Últimos temas
» Hola
Hoy a las 8:00 am por Eijiro Yotsuki

» [PN] Compra Ninja
Hoy a las 7:59 am por Beretta

» Hellouuuu
Hoy a las 7:58 am por Eijiro Yotsuki

» [Libre] Si la montaña no va al ninja, el ninja va a la montaña
Hoy a las 7:54 am por Soma Saito

» [Summer Time] Registro de premios
Hoy a las 7:53 am por Beretta

» [Summer Game] Sigue nadando
Hoy a las 7:50 am por Nine Beasts

» [Summer Game] ¡A merendar!
Hoy a las 7:48 am por Nine Beasts

» Haciendo amigos. (Pasado)
Hoy a las 7:29 am por Farahan

» Extrañas Desapariciones [Samui Yotsuki][Auto-Misión C][Pasado]
Hoy a las 7:23 am por Jin-Ho Ran

Afiliados
Limpieza 10 - 06 - 18

 photo untitled45.pngBoku no Hero ROLLoving PetsCrear foroOne Piece Legacy

[Trama individual] Guardia real — Yatori Hoshino

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Trama individual] Guardia real — Yatori Hoshino

Mensaje por NB Narración el Mar Mayo 29, 2018 4:11 pm

Kumo no yōsai: Interior de la fortaleza
A diferencia de la rudeza que componía cada rincón de la gélida fortaleza, el interior daba a mostrar que tal gran estructura, tiempo atrás había dado cobijo a las deidades más envidiadas por los mismos humanos. Su esplendor y el modo con el cual cada centímetro del lugar se encontraba decorado por las mismas riquezas que siempre habían bañado las manos de sus más afamados lideres, provocaba que el frío de las montañas no tuviese tan siquiera un mínimo de protagonismo, más aún por las iluminadas habitaciones y pasillos que resguardaban a los altos cargos del exterior y con ello, los volvía ajenos a las grandes dificultades que los menos experimentados se encontraban viviendo en lo alto del lugar.

Grandes alfombras que parecían bañadas en el azafrán gracias a su tímido y fresco olor, cuadros que enmarcaban historias que ameritaban las miradas más curiosas, y esculturas que si bien en su mayoría se encontraban compuestas por mármol, en ocasiones se podría vislumbrar como el oro asomaba en sus más elegantes curvaturas.

El resonar de sus pasos por los hermosos y grandes pasillos demostraría la exquisitez de su interior, donde la historia había provocado que no todos tuviesen el honor de irrumpir en tales territorios, y es que, incluso a pesar de el gran número de riquezas, los experimentados guardias de los alrededores o los altos cargos que yacían por distintas zonas tomando protagonismo con sus papeles en aquel evento, eran lo suficientemente audaces como para evitar que los abandonados territorios hubiesen sufrido un mínimo daño, no por lo menos desde la última guerra.
Daimyo País del Rayo: Hime no Tora
Tras la retirada de los altos mandos, la joven Tora parecía mantener su desvirtuada compostura. No había gracia en su actuar, algo que distaba por completo de aquella gran elegancia o poder que mostraban quienes la acompañaban, el líder de la tan afamada Aldea oculta entre las Nubes, y aquella a la que adoraban cual diosa caída del cielo para comandar el país desde su hermoso trono: Hime no Tori.

El esplendor, las riquezas y la manera con la cual todo a su alrededor brillaba, nunca llegaba opacar tales presencias, pero menos lo haría cuando la jovencilla de doraba melena decidiese abandonar por completo el costado que la situaba por detrás, pero a su vez, junto a quienes comandaban la presentación y el país.

Son todos unos niños, no aprobará ninguno.— los vocablos despreocupados de la pequeña escaparían de sus labios con suma brusquedad mientras que sus ojos, cerrados, jugaban con el riesgo de la inconsciencia pero sobre todo, el orgullo. —Estoy segura de que hasta el idiota de Masao sería capaz de darles una paliza.— la toxicidad de sus palabras, escapaba cual veneno de sus labios, mientras que sus descalzos pies, adornados de rojizas garras, de igual forma que sus manos, crujían contra la rojiza y dorada lona que con grabados hermosos mostraban una elegante alfombra que ocupaba practicamente, toda aquella majestuosa sala que ya dejaba en la lejanía el palco. —Y ese estúpido no puede contra mi...— susurraría tras adelantarse, dejando atrás a Kuro Yotsuki, el cual parecía no reparar mucho en las palabras de la joven Tora.

Su postura despreocupada la llevo a alzar sus brazos, colocando así sus manos tras su propia cabeza mientras avanzaba sin importar los sermones que pudiesen suponer ser tan descortés o impulsiva. Después de todo, era la hija de la tan adorada Daimyo, algo que le brindaba una inmunidad que nadie podría llegar a superar si no era la misma Amaterasu.

Llegada hasta el centro de la habitación, la joven por fin voltearía su cuerpo, mostrando así su tan curiosa apariencia que, con protuberancias en la zona alta de su frente, le brindaba una salvaje mirada, algo perturbante, pero a su vez adorable; claro está, si olvidamos aquellas grandes garras que lentamente fueron perdiendo su posición tras la cabeza para posarse en su cintura, realzando aún más el desordenado y decorado kimono que siempre la acompañaba. Tonalidades amarillentas, negras, rojas y naranjas, algo que hacía justicia a su propio nombre.
Raikage: Kuro Yotsuki
Aún a pesar de convertirse en el primer oyente de las bruscas palabras de la joven Tora, el líder no llegaría a mostrar ni un solo atisbo de molestia en su rostro. La elegancia y la educación que mostraba ante la ostentosa ave que lo acompañaba, parecía apaciguar de algún modo la brusquedad que siempre lo había alzado a ojos de los demás, pero aquello no quitaba la grandeza, los detalles que lo mostraban como no solo un líder, si no tambien un rey entre reyes, una leyenda bañada en el oro de su pasado, de su apellido, y del mismo nombre que lo había convertido en uno con el hombre más admirado de todos los años en la nube, su padre.

Su mirada mostraba indiferencia y brusquedad, como si aquel que cayese bajo sus orbes carmesís se convirtiese en victima de una sentencia de muerte tan agria como torturosa, como si una pesadilla en vida tratase de masacrar las propias entrañas de sus victimas o incluso, de quienes se encontraban bajo su cargo. Pero su mismo titulo lo ameritaba, de igual forma que sus logros, que su ferocidad o el gran número de muertes con las cuales el gran líder había bendecido sus tierras.

No habían enemigos que pudiesen aplacar su fuerza, ni siquiera el hombre más fuerte del mundo, aquel que quebraba el terreno con la mirada, y hacía temblar los mismos demonios del inframundo. Él era el líder, quien comandaba incluso a su propia sangre, del país más poderoso, de quienes reinaban incluso en tiempos de guerra y que atravesaban hasta el corazón más poderoso.

Una presencia tosca, una espalda amplia y prendas que lo destacaban con gracia. Con una grandeza que atraería en cuestión de segundos dos guardias de oscuras prendas. Jonins, unos que si bien no eran destacados como todas las leyendas que hacían temblar el mismo país, demostraban ser expertos en la materia, no por nada se encargarían de tomar las espaldas del gran líder por mero protocolo, como si de su sombra se tratasen.

Deberías de marchar a Konoha, seguramente consigues comandar el País del Fuego mejor que su actual Hokage. — quebrada la actitud de la joven con dichas palabras, sus pasos pasarían al olvido. Su mano derecha, la cual hasta el momento se encargaba de tomar posición sobre el legendario Daikiri de los líderes se alzaría, dando así instrucciones a los Jonins que con un ligero gesto de cabeza se retirarían y, acto seguido, su cuerpo voltearía, realizando una ligera reverencia en dirección a Hime no Tori, un gesto de sumo respeto. —Vuestra guardia y mis shinobis se encargarán de la ceremonia. Puede retirarse a sus aposentos a disfrutar del espectáculo si es así como lo desea. — finalizada su reverencia, el líder volvería la mirada, buscando así a la joven que bajo la bendición de la Daimyo ahora tomaba posesión entre la más brillantes de las guardias. —En cuanto a tí, Yatori Hoshino. Desconozco sobre tus méritos, también sobre tus habilidades. Si bien formas parte de mis filas ¿Eres digna de tu rango? — palabras agrias, sin intención de crear más que una tosca fricción que despertase el estado de alerta de la joven.

Me tomaré la libertad de tomar responsabilidad de tus actos.
Daimyo País del Rayo: Hime no Tori
Se que es lo adecuado para mi hija, Kuro Yotsuki.— la profundidad de la voz de la Daimyo recorrería cada centímetro de la habitación mientras esta tomaba posesión en el lateral derecho del lider, quien no dudaría hasta el momento de fijar sus orbes rojizas de la joven Nara. — Después de todo, no fuiste tu quien se encontraba para salvar la vida de Tora cuando esta corría peligro.— a pesar de la brusquedad, o el descaro, no había forma de eliminar la dulzura y elegancia de sus palabras, menos aún cuando tras haber paseado por sus dos acompañantes, sus hermosas orbes fuesen a parar sobre la joven Yatori.

Sus hermosas prendas y sus decoraciones provocarían un pequeño retintineo, pero más lo haría el modo con el cual sus dos hermosas alas se alzaran, y sus pequeñas manos, que hasta el momento se encontraban escondidas tras su delicado plumaje, se juntarían en un gesto de respeto bajo las largas y blanquecinas capas de su kimono. — Espero no resulte una impertinencia mi actuar ante tí, pequeña.— sus ojos se cerrarían, y un ligero movimiento descendente de su cabeza mostraría un acto de suma educación hacia la menor, un exquisito protocolo incluso desde el escaño más cercano a la divinidad. — Marcharé a mis aposentos y no intervendré en vuestras obligaciones como shinobis. Podré encargarme de que Tora no escape de mi en esta ocasión. Estoy segura que se encuentra tan emocionada como yo de observar tal ceremonia, si no trata de intervenir por su propio afán.— gesticularía una ligera sonrisa una vez sus ojos se abrieran y volviesen a mostrar la hermosura de su accionar. — Dejaré que el señor Raikage se encargue de ti por el momento si no es una molestia. Tienes de mi completo permiso para golpearlo en caso de que se sobrepase.— finalizaría con una ligera risa, buscando brindar algo más de comodidad quien ahora, se trataba de una nueva integrante entre sus guardias.

Volver arriba Ir abajo

Re: [Trama individual] Guardia real — Yatori Hoshino

Mensaje por Yûgen Hotaru el Miér Mayo 30, 2018 5:13 pm



Continué mi marcha desde aquel palco al interior del recinto, marchaba en silencio con la frente en alto y a espalda de mis superiores en paralelo a su costado, la cantidad de lujos que el país seguía exhibiendo en sus celebraciones no dejaban de sorprenderme, más ahora no podía simplemente maravillarme o deleitarme por ese brillo, tenía la tarea y obligación de escoltar a la familia real durante todo el evento, así que continué siguiendo a los más altos rangos del país. Sin embargo la voz de Tora y su actitud habían provocado que mis ojos se clavaran completamente en ella durante todo su parloteo, aunque esta vez aquel que se había mantenido en silencio durante el recorrido finalmente hablaría provocando que pasará unos segundos mi indiferente mirada sobre él, escuchando y observando como con gestos tranquilos y palabras contundentes había hecho que la pequeña se silenciara.

Cuando la marcha finalizo un extraño sentimiento se generó en mi interior, en primera instancia las palabras de la feudal me llenarían de orgullo, una calidez indescriptible y una satisfacción sin igual era lo que sentía, solo pude juntar mis dos manos bajo aquellas mangas del kimono y agachar la cabeza en señal de respeto hacia la mujer pero a su vez las palabras me ponían en medio de una especie de altercado verbal que estaban teniendo aquel par, — Con su permiso. — fue lo único que mi voz pudo gesticular en ese momento para pasar bajo el mando del Raikage, no podía usar la frase característica de entendido porque podría ser mal interpretadas mis palabras por el Raikage y pensar que estaba aceptando golpearle en caso que me incomodara. Era un honor trabajar para la realeza, rodearme de altos cargos era simplemente magnifico, pero a su vez era algo de doble filo, una palabra errada, un acto de imprudencia o irrespeto y terminaría en la horca.

Centré ahora mi atención visual sobre el Raikage, alcé la vista y mi erguí mi cuerpo, manos a los costados de mi cuerpo y talones juntos, me estaba hablando la máxima autoridad militar y por eso mi señal de respeto era mantenerme firme, prevenida a sus instrucciones, — Trato de cumplir con las expectativas del rango,  me esfuerzo por mantener siempre en lo alto y llevar honor a nuestro estandarte. — respondería con seriedad, mi rostro continuaba sereno, inmutable, pero mi corazón latía aceleradamente, una vez más me enfrentaba al dilema no sabía si me era permitido hablar o no, si su interrogante era para ser respondida o solo era un monologo de su parte, mi cuerpo sentía aquel inusual frío que pocas veces experimentaba bajo estas situaciones, me quedé mirando al frente y en aquella misma postura, — Entendido. No defraudaré su confianza.— dije ante sus últimas palabras, si él tomaba responsabilidad de mis acciones no podría defraudarle, tenía que mostrar un comportamiento ejemplar y digno. Así que una vez más mi vida me la tenía que jugar, no en un campo de batalla si no en la burocracia de tratar con el alto mando sin cometer algún garrafal error verbal.


Acciones:


  • Caminó detrás del grupo hasta que se detienen.
  • Miró a Tora y luego al Raikage durante su intercambio de palabra.
  • Hago una reverencia con inclinación de torso hacía delante mientras la feudal se retira. Me despido de ella con un “Con su permiso”
  • Me colocó en posición firme frente al Raikage.
  • Respondo la interrogante del Raikage.

Stadisticas:

  • Fuerza : 30
  • Resistencia : 30
  • Agilidad : 30
  • Espíritu : 62
  • Concentración : 60
  • Voluntad : 30
Chakra : 222

Inventario:

Estuche Pequeño (Derecho 1)

  • Bombas de Humo x2
  • Alambres Ninjax5


Estuche Pequeño (Derecho2)

  • Kunais x1
  • Shurikensx4

Estuche Pequeño (Izquierdo)

  • Kunais x2
  • Shurikensx2

Estuche Pequeño (Izquierdo2)

  • Kunais x3
  • Shurikensx2


Estuche Mediano (Cintura)

  • Kunais x3
  • Sellos Explosivos x2
  • Bomba de luz: x 2
  • Shurikens: x 4



Otros Items

  • Comunicador (Oreja) x1
  • Daikiri x1
  • Kami no Te (神の手, La Mano de Dios): x 2 (En cada ante brazo)



Técnicas:

País del Rayo - Kumogakure




« »
— —
—  —




Premios:


Volver arriba Ir abajo

Re: [Trama individual] Guardia real — Yatori Hoshino

Mensaje por NB Narración el Mar Jun 05, 2018 1:39 am

Daimyo País del Rayo: Hime no Tora
Sentirse aislada de aquella conversación se convertía en un trago de mal gusto para la menor del lugar. Su rostro se había convertido en una agria prueba de ello, provocando que sus labios se torciesen y sus pequeños brazos terminasen por viajar desde sus desordenadas prendas a sus caderas, posándose en jarra como si tratase de mostrar cierta autoridad en su ignorado porte mientras los altos cargos parecían entablar una acalorada conversación incluso en presencia de una de sus guardias. Odiaba aquello, pero realmente no había modo con el cual la joven diese rienda suelta a sus "pataletas" no por lo menos cuando Kuro Yotsuki se encontraba enfrente y no había un Masao al cual estropear la existencia.

Pero los formalismos la hastiaban incluso cuando acostumbraba a vivir entre ellos por su titulo.

Su nariz se arrugaría, y tras ver que la rubia se encontraba lo suficientemente reclamada por el líder, giraría su cuerpo para correr en dirección a su madre, poniéndose así en su costado y volteando cuando esta misma lo hizo con intención de retirarse. —Tsk. Odio que no me haga caso. — mascullaría por lo bajo de modo que tan solo la Daimyo fuese consciente de la pataleta que la menor estaba sufriendo a la par que observaba de reojo a la Kunoichi que parecía estar rindiendo culto a su líder. —Quiero que Yatori me entrene.— añadiría por lo bajo antes de voltear por completo en dirección a la salida junto con aquella hermosa ave de ostentoso kimono, siendo así acompañados por los guardias que hasta el momento se encontraban fuera de aquel enorme salón.
Raikage: Kuro Yotsuki
Los actos de la reina quedarían resguardados por las orbes carmesís del líder que, tras haber tomado bajo su recaudo las palabras de la joven kunoichi, se limitaría a volver la mirada ligeramente al suelo, cerrando así los ojos con sumo respeto mientras ambas deidades se retiraban del gran salón. No hizo más falta que aquella pequeña inclinación de su cabeza y el tacto de su hermosa espada bajo su diestra, tornando aquella empuñadura en un tesoro que solo unos pocos como él podrían llegar a catar. Era el líder, la máxima autoridad ¿Pero como luchar contra las tradiciones y el gran poder que las mismas escrituras habían alzado para manchar el mundo mortal con la sangre de sus más preciados tesoros? No había nadie que pudiese luchar con las mayores entidades divinas, ni si quiera uno de los hombres más audaces y brillantes del mundo.

Tan pronto ambas presencias se hubiesen retirado se erguiría por completo y tras ello volvería una vez más su inquisidora mirada directa a las doradas orbes de la kunoichi. —Fuiste citada por orden de la Daimyo pero es ahora cuando quedas bajo mi recaudo. — añadiría antes de voltear en dirección contraria, comenzando a caminar por el pasillo que yacía a su izquierda y con ello, que tomaba el rumbo más lejano al cual ambas deidades se habían retirado. —Llego un informe sobre tu ascenso no solo de rango por mero gusto de su alteza, si no también a la hora de formar parte de la guardia de su hija. Si bien soy consciente de ello hasta el momento no has llegado a servir en mis filas ni tienes mi aprobación a la hora de ostentar tal titulo. — sus vocablos sonaban con rudeza a la par que sus pasos lentamente lo irían alejando de la habitación tras cruzar el hermoso umbral que remarcaba el inicio de un delicado pasillo, que si bien era algo más estrecho, no quitaba la grandiosidad de sus adornos. —La vida de todos los ciudadanos del País del Rayo quedan bajo el recaudo de los brazos de Hime no Tori, pero eso no quita que el máximo responsable de la supervivencia de todos sean quienes salen de entre mis filas a servir al país.

El retintineo de los adornos que componían su blanquecino y brillante porte remarcaban el poder de sus pasos a medida que sus zapatos resonaban por los pasillos, comandando al frente mientras que aquella capa decorada por la piel negra de sus adornos danzaba con cada uno de sus movimientos. —Así que si bien tomaré tus palabras a la hora de no defraudarme, cualquier error será castigado. — Sus orbes carmesís se mantendrían al frente, pero finalmente sus palabras se verían obstaculizadas por la llegada de una sombra veloz, un halo oscuro, pero a su vez hermoso por aquella luz de luna que remarcaba cada detalle de su hermosa melena albina.
Lider ANBU Kumogakure: Aramis Voda
La elegancia de su accionar, provocaría que sus dotes como lider ANBU no fuesen más que un claro determinante de su postura. No había sonido que hubiese servido como testigo de su llegada, no hasta que su mirada se clavase en el suelo, de la misma manera que lo había hecho su rodilla derecha, y su brazo contrario al apoyarse en la siniestra. Una figura hermosa, oscura, con un enorme abanico que decoraba su espalda y se vería parcialmente oscuro por una larga melena albina que parecía reflejar los rayos de la misma luna incluso cuando el sol se encontraba en su maximo exponente.

Señor.— su voz escaparía como un dulce y tenue hilo de pura elegancia. Su rostro en cambio yacía oculta por su rostro clavado en el espacio que los separaba no solo a ella y al líder, si no también a la joven kunoichi en caso de que hubiese seguido de cerca los pasos de uno de los hombres más poderosos que jamás había conocido Daichi.

A la espera de ordenes, tan solo esperaría en silencio mientras obstaculizaba el camino con su presencia, domando aquel pasillo a escasos cuatro metros desde su situación. Una clara muestra de la soberanía de Kuro Yotsuki, y de la admiración de sus más poderosos seguidores.

Volver arriba Ir abajo

Re: [Trama individual] Guardia real — Yatori Hoshino

Mensaje por Yûgen Hotaru el Mar Jun 05, 2018 3:23 am



— Entendido. — dije bajando la cabeza ante la instrucción que me estaba dando de pasar bajo su mando pese a haber sido citada por la feudal del país, el hombre se daría la vuelta e inmediatamente comenzaría a caminar a su espalda manteniendo una distancia de un metro y caminando a su costado derecho, escuchaba con mucho detenimiento las palabras que el hombre expresaba, tenía lógica lo que estaba diciendo y si en algún momento llegaba a perder de lógica, simplemente tenía que aceptarlo, después de todo éramos militares, continué mi caminata con tranquilidad, pesé a las aguerridas palabras del hombre mi ánimo no se vio afectado, solo me dejaba en claro que debía esforzarme lo suficiente como para que el Raikage pudiera darme su aprobación, — Entendido. Raikage-sama.— era lo único que podría decir ante la ofensiva del vocablo del hombre, no podría interrumpirle, mucho menos desobedecerle, así que era mejor seguir avanzando, pero justo cuando iba a hablarle respecto a su aprobación, de intentar ganármela, o demostrar el amplio interés que tenía por ser útil a la aldea y más que eso de ganarme su bendición de ostentar el título, una presencia aparecería haciendo que mis intenciones se vieran neutralizadas temporalmente.

Algo que tenía bastante claro desde que la Feudal me nombro Chunin y guardia real, era que mi antigüedad en ese sitio era nula, así que todo militar que caminara por allí era mayor rango que yo, o en su defecto más antiguo que yo, en este caso la destacable militar que acababa de aparecer adoptaría una posición mucho más formal de saludo, así que inmediatamente saldría del sendero para ubicarme a un costado del Raikage, imité la postura que la peliblanca había hecho, agachando la mirada y apoyando la rodilla derecha en el suelo y dejando mi mano diestra sobre la contraria, mirada al piso y manteniéndome seria ante la aparición. Mi postura era por disciplina, entrenamiento y código militar.

— Senpai. — expresé refiriéndome a la mujer recién llegada, mi postura respetuosa imitaba a la de peliblanco con un mayor rango que el mío y mi saludo aunque era dirigido hacía ella no dejaba de restarle importancia al superior de ambas que era el Raikage al estar reverenciando directamente su persona, mantendría entonces la cabeza gacha y aquella postura aguardando instrucciones de ambas partes.

Acciones:


  • Escucho las palabras del Raikage y las acepto.
  • Camino a sus espaldas sobresaliendo por su costado derecho.
  • Me coloco al costado del hombre reverenciándole de la misma forma que la mujer y le saludo con respeto a la recién llegada con la palabra Senpai, usándolo como honorifico jerárquico.

Stadisticas:

  • Fuerza : 30
  • Resistencia : 30
  • Agilidad : 30
  • Espíritu : 62
  • Concentración : 60
  • Voluntad : 30
Chakra : 222

Inventario:

Estuche Pequeño (Derecho 1)

  • Bombas de Humo x2
  • Alambres Ninjax5


Estuche Pequeño (Derecho2)

  • Kunais x1
  • Shurikensx4

Estuche Pequeño (Izquierdo)

  • Kunais x2
  • Shurikensx2

Estuche Pequeño (Izquierdo2)

  • Kunais x3
  • Shurikensx2


Estuche Mediano (Cintura)

  • Kunais x3
  • Sellos Explosivos x2
  • Bomba de luz: x 2
  • Shurikens: x 4



Otros Items

  • Comunicador (Oreja) x1
  • Daikiri x1
  • Kami no Te (神の手, La Mano de Dios): x 2 (En cada ante brazo)



Técnicas:

País del Rayo - Kumogakure




« »
— —
—  —




Premios:


Volver arriba Ir abajo

Re: [Trama individual] Guardia real — Yatori Hoshino

Mensaje por NB Narración el Sáb Jun 09, 2018 1:34 am

Raikage: Kuro Yotsuki
La llegada de la albina ante sus orbes carmesís, provocaron que de inmediato sus palabras se viesen selladas, dejando a un lado aquella conversación que compartía con la menor para así mostrar una mirada impacible, tan justiciera como la misma que dedicaba a todos. El último sonido que llegaría a oídos de ambas Kunoichis en el momento que sus rodillas tocaron el suelo, se convertiría en el pequeño balanceo de las delicadas cadenas doradas que enmarcaban el poder de la empuñadura de su Daikiri, junto con aquel arrastrar de los zapatos del líder, que ahora, frente a ellas, se encargaba de estudiar cada uno de sus actos con suma superioridad. No por nada era el hombre más reconocido de Daichi entero en cuanto a privilegios militares y avances de conquista.

Ante sus ojos todos eran inferiores, exceptuando a la guardia que generalmente se encontraba en su retaguardia, aunque eso no los convertía en dignos y mucho menos, en personas que se pudiesen asemejar a la grandeza que no solo destilaba su enorme porte, si no también, su característica aura repleta de poder, de condecoraciones, pero sobre todo, de leyendas de las cuales todas y cada una de ellas eran ciertas.

Aramis Voda, te hacía partiendo en dirección al País del Hierro. — Su voz resonaría con arrogancia, pero aquello no inmutaría a la albina que aún yacía postrada ante él. —Me tomaré tu presencia como una despedida para partir en breve a cumplir con tus obligaciones. — su mirada se encargaría de hacer caer toda la brusquedad de sus expectativas sobre los hombros de la joven, pero no llegaría a recibir respuesta por parte de esta. —Levántate y preséntate. En esta ocasión tengo una pequeña invitada, la nueva guardia de Hime no Tora. Quizás podrías brindarle alguno de tus conocimientos, después de todo al parecer tu querido pupilo quedo reducido en cenizas del olvido. — finalmente, el veneno que yacía oculto tras su robusta presencia le brindaría la oportunidad perfecta para mostrar una curvada sonrisa.

El nuevo sonido de los adornos de su arma daría paso a una nueva orden que, con un solo gesto de su siniestra, invitaría a la menor a ponerse en pié, de igual modo que lo hacía la albina.
Lider ANBU Kumogakure: Aramis Voda
Cual simple marioneta dispuesta a afrontar cada una de las palabras de su líder, la joven Aramis permaneció en completo silencio mientras su mirada se encontraba clavada en el suelo.

Su hermosa melena recaía con suma elegancia, pero más lo haría cuando su cuerpo se alzase a la orden del líder, añadiendo a sus movimientos un pequeño giro en dirección a la joven kunoichi de dorada melena que se encontraba en uno de los costados del líder, ofreciendo el respeto que este merecía por encima de todo.

Sur orbes celestes se encargarían de examinar en silencio cada uno de sus rasgos, pero finalmente el protocolo que significaba encontrarse frente a Kuro Yotsuki la llevaría a bajar ligeramente la cabeza mientras escondía sus hermosas piedras azuladas. — Aramis voda.— añadiría a la par que volvía a alzar su cabeza para así fijar su mirada indiferente y vacía sobre el cuerpo de la menor. — Lider del escuadrón ANBU de Kumogakure no Sato.— tras su vacía presentación, la joven no esperaría para volver sus claras orbes en dirección al líder, manteniendo su cuerpo con una relajación propia de una profesional y sin ningún tipo de gesto ido de todo entre sus movimientos. Una reina de hielo, una mujer que parecía no tener rival, menos aún cuando aquel artilugio que yacía tras su espalda se alzaba, mostrando la brillante pertenencia que acariciaba hasta el momento su delicada línea.

Los preparativos se encuentran listos. Partiremos a la noche junto a el escuadrón S en dirección al País del hierro. Me he encargado de contactar personalmente con Kitsune Yamanaka para recibir la información necesaria sobre Kazuo Nendo, quien parece haber tratado de frustrar su avance hacia el País del fuego.— finalizado el pequeño informe, sus labios se sellarían y sus pies se juntarían al completo, provocando no solo un pequeño choque entre sus talones, si no también el sonido de su brazo derecho alzarse y golpear su pecho en el lado izquierdo, justamente por encima del corazón. — En cuanto a su petición.— añadiría a la par que deshacía aquel pequeño saludo y adoptaba una posición algo más relajada. — Dudo que la joven necesite de mi asistencia, Aoi Kurano y su hermana Hotogi Kurano son grandes especialistas nacidas en una de las mejores familias de la aldea. Si bien me encuentro en la élite del país, eso no eclipsa lo suficiente a quienes se encargan de proteger a la reina.

Volver arriba Ir abajo

Re: [Trama individual] Guardia real — Yatori Hoshino

Mensaje por Yûgen Hotaru el Dom Jun 10, 2018 7:00 am



Me sentía honrada de estar ante semejante personalidades, la dirigente de una de las fracciones militares más poderosa de la aldea, el líder de la villa y hasta hace poco la feudal con su hija, no podía evitar tener los labios resecos, la boca sin una gota de humedad, mi corazón latía acelerado mientras mantenía aquella postura de respeto hacía el Raikage, mis oídos muy atentos y curiosos a las palabras que estos seres estaban emitiendo, aparentemente estaban tratando un asunto de algún trabajo, así que solo guardaría silencio, escuchando las palabras de aquel hombre, me sentía sobreestimada y a la vez menospreciada, sí, suena algo confuso, pero así me sentía, esta clase de situaciones me continuaban mostrando lo insignificante que era y lo mucho que me faltaba por avanzar para estar a la par de esas dos deidades en el ámbito militar. Asentí con la cabeza ante la instrucción gestual del Yotsuki, me coloqué de pie colocándome firme, talones pegados, manos a los costados de mi cuerpo, palmas abiertas y pegadas a la altura de los bolsillos, ante la presentación de Aramis, giré delicadamente mi cuerpo para corresponder con una reverencia, incliné mi torso hacía delante y agaché la mirada.

Iba a decir mi nombre y presentarme apropiadamente, pero mis labios justo estaban por iniciar a gesticular, cuando la mujer que dirigía las fuerzas especiales empezaría a detallar un informe en dirección a nuestro líder, guarde silencio y me quedé ahora una vez más con el cuerpo rigido y firme, mirando al frente y aguardando instrucción alguna de mis superiores, los militares estábamos hechos para servir, para cumplir las instrucciones y no interpretarlas, así que aunque las palabras del rubio sonaban elegantes y tentativas al referirse a mí como invitada, no lo era, estaba muy consciente de eso, el sonido de los talones de la mujer me hizo mirarle un segundo, para inmediatamente imitarle respondiendo el saludo, que aunque no iba dirigido hacía mí, debía imitarle, puño al pecho y luego retomar la postura rígida y firme, a diferencia de ella no tenía tanta autoridad como para tomarme sus presencias tan relajadamente.

Una acción notoria de mi parte fue que al momento de escuchar la respuesta sobre la petición del Raikage mis ojos se clavaron momentáneamente sobre la peliblanca, estaba ansiosa por escuchar lo que alguien con su experiencia tenía que decirme, sugerirme o cualquier cosa que pudiera servirme para cumplir con mi deber, sin embargo su respuesta fue inesperada y cortante, mis labios se movieron un poco queriendo o mejor dicho, deseando tal vez solicitar una reconsideración de su pensamiento, pero era inmoral hacerlo, así que solo me mantendría con mis palmas pegadas a la altura de cada bolsillo del pantalón, firme y erguida, talones juntos.

Admiraba a todos mis superiores, los respetaba, seguiría sus órdenes sin preguntar o titubear, así que sus palabras eran siempre bien recibidas aunque en este caso me desanimé un poco, más mi rostro trataba de mantenerse igual de sereno y despreocupado, muy a pesar de estar muriéndome de nervios por dentro, mi respiración era controlada sí, pero mi cuerpo estaba como un tempano de hielo, solo escuchaba y les apreciaba visualmente a ambos.
 
Acciones:


  • Escuchó al Raikage hasta que me ordena colocarme de pie.
  • Me coloco de pie y escuchó el informe de Aramis, una vez ella saluda nuevamente con el golpe al pecho y juntada de talones, le imitó a manera de respeto.
  • Retomó la postura firme y miró con ilusión a la peliblanca aguardando su consejo.
  • Al no haber consejo alguno, mis labios se mueven un poco tratando tal vez de generar una petición pero sin emitir sonido.
  • Me mantengo firme y dispuesta aguardando mis siguientes instrucciones.

Stadisticas:

  • Fuerza : 30
  • Resistencia : 30
  • Agilidad : 30
  • Espíritu : 62
  • Concentración : 60
  • Voluntad : 30
Chakra : 222

Inventario:

Estuche Pequeño (Derecho 1)

  • Bombas de Humo x2
  • Alambres Ninjax5


Estuche Pequeño (Derecho2)

  • Kunais x1
  • Shurikensx4

Estuche Pequeño (Izquierdo)

  • Kunais x2
  • Shurikensx2

Estuche Pequeño (Izquierdo2)

  • Kunais x3
  • Shurikensx2


Estuche Mediano (Cintura)

  • Kunais x3
  • Sellos Explosivos x2
  • Bomba de luz: x 2
  • Shurikens: x 4



Otros Items

  • Comunicador (Oreja) x1
  • Daikiri x1
  • Kami no Te (神の手, La Mano de Dios): x 2 (En cada ante brazo)



Técnicas:

País del Rayo - Kumogakure




« »
— —
—  —




Premios:


Volver arriba Ir abajo

Re: [Trama individual] Guardia real — Yatori Hoshino

Mensaje por NB Narración el Lun Jun 11, 2018 11:47 pm

Raikage: Kuro Yotsuki
Ante el reporte de la albina, Kuro Yotsuki se mantuvo en silencio, tomando bajo su recaudo cada una de las palabras que esta le dedicaba. No era un hombre al que le interesase realmente esperar para recibir resultado de sus misiones oficiales, pero en aquella ocasión se tomaría la libertad de simplemente callar y dar paso a una victoria más que fructífera por parte de quienes conformaban su equipo de élite.

Sabía que dudar de Aramis Voda era algo estúpido, no solo por sus experiencias, si no también por su papel principal a la hora de conseguir la información que el País del Rayo tanto ansiaba sobre Kirigakure no Sato, una misión que si bien no todos habían podido cumplir con facilidad, tomaría más de diez años en la vida de la fémina. Quizás una de las razones por las cuales el líder, no llegaba a escatimar en detalles como la tardanza cuando se trataba de ella, sabía que todo se encontraba bajo control.

Conozco a mis shinobis, las hermanas Kurano pasaron por mi mandato antes de convertirse en guardias de Hime no Tori, de igual manera que lo hizo la joven Hoshino. — añadiría antes de comenzar a caminar nuevamente, provocando una reacción protocolaria por parte de la albina que, rápidamente se haría a un lado y quedaría completamente estática mientras observaba como el líder parecía tomar rumbo al frente, dejando a ambos kunoichis en su retaguardia. —Aprovecharé que te encuentras presente para encargarme de lidiar con unos asuntos pendientes. Esperaré noticias de tus reportes lo antes posible asi que espero no pierdas el tiempo. — finalizados tales vocablos, el rubio cedería en su avance para voltear sobre su propio cuerpo, quedando así de cara a ambas jóvenes con un semblante serio —Parece que con el pasar de los años las generaciones del País del Rayo se vuelven más débiles, encárgate de que en esta ocasión las cosas no sean de esta manera. Estoy harto de lidiar con escoria que ni si quiera merece abanderar el símbolo de nuestra aldea. Esa cría, la Yamanaka inútil, será enviada al País del té. Veremos cuanto tiempo consigue mantenerse con vida.
Lider ANBU Kumogakure: Aramis Voda
Si, señor. Me encargaré de los preparativos para su nuevo hospedaje en la isla.— junto a sus palabras, una nueva inclinación respetuosa de su cabeza daría a mostrar sus orbes cerradas, delatando de tal modo la importancia de la cual el líder estaba dotado con tan solo su titulo, y su nombre. No había persona entre los dominios del rayo que pudiese tan si quiera igualar su poder, y eso había provocado que hasta el momento, no hubiese nadie con tan si quiera la mínima intención de ver como sus orbes ardían en el mayor de los fuegos, claro está, si no hablábamos de la familia "Hanabusa" que hasta el momento yacía en el olvido.

Pero ni si quiera Aramis Voda se había sentido con el poder de enfrentarlo, tampoco es que quisiese, después de todo era una férrea amante de las tierras que se encontraban bajo sus pies, tierra que había mantenido a salvo junto al artilugio de su espalda desde hacía ya mucho tiempo atrás.

Cuando el líder había vuelto a iniciar su partida, la albina alzaría su mirada, observando de tal modo la espalda de este, y, acto seguido, volvería sus hermosas orbes celestes hacia la menor de dorada melena, fijando así estas sobre ella. — ¿Te han dado alguna orden?— su cuestión iría cargada de indiferencia, un toque bastante común en ella siempre y cuando no se encontrase un líder como el Yotsuki brindando sus ordenes. — Nuestro líder parece especialmente interesado en ti y en tu entrenamiento, y si bien tengo bajo mi mandato cuidar de ti partiré en cuestión de horas en dirección hacia el hierro.— seguidas de sus palabras se podría observar como la joven albina alzaba sus manos para colocarlas bajo su pecho, entrelazando así ambos brazos con elegancia pero a su vez, algo de superioridad, un detalle característico no solo en los shinobis de la nube, si no también en personas de gran importancia como lo era aquella mujer.

Volver arriba Ir abajo

Re: [Trama individual] Guardia real — Yatori Hoshino

Mensaje por Yûgen Hotaru el Mar Jun 12, 2018 8:50 am



Todo lo que se decía de la disciplina, rudeza y fiereza del líder de la aldea era cierto, hasta hoy tuve la oportunidad de escucharle y verle en persona, un gran honor debo admitir, su manera de referirse a las fuerzas militares era algo único, lo que me hacía recordar el motivo por el que me volví Kunoichi, era la única manera donde tus méritos te llevaban a cualquier lugar, sin importar género, edad, sexo, lo importante era tu determinación y trabajo, claro, además debías seguir un código, una guía y una serie de reglas nada complicadas que te permitirían alcanzar tus objetivos, sin embargo por la manera en que el rubio se expresaba, se daba a entender que no estaba muy satisfecho con la promoción que me acompañaba o mejor dicho con la generación mía en general, no lo refutaría, después de todo yo misma había visto personal inescrupuloso sin saber controlar su boca, su actitud, sin siquiera tener idea como actuar en formación o en equipo, me mantendría firme y erguida. Aquel hombre iniciaría aparentemente la retirada del pasillo, pero giró una vez más expresando unas últimas palabras hacía la líder ANBU, tras eso imitaría las acciones de Aramis para inclinar mi cuerpo de manera respetuosa mientras el Raikage se retiraba.

« ¿Yamanaka? ¿Será Hikari? » cuestioné en mi interior sin inmutarme, «¿País del té? » ese lugar resonaría en mi cabeza unos segundos, tratando de saber dónde quedaba o que era, tal vez fuera una especie de reformatorio donde le quitarían esa hiperactividad a Hikari, claro, si es que estaban hablando de ella, aunque por lo sucedido tiempo atrás ese mismo día, supondría que si era así, me reincorporaría al escuchar las palabras de la peli plateada,  — Sí, señora. — expresé apartando el poco aliento que había adquirido al momento que el Raikage nos diera la espalda, mis manos pegadas aun a las piernas, mis talones juntos, abdomen plano, mirada al frente, — Se me pidió cuidar a Tora-sama durante el evento, pero se me cambió la orden, Raikage-sama me pidió que le acompañara hasta este momento. — sentencie dando por finalizado el reporte de novedades hacía alguien que claramente era superior a mí, por la manera de actuar del Raikage y por su cargo simplemente tenía que comportarme.

Las palabras que expresó la mujer sobre el interés del líder hacía mí y mi entrenamiento me llenaría de orgullo, me hacían sentir que mis esfuerzos servían de algo, por lo menos lo suficiente para llamar la atención del líder de la aldea, — Me siento honrada de escuchar esas palabras, Aramis-sama. — confesé en ese momento, para volver a quedarme callada y mirando hacia él frente, no centrando mi mirada sobre ella porque sería irrespetuoso, solo mirando al frente, firme, serena, nerviosa internamente pero tratando que mi cuerpo no lo reflejara, ahora solo me tocaba aguardar sus siguientes instrucciones. A la expectativa, ansiosa por saber más detalles sobre Aramis Voda, tal vez ansiosa por algún día formar parte de sus filas en ANBU, a la vez curiosa por determinar los resultados de los exámenes, o por lo menos de observar que sucedía en aquellas plataformas. Iría un paso a la vez, primero cumpliría las órdenes de Aramis para luego intentar investigar que había sucedido.
Acciones:


  • Escucho la conversación del Raikage con Aramis.
  • Reverencio al Raikage mientras Aramis lo hace y comienza su retirada.
  • Retomó la compostura firme y erguida cuando Aramis se dirige hacía mí.
  • Hablo solo cuando me pide información. Retomó mi postura firme y erguida para seguir escuchando.
  • Siento emoción por sus palabras (Aramis), me siento orgullosa y honrada, feliz, pero a la vez curiosa por saber que había pasado con mis camaradas fuera de los muros.

Stadisticas:

  • Fuerza : 30
  • Resistencia : 30
  • Agilidad : 30
  • Espíritu : 62
  • Concentración : 60
  • Voluntad : 30
Chakra : 222

Inventario:

Estuche Pequeño (Derecho 1)

  • Bombas de Humo x2
  • Alambres Ninjax5


Estuche Pequeño (Derecho2)

  • Kunais x1
  • Shurikensx4

Estuche Pequeño (Izquierdo)

  • Kunais x2
  • Shurikensx2

Estuche Pequeño (Izquierdo2)

  • Kunais x3
  • Shurikensx2


Estuche Mediano (Cintura)

  • Kunais x3
  • Sellos Explosivos x2
  • Bomba de luz: x 2
  • Shurikens: x 4



Otros Items

  • Comunicador (Oreja) x1
  • Daikiri x1
  • Kami no Te (神の手, La Mano de Dios): x 2 (En cada ante brazo)



Técnicas:

País del Rayo - Kumogakure




« »
— —
—  —




Premios:


Volver arriba Ir abajo

Re: [Trama individual] Guardia real — Yatori Hoshino

Mensaje por NB Narración el Miér Jun 13, 2018 2:32 pm

Lider ANBU Kumogakure: Aramis Voda
Una vez Kuro Yotsuki había abandonado completamente el lugar, las orbes celestes de quien se había convertido en una de las usuarios de Fuuton más temidas del mundo, se encargaría de tomar bajo su recaudo el pequeño cuerpo de la joven Nara. Su mirada indiferente, pero cargada de fuerza y seguridad se convertía en una con la de aquel líder, dando así potestad a todas y cada una de sus palabras como la superior que era, o más bien, la segunda al mano del país en cuanto de habilidades estábamos hablando, no cualquiera podría llegar hasta donde ella misma lo había hecho incluso a pesar de su tiempo alejada de las lineas de su milicia. Pero quizás detalles como los que la convertía en quien era, terminaban por marcar un antes y un después en cuanto a sus actitudes aún a pesar de mantener una línea acorde a su firme método de proceder, o al hielo que generalmente emanaban sus labios y congelaban cualquier presencia que se diese con la joven.

No te sientas honrada, no hay tiempo para eso.— inquiriría casi de inmediato, como tratando de sentenciar aquella conversación mientras el hielo de sus ojos golpeaban contra los sentidos de la rubia. — Comprendo que tus obligaciones te hayan atado a palacio, pero eso no te ha desligado de tu puesto como kunoichi del país del Rayo y junto a ello, como Chunin de la aldea. Si bien Hime no Tori ha confiado en tí, me tomaré la libertad de tomar bajo mi recaudo tus próximos pasos.— en sus vocablos no había una pizca de sentimiento, no había ni un solo halo de humanidad, como si aún a pesar de compartir tales encomiendas con ella, no fuese alguien a quien realmente le interesase el bienestar de sus congéneres por la misma educación solitaria tras la que se había visto rodeada durante todo el tiempo que el engaño había conformado cada centímetro de su piel.

Hikari Yamanaka, esa joven será enviada al País del Té, un lugar donde los débiles mueren en tan solo cuestión de unos días, claro está... si no deciden suicidarse antes por la presión que supone la verdadera guerra.— empuñaría la realidad con fervor, sin tan si quiera reparar en la rudeza de sus palabras a la hora de sentenciar la vida de la Yamanaka. Un destino que el mismo Raikage había sentenciado a la Genin, ya fuese por tratar de golpear con fuerza sus actos con una dosis de realidad o simplemente, por purgar la escoria. — Te daré tres opciones, espero que seas sabia con tu decisión puesto que es posiblemente que esta oportunidad, nunca más te sea brindada, no por lo menos bajo el recaudo de mis palabras.

Seguida de una pequeña pausa, la albina voltearía ligeramente su cuerpo, comenzando a caminar en dirección a donde el mismo líder se había encaminado tiempo atrás. — Serás enviada al País del Té, serás entrenada como escoria en combate y posiblemente tendrás que bañar tus manos en sangre, no por nada en particular, si no como un simple entrenamiento para agudizar tus habilidades. No siempre son necesarias las misiones para luchar por tu país cuando la muerte nos rodea día a día.— daría la primera opción mientras comandaba el camino en caso de que esta tomase sus actos como una invitación a continuar junto a ella. — Acudirás al País del Hierro y serás entrenada personalmente por mí. En este caso, tus probabilidades de supervivencia serán tan insignificantes como en el anterior caso si no das la talla. El País del Hierro tiene a los mayores criminales y junto a ello sanguinarios que Daichi haya podido tomar bajo sus brazos. El País del Rayo además, no es realmente bienvenido entre sus tierras. Abandonarás el País y romperás tus lazos con este en una misión de infiltración donde te convertirás en una Renegada bajo mis ordenes.

Dada la segunda opción, sus pasos cesarían y la joven voltearía su cuerpo para así fijar el hielo de sus orbes sobre la menor. — Por el contrario tu última opción te mantendrá en palacio. Estarás segura y serás entrenada por las hermanas Kurano para servir fielmente a nuestra futura reina Hime no Tora. Por supuesto las dos anteriores no te alejarán de ella en caso de que vuelvas con vida a los terrenos del Rayo, pero no garantizo que eso sea posible.— lanzaría el último puñal en su dirección, dejando así bajo su decisión el futuro que posiblemente marcaría su historia.

Volver arriba Ir abajo

Re: [Trama individual] Guardia real — Yatori Hoshino

Mensaje por Yûgen Hotaru el Miér Jun 13, 2018 5:51 pm



Sus primeras palabras me hicieron sentir regañada, me había equivocado al dar información innecesaria y no requerida por la mujer, así que el reclamo verbal realizado por la mujer sería suficiente para silenciarme en su totalidad, pero no todo terminaría allí, aun manteniéndome en aquella posición firme y sintiendo la presión mental que todo subalterno experimentaría al estar bajo alguien de ese calibre frente a él, me quedaría en silencio y escuchando lo que tenía que decir, no emitiría comentario alguno sobre la clara situación que ella me exponía de mi papel como Kunoichi y como miembro de la guardia real, tampoco es que tuviera mucho que objetar, lo que ella estaba planteando era la realidad de mi posición y nada más, fue entonces cuando la duda que recorría mi cabeza fue aclarada de una manera férrea y sin tapujos, aquella hiperactiva joven sería enviada al país del té, que por la descripción que la mujer me estaba dando era un verdadero escenario bélico, un verdadero infierno aparentemente. Mi corazón comenzó a latir aceleradamente y un extraño sentimiento nostálgico me recorrería circunstancialmente, tal cual se lo había advertido su hiperactividad la había condenado a algo malo, pero al menos tendría el consuelo de poder redimirse y sobrevivir, o morir como una verdadera militar.

Como bien había dicho Aramis no tenía tiempo que perder con lamentaciones, solo continuar escuchando las palabras de la imponente militar cuya mirada simplemente dejaba caer sobre mis hombros un peso inusual de estrés, pero su indicación de darme tres propuestas y que no debía equivocarme al elegir me hacía sentir una presión mental inusual, la mujer se giró iniciando el recorrido mientras yo le seguía escuchando sus opciones, después de expresar la segunda opción se frenó girando hacía mí, su acción provoco que le imitará deteniéndome y retomando la postura que mantuve durante todo este tiempo, todas y cada una de las ideas que me había dado eran fundamentales y excepcionales para mí, ir a un campo de batalla era la oportunidad perfecta de prepararme para afrontar el día a día de los ninjas, entrenar bajo su tutela era imprescindible para mejorar cada día más, ser entrenada por las hermanas Kurano tampoco sonaba mal, lo único era que con ellas no estaría nunca en peligro y sin conocer a que me enfrentaría en este mundo, en caso de un enfrentamiento bélico no sabría cómo proteger a la feudal y su hija.

Era una complicada decisión que tomar, más mi rostro aunque no tan frívolo como el de ella, continuaba manteniéndose sereno, inocente y despreocupado, el peligro estaba siempre vigente en nuestras vidas, además que necesitaba ganarme la aprobación del Raikage, quería que me reconociera como Kunoichi de sus filas y sintiera orgullo de mí, — Entendido. Aramis-sama. — expresé al haber escuchado las tres opciones que tenía para mí y al ver que no tenía nada más que decir, — Me gustaría contar con el privilegio de acompañarle al país del hierro y ser instruida por usted. De esa manera al sobrevivir aprenderé mucho más de este mundo y podré proteger a nuestra feudal y su familia de manera eficiente. — diría revelando el motivo de aceptar la segunda opción y sonando un poco optimista en cuanto al tema de mi sobrevivencia, — Me esforzaré para no fallarle Aramis-sama. — comenté guardando silencio y aguardando ahora por su respuesta. Era la decisión más difícil que había tomado en mi vida, tanto en juego, pero como decía la peliblanca el tiempo no lo podía perder analizando profundamente, en la vida tendría que tomar decisiones en cuestión de segundos y esta era una que me dejaría experiencia suficiente para saber si tenía pulso para tomar esa clase de decisiones.


Acciones:


  • Me agitó un poco al escuchar la noticia de Hikari.
  • Aun continuo nerviosa por las propuestas que dirá la líder anbu y le comienzo a seguir.
  • Me detengo cuando ella lo hace para ponerme firme y terminar de escuchar su explicación.
  • Analizo y elijo la segunda opción de ir al país del hierro con ella, aclarándole el motivo.
  • Aguardo su decisión y nuevas opiniones al respecto.

Stadisticas:

  • Fuerza : 30
  • Resistencia : 30
  • Agilidad : 30
  • Espíritu : 62
  • Concentración : 60
  • Voluntad : 30
Chakra : 222

Inventario:

Estuche Pequeño (Derecho 1)

  • Bombas de Humo x2
  • Alambres Ninjax5


Estuche Pequeño (Derecho2)

  • Kunais x1
  • Shurikensx4

Estuche Pequeño (Izquierdo)

  • Kunais x2
  • Shurikensx2

Estuche Pequeño (Izquierdo2)

  • Kunais x3
  • Shurikensx2


Estuche Mediano (Cintura)

  • Kunais x3
  • Sellos Explosivos x2
  • Bomba de luz: x 2
  • Shurikens: x 4



Otros Items

  • Comunicador (Oreja) x1
  • Daikiri x1
  • Kami no Te (神の手, La Mano de Dios): x 2 (En cada ante brazo)



Técnicas:

País del Rayo - Kumogakure




« »
— —
—  —




Premios:


Volver arriba Ir abajo

Re: [Trama individual] Guardia real — Yatori Hoshino

Mensaje por NB Narración el Jue Jun 14, 2018 2:47 pm

Lider ANBU Kumogakure: Aramis Voda
Por primera vez, el silencio sellaría los labios de la afamada lider ANBU. Sus orbes celestes se encargarían así de observar como la joven actuaba y junto a ello, de ser completa oyente de sus decisiones. No era una mujer acostumbrada a tratar con los demás, pero poco a poco alejarse de sus obligaciones como ANBU iban provocando que su frialdad le brindase incluso la capacidad de lidiar con terceras personas, aunque fuesen ajenas a sus obligaciones. En ese caso, la joven de dorada melena que, aún a pesar de lo que aparentaba ser su inexperiencia en combate, parecía decidida a romper las barreras de lo desconocido para simplemente, estar lo suficientemente capacitada como para poder defender a quienes se encontraban en su retaguardia.

Una vez había obtenido la positiva por medio de la pequeña, tardaría un par de segundos en responder, como de costumbre, como si se encontrase estudiando todas y cada una de las opciones que podrían hacer caer a la menor en las manos del olvido. Quizás era una locura, pero eran los mejores aquellos que sabían formarse en el fervor de la batalla, algo que los diferenciaba por completo del resto de shinobis que preferían la segurar de las murallas de su aldea.

Siete horas.— añadiría con frialdad mientras la observaba. — Si llegas tarde nos marcharemos sin tí.— brindaría la orden antes de voltear su cuerpo y junto a ello continuar caminando, solo que esta vez, no pretendía que la siguiese. — Vuelve a la ciudad y toma todo lo que te sea necesario, no tienes tiempo que perder. Me encargaré de informar a los altos cargos sobre tu partida y con ello, el abandono de la aldea— dejaría de caminar por unos instantes, con la mirada al frente y su gran abanico oscuro decorando su espalda donde, las hermosas hebras de su pelo caían, escondiéndolo parcialmente. — También me encargare de la señora Feudal y su hija. Márchate ya, nos veremos en las puertas de la ciudad al anochecer— tras sus palabras, la albina volvería la mirada al frente, marcando el final de la conversación que se habían convertido en las ordenes de su primera misión bajo el mando de Aramis Voda.

Tan solo sería cuestión de milésimas de segundos para que la joven Nara pudiese ver como la albina se inclinaba, y acto seguido, desaparecía completamente del campo de visión con un pequeño halo de viento.

Aramis Voda se había marchado, ahora solo quedaba cumplir con su pequeña parte de la misión. Tomar sus pertenencias y acudir a las puertas de la ciudad

Volver arriba Ir abajo

Re: [Trama individual] Guardia real — Yatori Hoshino

Mensaje por NB Narración el Jue Jun 14, 2018 2:53 pm

Pautas y aclaraciones
Tu misión ha cambiado, algo que te alejará de tu propio país para convertirte en una renegada al mando de Aramis Voda. Esta trama continuara en este mismo tema, brindándote así la posibilidad inicial de conocer todas y cada una de tus obligaciones alejada de tu país, claro está, estar alejado de tu país en una misión especial podrá conllevar a que quedes ligada a tu nueva aldea "Yukigakure no Sato" más tiempo del que quizás te gustaría.

Tendrás tus misiones particulares en el interior de la aldea y serás una más entre todos y cada uno de los usuarios que conforman esta.

¡Muy buena suerte en tu nueva misión, esperamos que unirte a la élite de Kumo te sirva para enriquecer al máximo tus capacidades!

NOTA: Dado a que abandonas el país para acudir a una misión especial, tu participación en la trama global se anula.

Turno de Yatori Hoshino.

Volver arriba Ir abajo

Re: [Trama individual] Guardia real — Yatori Hoshino

Mensaje por Yûgen Hotaru el Jue Jun 14, 2018 5:45 pm



La misión estaba dada y la decisión ya había sido tomada, ahora era cuestión de aguardar las respuestas por parte de la mujer que me indicaba en ese momento lo que debía hacer y las cosas que ella haría, me estaba dando siete horas para buscar equipaje y alistarme para la tarea, aun sabiendo en lo que me estaba involucrando y los peligros que conllevaría mi rostro se mantendría imperturbable y sereno, — Entendido, Aramis-sama. —  fue lo último que dije para inclinarme al igual que ella, la única diferencia sería que ella desaparecería y yo tendría que marcharme caminando de la fortaleza para acudir en la primera asignación que me sería dada, ya sin un público supervisor a mis costados sentiría las secuelas de aquella decisión, tuve que llevar mis dos manos al frente para soplarlas y estrujarlas entre sí, pues el frío que recorría mi cuerpo por miedo y nervios a lo que estaba por vivir se habían apoderado de mi existencia durante un corto periodo de tiempo, — Volveré… Sé que lo haré. — susurré cerrando mis manos como puño y finalizando la visita a aquella inmensa fortaleza y hermoso lugar, — Haru, Koki, Hikari. Nos volveremos a ver. Lo prometo.  — expresé al abandonar el recinto.

El primer lugar que visitaría en ese momento era la zona donde se me brindaba hospedaje, allí podría tomar una mochila para meter ropa, entre el equipaje colocaría bufanda, abrigo y una capa impermeable, inmediatamente me retiré el uniforme que me identificaba como una guardia real, supuse que dichas prendas no eran acordes al trabajo que estaba por realizar, por el contrario ahora llevaría una camisa manga larga de color negro, pantalón negro, botas negras, debajo de las mangas de la camisa dejaría el arma que había creado para defenderme de armas largas y cortas, además de sorprender al enemigo, las dichosas mano de Dios, deje mi pelo suelto sin cintillo y até la banda de la aldea ahora con una tela negra al bise izquierdo, coloqué los estuches de armas respectivamente, dos estuches pequeños en cada muslo, estuche mediano en mi cintura, el Daikiri decorando el costado de mi cintura como una espada, comunicador en la oreja y finalmente el comunicador en mi cuello adherido (micrófono y el auricular en la oreja). Aprovecharía la oportunidad para colocarle a dos de los kunais en el estuche mediano adherirles sellos explosivos a la empuñadura, distraía mis preocupaciones en ese momento con trabajo, preparación y antes de partir guardar dos píldoras del soldado en el bolsillo delantero de mi camisa.

Era inevitable al finalizar la preparación del equipaje no cuestionarme si había tomado la decisión correcta, interrogarme si sería capaz de volver o fracasaría en mi intento, intriga por conocer la nueva manera en que viviría, ansiedad por iniciar aquel recorrido, demasiadas emociones se estaban juntado en mi cuerpo, me coloqué entonces de pie para llevar mi mochila a mi espalda, tomar una bocanada de aire y caminar hacia el exterior de lo que servía como residencia en aquel país, no creía en la esperanza, era más de acciones, estaba segura que daría todo de mi por volver con vida a cumplir mis responsabilidades.

Caminaría entonces hasta la entrada de la ciudad deteniéndome durante mi recorrido para comprar un par de guantes negros de cuero que guarde en mi mochila, una bufanda adicional, luego de eso solo me aventuré hacía las puertas, aunque el recorrido era tradicional, mis ojos inexpresivos no podían dejar de admirar la belleza que se había vuelto monótona desde mi llegada pero que aun así no dejaba de sorprenderme, llegaría a la zona de encuentro con treinta minutos de adelanto, vería hacía la ciudad constantemente, pesé a no demostrarlo físicamente me sentían nostálgica de abandonar mis tierras, apoyé mis dos manos en mi nuca entrelazando mis dedos, tomé una fuerte bocanada de aire y me dirigí al punto de encuentro.


Acciones:


  • Abandono la Fortaleza en dirección a la zona donde me hospedo durante mi estadía en la capital.
  • Me cambio de ropa, reincorporo mi arsenal a los estuches.
  • Agrego una Mochila y dos píldoras del soldado a mi inventario.
  • Modifico dos kunais adhiriéndoles sellos explosivos y manteniéndolos en el estuche mediano en mi cintura.
  • Compro unos guantes negros y bufandas.
  • Me dirijo hacía la entrada.

Stadisticas:

  • Fuerza : 30
  • Resistencia : 30
  • Agilidad : 30
  • Espíritu : 62
  • Concentración : 60
  • Voluntad : 30
Chakra : 222

Inventario:

Estuche Pequeño (Derecho 1)

  • Bombas de Humo x2
  • Alambres Ninjax5


Estuche Pequeño (Derecho2)

  • Kunais x1
  • Shurikensx4

Estuche Pequeño (Izquierdo)

  • Kunais x2
  • Shurikensx2

Estuche Pequeño (Izquierdo2)

  • Kunais x3
  • Shurikensx2


Estuche Mediano (Cintura)

  • Kunais x1
  • Kunais con Sellos Explosivos x2
  • Bomba de luz: x 2
  • Shurikens: x 4



Otros Items

  • Comunicador (Oreja) x1
  • Daikiri x1
  • Kami no Te (神の手, La Mano de Dios): x 2 (En cada ante brazo)
  • Píldora del soldado:  x2 (Bolsillo superior camisa)


Mochila (Espalda)

  • Tanto x1
  • Ropa




Técnicas:

País del Rayo - Kumogakure




« »
— —
—  —




Premios:


Volver arriba Ir abajo

Re: [Trama individual] Guardia real — Yatori Hoshino

Mensaje por NB Narración el Vie Jun 15, 2018 1:12 am

Puertas de Kami no Ten'no
Pasadas las siete horas que habían sido pactadas para el encuentro, la noche comenzaba a caer sobre cada rincón del país, provocando que, la tan voluptuosa ciudad se convirtiese en un terreno repleto de hermosas luces que iban y venían desde la base de la capital, hasta la gran cima, que oculta parcialmente por las nubes y los rayos de la luna se alzaba con más poder que nunca. El brillo, el sonido de la brisa haciendo ondear las banderas y junto a ello, el cabalgar de los guardias sobre las grandes murallas, brindaban una sensación de seguridad, grandiosidad, pero sobre todo, de aquello de lo que con tanto fervor sus civiles procalamaban, amor a la patria, a sus congéneres y a quienes se encargaban de luchar por su bien estar.

Pequeñas melodías podían escucharse acompañando las zonas comerciales, los farolillos que decoraban las calles más concurridas, y el olor de la mejor carne siendo asada por los maestros de la cocina, provocando que sus comensales disfrutasen de la gran calidad de sus bienes, sin tan si quiera importar el esfuerzo que otras personas deberían de realizar para poder tener tal suerte a la hora vivir experiencias que tan solo los más adinerados podían, en este caso, los ciudadanos de Kami no Ten'no que desde siempre, se habían llevado los más adinerados. Tiendas, que aún a pesar de ver como lentamente la noche se iba cerniendo, mantenían sus puertas abiertas, invitando desde las afueras a sus posibles clientes con la belleza de las damas que trabajaban en estas, que, con nada más que sus tradicionales prendas y exquisitos modales se encargaban de ser el imán que atraía a los más adinerados hasta su campo.

Pero las temperaturas parecían jugar en contra de aquel placido verano que se avecinaba, causando que el frio muy a pesar de tener pequeñas tonalidades tropicales, empezase a calar en los huesos de queines deambulaban por las afueras, ya fuesen quienes desde las sombras protegían a los menos experimentados, o los guardias que con sus selectivas armaduras demostraban la grandeza de quienes se encontraban en el interior.
Jonin Kumogakure: Asuka Nakano
A medida que la joven de doraba melena se fuese acercando hasta el punto de encuentro, podría ir observando la pequeña sombra que yacía sobre la cima de la muralla. Sentada sobre aquel gran portón de metal que yacía cerrado y que tan solo brindaba una pequeña pista de lo que había en el exterior tras aquellos cuidados barrotes, se podía ir vislumbrando la figura femenina de esta, que, con una melena oscura y prendas desgastadas y de aspecto militar, mantenía la mirada fija al frente, exactamente por donde la joven se acercaba.

No muy lejos de ella, en ocasiones podía ver se a los guardias circulando de un lado a otro, pero manteniendo las distancias de tal forma que no se convirtiesen en una molestia, algo que demostraba que quien yacía en la cima, merecía el respeto suficiente como para que alguien llamase su atención, o tan si quiera se preocupase por su presencia dado a su titulo o sus habilidades.

Poco a poco, cada una de sus facciones comenzarían a ser más visibles, donde, no solo su única orbe albina destacase entre todas y cada una de sus prendas, si no también lo que aparentaba ser una gran cicatriz que cruzaba dicho lateral de la cara, pero que no terminaba por ocultar aquella curvada sonrisa con la que parecía recibir a la menor. —Vaya, tu debes de ser Yatori Hoshino.— Junto con su delicada figura y su curvada sonrisa sus manos viajarían hasta la zona delantera de su cuerpo, abriendo así sus piernas y deslizando sus dedos —que a diferencia de sus manos yacían descubiertos— hasta la piedra de la muralla, tomando tal apoyo como una excusa para alongar un poco más su cuerpo al adelantar su pecho al frente y girar ligeramente su cabeza hacia el lateral derecho, provocando que una larga trenza lateral cayese mientras balanceaba juguetona sus piernas en el aire. —¡La nueva del equipo! Genial.— cada detalle en ella era fresco, y a diferencia de Aramis Voda, quien no había hecho acto de presencia en el lugar hasta el momento debido a que hasta el momento, la hora no había llegado a convertirse en la verdadera protagonista de la noche. —Mi nombre es Asuka Nakano, aunque puedes llamarme Asuka. Formaré parte de tu equipo en esta misión.

Volver arriba Ir abajo

Re: [Trama individual] Guardia real — Yatori Hoshino

Mensaje por Yûgen Hotaru el Vie Jun 15, 2018 5:02 am



Estaba sintiendo en ese momento un cosquilleo en el abdomen, como si tuviera mariposas, la incertidumbre de no saber a lo que me enfrentaría me causaba tanta emoción como preocupación, podría finalmente mostrar mi talento, mostrarle al Kage, a la feudal y ahora a Aramis el fruto de mis entrenamientos, sin embargo era preocupante saber que si fracasaba no solo acabaría con mi vida, también dejaría mal parados al líder de la aldea por no preparar a sus Shinobis y a la feudal por la confianza que me había brindado, con las manos sobre mi nuca ya en las adyacencias del punto de encuentro, una voz me haría olvidarme de mis penurias, demostrando una vez más que el tiempo era imprescindible y que cada segundo contaba, era una extraña coincidencia que fuera recibida para salir de la ciudad tal cual como fui admitida cuando llegué a la capital para aquel evento, una chica sentada en las alturas, en aquel momento era la joven Kurano, esta vez una persona completamente diferente. Alzaría la vista mientras acortaba las distancias lo suficiente para alzar la mirada en dirección a la joven que había convocado mi atención.

— Señora. Sí Señora. — exclamé en voz alta manteniéndome en la zona baja y aclarando que efectivamente yo era la persona que estaba mencionando, después de todo las instrucciones de Aramis era encontrarnos aquí, no en las alturas de la muralla, debía ser muy literal y precavida con las instrucciones que la peliblanca me diera, aun así me puse firme al saber que se trataba de una superior, toda aquella persona que anduviera liberalmente por el sitio era más antiguo o de mayor rango que yo, así que solo me limitaba a saludar y mantener el código de conducta al máximo, pesé a las palabras de Asuka comprendía y me quedaba muy en claro que sería subalterna de todos los que conformaban parte de la misión, era la más nueva y probablemente la de menor rango, cuerpo erguido, manos pegadas al ras de cada bolsillo, donde solo despegué la derecha un par de segundos para golpear mi pecho a la altura del corazón y bajar la cabeza como reverencia, tras eso mi diestra volvería a su lugar al costado del muslo derecho, — Es u-….— iba a decir que me sentía honrada, pero no había tiempo para eso, — Daré mi mejor esfuerzo por serles de utilidad, Asuka Nakano Senpai. — aclaré para mantener la mirada alzada en su dirección y aquella formalidad de la postura.

El clima por su parte comenzaba a sentir más fresco de lo normal, un clima más bajo de lo inusual, froté mis manos del pantalón sutilmente para tratar de mantener el calor corporal en ellas, no sería un trabajo sencillo, pero estaba dispuesta a todo, no dije nada más y solo aguardaría en todo caso alguna instrucción de su parte, aunque estaba comandada en este momento por la líder anbu. Respiré hondo, ahora un tanto más preocupada al ver que no estaría sola con Aramis si no otras personas podrían depender de mis habilidades, algo un poco preocupante. Aun así mi mirada continuaba serena, despreocupada, más que despreocupada simplemente inmutable.

Acciones:


  • Me acercó a la muralla sin escalarla alzo la vista en dirección a la joven.
  • Me colocó firme y respondo.
  • Hago el saludo tradicional de golpear con la diestra en forma de puño el pecho a la altura del corazón.
  • Aguardo pacientemente mientras veo hacía la cima, las instrucciones de ella y la llegada de Aramis.
  • Froto mis manos contra el pantalón tratando de generar calor suficiente para no sentir frío en ellas.

Stadisticas:

  • Fuerza : 30
  • Resistencia : 30
  • Agilidad : 30
  • Espíritu : 62
  • Concentración : 60
  • Voluntad : 30
Chakra : 222

Inventario:

Estuche Pequeño (Derecho 1)

  • Bombas de Humo x2
  • Alambres Ninjax5


Estuche Pequeño (Derecho2)

  • Kunais x1
  • Shurikensx4

Estuche Pequeño (Izquierdo)

  • Kunais x2
  • Shurikensx2

Estuche Pequeño (Izquierdo2)

  • Kunais x3
  • Shurikensx2


Estuche Mediano (Cintura)

  • Kunais x1
  • Kunais con Sellos Explosivos x2
  • Bomba de luz: x 2
  • Shurikens: x 4



Otros Items

  • Comunicador (Oreja) x1
  • Daikiri x1
  • Kami no Te (神の手, La Mano de Dios): x 2 (En cada ante brazo)
  • Píldora del soldado:  x2 (Bolsillo superior camisa)


Mochila (Espalda)

  • Tanto x1
  • Ropa




Técnicas:

País del Rayo - Kumogakure




« »
— —
—  —




Premios:


Volver arriba Ir abajo

Re: [Trama individual] Guardia real — Yatori Hoshino

Mensaje por NB Narración el Vie Jun 15, 2018 2:09 pm

Jonin Kumogakure: Asuka Nakano
La única orbe de la joven Jonin, se mantenía completamente fija en el cuerpo de la rubia, en su rostro, como si tratase de estudiar cada uno de sus actos, pero, lo que en otro tipo de superior había sido aprobación, en ella tan solo se mostró una pequeña mueca de aburrimiento que termino con sus ojos cerrados. Si, parecía que la joven Yatori había hecho algo mal frente a ella, y, lo que parecía ser una educación sin igual propia de los mismos guardias de la Daimyo, chocaban ahora con el frescor de Asuka que, se inmediato dejaría que sus labios se convirtiesen en un fuerte suspiro. Su brazo derecho bajaría, provocando que su codo se colocase encima de su muslo y tras ello, su mejilla se apoyaría en la mano de esta, tomando una posición cómoda, pero a su vez algo caprichosa.

Hey, para el carro. He dicho que somos un equipo. Tampoco es que conozcas mi rango por lo que deja de tratarme con tantas formalidades.— comentaría con algo de aburrimiento mientras mantenía aún sus orbes cerradas, aunque estas volverían a abrirse de par en par. Su derecha olvidaría su propia mejilla y flexionaria su pierna para subirla a la cima de la muralla, tomando así el impulso de sus brazos para levantarse al ser apoyados en las anteriormente nombradas. —Abandone el País del Rayo porque realmente no era mi estilo, aunque bueno, tampoco es que lo abandonase, simplemente me dedique a hacer trabajos sucios en las misiones de mayor riesgo digamos.— Rió por lo bajo una vez más, volviendo así a fijar su única orbe sobre la menor. —Así que vamos, quiero que empieces a tutearme, quien sabe, quizás es la última vez que pisas estos terrenos, me gustaría saber que voy a morir junto a una amiga, no a alguien que sigue mis ordenes o las de Aramis.— en sus palabras no habría brusquedad, tampoco una pizca de superioridad incluso a pesar de que su porte y las alturas le brindaban cierto aura de poder o de experiencia.

Ahora, en las alturas, y con su cuerpo erguido, sus prendas serían completamente visibles. Sus pantalones negros ajustados, decoraban cada centímetro de su piel y se escondían bajo unas botas militares de gran tamaño, botas desgatadas con pliegues que demostraban los años que habían sido usados a mala gana. Por el contrario en su parte superior asomaba una camiseta de tirantes verde oscuro, que se mostraría bastante larga si no fuese porque se metía dentro de los pantalones en su parte delantera y de resto, simplemente caía con desorden a los lados. Por último una chaqueta algo holgada y con rasgos militares decoraría sus brazos, aunque esta solía caer de vez en cuando por sus brazos y daba a ver un extraño artilugio en su cuello, unos cascos que tomaban el protagonismo de un comunicador, solo que en aquella ocasión algo más decorado, una creación que ella misma se había encargado de construir.

A diferencia de sus prendas, su larga trenza se movía ligeramente con el viento, aunque recaía por delante de su pecho, siendo en ocasiones bañadas por unas mechas doradas que parecían querer competir con las de su nueva compañera. —Anda vamos, sígueme, tenemos algo que hacer antes de partir.— diría antes de dejarse caer de la muralla y acercarse a los barrotes, donde se podría palpar una puerta que abrir sin necesidad de que se abriese la gran estructura.

Volver arriba Ir abajo

Re: [Trama individual] Guardia real — Yatori Hoshino

Mensaje por Yûgen Hotaru el Vie Jun 15, 2018 4:31 pm



Mi concentración visual continuaba sobre la mujer, pero su reprimiendo verbal hizo que mi cuerpo se estremeciera un poco y mis ojos se tornaran un poco incrédulos ante el pedido que me estaba realizando, dejé entre abiertos mis labios sin poder emitir palabra alguna — … — solo un respiró escaparía de entre ellos mientras continuaba apareciendo la silueta femenina, su explicación y posterior petición me dejaban confundida, sin siquiera saber que pensar o cómo actuar. Mi confusión era provocada por mi inocencia y bien implantada doctrina militar,  no sentía tonó de voz de enojo, pero si me lo tomaría como un reclamó. Miré ahora su imponente silueta y vestimenta desde las alturas, mientras relajaba mi cuerpo tan solo un poco, dejé de pegar mis talones y crucé mis dos manos a la altura de la cintura en mi espalda, siendo un poco más flexible en cuanto a la etiqueta por peticiones de la mujer.

— Entendido.— fue lo único que logre gesticular para demostrarle que había acatado su orden de tratarle de manera más natural como si fuéramos amigas, según el vocablo que ella misma había empleado, aunque siendo sincera no era algo que se me diera bastante bien, después de todo la única persona que había logrado apartar todo formalismo de mí era Uzumaki Haru, al resto les trataba con el mismo respeto y comportamiento militar que me definía desde mi graduación.

Su breve descripción me hacía sentir minúscula, su objetivo pensar referente a nuestra realidad era increíble, ahora se habían confirmado mis temores de que lo que estábamos por afrontar no era un juego de niños.

Mi nueva compañera finalmente me daba una instrucción y luego descendería de la muralla para guiarme hacía una puerta, comencé a seguirle sin titubear, — Asuka-sen… — corté la última palabra tratando de complacer a la mujer, pero mostrando por mi voz que era algo inusual en mí  — ¿Aramis-sama, no se enojará si no le esperamos aquí? — pregunté a la par que seguía el recorrido hasta la zona de barrotes donde se divisaba ahora una puerta. Ahora más que nunca estaba intrigada, ansiosa, nerviosa y temerosa, era la segunda vez que mi cuerpo experimentaba miedo, en este caso no temía a morir, temía a hacerlo sin poder cumplir mi palabra y expectativas, no había mayor temor que morir en el olvido. Esa era la más alta preocupación que vivía en esa circunstancia.

Acciones:


  • Relajo la postura de mi cuerpo cruzando mis manos en la espalda, separando mis talones.
  • Le doy el entendido a petición de tutearla.
  • Sigo su curso hacía la puerta en los barrotes, intentado llamarla por su nombre a la vez que le pregunto sobre la orden a de Aramis.

Stadisticas:

  • Fuerza : 30
  • Resistencia : 30
  • Agilidad : 30
  • Espíritu : 62
  • Concentración : 60
  • Voluntad : 30
Chakra : 222

Inventario:

Estuche Pequeño (Derecho 1)

  • Bombas de Humo x2
  • Alambres Ninjax5


Estuche Pequeño (Derecho2)

  • Kunais x1
  • Shurikensx4

Estuche Pequeño (Izquierdo)

  • Kunais x2
  • Shurikensx2

Estuche Pequeño (Izquierdo2)

  • Kunais x3
  • Shurikensx2


Estuche Mediano (Cintura)

  • Kunais x1
  • Kunais con Sellos Explosivos x2
  • Bomba de luz: x 2
  • Shurikens: x 4



Otros Items

  • Comunicador (Oreja) x1
  • Daikiri x1
  • Kami no Te (神の手, La Mano de Dios): x 2 (En cada ante brazo)
  • Píldora del soldado:  x2 (Bolsillo superior camisa)


Mochila (Espalda)

  • Tanto x1
  • Ropa




Técnicas:

País del Rayo - Kumogakure




« »
— —
—  —




Premios:


Volver arriba Ir abajo

Re: [Trama individual] Guardia real — Yatori Hoshino

Mensaje por NB Narración el Dom Jun 17, 2018 11:18 pm

Jonin Kumogakure: Asuka Nakano
Al contrario, no tenemos tiempo que perder. Aramis de hecho nos está esperando.— diría sin tan si quiera mirar a su compañera, realizando un pequeño movimiento de muñeca antes de ejercer la presión suficiente como para que aquella gran puerta se abriese y así, poder salir del interior de la gran ciudad. En el proceso, la puerta no sería abierta del todo, dejando así un pequeño hueco por el cual colar con cuidado su delicado cuerpo antes de soltar el agarre de los barrotes y caminar durante unos instantes, esperando así que la joven siguiese su camino. —Como sabrás nos vamos al país del hierro, si te soy sincera, he estado ya muchas veces ahí encargándome de investigaciones, y te puedo asegurar que antes de entrar en el interior de la aldea debemos de seguir un riguroso protocolo.— volteó ligeramente su cuerpo, buscando así con la mirada a la joven para así percatarse de que esta la hubiese seguido. En caso de ser así, simplemente voltearía su cuerpo al frente una vez más, observando el gran horizonte que en la lejanía, mostraba la inmensidad no solo de las montañas, si no también de los pequeños bosques del país.

Sin más dilación y con ello sin mucho afán por perder el tiempo, la joven Asuka se encargaría de poner rumbo hacia el mismo lugar donde su orbe indicaba, comenzando así con un pequeño trote que finalizaría en una pequeña carrera lo suficientemente pasiva como para que la rubia pudiese seguirla o mantenerse a su lado si realmente lo deseaba. Si bien un pequeño rango jerárquico y las temibles experiencias de la conocida como Nakano eran brillantes eso no significaba que dejar a su compañera atrás fuese una de sus intenciones, menos aún después de que esta hubiese declarado que eran un equipo y estar mano a mano, era lo más importante que las haría triunfar en una misión de alto riesgo como aquella.

A medida que avanzaban, poco a poco se irían acercando al bosque que, den las cercanías comenzaba a dotarse de la majestuosidad de enormes pinos que estaban casi rozando la grandeza del mismo país de la hierba, obviamente, eliminando todo detalle que lo alejase de sus rasgos simples para un bosque de poca monta en terreno llano. —Por cierto, tienes un hermoso cabello. Lastima que tengamos que destrozartelo.— diría a modo de burla, como si tratase de hacerla caer en cuenta lo que tarde o temprano estaba por acontecer, más aún cuando no muy lejos de su situación, entre los arboles, pudiese comenzar a verse lo que aparentaba ser un poblado abandonado, perdido en aquel enorme hogar de flora y rayos de luna como iluminación. La noche no perdonaba, pero por suerte, si lo haría lo que parecía ser vestigio de las llamas en el interior de una de las cabañas del lugar que a escasos diez metros las haría participes de quizás, un nuevo cambio en la vida de Yatori Hoshino, usuaria de las habilidades de la sombra, guardia de la Daimyo y ahora, una de las compañeras en batalla de Aramis Voda, líder ANBU del país del Rayo.

Volver arriba Ir abajo

Re: [Trama individual] Guardia real — Yatori Hoshino

Mensaje por Yûgen Hotaru el Lun Jun 18, 2018 3:55 am



— ¡Oh!... Ya veo…— expresé ante la indicación que Aramis ya esperaba por nosotras, así que apresure el paso para no quedarme tras la puerta que había sido semiabierta para disponer de nuestro acceso, giré mi cuerpo, para imitar la maniobra que la mujer realizó para salir por la abertura creada. Por mi ubicación a su espalda podría ver no solo su silueta, si no el fondo delante de ella, representado por un hermoso paisaje de montañas y bosques, algo maravilloso de apreciar, pero para mí desgracia no era el momento oportuno de hacerlo. — Entiendo, ¿Algún consejo que pueda ayudarme a sobrevivir? Asuka.— pregunté siendo ella una oportunidad única para recibir consejos que me permitieran sobrevivir  ante la clara experiencia que alardeaba y a su vez demostraba.

La mujer emprendió su avance y con ello una vez más le imitaría, acomodándome por su costado derecho y dejando un par de metros de distancia  entre ella y yo, así podría conocer la ruta y mantenerme a la expectativa de sus flancos. Intentaba cumplir la orden de tutearle y tratarle como una amiga, pero eran pocas las relaciones sociales que tenía, así que me era un poco complicado tener la soltura que me solicitaban, aun así me esforzaría por complacer la orden dada. Nuestro entorno iba cambiando conforme el recorrido continuaba su curso, — ¿Uh? — pregunté al escuchar su comentario referente a mi cabello, — Gracias. — fue la primera palabra que emití ante el halago que recibí, — Todo sea por el bien de la misión.  — indiqué, sus palabras solo elevaban mi curiosidad, mi ansiedad e incertidumbre por saber que me deparaba el futuro, pero todas los comentarios del país del hierro que había hecho Asuka solo me daban un mal presagio.

Trataba de en lo posible ir aminorando el nivel de formalismo con la muchacha mientras más nos adentrábamos en el bosque, era algo complicado más cuando había sido adoctrinada durante toda mi vida a solo recibir y acatar órdenes, respetar a mis superiores y ser disciplinada. Pero ahora me encontraba con un dilema, una orden de un superior me hacía violar el respeto hacia ella misma, el manual no contemplaba algo así, por eso debía ir adaptándome conforme el tiempo pasaba para no defraudar las expectativas colocadas en mí.

Continuamos nuestro transitar hasta llegar a un área del bosque cuya estructura se transformaba en una especie de poblado abandonado, donde lo más notorio era el vestigio de aquella llama. — Asuka.  — intenté llamar su atención un poco más en confianza por el tono de voz que traté de colocar — ¿Cómo será nuestro proceder en la misión? — cuestioné pretendiendo saber cómo llevaríamos acabo aquella tarea, además de aguardar las instrucciones para el nuevo terreno en que nos encontrábamos.



Acciones:


  • Tomo como ejemplo a Asuka en la manera que cruza la puerta, para imitarle.
  • Le pido consejos para la misión.
  • Comienzo a seguirle en su troté, ubicándome a su costado derecho pero dándole una ventaja de dos metros por frente de mí para poder seguirle y usarle como guía.
  • Intento adaptarme a la petición de Asuka de tratarla de tú, siendo que vengo adoctrinada de manera distinta. Aun así, mi pj acepta la broma del cabello sin más que dudas e incertidumbres.
  • Le pregunto a la Jounin como realizaremos la tarea asignada y espero sus órdenes al llegar al Nuevo ambiente.


Stadisticas:

  • Fuerza : 30
  • Resistencia : 30
  • Agilidad : 30
  • Espíritu : 62
  • Concentración : 60
  • Voluntad : 30
Chakra : 222

Inventario:

Estuche Pequeño (Derecho 1)

  • Bombas de Humo x2
  • Alambres Ninjax5


Estuche Pequeño (Derecho2)

  • Kunais x1
  • Shurikensx4

Estuche Pequeño (Izquierdo)

  • Kunais x2
  • Shurikensx2

Estuche Pequeño (Izquierdo2)

  • Kunais x3
  • Shurikensx2


Estuche Mediano (Cintura)

  • Kunais x1
  • Kunais con Sellos Explosivos x2
  • Bomba de luz: x 2
  • Shurikens: x 4



Otros Items

  • Comunicador (Oreja) x1
  • Daikiri x1
  • Kami no Te (神の手, La Mano de Dios): x 2 (En cada ante brazo)
  • Píldora del soldado:  x2 (Bolsillo superior camisa)


Mochila (Espalda)

  • Tanto x1
  • Ropa




Técnicas:

País del Rayo - Kumogakure




« »
— —
—  —




Premios:


Volver arriba Ir abajo

Re: [Trama individual] Guardia real — Yatori Hoshino

Mensaje por NB Narración el Mar Jun 19, 2018 4:53 pm

Jonin Kumogakure: Asuka Nakano
Si bien la joven Asuka había sido consciente de las cuestiones de la fémina de dorada melena, hasta el momento no había dado con la ocasión perfecta para comenzar a dar una información como esa. Conocía el nerviosismo de la primera salida del país, el primer contacto con la guerra y aquellos factores que generaban un malestar horrible cuando te encontrabas perdida en medio de un mundo inmenso ¿Pero acaso podría hacer algo contra aquello? Era consciente de que ante las adversidades, era el furor de la batalla y el miedo el que acababa brindando la respuesta correcta, sin importar cual fuese el método a proceder. ¿Pero debía ser ella quien le diera a conocer tal realidad? Si fuese así, no tendría sentido todo el entrenamiento previo que la peli dorada había tenido durante su hospedaje no solo entre las filas de la aldea del rayo, si no también del mismo palacio de la Daimyo.

Bien era cierto que su cabeza ante sus cuestiones entraría en un pequeño debate, pero a pesar de ello se limitaría a ser oyente de sus cuestiones y respuestas hasta la llegada de ambas frente a la cabaña, lugar donde la Jonin aminoraría la marcha hasta sellar sus pasos frente a la roída puerta del lugar. —¿Nuestro proceder en terreno de guerra?— cuestionaría divertida sin mirarla, alzando su mano derecha para finalmente, apoyarla sobre el pomo de esta. —Creo que eso será mejor que se lo cuestiones a la líder del equipo.— finalizaría antes de empujar la puerta, abriendo esta por completo y dando paso al interior de aquella pequeña cabaña.

Frente a ellas, la joven Hoshino podría observar aquel pequeño salón de unos veinte metros cuadrados. No habían más que asientos colocados con torpeza, otros tirados por el lugar, sobre las roídas alfombras y en la parte trasera de este, una gran chimenea que parecía llevar encendida como mucho una hora para brindar calor a quienes se encontrasen en su interior. Mesas repletas de armamento propio del país del Rayo, mientras que en otras, habían prendas de distintos tipos y tallas, aunque a decir verdad, no es que se encontrasen exquisitamente dobladas, si no más bien tendidas con algo de cuidado para que pudiesen verse a la perfección sus dibujos o detalles. Lo único que denominaban, eran colores oscuros y militares, aunque también se podrían vislumbrar blancos y amarillos.

A diferencia de aquellas mesas que se encontraban a lo largo del pequeño salón, en el lateral izquierdo se podían observar algunos frascos con sustancias ya preparadas y de un olor algo más fuerte de lo normal.
Jonin Kumogakure: Asuka Nakano
Mientras que la joven Nakano se adentraba en el interior de la cabaña, dejando a Yatori tras ella para que la siguiese, una presencia saldría de uno de los pasillos que se encontraban al fondo y la haría llegar hasta el mismo salón. Aramis Voda.

Partiremos en dos horas. Id preparándoos.— añadiría, fijando su indiferente mirada en ambas kunoichis antes de deshacerse de el abanico que hasta el momento se encontraba en su espalda. — El país del hierro tiene más información de la que cualquiera podría llegar a imaginarse, asi que no es de extrañar que tengan todos y cada uno de nuestros expedientes, en su defecto, la información necesaria para reconocernos.— añadiría una vez el abanico tocase la superficie de madera y finalmente, se apoyase en uno de los laterales de las paredes, uno no muy lejano a las ventanas cerradas que daban vistas hacia el bosque. — No es la primera vez que Nakano se infiltra en la aldea criminal, razón por la cual es reconocida en el interior como una criminal. Pero esta será tu primera vez en dichos territorios Hoshino, así que no podemos permitir ni un solo error.— la pasividad de sus palabras repletas de ordenes, demostrarían el gran rango de la líder, y aunque ya había tomado la iniciativa de empezar a encaminar a la joven entre todo aquello que las rodeaba finalmente sus ordenes cesarían. — Haz lo que quieras, todo lo que hay en la cabaña se encuentra a tu disposición.

Finalizados con sus vocablos, la joven Aramis llevaría su diestra hasta la parte trasera de su cuerpo, tomando así un tanto que yacía en sus caderas, colocado de forma horizontal de tal modo que empuñarlo, no fuese más que acción de un simple movimiento. El hermoso destello del arma y el suave girar de su cuerpo, colocaría a la ANBU ahora, frente a una de las mesas que se encontraban en el lugar, exactamente aquel que yacía repleto de armamento. — Si alguna muere en el interior, aseguraros de que vuestro cadáver sea irreconocible. — añadiría una última vez antes de alzar si siniestra, tomando así su hermosa y larga melena para formar una pequeña cola de caballo. Un simple alzar de su diestra no solo la llevaría a acercar dicho arma hasta aquel albino tesoro, si no que además de ello con un simple movimiento de su muñeca, se daría la completa libertad de dar fin a la vida de aquella leyenda. Un gesto que provocaría que todo el cabello que no había sido sentenciado, cayese a la altura de sus hombros sin ningún tipo de cuidado, mientras el resto aún era sostenido por su otra mano.

No perdamos el tiempo.

Volver arriba Ir abajo

Re: [Trama individual] Guardia real — Yatori Hoshino

Mensaje por NB Narración el Mar Jun 19, 2018 4:56 pm

Pautas y aclaraciones
Tras este post, se te da completa libertad de usar tanto las prendas como los pequeños frascos del lugar para efectuar un cambio de físico, trata de ser lógica con el cambio dado a que más que nada conlleva a detalles visuales y tintes de pelo (O un negro oscuro, o una decoloración, nada de colorines) Podrás además tomar cinco objetos de la tienda en caso de verlo necesario pero deberás de ser lógica tanto con el tamaño como con el poder. No vale tomar más de un sello explosivo y armas grandes supondrán el peso de tus cinco objetos.

Volver arriba Ir abajo

Re: [Trama individual] Guardia real — Yatori Hoshino

Mensaje por Yûgen Hotaru el Mar Jun 19, 2018 11:19 pm



Nos encontrábamos ahora frente a la puerta de aquella estructura donde nuestro paso prácticamente se había tenido, al escuchar sus palabras sentí que había cometido un error, pero una vez más trataría de enmendarlo conforme fuera transcurriendo el trabajo, — Entiendo… —  fue lo único que expresé en ese instante mirando ahora como la puerta frente a nosotras comenzaba a ser abierta. Tomé una bocanada de aire y sacudí mi cabeza, con ese gesto trataba de apartar todas mis preocupaciones e incertidumbre, no podía dudar ahora que iba a entrar en un terreno hostil, dudar podría costarme la vida, así que retomé el camino siguiendo a la mujer hacía el interior del recinto. Aquel lugar que nos dio la bienvenida con la aparición de Aramis era distinto a lo que hubiera pensado, era todo un comando logístico de operaciones, lugar donde probablemente nos abasteceríamos para el trabajo a realizar.

Me quedé mirando a la recién llegada, escuché sus instrucciones y asentiría con la cabeza, — No le defraudare. — acoté tratando de sonar un poco optimista y decidida para llevar a cabo aquella tarea, — Aramis-sama, de ser así ¿Tendré otro nombre durante mi estadía en ese país? Y ¿Cómo debo referirme a ustedes en aquel lugar? — cuestioné en ese instante para comenzar a hacerme la idea y trabajar en el trato que debía tener con ese par, después de todo decirle Aramis-sama en la aldea de criminales sería simplemente condenarnos a morir, ¿Quién no sabía de la inmensa de persona que hoy me estaba llevando a esa misión?. Observar como aquella mujer simplemente se cortaba el cabello sin remordimiento alguno me haría acercar a las extrañas sustancias con aquel fuerte aroma.

— ¡Oh! Ya entendí la referencia que hiciste Akano. — diría sin apartar la vista de los utensilios que allí se encontraban, me quité en ese momento la mochila de mi espalda para tirarla a un lado, tomé entre mis manos una de las sustancias que vertí un poco de aquel liquido entre mis manos para comenzar a rosearlo sobre mi cabello, frotaba mis manos por el cabello, provocando una reacción que iba haciendo decolorar la tonalidad del amarillo, llevándolo a un tono pálido y casi albino, aun así algunas zonas dejaban evidencia de mi antiguo y dorado cabello en su estado más puro. Mientras aquella sustancia cumplía su función en mi cabello mis manos retirarían las placas metálicas que tenía en mis ante brazo dejándolas sobre la mesa, me quité entonces la camisa manga larga quedando solo con vendas alrededor de mis senos, limpié mis manos con la camisa negra para arrojarla a un costado.

Me quedaría solo con el pantalón azabache de mis anteriores prendas, ahora me dispuse a colócame una camisa manga larga de color beige, tomé un manto corto y negro, similar a una capa que llegaba a la mitad de mis bises, cuello levantado y tela cayendo como si se tratara de un Haori, coloqué una vez más aquella arma que había diseñado sobre mis antebrazos y sobre la tela beige, aunque esta vez tomé un par de trozos de tela color mostaza para rodear las placas metálicas usando tiras negras para ajustarlas a la manga y ocultarlas de la percepción visual. Para culminar me colocaría un par de guantes negros y con eso terminaría el cambio visual.

Tomé la mochila una vez más para colocarla en mi espalda, me agaché para sacar de la camisa negra el par de píldoras del soldado y ahora resguardarlas en el bolsillo delantero de la nueva prenda que llevaba, de mi cintura hacía abajo todo quedaría de la misma forma, liberé mi Daikiri de la atadura que llevaba en mi cintura para dejarlo sobre la mesa, al igual que la placa que me representaba como miembro de la aldea de la nube, miraría aquel par de instrumentos unos segundos, — Supongo que la banda y el daikiri, debo dejarlas acá. ¿Correcto? — cuestioné para no equivocarme y concentraba mi atención visual sobre la peliblanca que ahora lucía un cabello corto.

Ahora solo me quedaba aguardar la respuesta de mis superiores con respecto al cambio improvisado que acababa de hacerme. Respiré hondo manteniéndome a la expectativa.  


Acciones:


  • Sigo a Asuka hasta el interior.
  • Realizo una pregunta a Aramis.
  • Intentó bromear con Asuuka haciéndome la idea de cómo debo tratarla.
  • Me intento decolorar el cabello y me cambio la parte superior de mi vestimenta.
  • Espero la aprobación del cambio de look por parte de la pareja.


Stadisticas:

  • Fuerza : 30
  • Resistencia : 30
  • Agilidad : 30
  • Espíritu : 62
  • Concentración : 60
  • Voluntad : 30
Chakra : 222

Inventario:

Estuche Pequeño (Derecho 1)

  • Bombas de Humo x2
  • Alambres Ninjax5


Estuche Pequeño (Derecho2)

  • Kunais x1
  • Shurikensx4

Estuche Pequeño (Izquierdo)

  • Kunais x2
  • Shurikensx2

Estuche Pequeño (Izquierdo2)

  • Kunais x3
  • Shurikensx2


Estuche Mediano (Cintura)

  • Kunais x1
  • Kunais con Sellos Explosivos x2
  • Bomba de luz: x 2
  • Shurikens: x 4



Otros Items

  • Comunicador (Oreja) x1
  • Daikiri x1 (Sobre la mesa -1 )
  • Kami no Te (神の手, La Mano de Dios): x 2 (En cada ante brazo)
  • Píldora del soldado:  x2 (Bolsillo superior camisa)


Mochila (Espalda)

  • Tanto x1
  • Ropa




Técnicas:

Nueva Apariencia:
País del Rayo - Kumogakure




« »
— —
—  —




Premios:


Volver arriba Ir abajo

Re: [Trama individual] Guardia real — Yatori Hoshino

Mensaje por NB Narración el Sáb Jun 23, 2018 4:38 am

Lider ANBU Kumogakure: Aramis Voda
Una vez cada centimetro de su cabello hubiese caido hasta formar una desleal cascada, la joven albina permanecería en silencio por unos instantes, dejando así paso a cada una de las palabras de la menor del lugar, mientras, no muy por detrás de ambas se podía escuchar el crepitar de la madera en cuanto la tercera de aquel pequeño grupo comenzase a mover asientos a su antojo, ignorando así cada una de las ordenes de la líder.

Los únicos actos que darían vida a quien había sido bautizada por el mismo país del agua como "Aramis", sería el resonar de sus zapatos sobre la superficie, guiándola hasta la chimenea que hasta el momento se había encargado de brindar el calor necesario que necesitasen en la noche. Tras ello, un simple movimiento de su muñeca, la llevaría a lanzar los restos de su hermosa melena muerta hacia el fuego, deshaciéndose de tal modo de aquello que durante años, la había convertido en una de las mujeres más atractivas no solo de la guardia del mismo Raikage, si no también de los mismos terrenos donde anteriormente, había rendido culto, junto con el tan temido tiburón de los mares. — Tanto tu comoNakano tendréis contacto en el interior de la aldea, ella te facilitará el poder convertirte en uno con aquellos que se encuentran en el interior.— diría a la par que sus orbes eran iluminadas por el fuego cuando aquel cabello desapareció con el rápido contacto de la llama. — Lo creas o no, no es una shinobi del Rayo, no por lo menos legalmente. Fue reconocida tiempo atrás como una traidora, es por esa misma razón que incluso el mismo líder del país del hierro de algún modo, se fía de ella. Ingresar como una nueva adquisición del mismo país del cual desertó tan solo te dará un libre albedrío — Tras aquellas palabras y a medida que la rubia tomaba sus propias decisiones en cuanto a los cambios, la albina haría lo mismo.

Sus manos viajarían hasta las telas que conformaban sus comunes ropajes, y sin tan si quiera llegar a meditarlo, comenzaría a desvestirse, dejando a la luz no solo su esculpido cuerpo, si no también aquel hermoso conjunto de ropa interior oscura y con delicados detalles que de algún modo, daban constancia de la exquisitez del rayo. — Efectivamente como has dicho, deberás de abandonar tu nombre. Quedará bajo tu decisión con cual desees bautizar tu nueva vida. Yo en cambio, me mantendré al margen, movimientos masivos en el país del hierro generalmente llama demasiado la atención. Sabréis de mi en cuanto me pronuncie ante vosotras, de momento será Nakano quien lidere tus primeros pasos.— finalizó.

Tras sus últimas palabras sin muchos preámbulos, la joven Voda tomaría unas prendas oscuras de la superficie de la mesa, algo que distaba bastante de su antigua apariencia y que la haría portar un vestido oscuro entre sus dedos. No tardaría mucho en colocárselo, provocando que aún más que nunca su elegante figura se viese aún más remarcada, aunque en aquel caso, se convertiría en un detalle algo más femenino de lo que cualquiera acostumbrase. Como un simple detalle final a su apariencia, su diestra vagaría por el roble de la mesa para así tomar una cinta oscura, pero a su vez ligeramente trasparente, colocando así esta sobre sus orbes celestes, causando que estas cayesen en el olvido.

Jonin Kumogakure: Asuka Nakano
A la par que la albina — y lider del equipo — se encargaba de ultimar alguno de los detalles con la nueva integrante, la joven Nakano se encargaría de mantenerse en su propio mundo, algo que denotaría así la completa confianza que no solo ambas kunoichis portaban desde hacía ya tiempo, si no también el pasotismo que la caracterizaba — quizás una de las claras razones por las cuales ya no se encontraba entre los terrenos sagrados del rayo —

El sonido de arrastre de aquella silla que había domado bajo la yema de sus dedos, la llevaría a girar esta sobre si misma, sentándose de este modo sobre ella pero manteniendo su parte trasera entre sus piernas, un modo vulgar en cuanto a modales, pero que demostraría así la libertad de acción con la cual esta siempre se había pronunciado. Con nada más que su silencio, en un principio se limitaría a escuchar, incluso en el mismo instante que la rubia la hizo conocedora de aquella referencia que anteriormente le habría brindado, y que provocaría que esta, riese por lo bajo a modo de respuesta. Después de todo, Aramis volvería a hablar poco después.

Debes de rajar la superficie de tu bandana, es el precio de entrada a Yukigakure no Sato. ¡Además! Tienes cierto aire a mi ¿No crees?— diría de inmediato en el momento que las instrucciones de Aramis finalizasen. —Más que amigas, podría presentarte como mi hermana pequeña... o algún familiar cercano. No creo que realmente duden de ello, mucho menos con el estilo que tenemos.— Añadió a la par que se ponía en pie y se acercaba al abanico de la especialista de Fuuton, tomando este y lanzandoselo de vuelta en el momento que esta alzó su brazo. —Te dará aún más libertad, capaz incluso consigues codearte con grandes entidades de la aldea... Aunque también podemos ser novias. Si lo prefieres. — comentaría con aquel tono bromista que la caracterizaba mientras la miraba de arriba abajo, quizás algo más interesada de lo que cualquiera pudiese esperar tras aquel comentario. —En cuanto a tu Daikiri, déjamelo, me ocuparé de realizar pequeñas modificaciones con el durante el viaje. Siento decirte que me veo bajo la obligación de desgraciarlo por completo. ¡Te lo haré como el mío! ¿Te parece?— tras su última cuestión, llevaría su mano hasta la parte trasera de su cuerpo, desabrochando la funda de lo que tiempo atrás había sido un Daikiri y, en aquellos momentos, mantenía sus mismas características cortantes solo que su empuñadura era completamente metálica, oscura y brillante.

Una vez aquella arma se desligaba de la parte trasera de su cadera, la joven alzaría ambas manos, ofreciendo así su Daikiri para que ahora, ella fuese su nueva dueña mientras que se encargaba de modificar el suyo, aquel que esperaba recibir con su otra mano tras acercarse a ella.

Volver arriba Ir abajo

Re: [Trama individual] Guardia real — Yatori Hoshino

Mensaje por Yûgen Hotaru el Sáb Jun 23, 2018 3:45 pm



Las palabras de Aramis aclaraban mis dudas, — Comprendo. — fue lo único que le diría a la peliblanco, infiltrarme en una aldea de un país extranjero era un trabajo complicado, cualquier error podría costarme la vida o la de mi compañera de labor, aun así ahora sabía un poco más de la ex – miembro de nuestras fuerzas militares, no cuestionaría los motivos, tampoco su razonamiento, no estaba allí para eso, solo estaba para completar la tarea asignada. Fue entonces que notaría a la dirigente de las fuerzas anbus cambiarse de ropa, su cuerpo era envidiable al igual que sus habilidades, no obstante no tenía tiempo que perder con esas pequeñeces, giré la vista por sobre mi hombro en dirección a Asuka que ya había tomado asiento.

Debo confesar que empezar una nueva vida con nuevo nombre, nueva apariencia y tal vez nueva actitud, no era razón de mi preocupación, pero al escuchar que debía tachar mi propia banda como si fuese una criminal, una exiliada, me hizo recordar el día que fui apresada, un escalofrío recorrió mi espalda y un leve estremecer de mi cuerpo fue evidente, amaba mi país, mi aldea, respiré hondo cuando arrojó el arma hacía la peliblanco, para así comprender que debía concentrarme en el trabajo y olvidarme de cosas insignificantes, si realmente amaba mi país y mi aldea debía realizar aquel trabajo y salir con vida.

Las opciones sobre las posibles características de la nueva identidad que tendría me las acababa de dar Asuka, podría ser su novia o su hermana, por la cercanía hacía ella obtendría algunos beneficios de movilidad aparentemente, me encogería de hombros en ese momento con serenidad, no sabía cuál opción beneficiaría más a la misión así que la dejaría en sus manos, — La verdad, ambas opciones suenan beneficiosas y provechosas. — aclaré en ese instante — Aunque como eres mi compañera de misión y eres la que tiene más experiencia, dejaré que elijas la opción que consideres más oportuna. — comentaría no para pasarle la carga si no para seguir acostumbrándome a la idea de que allá seríamos algo más que superior y novata, además que con su experiencia podría determinar la opción más creíble al ella ya haber estado en aquellos terrenos.

— Si, está bien. Tener armas similares afianzara nuestra coartada. — expresé cuando la mujer estuviera frente a mí, me giré sobre mi eje para darle la espalda un par de segundos y poder tomar el Daikiri que había dejado sobre la mesa al igual que la placa metálica que me representaba como miembro de la aldea de Kumo, mi zurda sujetaba en ese instante la placa metálica, mientras la diestra colocaba sobre la mano desocupada de Asuka mi Daikiri, hubiera preferido no profanar su significado, pero al Aramis estar involucrada y no objetar dicha situación, supuse que era lo correcto, deje en sus manos mi amada arma, para posterior tomar la que me estaba obsequiando.

— Yûgen Hotaru. — expresé mientras mi diestra se aferraba al arma que me estaban dando y la colocaba en mi cintura como si se tratara de una katana en mi costado izquierdo, — Ese será mi nuevo nombre. — comenté — Cambiaré el apellido en función a la decisión que tomes Asuka.  — aclaré en ese momento que dependiendo el papel que interpretaría dentro de la aldea mi apellido sería cambiado, — ¿Cuál será mi historia? ¿Por qué me renegué? ¿Por qué Asuka me lleva hasta allí? — interrogué tratando de ajustar los últimos detalles sobre el trabajo, — Y más importante… ¿A quién debo matar o que debo encontrar específicamente? — con aquellas preguntas trataba de orientarme aún más en la misión, mi mente ya estaba preparada solo necesitaba saber que estaba buscando precisamente y obtener información para pasar las entradas de aquel que sería mi nuevo hogar.

Mientras aguardaba por las nuevas respuestas por cualquiera de las dos ataría una vez más la placa de la aldea en mi bise izquierdo, para que el metal quedará reluciendo allí, esperaría antes de tachar y demostrar mi fingido desagrado hacía la aldea que amaba, primero definiría bien mi nueva vida, comprendería el trabajo y cuando mi arma profanara el símbolo del rayo sería porque ya todo estaba decidido.

Acciones:


  • Escucho atentamente a Aramis y Asuka, aceptando el hecho que debo iniciar una nueva vida.
  • Cuando Asuka está frente a mí me giro para tomar el Daikiri y Banda que están sobre la mesa.
  • Dejó que Asuka decida el papel que interpretare durante el trabajo.
  • Coloco el Daikiri modificado en mi cintura, anudo la banda de la aldea en mi brazo izquierdo.
  • Realizo nuevas preguntas referente a la misión.
  • Aguardo por la decisión, respuestas y nuevas órdenes.


Stadisticas:

  • Fuerza : 30
  • Resistencia : 30
  • Agilidad : 30
  • Espíritu : 62
  • Concentración : 60
  • Voluntad : 30
Chakra : 222

Inventario:

Estuche Pequeño (Derecho 1)

  • Bombas de Humo x2
  • Alambres Ninjax5


Estuche Pequeño (Derecho2)

  • Kunais x1
  • Shurikensx4

Estuche Pequeño (Izquierdo)

  • Kunais x2
  • Shurikensx2

Estuche Pequeño (Izquierdo2)

  • Kunais x3
  • Shurikensx2


Estuche Mediano (Cintura)

  • Kunais x1
  • Kunais con Sellos Explosivos x2
  • Bomba de luz: x 2
  • Shurikens: x 4



Otros Items

  • Comunicador (Oreja) x1
  • Daikiri x1 (Sobre la mesa -1 )
  • Kami no Te (神の手, La Mano de Dios): x 2 (En cada ante brazo)
  • Píldora del soldado:  x2 (Bolsillo superior camisa)


Mochila (Espalda)

  • Tanto x1
  • Ropa




Técnicas:

Nueva Apariencia:
País del Rayo - Kumogakure




« »
— —
—  —




Premios:


Volver arriba Ir abajo

Re: [Trama individual] Guardia real — Yatori Hoshino

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.