Afiliados
Limpieza 09 - 05 - 18

 photo untitled45.pngBoku no Hero ROLLoving PetsCrear foroOne Piece LegacyCrear foro

[Relato Mensual] Nota Nº1, Sentir el cielo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Relato Mensual] Nota Nº1, Sentir el cielo

Mensaje por Luger el Miér Abr 11, 2018 12:11 pm


Sentir el cielo
Una vida de falsedad no conlleva ningún peso extravagante. Como ocurre con los conceptos mas execrables; la práctica asidua solo se convierte en algo mecánico. Dejas de preocuparte por la moralidad que suscita cada falsedad, cada dato alterado y pronto cuesta hacer una diferencia entre lo que es real y lo que nunca lo fue. Pues en la mentira, siempre permanecen cientos de fragmentos de verdad cautiva, prisionera de quien las recita con el único fin de diseccionarla. Abrir la verdad, sacar cuanto la hace veraz y sincera, impregnarlo sobre la falsedad que uno trata de transmitir y con ello, encontrar un zorro con piel de cordero degollado impunemente.En cierto sentido, nosotros, los mentirosos, somos tan asesinos y ruines como cualquier lunático excesivamente aficionado a la sangre caliente sobre sus manos. Ambos nos regodeamos, uno en su violencia desatada y el otro en el contemplar su engaño surtiendo efecto; creando la discordia que busca.
Me hallo entonces en una situación irreversible, donde mis palabras carecen de valor real para quien sabe de mi condición y para mi mismo, se vuelven aún mas confusas a cada día que transcurre. Siento que pierdo el sentido, que la falsedad se ha filtrado por completo en mi interior, se ha derramado hasta ensuciar todo cuanto soy, y entonces... dudo incluso quien puedo ser. Las preguntas mas simples se vuelven tediosas, obviadas por el simple hecho de ser lo que son: básicas. Pero en mi interior sé, y no puedo negar, que ese caminar insensato en realidad guarda miedo a cada movimiento, miedo a no saber responder. Mirarme a un espejo, contemplar el rostro que me acompaña todos los días, pronunciar mi nombre real y dudar incluso de ello. Pensar en mi estricta familia, mi opulento hogar, el perro que hizo las veces de mas cercano amigo y comprender, que he fallado en todas las respuestas.
Nada sobreviene de forma tan insoportable que la certeza a medias de no saber quien es uno. Porque si, tras tantos años dedicados al impávido arte de la falsificación, no sé quien o qué soy. Dejo por escrito entonces, con el fin de ordenar mis pensamientos cuando algún día certero, donde ya no sea capaz siquiera de reconocer el rostro que tengo ante el espejo, tratar de recordar cuanto fui. Llorar en silencio, lamentar cuanto hice o cuanto dije, sentir que el mundo ya no me reconoce, que no queda persona en el mundo que sepa llamarme por mi nombre... y comprender que he hallado la muerte sin deceso, la inexistencia sin oscuridad abrumadora, el olvido provisto de recuerdos. Seré entonces, el único hombre de la creación que sabe que esta muerto, que todos los demás lo hallan como tal, y aún entonces vivir sin estar haciéndolo realmente. Tiemblo al pensar en ello, el pecho adquiere un cariz desesperado y algo muy vivido y real, se revuelve aullando. Sé que debo terminar, pero para mi es demasiado tarde. El momento de cesar ha pasado hace mucho, continuar o morir realmente es lo único que ahora resta.
Por ello, esta es tan solo la primera entrada de incontables. Haré un esfuerzo real por recordar, por encontrar cuanto haya de verdad en mis recuerdos y mostrarlos en estas líneas de escasa belleza. No soy ningún escritor, en mi no vive un poeta enjaulado, nada de arte que no sea adquirido por la disciplina y la seguridad mora en mí. Me jacto de crear, cuando tan solo reproduzco y altero. Aún así, trataré de hacer cuanto me sea posible.

Debo decir que ha sido complejo hallar un tema adecuado, finalmente, he decidido hacerlo de forma irregular y no cronológica. Encuentro adecuado preservar los recuerdos mas importantes o sencillamente, los que mas desee conservar puros en toda su simpleza. Así pues, nada hay mas importante en mi estado actual, que el como conocí al arte que intento impresionar, a la belleza que me inspira, me agarrota el cuerpo y eleva mi mente de formas que aún no soy apto a comprender. La única sensación que me impulsa de verdad a agarrar los últimos retazos de lo que he llegado a ser de verdad. Aferrarme a cuanto fui, confiar en que las corrientes de la existencia no deshagan mi agarre y me permitan compartirlo con aquel cantar de suave melodía. Hablo de sentir de verdad, de amar sin falsedad pero aún de forma incompleta. Escribo estas líneas a Beretta, las dedico a mi fragmento de cielo arrebatado, a mi amor. El día en que la conocí.

En el tiempo en el que aún era Nanto, donde mis mentiras solo estaban conformadas de forma vaga y simple, enfocadas tan solo a eximirme de las responsabilidades que sobrevienen a la edad, conocí a Beretta. Al principio no a ella, ni siquiera a una minúscula porción de cuanto la compone, pues el primer indicio que mis manos acariciaron de ella, fue su obra. Leí por intervención de Koen, aquella mujer enigmática, incalificable y verdaderamente apasionante que me introdujo en el mundo del "Círculo del Lirio"
Apenas me ofreció aquella obra: un relato corto, tan triste, tan sentido que me atrapó por completo en las primeras líneas. Y atrapado como me encontraba, leí de forma incesante, lloré media docena de veces en un silencio ambiguo, entrecortado por mis quejidos por una vida que hallaba tan desgraciada. Tal veracidad poseían aquellas líneas, que me emocione sin ninguna intención de conseguirlo. Debo decir, que en mi vida un texto semejante me brindó tal sentimiento desbordante. Yo no soy así, o al menos eso creo recordar.
Lo siguiente que pude averiguar fueron otros tantísimos relatos ofrecidos por la misma persona que me ofreció el primero. Todos de autores distintos, todos ellos me transportaban la misma sensación. Y en mi obcecado sentir, dudé sobre todos ellos ¿Como podían ser personas tan distintas, relatos tan desiguales y composiciones tan diferenciadas las precursoras de esa sensibilidad pronunciada? Una que yo nunca poseí, y en esas incontables vidas que tuve el placer de revivir en las líneas, no pude creer que correspondieran a la vida, obra y sentir de personas tan distintas. Y en aquellos días yo no era ningún necio, y sabiendo como era Koen, o mas bien creyendo saber, la acusé de alterar la autoría de las obras. No me respondió, y en el mismo paseo en el que mi acusación trató de derribar su falsedad, me condujo hacia un edificio ajado. Un lugar de pintura resquebrajada, de apenas un piso de altura y puerta izquierda bloqueada sin sentido. Aquel lugar fue el "Círculo del Lirio" que tanto recito en mis recuerdos. Aquel lugar, hace cuatro años indeseables, que tanto me dió a sabiendas, y tanto me quitó sin que yo pudiera ser consciente.
Entré de la mano de Koen en aquel lugar que en el mismo instante, me pareció apabullante. No supe nada, ni su nombre ni su objetivo, pero al entrar en una especie de habitación sembrada de sillas acolchadas, mesas amplias y multitud de estanterías, mi corazón creyó morir. Cielo sobre oscuridad artificial. Donde la luz del sol fue asesinada, sustituida por velas temblorosas y delgadas, donde el polvo descendía sobre nosotros en funesto presagio. Ví cielo, mi corazón se saltó un latido... y allí, sentada de medio lado, escribiendo en un pedazo de papel arrugado y con el gesto enfurecido de un escritor que se haya ofuscado por transmitir su mensaje, ví a Beretta.
PAÍS DE LA LUNA – PALACIO DEL TSUKIKAGE.


Volver arriba Ir abajo

Re: [Relato Mensual] Nota Nº1, Sentir el cielo

Mensaje por Kuroda Yukimura el Jue Abr 12, 2018 1:25 am

TEMA CERRADOPuntos otorgados a Luger.

  • Mediante post: 4 PN.
  • Total: 9 PN + 4 PN = 13 PN



Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.