Últimos temas
» [Misión D] Mucamas del terror [Dai Uzumaki]
Hoy a las 2:41 pm por Seiko Shouboku

» [Petición] Conexión diaria
Hoy a las 1:29 pm por Yuko Hyuga

» Kirigaya ID | Kuro No Sabaku
Hoy a las 1:25 pm por Kirigaya

» [Petición] Peticiones especiales
Hoy a las 1:03 pm por Nozomu Nakamura

» [Petición] Grupo Sanguíneo
Hoy a las 12:31 pm por Seiko Shouboku

» [Petición] Auto-Misiones
Hoy a las 12:30 pm por Seiko Shouboku

» [Censo] 17/10/2018
Hoy a las 12:20 pm por Seiko Shouboku

» [Trama Global] La Feria de la Luna Negra
Hoy a las 10:18 am por Akatsuki-

» Red Lights [Afiliación élite]
Hoy a las 7:43 am por Invitado

Afiliados
Limpieza 05 - 08 - 18

Boku no Hero ROLVelmegunLoving PetsCrear foroOne Piece Legacy

Automisión | Operación Geradheit |

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

avatar
Rokujō Nanto
Getsu Genin

Automisión | Operación Geradheit |

Mensaje por Rokujō Nanto el Dom Mayo 06, 2018 3:44 pm

Operación Geradheit
Luger
País de la LunaGetsugakure no SatoMisión
Operación Geradheit:
Rango D

Nombre: Operación Geradheit

Lugar: Getsugakure no Sato

Encargados: Luger

Longitud: Indeterminada

Descripción: En determinadas ocasiones la planficación urbana ha sido un auténtico dolor de cabeza. Los arquitectos civiles no entienden del todo el concepto de "aldea secreta" y por lo general, sus obras suelen estar plagadas de debilidades por doquier, además de atentar contra la distribución adecuada y cómoda que esta aldea precisa en caso de emergencia. Luger ha sido enviado a repasar los planos, esquemas y borradores de los edificios por construir en el área norte de Getsugakure no Sato con el fin de que cumplan con los requerimientos aceptables.

Notas: Tener una paciencia inquebrantable será una virtud muy necesaria. Hay cientos de planos cuya dictonomía es compleja. Un simple garabato en un papel significa mucho más de lo que parece.


En ocasiones, la vida podía representarse en el adusto roce de las páginas entre sí, en el conspicuo devenir de la pluma sobre el papel, en una noche que se desvanecía igual que el día anterior ¿Cuanto tiempo había permanecido en aquel cuarto mal iluminado? ¿Cuanto tiempo había velado por los intereses arquitectónicos de la aldea sin más reconocimiento que una bolsa de dinero? Era preferible no pensar en la estima del alto mando por su persona, mucho más que el desperdiciar tiempo en algo infructuoso. Apartó las paginas de planos inacabados y pasó al siguiente lote. Las derramó sobre la mesa de madera astillada y volvió a repetir el mismo proceso. Terminó por frotarse los ojos ante el incisivo espanto de una noche semejante. Tenía miedo de preguntar por la hora, salir de aquel cuartucho indigno y cerciorarse de cuanto tiempo había estado trabajando en aquellos planos tan dispares. No supo cuanto odiaba aquella profesión tan recta y puntillosa de la arquitectura hasta que tuvo que repasar el trabajo de seis docenas de arquitectos distintos. A cada uno mas discordante, mas descabellado y en ocasiones de lo mas soporíferas, excesivamente correctos. Era su trabajo, claro, que todos resultaran insoportablemente rectos. Centrados en un cometido evidente dentro de aquella vorágine de armas ocultas, de fuerza descomunal y de una tasa de militarización abrumadora. Eso le arrancó un resoplido de resignación ambigua.

- Tan abrumadora que el día en el que no conozco a un nuevo militar, Genin, Chunin o Lord Comandante de las Unidades Bovinas es toda una sorpresa magnífica. - Recitó con una musicalidad socorrida, una que intentó salvar una vida ahogada en una burocracia tan voraz como un animal famélico. Era un trabajo fatídico el suyo. Era similar al acto del asesinato frío y desinteresado, uno que solo obedecía los designios de la incolora realidad. Pudo interpretar muros donde tan solo había líneas, números y designios sobre el papel lacado. Se emocionó de verdad al contemplar los nuevos diseños de arquitectos prometedores, algunos antiguos y otros eran los de siempre, tratando de arañar con la punta de los dedos algo de belleza en una aldea que era regida por gente que valoraba el resultado, no el sendero. Comprendió ambos puntos de vista, ambas opiniones enfrentadas en un silencio sin discusiones ni desencanto. Ahí en aquellos papeles ya corregidos por su insensata pluma no había mas que sueños rotos, imágenes de un nuevo comienzo que parecía querer abandonar las formas rectas y castigadas de la vida castrense. Todo ello parecía agolparse frente a él, probablemente con la mente distraída por el cansancio y el agotamiento de toda una noche de trabajo ininterrumpido, una noche que ni siquiera sabía si era aún. Se reclinó hacia atrás, volvió a suspirar y terminó dejando la pluma sobre el escritorio, repasando con la mirada el trabajo de toda la jornada.
No pudo evitar compararse a aquellas personas que presentaban sus diseños a diario, según le comentaron. Todos los días alguien con el corazón henchido de un arte frío, sin el sentimiento de la música, sin la vivacidad de la pintura, mucho menos sin la complejidad descriptiva de la literatura... ¿Por qué la arquitectura? Pensó de forma irremediable ¿Porque elegir algo cuya obra no transmite? ¿Era ese interés impulsado tan solo por el afán del dinero, la búsqueda de un refugio? Él mismo podía jactarse de su introducción en aquellas esferas de mármol y cemento, pero aún entonces todos esos conocimientos se correspondían a un interés practico. Uno debía saber edificar si quería orquestar ¿No? Destruir era simple, era tan sencillo como aplicar fuerza desproporcionada. Y listo, toda la estructura se venía abajo. No había nada en el mundo que no pudiera tocarse con la mano que de alguna forma, habida o por haber, no pudiera ser devastado. Pero construir era bien sencillo, se repetía continuamente.

Se acercó el siguiente lote, comenzó a dar rienda suelta a su pluma derivada de los designios de otros. Contempló cuanto pudo haber sido en aquella calle aún por transitar, los bellos parajes que podrían... pero nunca serían. De nuevo, para él todo ello era como asesinar, el mutilar de forma horrible la creación de alguien. Odiaba la comparación de un hijo con una obra artística; siempre le resultó absoluta y deleznable ¿Tan poco valía una vida humana? ¿Tanto la expresión de un artista? Aún entonces, sintió que era precisamente eso lo que hacía. Secuestrar con su pluma a los hijos de alguien conocido por un nombre sin rostro sobre el encabezado, dar fin a algo que aún no había nacido del todo. Aquella comparación le hizo sonreír de forma pesarosa y plomiza.

- Que alguien me detenga, por todo lo clemente y sacro. Soy un asesino de no natos. - A cada palabra susurrada, Luger pareció mas entristecido, mas absorto por los pétreos designios de su trabajo. Fue más inflexible, más fugaz en su deliberación y en lo que a él le resultaron horas de incomprensible tardanza, finalmente dio por terminado su cometido. Cuando salió del edificio designado no esperó un instante para dirigirse derecho a la casa de Beretta. Necesitaba algo de belleza, algo de vorpal mordacidad, viveza y calor. No había mejor lugar en el mundo si buscaba todo aquello.

Apenas podía mantener abiertos los ojos, cada paso resultaba torpe e impreciso pero sin embargo, las obras de aquellos hombres extirpadas del destino le acompañaron. Alzó la vista para contemplar la avenida que transitaba. Vio a las gentes de la aldea entrar y salir de los edificios. Siguió sin comprender del todo al elección de la arquitectura como medio de expresión, y entonces sintió miedo de haberse convertido en las mismas personas que ahora le indicaban que debía mutilar, no recompensar la belleza. Una pequeña muerte que le recordaba su lugar, un triste desenlace, un paso hacia un abismo anticipado.
Aquel amanecer, Luger pareció ser un poco más distinto a como pensaba que era. Resultó ser un censor, no un arquitecto, o quizás uno... pero no como él querría ser. Nunca, como debió ser.

Volver arriba Ir abajo

avatar
Kuroda Yukimura
Getsu Genin

Re: Automisión | Operación Geradheit |

Mensaje por Kuroda Yukimura el Dom Mayo 06, 2018 5:30 pm

TEMA CERRADOPuntos otorgados a Luger.

  • Mediante post: 3 PN.
  • Recompensa de misión: 900 ryos.
  • Total: 3 PN y 900 ryos..


PN totales: 0 + 3 = 3PN
Ryos totales: 450 + 900 = 1350 Ryos

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.