Últimos temas
» Gloriosa Aldea [Pasado]
Hoy a las 9:17 am por Kazashi Furukawa

» Parálisis de Sueño
Hoy a las 8:28 am por Setsuna Kan'ei

» [Petición] Puntos Ninja
Hoy a las 8:26 am por Setsuna Kan'ei

» [Petición] Recuperación de color.
Hoy a las 8:17 am por Setsuna Kan'ei

» Outsider [Presente/Entrenamiento]
Hoy a las 8:08 am por Senju Rinji

» Yoon Kang Hyun (En proceso)
Hoy a las 8:00 am por Setsuna Kan'ei

» The best half [Pasado]
Hoy a las 6:55 am por Shinren Yagami

» Mistrust and greed [Pasado]
Hoy a las 6:51 am por Shinren Yagami

» [Petición] Logros Nine Beasts
Hoy a las 6:39 am por Hachibimaru

Afiliados
Limpieza 10 - 06 - 18

 photo untitled45.pngBoku no Hero ROLLoving PetsCrear foroOne Piece Legacy

Not so happy birthday (Relato)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

avatar
Shinren Yagami
Kiri Gennin

Not so happy birthday (Relato)

Mensaje por Shinren Yagami el Miér Abr 11, 2018 11:59 pm

Not so happy birthday
País del aguaKirigakure no Sato7 DD
Celebración, regalos, comida y postre. Eso era lo que significaba un cumpleaños para cualquiera —al menos la mayoría—. Un día familiar de celebración, anécdotas y abrazos. Los padres queriendo festejar la memoria del fruto de un romance y los hijos rebosantes de interés por sus presentes. Toda una parafernalia de unidad y alegría, en el mejor de los casos; o de nostalgia en otros, aquellos que habían sido tocados por los negros tentáculos del desastre de la guerra. Fuera como fuera, se trataba de un día especial, niño o viejo, hombre o mujer. Tribulación o regocijo, pero especial.

Esa fecha era el cumpleaños del peliazul. Lejos de la ficción de la novela romántica, para él, no había absolutamente nada especial acerca de ese día. Eso era todo lo que podía pensar mientras montaba en un carromato sus pertenencias empacadas al azar en bolsas y maletas, junto a la ropa y algunos enseres de su madre. Ambos se marchaban de la casa.

No sabía con exactitud lo ocurrido en la mañana. Había salido a entregar algunos paquetes por unas monedas, como hacía de tanto en tanto y al regresar a casa, sus hermanos mayores estaban de pie junto al marco de la puerta, junto a un par de maletas y una mesa de noche —que reconoció como de su madre—, con sonrisa burlona y comentarios más despectivos de lo usual. "Inútil", "Retrasado", "Bastardo". Eran algunas de las palabras que había logrado captar mientras evitaba palmadas y puntapiés malintencionados. Había intentado reaccionar, pero los dos eran más fuertes que él; sin olvidar la presencia de su padre en la sala, un poco más allá, que siempre se ponía a favor de ellos en las reyertas.

—¡Algún día, malditos! —gruñó con rabia hacia el par de déspotas—. ¡Algún día se acordarán de mí!

Pero su amenaza se perdió en el vacío; o más precisamente, en el eco de las carcajadas que obtuvo como respuesta.

Con el odio desbordando por sus poros y la exasperación de no poder hacer nada al respecto subió las escaleras corriendo buscando a Shizuka; esperaba encontrar una explicación lógica para todo el espectáculo y el marcado e inusual mutismo de el jefe del hogar. La encontró en su habitación, empacando aún otra maleta. Un par de lágrimas bajaban por sus mejillas, el semblante adusto y nostálgico, casi sereno. ¿Pero qué diablos había sucedido?

—Empaca tus cosas Shin —Su madre siempre había sido de pocas palabras y, aún menos, de justificaciones—. Nos vamos de casa.

El chico sabía, por el tono seco firme de la fémina, que no obtendría nada mas. No en ese momento, por lo menos. No le quedó más remedio que asentir lentamente y obedecer. La verdad, a pesar de la humillación, la noticia no se le antojaba por completo desagradable. Podrían vivir en paz, lejos de una familia disfuncional, que sólo les había regalado mil dolores de cabeza y había robado la vida de los ojos de su madre. Caerían de estrato, claro; pero después de tanto tiempo ella, especialmente ella, podría tener un poco de paz.

A pesar de todo, mientras ayudaba a completar la forzada y repentina mudanza, no podía dejar de cuestionar, en su fuero interno, las verdaderas razones de lo que estaba sucediendo. Claro, sabía de las peleas constantes de sus padres, su madre sabía del desprecio de sus hermanos —y su padre— hacia él; pero la razón siempre había sido clara: Shin no había manifestado el Kekei Genkai de la familia, del clan. Al principio parecía simplemente una demora en su desarrollo, pero progresivamente había terminado siendo una carga en sus hombros, con el peso de una culpa que no era suya. En ese momento el chico supuso que esa era la razón por la que Shizuka no soportaba más la convivencia. ¡Era su culpa! A pesar de todos sus intentos a escondidas, sus entrenamientos a deshoras y el anhelo profundo de demostrarse a sí mismo y los demás de lo que era capaz; el destino le escupía en cara y resumía todos sus desprecios a una genética defectuosa.

Al finalizar la tarde, cuando había terminado todo y Shizuka y Shinren pudieron sentarse en la sala vacía del nuevo apartamento, éste intentó elevar el espíritu de su madre.

—No te preocupes... —ofreció con voz suave—. Te prometo que entrenaré el doble de ahora en más y pronto despertaré el Hyoton y podremos volver a casa.

No lo decía por él. Realmente no le importaba quedarse a vivir allí, sin mucho pero en paz. Su madre era otro caso, él sabía que ella no tenía a nadie más en la aldea: Toda su familia vivía en la ciudad y no había elección para ella que no implicase pérdidas. El joven sabía que pronto se iría a vivir su vida y cumplir sus sueños, ella estaba atada a unas circunstancias imposibles. No podía ser egoísta.

—No importa, hijo —replicó la mujer con una sonrisa. Se levantó y besó la frente de su vástago—. El hyoton no me importa en lo absoluto. Nunca volveremos. Este es nuestro nuevo hogar.

Cada frase recitada con la mayor de las firmezas y su convicción parecía ser tan fuerte que era palpable en la atmósfera de aquella habitación. No contestaba ninguna de las dudas del muchacho, la verdadera historia detrás de la historia estaba aún por ser revelada, pero no sería esa noche. Shizuka se levantó y se dirigió a su habitación. Pocos minutos después dormía profundamente.

Él no pudo conciliar el sueño. Las sospechas de su propia ignorancia no se lo permitieron.
avatar
Kuroda Yukimura
Getsu Genin

Re: Not so happy birthday (Relato)

Mensaje por Kuroda Yukimura el Jue Abr 12, 2018 2:06 am

TEMA CERRADOPuntos otorgados a Shinren Yagami.

  • Mediante post: 4 PN.
  • Total: 11 PN + 4 PN = 15 PN

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.