Afiliados
Limpieza 05 - 11 - 18

Boku no Hero ROLVelmegunLittle FearsCrear foro

{Automisión D} Casa de Muñecas.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

avatar
Setsuna Kan'ei
Getsu Genin

{Automisión D} Casa de Muñecas.

Mensaje por Setsuna Kan'ei el Dom Abr 29, 2018 6:10 pm

Casa de Muñecas.
Beretta
País de la LunaGetsugakure no SatoPasado
Casa de Muñecas:
Rango D

Nombre: Casa de Muñecas.

Lugar: Getsugakure no Sato - Restaurantes.

Encargados: Beretta.

Longitud: Indefinida.

Descripción: El afamado restaurante Kashiopeya acaba de quedarse, temporalmente, sin su más entregado jefe de sala. Como era de esperar, el pánico ha cundido entre el personal, y los dueños del local se hallan aterrorizados ante la perspectiva de tener que cerrar en fechas de concurrencia tan señalada. En su cruda desesperación, no les ha quedado más remedio que suplicar ayuda al cuerpo militar de la aldea. Después de viajar por un sinfín de manos, el escueto  y tedioso encargo ha llegado a ti: durante un escueto tiempo, mientras encuentran un reemplazo adecuado, tendrás que encargarte de todos y cada uno de los oficios que le corresponden a la relevante posición que ocuparás. La aldea confía plenamente en que sabrás comportarte como una buena Maître y desempeñar un papel brillante en tu puesto.

Notas: Recuerda que debes mantener la elegancia y la compostura en todo momento. Un jefe de sala representa al local en el que trabaja y orquesta su buen funcionamiento.


Aunque la mayor parte de las personas opinaran que el cliente siempre tenía que llevar la razón, para Beretta, sólo suponían una simple unidad, un factor más que añadir al problema. Alzada ante la mesa destinada a la recepción de los comensales, impertérrita en su solemne puesto, se veía obligada a redirigir constantemente su atención de un recoveco a otro del restaurante. ¿Cuántas jornadas había desperdiciado ya organizando las incontables mesas del establecimiento, sermoneando a los anodinos camareros y deshaciéndose en elocuentes halagos hacia achaparrados individuos que ni siquiera despertaban el más mínimo de sus intereses? oh, demasiados. Contuvo una mueca de hastío al ser testigo de cómo un inexperto mesero tropezaba, una vez más, con el dobladillo de sus endiabladamente largos pantalones; al borde de una irremediable jaqueca, Beretta se llevó una mano a la sien izquierda y rezó para que el mundo llegara a su triste final de un momento a otro. Pero su fe era tan falsa como su nombre de pila, así que la longeva tierra se mantuvo absurdamente firme bajo sus delicados zapatos de lúgubre charol. Chasqueó la lengua, alzó el dedo índice de su diestra un lacónico instante y se disculpó en silencio con el caballero que acababa de entrar por la puerta de maciza caoba; por desgracia, tenía incompetencias de las que hacerse cargo. Abandonó su vetusta posición a golpe de a cappella, sin acompañamiento musical en el que ahogar sus penas. Lamentablemente, se hallaba sola.

El desastre resultaba evidente incluso con distancia de por medio, sin duda.—¿Qué ha ocurrido, señores?—cuestionó de manera comedida, esforzándose por mantener una honesta sonrisa sobre sus impávidos labios.—Este imbécil ha desparramado nuestra comanda por el suelo, ¡y ya llevábamos esperando un buen rato por ella!—el hielo tembló sobre los iris desvaídos de Beretta al clavarse sobre la abochornada silueta del pobre y prontamente desdichado camarero, letal.—Vaya, no sabe cuánto lo lamento. Daré estrictas órdenes de que se le de máxima prioridad a vuestras peticiones, caballero.—se pasó la lengua por los labios, encantadora.—Por supuesto, la casa invita a los postres y al licor de sobremesa.—se despidió con una delicada inclinación de cabeza, para luego centrarse en dar media vuelta sobre la punta de sus brillantes talones y señalar hacia la entrada con la barbilla.—En cuanto a ti, recoge tus enseres. Estás despedido.—sin añadir ni una sola instrucción más a su resuelta sentencia, se encaminó nuevamente hacia su bastión inexpugnable. No pudo contener la sonrisa: aquella era su parte preferida del encargo, sin duda. Tachar personajes secundarios siempre se le había dado a las mil maravillas, para qué negarlo. Se acercó al aplazado invitado.—Disculpe la tardanza, andamos ligeros de personal.—entonó, añadiéndole un cariz magnético al timbre de su aterciopelada voz.—No se preocupe, desempeña usted una labor sumamente brillante.—el comentario captó su inmaculado interés, por lo que Beretta no pudo contener la necesidad de levantar la mirada del registro de reservas buscando perfilar la imagen del vetusto caballero en sus pensamientos.—Sólo hago mi trabajo, no merezco sus halagos.—por lo que tenía entendido, en aquel ajetreado gremio, al parecer, la modestia estaba bien vista.—¿Nombre y apellidos?—la respuesta le resultó tan poco digna de su interés que se limitó a rebuscar entre los muchos clientes esperados para aquel ocaso, borrar la nomenclatura articulada y conducir al pulcro caballero a su lugar en la composición. Prefería tomárselo así, como uno de esos pequeños juegos de tablero que solían mantenerla entretenida muchas de las tardes que pasaba en compañía de Luger. Se descubrió, para variar, añorándole incondicionalmente. Un murmullo casi ininteligible le acarició los tímpanos.—¿Cómo dice?—se arrepintió de haberse dejado arrastrar por sus ensueños adolescentes. No era propio de Beretta.—Decía, señorita, que algunos amigos me han recomendado pedir ternera, ¿usted qué opina?—la ignorancia de aquel señor resultaba tan notable como su conocimiento.—Una excelente opción, sin duda.—alabó, al tiempo que asentía ligeramente con el rostro y anotaba en una modesta libreta la elección del adusto comensal. Se retiró de la mesa, dejó el encargo a disposición de los aletargados cocineros y se perdió en las inmensidades de los muchos otros asfixiantes quehaceres que se le habían atribuido al momento de su incorporación. Con el tiempo, se había dado cuenta de que un restaurante funcionaba de un modo muy semejante al de una orquesta; la suma de varias armonías podía cambiar, prolongar y clarificar la naturaleza del ambiente buscado. Por ejemplo, una tenía que aprender a identificar las inclinaciones ideológicas de los diversos comensales; a fin de cuentas, las charlas de carácter político o religioso siempre debían ser evitadas a toda costa. Las confrontaciones agriaban el menú, incluido el postre.

Ya me marcho, señorita.—el terso timbre del anodino cliente le dejó una escalofriante sensación bajo la piel.—Espero que haya disfrutado de la cena.—devolvió ella, espléndida en su papel. El inocuo carraspeo del individuo le dio malas vibraciones, para qué negarlo.—Además de la ternera, me hubiera gustado pedirle otra cosa. ¿Adivina por dónde voy?—una náusea le ascendió desde la boca del estómago hasta el nudo que se había forzado en su garganta. Contuvo una carcajada.—Nunca adivino. Se trata de un hábito destructivo que choca con la lógica del profesional.—el hombre agachó la mirada, un tanto avergonzado ante sus propias pretensiones.—¿Es eso un no?—Beretta notó la vacilación corrompiendo la oscilación de la pregunta, transformando el tanteo en derrota.—Lo lamento, mi dedo anular ya tiene anillo. Mi vena amoris se encuentra atrapada en un engranaje sin salida.—le dedicó una sonrisa escueta, de despedida. Escrutó la amarga silueta del desconocido perderse entre el gentío del exterior, sumido en alguna especie de cruel ordalía interior. Suspiró, extraviada ella misma en un punto de inflexión. La falange desnuda en su zurda tembló bajo su atenta mirada, altiva. Tampoco había sido para tanto, ¿verdad? a fin de cuentas, las medias verdades no contaban como mentiras. Sus líneas sí que andaban comprometidas.

Volver arriba Ir abajo

avatar
Kaguya Kagemaru
Kumo Genin

Re: {Automisión D} Casa de Muñecas.

Mensaje por Kaguya Kagemaru el Dom Abr 29, 2018 9:32 pm

TEMA CERRADOPuntos otorgados a Beretta.

  • Recompensa de misión: 2.5PN y 950 ryos.
  • Total: 3 PN y 950 ryos..
    PN antes: 0.5
    PN después: 3.5
    Ryous antes: 50
    Ryous después: 1000


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.