Afiliados
Limpieza 05 - 11 - 18

Boku no Hero ROLVelmegunLittle FearsCrear foro

Cuidando a la Corona (Literalmente) [Pasado][Auto-Misión]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

avatar
Jin-Ho Ran
Kusa Genin

Cuidando a la Corona (Literalmente) [Pasado][Auto-Misión]

Mensaje por Jin-Ho Ran el Mar Mayo 22, 2018 6:45 am

Cuidando a la Corona (Literalmente)
Jin-Ho Ran
País de la HierbaKusagakure no SatoPasado
Estaba muy emocionado. Al fin, su primera misión oficial. Había completado su entrenamiento en la academia hace relativamente poco y su vida había dado un giro bastante importante, pero no por eso dejaría que todos sus miedos sobre fallar en ser un ninja y desentrelazar su pasado lo detuvieran de disfrutar las pequeñas cosas. Vamos, que de eso se trataba la vida, de disfrutar de todo aquello que nos vaya pasando. Aunque eso significara hacerse el tonto con algunas de sus emociones que se encontraban bien guardadas. En su corto tiempo de vida, se había hecho un maestro en el arte de esconder su emociones reales bajo esa capa de despreocupación y un tanto altanera que había creado. Y pensaba mantenerse así un tiempo mas... bastante largo.

Pero bueno, ahora a lo importante. Le habían asignado su primera misión. Lo había estado pidiendo por días. Visitando la academia para preguntarles como podían acelerar el proceso de designación, buscando alguna cosa en el tablón de misiones, hasta incluso había pensado en ir a hablar con la Kusakage... claro que eso fue antes de darse cuenta que sería la persona mas custodiada de todo el jodido universo ninja, y para acceder a ella debería convertirse en alguien importante. Pero cuando el sobre había llegado a su hogar esa misma mañana, su corazón palpitó fuerte. ¿Cual sería su primera misión?, tal vez fuera algo así como ir a salvar a una damisela en apuros o enfrentarse a un asesino a sueldo muy buscado o... - Custodiar y llevar la corona de cumpleaños de la joven Sun-Hee.- Bueno, eso había sido un completo fiasco.

- Por algo se empieza, ¿a que no? - le dijo su madre cuando le mostró el sobre. La hermosa Mi-So llevaba ropa de colores pasteles y el cabello recogido en una coleta, dejándolo caer de costado en su hombro en forma de lluvia. Su madre era hermosa, y siempre sabía que decir para hacerlo sentir mejor... pero hoy, no era el día. -No te desanimes mi pequeño- Le dijo mientras ponía una mano en su mejilla- Seguro que vas a poder sacar algo bueno e interesante de esta misión, ya veras. -Le batió el cabello con la misma mano que había estado sosteniendo su mejilla y le dio un beso en la frente.

Y así con la bendición de su madre, sus pocas ganas de comenzar la misión, su ego por el piso y su energía en las nubes, Jin-Ho comenzó a empacar sus cosas en la mochila. Si bien no era mucho lo que tenía que llevar y probablemente la misión no supondría ningún enfrentamiento de ningún tipo (exceptuando que tenga que separar a varios niños de una pelea por un pedazo de torta), su Tantō se encontraba firme en su cinturón, listo para usarse de ser necesario. Ese arma que le había dado su madre en su momento, guardaba una carga emocional enorme para el joven Ran. No solo fue un regalo, sino que simbolizaba la realidad de su pasado, que yacía escondida en alguna parte de toda esa maraña de mentiras que su madre le había dejado ver. Ademas, por alguna razón inexplicable, lo hacía sentir mas seguro cuando lo tenía cerca.

Según las instrucciones que le habían brindado, era necesario primero pasar a buscar el elemento en cuestión en el patio de uno de los herreros de Kusagakure, la anciana Sook-Hye, conocida en la aldea por ser una de las mas conocedoras del arte de la herrería y también con la capacidad de poder conocer detalles de un arma solo con verla una vez, o al menos eso decían de ella, Jin-Ho nunca la había visto en su vida. Tomando las riendas de la misión decidió comenzarla a toda prisa, a toda velocidad salió de su hogar rumbo a la zona de las herrerías.

Los pocos herreros de Kusagakure se encontraban trabajando a toda maquina esa tarde. Si bien no eran un pueblo bélico, Kusa aun significaba un peligro para algunas aldeas ninjas según había estudiado, por lo que el trabajo de los herreros era algo necesario al momento de la batalla. No puedes pelear sin armas, por mas que quieras ellas son parte de tu vida como Shinobi. Eso le había enseñado su padre antes de verlo por ultima vez. Había salido de la ciudad luego de la pelea que habían tenido hace un tiempo, en alguna misión que no se podía dar a conocer, y su madre y el habían quedado solos por meses... y aun estaban así. Era lo mejor. Las cosas entre sus padres no estaban bien, y siendo sincero, Jin-Ho disfrutaba mas vivir solo con Mi-So que con su padre.

Volviendo a los herreros, los hombres y mujeres de la zona tomaban mucho recaudo al momento de crear un arma. Era fantástico ver, a la vez que pasaba a gran velocidad por la zona, como cada uno hacía lo suyo propiamente. Algunas personas estaban golpeando el metal al rojo vivo creando la forma de diferentes armas: Katanas, Nunchakus, Senbons, Kunais, incluso algunas que nunca había visto en su vida, y como algunos otros luego de que el metal fuese moldeado, agregaban los detalles de diseño y utilidad en cada una de las herramientas. Era fascinante y a la vez, resultaba magnético el interés que le provocaba. Casi como removiendo algo dentro de su cerebro que estaba enterrado.

Cuando llegó a la tienda de Madame Sook-Hye, no le pareció para nada extraño la sensación de exclusividad que daba el mármol blanco que cubría la entrada, entrelazado con ramas de árboles y hojas de parra que le daban la sensación de estar entrando en un templo creado en nombre de alguna diosa de la naturaleza. Al ingresar, quedó aun mas asombrado. El blanco impoluto y majestuoso se volvía mas increíble por dentro, y cada detalle estaba cuidado. En la pared había armas enmarcadas, algunas katanas con el filo roto, y otras en perfecto estado, y otras armas que parecían ser importantes. Debajo de cada una de ellas, un nombre la adornaba. Cuando entró al recinto, el silencio le pareció aun mas extraño, puesto que esperaba que este lugar estuviera lleno de sirvientes, pero para su sorpresa, solo había en el fondo una anciana arrugada, con un vestido largo viejo y unas trenzas blancas que caían alrededor de su rostro. La anciana le sonrió y le hizo un gesto para que se acercara.

-Tu debes ser el mensajero que han enviado a por la corona, ¿verdad?. -Le dijo a Jin-Ho mientras se levantaba haciendo un pequeño esfuerzo visible, y se acercaba a una repisa que había detrás de su sillón. La imagen de la señora y sus alrededores no coincidían para nada. Eran como dos antítesis, dos caras de una misma moneda que dejaban a quien la viera extrañado. Parecía que su expresión fue muy obvia, puesto que la mujer dirigió su mirada a el soltando una pequeña risa divertida y cálida. -Seguro tienes la pregunta que todo el mundo se hace cuando viene. ¿Porque la majestuosidad a mi alrededor, si ya estoy vieja y no me visto acorde?.- Su mirada ahora fue a parar a cada una de las armas enmarcadas en las paredes.- Verás, este lugar esta construido de esta forma para albergar no solo a este cuerpo pesado y antiguo, sino a estas armas, que representan lo mejor de cada una de las personas que se pueden leer aquí.- Se acercó a una katana antigua rota y la tocó mediante el marco de vidrio que la recubría. - Cada una de estas, tiene un pasado, un presente y tal vez tenga un futuro. Pero no solo son un pedazo de metal. Cada vez que encontramos a nuestra compañera de ruta, nuestra extensión de la mano, aquel arma que va a ser nuestra defensa y a la vez nuestro deposito de confianza, se dice que dejamos una parte de nuestra alma en ellas. Y así es para mi - Se dio vuelta a ver a Jin-Ho - Estas representan cada uno de los soldados que cayeron para defendernos y defender la vida. Sus vidas y sus historias están en estas paredes, en estas armas que aun guardan el recuerdo de sus anteriores amos para la posteridad.

Algo en la forma en que Sook-Hye se había abierto y le había hablado desde el corazón le causo mucho asombro y a la vez, cariño. La forma en que hablaba pasionalmente de algo que hasta entonces para el solo era una herramienta, le parecía increíble. Tenía la sensación de que esta mujer era no solo un libro abierto, y una biblioteca andante de conocimiento, sino también una persona que amaba profundamente lo que hacía y daba lo mejor de si en cada cosa. La admiraba, y eso que solo la había escuchado hablar 5 minutos.

-No te quedes ahí muchacho.- Le dijo mientras se daba vuelta y volvía a la repisa a buscar la corona. - Ten modales, preséntate. Y dale una mano a esta anciana que no puede bajar la corona.-

Apresurado y extrañado, Jin se presentó rápidamente escupiendo las palabras de su boca.- Me llamo Jin-Ho Ran, es un gusto conocerla Madame Sook-Hye.- Se acercó a la repisa y sacó la corona de donde estaba anteriormente, luego se la entregó a la anciana que se la llevó a una mesa de mármol blanco que había a un costado. Parecía ser la mesa de herramientas de la señora, quien estaba terminando de darle los últimos detalles. Le colocaba una última perla de color rojo a la corona y la pulía bien con un paño. Al tomarla de las manos de la señora Jin notó el peso de la misma, y era extremadamente liviana para lo que en verdad parecía ser. Una obra de arte de la herrería. -Increíble, es muy liviana.-

La anciana sonrió y le señaló la puerta. -No tienes tiempo que perder joven Ran. Tu misión aun no termina. - Le dijo y Jin-Ho asintió con la cabeza. Comenzó a correr hacia la puerta cuando la voz de la anciana volvió a llamarle la atención.-Muchacho...-Jin paró al lado de la puerta. La anciana lo miraba con los ojos con una expresión entre tristeza, asombro y algo mas que no sabía que podía llegar a ser.- Cuando tengas un tiempo, ven a verme. Tu Tantō guarda mas secretos de lo que te crees.-

Las palabras fueron como un baldazo de agua fría para Jin. Se paralizó un instante, pensó detener la misión y acercarse en ese preciso momento a hablar con la anciana, después de todo era una invitación abierta a conocer más de su pasado. Pero solo asintió con la cabeza. Le habían enseñado en la academia que el código shinobi se respetaba por sobre todo. -Volveré entonces, Madame Sook-Hye.- La señora asintió sonriendo y le señaló la puerta.

Jin-Ho ajustó la corona en la mochila a sus espaldas y comenzó a saltar por los tejados y postes de luz de la aldea, trepando por árboles y saltando de rama en rama de árbol para llegar a tiempo a la fiesta. No hubo muchos percances en el camino, mas que algún que otro animal que salía de la nada y casi lo hacía perder el equilibrio, o una mujer que le gritó que era un salvaje por estar haciendo lo que hacía, pero como bien había dicho antes. La misión es lo primero. Faltaban 5 minutos para el horario estipulado de llegada por lo que aceleró incluso mas el paso corriendo a toda velocidad, controlando cada un par de segundos que la corona estuviera intacta. Cuando llegó a la casa de la joven Sun-Hee, la madre de la muchacha y la niña estaban esperando en la puerta. Ambas sonrieron al verlo llegar acalorado y transpirado.

-No pensé que enviarían a alguien tan joven- Dijo la madre de la niña, que tendría como máximo unos 30 años. La muchacha vestida de princesa de cuentos de hadas estaba impaciente por ver la corona, por lo que Jin no tardó un instante en sacarla de su mochila para entregársela, y ya que estaba, colocarla en la cabeza de la niña. La muchacha sonrió ante el gesto y cuando Jin vio la corona en su lugar, sonrió también. Los colores oro y rojo se mezclaban de una forma preciosa, que dejaban a la niña deslumbrante. Y todo se enmarcaba con la sonrisa de la muchacha, pura y sin ningún atisbo de maldad.

-Feliz cumpleaños, su majestad.-

Volver arriba Ir abajo

avatar
Setsuna Kan'ei
Getsu Genin

Re: Cuidando a la Corona (Literalmente) [Pasado][Auto-Misión]

Mensaje por Setsuna Kan'ei el Mar Mayo 22, 2018 9:15 pm

TEMA CERRADOPuntos otorgados a Jin-Ho.

  • Mediante post: 2.5 PN.
  • Recompensa misión: 750 Ryous.
  • Total PNs: 23 + 2.5 = 25.5 PN.
  • Total Ryous: 3750 + 750 = 4500 ryous.

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.