Últimos temas
» [Trama Yukigakure] Poblado abandonado
Hoy a las 9:23 pm por Yamanaka Mireyu

» [Social] [Pasado] Vinculos de fuego
Hoy a las 9:17 pm por Kagura

» Hola a todos!!!!!
Hoy a las 9:04 pm por Tadashi

» [Summer Game] ¡A merendar!
Hoy a las 9:04 pm por Nine Beasts

» [Summer Game] Sigue nadando
Hoy a las 9:04 pm por Nine Beasts

» ¡Hola!
Hoy a las 9:02 pm por Seiko Shouboku

» Saludos a todos
Hoy a las 9:01 pm por Tadashi

» UN ENORME SALUDO A TODOS
Hoy a las 8:59 pm por Tadashi

» [Summer Time] Registro de premios
Hoy a las 8:50 pm por Yatori Hoshino

Afiliados
Limpieza 10 - 06 - 18

 photo untitled45.pngBoku no Hero ROLLoving PetsCrear foroOne Piece Legacy

Matar o morir. Asesinar o ser asesinado [Entrenamiento Semanal.]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Matar o morir. Asesinar o ser asesinado [Entrenamiento Semanal.]

Mensaje por Yatori Hoshino el Sáb Abr 07, 2018 12:51 pm



En el tiempo que llevaba entrenando en el palacio por fin había logrado conseguir a alguien con quien entrenar, aquella mujer que intentó enseñarme Taijutsu se podría decir que era ahora mi compañera de entrenamientos, todas las mañanas desde antes que el sol siquiera se asomara nos encontrábamos reunidas y acondicionadas para comenzar nuestra rutina diaria, confiaba en ella y ella en mí, pesé a no haber entrado en algún conflicto bélico donde nuestras vidas estuvieran en peligro sabía que podía contar con ella para cualquier cosa y confiarle mi vida de ser necesario, el día de hoy llevábamos ahora nuestro auto nombrado uniforme de entrenamiento, sandalias negras, pantalones negros y camisas sin mangas blancas, donde en mi caso portaba el emblema de la aldea colgando del cuello, nos encontrábamos en el inmenso recinto de entrenamiento que llevábamos usando desde hace un tiempo, habíamos acondicionado algunas cosas y adquirido nuestros muñecos de entrenamiento para no solo pulirnos mental y físicamente, si no también tener la posibilidad de practicar con armas.

—  Buenos días, Yato. — dijo la mujer que ingresaba por la puerta y comenzaba a acercarse hasta donde me encontraba, la miré alzando mi diestra y saludándole con tranquilidad, — ¿Lista para entrenar Ni-na? —, le había tomado la confianza suficiente a la mujer para inclusive crearle un apodo abreviando su nombre, así que me le quedé mirando mientras avanzaba hasta donde estaba, estiré mi puño hacía ella y lo chocamos para dar por iniciada la jornada del día, lo que más me importaba fortalecer en ese momento era mi cuerpo, mi físico, tomar la resistencia suficiente para cualquier encargo que se me asignara, así que iniciamos trotando por todo el borde del cuarto, íbamos en silencio, aunque esta vez a la rutina le agregamos que cada cuenta de cinco dábamos un salto intentando alcanzar el techo, para luego continuar corriendo, eran rutinas básicas pero que nos ayudaban a tener una buena respiración y una saludable vida, unos veinte minutos de trote realizando aquellas maniobras serían suficientes para hacernos empezar a sudar.

Después nuestras rutinas de abdominales, flexiones, paracaídas, flexiones a una mano, glúteos, cada vez que el tiempo pasaba nuestra rutina se iba intensificando por saber la inmensa responsabilidad que teníamos, debíamos convertirnos en personas dignas de la confianza de la feudal y por eso debíamos esforzarnos como nunca, sobrepasar nuestros límites día tras día, nuestra rutina diaria de la parte física no tardaría mucho en ser culminada, ya con eso nuestros músculos estarían lo suficientemente estables para comenzar con la siguiente parte del entrenamiento, el sudor corría por nuestras frentes así que apoyé mis dos manos en la cintura jadeante y mirando en dirección de Nina. — ¿Sucede algo? — le pregunté con bastante curiosidad, para ser alguien parlanchina como ella había estado todo el entrenamiento callada, mientras le miraba solo noté como giró la cabeza de derecha a izquierda negándome o por lo menos ocultándome lo que realmente pasaba por su cabeza, respiré hondo suponiendo que no era de importancia así que simplemente lo ignoraría, — Yato, practiquemos hoy algo diferente.  — indicó poniendo una cara de diversión y apartando los gestos depresivos que había mostrado hasta ahora.

— Vamos a simular que estamos en un combate real, la primera que neutralice a la otra gana.  — dijo así sin más, me le quedé mirando dudosa sobre sus palabras pero luego de eso asentiría con la cabeza, adopté una postura defensiva para ver como la chica comenzaba una secuencia de sellos de manos que próximamente se convertiría en varias bolas de fuego que lanzaba hacía mí, el tamaño de cada una era de una bola de beisbol, giré sobre mi propio eje evadiendo la primera para comenzar a correr en su dirección y tratar de acortar esos cuatro metros en la brevedad, disparo de su boca una a mis pies así que salté, pero mientras había estado corriendo iba realizando posturas de manos, cuando ella disparo en mi dirección aquella esfera de fuego libere de mi boca una potente bocanada de aire que se transformó en un chorro de agua espumoso que apagaría el fuego y por la corta distancia impactaría el cuerpo de Nina haciéndole desplazar por el piso cinco metros más hacía atrás, además le había dejado lo suficientemente empapada tras liberar todo ese líquido.  Mi compañera de entrenamiento me miraría sorprendida y soltaría una carcajada mientras se ponía de pie, no diría nada más y comenzaría a correr una vez más hacía mí, no dije nada e irrumpí en una carrera frontal hacía ella.

Cuando nuestra distancia fue nula ambas lanzamos un golpe en dirección a la otra, mi mano iba directamente a su cara y la suya también, por la velocidad y posición ninguna de las dos podría frenar el golpe de la otra así que un buen moretón nos saldría por el impacto en nuestras mejillas, pero el dolor no nos frenó, inmediatamente comenzamos un encuentro de ataque y defensa, iniciaría yo, lanzándole golpe, golpe, patada y patada, ella solamente evadía y evitaba, se protegía y desviaba, luego tras eso cuando mi ofensiva se vio brutalmente detenida iniciaría ella lanzando una secuencia inusual de ataques, para su desgracia ella había estado ayudándome en mi taijutsu, así que le era mucho más complicado acertar sus golpes, apartaba, desviaba y  evadía, tenía que mostrarle que había mejorado mucho así que solo me limitaba a eso, pero algo inusual sucedió, cuando estábamos en medio del combate físico, la mujer liberaría una descarga eléctrica cuando mi cuerpo toco el suyo para apartar su golpe, mis músculos se tensaron y mis ojos se abrieron sorprendidos, no grité, no dije nada, solo sentía entumecido el brazo pero por reacción la empujé dándole una patada en el abdomen apartándola de mí y frenando su ataque.

—  Suficiente por hoy. — diría entre jadeos la mujer que ahora se mostraba un poco más relajada, su gesto de combate había desaparecido, —  Yato, Yato, nunca, pero nunca olvides que en un combate a muerte, donde tu vida está en peligro cualquier cosa se vale, cualquier cosa es justa, no existe honor, deshonor, es vivir o morir.  — me le quedé mirando asintiendo con la cabeza, —  Recuérdalo, en una guerra eres tú o tu enemigo. Sé que no tienes miedo a matar, que no titubearías en hacerlo, pero creo que nunca lo has hecho. — indicó — Nunca he tenido la necesidad de hacerlo, siempre someto al enemigo antes de que tenga que acabar con su vida.— confesé mientras ella acortaba las distancias y apoyaba sus dos manos sobre mis hombros, — Recuerda mis palabras muy bien Yatori. Nunca las olvides y siempre aplícalas.  No siempre tendrás la dicha de someter al enemigo, en un campo de batalla es matar o morir. No con tus compañeros de aldea, pero en un conflicto bélico o asesinas o te asesinan.— confesó la chica con un rostro algo tétrico, — Perdonarle la vida a alguien puede costarle la vida a un compañero, inclusive a tus propios hijos en un futuro. Así que ten cuidado con eso. — dijo para darme un par de golpes en los hombros y darse media vuelta para comenzar a caminar hacía la salida.

— Las guerras no son algo hermoso ni divertido, sobrellevar en tu cabeza las vidas que asesinas y que pierdes a tu lado es difícil. No es como la teoría de que debes neutralizar tus emociones, somos humanos, tarde o temprano las emociones nos desbordan.  — confesó —  Ahora vamos a tomar un baño necesito relajarme. — me quedé en silencio asintiendo para comenzar a seguirle, analizaba, pensaba, meditaba cada una de las palabras que me había dicho, Nina era la única chica con que había entablado un pequeño vinculo además de Haru, me hacía sentir segura, y sabías que sus consejos eran por mi bien, continué caminando a sus espaldas internalizando sus sugerencias de combate.

Niwa Naga:
Stadisticas:

  • Fuerza : 28
  • Resistencia : 30
  • Agilidad : 30
  • Espíritu : 60
  • Concentración : 35
  • Voluntad : 30
Chakra : 220

Inventario:

Estuche Pequeño (Derecho 1)

  • Bombas de Humo x2
  • Alambres Ninjax5


Estuche Pequeño (Derecho2)

  • Kunais x1
  • Shurikensx4

Estuche Pequeño (Izquierdo)

  • Kunais x2
  • Shurikensx2

Estuche Pequeño (Izquierdo2)

  • Kunais x3
  • Shurikensx2


Estuche Mediano (Cintura)

  • Kunais x3
  • Sellos Explosivos x2
  • Bomba de luz: x 2
  • Shurikens: x 4



Otros Items

  • Comunicador (Oreja) x1
  • Tanto (Cintura) x1
  • Kami no Te (神の手, La Mano de Dios): x 2 (En cada ante brazo)



Técnicas:

Zona de Entrenamientos - Daigoten Hane no Shiro




« »
— —
—  —




Premios:


Volver arriba Ir abajo

Re: Matar o morir. Asesinar o ser asesinado [Entrenamiento Semanal.]

Mensaje por Kuroda Yukimura el Sáb Abr 07, 2018 4:04 pm

TEMA CERRADOPuntos otorgados a Yatori Hoshino.

  • Mediante post: 15 PN.
  • Total: 68.5 PN + 15 PN = 83.5PN



Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.