Últimos temas
Afiliados
Limpieza 05 - 08 - 18

 photo untitled45.pngBoku no Hero ROLVelmegunLoving PetsCrear foroOne Piece Legacy

[Auto-misión] Escolta de Hierro

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

avatar
Nobuhiko Matsunaga
Renegado C

[Auto-misión] Escolta de Hierro

Mensaje por Nobuhiko Matsunaga el Vie Mar 23, 2018 6:48 pm

País del HierroYukigakure no SatoPrimavera 7 DD
Pese a tratarse de un individuo bastante diligente cuando realizaba su trabajo, aquel día Nobuhiko tenía una resaca endemoniada. En cualquier otra ocasión, el joven se hubiese ubicado en la parte superior del carruaje que transportaba las mercancías del nuevo comerciante que llegaba a Yukigakure no Sato, pero en esta caminaba junto al mismo apoyando la zurda sobre la madera que conformaba uno de los laterales del mismo, aferrándose de tanto en tanto para que el propio halar de aquellos caballos también le impulsara a él, que pocas fuerzas tenía para mantenerse en pie de alguna u otra forma; era el mejor camino a decir verdad, ya que de lo contrario, el propio movimiento de aquel medio de transporte le obligaría a vomitar sobre cualquier cosa de valor.

Cuando se encontró con el hombre que le había contratado, una de las reglas que el renegado había impuesto era que no abriera el pico en todo el viaje. Nobuhiko le habló de muy mala manera, siendo consciente de lo irrespetuoso que había sido con su empleador, pero también lo grato que sería no tener que escuchar la voz chillona del sujeto, que sin lugar a dudas, haría retumbar su cabeza lo suficiente como para querer arrojarse bajo el andar de los caballos, aquellos a los que imploraría que le pisaran hasta llevarlo a una rápida muerte.

En cualquier caso, pese a los mareos y el dolor de cabeza, al menos uno de los ojos color escarlata del shinobi se encontraban abiertos. Con la capucha como respaldo para que el impacto de la luz del día no fuera tan grande en su ser, este miraba los techos y callejones que cortaban aquellas callejuelas por las cuales debían circular, sin ver mas que borrachos cubiertos por nieve —quizás alguno que otro muerto por lo que no había que acercarse a ellos—, perros y gatos hurgando entre varos botes de basura, y vaya uno a saber que más...

Ya solo faltan tres calles, al final no sé para que te contraté... — dijo el hombre, sin gritar, pero con el suficiente volumen para que el Nara apretara los puños y escupiera al suelo, tanto por el dolor de cabeza que le generó esa molesta voz, como también por el solo hecho de que el hombre haya faltado a su promesa de no abrir la boca en todo el camino.
Dicen que hablar antes de tiempo es un mal augurio, y aquel hombre había pecado de imbécil, lo cual supo el Nara en el momento en que una persona se dejó caer frente al carruaje, y el hombre asustado haló de las cuerdas de sus caballos para detenerse y no acabar rematando a una persona famélica, semi-desnuda, y brutalmente golpeada, casi al borde de la muerte.

De los techos de la aldea, dos hombres se dejaron caer sobre el carruaje, haciendo que el mismo se sacudiera y sorprendiendo el Nara que rápidamente tuvo que alzar su guardia, saltando hacia un muro a su derecha y pegándose al mismo con la conocida técnica de la caminata vertical; demostró muy rápido su capacidad en el uso del ninjutsu, lo cual hizo alzar la guardia de dos hombres prácticamente idénticos, calvos y altamente musculados, los cuales cubrían sus puños con guanteletes de hierro con espinas en su ampitud.

¿Quiere que trabaje o al final no me necesita? — preguntó el Nara, mirando seriamente a los hombres mientras sus manos se unían frente a su pecho, pegado aún al mural con las plantas de los pies y su espalda contra el mural como si este fuera su respaldo. El llanto asustadizo de aquel cobarde confirmó la necesidad del shinobi, quien rápidamente unió sus manos varias veces y tras chocar sus palmas, en el momento en que ambos sujetos se lanzaban a por él, desplegar una onda de viento capaz de tumbarlos y dejarlos caer en el suelo bajo él... Nobuhiko no tardó en dejarse caer también, aunque impulsándose con el mural para aumentar la fuerza de lo que serían sus pies cayendo sobre los rostros de ambos calvos, los cuales quedarían incoscientes tras semejante golpe.

No tardarían en aparecer dos hombres más, uno emergiendo por detrás de un callejón ubicado en la retaguardia del carruaje, y otro por delante para cubrir los dos métodos de escape del shinobi. Este sabía que tenía que enfrentarlos a ambos, por lo que sacó un kunai de las musleras ubicadas en su pierna izquierda, arrojándolo directamente a la pierna del que se ubicaba a su diestra, retomando su postura para quedar completamente enfrentado a quien lanzó un puñetazo con demasiado envión, suficiente como ser predecible y esquivarlo con un rápido ladear del cuerpo. Las manos de Nobuhiko se lanzaron a la par que dejaba pasar al hombre, empujándolo hacia sí mismo al golpearle la espalda, a la par que levantaba una rodilla y le daba un fuerte golpe en el plexo solar con gran énfasis.

Acelera, imbécil. — dijo rápidamente mientras reducía al golpeado al ubicarse por encima de este y apoyar todo el peso de su cuerpo sobre una rodilla en su espalda, golpeándole los homóplatos con ambas manos en una seguidilla de puñetazos que dislocaría sus articulaciones a través de un gran dolor.
Asustado, el comerciante tomaría las riendas de aquel carruaje azotando a los corceles que alaban la estructura de madera. Alejándose poco a poco, aunque al tratarse de una calle con pendiente, no con la suficiente velocidad para que Nobuhiko acelerara su paso y se trepara al carruaje con una mano, mientras que con la otra se tomaba la frente; sí, le dolía mucho la cabeza, pero no por ello esto impediría que su tarea ya estuviese completa...

No hubo más rastros de bandidos intentando atrapar al hombre. Si bien las fuerzas enviadas no habían sido números normales para asaltar a un pobre comerciante, se notaba que la información en el País del Hierro corría tan rápido como aquel carruaje que llegó en óptimas condiciones a destino.

La misión estaba completa, por muy resumida que esta se hubiese mostrado.
avatar
Kazuma Hozuki
Getsu Chunin

Re: [Auto-misión] Escolta de Hierro

Mensaje por Kazuma Hozuki el Sáb Mar 24, 2018 6:46 am

TEMA CERRADOPuntos otorgados a Nobuhiko Matsunaga.

  • Mediante post: 4 PN.
  • Recompensa de misión: 4 PN y 2000 ryos.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.