo seamos de ese tipo de mujeres que se dejan asesinar o violar por las calles, ¿o me equivoco? - Diría la joven de cabellos blancos como la nieva mientras que se dedicaba a intentar calmar sus nervios. La joven tenía esa sensación de tener a su lado a ese tipo de personas que te asesinarían simplemente por el gusto de hacerlo. Rossweisse debía andarse con cuidado, y aunque nada malo había hecho, podía simplemente tener un descuido para que se le cruzaran los cables al hombre que se encontraba con Nobuhiko, y eso sí que sería un problema.

Algo que le sorprendió a la albina fue como la mujer arrebató de sus manos la jarra de cerveza, colocando su manos derecha con el codo en la barra y relajando su posición con una sonrisa de medio lado, más sin mostrar sus hilera de dientes perfectos. Estuvo a punto de pedir otra jarra, pero quizás esa sí sería la definitiva para comenzar a notar el poder del alcohol, por lo que simplemente se limitó a observar a la joven y escuchar sus palabras.

- A veces no merece la pena ni acabar con alguien de ese modo, las ratas de alcantarilla acaban por matarse unas a otras, o incluso son engullidas por la marea negra que forma las alcantarillas de la aldea - Sentenciaría la Orochi para volver a mirar hacia delante sin volver a posar su vista en la azabache. No sabía cómo estaría el coloquio que mantenían los dos hombres en la mesa, pero, después de las últimas palabras de la joven, demostrando su descontento con estar allí y que hubiera robado a su persona más preciada, mejor no volver a posar la vista en el dúo si no quería levantar más sospechas de las que parecía que la joven tenía ya cuando preguntó sobre mi vuelta al local.

País del Hierro - Callejuelas




avatar
NB Narración
Master

Re: [Presente] El frío de la noche

Mensaje por NB Narración el Lun Abr 09, 2018 2:27 am

Criminal Yukigakure: Hiro Kuran
¿Alguien famoso como yo?— Repetir tales vocablos cedidos por su acompañante, provocaron que una pequeña carcajada escapase de sus sedientos labios. La manera con la que el joven parecía regalarle los sentenciados como títulos de importancia provocaban que el hombre no pudiese evitar mostrarse realmente cómodo con la situación. La sensación de poder parecía no decaer, mucho menos lo haría con alguien como este aún a pesar de que incluso en aquellos momento el hombre de elegantes prendas, pecase de cierta modestia.

Sus elegantes cancamos darían paso a la exquisitez del vibrar sobre la jarra. Un sonido tan delicado como perturbador, pero un bálsamo para los labios de quien abrazaba la arena en sus recuerdos. Su derecha jugueteaba aún con la barra cuando el codo de su siniestra se posó sobre la desgastada madera, paseando con elegancia su tan hermosa y decorada izquierda para que su frente cayese presa de su mano. —¿En que momento la fama se convirtió en algo como esto? Algunos la envidian, desean paladear el sabor de escuchar su nombre en labios de sus enemigos, incluso de desconocidos o aliados. ¿Pero hasta que punto la fama se ha torcido de esta forma? Recuerdo héroes, aclamados por todo el mundo... Después estamos nosotros.— Añadió, paseando lentamente sus dedos por entre las hebras de su castaño cabello. Sus ojos quedarían a la vista una vez más, mostrando piedras de oro que se fijarían en su acompañante. Un arrastre que destacaba la pureza del viento, la hermosura de sus rasgos y el calor que sus ojos emanaban. —No somos reconocidos por una fama honorable. Solo sangre. ¿Debería de alegrarme por ello?— Cuestionaría terminando con el decorrido de sus arandelas para nuevamente colocar su siniestra sobre la manera, recorriendo esta para así abrazar la jarra por el lateral que hasta el momento su otra mano no decoraba. —Una fama tóxica, una de la que posiblemente quienes me engendraron no se sentirían realmente orgullosos. ¿Te gusta la fama joven? ¿Qué fama añoras? ¿Deseas hacerlos temblar bajo tus acciones?

El furor lo enloquecía. Mostraba orgullo, mostraba poder, una mirada repleta de oportunidades y de fervor, incluso las mismas palabras que el joven pudo haber dedicado, habían quedado en el olvido ante el modo con el cual el hombre alzaba sus palabras. —Es simple. Tan solo encuentra un propósito. Un líder. Una razón por la cual asesinar se convierta en un método de impartir la justicia que crees correcta. Por que nunca seremos héroes, seremos los desgraciados que ponen fin a las leyendas para saciar nuestros cometidos.
Criminal Yukigakure: Kasane Akagawa
La oscuridad de sus hermosas piedras yacían al frente, convirtiéndola en mera oyente de las palabras que la fémina le cedía con suma razón. El agrió sabor de la cerveza había quedado a un lado, dando así paso al ligero sonido de la jarra golpear el mismo punto de apoyo que sus brazos usaban.

No había modo en el cual diferencias que era lo que pensaba en aquellos momentos, el agrado parecía haber desaparecido, por el contrario la inquietud crecía a cada segundo más, provocando que la desconfianza a cada segundo se empezase a notar aún más en la manera con la que ahora, el pequeño jugueteo de los dedos de su diestra, adornaban la superficie de manera tras abandonar la bebida. Desconocía todo ente escondido entre los pútridos callejones de la aldea, algo que los convertía a todos en las mismas ratas que la joven mascullaba con tanto impetud. — Me resulta cómico escuchar eso de alguien que forma parte de esta mierda. Después de todo, tu también eres una sucia e inmunda rata entre las cientos de desgraciadas que corrompen la superficie de la nieve. — Relamió sus labios. Podía ser una víbora cuando lo deseaba, más aún por el vago tono de su acompañante que parecía rehuir de dicho calificativo. — A veces el propio arsénico se intoxica a sí mismo. — Diría antes de volver la mirada hacia su compañera y acto seguido mirar con sumo descaro hacia la mesa que yacía tras sus espaldas, un gesto que daría a mostrar una repentina molestia, un mal augurio. — Otras..simplemente se convierte en un combustible para los más sanguinarios.
avatar
Nobuhiko Matsunaga
Renegado C

Re: [Presente] El frío de la noche

Mensaje por Nobuhiko Matsunaga el Mar Abr 10, 2018 9:34 am

País del HierroYukigakure no SatoPrimavera 7 DD
Un calor embriagante comenzó a inundar su interior ante el discurso que aquel hombre comenzó a soltar. Nobuhiko observó por tan solo un instante la jarra que tenía en sus manos, y le dió un buen trago a medida que Hiro se expresaba de aquella forma con una pasión tan grande como Daichi mismo. En lo más profundo de sus pensamientos, el Nara no podía definir exactamente si todo aquello que el hombre estaba diciendo era lo que generaba tanto fulgor en su alma, o sin tan solo era la gran ingesta de alcohol que ahora fluía por sus venas nublando ligeramente sus pensamientos, pues ahora, por alguna razón, sentía la necesidad de arrebatarle la vida a cualquier inmunda rata que se cruzara en su camino... Quizás para probar el sabor de la sangre de un enemigo, o tan solo para demostrar a Hiro Kuran que estaba muy de acuerdo con todo lo que decía.

Pero aquel no podía ser el modo de pensar de Nobuhiko. Él aún desconfiaba de su interlocutor, ya fuera por la imposibilidad de ver a través del mismo, o por los tantos rumores que hablaban de su inmenso poder en comparación a una rata como lo era el renegado de Kumogakure no Sato, actual pueblerino del País del Hierro.

Aquella vista que dejó de posarse en el hombre no tardó mas que un instante en volver a buscar los ojos del mismo. Los propios demostraban cierta admiración, una que a pesar saber varias de las atrocidades que aquel a quien se dirigían había hecho durante su vida, él jamás podría hacer sin despojarse de la poca humanidad que recorría su distorsionado ser, carente de metas y objetivos.

Nobuhiko se alzó, empujando la silla hacia atrás y dejándola caer. No tardó en azotar el culo de su jarra en la mesa, animado por semejante discurso.

Tienes toda la razón. Jamás pensé en recorrer un camino como ese, pero por alguna razón... — esbozó, golpeandose repetidas veces el pecho con los nudillos de ambas manos, trabándose en las palabras sin saber exactamente como expresarse durante un instante. — Quiero hacer algo para que me respeten, y no tener que continuar con trabajos de mierda para poder pagar un plato de comida. He perdido demasiado tiempo buscando acomodarme en mis propios ideales. Necesito un objetivo más grande, ya que he tocado el techo de lo que añoraba...

La voz de Nobuhiko se había alzado tras haber escuchado el discurso, respondiendo a las palabras del oriundo del País del Viento con un entusiasmo y cierta sed de sangre que emanaba de sus ojos, los cuales se encontraban conectados plenamente en los del hombre. Quizás era el alcohol haciendo mella en su ser, pero en verdad, aquel hombre con lo que había dicho, había despertado en el Nara el instinto que por miedo, le habían traído al País del Hierro... Nobuhiko no tenía porque temer a su propia sed de sangre. Él debía estar orgulloso de ella y aprender a utilizarla.

Tras caer en la cuenta de ello, Nobuhiko mostró una mirada friamente mortal. Su postura, lejos de ser la de un ebrio envalentonado, tomó una rectitud absoluta, aislando a todos aquellos que se encontraban en los alrededores y tratando de reducir todo su interés al hombre que le había hecho reaccionar. — Necesito tu ayuda. Haré lo que me pidas... — no tenía motivos para confiar en aquel hombre, y probablemente este terminaría usándolo como un simple títere con el cual entretenerse. Nobuhiko era muy consciente de esto, o al menos, trataba de pensar lo peor del hombre independientemente de lo bien que este le caía.

El Nara no podía pecar de ingenuidad, por mucho que quisiera hacerlo... Si bien no era poder lo que anhelaba, por alguna razón quería codearse con la grandeza. Le acababan de vender un pedazo de mierda como si fuera un diamante, y por ello reía por dentro. Su voluntad estaba siendo doblegada, pero sus ojos ardientes, miraban al hombre demostrando que cada una de sus palabras eran la más pura verdad.
avatar
Rossweise Satsujin
Renegado C

Re: [Presente] El frío de la noche

Mensaje por Rossweise Satsujin el Miér Abr 11, 2018 12:04 pm


Rossweisse Satsujin
Los orbes de la mujer se moverían juguetones entre las distintas atracciones que para sus pensamientos serían como dulces manjares en un edén que nadie les había prometido. La dulce manzana bailaría entre las incesantes manos de cualquiera que controlara la situación y mientras, la albina lo único que podía hacer era mostrar talante y no dejarse doblegar por la situación. Su respiración, a pesar de lo difícil de la situación, se encontraba con paso tranquilo y latido acompasado.

No era mentira que los movimientos de la azabache con la jarra ponían algo nerviosa a la albina, mas ésta hacía lo posible para que no se notara, simplemente dirigiendo su vista hacia el frente y observando prácticamente de reojo lo que hacía su compañera. Cuando acertó con las palabras adecuadas, Rossweisse no pudo más que sonreír de medio lado mientras que asentía ante la veracidad del pequeño discurso recién escuchado. - Todos nos regodeamos en la mierda, eso es cierto, pero siempre habrá un lugar más bajo al que caer - Expresaría la Orochi colocando su codo izquierdo en la mesa, por delante prácticamente del centro de su cuerpo. Su mano zurda haría de apoyo con el pulgar bajo su barbilla y el índice por la mejilla izquierda de su cara. Así mismo, aquel gesto fue deshecho al mirar a la joven cuando esta dirigiera su mirada hacia la albina, y tras esto, ambos dos acompañaron su vista hacia la mesa donde estarían aquel villano de película y el peliazul.

Este último se habría levantado de la silla, empujando esta hacia atrás y haciendo un ruido un tanto molesto que haría que el ceño de la albina se frunciera. ¿A qué se debía tal entusiasmo? - Si que tienes curiosidad por esa mesa si... - Diría la albina, siendo estas sus únicas palabras y callando luego para observar la acción resurgida con los sentidos puestos en los dos desconocidos y en el autollamado Nobuhiko. En verdad, no podía confiar en nadie, pues eso podría ser un precio que le haría pagar con algo más preciado que todo el dinero del mundo.

País del Hierro - Callejuelas




avatar
NB Narración
Master

Re: [Presente] El frío de la noche

Mensaje por NB Narración el Jue Abr 12, 2018 9:08 pm

Criminal Yukigakure: Kasane Akagawa
En ocasiones es justo olvidar las diferencias para evitar que las vidas de inocentes caigan en el olvido. — sus vocablos caerían presas de la realidad. Sus orbes oscuras que habían olvidado la nada, ahora se encontraban en las espaldas del peliazul que generaba aquel pequeño escandolo ante el gran deseo de poder. Hiro Kuran siempre actuaba de aquella manera, siempre había sido un hombre tan motivador como terrorífico, alguien que con simples palabras sabía dominar incluso el alma más ardiente que cruzaba la ventisca por mero placer. Pero su elegancia nunca se veía manchada, si no más bien endulzada, convirtiendo el veneno en un néctar que todos deseaban catar ante el gran poder que demostraba. Algo que lo diferenciaba de la joven que acompañaba a la albina, y que parecía distar de ciertos principios que desde hacía tiempo, manchaban el manto blanquecino del país.

Tras aquellas palabras, un elegante movimiento por parte de la joven marcaría un compás, una cuenta atrás que en su mente parecía haber iniciado. — Puede que alguien ajeno a mi necesite tu ayuda. Te recompensaré por ello. — Diría sin volver a observarla. Comenzando así su camino en dirección a la mesa que minutos atrás había abandonado y donde yacía clavada aquella rojiza lanza, una lanza que se encontraba a seis metros de su posición.
Criminal Yukigakure: Hiro Kuran
Me encanta tu impetud Nobuhiko Matsunaga. ¿Pero eres capaz de serme útil? Desconozco tus capacidades, pero adelante, puedes demostrarme lo que vales—sus alineados y perlados dientes se mostraron, demostrando una macabra pero majestuosa presencia digna de admiración. Sus manos se apartaron así de la jarra, brindando completa libertad para que pudiese colocar el codo de su izquierda sobre la madera y tras ello, con su mano, brindar apoyo a su mentón con sumo interés. —¿Cuan sanguinario puedes ser? ¿Cuanto deben de temer tu presencia? ¿Las normas van contigo o contra ti? ¡Asesina a alguien!— clamó finalmente, como si de una orden se tratase. —Pero espera... no a quien tu desees. Tienes tres opciones.— añadió calmando las aguas a su modo. Su diestra se alzaría nuevamente, apoyando así el codo de esta y acto seguido su rostro pasaría de su siniestra a apoyarse en el puño que presentaría al alzar sus entrelazados dedos, dejando su mentón como el líder de dicha acción.

Sus ordenes eran macabras, peligrosas e incluso atentaban contra las mismas normativas que se alzaban en el interior del lugar que los acogía bajo sus brazos, del mismo líder que tanto respeto generaba entre criminales tan sanguinarios, como temerarios. Pero el joven había hablado, había aceptado peticiones por su parte y hombres como él, sellaban palabras como aquellas bajo simples pactos de honor y subordinación. —La joven albina, mi querida amiga, o el regente de la posada.— el sonido del cristal caer contra el suelo, rompería un silencio que había sepultado cada rincón de la taberna. Pero las palabras habían sido selladas y la comanda enviada. ¿Pero qué sería lo más inteligente? Realmente quedaría a juicio del pobre desgraciado que había caído bajo las garras del demonio de la arena.
Ambientación de la taberna
El comienzo de la ceremonia comenzaría de tal modo, un ritual que ya muchos acostumbraban entre las murallas de la aldea y que comenzaría a hacer eco en cada rincón de la taberna. Cubiertos, jarras y golpes sobre meses empezarían a alzar el ambiente, los criminales clamaban sangre y el ritmo acompasado de la ceremonia lo demostraría. Una actuación, un momento tentador, una sinfonía ya famosa y que en ocasiones iba acompañada de gritos tan desagradables, como insulsos.

— ¡Follate a esa maldita zorra!— clamaba uno en referencia a la compañera del criminal.

— ¡El tabernero es un estafador!— seguramente algún deudor con ganas de saldar su cuenta.

— Si no quieres a la albina, esta noche será mía. — posiblemente un baboso con ganas de demostrar lo tan rastrero que podía resultar un asqueroso renegado de poca monta.

La adrenalina se movía con cada grito que acompañaría a los anteriores, y la música creada por los golpes alzaría el ritmo de una fiesta que solo afianzaba con más fervor la sonrisa de Hiro Kuran, y el caminar de la joven de prendas moradas que ahora se encontraba a cuatro metros de la lanza que yacía a dos metros hacia la izquierda del Nara.

A sus alrededores, mesas que se encargaban de engrandecer el sonido. La de su izquierda a cuatro metros de su situación, mientras que la de la derecha cruzaba la distancia de la puerta, creando una distancia de siete metros. Frente a él le mesa donde su postor le observaba y a seis metros a su espalda, la barra donde se encontraba la albina y el temeroso tabernero tras ella con los ojos abiertos como platos. Su perímetro constaría así de la amplitud de los seis metros citados y la longitud horizontal de siete que yacían libres de mesas, creando un pequeño pasillo abandonado y los cinco taburetes que conformaban la barra donde la albina se encontraba.
avatar
NB Narración
Master

Re: [Presente] El frío de la noche

Mensaje por NB Narración el Jue Abr 12, 2018 9:11 pm

Pautas y aclaraciones.
— Ante la falta de algunas ambientaciones, en caso de querer agregarlas sois libres. Al tratarse de una intervención de mundo abierto carece de la importancia legal de una trama oficial por lo que por favor, sentíos libres a la hora de jugar con el gran mundo del rol. Dado a que estoy algo saturada de narraciones siento si se me escapa algún detalle. Hago lo mejor que puedo.

— Recordad que a pesar de ello las interacciones bélicas requieren de todos y cada uno de sus detalles por normativa. Tan pronto se elija un oponente, sus estadísticas quedarán a la vista del usuario para poder mantener dicho combate o acción según corresponda. ¡Muy buena suerte chicos!
avatar
Nobuhiko Matsunaga
Renegado C

Re: [Presente] El frío de la noche

Mensaje por Nobuhiko Matsunaga el Vie Abr 13, 2018 8:06 pm

País del HierroYukigakure no SatoPrimavera 7 DD
Una prueba de lo que era capaz. Eso es lo que Hiro Kuran anhelaba de Nobuhiko, y aunque este último no esperaba tener que matar a alguien, decepcionar al hombre solo podía significar en aquel caso una muerte directa para con él...

Sintió como una ligera tensión recorría todo su cuerpo. No podía enfrentarse a cualquiera, pues claramente de lo contrario no tendría gracia. Rosseweisse estaba presente, y era una de las opciones a matar; no podía devolverle el favor de las cervezas con sangre por mucho que quisiera, y lo cierto es que no sabía de lo que la misma era capaz. Por otro lado, la de cabellos tonalidad vinotinto, otra opción que probablemente estaría muy fuera de su alcance... La mujer había intentado robarle al mismísimo Kazuo Nendo, un hombre del cual se hablaba bastante en aquellas tierras, dadas las mil y un locuras que el mismo ofrecía. La mujer podría tener un gran problema mental al arriesgarse a enfrentar a semejante tipo, y tampoco sabía nada de ella. Ni su nombre había escuchado.

Finalmente, apartado y como opción más viable: el posadero... ¿Tenía motivos para acabar con el hombre? En verdad no. El sujeto les había permitido pasar un buen rato a él y a la peliblanca en el lugar sin objeciones, y si bien la cerveza que junto a la fémina habia tomado, seguramente estaba rebajada con agua o alguna otra mierda, no podía atacar a su afitrión pues eso podía significar la peor de las traciones. Si Hiro veía que él tomaba el camino del más "débil" a simple vista, quizás no lo valoraría tanto como anhelaba. También, cualquiera de sus huéspedes podía llegar a tomar cartas en el asunto y participar de la batalla.

Entre tanto alboroto, escuchó los pasos sobre la madera que conformaba la superficie de la taberna. Estos caminaba por detrás de él, trazando una diagonal hacia su izquierda. Por el rabillo del ojo observó la lanza, y luego, giró un poco el cuello para mirar sobre su hombro izquierdo y percibir a la fémina caminar hacia el arma... ¿De verdad estaba buscando el arma? ¿Era una forma de decir que ella quería pelear y debía escogerla? No tenía mucho tiempo que perder, pues en aquel vistazo, la fémina ya estaba a tan solo dos metros de su arma.

Gracias por la oportunidad. — dijo Nobuhiko, aplaudiendo con ambas manos frente al pecho y haciendo un reverencia con la cabeza a una gran velocidad, desvirtuando con agradecimientos lo que era el inicio de su estrategia. Eran movimientos inocentes, pero con cierta trampa al final de todo, pues sus rodillas se flexionaron en un instante y los dedos se entrelazaron al mismo tiempo, formando un sello y canalizando chakra, para que la sombra bajo sus pies se tornara de color ébano ante la activación de su técnica principal.

Un trazo oscuro y en diagonal cortaría el camino de la fémina hacia la lanza, buscando tomar contacto con la sombra de la joven antes  que la misma llegara a su arma, si es que acaso continuaba con aquella intención. Fue rápido, y la distancia era corta, de un metro para aquella instancia. Con un grosor de dos centímetros, la sombra iría hacia un punto intermedio, también a un metro de la jabalina color escarlata... Por detrás de la joven buscaría ingresar el tentáculo inmaterial, desde un punto ciego si mantenía sus ojos en su objetivo inicial.

A ojos de los no tan experimentados espectadores, quizás su elección no quedaría tan a la vista. Las técnicas del clan que enseñó a Nobuhiko a luchar, eran la base de todo ninja... El secretismo de las sombras, era una lanza para él.


Nobuhiko Matsunaga (18 años):
  • Fuerza : 5
  • Resistencia : 15
  • Agilidad : 15
  • Espíritu : 30
  • Concentración : 15
  • Voluntad : 15
Chakra : 110 - 15 = 95


KAGEMANE NO JUTSU (影真似の術, JUTSU: POSESIÓN DE SOMBRA)
Esta técnica secreta permite a su usuario controlar su sombra, volviéndola tan ancha como sus hombros e incluso tan fina como un alambre ninja, siempre con el fin de cuando entra en contacto con la del objetivo, estas se fusionen en una sola para lograr inmovilizárlo. Una vez lograda la fusión, el afectado deberá imitar los movimientos del Nara. Mientras dure la expansión de la sombra el usuario deberá permanecer quieto. Este jutsu puede utilizar varios factores a su favor, ya sea una fuente mayor de luz para poder hacerla más larga, o utilizar una sombra ya existente y poder viajar entre ella sumando el largo de la misma al alcance total. La desventaja de esta técnica radica en que consume bastante chakra y alguien con mayor fuerza que el espíritu del usuario (según la guía de diferencia de parámetros), puede luchar contra la restricción según cuan grande sea esta.
Límites:
• Una diferencia de fuerza en contra del Nara equivale a resistirse a la imitación.
• Dos diferencias de fuerza en contra del Nara equivale a moverse al 25% de agilidad.
• Tres diferencias de fuerza en contra del Nara equivale a desligarse completamente de la sombra.

Nota: Incluso con estadísticas igualadas, una ventaja de rango jerárquico equivale a una diferencia de ventaja, ya sea a favor del Nara como también en contra.
Alcances:
RANGO C: Hasta 10 metros.
RANGO B: Hasta 15 metros.
RANGO A: Hasta 20 metros.
MEJORA:
A partir de Chunin, los miembros del Clan Nara pueden dividir su técnica en varios "tentáculos", compartiendo el ancho total de la sombra en partes iguales. La cantidad de sombras a las cuales podrá acceder el shinobi es igual al doble de cantidad de acciones que puedan realizar con su concentración, pero el alcance total irá mermando en un 5% por cada sombra adicional redondeando hacia abajo. Por otra parte, el coste por tener atrapados a varios objetivos aumentará en un 15% por cada uno de ellos, redondeando siempre hacia arriba.
Consumo:

  • RANGO C: 15Ck ejecutar y 8Ck mantener.
  • RANGO B: 25Ck ejecutar y 16Ck mantener.
  • RANGO A: 45Ck ejecutar y 32Ck mantener.
Inventario:
  • Escuche mediano delantero — Cintura/Izquierda.
    • Libro x1
    • Bombas de humo x4
  • Escuche mediano trasero— Cintura/Izquierda.
    • Píldoras de soldado x2
    • Kunai x1
  • Escuche pequeño delantero — Muslo/Derecha.
    • Kunai x4
  • Escuche pequeño trasero — Muslo/Derecha.
    • Kunai x4
  • Banda Ninja — Pecho del lado contrario al corazón.


Hay armas no descritas porque las compré tras el inicio de este tema.
avatar
Rossweise Satsujin
Renegado C

Re: [Presente] El frío de la noche

Mensaje por Rossweise Satsujin el Sáb Abr 14, 2018 4:43 pm


Rossweisse Satsujin
No sabía en qué maldito momento aquello se había convertido en una jauría de perros. Los aullidos de los presente, acompañados por la terrible acústica del lugar, moverían un mar de sonidos entre los presentes. Golpes en las mesas, alaridos indecentes, e incluso menciones hacía mi persona. La mujer saldría caminando desde nuestra posición y sus últimas palabras parecían un arma de doble filo. Parecía que sería como una especie de acertijo. >> Alguien ajeno a ella necesitará mi ayuda... << No entendía muy bien sus palabras, ¿acaso realmente no sabía dónde estábamos? Un lugar donde las promesas no valen una mierda, un lugar donde la ayuda desinteresada no está en el diccionario de ninguno de los intrigantes de Yukigakure no Sato, un lugar, donde desde luego, mi ayuda no sería por un precio que yo pagaría: mi vida. Todos sabían la clase de mentiras que la aldea escondía, detrás de alguien que busca simplemente ofrecerte dinero para luego explotarte un brazo o cortarte la cabeza en el intento de coger la recompensa. De eso nada, si actuaba sería cuando no me quedara más remedio. Momentos antes, aunque la jauría tapaba en gran cantidad el sonido del lugar, me pareció escuchar al hombre que estuvo todo el rato con Nobuhiko mencionarme mediante un sinónimo a mi color de cabello. Segundos más tarde sentí un escalofrío, si bien había entrado en modo incógnito, descubrirme después de tanto tiempo podría ser fatal.

Los pasos de la joven parecían ir dirigidos hacia un lanza de color rojizo, a seis metros de mi posición. Cuando pude ver en Nobuhiko aquella mirada, me asusté, aunque mi rostro no se descolocó, pude ver en aquel chico una mirada de un león apunto de cargar contra su presa. ¿Acaso pretendía atacarla? Entre tanto, el moreno mirada la acción con una sonrisa macabra en su rostro, ¿de verdad estaba dispuesto a que Nobuhiko atacara a la joven? Puede que esa fuera la cúspide de su maldad, sin más, parecía como si aquel moreno constatara con sus acciones las multitudes historias que corrían alrededor de su nombre. Muchas masacres, interminables asesinatos y una elegancia que escondía un poder que muchos anhelarían.

De un momento a otro, la postura del militar bajaría su centro de gravedad entrelazando sus dedos en un sello. Mi asombro iba en gran medida cuando, antes de que la joven pudiera llegar hacia la lanza, un hilo de sombra correría hacia su posición, incluso en el rostro de Nobuhiko, podría comprobar que sabía lo que estaba haciendo, o eso esperaba. Yo mantendría mi posición, no podía atacar, pues no era mi batalla, tampoco podía salir, ya que quedaría como una cobarde, solamente guardaría mi posición, con mis manos por dentro de la túnica negra escondidas frente a cualquiera que pudiera verlas.

Datos:
  • Fuerza : 5
  • Resistencia : 15
  • Agilidad : 15
  • Espíritu : 15
  • Concentración : 15
  • Voluntad : 10
Chakr: 90

País del Hierro - Callejuelas




avatar
NB Narración
Master

Re: [Presente] El frío de la noche

Mensaje por NB Narración el Miér Abr 25, 2018 2:20 am

Criminal Yukigakure: Kasane Akagawa
El crepitar de la madera con los movimientos de la fémina, aquella insesante melodía que poco a poco creaba un foco directo hacia el Nara, y el silencio de la albina, comenzarían a domar el protagonismo de aquella hermosa experiencia, o quizás sanguinaria. El furor se entremezclaba con el terror, la tensión incluso ahondaba en la piel de los criminales que muy a pesar de abanderar un homicidio directo ante sus ojos, parecían temerse de algún modo lo peor. Pero Yukigakure no Sato era de aquella manera, vivir para morir, matar para sobrevivir. No muchos estaban preparados para un mundo cruel como el que ahora los rodeaba, seguramente incluso muchos habían llegado por error y ahora, se veían cautivos en una realidad que tarde o temprano los llevaría a una horca improvisada donde el único rey y causante, era el mismo que no podía soportar la presión, el hedor a muerte... y la locura. En este caso, quienes se involucraban en aquel baile, eran conscientes de que la parca, estaba vigilando. Escondida, con ojos brillantes y una afilada guadaña en la cual tamborileaban sus hermosos huesos decorados por las mejores gemas del infierno. Pero dar la espalda a los retos, era el camino directo hacia la tumba, y no había modo de huir de aquello.

Kasane, una joven de procedencia desconocida buscaba enmendar el error, o más bien tomar el protagonismo en batalla incluso cuando el desconocimiento, bañaba sus labios en una miel, que si bien era tan dulce como el mismo néctar de la vida, enmascaraba el terror y el veneno de las circunstancias.

Sus oscuras orbes seguirían cada uno de los actos del desconocido, manteniendo un fijeza exquisita, quizás más de lo que cualquiera hubiese podido esperar y que por suerte, le daría el privilegio visual de sus actos al ir tomando una posición diagonal tras el avance hacia la lanza que poco a poco iría reduciendo sus distancias. Pero la desgracia se daría en aquel instante, cuando el peso del mismo terreno donde se encontraba, frenase sus pasos. Sus orbes que hasta el momento se encontraban sobre este, lentamente irían tomando camino hacia el mismo terreno, captando de tal modo y con cierta dificultad aquella oscura presencia que limitaba sus movimientos.

La sombra se había ligado a la joven.

  • Fuerza : 30
  • Resistencia : 30
  • Agilidad : 30
  • Espíritu : 30
  • Concentración : 40
  • Voluntad : 40
Chakra : 200
Criminal Yukigakure: Hiro Kuran
La sonrisa del castaño se vería reducida a una simple linea, ocultando sus dientes mientras la picardía seguía domando la situación. Sus ojos ardían, su mirada ajusticiaba y sus brazos se cruzaban frente a su pecho tras haber olvidado cualquier artilugio que pudiese convertirse en el dueño de sus manos. Ya no había alimento que llamase su atención, tampoco bebida que pudiese calmar su sed de sangre, tan solo aquel joven, el sonar de las botas de su compañera y la mirada de todos los criminales que al igual de expectantes que él, parecían buscar que la sangre bañase el suelo que los alzaba.

El arte de las sombras.— citaría de inmediato al ver el modo con el cual su compañera frenaba sus pasos. Sus dientes nuevamente se mostrarían, como si de un león deseando clavar sus poderosa mandíbula sobre el cuerpo de su victima, alimentándose del terror, del olor a la muerte que ya escapaba del interior de la cálida taberna. —Interesante.— el hombre se mantenía como mero espectador, ignorando el escándalo que surcaba cada rincón de la taberna o el modo con el cual el tabernero lentamente comenzaba a retirarse hacia el interior de la cocina, como si el temor por caer entre las manos de alguno de aquellos desgraciados hiciese que su corazón bombease con tal intensidad, que la taquicardia se convertía en un detonante indiscutible. —Si la matas podríamos llegar a un acuerdo.— Sus ojos brillarían al acompañar a aquellas palabras. Un ofrecimiento candente, posiblemente repleto de oportunidades que pocos podían llegar a ostentar. ¿Quizás por mero capricho del destino? —Estoy seguro de que mis compañeros estarían interesados en reclutar a alguien con tus capacidades.
avatar
DeathBattle
Master

Re: [Presente] El frío de la noche

Mensaje por DeathBattle el Miér Abr 25, 2018 2:36 am

Interacción Bélica
Con esta intervención se nombrarán los fallos o detalles a destacar por parte de los usuarios, de este modo la trama proseguirá en todo momento de manera adecuada y evitaremos todo tipo de problema que más adelante pueda llegar a desencadenarse.

Aviso para Rossweise Satsujin:

Hubo una confusión global desde el inicio con respecto a la ubicación de los lugares tomados por cada personaje, y también de sus perspectivas. Dado que narración creyó que la barra se encontraba a espaldas de Nobuhiko y nadie contrarió con su propia narrativa este hecho o dió el aviso ante el error, cosa que se adaptó a las circunstancias, queda en evidencia que tu personaje no es capaz de ver los gestos del renegado pues tanto a tí como al NPC, les está mostrando la espalda y nada mas que ello.

Actualmente te encuentras a espaldas del Nara, en tu ubicación inicial.

Pedimos disculpas por las molestias, y por el fallo inicial.

Turno de Nobuhiko.
avatar
Nobuhiko Matsunaga
Renegado C

Re: [Presente] El frío de la noche

Mensaje por Nobuhiko Matsunaga el Jue Abr 26, 2018 8:51 am

País del HierroYukigakure no SatoPrimavera 7 DD
Aún de cara a Hiro Kuran, Nobuhiko consiguió atrapar en su "juego" a la fémina de cabellos color vinotinto, lo cual en verdad no le generó verdadera alegría, sino mas bien un sin fin de dudas por el solo hecho de que hubiese ocurrido tan rápido... ¿Era una broma? ¿La mujer se había dejado atrapar? Seguramente lo había hecho, debía ser eso, y esto ponía en duda su propio accionar, pues no podía concebir en la posibilidad de que la fémina portadora de la lanza color carmín pudiera caer en un juego tan estúpido que había utilizado durante meses con los mercenarios del país.

Cualquiera en la posición del Nara se confiaría, dando por finalizada la batalla. Pero él no, incluso aún más cuando el hombre de las arenas le había propuesto matar a la muchacha. El peliazul había alcanzado un momento que plantearía un quiebre en su vida, pues jamás había arrebatado el suspiro de sus adversarios, y no era consciente sobre si podía ser capaz de hacerlo... ¿Se sentía mal por el hecho de ahora estar en la obligación de hacerlo para sobrevivir? No, en verdad aún no dejaba de pensar el porque de su buen accionar. Creer que era mérito propio era un error.

Nobuhiko bajó los brazos, dejandolos colgados a cada lado de su cuerpo.

Matar... — murmuró, bajando los párpados con calma y girándose lentamente para quedar de cara a la mujer. — Llegado a este punto, si no lo hago solo generaré decepción... Las consecuencias ya están sobre mí. — se encogió de brazos, abriendo finalmente los ojos en la búsqueda de los orbes de la fémina. Era lo menos que podía hacer, mirarla directamente a los ojos mientras le arrebataba el alma de su cuerpo, mientras parte de su sombra buscaría comenzar a trepar por una de las piernas de la mujer. Una mano se dibujaría en el trayecto, la de una mano que acariciaba sus curvas lentamente, aunque con un respeto propio de un caballero, pues más allá de que aquel cuerpo había sido esculpido para el pecado, las intenciones del Nara eran otras muy diferentes...

Creo haberlo dicho, mi nombre es Nobuhiko Matsunaga. Un placer... — y ahí es cuando se dió cuenta, quizás una vez más, que jamás escuchó el nombre de la fémina. En el mejor de los casos, la cercanía y potencial de su sombra, buscaría estrangular a la muchacha tras alcanzar su cuello por el frente...


Nobuhiko Matsunaga (18 años):
  • Fuerza : 5
  • Resistencia : 15
  • Agilidad : 15
  • Espíritu : 30
  • Concentración : 15
  • Voluntad : 15
Chakra : 95 - 30 - 8 = 57


KAGEMANE NO JUTSU (影真似の術, JUTSU: POSESIÓN DE SOMBRA)
Esta técnica secreta permite a su usuario controlar su sombra, volviéndola tan ancha como sus hombros e incluso tan fina como un alambre ninja, siempre con el fin de cuando entra en contacto con la del objetivo, estas se fusionen en una sola para lograr inmovilizárlo. Una vez lograda la fusión, el afectado deberá imitar los movimientos del Nara. Mientras dure la expansión de la sombra el usuario deberá permanecer quieto. Este jutsu puede utilizar varios factores a su favor, ya sea una fuente mayor de luz para poder hacerla más larga, o utilizar una sombra ya existente y poder viajar entre ella sumando el largo de la misma al alcance total. La desventaja de esta técnica radica en que consume bastante chakra y alguien con mayor fuerza que el espíritu del usuario (según la guía de diferencia de parámetros), puede luchar contra la restricción según cuan grande sea esta.
Límites:
• Una diferencia de fuerza en contra del Nara equivale a resistirse a la imitación.
• Dos diferencias de fuerza en contra del Nara equivale a moverse al 25% de agilidad.
• Tres diferencias de fuerza en contra del Nara equivale a desligarse completamente de la sombra.

Nota: Incluso con estadísticas igualadas, una ventaja de rango jerárquico equivale a una diferencia de ventaja, ya sea a favor del Nara como también en contra.
Alcances:
RANGO C: Hasta 10 metros.
RANGO B: Hasta 15 metros.
RANGO A: Hasta 20 metros.
MEJORA:
A partir de Chunin, los miembros del Clan Nara pueden dividir su técnica en varios "tentáculos", compartiendo el ancho total de la sombra en partes iguales. La cantidad de sombras a las cuales podrá acceder el shinobi es igual al doble de cantidad de acciones que puedan realizar con su concentración, pero el alcance total irá mermando en un 5% por cada sombra adicional redondeando hacia abajo. Por otra parte, el coste por tener atrapados a varios objetivos aumentará en un 15% por cada uno de ellos, redondeando siempre hacia arriba.
Consumo:

  • RANGO C: 15Ck ejecutar y 8Ck mantener.
  • RANGO B: 25Ck ejecutar y 16Ck mantener.
  • RANGO A: 45Ck ejecutar y 32Ck mantener.


Kage–Kubishibari no Jutsu (影首縛りの術, Jutsu: Sombra Estrangulante)
Es un jutsu en donde el usuario puede transformar y mover su sombra a voluntad, dotándola principalmente de poder físico. La sombra es transformada en una mano que trepa por el cuerpo del enemigo hasta llegar al cuello en donde lo asfixia hasta la muerte. Puede utilizarse con otros fines como apretujar la extremidad del enemigo, e inclusive partirle un hueso si se aplica suficientemente fuerza. La técnica, si bien se maneja bajo los mismos parámetros de distancia del Kagemane no Jutsu, irá aumentando en fuerza dependiendo de la cercanía que tenga con el usuario.
Requiere: Kagemane no jutsu activado.
Consumo: 30Ck ejecutar y 20Ck por turno.
CAPACIDAD:
El poder que aplique la sombra equivaldrá exactamente a un porcentaje del espíritu del usuario medido según la distancia que tenga el usuario teniendo en cuenta el alcance de la técnica principal. Dicho poder aumentará según la cercanía con el objetivo, e irá decreciendo según la lejanía. Los valores serán tenidos en cuenta como porcentuales, redondeando siempre hacia abajo.

Ejemplos básicos:

• Si el Nara se encuentra al 50% de la distancia máxima de la técnica con respecto al objetivo, la fuerza aplicada por la sombra tendrá un poder igual al 50% del espíritu del Nara.

• Si el Nara se encuentra a un 60% de la distancia máxima de la técnica con respecto al objetivo, la fuerza aplicada por la sombra tendrá un poder igual al 40% del espíritu del Nara.

• Si el Nara se encuentra a un 40% de la distancia máxima de la técnica con respecto al objetivo, la fuerza aplicada por la sombra tendrá un poder igual al 60% del espíritu del Nara.
Inventario:
  • Escuche mediano delantero — Cintura/Izquierda.
    • Libro x1
    • Bombas de humo x4
  • Escuche mediano trasero— Cintura/Izquierda.
    • Píldoras de soldado x2
    • Kunai x1
  • Escuche pequeño delantero — Muslo/Derecha.
    • Kunai x4
  • Escuche pequeño trasero — Muslo/Derecha.
    • Kunai x4
  • Banda Ninja — Pecho del lado contrario al corazón.


Hay armas no descritas porque las compré tras el inicio de este tema.
Explicación:
La fuerza de la sombra estranguladora equivale a un 90% de mi espíritu total debido al corto alcance entre Kasane y Nobuhiko.
avatar
Rossweise Satsujin
Renegado C

Re: [Presente] El frío de la noche

Mensaje por Rossweise Satsujin el Mar Mayo 01, 2018 9:23 pm


Rossweisse Satsujin
La situación cada vez correría más a cuenta de las necesidades del lugar. La emoción de la sangre que estaría destinada a correr movería el entusiasmo de todos y cada uno de los presente, mas la albina se sentiría algo fuera de su hábitat. Se sentiría como una tortuga de mar sin caparazón y dentro de una urbe en la que tendría que tener mucho cuidado con los movimientos hechos si no quería ser el siguiente punto de mira.

Por lo visto, las tres opciones marcadas por aquel criminal de cabellos castaños hicieron dudar por un segundo a Nobuhiko, mas seguro de su elección pasó hacia el ataque sin miramientos. Desde la posición de la Orochi no podía ver demasiado debido a solo ver la espalda del  peliazul, viendo como su centro de gravedad había bajado y algo centró en sus manos, no podía controlar su visión en un punto, pues el lugar tampoco había cambiado, pero la euforia y la tensión que corría por la taberna podía hacer estallar la locura de los que allí se encontraban y formar una batalla campal entre todos. La albina no iba a quedarse allí por mucho más tiempo, ella quería salir de allí con las piernas en el suelo y no con ellas por delante, pero también debía ser inteligente pues el criminal más peligroso ya había centrado sus visión en ella poniéndola de opción al peliazul. >> Necesito salir de aquí, maldita sea << Pensó la albina por unos instantes mientras que seguía viendo la escena desde las espaldas de Nobuhiko. Sabía que algo estaba haciendo, pero no estaba segura, por lo que simplemente quedó en el mismo sitio, intentando tener también vigilado a Hiro mientras este ya había proclamado lo que el peliazul podía hacer, ofreciéndole alguna que otra recompensa por aquel asesinato del que, solamente Nobuhiko sería culpable y, de verse metido en estupideces, saldría como único asesino.

Datos:
  • Fuerza : 5
  • Resistencia : 15
  • Agilidad : 15
  • Espíritu : 15
  • Concentración : 15
  • Voluntad : 10
Chakr: 90

País del Hierro - Callejuelas




avatar
NB Narración
Master

Re: [Presente] El frío de la noche

Mensaje por NB Narración el Dom Mayo 06, 2018 9:04 pm

Criminal Yukigakure: Kasane Akagawa
En la joven Kasane no habría ni un signo de vitalidad mientras aquella sombra comenzaba a ascender por una de sus piernas. Aquel contacto no la preocupaba y tampoco las palabras de quien ahora, se había convertido en su verdugo. ¿Había sido estupida, lo había subestimado o simplemente jugaba con su ego? Bien e sabía que la joven de oscuras orbes, siempre había sido cual felino que surcaba la nieve con sumo cuidado, con una clase que pocos podían llegar a alcanzar y con una fuerza propia de alguien que comprendía que la muerte se encontraba a la vuelta de la esquina y ella, estaba decidida a luchar contra ella sin importar lo que pudiese llegar a suponer.

El Nara tan solo era uno más de aquellos que atentaban continuamente contra su vida, sin llegar a comprender que algo como eso podía convertirse en su propia tumba dado a los títulos ocultos que su propio nombre portaba.

Sin oponer un mínimo de resistencia, la joven de hebras oscura seguiría los movimientos del joven hasta que sus orbes tomasen el contacto perfecto. Ni si quiera había temblor, parecía estar aceptando su destino, con una sola diferencia. Su oscuro rostro, sus indiferentes facciones y su mirada, finalmente mostrarían una sonrisa curva que la llevaría a cerrar sus ojos por unos instantes y acto seguido, abrirlos.— Kasane. — a la par que sus palabras eran formuladas, sus orbes oscuras ya se habían tornado en hermosas piedras rojizas, dando a la luz aquella mirada que durante décadas algunos había clamado como la mirada de la muerte. El mismo le había regalado el contacto de estas, mostrando así al menos un gesto de humanidad, mirar a su victima a los ojos antes de arrebatarle su último aliento.

Sería así como la fuerza ejercida por su oponente de algún modo, comenzaría a mermar aún a pesar de que ante sus ojos, todo parecía mantener su transcurso. La sonrisa de la joven se mantenía aún a pesar de la simpleza de esta y poco a poco, aquella sombra que se había alzado por el cuerpo de la joven, lentamente empezaría a perder su propio camino, retrocediendo por el mismo camino que segundos atrás había recorrido.

Técnica activa:
RANGO B

Mitsudomoe (三巴, Tres Aspas)
Corresponde al tercer y último nivel conocido del Sharingan "común". La tercera aspa se une a las dos iniciales y juntas forman la maldición de este clan. El dojutsu se presenta en su forma completa otorgando al usuario su última característica.
Consumo: 25Ck activar y 14Ck mantener.
EFECTOS:
Visión ralentizada: mayor ralentización de los movimientos, y por consecuencia, la velocidad de reacción crece. Así mismo, aumenta su nivel en la captura de detalles, lo que hace su coordinación en combate una labor más fácil.
Efecto: La agilidad del rival o de sus técnicas se ven reducidas en 9 puntos.
Líneas de Chakra: Es una visión clara y concisa parecida al jutsu Hyuga (menor precisión). Diferenciación clara de niveles de chakra, percepción de perturbaciones y diferenciación de clones, todo esto a una distancia máxima de 50 metros.
Asimilación Ocular: En su tercera fase, y gracias a su observación, el usuario de este dojutsu puede ejecutar una técnica observada en combate (a los 3 turnos "olvida" el jutsu) con la restricción de que no puede copiar técnicas que no pertenezcan a su clan, arte, kekkei genkai o especialidad kanchi taipu.
Importante: Si posee las ramas necesarias para ejecutar la técnica, puede aprenderla y guardarla en su repertorio pagando el coste de la misma en PN al momento de visualizarla.
Ojo de Ilusión: El propio doujutsu viene preparado para el uso de las artes ilusorias, potenciando y mejorando su uso a través de los ojos.

RANGO C

Genjutsu: Sharingan (幻術・写輪眼, Genjutsu: Sharingan)
Al establecer contacto visual con el objetivo, el usuario lo encierra en un Genjutsu, con el cual es capaz de alterar un detalle de la percepción visual del objetivo. Ya sea una característica del terreno, un objeto portado, o la identidad de una persona, esta ilusión provee una amplia gama de posibilidades de engaño. Dependiendo de la cantidad de aspas en el Sharingan del usuario, será mayor la distancia a la cual se podrá tener el contacto visual entre las partes.
Alcance:
Un aspa: 1 metro.
Dos aspas: 4 metros.
Tres aspas: 8 metros.
Mangekyou: 15 metros.
Consumo: 18Ck ejecutar, 10Ck mantener.


  • Fuerza : 30
  • Resistencia : 30
  • Agilidad : 30
  • Espíritu : 30
  • Concentración : 40
  • Voluntad : 40
Chakra : 157
avatar
DeathBattle
Master

Re: [Presente] El frío de la noche

Mensaje por DeathBattle el Dom Mayo 06, 2018 9:08 pm

Interacción Bélica
Con esta intervención se nombrarán los fallos o detalles a destacar por parte de los usuarios, de este modo la trama proseguirá en todo momento de manera adecuada y evitaremos todo tipo de problema que más adelante pueda llegar a desencadenarse.

Aviso para Nobuhiko Matsunaga:

El contacto visual que tu mismo efectuaste con Kasane, termina por cederle la facilidad ante la corta distancia de acceder ante ti a la hora de hacerte caer en el genjutsu que su propio sharingan le facilita. Es por eso mismo que me tomo la libertad de simplemente actuar conforme a la diferencia interpretativa por rango, y de las estadísticas para así ahorrar un turno.

Aviso para Rossweise Satsujin:

Tienes puerta abierta para abandonar si de verdad tu personaje lo desea. Hiro Kuran no intervendrá en caso de que decidas marcharte.

Turno de Nobuhiko.
avatar
Nobuhiko Matsunaga
Renegado C

Re: [Presente] El frío de la noche

Mensaje por Nobuhiko Matsunaga el Lun Mayo 07, 2018 7:04 pm

País del HierroYukigakure no SatoPrimavera 7 DD
¿Qué estaba haciendo? Fue en el momento en que las perlas de color rojizo se mostraron, y tras escuchar ese nombre especial, que el Nara se dió cuenta de como se había dejado llevar por la influencia del hombre de las arenas... ¿Por qué intentaba arrebatar los suspiros de la fémina cuando en su vida había imaginado tener que hacer algo por el estilo? Él no quería ser un shinobi, él jamás había pensado en convertirse en lo que se estaba convirtiendo. Nobuhiko quería vivir libre y a su manera, pero de alguna forma se había visto envuelto por las palabras de un hombre que ahora hacían eco en su mente... Ahora mismo estaba prendado a ciertos sentimientos que toda su vida había negado, sentimientos que por alguna razón por momentos le hacían sentir bien, pero que en aquellos mismos instantes hacían que le doliera el pecho de una manera que nunca había sentido.

Estaba perdido en los ojos de la fémina, y quizas por ello el poder de su sombra comenzó a perder fuerza. No podía correr la vista, no podía alejarse de aquel par de soles que encandilaban cada célula de su cuerpo. Sus sentidos le decían una cosa, incluso su mente le explicaba que dando rienda suelta a un acto nuevo para sí mismo, pero en aquellos momentos no deseaba cumplir con las expectativas del famoso Hiro Kuran o vaya uno a saber quien más... Deseaba acabar con todo e irse para nunca mas volver, pero ya era demasiado tarde.

Nada tenía sentido, pero no podía echarse atrás. Todo estaba jugando una mala pasada al hombre que tras fruncir su ceño, continuó con lo que creía que estaba haciendo. Estaba molesto, pero consigo mismo... Lo que hacía solo lo llevaba a lastimar a una mujer que, independientemente lo que hiciera o como fuera en su interior —algo que desconocía—, para él no se merecía salir herida por culpa suya.


Nobuhiko Matsunaga (18 años):
  • Fuerza : 5
  • Resistencia : 15
  • Agilidad : 15
  • Espíritu : 30
  • Concentración : 15
  • Voluntad : 15
Chakra : 57 - 8 = 49


KAGEMANE NO JUTSU (影真似の術, JUTSU: POSESIÓN DE SOMBRA)
Esta técnica secreta permite a su usuario controlar su sombra, volviéndola tan ancha como sus hombros e incluso tan fina como un alambre ninja, siempre con el fin de cuando entra en contacto con la del objetivo, estas se fusionen en una sola para lograr inmovilizárlo. Una vez lograda la fusión, el afectado deberá imitar los movimientos del Nara. Mientras dure la expansión de la sombra el usuario deberá permanecer quieto. Este jutsu puede utilizar varios factores a su favor, ya sea una fuente mayor de luz para poder hacerla más larga, o utilizar una sombra ya existente y poder viajar entre ella sumando el largo de la misma al alcance total. La desventaja de esta técnica radica en que consume bastante chakra y alguien con mayor fuerza que el espíritu del usuario (según la guía de diferencia de parámetros), puede luchar contra la restricción según cuan grande sea esta.
Límites:
• Una diferencia de fuerza en contra del Nara equivale a resistirse a la imitación.
• Dos diferencias de fuerza en contra del Nara equivale a moverse al 25% de agilidad.
• Tres diferencias de fuerza en contra del Nara equivale a desligarse completamente de la sombra.

Nota: Incluso con estadísticas igualadas, una ventaja de rango jerárquico equivale a una diferencia de ventaja, ya sea a favor del Nara como también en contra.
Alcances:
RANGO C: Hasta 10 metros.
RANGO B: Hasta 15 metros.
RANGO A: Hasta 20 metros.
MEJORA:
A partir de Chunin, los miembros del Clan Nara pueden dividir su técnica en varios "tentáculos", compartiendo el ancho total de la sombra en partes iguales. La cantidad de sombras a las cuales podrá acceder el shinobi es igual al doble de cantidad de acciones que puedan realizar con su concentración, pero el alcance total irá mermando en un 5% por cada sombra adicional redondeando hacia abajo. Por otra parte, el coste por tener atrapados a varios objetivos aumentará en un 15% por cada uno de ellos, redondeando siempre hacia arriba.
Consumo:

  • RANGO C: 15Ck ejecutar y 8Ck mantener.
  • RANGO B: 25Ck ejecutar y 16Ck mantener.
  • RANGO A: 45Ck ejecutar y 32Ck mantener.

Inventario:
  • Escuche mediano delantero — Cintura/Izquierda.
    • Libro x1
    • Bombas de humo x4
  • Escuche mediano trasero— Cintura/Izquierda.
    • Píldoras de soldado x2
    • Kunai x1
  • Escuche pequeño delantero — Muslo/Derecha.
    • Kunai x4
  • Escuche pequeño trasero — Muslo/Derecha.
    • Kunai x4
  • Banda Ninja — Pecho del lado contrario al corazón.


Hay armas no descritas porque las compré tras el inicio de este tema.
Explicación:
Bajo los parámetros y diferencias, incluyendo las técnicas de Kasane, Nobuhiko mantiene la técnica de la sombra imitadora, mas no la de estrangulación al ver que no hace efecto.
avatar
Rossweise Satsujin
Renegado C

Re: [Presente] El frío de la noche

Mensaje por Rossweise Satsujin el Miér Mayo 09, 2018 1:26 pm


Rossweisse Satsujin
Desde la perspectiva de la albina, aquello todo parecía salirse de lo comúnmente normal. Corría una escena que, tiempo atrás, no parecía que fuera a ocurrir, Nobuhiko había perdido una batalla psicológica clara contra el hombre que tenía en su retaguardia. La peliblanca dudó durante un instante en ayudar al chico, se notaba que solo no podría salir de aquella situación, y por un momento la albina sintió pena, pena por su alma, pena por aquel chico que momentos antes tan solo compartían un momento agradable con su jarra de cerveza cada uno. ¿Que debía hacer? La pena era signo de debilidad, tenía que tener claro que siempre tenía que estar ella antes que nadie, y que el meterse en un asunto donde nadie le había citado solo podría hacer que aquel que llamaban Hiro Kuran quisiera meterse también en el fregado, y no solo iba a estar perdido Nobuhiko, si no la albina también.

Una serpiente siempre busca, siempre, su propia supervivencia, nunca mira atrás cuando una decisión está tomada, y al mismo tiempo que sus pasos repiqueteaban en el suelo, la puerta del lugar estaba cada vez más cerca. Pasar desapercibida era complicado, no era una de las especialidades de la chica pese a ser una Orochi, las habilidades para espiar todavía no eran de las mejores. Por eso mismo, respiró un tanto aliviada cuando pudo salir del lugar sin ningún rasguño, habiendo presenciado que Yukigakure no Sato no era un parque de juegos, un lugar donde apenas unas palabras podían hacerte perder el control.

Una vez estuvo en el calle, volvió a colocar la capucha de la capa y partió hacia un lugar lejos de aquella escena, donde ni sabía que iba a pasar, ni realmente quería saberlo. Al fin y al cabo, ya se enteraría cuando la voz se corriera por toda la aldea sobre las últimas hazañas del hombre que, con tan solo unos pasos dentro de la taberna, ya tenía a todos puestos en jaque.


Datos:
  • Fuerza : 5
  • Resistencia : 15
  • Agilidad : 15
  • Espíritu : 15
  • Concentración : 15
  • Voluntad : 10
Chakr: 90

País del Hierro - Callejuelas




avatar
Nine Beasts
Master

Re: [Presente] El frío de la noche

Mensaje por Nine Beasts el Dom Mayo 13, 2018 10:20 pm

NARRACIÓN FINALIZADA.Lamento la mala experiencia y el doble abandono de tu compañero. El tema se da por finalizado y podras pasarlo oficialmente por Petición de PN. Recibiendo asi una bonificación de 10 Pns extra.

Dado a que Nobuhiko Matsunaga abandono el foro, tan solo tu tendras el derecho a cobrar este tema.
avatar
Setsuna Kan'ei
Getsu Genin

Re: [Presente] El frío de la noche

Mensaje por Setsuna Kan'ei el Lun Mayo 14, 2018 9:06 am

TEMA CERRADOPuntos otorgados a Ross.

  • Mediante post: 32.5 PN + 10 PN (por compensación) + 2 PN (bono social).
  • Total: 0.5 + 44.5 = 45 PN.

Contenido patrocinado

Re: [Presente] El frío de la noche

Mensaje por Contenido patrocinado

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.