Últimos temas
» [Petición] Conexión diaria
Hoy a las 9:08 pm por Soma Saito

» [Pasado - Libre] A cierta hora
Hoy a las 8:49 pm por Yakko

» [HN] Yakko # Genin
Hoy a las 8:10 pm por Yakko

» [Pasado] Asegurando la base
Hoy a las 8:06 pm por Yamata

» [Guia y Petición] Hojas de creación
Hoy a las 7:48 pm por Hachiwaru Naito

» [Pasado] Collatio
Hoy a las 7:13 pm por Farahan

» [Censo Salvaje] 21/01/2019
Hoy a las 6:53 pm por Seiko Shouboku

» [Misión rango C] Dama del bosque (2)
Hoy a las 8:29 am por NB Chronicles

» [Tienda] La Armería
Hoy a las 1:05 am por Seiko Shouboku

Afiliados
Limpieza 18 - 01 - 19

Boku no Hero ROLLittle FearsPhotobucketCrear foro

[Misión C] No molestes a un león dormido.

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Akeboshi Yoshio
Akeboshi Yoshio
Renegado C

Re: [Misión C] No molestes a un león dormido.

Mensaje por Akeboshi Yoshio el Miér Mayo 23, 2018 6:56 pm

NO MOLESTES A UN LEÓN DORMIDO
AKEBOSHI YOSHIO
País del HierroValle de la MuertePrimavera 7 DD
Según Kazu, el pueblo tenía cierta relación de simbiosis con la agrupación criminal, sin embargo el miedo en los civiles era palpable tras el paso del carruaje. Después de todo, era tan solo la palabra del guardaespaldas de utilidad dudosa, que bien podía tener cero entendimiento de cómo funciona el submundo. El lujoso transporte contratado para la ida había dejado bien marcada la mentalidad de los clientes para los cuales estaban trabajando. No le sorprendería una total mal interpretación de la situación de la nación y su gente. Pero bueno, no es que al músico le interesara tampoco.

Finalmente saldrían de ese poblado de malas vibras. El camino, en todo caso, no sería mucho mejor. Como dicho, la huella de otros transportes les guiarían por un buen tramo, hasta que el bosque perdió su suavidad y con ello intentó ocultar el paso de anteriores viajeros. El destino demostraba abiertamente que estaba en contra de ambos, soplando frío y llorando dulce. Lo único malo de las estaciones cálidas era que en ese país llovía en vez de nevar, pero seguía siendo un clima de mierda. No era real sorpresa que las nubes se quebraran sobre ellos, así como no era real sorpresa una infortuita bifurcación.

Supongo que los árboles —dijo sin mucho pensar, encogido de hombros. Luego le encontró sentido—. Si tuviese una guarida criminal, no iluminaría el camino. Lo dejaría lo menos atractivo posible. Además, los árboles cubrirán un poco el viento y la lluvia.

Y si algo llegaba a suceder, ellos podrían huir con mejor cobertura. Pero mejor no caer en los segundos planes, que a los astutos como ellos les agraciaba el poder de la improvisación. Aunque incluso un experto en ese arte debe considerar ciertos posibles escenarios. Qué les preguntarían, qué tipo de conos les lanzarían para sus malabares, o qué temas escritos en papelitos sacarían de la galera. Con el mentón pegado al pecho, se calentó los labios con el extremo de su flauta, esta algo escondida bajo el cuello de su ropa. Así se mantenía preparado ante el posible reclamo de una gira espontanea.

Cada tanto corroboraba que su rehén continuara inconsciente, y lo mantendría con la cabecita apuntando hacia atrás. De paso, por aburrido, tomó algún manto usado para cubrir la mercancía, y lo usó para envolverle la cabeza al pobre hombre. Lo normal para aquellos malvivientes sería mantener oculto el camino a su escondrijo, incluso para un enano inconsciente.
Estadísticas:
  • Fuerza : 4
  • Resistencia : 20
  • Agilidad : 20
  • Espíritu : 30
  • Concentración : 30
  • Voluntad : 30
Chakra : 113
Inventario:
  • Mateki — Colgada al cuello
  • Lanzador de Agujas — En antebrazo izquierdo
  • 15 Senbon — Clavadas en 3 hileras de 5 en la solapa izquierda de la chaqueta
  • 4 Bombas de humo — 2 en cada bolsillo del pantalón
  • Sello explosivo — plegado cual pañuelo en el bolsillo del pecho de la chaqueta
  • 3 Alambres ninja — Que cuelga enrollado del cinto cual látigo
  • 2 Píldoras del soldado (1 usada) — También en el bolsillo de pecho
  • 2 Mecanismos ocultos con kunai — Bajo ambas mangas de la chaqueta
  • Comunicador — En oído derecho

Volver arriba Ir abajo

Takeru Madarame
Takeru Madarame
Renegado C

Re: [Misión C] No molestes a un león dormido.

Mensaje por Takeru Madarame el Jue Jun 21, 2018 3:07 am

No molestes a un león dormido
País del HierroValle de la MuertePrimavera
No era necesario mirar tanto a Kazu para darse cuenta de que estaba en el quinto sueño, muy probablemente tomando un té con Morfeo para relajar el cuerpo antes de darse cuenta de que despertaría en medio de la nada y atado cual rehén. La idea de Akeboshi no le parecía del todo mala, el herrero tenía ciertas dudas sobre los caminos, aun si buscaban dejarlo lo menos atractivo posible, ¿Por qué diablos estaba tan marcada la entrada a su probable guarida secreta? Takeru tenía muchas dudas y pocas respuestas, lo típico en un día de mierda dentro del país donde siempre nieva, aunque ahora el agua hacía de compañía, siendo esta su solemne melodía.

Apresuró las cuerdas de los caballos para hacerlos mover al unísono, dejando que sus crueles y cansados galopes fueran todo lo que ambos mercenarios pudieran escuchar, claro, sin contar en constante repiquetear de las gotas moribundas estrellándose contra las hojas y la corteza de los árboles. —De no ser un país de mierda, me gustaría vivir en un lugar donde siempre lloviera. —Bramó casi por instinto, quizá es que por fin había tenido la confianza de compartir algo con el musico, más allá de teorías y formas de matar seres humanos.

Apresuró el galope de los animales durante algunos minutos, pues el barro recién formado retrasaba de buena forma la velocidad con la que los corceles se movían. Finalmente llegaron a lo que parecía el último tramo, un lugar sin salida bastante curioso, pues de frente un árbol de buena envergadura era su obstáculo no deseado. —Interesante. —Comentó taciturno, tratando de entender el extraño evento que acababa de suceder. —Lo lógico sería seguir a pie, ¿No? Pero si seguimos a pie significa dejar aquí el carromato y dejar aquí el carromato es dejar la mercancía, y dejar la mercancía significa que nunca llega a su destino, y si nunca… —Paró, de golpe. —Bueno, me entiendes. —Concluyó.

Bajó del carromato de golpe, levantando lodo, tuvo especial consciencia del terreno, por si tenía que pelear más adelante. Su primera idea recayó en buscar un camino alterno, posterior a ello quiso buscar huellas, pero la lluvia ya había hecho su trabajo de borrar todo rastro posible, ¿Por dónde carajo se seguía? ¿O cabía la posibilidad de haberse equivocado? Lo cierto era que solo árboles y maleza les rodeaba. — ¿Alguna idea, musico? —Soltó finalmente el azabache, rendido ante tal acertijo.
Inventario:
Estuche grande — A la altura de la cintura, en la espalda.
—2 pergaminos de almacenaje rojos.
——Bomba dragón tipo almacén preparada.
—1 pergamino de almacenaje naranja.
——Bomba dragón tipo trampa preparada.
—1 pergamino de almacenaje blanco.
——Mochila sellada.
———Capa impermeable.
———Respirador.
———Recipiente.
———2 tonfas.
—4 píldoras del soldado (Una usada).
—1 bomba de luz.
—Comunicador (En el oído derecho).
—3 bengalas.
—2 bombas de humo.
—3 sellos explosivos.
Estuche mediano izquierdo — A la altura de la cintura, en la espalda.
—20 clavos makibishi.
—10 senbons.
Estuche mediano derecho — A la altura de la cintura, en la espalda.
—20 shurikens.
Estuche pequeño — Muslo izquierdo.
—5 kunais.
Estuche pequeño — Muslo derecho.
—5 kunais.
Nota invocadora — Sobre la muñeca izquierda.
—Pergamino de almacenaje azul sellado.
——Tantō sellado.
——Zanbato sellado.
——Naginata sellada.
——Kusarigama sellada.
——Garras selladas.
Nota invocadora — Sobre la muñeca derecha.
—Pergamino de almacenaje negro sellado.
——2 puños americanos sellados.
——Nunchaku sellado.
——Shuriken grande sellada.
——Fūma shuriken sellada.
Lanzador de agujas — En el brazo izquierdo.
—5 senbons cargadas.
Mecanismo de kunai oculto — En el brazo derecho.
—1 kunai cargado.
Alambres ninja — enredados alrededor de la cintura.
Katana — Sobre el muslo izquierdo, a mano de su diestra.
Pergamino del arte Tensasai — En el bolsillo izquierdo de su abrigo.
—30 shurikens selladas.
Pergamino del arte Tensasai — En el bolsillo derecho de su abrigo.
—30 kunais sellados.
Información general:
  • Fuerza : 22
  • Resistencia : 20
  • Agilidad : 20
  • Espíritu : 20
  • Concentración : 20
  • Voluntad : 17/20
Chakra : 100

Técnicas
—.

Estado de Takeru
90% del chakra total: Descansado y en perfectas condiciones, puede combatir con todas sus facultades físicas.

Volver arriba Ir abajo

Akeboshi Yoshio
Akeboshi Yoshio
Renegado C

Re: [Misión C] No molestes a un león dormido.

Mensaje por Akeboshi Yoshio el Vie Jun 22, 2018 6:29 pm

NO MOLESTES A UN LEÓN DORMIDO
AKEBOSHI YOSHIO
País del HierroValle de la MuertePrimavera 7 DD
El andar del carromato le contoneaba de lado a lado, mientras dejaba sus piernas colgar a un costado mientras intrigado ponía su mirar en el futuro. Entre los graves aplausos del agua, y el viscoso taconeo de caballos sobre lodo, Takeru comentó su agrado ante la lluvia. El músico se tomó una pausa, mirando las copas de los árboles y cómo estas filtraban la precipitación en gotas más gordas e impuras.

Hay un país que literalmente se llama "de la lluvia", ¿no? —cuestionó con una sonrisa, bajando la mirada al improvisado conductor—. Apostaría a que uno se termina empachando ahí, así como nosotros con el letal frío. Los dioses fueron muy chistosos al formar la tierra de modo tan extremista. Casi pareciera que gozan con nuestra desdicha.

Se entretuvo con la velocidad incrementada, apoyando ambas manos sobre la superficie de madera para asegurar mejor su postura. Miraba a los lados del camino, entre árboles y matorrales, intentando vislumbrar si de casualidad se cruzaban una bonita emboscada, o bien un ciervo saltarín. Ninguna se dio sin embargo, y tarde o temprano dieron con el abrupto final del sendero. Un árbol de notorio grosor ponía fin al camino del carruaje, levantando una que otra incógnita. Akeboshi no se las guardó para sus adentros.

¿Quién hace un camino terminando en un puto árbol? Y para colmo, ¿quién lo usa tan seguido?, porque estaba igual de marcado que el de las antorchas. Acá hay gato encerrado.

Destapó una de las cajas junto a él, pero no encontró ningún gato en la misma, sino más de la misma mercancía. El problema entonces tenía que estar en los alrededores, y para investigar, también descendió con ambos pies en el barro.

Podríamos volver y probar el otro camino; pero si demoramos tanto, otro grupo irá al pueblo y se enterará de nuestra pequeña intromisión.

Se dirigió directo al tronco del gran madero, para apoyar la palma de una mano en su corteza como quien intenta sentir los latidos de un pecho anciano. Quería atestiguar de primera mano la textura de su madera; su temperatura, dureza, y más que nada, realidad. De ser un árbol auténtico y no una gran pieza de cartón pintada, caminaría alrededor del mismo para ver qué había detrás de este, y continuaría la vuelta hasta quedar donde comenzó.
Estadísticas:
  • Fuerza : 4
  • Resistencia : 20
  • Agilidad : 20
  • Espíritu : 30
  • Concentración : 30
  • Voluntad : 30
Chakra : 113
Inventario:
  • Mateki — Colgada al cuello
  • Lanzador de Agujas — En antebrazo izquierdo
  • 15 Senbon — Clavadas en 3 hileras de 5 en la solapa izquierda de la chaqueta
  • 4 Bombas de humo — 2 en cada bolsillo del pantalón
  • Sello explosivo — plegado cual pañuelo en el bolsillo del pecho de la chaqueta
  • 3 Alambres ninja — Que cuelga enrollado del cinto cual látigo
  • 2 Píldoras del soldado (1 usada) — También en el bolsillo de pecho
  • 2 Mecanismos ocultos con kunai — Bajo ambas mangas de la chaqueta
  • Comunicador — En oído derecho

Volver arriba Ir abajo

Takeru Madarame
Takeru Madarame
Renegado C

Re: [Misión C] No molestes a un león dormido.

Mensaje por Takeru Madarame el Sáb Jun 23, 2018 3:53 am

No molestes a un león dormido
País del HierroValle de la MuertePrimavera
Ante la pregunta del musico Takeru solamente se encogió de hombros, ni él mismo entendía del todo como es que aquel maldito árbol había terminado ahí, lo único que sabía es que estaban estancados. El azabache dedicó los próximos segundos a meditar un poco sobre el sendero, ¿Y si se habían pasado algo? Alguna especie de camino secreto que estaba oculto entre el follaje y que muy probablemente ahora estaba oculto debido a la lluvia. Las posibilidades eran infinitas, incluso podría tratarse de una forma de hacerles perder el tiempo a ambos en su recorrido por la zona. Había tantas preguntas y pocas respuestas.

Por lo pronto centró la mirada en un somnoliento Kazu que parecía debatirse entre seguir dormido o volver al mundo de los vivos, su cuerpo realizaba un par de movimientos inconstantes a modo de espasmos, como aquellos que tienes cuando una pesadilla acecha entre tus descansos. Se aseguro de estar atento por si despertaba, era probable que hiciera todo un drama al no reconocerlo con aquel extraño atuendo puesto. —Nuestro príncipe durmiente parece que la está pasando mal en sus sueños, en cualquier momento se despierta y cree que ya está muerto. —Bramó mientras observaba a Akeboshi entretenido con el árbol.

La corteza era común, al tacto se trataba de un árbol viejo y cuya madera había perdido humedad, se podría decir que sus capas exteriores eran una coraza muerta que le permitía sobrevivir a los embates del extremo clima del país. Eso sí, la lluvia había hecho lo suyo y ciertas zonas, aunque presentaban un color más oscuro por absorber el líquido, seguían pareciendo bastante rancias. No parecía ser un árbol creado en ninguna circunstancia, incluso las raíces estaban bien puestas, o alguien les había jugado una broma o simplemente el árbol siempre estuvo ahí.

Hizo bien en querer rodear, apenas estuviera del otro lado encontraría formas irregulares en la corteza exterior, como si estuviera superpuesta y el agua ayudaba bastante pues se podía notar que más o menos a la altura del pecho había una especie de hendidura como si de una puerta se tratara. —Tenemos compañía. —Escucharía el musico al instante, a su alrededor no sería capaz de percibir del todo lo que probablemente Madarame sí hacía, pues la incesante lluvia producía sonidos constantes de un lado a otro, camuflando posibles pasos entre los arboles de aquel extraño bosque.
Inventario:
Estuche grande — A la altura de la cintura, en la espalda.
—2 pergaminos de almacenaje rojos.
——Bomba dragón tipo almacén preparada.
—1 pergamino de almacenaje naranja.
——Bomba dragón tipo trampa preparada.
—1 pergamino de almacenaje blanco.
——Mochila sellada.
———Capa impermeable.
———Respirador.
———Recipiente.
———2 tonfas.
—4 píldoras del soldado (Una usada).
—1 bomba de luz.
—Comunicador (En el oído derecho).
—3 bengalas.
—2 bombas de humo.
—3 sellos explosivos.
Estuche mediano izquierdo — A la altura de la cintura, en la espalda.
—20 clavos makibishi.
—10 senbons.
Estuche mediano derecho — A la altura de la cintura, en la espalda.
—20 shurikens.
Estuche pequeño — Muslo izquierdo.
—5 kunais.
Estuche pequeño — Muslo derecho.
—5 kunais.
Nota invocadora — Sobre la muñeca izquierda.
—Pergamino de almacenaje azul sellado.
——Tantō sellado.
——Zanbato sellado.
——Naginata sellada.
——Kusarigama sellada.
——Garras selladas.
Nota invocadora — Sobre la muñeca derecha.
—Pergamino de almacenaje negro sellado.
——2 puños americanos sellados.
——Nunchaku sellado.
——Shuriken grande sellada.
——Fūma shuriken sellada.
Lanzador de agujas — En el brazo izquierdo.
—5 senbons cargadas.
Mecanismo de kunai oculto — En el brazo derecho.
—1 kunai cargado.
Alambres ninja — enredados alrededor de la cintura.
Katana — Sobre el muslo izquierdo, a mano de su diestra.
Pergamino del arte Tensasai — En el bolsillo izquierdo de su abrigo.
—30 shurikens selladas.
Pergamino del arte Tensasai — En el bolsillo derecho de su abrigo.
—30 kunais sellados.
Información general:
  • Fuerza : 22
  • Resistencia : 20
  • Agilidad : 20
  • Espíritu : 20
  • Concentración : 20
  • Voluntad : 17/20
Chakra : 100

Técnicas
—.

Estado de Takeru
90% del chakra total: Descansado y en perfectas condiciones, puede combatir con todas sus facultades físicas.

Volver arriba Ir abajo

Akeboshi Yoshio
Akeboshi Yoshio
Renegado C

Re: [Misión C] No molestes a un león dormido.

Mensaje por Akeboshi Yoshio el Mar Jun 26, 2018 2:55 pm

El viejo árbol le contó un secreto. Le contó la historia de un bosque constantemente torturado por el mal clima, sufriendo del mismo modo que lo hacían los mortales humanos en sus sucios pueblos. Le contó de su longeva y apacible vida, que con egoísmo esos mismos mortales convirtieron en un martirio. Apáticos, ellos no entendieron el sufrimiento del árbol, y la igualdad que les unía como víctimas del infierno helado. No lo entendieron, y lo apuñalaron por la espalda. Aún conservaba las heridas; profundas cicatrices de un carnicero despiadado, pero a su vez arrepentido. Sus atacantes buscaron ocultar las pruebas del delito poniendo todo lo superficial en su sitio, pero dejando de lado el alma. Ese alma ya se había ido, pues la frescura del madero había partido hace tiempo junto al viento. Hoy era una merca carcasa, que se mantenía erguida, pues los árboles mueren de pie. Defensores acérrimos de su eterno puesto, se convierten en alimento para nuevas formas de vida, y sus hojas años más tarde se percatan de la ausencia del viejo. En su amado sitio sobre esta tierra, ahora algo más habitaba: el carnicero.

No pudo hacer duelo ni durante medio minuto. Takeru anunciaba la llegada de extraños con tanta anticipación como abuela espiando día y noche por la ventana. Ante su llamado, Akeboshi finalizó la ronda alrededor del tronco, y tranquilo caminó en dirección al carruaje. La ansiedad trepaba por sus costillas sabiendo que, probablemente, volverían a fallar en un intento de engaño. Con rápida improvisación se detuvo frente a la gran rueda del transporte, y se agachó frente a la misma como si estuviese haciéndole mantenimiento. Realmente la utilizaba de cobertura para realizar el sello del carnero a escondidas, mientras miraba por sobre su hombro al armamentista.

Bien, estas cajas no se moverán solas —afirmó en voz alta, esperando que la compañía fuese algo ignorante—. Además hay que llevar al viejo este y no podemos dejar el carromato solo.

Si bien su rostro apuntaba a su compañero, sus ojos se desviaban hacia la verde espesura buscando aquella señal que él había percibido. Con su postura, mientras tanto, extendía su aura como tentáculos de un enorme kraken, abrazando a la naturaleza y, más que nada, al maltratado árbol.


INFORMACIÓN RELEVANTE:
TÉCNICAS USADAS:
TENKAI (展開, EXPANDIR)
El ilusionista ejecuta un sello manual, que mantiene mientras expande su chakra por el medio. Éste proceso dura un turno completo. Permitirá inducir en un genjutsu a toda persona ubicada dentro del área de efecto.
No se pueden utilizar otras técnicas o siquiera moverse durante la expansión de chakra. Esto afectaría la concentración del usuario y no se podría realizar la técnica ilusoria.
Consumo: 4Ck expandir y mantener.
Concentración muy buena:  16 metros.
INVENTARIO BÉLICO:
Mateki: Colgada al cuello
Lanzador de Agujas: En antebrazo izquierdo
15 Senbon: Clavadas en 3 hileras de 5 en la solapa izquierda de la chaqueta
4 Bombas de humo: 2 en cada bolsillo del pantalón
Sello explosivo: plegado cual pañuelo en el bolsillo del pecho de la chaqueta
3 Alambres ninja: Que cuelga enrollado del cinto cual látigo
2 Píldoras del soldado (1 usada): También en el bolsillo de pecho
2 Mecanismos ocultos con kunai: Bajo ambas mangas de la chaqueta
Comunicador: En oído derecho
  • Fuerza : 4
  • Resistencia : 20
  • Agilidad : 20
  • Espíritu : 30
  • Concentración : 30
  • Voluntad : 30
Chakra : 113 - 4 = 109

Volver arriba Ir abajo

Takeru Madarame
Takeru Madarame
Renegado C

Re: [Misión C] No molestes a un león dormido.

Mensaje por Takeru Madarame el Miér Jun 27, 2018 5:41 am

No eran más que viejos lobos de mar haciendo lo suyo, quizá el ruido de la lluvia sirvió de apoyo para que aquel hilo de voz producido por el herrero no fuese escuchado por aquellos que acechaban, ya que en un país como el hierro hasta una sombra es mal augurio. Podía ver como entre las hojas ligeros movimientos tenían protagonismo, como aquellos mercenarios, aunque inteligentes seguían siendo inexpertos en el arte de acechar a sus presas, ¿Quiénes eran? Se preguntaba, ¿Habría otro grupo militar peleando el terreno? Takeru comenzó a formular multitud de preguntas en su cabeza, cada una más intensa que la anterior.

Por su parte el musico abandonó su intento de encontrar algo, o eso quiso creer, pues salió de forma apacible, un alivio oportuno. El herrero ocupó las manos ajustando las cuerdas que guiaban a los caballos y escuchó atento las palabras del musico. — ¿Qué tal las ruedas? ¿Crees que aguanten hasta la guarida? El mal clima ha pasado factura a esta vieja madera. —Su tono de voz era sereno, siempre expectante ante lo que pudiera ocurrir en la lejanía. Akeboshi para ese instante también sería capaz de ver que estaba ocurriendo entre el húmedo follaje de la zona.

De la nada, por la parte izquierda un perro saltó, viejo y con la mirada cansada, no parecía agresivo y su cara estaba arrugada, gigante, llegando quizá a más de un metro de altura, con tanto pelo negro que parecía un oso. Ladró un par de veces y detrás suyo un hombre apareció vestido de la misma forma que el musico. —Bien, sigues vivo, gracias al cielo nunca lavas tu uniforme Tadashi, Mozu siguió el olor a mierda y te encon... —Decía mientras salía de entre el follaje. Clavó el par de ojos en Akeboshi, ignorando un poco a Takeru en un principio. Posterior a ello se puso firme y adoptó una postura de respeto.

Lo siento, señor. —Por fin notó la presencia del herrero. —El gran león me ha mandado a buscarlo, dice que era extraño que se habían tardado tanto, ha convocado a una junta para el gran festival. —Soltó en una sola frase, se percibía su nerviosismo. Takeru no sabía muy bien que hacer ni que responder, mantuvo el silencio un poco, pues no tenía idea alguna de como continuar. —Estabamos checando las ruedas, el clima nos ha jodido. —El mercenario asintió, aun mostrando respeto al herrero. Era extraño sentirse tan admirado.

¿Quiere que active el mecanismo? —Clamó y Takeru simplemente asintió. El tipo corrió detrás el árbol y removió la corteza superpuesta que Akeboshi ya había visto, hizo algo detrás y al instante el suelo comenzó a moverse, descendiendo. Ahora todo tenía sentido, aquel grupo criminal estaba mucho mejor equipado de lo que pensaba. El mecanismo no parecía complicado, una especie de sistema de poleas algo viejo, claro, en condiciones normales quizá lo hubieran notado al instante. La cosa era que finalmente estaban en una especie de túnel apenas iluminado por ligeras antorchas que daban vida a ese hueco inhumano donde se habían metido.

Al instante, su nuevo amigo y el viejo perro descendieron sobre el carromato, centrando la mirada en el pobre Kazu que se mantenía durmiendo. —Un imbécil que intentó robarnos. —Acotó el herrero mientras miraba a Akeboshi, se montó en la parte delantera y comenzó a mover el carromato. A la par, el otro mercenario jaló una palanca más para hacer mover las poleas y subir el suelo falso. — ¿Y bien Tadashi? ¿Qué tal tu primer encargo? —Rompiendo el silencio las palabras de su nuevo compañero salieron a flote mientras el herrero conducía su transporte.
Cosas:
Inventario Bélico:
Estuche grande — A la altura de la cintura, en la espalda.
—2 pergaminos de almacenaje rojos.
——Bomba dragón tipo almacén preparada.
—1 pergamino de almacenaje naranja.
——Bomba dragón tipo trampa preparada.
—1 pergamino de almacenaje blanco.
——Mochila sellada.
———Capa impermeable.
———Respirador.
———Recipiente.
———2 tonfas.
—4 píldoras del soldado (Una usada).
—1 bomba de luz.
—Comunicador (En el oído derecho).
—3 bengalas.
—2 bombas de humo.
—3 sellos explosivos.
Estuche mediano izquierdo — A la altura de la cintura, en la espalda.
—20 clavos makibishi.
—10 senbons.
Estuche mediano derecho — A la altura de la cintura, en la espalda.
—20 shurikens.
Estuche pequeño — Muslo izquierdo.
—5 kunais.
Estuche pequeño — Muslo derecho.
—5 kunais.
Nota invocadora — Sobre la muñeca izquierda.
—Pergamino de almacenaje azul sellado.
——Tantō sellado.
——Zanbato sellado.
——Naginata sellada.
——Kusarigama sellada.
——Garras selladas.
Nota invocadora — Sobre la muñeca derecha.
—Pergamino de almacenaje negro sellado.
——2 puños americanos sellados.
——Nunchaku sellado.
——Shuriken grande sellada.
——Fūma shuriken sellada.
Lanzador de agujas — En el brazo izquierdo.
—5 senbons cargadas.
Mecanismo de kunai oculto — En el brazo derecho.
—1 kunai cargado.
Alambres ninja — enredados alrededor de la cintura.
Katana — Sobre el muslo izquierdo, a mano de su diestra.
Pergamino del arte Tensasai — En el bolsillo izquierdo de su abrigo.
—30 shurikens selladas.
Pergamino del arte Tensasai — En el bolsillo derecho de su abrigo.
—30 kunais sellados.
Técnicas y Estado:
Técnicas
—.

Estado de Takeru
90% del chakra total: Descansado y en perfectas condiciones, puede combatir con todas sus facultades físicas.
  • Fuerza : 22
  • Resistencia : 20
  • Agilidad : 20
  • Espíritu : 20
  • Concentración : 20
  • Voluntad : 20
  • Chakra : 100

Volver arriba Ir abajo

Akeboshi Yoshio
Akeboshi Yoshio
Renegado C

Re: [Misión C] No molestes a un león dormido.

Mensaje por Akeboshi Yoshio el Miér Jun 27, 2018 10:20 pm

Los arbustos se movían cual falda de prostituta de cabaret, y de modo muy similar a aquel ejemplo, desde bajo su frondoso manto emergió una bestia vieja, oscura, y peluda. Le acompañó en su revelación un hombre también perteneciente a aquella organización de deshonrosos leones; sujeto que parecía conocer al dueño original de las ropas de Akeboshi. Curiosamente el músico no se había percatado del personal olor impregnado en su atuendo robado, pues no era la primera vez que vestía harapos. El disfraz de un muerto era ciertamente una mejora a su propio armario, habitualmente constituido por bolsas de basura. Al escuchar la voz del hombre terminó de girar el cuello, asegurándose de que, en efecto, se dirigía a su persona. Tadashi, el nombre que debería recordar como su identidad falsa. Se apropiaría por segunda vez del alma que él mismo arrebató del mundo de los vivos. La parca parecía enviarle un mensaje.

Mhm... —carraspeó, y con la cabeza gesticuló hacia Takeru. Lo hizo cuando el hombre ya había notado la presencia del herrero, pues notó en su semblante la sorpresa y gesto de "la cagué". Por más retrasado que fuese su aviso, sin embargo, podía ayudarle a hacer más convincente el acto.

Tras un corto intercambio, el malviviente se dirigió a la parte trasera del árbol, y accionó algún control que abrió un pasaje que les internaría en las entrañas del bosque. Al parecer el secreto que el madero le contó era muy relevante, y si tan solo ese tipo no hubiera aparecido, podrían haberse dado cuenta del camino por cuenta propia. Ahora debían lidiar con un entrometido que, para colmo, le conocía en su vida pasada. Le daba miedo incluso hablar, sospechando que el sujeto recordara la voz del principiante cadáver.

Akeboshi se sentó cerca del centro del carruaje, dándole la espalda al bandido y su perro. Quería aminorar el contacto visual lo más posible, y no darle razones para diálogo insulso. Aun así este tiraría un primer anzuelo, a lo cual el artista respondió con el pulgar hacia abajo. Señaló posterior mente al falso líder, luego se señaló el mismo, y finalmente gesticuló con la mano frente a su nuez cual cuchilla. Intentaba insinuar que las cosas no estaban bien entre el mandamás y él, y por ende guardaría silencio. No le dirigiría ni una mirada, desviando su atención a las paredes del túnel, y recordando la posición de aquella palanca interna; esencial para una muy factible huida.

INVENTARIO BÉLICO:
Mateki: Colgada al cuello
Lanzador de Agujas: En antebrazo izquierdo
15 Senbon: Clavadas en 3 hileras de 5 en la solapa izquierda de la chaqueta
4 Bombas de humo: 2 en cada bolsillo del pantalón
Sello explosivo: plegado cual pañuelo en el bolsillo del pecho de la chaqueta
3 Alambres ninja: Que cuelga enrollado del cinto cual látigo
2 Píldoras del soldado (1 usada): También en el bolsillo de pecho
2 Mecanismos ocultos con kunai: Bajo ambas mangas de la chaqueta
Comunicador: En oído derecho
  • Fuerza : 4
  • Resistencia : 20
  • Agilidad : 20
  • Espíritu : 30
  • Concentración : 30
  • Voluntad : 30
Chakra : 109

Volver arriba Ir abajo

Takeru Madarame
Takeru Madarame
Renegado C

Re: [Misión C] No molestes a un león dormido.

Mensaje por Takeru Madarame el Jue Jun 28, 2018 4:58 am

Dicen que los últimos círculos del infierno el silencio es tu más preciado aliado, pues es preferible no decir nada antes de siquiera ponerte a pensar a soltar diálogos intratables. Era el silencio el mayor aliado del par de mercenarios que habían venido a recuperar un collar a mitad del valle de la muerte. Las acciones de Akeboshi, aunque imperceptibles para Takeru, fueron a buen puerto. El otro hombre, aunque puso cara de no entender un carajo de lo que le decía, notó que su amigo Tadashi no quería abrir el pico por alguna razón relacionada con el jefe, simplemente se encogió de hombros y guardó silencio, mientras todo seguía su curso.

Pronto el camino se haría bochornoso, el calor provocaría que el viejo animal se sentara junto a Akeboshi, como si este pudiera subsanar lo que el pobre can sufría. Takeru la estaba pasando realmente mal, mantenía en su cabeza aquella máscara extraña que solamente provocaba que dentro se acumulara más la sensación de estarse ahogando, ¿Cómo es que recorrían esos túneles todo el tiempo con aquella endemoniada máscara encima? No podía concebir siquiera la idea de tener que vivir con ellos. Los mercenarios del lugar, aunque precavidos, eran extremadamente mártires.

La cosa es que tras diez minutos encontraron un problema realmente gordo, dos caminos distintos, dos guías del destino que podían significar la muerte de su plan perfecto, ¿Qué debía hacer ahora? Dudo un momento mientras apretaba los dientes con constancia, estaban en verdaderos problemas ahí dentro. —Toma las riendas, debo revisar al prisionero. —Brillante y audaz, no esperaba menos de sí mismo. Takeru se desmontó y el secuaz hizo lo necesario para llevar al caballo, tomó el camino izquierdo. Por lo pronto se dedicó a revisar a Kazu, quien al parecer seguía teniendo pesadillas.

Cuando el tercero estuvo entretenido llevando al carromato, el herrero aprovechó el momento para tocar el hombro del músico. Señaló al invitado especial y posterior a ello hizo un gesto con el pulgar típico de toda película, como cuando indicas que deberías matar a alguien. No era nada personal, pero le incomodaba la presencia de alguien más, sin embargo, dejó tal decisión a cargo del músico, quizá quería mantener con vida a su amigo de toda la vida.
Cosas:
Inventario Bélico:
Estuche grande — A la altura de la cintura, en la espalda.
—2 pergaminos de almacenaje rojos.
——Bomba dragón tipo almacén preparada.
—1 pergamino de almacenaje naranja.
——Bomba dragón tipo trampa preparada.
—1 pergamino de almacenaje blanco.
——Mochila sellada.
———Capa impermeable.
———Respirador.
———Recipiente.
———2 tonfas.
—4 píldoras del soldado (Una usada).
—1 bomba de luz.
—Comunicador (En el oído derecho).
—3 bengalas.
—2 bombas de humo.
—3 sellos explosivos.
Estuche mediano izquierdo — A la altura de la cintura, en la espalda.
—20 clavos makibishi.
—10 senbons.
Estuche mediano derecho — A la altura de la cintura, en la espalda.
—20 shurikens.
Estuche pequeño — Muslo izquierdo.
—5 kunais.
Estuche pequeño — Muslo derecho.
—5 kunais.
Nota invocadora — Sobre la muñeca izquierda.
—Pergamino de almacenaje azul sellado.
——Tantō sellado.
——Zanbato sellado.
——Naginata sellada.
——Kusarigama sellada.
——Garras selladas.
Nota invocadora — Sobre la muñeca derecha.
—Pergamino de almacenaje negro sellado.
——2 puños americanos sellados.
——Nunchaku sellado.
——Shuriken grande sellada.
——Fūma shuriken sellada.
Lanzador de agujas — En el brazo izquierdo.
—5 senbons cargadas.
Mecanismo de kunai oculto — En el brazo derecho.
—1 kunai cargado.
Alambres ninja — enredados alrededor de la cintura.
Katana — Sobre el muslo izquierdo, a mano de su diestra.
Pergamino del arte Tensasai — En el bolsillo izquierdo de su abrigo.
—30 shurikens selladas.
Pergamino del arte Tensasai — En el bolsillo derecho de su abrigo.
—30 kunais sellados.
Técnicas y Estado:
Técnicas
—.

Estado de Takeru
90% del chakra total: Descansado y en perfectas condiciones, puede combatir con todas sus facultades físicas.
  • Fuerza : 22
  • Resistencia : 20
  • Agilidad : 20
  • Espíritu : 20
  • Concentración : 20
  • Voluntad : 20
  • Chakra : 100

Volver arriba Ir abajo

Akeboshi Yoshio
Akeboshi Yoshio
Renegado C

Re: [Misión C] No molestes a un león dormido.

Mensaje por Akeboshi Yoshio el Jue Jun 28, 2018 3:05 pm

¿Sería la muerte, efectivamente, la solución a todos sus problemas? Se cuestionaba en aquel cálido camino subterráneo, con la espalda del bandido frente a él, tras la señal de Takeru. Tragó saliva, meditabundo, mientras el criminal de—hasta ahora—buena predisposición les llevaba en la dirección supuestamente correcta. La mayor duda del músico no era la ética, sin embargo. Le preocupaba la reacción del gran can, sentado dócil a su lado, al cual no podía evitar acariciar con la zurda sobre su lomo. La vida del humano le parecía totalmente prescindible, y hasta un estorbo por conocer a su falsa identidad, pero a fin de cuentas debía ser un alma importante para el perro. Y no quería matarlo a él también, ni mantenerlo eternamente en una ilusión.

Interrumpió las caricias para internar ambas manos bajo cada manga. Con la diestra alcanzó el kunai oculto en la muñeca contraria, y tiró del mismo para revelarlo sin necesidad de movimientos bruscos. Lo sujetó entonces por la empuñadura con la siniestra, y mantuvo la misma pegada al estómago para que no fuese llamativo. La diestra se la llevó al pecho, sosteniendo la boquilla de la flauta que se asomaba por el cuello de sus ropajes. Tendría que arriesgarse y abrir la boca. Con suerte no solo tenía el mismo olor que el muerto, sino también su timbre. O, quizás, el distraído jinete confundiría su voz con la del líder enmascarado en la cola del carruaje. Como fuese, sería mejor sacarse la duda en ese instante, y de reaccionar con sorpresa, pues bastaba con extender el brazo para clavarle el kunai en la nuca.

¿De qué tratará ese gran festival? —preguntó casual, con un fuerte agarre vibrante sobre su pequeña arma.

La flauta también se alistaba, pues de requerirlo, tendría que controlar a la bestia con una de sus canciones. O bien podría el herrero hacerse cargo a su frío y filoso modo. Sería más eficiente, pero definitivamente no más agradable. Lo mejor sin duda sería que el malviviente no reaccionara mal a la pregunta, pues entonces les podría mostrar la totalidad del camino, y abrirles todas las puertas.

INVENTARIO BÉLICO:
Mateki: Colgada al cuello
Lanzador de Agujas: En antebrazo izquierdo
15 Senbon: Clavadas en 3 hileras de 5 en la solapa izquierda de la chaqueta
4 Bombas de humo: 2 en cada bolsillo del pantalón
Sello explosivo: plegado cual pañuelo en el bolsillo del pecho de la chaqueta
3 Alambres ninja: Que cuelga enrollado del cinto cual látigo
2 Píldoras del soldado (1 usada): También en el bolsillo de pecho
2 Mecanismos ocultos con kunai: Bajo ambas mangas de la chaqueta
Comunicador: En oído derecho
  • Fuerza : 4
  • Resistencia : 20
  • Agilidad : 20
  • Espíritu : 30
  • Concentración : 30
  • Voluntad : 30
Chakra : 109

Volver arriba Ir abajo

Takeru Madarame
Takeru Madarame
Renegado C

Re: [Misión C] No molestes a un león dormido.

Mensaje por Takeru Madarame el Lun Jul 02, 2018 9:59 pm

Takeru nunca había tenido una meta en su vida, tampoco recordaba haber sentido pena alguna por las almas que poblaban Daichi en su totalidad. Sin embargo, sentía especial respeto por la madre tierra, sentía respeto por su flora y fauna, por todo lo que ella había predispuesto y no lo que los seres humanos habían hecho su creación. Por ello mismo, sabía de antemano que quizá el can sería una molestia de decidir terminar con la vida del maleante que de forma extraña había decidido ayudarles creyendo que se trataban de aquellos a los que podía llamar compañeros. No quería cortar el hilo de su vida, de verdad no lo quería.

El tiempo pasaba a su modo, mucho más metódico de lo que a Takeru le hubiera gustado, totalmente en silencio, lento y áspero, ¿Por qué el mundo debía ser así de cruel? Takeru terminó de revisar a Kazu y centró su mirada en el animal, se puso en cuclillas al ver como Akeboshi hacía su movimiento. Recordó entonces que el musico anteriormente ya había usado su música para manipular a los animales, pero no consideraba necesario un gasto de chakra en ello, especialmente teniendo en cuenta que no tenían gran idea de por donde seguir.

El maleante hizo lo que le pidieron, guio el transporte por el camino indicado, el de la derecha, y mientras los caballos hacían su trabajo de llevar a todos hasta el campamento la voz del vagabundo hizo acto de presencia. — ¿Eh? Pues el gran festival, ese del que siempre… —Y cortó, silencio absoluto. Takeru lo consideró entonces como el momento indicado, el momento en que él probablemente ya se había dado cuenta del engaño. Hizo un movimiento rápido y el kunai de su mecanismo oculto se hizo presente, desfilando por la derecha hasta sostenerlo en la palma de su mano.

No se dignó ni siquiera a mirar de frente al maleante, esperaba y creía fielmente en que Akeboshi haría su trabajo. Y es que mientras el herrero hundía el kunai sobre la garganta del animal, aquel que parecía ser su dueño giraba la cabeza. Entregados totalmente, un simple chillido se hizo presente, seguido de un probable grito ahogado, si el musico cumplía su parte. —Lo siento. —Susurraba el azabache, pidiendo perdón al animal, ya muerto. Los caballos por obviedad detendrían su marcha, cesando lentamente su caminar. —Hay que deshacernos de los cadáveres. —Diría el herrero, tratando de ser un tanto condescendiente.


Cosas:
Inventario Bélico:
Estuche grande — A la altura de la cintura, en la espalda.
—2 pergaminos de almacenaje rojos.
——Bomba dragón tipo almacén preparada.
—1 pergamino de almacenaje naranja.
——Bomba dragón tipo trampa preparada.
—1 pergamino de almacenaje blanco.
——Mochila sellada.
———Capa impermeable.
———Respirador.
———Recipiente.
———2 tonfas.
—4 píldoras del soldado (Una usada).
—1 bomba de luz.
—Comunicador (En el oído derecho).
—3 bengalas.
—2 bombas de humo.
—3 sellos explosivos.
Estuche mediano izquierdo — A la altura de la cintura, en la espalda.
—20 clavos makibishi.
—10 senbons.
Estuche mediano derecho — A la altura de la cintura, en la espalda.
—20 shurikens.
Estuche pequeño — Muslo izquierdo.
—5 kunais.
Estuche pequeño — Muslo derecho.
—5 kunais.
Nota invocadora — Sobre la muñeca izquierda.
—Pergamino de almacenaje azul sellado.
——Tantō sellado.
——Zanbato sellado.
——Naginata sellada.
——Kusarigama sellada.
——Garras selladas.
Nota invocadora — Sobre la muñeca derecha.
—Pergamino de almacenaje negro sellado.
——2 puños americanos sellados.
——Nunchaku sellado.
——Shuriken grande sellada.
——Fūma shuriken sellada.
Lanzador de agujas — En el brazo izquierdo.
—5 senbons cargadas.
Mecanismo de kunai oculto — En el brazo derecho.
—1 kunai cargado.
Alambres ninja — enredados alrededor de la cintura.
Katana — Sobre el muslo izquierdo, a mano de su diestra.
Pergamino del arte Tensasai — En el bolsillo izquierdo de su abrigo.
—30 shurikens selladas.
Pergamino del arte Tensasai — En el bolsillo derecho de su abrigo.
—30 kunais sellados.
Técnicas y Estado:

Técnicas
—.

Estado de Takeru
90% del chakra total: Descansado y en perfectas condiciones, puede combatir con todas sus facultades físicas.
  • Fuerza : 22
  • Resistencia : 20
  • Agilidad : 20
  • Espíritu : 20
  • Concentración : 20
  • Voluntad : 20
  • Chakra : 100

Volver arriba Ir abajo

Akeboshi Yoshio
Akeboshi Yoshio
Renegado C

Re: [Misión C] No molestes a un león dormido.

Mensaje por Akeboshi Yoshio el Mar Jul 03, 2018 5:10 am

El silencio, irónicamente, lo dijo todo. Los engranajes del hombre demoraron unos pocos segundos en hacer click, tiempo suficiente para que escupiera un par de palabras que dejaron bien en claro su cambio de ánimo. En cuanto sus dudas se reflejaron a modo de pausa en su explicación, el músico no dudo en concretar la fría estocada que tenía en mente. La punta del arma cortopunzante se colaría en el cuello del conductor, no solo cortando el flujo de sangre a su cerebro, sino también inundando su garganta del mismísimo líquido que le permitía la vida. Akeboshi suspiró mientras retiraba, con fuerza, el arma de la carne atravesada. Se lamentaba no por el muerto, ni por la suciedad del alma propia, sino por el pobre can a su lado. Aquel chillido corto y claro le partió el corazón, pero éste siendo ya más chueco que piñata reciclada, pudo seguir latiendo sin problemas.

Está complicado. No veo un armario de artículos de limpieza en un túnel como este —comentó con humor—. Ya estamos con la mierda hasta el cuello; tirémoslos en el camino y vamos al festival del no-sé-cuánto. Si llegamos lo suficientemente rápido no tienen por qué saber que fuimos nosotros. Además seguro hay comida gratis.

Se adelantó tomando al muerto por los hombros, ya que había permanecido sentado y cabizbajo. Forcejeando hacia un lado lo dejó caer al oscuro suelo, siendo su funeral uno iluminado por las antorchas subterráneas. A los ojos del músico, los ritos post-mortem eran totalmente inútiles. El alma ya está en otro plano totalmente ajeno a cualquier esfuerzo de los mortales, y estos sólo danzan y juntan las manos para apaciguar las propias emociones. Los perros siempre irán al cielo, y los hombres al infierno. No hacía diferencia el respeto que mostrasen por sus carcasas ya caducas.

¡Cht! —exclamó a los caballos, tomando las riendas al frente. Esperaba que no hubiera más bifurcaciones, y de haberlas, escogería siempre el camino de la derecha en caso de no haber pista o señalización que le indicara lo contrario. Las direcciones no eran lo suyo, y en esos casos se dejaba llevar más por la corriente, o la suerte. Finalmente sí le haría un leve honor al muerto, y seguiría como costumbre la dirección que él señaló.

Con los caballos andando a buena velocidad por su cuenta, él limpió el filo del kunai con tela de sus propias prendas inferiores, para volver a conectarlo al mecanismo de su muñeca. Dejándolo oculto una vez más, permitió que su flauta respire aire libre—aunque viciado y húmedo—mientras avanzaban raudos. Con la diestra sostendría las riendas, y con la zurda su instrumento en caso de necesitarlo ante imprevistos. O quizá necesitaran música de fondo en el festival para animar a la patota. La idea, improvisada, se le hizo interesante.

INVENTARIO BÉLICO:
Mateki: Colgada al cuello
Lanzador de Agujas: En antebrazo izquierdo
15 Senbon: Clavadas en 3 hileras de 5 en la solapa izquierda de la chaqueta
4 Bombas de humo: 2 en cada bolsillo del pantalón
Sello explosivo: plegado cual pañuelo en el bolsillo del pecho de la chaqueta
3 Alambres ninja: Que cuelga enrollado del cinto cual látigo
2 Píldoras del soldado (1 usada): También en el bolsillo de pecho
2 Mecanismos ocultos con kunai: Bajo ambas mangas de la chaqueta
Comunicador: En oído derecho
  • Fuerza : 4
  • Resistencia : 20
  • Agilidad : 20
  • Espíritu : 30
  • Concentración : 30
  • Voluntad : 30
Chakra : 109

Volver arriba Ir abajo

Takeru Madarame
Takeru Madarame
Renegado C

Re: [Misión C] No molestes a un león dormido.

Mensaje por Takeru Madarame el Miér Ago 01, 2018 2:07 am

Deshacerse de un cuerpo nunca le había pesado tanto como hasta ahora, la simple idea de tener que lidiar con el peso muerto de un animal que no tuvo nada que ver en el evento lograba corromper la poca cordura que le quedaba. Takeru tenía gran respeto hacia la madre naturaleza y sus ciervos, consideraba a cada ser un humano un estorbo más en el intento de paraíso que el destino había sembrado sobre Daichi, como si aquellos constructores divinos quisieran ser hundidos por su propia plaga. El herrero no hacía más que pensar que algún día dejaría de contaminar el mundo.

Por un momento Akeboshi se mostró mucho más avispado que él, tomó las riendas del carromato en un intento por retomar el ritmo que hasta ahora llevaban, debían llegar al famoso festival donde había sido convocado. —No sé qué mierda encontraremos al llegar, pero espero estar preparado para ello. —A decir verdad, la duda lo carcomía, estaba interpretando a alguien que desconocía por completo, no tenía idea de que hacer en cuanto estuviera rodeado de gente, mucho menos sabría cómo comportarse en caso de tener que lidiar con cosas importantes. Por lo visto su máscara era cuando menos signo de ser superior a los cadetes comunes.

La carrera de caballos surtió efecto y conforme avanzaban por los cavernosos caminos una luz en el fondo cobraba vida, se acercaron de forma rauda hasta la ubicación. Cincuenta metros antes podrían notar como se trataba de una especie de salida, la inclinación era notoria, volvían a la superficie. Takeru entendió entonces que se trataba de una forma de ocultar su guarida, el bosque hacía de última línea para los carromatos y las cavernas naturales había hecho el trabajo de formar un camino secundario. Grandioso era el ingenio de los humanos cuando se trata de sobrevivir.

¿Preparado? —Dijo entre risas probando que Akeboshi pudiera escucharlo, Takeru hizo lo propio acomodando el poco equipo que llevaba encima, sabía que llevar más sería complicado. Puso todo en orden para parecer un botín, planeaba echarle la culpa al enano. Pobre Kazu, su despertar sería maravilloso. En cuanto salieron de la cueva encontraron que estaban en una especie de campamento, se podían ver un par de edificios de dos pisos donde transitaban hombres aun uniformados, sin embargo, al fondo una especie de gran almacén se habría paso y tenía una hermosa cabeza de león tallada sobre lo que parecía la entrada principal.

Se podía notar como ardía fuego en su interior, incluso quebraba lo lluvioso que estaba todo, pues como podían suponer la tormenta había cobrado algo de fuerza. Los caballos se detuvieron cuando un hombre con el mismo uniforme de Akeboshi se interpuso en el camino. — ¿Novedades? —Preguntó mientras se acercaba peligroso a la carreta, notó entonces la presencia de Kazu atrás y mantuvo un corto silencio, para después mirar directamente al herrero. —Comerciante, quiso robarnos, decidimos traerlo junto a lo que llevaba en su carromato. —Trató de buscar un tono neutro, los dioses favorecieron el evento con la lluvia, era casi indistinguible lo que decía.

Vale, a la zona de descarga y después a la ceremonia, por favor. —Musitó haciéndose a un lado y saludando a Takeru con la misma firmeza que el ya muerto mercenario. — ¿Quieres seguir encubierto o nos ponemos a explorar? —Preguntó el pelinegro relamiéndose los labios. Y es que al frente se podía observar una gran zona de aparcamiento donde seguramente podrían empezar a jugar.


Cosas:
Inventario Bélico:
Estuche grande — A la altura de la cintura, en la espalda.
—2 pergaminos de almacenaje rojos.
——Bomba dragón tipo almacén preparada.
—1 pergamino de almacenaje naranja.
——Bomba dragón tipo trampa preparada.
—1 pergamino de almacenaje blanco.
——Mochila sellada.
———Capa impermeable.
———Respirador.
———Recipiente.
———2 tonfas.
—4 píldoras del soldado (Una usada).
—1 bomba de luz.
—Comunicador (En el oído derecho).
—3 bengalas.
—2 bombas de humo.
—3 sellos explosivos.
Estuche mediano izquierdo — A la altura de la cintura, en la espalda.
—20 clavos makibishi.
—10 senbons.
Estuche mediano derecho — A la altura de la cintura, en la espalda.
—20 shurikens.
Estuche pequeño — Muslo izquierdo.
—5 kunais.
Estuche pequeño — Muslo derecho.
—5 kunais.
Nota invocadora — Sobre la muñeca izquierda.
—Pergamino de almacenaje azul sellado.
——Tantō sellado.
——Zanbato sellado.
——Naginata sellada.
——Kusarigama sellada.
——Garras selladas.
Nota invocadora — Sobre la muñeca derecha.
—Pergamino de almacenaje negro sellado.
——2 puños americanos sellados.
——Nunchaku sellado.
——Shuriken grande sellada.
——Fūma shuriken sellada.
Lanzador de agujas — En el brazo izquierdo.
—5 senbons cargadas.
Mecanismo de kunai oculto — En el brazo derecho.
—1 kunai cargado.
Alambres ninja — enredados alrededor de la cintura.
Katana — Sobre el muslo izquierdo, a mano de su diestra.
Pergamino del arte Tensasai — En el bolsillo izquierdo de su abrigo.
—30 shurikens selladas.
Pergamino del arte Tensasai — En el bolsillo derecho de su abrigo.
—30 kunais sellados.
Técnicas y Estado:

Técnicas
—.

Estado de Takeru
90% del chakra total: Descansado y en perfectas condiciones, puede combatir con todas sus facultades físicas.
  • Fuerza : 22
  • Resistencia : 20
  • Agilidad : 20
  • Espíritu : 20
  • Concentración : 20
  • Voluntad : 20
  • Chakra : 100

Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado

Re: [Misión C] No molestes a un león dormido.

Mensaje por Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.