Últimos temas
Afiliados
Limpieza 05 - 11 - 18

Boku no Hero ROLLittle FearsPhotobucketCrear foro

Kiosuke Sawarabi # ID

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

avatar
Kiosuke Sawarabi
Getsu Jonin

Kiosuke Sawarabi # ID

Mensaje por Kiosuke Sawarabi el Vie Mayo 11, 2018 6:53 pm

Ojos Ambarinos
Complexión Atlética
Cabello Carmín
1.85m
20 Años
85kg
Grupo sanguíneo: AB +
País del Fuego — Getsugakure no Sato
Clan Inuzuka
RASGOS FÍSICOS
Tiene una cabellera ardiente, rebelde y desordenada, con un largo que alcanza la media altura de su cuello. Esta misma tiende una ligera tendencia a elevarse, y siempre se vislumbra de manera brillante ante la refracción de la luz, tanto solar como lunar. Su piel blanca parece delicada, pero no lo es, y tiene una tonalidad normal, ni pálida ni tostada, destacando que el lugar donde creció no tenía condiciones climáticas donde el sol no faltaba, y tampoco sobraba.

Los orbes del Inuzuka destacan por sobretodas las cosas en lo que respecta a sus rasgos. Las pupilas rasgadas y hundidas, como las de un animal, denotan su color ambarino en demasía. Es por esto que la mirada del shinobi puede perturbar a los que la reciben, puesto que el salvajismo que desprende es anti-natural, casi como sucede con todo shinobi destacable de su misma estirpe.

A pesar de que cuando era joven parecía más bien como un niño revoltoso que vivía en la calle, con el tiempo, Kiosuke fue madurando, volviéndose más prolijo y exhibiendo vestimentas mucho más formales, representando  de mejor manera a su aldea e ideales, y exhibiendo mayor imponencia de lo que su sola presencia era capaz de poner en juego con su sola presencia.

Si bien los símbolos de Getsugakure no Sato siempre van resaltados en él, como el chaleco táctico cubriendo su torso o la banda ninja en todo momento reluciente, él lleva una especie de malla negra de dos piezas, una superior y otra inferior, donde la del torso va muy pegada al cuerpo, sin mangas, y la que cubre todo por debajo de su cintura, es un poco más holgada. La primera prenda de buen vestir resalta cada uno de sus esculpidos músculos tanto en el torso como en sus brazos, pero la otra, se vuelve como una especie de pantalón largo y bombacho, que no impide de ninguna forma una grácil movilidad de su tren inferior; la particularidad de esta última pieza es que en sus muslos posee ciertos abrojos sobre las caras externas, donde puede enganchar sus estuches pequeños sin problema, con la misma firmeza que la mayoría  obtiene al afirmarlas con vendajes o cosas por el estilo.

A modo de cinturón, unas gruesas telas negras con bordados plateados se entremezclan con los estuches de armas medianos que lleva a cada lado de su cintura, y cubre por completo el más grande alineado a la perfección con su espalda baja, lo cual no es un impedimento para un fácil acceso a lo que contiene el mismo, ya que con un sutil movimiento todo puede ser solucionado.
DESCRIPCIÓN PSICOLÓGICA
En sus inicios, Kiosuke tenía una personalidad totalmente enérgica e impulsiva, carente de respeto hacia las jerarquías si es que estas se atrevían a insultarlo o rebajarlo de alguna forma. Él era salvaje, muy agresivo en ocasiones, dependiente de Koromaru para no pasarse de la raya y terminar con el cráneo fracturado ante un posible intento de confrontación, en contra de alguien más poderoso. Kio siempre fue como un animal salvaje, incapaz de comportarse de manera apropiada, con una inteligencia sin pulir, o dialecto poco desarrollado, pudiendo verse quizás como si de un hombre primitivo se tratase.

Era ingenuo, no se comportaba como un verdadero ninja, siendo capaz de poner nerviosos a sus compañeros en situaciones de calma absoluta. Su manera explosiva de ser y autoconfianza eran algo que no era bien visto entre los militares, pero que aún a pesar de ello, le bastó para convertirse en Chunin sin siquiera efectuar un solo cambio en lo que respectaba a su psicología.

Con el tiempo y tras encontrar un modelo a seguir, Kio comenzó a comportarse y demostrar que incluso el más primitivo de los hombres podía convertirse en un refinado diamante. Si bien su personalidad infantil a veces aflora en momentos de calma, en la actualidad ya no es el mismo chico ingenuo que anteriormente daba la espalda a posibles enemigos dentro de un campo de batalla. Su autocontrol destaca, y reconoce a la perfección cuál es su papel en batalla.

A pesar de haber madurado tras los hechos en el País del Fuego, aún puede ser imprudente e impulsivo. Él hace lo que quiere, cuando quiere y como quiere, aunque si hay alguien que respeta dándole órdenes, baja la cabeza, esconde la cola y obedece como el mejor de los soldados. Su carácter salvaje ahora permanece oculto en lo más profundo de su ser, y si bien algunas veces se lo ve actuar como un animal, ya no es tan exagerado como lo fue alguna vez. Podría decirse que tras las experiencias traumáticas sufridas en su paso por el Bosque Prohibido, Kio se ha vuelto un verdadero ninja que no puede ser tomado a la ligera por cualquiera, a excepción de su maestro que probablemente sea capaz de leerlo tan a la perfección como el propio Koromaru.

Leal en extremo hacia quienes tiene respeto o cariño, al punto de que, por ejemplo, en Koromaru ha llegado a depositar su total confianza más allá del lazo Inuzuka. Esto se traduce a veces, a que quien lleva los pantalones en la relación es el propio canino, y el ninja simplemente obedece sabiendo que su pensamiento es más frío  que el propio. Todo lo resuelve junto al can. Cuando alguien se vuelve  importante para él, se convierte en parte de su manada, haciéndole creer que es su deber ir hasta el fin del mundo para dar apoyo.

Kio admira a su maestro y lo admite abiertamente frente a cualquier persona, exceptuando a Keiko Mibarashi y el propio Ryuu Kobayashi, con quienes aparenta verse molesto pese a tenerles el máximo de los respetos. El hecho de estar junto a su maestro durante un largo tiempo, le ha llevado a imitarlo en ciertos aspectos de su vestuario y/o manías, y si bien en el pasado creyó que el hecho de fumar lo pondría a la altura de aquel que posee el título del más fuerte, con el tiempo se dio cuenta que esto no era así, pero de todas maneras, el vicio ya había se había arraigado lo suficiente a su ser.

A la hora de trabajar, logra centrarse demasiado, sucumbiendo ante la violencia cuando ve que por mucho que lo intente, su naturaleza es necesaria. Todo esto se debe a que él vive a base de instinto, y si bien la mayoría de las veces puede parecer un salvaje inculto, muchas otras muestra una postura totalmente precisa, o más bien, la de quien ha entrenado para superarse.
KOROMARU
Koromaru es un lobo cuyo aspecto es una perfecta combinación entre salvajismo y ternura, lo cual puede apreciarse según la personalidad que anhele mostrar a sus interlocutores. Su pelaje es principalmente de color canela, pero posee una especie de melena abultada alrededor de su cuello con ciertos detalles albinos, así como también algunos otros distribuidos a lo largo de su cuerpo. Su complexión es ligeramente delgada, aunque si se lo acaricia puede notarse cuan fibroso y bien alimentado está. Esto significa que quizás, a pesar de aparentarlo en algunos aspectos, no es un animal frágil o débil. Cada vez que enseña con rabia sus fauces perfectamente blanquecinas, pueden verse los fuertes músculos de su hocico bien remarcados.

A diferencia de Kiosuke, Koromaru puede ser fuego y hielo al mismo tiempo. Él siempre ha estado junto a su compañero evitándole problemas, demostrando una inteligencia y criterio que va más allá del que un Ninken normal tiende a desarrollar. Koromaru sabe reconocer cuando su compañero está a punto de estallar, y él tiende a reaccionar de la mejor forma, castigando al pelirrojo si es necesario para que este no salga perjudicado de ninguna manera. Pone en balance todas las cuestiones, y es el consejero al cual Kiosuke siempre recurre.

Puede hacerse entender a la perfección con cualquier otro humano ajeno a su dueño, mostrando un gran dominio y entendimiento de los idiomas, además de poder expresar todo su desdén con una fría mirada que se vislumbra inmensamente a través de sus ojos color carmín.

La relación que el can y su adiestrador poseen es la de hermanos; de hecho, ellos mismos se presentan de esa manera. Si bien el humano es como el hermano mayor, quienes conocen al dúo asumen que Koromaru es quien toma las decisiones. Para nadie es fácil comprender que el lobo sigue a su dueño a todas partes sin importar el destino, ya que pese a que Kio tiende a ser impulsivo, él sabe como desenvolverse para no fallar en la toma de decisiones.

Pese a que nadie es más importante que Kio para él, Koromaru es capaz de respetar y admirar a otras personas. Aquí es donde más se ve la personalidad amistosa del can, quien a pesar de mostrarse en extremo serio en algunas ocasiones, puede ser muy cariñoso con aquellos con los que siente empatía.
HISTORIA
Fumiko Sawarabi era una joven del País del Fuego que anheló desde temprana edad convertirse en kunoichi, al menos desde el día en que conoció unos shinobis de Konohagakure no Sato que la salvaron de unos malnacidos secuestradores, los cuales la habían atrapado y buscaban hacer vaya uno a saber qué clase de atrocidades con su cuerpo. Su familia no destacaba en lo absoluto, solo tenía a sus padres viviendo en Hi no Ishi, con un pequeño comercio de chucherías al que no le iba ni bien ni mal, y un par de tíos que si bien vivían en Getsugakure no Sato, estaban asilados del resto de la familia durante gran parte del año por cuestiones meramente confidenciales.

Pese a no tener ningún talento y ante todo pronóstico, la fémina logró su ingreso a la academia de Konohagakure no Sato, donde comenzó a entrenarse para cumplir sus sueños tarde o temprano. Allí conoció a Kiosuke Inuzuka, un joven talentoso del clan canino, quien junto a su compañera, un loba albina de nombre Ichimaru, deslumbraron a la fémina en todo su esplendor.

Lamentablemente para ella, se trataba de un joven ingenua que solo pensaba que ser una kunoichi era parte de un juego, y que no existía un mundo tan peligroso como lo era el de los ninjas. Jamás logró graduarse de la academia, pero aun así se mantuvo ligada a Kiosuke, quien la recomendó a su familia para ayudar en el criadero de Ninkens donde si bien sus tareas no eran de gran importancia, eran suficientes como para mantenerse viviendo dentro de los dominios de la aldea y no alejarse mucho de aquel que, muy en el fondo y a pesar de su frialdad, sentía cosas por ella.

Los años pasaron y aquel par inició una relación. No tardarían en casarse y tener al pequeño Kiosuke, quien heredó el mismo nombre que tuvo su padre, así como también él lo había hecho de forma directa por parte del suyo.

Tras el nacimiento del joven, la época que se avecinaba mostraba un clima realmente tenso, ante lo cual, el padre del niño mostró malos tratos tanto para con su mujer, como también para con su hijo. No tardaría en enviarlos fuera de la aldea, encargándose de borrar la ubicación de Konohagakure no Sato de la memoria de su esposa y establecerlos en Hi no Ishi, donde si bien aún estaban cerca de él, no eran una carga que pusiera en peligro las responsabilidades que el hombre tenía para aquel entonces, puesto que había logrado establecerse como Jonin pese a no ser el ninja más poderoso.

Desvinculado de una figura paterna, el Kiosuke menor creció con rebeldía durante sus primeros años de vida. No era un buen chico, causaba muchos problemas a su madre, pero esta le quería incondicionalmente pues era lo único que realmente valoraba de sí misma. Con el tiempo, el amor que esta profesaba al muchacho hizo que de alguna manera este  madurara levemente, manteniendo algunas de sus costumbres salvajes, pero dándose cuenta todo lo que sufría su madre por no ver a su esposo, aquel hombre al que odiaba en su interior y del cual no quería saber nada.

La guerra en el País del Viento se adjudicó la muerte del Kiosuke mayor, aquel que en sus últimas palabras envió a su hermana, la tía del joven, a entregarle a este en persona a Koromaru, una de las tantas crías que dejó Ichimaru poco tiempo después de haber iniciado la guerra.

El dolor de la pérdida quebró el espíritu de la madre de Kiosuke, quien se lo llevó lejos del País del Fuego hacia las tierras en donde sus tíos ya mayores vivían. Kio, por su parte, enojado con su padre decidió cambiarse el nombre a “Kio Sawarabi”, renegado de su figura paterna y haciendo de cuenta que este jamás había existido, pese a que poco tiempo después, logró ingresar a Getsugakure no Sato con ayuda de los parientes que residían allí, e involucrarse con la academia ninja de la aldea con el objetivo de cumplir de alguna forma, el sueño que su madre había tenido y que no fue capaz de cumplir; si él se convertía en shinobi, significaba que una parte de ella lo habría logrado.

A los diecisiete años de edad, Kio y Koromaru, quienes formaron una férrea relación entre sí, lograron graduarse de la academia ninja y comenzar con un nuevo legado familiar, pese a que dada su personalidad impulsiva y salvaje, no inspirara demasiada confianza entre otros militares.

Time Skip 6 DD

A sus casi diecinueve años ingresó al examen de ascenso Chunin donde tuvo que vivir situaciones de alta peligrosidad. Incluso con todos los defectos que el shinobi tenía para aquel entonces, logró anteponerse a los obstáculos que se impusieron en su camino, sobreviviendo, pero volviendo a su hogar tras haber recibido golpes en su espíritu que al día de hoy aún le atormentan. La personalidad de Kiosuke, o al menos su voluntad apabullante para con quienes luchaban hombro con hombro junto a él, pudo imponerse ante todo y aligeró su camino lo suficiente para no caer en batalla.

Durante su examinación, se dieron sucesos que afectaron al mundo entero. Casi pierde la cordura en conjunto de su compañero por los efectos de una técnica desconocida, perdió a su mejor amiga de aquel entonces, la cual fue secuestrada por Kumogakure no Sato y la guerra dio inicio entre figuras que quedarían grabadas en su memoria, dentro de las cuales, algunas se ganarían toda la atención del muchacho cuyo mayor anhelo desde entonces es desterrarlas del plano mortal con sus propias garras.

Tras la rotura de la alianza entre las aldeas y diversos factores que hicieron madurar al Inuzuka a lo largo de todo un año, aumentando sus capacidades de pelea en compañía de Ryuu Kobayashi, desarrollando su instinto rastreador y recibiendo enseñanzas de parte de una particular doctora de su aldea, la pareja que conformaba en conjunto con su hermano, se convirtió en un arma.

Él era el discípulo del más fuerte y quizás algún día, un futuro shinobi reconocido a nivel mundial. Kiosuke Sawarabi continuaba avanzando en contra de todo pronóstico, mejorando como persona y como shinobi, con el objetivo de sobresalir, superar, y corregir todos los errores que si bien no eran propios, tenían que ser corregidos por alguien... Kiosuke aceptaría todo el peso del mundo sobre sus hombros si esto era necesario, tanto para aligerar la carga del hombre al cual poco a poco admiraría, como también de la nación que le dió una vida más allá del sufrimiento que vivió durante sus primeros años de vida.

Volver arriba Ir abajo

avatar
Setsuna Kan'ei
Getsu Genin

Re: Kiosuke Sawarabi # ID

Mensaje por Setsuna Kan'ei el Vie Mayo 11, 2018 7:02 pm

EXPEDIENTE ACEPTADOLos cambios pertinentes a Kiosuke Sawarabi son correctos, ya que no cambian la escencia del personaje, sino que la mejoran y enriquecen. Las modificaciones realizadas, por lo tanto, se consideran válidas y aceptadas. Puedes proceder a realizar los registros, y recuerda ponerte un avatar con una imagen de tu físico actual <3 *le ladra antes de irse*

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.