Afiliados
Limpieza 05 - 11 - 18

Boku no Hero ROLVelmegunLittle FearsCrear foro

Obsesión. ¿Problema? [Entrenamiento semanal]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

avatar
Ikum Kaguya
Kiri Chunin

Obsesión. ¿Problema? [Entrenamiento semanal]

Mensaje por Ikum Kaguya el Sáb Abr 28, 2018 7:44 pm


Ikum

Deja de decirme quien eres. Demuéstralo.

La fatiga generada al esfuerzo físico solo era una motivación más para mí. Tenía objetivos que cumplir, y no se iban a lograr estando tumbado mirando las musarañas. Notaba como mis tendones y articulaciones gritaban de agonía. Mi estómago rugía cual bestia criada en lo más profundo de lo salvaje de la naturaleza y mi cerebro, sin embargo, pedía más. Más dolor, más sufrimiento, llegar hasta el punto en el que ni siquiera pudiera realizar un movimiento brusco.
“Novecientos treinta y tres… Novecientos treinta y cuatro… Novecientos treinta y cinco…” No podía perder la cuenta de todas las veces que había dado tres zancadas para terminar haciendo una sentadilla y volver a mi posición original cargando un saco lleno de arena húmeda de la playa en la que me encontraba. El ocaso se acercaba. Mi vida no se basaba en estúpidos horarios estipulados por alguien que probablemente ahora esté comiendo caviar rodeado de lujos y mujeres bonitas. Yo mismo se lo que debo y no hacer.


Los humanos somos como una goma elástica. Estiras. Crees que se va a romper. Pero no. Solo se acostumbra a tener que estirarse de esa manera. Gradualmente acabarás por mejorar, o quizá termines muerto en el olvido. ¿Qué importa? Mi existencia no tendría ningún tipo de sentido si no buscara el poder necesario para cumplir aquella promesa.

Esta soledad está terminando por enloquecerme un poco más de lo que ya estaba, no asimilo de la misma manera las cosas que veo en comparación con como lo hacía antes. Todo es una oportunidad, ya sea para bien o para mal, pero lo es.
Mis brazos y mis piernas temblaban, no de pudor o miedo, si no de puro agotamiento, pero ¿Acaso debía parar? No. Eso lo tenía claro. No sería la primera vez que caigo desplomado por sobre esforzarme.

“¿Qué clase de guerrero eres?” “Una deshonra”
“los presentes se tratan de shinobis, no de civiles como tú.”
Aquello se había grabado en mi como el metal al rojo vivo que marca al ganado para diferenciarlo. Mi ceño se frunció y apoyando ambas palmas en la arena, de nuevo conseguí alzar aquel saco junto a mi cuerpo, para soltarlo una vez llegado la vez número mil.

Con una mente enfurecida, traté de dejar de pensar en ese tipo de cosas sucedidas en un pasado, para retomar un entrenamiento cada vez más arduo. Nunca había sido de complicarme más de la cuenta, se puede entrenar de una manera completa sin la necesidad de ser demasiado excéntrico en ello. Salí de aquella playa cercana a aquella mística montaña para adentrarme en una zona de clima más occidental, en concreto, el bosque que continuaba el paisaje.
En el lugar donde a la luz de la luna le costaba más esfuerzo llegar. Donde las ramas de los inmensos arboles podían simular una telaraña dado a su densa frondosidad. El tronco más grueso de todos los que habitaban por los lares, sus ramas cargaban con numerosas cuerdas atadas. Las cuales se unían en sus finales más próximos al suelo sujetando una enorme roca de unos diez metros de diámetro. La gracia de este ejercicio consistía en empujarla con el fin de hacer que se balanceara gracias a la ayuda de las cuerdas y que al volver tuviera que sujetarla sin que esta me arrastrara ni un solo centímetro.






6 horas más tarde. . .






La luz ya no provenía de la Luna. No había salido de una manera exitosa ni una sola vez. Mi cuerpo magullado y cubierto por completo de numerosos cortes y hematomas suplicaba clemencia al órgano que se encargaba de hacerlos funcionar.
“Vamos, solo una vez más...”
El tremendo golpe sonó abrumador, para después recalcar con otro golpe de semejante tamaño, pues las ramas no habían terminado por aguantar todo el peso de aquella roca. Noté como mi cuerpo se desvanecía al haber sido propinado por los aires debido al golpe del pedrusco hasta impactar con mi espalda en uno de los innumerables troncos, mi campo de visión disminuía. Lo último que alcanzaron mis rubíes fue la manera en la cual las ramas se partían debido al peso y como esta roca caía al suelo llevándoselas consigo, para forzar una apertura en la cual los rayos de sol golpearan directamente mi rostro.

Todo se volvió negro.

Mi despertar sobresaltado. Normal, en cierta medida. Era de noche de nuevo, el cantar de los grillos dominaba por encima del silencio junto con el crujir de las ramas secas que se posaban sobre el terreno. ¿serían los espíritus de los que hablan las leyendas? Que se atrevan a dar conmigo.
No medié palabra, ni siquiera de queja o burla hacia mí mismo. Era hora de descansar para poder volver a entrenar.






Volver arriba Ir abajo

avatar
Setsuna Kan'ei
Getsu Genin

Re: Obsesión. ¿Problema? [Entrenamiento semanal]

Mensaje por Setsuna Kan'ei el Dom Abr 29, 2018 12:19 pm

TEMA CERRADOPuntos otorgados a Ikum.

  • Mediante post: 7,5 PN.
  • Total: 44,5 PN + 7,5 PN = 52 PN.

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.