Últimos temas
» [Ex] The White Page
Hoy a las 3:20 am por Yamata

» [Petición] Conexión diaria
Hoy a las 2:22 am por Mizuki Hitomi

» [Registro] Premios
Hoy a las 2:15 am por Kenta

» [Dado] La Ira de los Dioses
Hoy a las 2:07 am por Nine Beasts

» [Dado] Ofrendas Sagradas
Hoy a las 2:07 am por Nine Beasts

» [Misión C] Escolta de las Estatuas: Suzaku
Hoy a las 1:56 am por Kiosuke Sawarabi

» [Grupo D 2.1] Koki Senju vs Setsuna Kan'ei
Hoy a las 1:55 am por Koki Senju

» [Grupo D.1.3] Hwang Hon vs Koki Senju
Hoy a las 1:14 am por Koki Senju

» [PN] Compra Ninja
Hoy a las 12:58 am por Kenta

Afiliados
Limpieza 05 - 08 - 18

 photo untitled45.pngBoku no Hero ROLVelmegunLoving PetsCrear foroOne Piece Legacy

[Entrenamiento Semanal] Ordenes son ordenes.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

avatar
Yûgen Hotaru
Renegado B

[Entrenamiento Semanal] Ordenes son ordenes.

Mensaje por Yûgen Hotaru el Lun Abr 16, 2018 5:45 pm



Una nueva jornada de entrenamiento estaba por iniciar en las inmediaciones los dominios de la Feudal del país, me encontraba con mis atuendos de entrenamiento tan típicos y uniformados, camisa manga larga, pantalón, sandalias todo de color negro y la placa de la aldea colgando en mi cuello, se me hacía raro que mi compañera de entrenamiento a la que había apodado como “Nina” aun no hubiera llegado, esperaría unos diez minutos luego de la hora para entonces iniciar mi recorrido en soledad, la típica rutina física que siempre nos había gustado, trotar unos diez kilómetros con tranquilidad y a un paso constante y firme, mientras realizaba la primera acción del día iba dudosa sobre la ausencia de mi compañera al entrenamiento, desconocía las razones de su actual falta, aun así decidí continuar con mis labores, no podía detenerme pese a la preocupación y curiosidad que disimuladamente invadían mi cabeza por ser alguien a quien ya le había acogido apreció, las gotas de sudor comenzaron a brotar por mi frente, se resbalaban y caían al piso duran el recorrido.

Tras unos minutos de acabar el recorrido llegaría al típico salón que caracterizaba emplear para mis rutinas y secuencias, para mi sorpresa al llegar se encontraba Nina, llevaba sus prendas de vestir de manera similar a la mía, la única diferencia es que cada una de sus manos sujetaban una especie de espada de madera en cada una, cruzaría el marco de la puerta con tranquilidad acortando nuestras distancias a unos escasos cinco metros, le miraba curiosa y llena de intriga, pero antes que pudiera decir o hacer algo ella se lanzaría hacía mí con sus armas, no me inmute, pero no puedo negar que la acción me causaba intriga, ante su primer blandir de una de sus armas salté hacía atrás, tras el segundo giré mi cuerpo hacía un costado para dejarlo pasar, para el tercero giré hacía el lado contrario y me mantenía evadiendo las armas como si se tratarán de verdaderas y filosas espadas, no me dejaría tocar por una de esas cosas, menos sin saber lo que pasaba por la cabeza de la peliazul que continuaba atacándome sin parar y sin tregua alguna.

— ¿Nina? — fue lo único que pude decir antes que mi voz simplemente sirviera como detonante a lo que sea que estuviera pasando por su cabeza, tras un grito exasperado de su parte comenzó a atacar con mayor frecuencia y velocidad, pero entre esquive y esquive, tuve la oportunidad de en defensa propia lanzar un fuerte golpe a su mandíbula y de manera sorpresiva para hacerla retroceder un par de pasos y sin haber medido mi fuerza haberle roto el labio inferior, aquel liquido carmesí comenzaba a brotar de su boca hasta caer al piso y aun así no diría palabra alguna, solo se volvería a lanzar hacía mí, arrojándome desde par de metros una de las espadas, solo giré hacía un costado dejándola pasar pero cuando caí en cuenta ella estaba justo allí esperándome para lanzarme con fuerza un espadazo de manera horizontal, a la altura de mis tobillos para intentar derribarme, sabía que no era buena idea saltar, pero aun así lo hice, a la par que realizando varias posturas de manos provocar que al pasar el arma debajo de mis pies un potente chorro de agua espumosa saliera de mi boca, en primera instancia la empujaría a ella lejos de mí y la empaparía mientras le miraba con tranquilidad al caer una vez más al piso.

— No se que esta pasando por tu cabeza, pero creo que deberías calmarte e irnos a tomar una taza de chocolate. — indiqué como sugerencia mientras le miraba con tranquilidad, la chica se pondría de pie aun con la marca carmesí en su rostro y ahora empapada mientras me miraba, — Dime algo Yato.— dijo la mujer atrayendo mi atención mientras soltaba su espada al piso, — Tenemos tiempo conociéndonos, pero si te dijera que me aburrí de esto, de entrenar, de seguir ordenes de alguien más que no sea yo y hubiera decidido traicionar al país…. ¿Me matarías? — preguntó haciendo que mi mirada por primera vez en mucho tiempo se abriera como plato y la sorpresa no era la única emoción que me invadía, también la impotencia e incertidumbre, — Somos militares, sé que jamás harías algo de eso. No es tu estilo, nacimos para ser Kunoichis. — diría tratando de evadir la pregunta que estaba haciéndome.

— Sabes bien que esa no es la pregunta que te hice, dime, si ahora mismo hubieran sido espadas de verdad y te hubiera lanzado a matar, ¿Me hubieses matado? — preguntó, me le quedé mirando fijamente ahora frunciendo el ceño para asentir con la cabeza sin titubeos, éramos amigas sí, pero por sobre todas las cosas estaba mi título de militar, — Ya veo, por eso yo no sirvo para ser militar… — dijo caminando hacia mí y acortando las distancias a menos de un metro, estando frente a frente cruzando mirada con mirada, — Podría matar a cualquier persona… Menos a alguien que se ha convertido en mi amiga. Jamás podría lastimarle, eso me hace débil como militar y demuestra que de las dos solo tú estas hecha para esta rama. — confesó para finalmente y de manera inesperada abrazarme con fuerza y susurrarme al oído, — Nunca podría lastimar a alguien que se convierte en mi hermana, en mi amiga, en mi confidente, por eso jamás podría lastimarte. Y eso es lo que me molesta.— dijo soltando una risita cerca de mi oído, luego de eso me daría un beso en la mejilla para comenzar a retirarse de la habitación, — Hoy no iré a almorzar contigo, tengo mucho que pensar. Y por favor guarda nuestro secreto. — finalizó la mujer para salir de la habitación marchándose, respiré hondo para girar la vista hacía el techo, mi diestra se posiciono sobre la mejilla que ella beso, era una amiga según sus palabras, pero el reglamento decía que los sentimientos no deberían interferir para poder tomar decisiones objetivas y precisas. Pesé a sus palabras no cambiaría mi doctrina y pensamiento militar tan fácilmente, giré mi cuerpo para recoger sus armas y marcharme a mis aposentos.

Stadisticas:

  • Fuerza : 28
  • Resistencia : 30
  • Agilidad : 30
  • Espíritu : 60
  • Concentración : 35
  • Voluntad : 30
Chakra : 220

Inventario:

Estuche Pequeño (Derecho 1)

  • Bombas de Humo x2
  • Alambres Ninjax5


Estuche Pequeño (Derecho2)

  • Kunais x1
  • Shurikensx4

Estuche Pequeño (Izquierdo)

  • Kunais x2
  • Shurikensx2

Estuche Pequeño (Izquierdo2)

  • Kunais x3
  • Shurikensx2


Estuche Mediano (Cintura)

  • Kunais x3
  • Sellos Explosivos x2
  • Bomba de luz: x 2
  • Shurikens: x 4



Otros Items

  • Comunicador (Oreja) x1
  • Tanto (Cintura) x1
  • Kami no Te (神の手, La Mano de Dios): x 2 (En cada ante brazo)



Técnicas:

País del Rayo - Kumogakure




« »
— —
— —
avatar
Kuroda Yukimura
Getsu Genin

Re: [Entrenamiento Semanal] Ordenes son ordenes.

Mensaje por Kuroda Yukimura el Lun Abr 16, 2018 6:17 pm

TEMA CERRADOPuntos otorgados a Yatori Hoshino.

  • Mediante post: 14.5 PN.
  • Total: 118 PN + 14.5 PN = 132.5PN

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.