Últimos temas
Afiliados
Limpieza 05 - 08 - 18

 photo untitled45.pngBoku no Hero ROLVelmegunLoving PetsCrear foroOne Piece Legacy

A crazy fate [Presente]

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

avatar
Shinren Yagami
Kiri Gennin

A crazy fate [Presente]

Mensaje por Shinren Yagami el Sáb Abr 21, 2018 12:21 am

A crazy fate
Kirigakure no SatoRestaurantesTiempo
El sol de medio día estaba intenso ese día de primavera. El cielo estaba despejado y la niebla brillaba por su ausencia. El clima lo compensaba el silbido del viento fresco del norte que recordaba con sus caricias el frío de donde provenía. Tal vez era por ello que la aldea se veía un poco más movida que de costumbre y hasta podría sentirse un ambiente festivo entre los transeúntes de las calles comerciales.

El lugar donde estaba sentado el peliazul, en un banquillo elevado frente a la barra, no era particularmente un restaurante. Sí, vendían comida; pero tenía más aspecto de heladería. No habían mesas como tal, sino que la barra se extendía en forma de C en el fondo y los laterales de la única habitación. Taburetes y banquillos permitían a los clientes ordenar y disfrutar sus pedidos —en su mayoría bebidas— mientras se tomaban un descanso de la rutina diaria. La decoración de vívidos colores y figuras abstractas en los muros siempre se le había antojado al joven como relajante. Justo lo que necesitaba en aquella ocasión.

Había trabajado toda la mañana, ayudando al dueño de uno de los mercados principales a remodelar la bodega de almacenamiento de su local. No era un trabajo mentalmente exigente pero si agotador a nivel físico y el chico, a pesar de ser medio día, tenía más sed que hambre, por lo que la soda de limón frente a él era todo lo que había pedido como almuerzo. El primer vaso no duró más que unos segundos.

—Deme otra soda, viejo —pidió al tendero estirándole el vaso vacío—. ¡Con hielo!

El chico no era demasiado formal, pero era asiduo del lugar por lo que el tendero no le prestaba demasiada atención. Retiró el vaso y lo llenó del burbujeante líquido, le añadió algunos hielos y se lo regresó. Shin lo agradeció con un gesto de la cabeza, lo acercó a su boca y giró el taburete sobre sí mismo para quedar dándole la espalda a la barra y de frente a la entrada del lugar. Vestía una remera gris clara y un pantalon de dril negro, embutido en las botas de cuero de siempre. Sus estuches de armas y equipo como era reglamentario y la katana reposaba apoyada contra el mostrador, junto a él.
avatar
Nakurusaki Metsumi
Getsu Genin

Re: A crazy fate [Presente]

Mensaje por Nakurusaki Metsumi el Sáb Abr 21, 2018 4:30 am

Metsumi
Kirigakure no satoZona de restaurantesPrimavera
El sol golpeaba su pálida piel con una fuerza que antes no había percibido. Sus zafiro se entrecerraban, tratando de contemplar la grandeza y realidad del astro que parecía, en cierto modo, quemarle. Aún le costaba trabajo volver a la realidad. O más bien, probablemente no había vuelto.

Vagaba, perdida. Caminaba sin caminar por las calles que conoció en algún momento, y ahora le eran completamente ajenas. ¿En qué minuto había ocurrido todo? Intentó encontrar respuesta en sus manos, contemplándolas con cierto enigma. ¿Era realmente ella? ¿Realmente estaba viva? Lo que antes pareció un sueño, ahora era realidad. Una pesadilla de la cual aún no distinguía el final. Lo cierto es que haber muerto y revivido no era algo que pudiese sobrellevar tan a la ligera como inicialmente había aparentado ante la herrera legendaria de cabellos nieve.

Y cerró ambas palmas, suspirando. No podía mostrarle aquel sentimiento de confusión y desesperanza a Mibarashi. Ella, que intentó darlo todo. Ella, que se mantuvo despierta quizás cuantas noches a lo largo de este mes que para Metsumi parecía un parpadeo. Posó su diestra sobre el pecho, aferrando los ropajes carmín que le cubrían. Aquellos que portaba el día en el que todo había ocurrido. Un día de tormenta lejano, pero tan vivo en su piel como en aquel entonces.

"¿Estás ahí, Isobu?" Susurró en sus adentros, tratando de escuchar la voz de aquel ser que ahora poseía dentro. Un ser igual de herido que la pelirroja, que intentaba refugiarse en su corazón con el fin de sanarse. Ojalá la kunoichi pudiese hacer lo mismo. Era difícil asumir el nuevo estado en el que se encontraba, y que incluso le había llevado a estar ahora por las calles de Kirigakure, su aldea de origen.

En algún minuto pensó que jamás volvería a atravesar aquellos parajes que cuando pequeña recorría emocionada, junto a su padre. Se detuvo, temerosa. Su padre. ¿Sabría acaso que estaba viva? ¿Le habrían informado algo acerca de la misión en las aguas? Intentó mantener la calma, tratando de aminorar el temblor generalizado que ahora le atacaba.

Necesito agua. — Musitó para sí, abrazándose a sí misma. Portaba la capa azabache de la luna, pues aunque el día estaba espléndido, su piel opaca y débil —al igual que su cuerpo— no terminaba de sanar. Y es que sólo había pasado un día desde su vuelta al mundo de los seres conscientes, por lo que Kotaro le había ayudado a trabajar algo sus músculos para poder caminar nuevamente, aunque de forma lenta y torpe. Aún le costaba trabajo las labores que requerían motricidad fina, pues pasar un mes en coma no era chiste.

El resto de su atuendo era el habitual: un conjunto de dos piezas de tono rojizo, casi tan intenso como sus cabellos. La parte superior cubría sus pechos, sin embargo dejaba a la vista parte de su abdomen, el cual intentaba ocultar ahora que poseía la marca del Sanbi en uno de sus costados. Y bueno, para eso iba la capa, aunque la falda lograba cubrirla casi por completo.

Llegó finalmente a un puesto de llamativos colores, cuya puerta era simplemente el umbral junto a un par de cortinas cortas, dejando ver su interior con facilidad. Parecía no haber nadie, por lo que sería ideal para tomar algo mientras terminaba de pensar. Animada, pasaría a la única habitación con la barra y taburetes vacíos, excepto por uno ocupado por un joven de cabellos azulinos. Sólo observó un segundo a este último, pues los objetos de metal que traía consigo eran ciertamente llamativos.

Se sentaría por su derecha, a unos dos taburetes de distancia. —Un vaso de agua, por favor. — Mencionaría con cierta lentitud la muchacha, pues aún su voz terminaba de recuperarse. Le había prometido al médico siniestro que se mantendría hidratada, dada las exigencias básicas de su sangre y ahora del nuevo ser.

Aguardó, inevitablemente sumida en sus pensamientos. Aquella sonrisa que acostumbraba a asomarse por el rostro de Metsumi, había desaparecido sin dejar huella. Y aunque intentaba actuar normal, le era imposible negar la crisis existencial por la que se encontraba en esos momentos.

"No podemos tomarnos a la ligera su libertad."

Agarró el vaso que el tendedero le ofrecía, observando el agua en su interior.

"Viste la grandeza de ese monstruo, no me quites la potestad sobre el caso."

Sus orbes se mantenían fijos en aquel líquido que parecía flotar, de lado a lado. Tan puro. Tan llamativo.

"Un recipiente humano."

Apretaría el contenedor, casi inconsciente. Y, de pronto, notaría el carmín teñir su elemento, recordando aquel momento en el que se encontraba bajo las aguas teñidas de sangre, ahogándose en aquella presencia maligna. Abriría sus orbes de par en par, percatándose que aquel color venía de la palma de su mano, y que poseía trozos de vidrio cerca. Había quebrado el vaso. —Oh... — Levantó la vista hacia el frente, observando al hombre que atendía, quien le miraba con extrañeza. — L-Lo siento. Fue sin querer, lo limpio ahora. — Intentó apresurarse, mas el hombre se adelantaría posando una de sus manos sobre la de Metsumi, negando con la cabeza. Parecía no estar enojado, y por el contrario se ofreció a entregarle otro mientras traía un pequeño trapo. —Deberías verte esa herida, pequeña. — Acotaría, sin mencionar mucho más.

Asentiría, bajando las manos para apretarlas entre sí. Realmente no era la misma de siempre.

avatar
Shinren Yagami
Kiri Gennin

Re: A crazy fate [Presente]

Mensaje por Shinren Yagami el Sáb Abr 21, 2018 9:15 am

A crazy fate
Kirigakure no SatoRestaurantesPrimavera 7 DD
El último de los clientes salió del recinto cuando el peliazul bebía la mitad del segundo vaso del gélido elixir. El chico lo observó salir, a falta de algo más que ver en el lugar, con un dejo de aburrimiento en su mirada. Había terminado con su trabajo así que no tenía afán y el peso extra de las monedas  en su bolsillo le daba la satisfacción del deber cumplido; pero el clima lo ponía de mal humor. Prefería el frío y la humedad al calor indiscriminado de un astro rey enfurecido, de quien hasta la neblina —el orgullo de su aldea— huía amedrentada.

Un sorbo más de su vaso y ya le quedaría menos de un cuarto. Estaba deliciosamente helado.

Un par de minutos más en absorta contemplación de la nada misma, cuando el destello escarlata de una bípeda silueta llamó su atención. Se trataba de una joven de aspecto delicado, figura esbelta y unos cabellos rojos como el granate, que hacían juego con su atuendo. Llamaba la atención su extrema palidez y lento andar. Sus ojos azulados, que se cruzaron con los del genin por un breve instante, lucían apagados, agotados, indecisos. Un zombi que competía en estabilidad con una hoja de papel.

El chico la siguió con la mirada, con sólo una pizca de interés. No había nada más que ocupara sus pensamientos en ese momento y se recreó con la idea que parecía que un viento fuerte se la fuera a llevar en cualquier momento, como una cometa en agosto. No ocultó su descaro al mantener sus ojos fijos en ella, sin disimulo y sin recelo. Pero ella no parecía percibirlo; estaba completamente ensimismada en sus pensamientos. Pidió agua. Vaya si parecía necesitarla con premura.

No fue sino un segundo antes de que el vaso casi estallara en sus manos, que Shin identificó el símbolo de la aldea de la Luna en el cuello de la chica. Provenía de la aldea aliada de Kiri.

—¡Hey! —exclamó casi tan pronto como se rompió el recipiente. Saltó de su banquillo avanzando un par de pasos hacia ella.

La chica se tardó demasiado en comprender lo que había sucedido y la inverosímil reacción no pudo menos que sorprender al peliazul: Se preocupaba más por el vaso roto que la herida en su manos. Siguió acercándose de todas formas, lentamente, hasta detenerse a sólo un par de pasos de distancia. Notó que la pelirroja no se le había ocurrido revisar la herida para ver si habían fragmentos de vidrios en ella. ¿Pero qué sucedía con ella? Sólo su ceño fruncido denotaba sus propios cuestionamientos.

El tendero era un veterano bonachón y no le recriminó su descuido. No obstante, tampoco había sido muy útil.

—Yo no haría eso si fuera tu... —soltó finalmente Shin y la señaló con el índice de su siniestra, cuando vio que la extranjera juntaba las manos—. Puedes tener vidrios y agrandar la herida. ¿Que te pasa mujer? ¿Estás bien de la cabeza? ¡Debes lavarte esa herida!

Sus palabras no eran delicadas, pero su tono no era violento ni acusador. Sus cuestionamientos apelaban a la razón de una kunoichi, delatada por el protector de su aldea como tal; que en ese momento actuaba como una chiquilla perdida. Desconectada completamente de la realidad.

—¡Viejo, alcánceme un pañuelo y un cubo de agua limpia! —ordenó con firmeza, sin dejar de observarla.
avatar
Kenta
Kiri Chunin

Re: A crazy fate [Presente]

Mensaje por Kenta el Lun Abr 23, 2018 3:59 am


KENTA
Creía que todo iba de peor en peor, sentía que se había quedado atrasado a la diferencia de sus compañeros y que no esta vez no tenía alguna excusa mientras posicionaba sus codos sobre la barra de madera tocándose el rostro con ambas manos estando totalmente resignado de lo que era o de quién podría ser en el futuro. No había cumplido alguna misión como fuera querido y eso le molestaba en todo su esplendor. Frente a éste estaba un vaso de vidrio con sake hasta la mitad porque ya había bebido un par de tragos para refrescar su garganta buscando el cobijo de calor en aquella bebida con el motivo de olvidar ciertas cosas de su pasado y una de ella era olvidar la misión de las aguas turbias junto a sus compañeros.

Su capa impermeable tapaba la vestimenta del Uchiha aunque no ocultaba su banda metálica que indicaba ser un shinobi de Kirigakure no sato con mucho orgullo. Sus ojos cerrados se abrieron al escuchar la explosión de un vaso a escasos tres taburetes de su posición, giró su vista hacía la antigua posición para visualizar primeramente dos personas desconocidas y una de ella con una herida en la mano mientras la otra intentaba ayudarla. Por su parte, permaneció en su sitio callado y tomó el vaso jugando con el mismo de un lado a otro observando como el líquido en el interior del vaso formaba una onda sobre el mismo. Estaba desconcertado que llevó una vez más el borde del vaso hacia sus labios para ingerir otro trago de sake.

Golpeo fuertemente la barra con el vaso al ponerlo en la superficie fija, sin embargo esté no se rompió. Kenta giró su mirada para detallar un poco la otra escena que estaba hacia su mano derecha a escasos metros de él, la cara del joven del cabello azul no le reconocía literalmente aunque pudo juzgar que era un ninja al verle la espada que llevaba consigo y muy parecida a la que tenía el Uchiha. La pelirroja si llamó su atención, su mirada se centró en ella por cuestiones de segundos e intentaba recordar donde habría visto ese rostro y luego de varios segundos sin quitarle la mirada le recordaba de aquella misión que sintió no cumplir con los requisitos, pero que el sempai Goro y sensei Kotaro dieron por finalizada con éxito.

Tragó saliva al recordarla, su mirada estaba desconcertada y su mente viajo a otra parte que lo llevó a ignorar todo sonido que estaba en el restaurante —¿Se encuentra bien? —indagó en un tono calmado y despreocupado volviendo en si a la realidad. No sabría si la joven le iba reconocer aunque intentó hacerse el desconocido de la kunoichi proveniente del país de la luna y creyó que lo mejor era que se sintiera en casa luego de todo lo que habría pasado quizás lo necesitaba ya que estaba lejos de su hogar, el cual seguramente podría extrañar o al menos el Uchiha lo haría aun sentado en su taburete con el vaso de sake en la mano.

Estadísticas:

  • Fuerza : 04
  • Resistencia : 05
  • Agilidad : 20
  • Espíritu : 12
  • Concentración : 32
  • Voluntad : 22
Chakra : 89
Jutsus:


Inventario:

Estuche Mediano

  • Bombas de Humo x2
  • Respirador x1  
  • Senbon: 3
  • Kunai: 6
  • Shuriken: 6
  • Píldora de Soldado: 2
  • Fuma Shuriken x1


Otros Items

  • Comunicador (Oreja Derecha)  x1
  • Katana (Cintura del lado derecho) x1
  • Alambre Ninja
  • Capa Impermeable (Colocada):  x1
  • Mecanismo de Kunai Oculto (Brazo Derecho)



PAÍS DEL AGUA ||KIRIGAKURE NO SATO


avatar
Nakurusaki Metsumi
Getsu Genin

Re: A crazy fate [Presente]

Mensaje por Nakurusaki Metsumi el Miér Abr 25, 2018 5:11 am

Metsumi
Kirigakure no satoZona de restaurantesPrimavera
La voz del muchacho de cabellos azules que se encontraba cerca suyo resonaría repentinamente en el ambiente, grabándose en su mente. Abriría sus orbes de par en par, observándole con cierta confusión mientras que el mesero parecía alejarse de la posición de ambos. —¿Eh? — Soltó, tras escuchar la advertencia que el desconocido le entregaba. Y bajaría entonces la vista, notando que probablemente se refería a sus manos manchadas de sangre.

Volvería a elevar el rostro, aún confundida. Parecía no entender el contacto tan brusco con la realidad que aquel hombre le había otorgado, obligándole a despertar. Asintió con cierta duda, sin haber pensado realmente en los daños que podría haberse provocado ni en restos de vidrio en su piel. —¡S-Sí, lo siento! — Exclamaría, apretando sus labios con algo de nerviosismo. Y entonces le observaría esta vez, mirando. No tan solo posando sus zafiro hacia la nada, sino que sintiéndolo. Como si recién hubiese despertado de un sueño profundo.

Un curioso ser tenía en frente. Sus llamativos accesorios de metal eran algo que se encontraba más de una vez en su piel, asociado a una mirada decidida, joven. Por un momento le observaría, inmóvil, mientras que el tendedero traía los objetos especificados por el desconocido. No supo específicamente cuánto tiempo transcurrió mientras que el dueño buscaba los implementos hasta acercárselos al peliazul, pero su vista no se apartó un segundo.

Entreabriría sus labios, queriendo expresar una palabra. Una idea, de la cual aún no tenía en mente el sentido. Y justo cuando el primer sonido saldría de su boca, la voz de otro joven resonaría en la escena. La pelirroja se voltearía, rápidamente, a medida que se levantaba de su asiento apoyándose contra la barra cerca de su anterior interlocutor, sorprendida. Creía que estaban solos, y sin embargo ahí aparecía de la nada un chico de oscura cabellera, sentado tomando sake. —... — Boquiabierta, asentiría mientras que relajaba sus músculos, los cuales se habían puesto en alerta. — S-Sí, gracias... — Suspiró, volviendo a su asiento. —Siento haber molestado, no me dí cuenta. — Anunciaría, observando también al joven que se encontraba aún frente suyo, bastante cerca.

Algo andaba mal. Algo, de pronto, comenzó a resonar en su mente. Una silueta algo borrosa,tímida. Algo que recordaba haber visto, y sin embargo no era lo suficientemente claro como para despejarle sus dudas. Sus orbes se enfocarían en el rostro del chico que recién había hablado, tratando de recordar de qué sitio le era familiar. Y mientras lo hacía, una leve taquicardia le invadió. ¿Qué era aquello?

Disculpa... — Musitó, indecisa. Callaría unos segundos, para finalmente elevar la voz. — ¿Te conozco? — Lanzaría la pregunta, antes de seguir carcomiéndose la mente. Era un día realmente extraño.

avatar
Shinren Yagami
Kiri Gennin

Re: A crazy fate [Presente]

Mensaje por Shinren Yagami el Miér Abr 25, 2018 10:02 am

A crazy fate
Kirigakure no SatoRestaurantesPrimavera 7 DD
De no ser por el hecho de haberla escuchado tan sólo unos segundos antes, el peliazul habría jurado que la joven no hablaba el mismo idioma. Sí, su intervención podía haber sido muchas cosas, salvo convencional; pero la reacción y los gestos de la chica sólo reflejaban confusión. Parecía no entender las palabras, las preguntas o la idea misma de lo que el joven estaba tratando de decir. Por suerte, su primer instinto había sido detenerse a revisar las palmas y no había llegado a unirlas, ocasionándose con ello un daño mayor.

Cuando finalmente logró articular una frase completa, era para excusarse. ¿Era en serio?

—Claro que lo sientes... —Shin giró sus ojos hacia arriba en gesto de reproche—. Estás sangrando a borbotones.

Ella, en lugar de enfocarse en sus heridas, parecía obcecada en observarlo. Vaya uno a saber en que podría estar pensando. El genin mantuvo su mirada fija en ella esperando que despabilara y tomara cartas en el asunto más apremiante, sin intentar nada por su parte. Pero ella no despabiló hasta que una voz a espaldas del peliazul se dejó escuchar súbitamente. Una presencia mágica, seguramente, puesto que Yagami podría haber jurado que no había nadie allí antes que la joven entrara al recinto.

La pelirroja se levantó de su asiento en reacción a la voz y continuó con sus excusas. Shin, por otro lado, con cierto recelo se giró parcialmente hacia su lado izquierdo, tomando el cubo de agua y el pañuelo de la barra de forma mecánica, mientras examinaba de soslayo la presencia del joven de violácea cabellera y aura siniestra. No lo reconoció. La aldea albergaba mucha gente, por lo que el hecho en sí mismo distaba mucho de ser anormal. No obstante, la repentina materialización del otro no era tranquilizante, desde ningún punto de vista, y decidió mantener el ojo atento.

Llamó de nuevo su atención que la extranjera volvía a sentarse, como si se hubiese mareado al ponerse de pie. Él, simplemente, meneó la cabeza en desaprobación mientras bajaba el balde al suelo, junto a los pies de la chica. Dio un paso alrededor de ella, quedando de frente al otro joven, por evitar darle la espalda. Tomó luego el pañuelo y lo sumergió en el agua fría hasta dejarlo empapado. Ella lo observaba atentamente, con gran escrutinio en sus pupilas; hasta que animó un cuestionamiento. Vale la pena indicar, que sus palabras lo tomaron francamente por sorpresa.

El peliazul elevó sus ojos hacia ella, fijos en los de ella, buscando una razón no materializada en sus vocablos. Había algo onírico en ellos. Sí. Como el sueño dentro de un sueño, donde no recuerdas el principio ni el final. Una sensación vagamente familiar, imposible de descifrar... o desestimar. Algo. No tenía idea.

—Déjame ver esas heridas —pidió; casi una orden, y extendió sus propias manos abiertas hacia ella. Las palmas hacia arriba y continuó—: No lo sé. No lo creo. ¿Por qué?

Estaba tan intrigado como ella, pero su cerebro no registraba haberla visto antes.
avatar
Kenta
Kiri Chunin

Re: A crazy fate [Presente]

Mensaje por Kenta el Miér Abr 25, 2018 3:08 pm


KENTA
La sangre borbotaba como si de una herida profunda se trataba y ver al otro shinobi hacer tratamiento de cura supuso que era un especie de médico o con conocimientos previos en la medicina. El pelimorado sostenía su vaso de sake en movimiento haciendo que contenido del mismo se moviera levemente sin rebosar de su jarra, la mirada del Uchiha hacia la extranjera era intensa y sin cesar. Por su parte, ella parecía estar desconcertada y agitada aunque el gennin pensaría que sería por la herida. Sin embargo, no parecía ser así como el zurdo creía y al ver la formulación de su pregunta si conocía en ese instante el shinobi de 1.85 metros de altura comprendió que la kunoichi del país de la luna no le reconocía sintiendo un alivio en su interior.

Soltó un suspiro al ver contestar a su compañero de aldea mientras su persona de encogía de hombros esbozando una sonrisa por si la pregunta había sido dirigida hacía él, no obstante permaneció callado para así evitar las explicaciones de donde se conocían y darle respuesta que quizás ella estaría buscando. La verdad es que no quería comentar más de lo que sabía y menos en dicho espacio donde se encontraba —Chica te veo tensa porque mejor no te relajas mientras te hacen la cura —anunció en voz alta sin quitarle la mirada. Kenta sentía un vacío en su interior al verla y recordar aquel destello de luz, pero había algo mayor y es que jamás esperaba encontrarla en dicho sitio y de esa manera.

Tras la breve pausa se llevó el vaso a sus labios para ingerir un poco de su bebida y de tal modo refrescar su garganta —Disculpen… —espetó de manera global buscando intervenir la conversación de los presentes, el gennin permanecía en su butaca con la espalda inclinada hacia adelante apoyando los codos sobre la barra girando su rostro hacia el hombre de piel blanquecina que estaba posicionado entre la pelirroja y él —Me llamo Kenta, ¿Y ustedes? —indagó ojeando por último a la kunoichi con esa mirada llena de curiosidades e intrigas, pero desviándola a los pocos segundos para dejar  la copa sobre la barra.

Estadísticas:

  • Fuerza : 04
  • Resistencia : 05
  • Agilidad : 20
  • Espíritu : 12
  • Concentración : 32
  • Voluntad : 22
Chakra : 89
Jutsus:


Inventario:

Estuche Mediano

  • Bombas de Humo x2
  • Respirador x1  
  • Senbon: 3
  • Kunai: 6
  • Shuriken: 6
  • Píldora de Soldado: 2
  • Fuma Shuriken x1


Otros Items

  • Comunicador (Oreja Derecha)  x1
  • Katana (Cintura del lado derecho) x1
  • Alambre Ninja
  • Capa Impermeable (Colocada):  x1
  • Mecanismo de Kunai Oculto (Brazo Derecho)



PAÍS DEL AGUA ||KIRIGAKURE NO SATO


avatar
Nakurusaki Metsumi
Getsu Genin

Re: A crazy fate [Presente]

Mensaje por Nakurusaki Metsumi el Dom Abr 29, 2018 9:25 pm

Metsumi
Kirigakure no satoZona de restaurantesPrimavera
Esbozaría una tímida sonrisa de medio lado, a medida que observaba sus manos al escuchar la voz del peliazul. —Eh, cierto... — Apenada, asentiría con la cabeza mientras dejaba que el muchacho curara sus heridas. Lo cierto es que hubiese podido utilizar su palma recuperadora del ninjutsu médico que aprendió en Getsugakure, sin embargo el ahínco que el extraño joven mostraba para ayudarle era, cuanto menos, encantador.

Gracias — Mencionaría, manteniendo la pequeña sonrisa.— No, por nada. — Aclaró, ya más tranquila. Y mientras que él comenzaba el proceso de limpiar los restos de sangre, Metsumi desviaría la mirada para percatarse de las palabras que el de cabellos violáceos evocaba. Qué extraña situación en la que se había metido. Aún así, ya comenzaba a sentirse mejor. Ellos lograban abstraerle de la situación en la que se encontraba realmente, algo que necesitaba con urgencia.

Sí, tienes razón. — Asentiría ante el comentario del ser que bebía su alcohol con relativa tranquilidad. No entendía porqué, pero estaba algo alterada de forma basal. Suponía que era por el recuerdo reciente —al menos para ella— de todo lo que había pasado. Suspiró, tratando de exhalar con ello las barbaridades que había pasado; de vivir. La vida, después de todo, era un lujo a estas alturas.

Y la tímida e ínfima desviación de su comisura labial que inicialmente esbozó, ahora afloraba con mayor ahínco al escuchar la presentación del de cabellos morados. — Metsumi. — Espetó, para posteriormente observar al chico con accesorios metálicos en su rostro, curiosa. Esperaría a que él finalizara con su nombre, para posteriormente mencionar.— Perdón por esto. — Seguramente el muchacho no había acudido a tal sitio para curar heridas ajenas. Le estaba quitando su momento de relajo, algo que no deseaba conscientemente.

No estoy muy... — Se detuvo, meditabunda. — Muy acá. — Refería con ello al escenario terrenal, aquel en el que, sin pensarlo, estaban. Las vueltas de la vida eran, sin duda, impredecibles. — Como verán, soy del país de la luna. Estoy en... eh... una pequeña visita, supongo. — Y tras ello, no pronunciaría demasiadas palabras. Era mejor esperar a la respuesta ajena, pues la pelirroja se caracterizaba por ser demasiado transparente. No sería capaz de ocultar lo que le estaba pasando, por lo que hablar demás seguro le costaría un reto por parte del tétrico médico, quien seguro tenía oídos por el resto de la aldea lo suficientemente rápidos para avisarle y lograr con ellos la aparición de este, obligándole a regresar al palacio.

Suspiró, resignada. Una real mierda era el ser custodiada.

avatar
Shinren Yagami
Kiri Gennin

Re: A crazy fate [Presente]

Mensaje por Shinren Yagami el Lun Abr 30, 2018 12:45 am

A crazy fate
Kirigakure no SatoRestaurantesPrimavera 7 DD
A pesar de los gestos amables y expresiones de gratitud de la kunoichi, su piel seguía pálida y su aspecto no prometía mejorar luego de que la sangre empezó a correr. Su voz, sin embargo, empezaba a recuperar compostura mientras dejaba sus manos en las del peliazul. Éste no tenía conocimiento médico particular, pero sí sentido común y podía recordar advertencias y lecciones de las muchas tardes enterrado entre las páginas de los libros de su madre. Sólo tenía que asegurarse que no habían fragmentos vítreos escondidos entre la piel lesionada y la sangre que, escandalosa, impedía una visión clara del daño.

Sin añadir más palabras Shin continuó lo que había empezado.

El pañuelo empapado se deslizó por la palma de su mano con suavidad, una par de veces, limpiando la sangre y exponiendo la herida. No era tan profunda para exponer estructuras importantes, pero un par de vidrios pequeños se deslizaron en los pliegues de la tela, liberando la amenaza de empeorar la situación.

Hasta entonces los ojos del espadachín no se desviaron de su tarea, enfocándose al fin en el mago de cabellos oscuros, que continuaba buscando la conversación. Claro, le incluía a él por mera cortesía —probablemente—, pero ambos sabían que el verdadero interés lo tenía la chica de cabellera escarlata, aunque fuera diferente el tipo de atención en ambos casos. Sus ojos celestes no podían ocultar por completo su recelo, pero la voz de la chica se alzó nuevamente interponiendo su propio nombre y suavizando la tensión.

Yagami elevó la cabeza suavemente hacia Kenta, reconociendo su presencia finalmente; pero su respuesta se dividió hacia la chica.

—Shinren —Su voz plana, sus mirada serena. Al rato, añadió—: No hay problema.

No sabía el por qué de su actitud seca e imponente. No sabía, siquiera, la razón de su preocupación por la chica; pero en ese momento, observando sus ojos atribulados, recordó esa expresión en el rostro mismo de su progenitora. Tal vez la similitud había impulsado sus desinteresadas acciones. La realización de ver, tras las ventanas de su alma, el peso de algún agobiante secreto. La misma máscara que solía ver día a día, al llegar a su casa.

La explicación —el intento, más bien— de Metsumi sobre su estancia y procedencia sonó algo hueca y forzada a oídos del peliazul. Comprensible. Innecesaria, la verdad. Su tesitura reflejaba más duda que tranquilidad. El pañuelo terminó un último baño en el cubo de agua, y exprimido de tanto líquido como fuera posible para el genin, terminó envolviendo la mano lastimada de la extranjera.

—Una bienvenida está en orden, entonces —replicó de inmediato Shin, animando el tono de su voz y obsequiándole una incipiente sonrisa por primera vez—. La herida está limpia, no creo que sea nada grave. Aunque tal vez deberías hacerte revisar de un médico.

El chico no podía dejar de pensar en un compatriota de ella, al que había conocido algunos meses atrás, también en una visita por la aldea. La relación entre ambas naciones debía ser bastante firme para tener sus shinobis visitando tan frecuentemente. No era algo particularmente malo, aquel encuentro había resultado más interesante y productivo que muchas de sus interacciones locales.
avatar
Kenta
Kiri Chunin

Re: A crazy fate [Presente]

Mensaje por Kenta el Mar Mayo 01, 2018 4:10 pm


KENTA
Su silencio se podía interpretar de muchas formas al ver ese suspiro de la kunoichi, por su parte meditó que ni siquiera Metsumi sabía qué hacía o mucho menos que había sucedido aquella noche y una razón especifica por la cual se encontraba en su aldea. Sin embargo, Shinren se había percatado de la dudosa procedencia de la joven. Se sintió vago y no quería hablar de más, abrigaba en su garganta un nudo que no quería dejar salir por nada del mundo tampoco quería estar mucho más tiempo con ambos en ese lugar. Algo no estaba bien y sabría que alguien la estaba cuidando a ella sobre la sombras. Su silencio decía más que mil palabras y una mirada insípida no relataría nada.

Se puso de pie dejando el vaso de sake con más de cuatro dedos, su cuerpo estaba tenso y supo en ese instante que necesitaba un descanso —Fue un placer —comentó girando su cuerpo hacia ambos para verle las caras —, pero debo retirarme —culminó introduciendo ambas manos en sus bolsillos y dar pasos cortos con destino a la puerta de entrada y salida de dicho local donde estaban.

Antes de retirarse ojeo por última vez al girar su cuello primeramente a Shinren como dijo llamarse el shinobi de Kirigakure y luego a Metsumi esbozándole una sonrisa —Deberías seguir el consejo del shinobi. Nos veremos pronto —glosó palabras de su padre con una seguridad inigualable elevando su mano izquierda para despedirse de ambos y con la otra mano empujó la puerta con el fin de salir dicho lugar quedando ofuscado con el resplandecer de la luz.

Estadísticas:

  • Fuerza : 04
  • Resistencia : 05
  • Agilidad : 20
  • Espíritu : 12
  • Concentración : 32
  • Voluntad : 22
Chakra : 89
Jutsus:


Inventario:

Estuche Mediano

  • Bombas de Humo x2
  • Respirador x1  
  • Senbon: 3
  • Kunai: 6
  • Shuriken: 6
  • Píldora de Soldado: 2
  • Fuma Shuriken x1


Otros Items

  • Comunicador (Oreja Derecha)  x1
  • Katana (Cintura del lado derecho) x1
  • Alambre Ninja
  • Capa Impermeable (Colocada):  x1
  • Mecanismo de Kunai Oculto (Brazo Derecho)



PAÍS DEL AGUA ||KIRIGAKURE NO SATO


avatar
Nakurusaki Metsumi
Getsu Genin

Re: A crazy fate [Presente]

Mensaje por Nakurusaki Metsumi el Mar Mayo 08, 2018 1:54 am

Metsumi
Kirigakure no satoZona de restaurantesPrimavera
Esbozaría una sonrisa de medio lado, algo apenada. Lo cierto es que no sentía demasiado bien el dolor en aquellos momentos que, como todo ser normal, debería sentir. Aún no lograba comprender bien la razón, o más bien, no quería analizarlo. De momento sus sentidos se concentraban en la dedicación y suavidad que aquel extraño hombre de cabellos azulinos le dedicaba, curando su herida con ayuda de la tela de género humedecida. Y no podía negarlo, se sentía bien.

Escuchó la presentación algo escueta del Kiriense, reteniendo con ello su nombre. Shinren. Al menos podría decir que no eran completamente extraños ahora que ambos conocían el nombre del otro. Y sonrió tras la respuesta que le dió en relación a sus disculpas, ya más cómoda en su asiento. Mientras anunciaba el término de la curación junto a los vendajes que ahora cubrían sus manos, Metsumi rebotaría en el lugar donde se encontraba, a la par que asentía a la propuesta que repentinamente el joven mencionaba. —¡Sí sí! ¡Sería genial! — Se había animado como antaño, como si hubiese sufrido una amnesia temporal. Y es que pasar aunque fuesen unos minutos con su mente despejada no era algo que le viniese del todo mal.

Sin embargo la alegría duró un momento, pues rápidamente los pasos y voces del de cabellos oscuros que se encontraba tras ellos bebiendo sake fueron acercándose hacia la salida, pasando primeramente cerca del lateral de la pelirroja. Y con curiosidad, la Hozuki ladearía levemente su cabeza para escuchar lo que el sorpresivo shinobi tenía que decir. Asentiría, algo confundida. — Oh... está bien. — Procuraría ir después al hospital, a pesar de no sentir mayor molestia. Aunque, quién sabe, quizás algo bueno podía sacar de ir hacia una reserva médica en Kirigakure.

Y tan pronto como el chico apareció, repentino, efímero; así mismo se esfumó. Cierto aire de misterio envolvía al joven que se difuminaba en la lejanía, algo que esperaba alguna vez descubrir.

Metsumi parpadearía un par de veces mientras observaba la puerta de entrada y salida del local, como esperando que no volviese a aparecer de la nada en otra posición. Lo cierto es... que no le hubiese extrañado aquello. — Mmh... — Susurró finalmente, dubitativa. Dirigiría su mirada hacia el único que ahora le acompañaba, además del dueño. — ¿Qué dices que hagamos entonces, Shin? — Musitó, esbozando una sonrisa en su rostro. Había agarrado confianza rápidamente.

avatar
Shinren Yagami
Kiri Gennin

Re: A crazy fate [Presente]

Mensaje por Shinren Yagami el Mar Mayo 08, 2018 9:17 am

A crazy fate
Kirigakure no SatoRestaurantesPrimavera 7 DD
La contradicción en las maneras de la joven, que hacía sólo unos minutos había presentado un rostro alicaído y fuera de lugar, ahora tomaba un color diferente, acompañado de gestos más vivos y actitud. Ciertamente más actitud. La sonrisa en su rostro reemplazaba las disculpas, el tono de su voz se había elevado y la disposición francamente le daba un aspecto más impetuoso. Mucho mejor, a los ojos de Yagami, que la mímica de un zombie que simplemente se deslizaba por la vida sin sentirla.

Tanto, que ahora él mismo le devolvía la sonrisa con satisfacción, mientras se apartaba de ella, con el cubo de agua sangre, para elevarlo hasta el mostrador donde el viejo bonachón lo recibió con gesto amable.

El chico de violáceos cabellos y tono sombrío también había despegado sus movimientos, decidiendo retirarse sin mayor explicación. Su modales eran correctos, eso sí. Quizás demasiado formales, para gusto del peliazul, pero no podía ser juzgado por algo así. De hecho, entre la cultura de la aldea, sus maneras serían mejor vistas que la actitud coloquial del menor. Éste último elevó el índice y el corazón de su siniestra hasta su frente, en una informal imitación de saludo militar, a manera de despedida en dirección a Kenta, que se dirigía hacia la puerta de salida. De soslayo lo observó salir, sin agregar nada más.

¿Cuanto le debo, viejo? —preguntó entonces Shin al dueño, para dejar algunas monedas sobre el mostrador luego de su respuesta.

Luego escuchó de nuevo la voz de la pelirroja, que animada y vivaracha le hablaba con absoluta naturalidad y completa ausencia de formalidades. Contrario al medio en que se desenvolvían, al chico le encantó ese detalle y bajó un poco la guardia usual de sus propios ademanes, olvidando las contrariedades e incluso perdiendo la apatía en su mirada. A diferencia de su encuentro con Kio, el ambiente en éste caso no estaba cargado con tensiones y malos entendidos, por lo que la personalidad del muchacho se dejaría ver más fácilmente.

Una visita no es visita hasta que no pruebas la comida de la casa. —aseguró, devolviéndole la sonrisa—. ¿Te gusta el sushi, Met?

Haciendo uso de la libertad que le había otorgado la kunoichi de la Luna, el genin reducía ahora su formalidad a cero al dirigirse a ella. Podría jurar que la joven no había almorzado aún, considerando el estado en que había entrado al establecimiento. Sumado a ello, siendo medio día, no se le ocurría qué otra cosa podría ofrecerle como bienvenida. Y finalmente, conocía varios bares de mala categoría y un sólo buen restaurante, así que las opciones tampoco eran muchas.

Sin dejar de observarla, mientras esperaba una respuesta, tomó la katana de su lugar de reposo y la colgó de su espalda sobre el hombro derecho, como era su costumbre.
avatar
Nakurusaki Metsumi
Getsu Genin

Re: A crazy fate [Presente]

Mensaje por Nakurusaki Metsumi el Jue Mayo 10, 2018 5:11 pm

Metsumi
Kirigakure no satoZona de restaurantesPrimavera
Realizó una pequeña reverencia aún sentada en el banquito, dirigida hacia el dueño de la tienda que con silenciosa dedicación se encargaba de mantenerlos a gusto. Y no sabía por qué, los gestos de preocupación que ambos habían demostrado lograron sacarle del trance en el que estuvo inmersa hasta hoy. Su sonrisa sincera fue correspondida por la del peliazul, logrando que la calidez que antes creyó perdida ahora ahondara en su cuerpo en busca de restablecer lo que antaño fue un hecho.

Se levantaría con cierta lentitud de su asiento, sacando igualmente unas monedas para cubrir lo suyo y una pequeña propina que el buen hombre se había ganado. —Muchísimas gracias. — La hospitalidad del pueblo era, ciertamente, asombrosa. O quizá ella había tenido una buena experiencia, aunque los años que recordaba de pequeña tampoco demostraban lo contrario. Era cierto. Casi se olvidaba del hecho que su lugar de origen había sido en aquella neblinosa isla, tan misteriosa y sublime. Aún poseía un respeto por sus raíces, algo de lo que se encontraba secretamente orgullosa.

Y si antes había mostrado una sonrisa natural, aquella incrementaría al escuchar la proposición del joven. — ¡ME ENCANTA! — Exclamó, acompañando la exaltación con leves movimientos de ambos brazos hacia los costados, aquellos que no podían moverse lo suficientemente vehementes como para llegar arriba y concretar el "hurra". Ir contra la gravedad aún le costaba trabajo. Su cuerpo estaba acostumbrado a los movimientos bruscos, a saltar, a las locuras. Y era en esos detalles en que sentía la limitación, por mucho que su ánimo subiera a casi lo habitual.

Ya dispuesta a emprender rumbo  a las delicias que ofrecían esos parajes, repararía en el arma blanca que portaba el azulino, aquella de largas facciones y noble historia. Parpadeó un momento, cayendo recién en cuenta de lo obvio. —¿Eres un shinobi, Shin? — Más que una pregunta, era una respuesta para sí misma. — Yo también... aunque no lo parezca. — Llevaría su diestra hasta la nuca, objetivando su estado. Ciertamente su apariencia débil de ahora no daba como para creerle sin más. Detalles que mejorarían con el tiempo; O al menos eso deseaba.

avatar
Shinren Yagami
Kiri Gennin

Re: A crazy fate [Presente]

Mensaje por Shinren Yagami el Jue Mayo 10, 2018 9:11 pm

A crazy fate
Kirigakure no SatoRestaurantesPrimavera 7 DD
La actitud de la joven de cabello escarlata continuaba su metamorfosis de manera vertiginosa. Era difícil de creer ahora —observándola agitar los brazos con emoción— que hacía tan sólo unos minutos lucía tan deprimida como una hoja de papel mojado. Shin no pudo reprimir una risita, casi dejándose contagiar por en entusiasmo de aquella. El sushi estaba bien, pero a ella debía encantarle. Más que una buena elección, había sido un golpe de suerte, dadas las circunstancias.

¡Excelente! —Su respuesta sellaba la intención y sentenciaba el programa—. ¿Vamos?

Tan simple como una palabra, una pregunta, que enmarcaba toda la cortesía que el joven profesaba. Su diestra señaló hacia la puerta para darle espacio a Met de salir de entre los banquillos hacia la calle principal. Con la siniestra elevada, el chico se despidió del anciano dependiente de la heladería. Gesto aprendido a fuerza de costumbre, que el viejo devolvió con su sempiterna sonrisa.

Al escuchar la pregunta de la kunoichi, sin pensarlo demasiado y con la misma mano que se había despedido, Shin se dio dos palmaditas en el muslo izquierdo para llamar la atención sobre su propio protector. El símbolo que lo caracterizaba como miembro del cuerpo militar de la aldea, aunque no era una analogía particular de la niebla. Con su cabeza hizo un gesto señalando la bandana que la chica portaba en el cuello.

Así es —Asintió parpadeando lentamente y luego añadió—: Y sí, lo noté. No te preocupes, las apariencias engañan. ¡Lo sé!

El chico entendía el por qué de aquella innecesaria explicación. La actitud despistada, la mirada perdida, la torpeza con el vaso que había resultado en el corte de su mano. Suponía que no era fácil confesar tal cosa luego de haberse mostrado en un momento de debilidad. Pero no significaba nada: Los médicos también se enferman. Al menos, eso rezaba el adagio popular. Para restarle importancia al asunto, el chico avanzó algunos pasos hacia la puerta del lugar, salió y mantuvo la hoja abierta para darle paso a la extranjera.

Tan pronto la joven saliera del lugar, él empezaría a caminar calle arriba, junto a ella, hacía el lugar prometido.

¿Por qué andabas tan distraída? —preguntó finalmente, sin poder olvidar la curiosidad al respecto—. ¿Estás enferma o algo así?

No fue sino hasta terminar de hablar, que cayó en cuenta que quizás debió haber sido un poco más sutil al cuestionarla al respecto. Podían ser asuntos personales o, incluso, asuntos de su propia aldea que no podría compartir con un recién aparecido. Pero ya era demasiado tarde. La familiaridad con que ella lo había tratado había desencadenado algo de libertad en sus propias maneras. Esperaba no haberse pasado de la raya.
avatar
Nakurusaki Metsumi
Getsu Genin

Re: A crazy fate [Presente]

Mensaje por Nakurusaki Metsumi el Mar Mayo 15, 2018 5:08 am

Metsumi
Kirigakure no satoZona de restaurantesPrimavera
Sonrió algo forzada, asintiendo un par de veces tras la observación del peliazul. Sí, estaba más despistada de lo normal. —Oh, ya veo.. — Soltó una leve risilla, avergonzada. El protector de Kirigakure se encontraba sobre el muslo izquierdo del shinobi, denotando su procedencia. Y en el proceso, hasta había olvidado que portaba el propio a simple vista. Y no era un pecado, pues andar con armas sin portar una identificación coherente —como la de un aliado— podría significar que la detuvieran varias veces llegando a arriesgar el encierro.

Y salieron del lugar, comenzando su recorrido por las calles de Kirigakure. No sabía a ciencia cierta dónde se encontraban, pues anteriormente no había prestado mayor atención al paraje. La cantidad de dudas que surcaban su mente eran lo suficientemente grandes como para hacer interferencia en los demás circuitos de su vida. Aún así, debía intentar apaciguarlos, volviendo en el día a día. Eran demasiadas las cosas que podía aprender, y prestar atención a los detalles era, a lo menos, una acción por donde empezar.

Seguía a Shin, confiada en su sentido de la orientación. Y para cuando creyó haber ganado control sobre su mente, la pregunta de su acompañante le caería como balde de agua fría. Detuvo sus pasos, inicialmente lentos. Observaría al joven de mirada ámbar, notando de alguna forma algo que le inspiraba confianza. Incomprensible, sentía que de algún modo lo conocía. Como si pudiese preveerlo, no sintió miedo de revelar parte de una verdad, algo oculto que hasta ahora había cargado prácticamente sola.

Y sin embargo no era el lugar, ni el momento. — Algo así... — Sonrió de medio lado, afable. — Puede que realmente esté muy enferma. — Aseveró, luego de pensarlo por un segundo. Y es que ser considerado como un mero objeto que porta cierta cantidad de poder no era algo que pudiese considerar en la categoría de saludable. Y es por eso que quiero disfrutar del sushi antes de que cambie el gusto, o el restaurante ya no lo sirva... —Cierta nostalgia se reflejó en sus orbes, como si hablase de algo más. — O simplemente yo ya no esté. — Terminaría por cerrar sus ojos, respirando hondo para así soltar un suspiro.

Pero son cosas que pueden pasar en la vida. — Erguida, retomaría la vista hacia el frente. Intentaría no mencionar demasiado el tema, o de lo contrario podría soltar algo indebido. De solo pensar el hecho de que Kotaro viniera a reclamarle se le ponía la piel de gallina. —Lo importante es disfrutar el ahora. — Musitó, casi convenciéndose a sí misma. Había llegado a la resolución de despejar la tormenta, tratando de permanecer íntegra. ¿Por qué dejarse ganar? No era algo que fuese con su estilo.

¿Y cual es tu habilidad, Shin? — Soltó, curiosa. ¿Qué extraño poder podría poseer él? Ciertamente le intrigaba.


avatar
Shinren Yagami
Kiri Gennin

Re: A crazy fate [Presente]

Mensaje por Shinren Yagami el Mar Mayo 15, 2018 8:49 am

A crazy fate
Kirigakure no SatoRestaurantesPrimavera 7 DD
Los pasos de Shin se mantuvieron seguros y regulares al principio del camino, aún a pesar de las propias dudas sobre el cuestionamiento realizado. Pero al oírlo la chica se detuvo casi en seco y el peliazul se detuvo un segundo más tarde, girando un poco hacia ella, para poderla mirar a los ojos. Por un momento se lamentó por la imprudencia de sus palabras, mientras ella lo escudriñaba pensativa y con gesto adusto. No fueron más que unos segundos, probablemente, aunque siendo francos, al chico le pareció mucho más tiempo, con la sensación de culpabilidad en la boca del estómago.

Sin embargo, finalmente la pelirroja le obsequió una sonrisa delicada, respondiendo sin responder, que al menos en parte, había acertado. Al parecer mucho más de lo que hubiese podido deducir con el poco tiempo que llevaba de conocerla. El chico respiró aliviado. Pero el sosiego no duró mucho.

Las palabras de Met dibujaron una extraña curva de entonación, difícil de interpretar. Con un dejo de inseguridad al principio, pasando por una etapa de abnegación y terminando con la certeza inexplicable de aquel que no teme por su vida. Extraño, por decir lo menos. Un trazado de pensamientos que dejaba poco espacio para el cuestionamiento y que el chico decidió no perseguir más, al menos por el momento.

Lamento oír eso —afirmó con voz cautelosa—. Pero concuerdo contigo, Met. Lo importante es disfrutar el ahora. El mañana siempre será incierto y no logramos nada con preocuparnos —Le devolvió la sonrisa.

La confusa respuesta de la kunoichi le dejó un momento en ascuas, sin saber con certeza el mejor camino a tomar para continuar. Pero finalmente recordó el rostro en el primer momento que sus ojos se cruzaron y lo comparó con sus gestos ahora y parecían haber mejorado notoriamente. De alguna manera, y seguramente más por buena suerte que pensamiento asertivo, había logrado mejorar su estado de ánimo y debía intentar continuar en aquel sentido.

¡No se diga más! —exclamó, con voz más animada—. El sushi de bienvenida está esperando por nosotros. Ya estamos por llegar.

Ubicándose de nuevo al costado de la chica, retomó sus pasos, esperando que ella hiciera lo propio. Estar en la mitad de un día caluroso tampoco era de su entero agrado y con toda la conversación deprimente, se le había despertado el apetito.

Para su satisfacción, ella misma desviaba la conversación hacia otros rumbos.

¡Oh! Quieres decir... ¿además de lavar heridas y darle la bienvenida a extranjeras? —bromeó soltando una risita—.  Pues verás, te diría que lo mío son las armas. Pero algunos dirán que es mi arrolladora personalidad.

Esperaba que un tono jocoso la mantuviera lejos del aspecto triste del principio o las respuestas depresivas subsecuentes.

¿Y qué hay de ti? —devolvió la pregunta, echando una ojeada al frente, buscando identificar la fachada que estaban buscando.
avatar
Nakurusaki Metsumi
Getsu Genin

Re: A crazy fate [Presente]

Mensaje por Nakurusaki Metsumi el Sáb Mayo 19, 2018 6:16 pm

Metsumi
Kirigakure no satoZona de restaurantesPrimavera
Quizá había dejado escapar la nostalgia y confusión dentro de la cual su mente se debatía. Y aunque su intención no era amargar el ambiente, inconscientemente había dejado flotar los sentimientos que guardaba. No era costumbre de la pelirroja el no decir las cosas, ocultarlas. Lo cierto es que no podía jactarse de ser buena en ello, y por lo mismo le resultaba poco natural cuando se veía forzada a una situación como la de ahora.

Pero hay cosas que era mejor no mencionar. A medida que sus pasos retomaran el ritmo, se posicionaría hacia un lateral del peliazul, rumbo al destino que él fijaba. Y al desviar su atención hacia este, podía sentir que parte de la tormenta se calmaba. Antaño las olas que gobernaban su ser habían sido siempre de un comportamiento similar. Calmas, apacibles. Quería volver a eso; lo deseaba.

Qué ingenua nuestra protagonista, quien creía firmemente que con desear las cosas por un bien mayor se podía terminar en un final feliz. Pero, ¿acaso no es lo que todo ser humano busca? Aquella palabra, aquel concepto que englobaba mucho más que cálidos sentimientos y tonalidades alegres. Aquello que poseía distintas formas y colores, distintas esencias y religiones. Algo capaz de calmar el alma de un ser, de tal manera de tomar la muerte como un final digno y sin temor de no haber cumplido con su propósito completo. Algo complejo, y desgraciadamente, muchas veces inalcanzable.

Sus zafiro observaron al hombre que le acompañaba, sintiendo por un momento un pequeño trozo de aquel concepto aflorar en su pecho. Sonrió, sin necesariamente analizar porqué. — Ya veo porqué también toman en cuenta tu personalidad. — Expresaría, a medida que soltaba una risilla a la par del shinobi. Era gracioso, lograba reconfortarle en un modo extraño. —Las armas... suena algo complejo. — Musitaría entonces, ya analizando el concepto clave de sus habilidades. No podía imaginárselo bien, pero sonaba peligroso. Claro, para alguien que no tuviese la ventaja de la Hozuki.

¿Yo? —Analizó por un segundo, tratando de hacer encajar lo más importante de su habilidad en una sola frase. — Pues me derrito. — Mostraría ampliamente su sonrisa con el reflejo de su dentadura, orgullosa. Muchos podrían interpretar que aquel tipo de poder era uno sorprendentemente inútil. Pero las apariencias engañan. —Mira, mira. — Estiró su diestra hacia el joven, en un acto por estrechar sus manos. — Dame un apretón, Shin. — Expresó, esperando a que este hiciera lo pedido. Y una vez que sus manos hicieran contacto, Metsumi disolvería desde la muñeca a distal todo lo que parecía poseer forma humana. Como derritiéndose, se transformaría en agua que caería cual torrente al suelo.

Y reiría, complacida.

avatar
Shinren Yagami
Kiri Gennin

Re: A crazy fate [Presente]

Mensaje por Shinren Yagami el Dom Mayo 20, 2018 5:51 am

A crazy fate
Kirigakure no SatoRestaurantesPrimavera 7 DD
Finalmente el ambiente entre ambos empezaba a disipar la tensión, gracias a la improvisada broma del peliazul, que ella recibía con desenvoltura. Una sonrisa dibujada en su rostro y sus palabras con mayor animosidad, ponían la conversación entera en términos diferentes y hacían del almuerzo un evento de mejores pronósticos.

El joven se encogió de hombros, ante la respuesta de la kunoichi, sin desdibujar la sonrisa de su rostro. Las armas no eran realmente tan complicadas. No como el genjutsu o el mismo ninjutsu; eran una forma fácil de empezar en la carrera que compartían. Al menos por ahora, él no tenía demasiado espectáculo para mostrar. No aún.

Pero no tuvo tiempo de ahondar con sus pensamientos en aquella dirección, que lo llevaba mentalmente de inmediato a la figura de su ídolo. La chica respondía con más desparpajo que él mismo, acerca de sus habilidades. ¿Se derretía? No pudo menos que imaginarse un cuadro de extrañas desproporciones y arte incomprendido.

¿Te derrites? —La pregunta escapó de sus labios, casi sin pensar. Su ojos abiertos de par en par por la sorpresa.

La enorme sonrisa de la pelirroja aunaba más argumentos a su curiosidad; pero ella, casi anticipándose a su pregunta, le alargó la mano en una pantomima de saludo, con el propósito de responder de alguna forma práctica, que el chico no podía preveer en ese momento. Casi por inercia obedeció, extendiendo su diestra hacia ella.

De acuerdo... —musitó con duda y, quizás, algo de desconfianza.

Sólo la sonrisa de la chica, después de tantos altibajos en su estado de ánimo, le impulsaba a continuar con aquella intención. No solía aceptar un contacto físico que no estuviese determinado por sus propias intenciones y callar su instinto receloso no era tarea fácil, pero Met no lucía hostil y la situación entre ambas aldeas era un factor protector. Finalmente la palma de su mano alcanzó la de ella y sus dedos se crisparon lentamente en torno a los de ella, en un apretón de manos firme.

No obstante, toda la presión que esperaba recibir en reciprocidad, se desvaneció de repente en un cúmulo de agua que resbaló desde sus propios dedos hacia el suelo. Toda la mano de la chica, hasta la muñeca de su interlocutora, había desaparecido. ¿Pero qué...?

La pregunta se congeló un segundo en su mente, viendo con gesto de inmensa incredulidad como el muñón del brazo de la chica lucía traslúcido, sin evidencia de sangre por ningún lado. En el suelo un pequeño charco, en medio de un terreno completamente seco.

¿Agua? ¿Te transformas en agua? —logró articular al fin, con la sorpresa adornando su rostro por completo—. ¡Vaya, Met! ¡Nunca había visto algo así! ¡Es estupendo!

Sus ojos viajaron del suelo a la muñeca de la joven y luego a buscar el tono celeste de los de ella. Una sonrisa tan amplia como la de ella, demostraba el entusiasmo que sentía por la pequeña demostración. Y eso que aún no había empezado a pensar en las posibilidades estratégicas de una habilidad así en medio de un combate. Aquel poder estaba en otro nivel, definitivamente.

¿Y ahora? —cuestionó intrigado—. ¿Cómo vuelves a la normalidad? ¿No me irás a decir que estás hecha de agua?

La última pregunta llevaba un tono de broma evidente, sin embargo, toda broma tendía a cargar consigo algo de verdad.
avatar
Nakurusaki Metsumi
Getsu Genin

Re: A crazy fate [Presente]

Mensaje por Nakurusaki Metsumi el Miér Mayo 23, 2018 5:38 am

Metsumi
Kirigakure no satoZona de restaurantesPrimavera
Unas risillas reprimidas se escapaban de sus mejillas, agraciada por el temor que el peliazul reflejaba en sus actos antes de darle la mano. Y tras el estallido, este se quedó unos momentos sin palabras. Por su parte Metsumi mantuvo su sonrisa, expectante a lo que su compañero tuviese que decir. Lo cierto es que podría perfectamente saber algo sobre su clan, pero pocos eran los ninjas que realmente pertenecían su estirpe. Incluso hasta ahora durante su estancia en Getsu, sólo Kazuma era quien compartía su sangre. Y mejor así, quizás.

Asintió un par de veces ante la pregunta que Shin se había respondido a sí mismo, adoptando posteriormente una pose que denotaba cierto orgullo. Pecho inflado y con una mano en la cadera, curvó sus labios en una sonrisa pícara, ambiciosa. —¿A que sí? Derretirse es lo más. — Mantenía el muñón de mano, sin regresar inmediatamente a la forma física que le correspondía. Y justamente cuando se disponía a hacerlo, la última pregunta del joven lograría que ella observara con cierta incredulidad, abriendo sus ojos más de lo normal.

¿Eh? Claro. ¿Es muy raro? — Mantendría unos segundos sus orbes sobre los contrarios, para posteriormente desviar ligeramente su mirada hacia el charco de agua en el suelo y ver como este refluía hacia su muñón. En cuestión de nada, ya poseía su diestra como al inicio de la demostración. — Quizás sí suene raro que una masa de agua te hable y le invites a comer sushi... — Parecía algo sorprendida al inicio, aunque no tardo en esbozar nuevamente una sonrisa para proseguir camino al local, el cual parecía encontrarse cerca a juzgar por los pasos de su guía. —Pero bueno, hay muchas cosas raras en este siglo.— Le restó mayor importancia, dando pasos más definidos y con menor debilidad. El hambre le ayudaba a sobreponerse de su atrofia, algo mágico.

A pesar de haber iniciado el día sin rumbo definido y sin mayor esperanzas, era increíble lo que podían lograr las relaciones humanas. ¿Cuántas cosas podrían llegar a lograr los seres humanos con la ayuda de otros? De seres específicos, valiosos. De aquellos que uno considera casi tanto o más como la propia opinión. A pesar de encontrarse en un panorama desconocido, el sentir alguien caminando a su lado le ayudaba a reponerse de aquellas ataduras invisibles y dañinas. Esas que, desgraciadamente, le mantenían aún apresada en un estado desconocido.

avatar
Shinren Yagami
Kiri Gennin

Re: A crazy fate [Presente]

Mensaje por Shinren Yagami el Miér Mayo 23, 2018 7:25 am

A crazy fate
Kirigakure no SatoRestaurantesPrimavera 7 DD
No había pasado realmente mucho tiempo desde que Shin había visto a la pelirroja por primera vez, pero era notorio el cambio que había sufrido su semblante en aquel transcurso. Sonrisas en sus labios, un renovado brillo en sus ojos y hasta algo más de color en su rostro. Era la misma persona y, a la vez, no lo era. Si el muchacho no estuviera tan distraído con aquella extraña fusión fría que acababa de presenciar, seguramente se habría preguntado el motivo de tan drásticos extremos.

Tenía que admitirlo y lo había hecho, a decir verdad, en voz alta. Aquella habilidad era algo muy interesante y estaba seguro de no haber visto algo así antes.

Cierto. Muchas cosas extrañas —concedió ladeando la cabeza—. Pero es válido sorprenderse , ¿no crees?

Su tono seguía animado, pero sus palabras denotaban que la curiosidad era uno de los ejes de su carácter. Podía ser algo muy bueno o muy malo, dependiendo de las circunstancias; pero en ese momento las circunstancias invitaban al desparpajo y la credulidad. Especialmente cuando vio que el pequeño charco de agua en el suelo regresaba hasta la muñeca y la mano se solidificaba como por arte de magia. Vaya espectáculo le había tocado en suerte ese día, nada más que por simple casualidad. ¿O no?

¡Mira, ahí está el restaurante! —informó el Kiriano, señalando en diagonal hacia un gran ventanal cubierto parcialmente por un decorado jardín—. ¡Llegamos al fin!

La invitó con un gesto a acompañarlo hacia el lugar. El ventanal era de grandes dimensiones y era de superficie esmerilada, por lo que dejaría entrar la luz del día, pero las siluetas en su interior serían irreconocibles. Una puerta de doble bisagra al costado daría paso al interior del recinto. Shin se adelantó un par de pasos para abrir la puerta y cederle el paso a su invitada, con gesto de premeditada galantería.

¡Bienvenida! —exclamó con tono formal y gestos de mayordomo—. Pero dime algo... Si eres de agua, ¿el sushi va a ser digerido o diluido?

Una pequeña broma, a expensas de la extranjera, buscando mantener el buen ánimo y hacerla reír una vez más. Se podía decir que el chico estaba anormalmente de buen humor y en las últimas semanas, no había tenido mucho de eso; por lo que la tarde estaba haciéndose realmente entretenida.

El lugar se trataba de un salón cuadrado, amplio, con una cocina central. Ésta era un pequeño cubículo abierto hacia todos los costados, con mesones metálicos, que tenían planchas incrustadas donde el cocinero preparaba la comida y los clientes la recibían para llevarla a sus respectivas mesas. Las mesas creaban una línea única alrededor de todo el perímetro, mesas sencillas, de cuatro puestos, sin muchos adornos. El muro más grande —el del fondo— era llamativo a la vista por estar adornado con cientos de pequeñas piedritas metalizadas y otro tanto de pequeñas luces de colores incrustadas de manera equidistante en toda la pared.
avatar
Nakurusaki Metsumi
Getsu Genin

Re: A crazy fate [Presente]

Mensaje por Nakurusaki Metsumi el Dom Mayo 27, 2018 10:21 pm

Metsumi
Kirigakure no satoZona de restaurantesPrimavera
Observó los ámbar del muchacho, asintiendo ante la frase que mencionaba. Poseía cierta determinación en su mirada, algo que realzaba la curiosidad que, de forma innata, poseía. Había algo en el peliazul que llamaba su atención, y quizás fuese porque la actitud de ambos era, en cierta forma, parecida. Pocos shinobis lograban mantener una esencia apacible, algo que no estuviese cargado de negatividad y confrontación. Era fácil, sin embargo, entender el porqué de esas posturas que sus congéneres practicaban. El mundo en el que se desenvolvían había mostrado ser crudo en más de un sentido, cambiando así los corazones de quienes caían en su juego.

Y por poco cambió el suyo. Era extraño percatarse de aquello ahora. Frustrante había sido el despertar tras la catástrofe, sin saber lo que había sucedido con sus compañeros dentro del barco, y teniendo todo un nuevo problema por delante. ¿Era momento de dudar, después de todas las pericias que le habían llevado a estar donde se encontraba ahora? Justo en el momento en que Shinren señaló el destino, la pelirroja alzaría la mirada con una nueva sonrisa aflorando en su rostro. Lo único importante era que estaban aquí, ¿no? Si sus seres queridos se encontraban a salvo, si ella había logrado reponerse ante una inminente muerte... lo único que quedaba era seguir adelante.

¡Qué lindo! — Exclamaría, observando el detalle del pintoresco jardín y el esmerilado implementado en una porción de los ventanales. Notó a su acompañante adelantarse para abrirle el umbral hacia la comida, riendo por lo bajo ante las actuaciones del Kiriano. — Claro que lo digeriré, ¡O eso espero! De lo contrario mi vida entera no tendría sentido. — Un poco de drama, pero ciertamente algo de verdad tenía. Con lo mucho que le gustaba comer, hubiese sido una lástima que su condición no le permitiera saborear y procesar dichos manjares.

Pasó de primera, llevando sus zafiro hacia los rincones que el local ofrecía. Un espacio amplio con la cocina como su centro. Curiosa distribución que permitía a los comensales servirse de la primera mano del chef, llevando hacia sus puestos la comida recién preparada. Caminó a paso lento a medida que su nariz captaba los olores que con delicadeza inundaban el sitio. Y fue entonces que se percató de la pared al fondo, como el último espectador de todos, tan vibrante y lleno de colores. —Muy buena elección. — Comentó, desviando su rostro hacia atrás para observar al joven. —¿Elijo la mesa? — Ya sabía bien dónde quería sentarse: al fondo, cerca de la pared con los incrustados de colores.

Una vez hubiese cumplido con su cometido, pediría ayuda al peliazul para ordenar, pues desconocía si esperaban en su puesto o debían ir hacia el chef a realizar el pedido. Fuera cual fuese la opción, iría a ver qué opciones de sushi poseían para pedir varios conteniendo Ootoro, Ebi y una curiosa mezcla de atún con salsa. Su estómago comenzó a rugir, sólo de pensar en la textura que debían tener.

avatar
Shinren Yagami
Kiri Gennin

Re: A crazy fate [Presente]

Mensaje por Shinren Yagami el Lun Mayo 28, 2018 12:09 am

A crazy fate
Kirigakure no SatoRestaurantesPrimavera 7 DD
El peliazul sonrió ampliamente ante el comentario de su invitada. No todo el mundo solía tomar las bromas de buena manera y, en su opinión, el buen humor le daba a las tribulaciones de una vida como la de ellos cierto toque de superioridad. También parecía aprobar su elección de lugar. Por suerte, aunque ella no llegaría a saberlo, era el único sitio de aspecto medianamente agradable que conocía en toda la aldea. No era muy dado a las comidas elegantes ni los restaurantes caros —tampoco es que el dinero hubiera sobre abundado en su vida—, más bien a sitios lúgubres con buena música. Pero la aprobación de la peliroja no dejaba de ofrecer un bálsamo de tranquilidad.

Seguro, donde gustes estará bien —respondió el joven—. Pero ven, pidamos primero.

El sitio tenía la curiosidad de carecer de meseros de ningún tipo. En ocasiones, el dueño se acercaba a alguna de las mesas y servía algún trago, para asegurarse que los comensales estaban satisfechos, pero lo normal era hablar directamente con el cocinero y él preparaba la comida allí frente al cliente. De cierta forma, aquello era lo que más le gustaba a Yagami: Ver la habilidad del hombre para convertir los ingredientes en sus pequeñas obras de arte.

Entonces el muchacho se acercó a la cocinilla, caminando junto a ella. Una vez consiguió la atención del chef —que para ese momento había terminado de despachar alguna orden—, sus ojos buscaron los de ella una vez más.

Acá puedes pedir lo que quieras —Con un gesto de la cabeza señaló al cocinero regordete y bonachón—. Este hombre es un genio.

Esperaría a que ella ordenara, él no era asiduo del sushi, así que no quería parecer un tonto. Mientras esperaba giró su rostro de lado a lado del lugar, como tenía por costumbre. Ya ni siquiera se preguntaba por qué lo hacía, simplemente registraba lo que captaban sus ojos y nunca quedaba tranquilo hasta no haberlo hecho. Quizás todo su entrenamiento como militar le habían dejado algunas costumbres que, si bien por el momento parecían inútiles, de seguro en el futuro podrían probar su valor.

Una vez ella hiciese lo propio, voltearía su rostro hacia el cocinero, con cierta familiaridad.

Nigiri de salmón —dijo—. Y un bol de dumplings.

Lo de siempre.

¿Algo de beber? —preguntó a Metsumi, mientras la comida empezaba a transformarse en los dedos del experto—. A mí me gusta el refajo...
avatar
Nakurusaki Metsumi
Getsu Genin

Re: A crazy fate [Presente]

Mensaje por Nakurusaki Metsumi el Lun Mayo 28, 2018 1:37 am

Metsumi
Kirigakure no satoZona de restaurantesPrimavera
Asintió, siguiendo al peliazul hasta el cubículo abierto que componía la cocina. Por lo que pudo deducir tras observar a las personas que se encontraban allí, el sitio no abundaba de meseros. O, más bien, no los tenía, por lo que era lógico acercarse hasta el chef para pedir la comida.

Una vez llegaron hasta donde se encontraba el hombre preparando alimentos, Shinren aclaró las habilidades que poseía para realizar los platos. Un extraño cosquilleo le invadió, curiosa y emocionada a la vez. Podría ver cómo se preparaba el plato desde cero, algo de lo que nunca había sido capaz de observar, al menos con el sushi. Pocas veces se daba el lujo de comerlo en otros sitios, y cuando lo preparaba su padre en casa generalmente ella se encontraba haciendo otra cosa. Y esta vez sería testigo de un profesional. —Hola... — Saludó con una ligera reverencia al cocinero, quien devolvería con una sonrisa en su rostro regordete, pero bonachón.

¿Qué te gustaría, pequeña? — Inquirió, dándole confianza a Metsumi para ordenar, pues él justamente acababa de despachar un pedido. Para suerte de la colorada, ya tenía el menú listo en su mente. — Un nigiri de Ootoro, dos de Ebi y otro de atún, ¡por favor! — Aguardó a que el chef asintiera, iniciando los preparativos de ingredientes para comenzar el show. A pesar de poseer una mirada apacible y tranquila, el hombre era ágil en sus movimientos. Sus dedos formaban las bolas de arroz que recogía de la caja redonda de bambú donde se almacenaba para mantener la temperatura idónea, otorgándole la firmeza necesaria para posteriormente alcanzar un trozo del pescado seleccionado, y pegarlo en el dorso con un toque de wasabi.

En menos de lo que sus ojos pudieron percibirlo, ya estaba todo su pedido al frente. —¡Gracias! — Exclamaría la Hozuki, fascinada. Tomó la orden y aguardó al lado de Shinren para ir juntos a la mesa. Ya con sólo tener la orden en sus manos depositadas sobre una bandeja, podía saborear cómo se sentiría en su paladar. Y tras tener la orden de ambos, se retirarían hacia el fondo, en el lugar escogido.

Metsumi se sentaría y de forma impaciente tomaría el primer nigiri para devorarlo de un bocado. Había escogido el Ootoro, aquella parte jugosa y con más carne del atún rojo, muy conocido por los puertos del país del agua. Sentía como si se deshiciera en su boca, sin necesidad de masticarlo. El arroz no se quedaba atrás, estaba en la temperatura perfecta. — Mmmhhng.... ¡esbta bueno! — Disfrutando aún del bocado, quiso expresarlo a medida que lo saboreaba.

Proseguiría con los siguientes ahora de forma más paulatina, sintiendo que recuperaba algo de fuerzas con ello. — Gracias. Necesitaba comer, la verdad. — Sonrió algo apenada, pues sabía que su físico había empeorado bastante tras los sucesos ocurridos. — Estaré poco tiempo en Kiri, y la verdad es que no esperaba encontrar lugares así, o muchas cosas que hacer antes de irme a casa. — Cierto tinte nostálgico se volvía a apoderar de su mirada, algo de lo que no podía hacer nada al respecto. No podía pretender todo el tiempo que no le afectaba lo que sucedía. —¿Te gusta Kiri, Shin? — Interrogó de pronto, aguardando la respuesta del muchacho.

Un día deberías visitar Getsu. Tenemos una tienda de chocolate muy buena. — Sonrió, recordando aquella al lado de la plaza central.
avatar
Shinren Yagami
Kiri Gennin

Re: A crazy fate [Presente]

Mensaje por Shinren Yagami el Lun Mayo 28, 2018 3:55 am

A crazy fate
Kirigakure no SatoRestaurantesPrimavera 7 DD
Como siempre, el hombre no decepcionaba. No sólo refiriéndose al sabor de la comida, sino lo sorprendente de su habilidad para prepararla. Si estuviera en manos del peliazul, haría un desastre por toda la cocina, pondría demasiada sal —o muy poca—, olvidaría la soja y jamás lograría la temperatura óptima de los alimentos; mucho menos dar la forma correcta a uno de aquellos rollos de arroz y pescado, tan famosos por todas partes. Sí. Por suerte para él, existían los restaurantes. Sino, viviría a punta de pan y cerveza.

No dejó de llamar la atención del peliazul que los pasos de Met los guiaron hacia una mesa al fondo del salon, en la esquina, adyacente directamente al muro de colores. Siempre que iba a ese lugar terminaba sentado junto al muro. Era como si los colores le llamaran con algún método subliminal. Quizás, si lo pensaba con calma, más que la misma comida, era aquel muro lo que le hacía regresar una y otra vez a aquel lugar. Como si le hiciese olvidar de lluvias, niebla y muros, para dejar volar su imaginación. Como fuera, estaba divagando. Se sentó frente a ella, llevándose un pequeño dumpling a la boca.

Shin soltó una risita por lo bajo, por el gesto de satisfacción en el rostro de la pelirroja, cuando aún saboreaba su bocado.

Me alegra que te guste —replicó el muchacho, luego de masticar—. A mí me encanta venir aquí.

Quizás fuera la comida o el reflejo de los colores de la ambientación del lugar, pero parecía que poco a poco, los colores volvían a las mejillas y la pálida piel de la extranjera. Finalmente parecía que el chico hacía algo bien, en medio del desastre de su personalidad social. Claro que también dependía mucho del carácter de la joven, más dócil y mucho más abierto que el de su compañero. Aquel con quien había comido con él en ese mismo lugar, hacía ya más de un mes. Y su hermoso hermano canino.

Nunca he salido del País del Agua —respondió el genin, con gesto meditativo. Era una pregunta algo extraña—. Me gusta la aldea. Sí. El clima, la humedad, el frío. Estoy acostumbrado y me encanta —afirmó con convicción—. Pero si te soy franco, tengo mucha curiosidad por viajar y conocer el resto del mundo... Cómo tú.

Sonrió con nostalgia. Había más al respecto, que sólo su curiosidad por conocer otras tierras y otras culturas. Había cierta disputa familiar que pesaba en su espíritu y el desconocimiento de parte de su historia no le dejaban estar tranquilo en la tierra que le había visto nacer.

¿En serio? —exclamó el chico, repentinamente emocionado—. ¡Diablos, me dices chocolate y pierdo la cabeza! ¡Me fascina! —Una pequeña carcajada por su repentina exaltación. No era propio de él, pero por alguna razón se sentía en confianza con la chica—. Cuéntame más del País de la Luna. ¿El clima es similar al nuestro? ¿Qué es lo que más te gusta de tu país?

La conversación empezaba a tornarse muy natural, distrayendo los pensamientos del muchacho y la buena comida propiciaba las confidencias. Un nuevo dumpling encontró el camino más corto hasta sus labios.


Última edición por Shinren Yagami el Lun Mayo 28, 2018 11:29 pm, editado 1 vez
avatar
Nakurusaki Metsumi
Getsu Genin

Re: A crazy fate [Presente]

Mensaje por Nakurusaki Metsumi el Lun Mayo 28, 2018 7:04 pm

Metsumi
Kirigakure no satoZona de restaurantesPrimavera
Sonrió, a la par que ambos degustaban sus platos preparados con el esmero del chef. Y tras su pregunta, el peliazul respondería algo que le tomó por sorpresa. ¿No había salido del país del agua? Curioso para un shinobi, aunque no tan inusual si se era de un rango menor. Ella misma no debería haber salido de la aldea, de no ser por las circunstancias en las que se encontraba envuelta.

Ya veo. — Musitó, atendiendo a la curiosidad floreciente del muchacho. Y otorgaría una nueva sonrisa, esta vez algo más forzada y débil. "Como tú". Hubiese querido que sus viajes fuesen de placer, y no por obligación. Recordó su visita al país del fuego, en un tiempo pasado en el que apenas tenía once años. En aquella ocasión, tampoco fue por gusto: un incendio gigante amenazaba los territorios colindantes del país, solicitando ayuda de los diferentes shinobis de las aldeas aliadas en ese entonces. Y ahora... ni siquiera sabía porqué había despertado en Kirigakure. No le molestaba, simplemente analizaba que la mayoría de sus viajes no habían sido por decisión propia.

Pero dentro de sus pensamientos alborotados, la confesión del Kiriano haría que sus orbes se elevaran hacia él, volviendo al presente en un instante. —¿En serio? — Un destello fugaz pasaría por sus zafiro, dibujando una enorme sonrisa plasmada en su rostro. Era una coincidencia estremecedora. — ¡AYY! ¡SÍ! ¡YO TAMBIÉN LO AMO! — Agitaría sus brazos hacia los costados, como de costumbre cuando se emocionaba demás. Tuvo que dejar de hacerlo luego de unos segundos, pues su cuerpo aún resentía el cansancio que cargaba.

Ya algo más calmada, atendería a la última pregunta de su acompañante. —Pues... Getsu es de un clima menos húmedo que Kiri, pero aún así hace bastante frío en general. — Acotaría, comparando ambos países. — ¿Lo que más me gusta?.. — Pensativa, llevaría su diestra a la barbilla, tratando de encontrar un punto relevante. Y suspiró, a sabiendas de que no cabía lugar en su mente para otra cosa. — Su gente. — Sonriente, admitiría lo obvio. — Siempre te encuentras con alguien distinto y único, llamativo. Sé que todos somos únicos en cierto sentido... pero ellos salen de lo habitual! — Recordaría a sus compañeros, nostálgica.

Salimos a entrenar, vamos de misiones junt-...— Entre los recuerdos alegres que recordaba y a medida que pronunciaba sus palabras, la imagen de un barco siendo despedazado invadió su mente. Se detuvo en seco, bajando el nigiri que había agarrado con su siniestra. Un Kio furioso, un Nendo corriendo mientras suplicaba por su vida. Una Keiko desesperada... y una despedida dolorosa.

"Tenía miedo. Tuve miedo todo este tiempo de que pasaría cuando te despertases."

La mirada de su mentora reflejaba dudas en ese momento, algo de lo que creyó jamás sería posible observar en alguien tan determinada como lo era la herrera. Un nudo se armaría en su garganta, evitándole continuar con las oraciones que quería pronunciar, en pos de disolver esos recuerdos. Pero no pudo. Debido a la presión, sus ojos se desbordaron. El agua caería de estos, recorriendo sus mejillas sin previo aviso.

Y para cuando se dió cuenta, ya era tarde. — ¿Eh? — Llevó su diestra hacia sus orbes, tratando de limpiarlos. —L-Lo siento... — Soltaría el nigiri que mantenía en su mano izquierda, llevando esta hacia sus orbes para ayudar a la diestra a limpiarlos. —E-Esque los extraño mucho, eso pasa. — Mentía, y sabía bien lo mala que era mintiendo.
Contenido patrocinado

Re: A crazy fate [Presente]

Mensaje por Contenido patrocinado

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.