Últimos temas
» [Petición] Conexión diaria
Hoy a las 9:52 am por Arashi no Kamizuru

» Maybe friends?[Privado]
Hoy a las 8:52 am por Izanagi

» [Guía y Petición] Hojas Ninja
Hoy a las 8:35 am por Izanagi

» [Tienda de Ventajas] Puntos de Trama
Hoy a las 3:11 am por Koki Senju

» Conociendo tu pasado [Pasado con Haru]
Ayer a las 11:52 pm por Arashi no Kamizuru

» Expediente Yashiro Yuki
Ayer a las 10:52 pm por Yashiro Yuki

» Jelou
Ayer a las 10:34 pm por Haru Uzumaki

» [Misión C] Patrimonio Pueblerino [Seiko/Shiori/Naoki]
Ayer a las 8:53 pm por Shiori Kaguya

» Under Pressure(libre)
Ayer a las 6:40 pm por May Sheen

Afiliados
Limpieza 05 - 11 - 18

Boku no Hero ROLVelmegunLittle FearsCrear foro

[Trama Konohagakure] La llama inextinguible

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

avatar
Tadashi
Konoha Genin

Re: [Trama Konohagakure] La llama inextinguible

Mensaje por Tadashi el Miér Jun 27, 2018 5:01 am

La llama inextinguible
Tadashi
Hi no KuniHi no ishiOcaso
Te mantuviste erguido todo el tiempo, tratando de no prestar mucha atencion en la nimiedades. Si podías escuchar aquel rebullicio, ocasionado por las acciones de aquel hombre que empujaba al chico formado en la primera fila, logrando que este se desplazara un metro y medio hacia atras; las risas se hicieron presentes, pero en ningun momento demostraste este gesto. Tu mirada se mantuvo hacia el frente observando aquellas llamas que se dividian, para abrir paso a tus posibles superiores. —No se toman en serio esta reunión— pensabas con algo de molestia y atento, esta vez, a las acciones del sujeto que había sido empujado hacia atras, preparado para detenerlos en caso tal que el chico que estaba en el suelo se dignara a responder agresivamente a quien le empujo.

No obstante tu enfoque cambio por completo en el momento que una figura masculina de elegante parsimonia se desplazaba hacia la multitud de shinobi; las risas inmediatamente dejaron de escucharse y todos se colocaron erguidos, como señal de respeto. ¿Quien era ese hombre exactamente? tu mirada se enfoco, principalmente, en el caminar tan elegante de este sujeto, le examinaste lo suficiente para darte cuenta de los pequeños detalles: poseía un intrumento colgado en su cintura que era muy semejante a lo que seria una flauta, algo que llamo muchisimo la atención, debido a que estabas algo seguro que tenía que ver con su forma de defenderse. Pero desconocias completamente estas. Tus dudas fueron resueltas en el momento en que los murmuros con su nombre comenzaron a desplazarse por toda la formación, llegando finalmente a tus oidos una vez que aquel hombre de cabello castaño, se detuvo a una distancia de diez metros de la primera fila. —Tengumaru...— pensaste mientras escuchabas atentamente sus palabras para saber el motivo por el cual aquella persona que parecía tan confiada, se encontraba en ese lugar. —Por su forma de presentar a la señora del fuego, no me extrañaria que fuese su asistente, sus palabras me parecieron propias de un bardo de turno. — volviste a pensar mientras que observabas directamente al fuego, puesto que, la entidad más importante de hi no kuni estaba por hacer acto de presencia en aquella reunión.

Los murmuros cesaron por completo, aquel sonido de las llamas quemando la madera ambientaba el lugar y se podía observar a una figura de tamaño promedio, con un kimono, desplazarse entre las llamas. Tu rodilla derecha, por mera costumbre al momento de presenciar a un superior, la colocaste en la tierra a medida que ibas apoyando tu diestra directamente en tu pecho, a la altura del corazon; comenzaste a bajar tu cabeza lentamente para enfocar tu vista directamente hacia el suelo, era una manera de no ser irrespetuoso ante una persona de gran poder, estaba escrito en cualquier libro de modales y esto era algo que te gustaba ejercer. Finalmente terminaste la posicion de reverencia ante aquella eminencia colocando tu mano siniestra directamente en la rodilla izquierda quien servia de apoyo al momento de querer levantarte nuevamente; esto ultimo no obstante, iba ocurrir cuando Koi no Hime lo ordenara. —Es mas bella de lo que imagine— pensabas cuando lograste observarla una unica vez antes de hacer la correspondiente reverencia.

Mantuviste esta posicion de respeto durante la mayor parte de la reunión, lo unico que podías observar era el desplazamiento de los dos sujetos que estaban junto a ella: uno de estos era Tengumaru a quien habias confundido con un bardo, pero el otro que estaba en la escena no lo llegaste a reconocer, esto era debido a que no le estabas viendo la cara pero eventualmente te ibas a dar cuenta de esta presencia restante. Los pasos de estos dos sujetos se ubicaron detras de la mujer refutando de esta manera que estas dos siluetas eran los guardaespaldas de la señorita del fuego; escuchabas atentamente las palabras de presentación de Koi no hime, tratabas de no interrumpir en ningun momento mientras que como punto de enfoque te mantuviste observando aquellas llamas que al parecer habían vuelto a su posicion original comenzando a pensar que uno de sus guardaespaldas controlaba el fuego. ¿Pero quien seria exactamente?.

Las ordenes de levantarse fueron un factor importante para ti, debido a que querias saber a ciencia cierta quien era el segundo sujeto que protegía a la mujer. Con suma calma comenzaste a volver a tu posicion inicial usando tu pierna siniestra como impulso para levantarse de una manera más eficiente, mantuviste en todo momento tu diestra sobre tu pecho y levantaste tu cabeza para que aquella señorita pudiese ver tu rostro. Te percataste de inmediato de quien era el segundo guardaespaldas, se trataba de un Jounin de reconocimiento mundial; era de esperarse, aquella mujer necesitaba shinobi de la mas alta clase para que cuidaran sus espaldas por la crueldad del shinobi sekai. Una vez estabas de pie, de manera erguida y con tu diestra en el corazon fue que esperaste las siguientes palabras de Koi no Hime manteniendo tu enfoque en aquel Jounnin que le estaba defendiendo: Uchiha Izuna.


Datos Relevantes:
Inventario Belico:
— Puños americanos guindados en la cintura por el costado derecho
— Estuche mediano colgado en el costado izquierdo de la cintura que contiene:
                * 10 Shuriken
                * 2 Pildoras Soldado
                * 3 Kunai
— Bandana en la pierna derecha cerca de la cintura
Daño y Cansancio:

— Chakra 100% : estás descansado y en perfectas condiciones. Puedes combatir con todas tus facultades físicas. +

— Chakra 60% : comienzas a notar ligera fatiga. Sudas un poco y tu cuerpo comienza a pesar, pero aún no tienes problemas para seguir peleando.

— Chakra 30% : la fatiga se hace evidente. Tu cuerpo comienza a temblar y respiras con fuerza. Todos tus stats físicos ( fuerza, agilidad y resistencia ) reciben una penalización del 30% .

— Chakra 0% : has consumido toda tu energía . Desde el mismo momento que expire tu último rastro de chakra, caerás en coma. Éste estado podría durar días, antes de poder despertar.
RESUMEN DE ACCIONES REALIZADAS:

— Tadashi ignora las acciones de Hibiki, pero esta atento a las de Naoki.

— Se mantiene en todo momento erguido, confunde temporalmente a Tengumaru como un bardo.

— Reverencia a Koi no Hime una vez hace acto de presencia

— Escucha con atención sus palabras y le causa intriga saber quien es su segundo guardaespalda.

— Luego de la orden de levantarse, Tadashi ve a Izuna.

  • Fuerza : 01
  • Resistencia : 12
  • Agilidad : 08
  • Espíritu : 12
  • Concentración : 01
  • Voluntad : 04
  • Chakra : 78


Última edición por Tadashi el Miér Jun 27, 2018 8:52 am, editado 2 veces

Volver arriba Ir abajo

avatar
Kizuna Uchiha
Muerto

Re: [Trama Konohagakure] La llama inextinguible

Mensaje por Kizuna Uchiha el Miér Jun 27, 2018 5:44 am

Traicionado por su lentitud, se exaltó, echándose medio metro para atrás al ver la figura que pasaba frente suyo y tomaba el puesto que se merecía al jugar en el tablero con un papel de cero empatía y encanto, con pizcas de rebeldía y poco compañerismo; haciendo hincapié sobre la jerarquía que trasladaba sobre su torso y dejando en claro al Uchiha que, si él deseaba portar un chaleco y rango de similitud al shinobi, debía adoptar ciertos matices de los que carecía. El Uchiha entendió al instante su acción. Esto era el ejército.

Inclinó la mirada, fugaz, y con el apreciar de los colmillos del sabueso pudo entender que esa pareja era tal para cual. Se le pasó por la mente la idea de ser los humanos culpables de plasmar a veces las actitudes y malas costumbres propias sobre los animales, causando un idéntico reflejo del poco respeto que su amo depositaba sobre el militar inferior.

Agachó la mirada, sumiso y derrotado, como si fuera un cobarde. En el infierno del olvido había aprendido muy bien el significado del escalafón militar, pues si no hubiera sido por la obediencia y disciplina, hoy no estaría en la capital. Presentó una leve y ligera reverencia y soltó las disculpas que le correspondían por dudar unos segundos de su figura. Puesto a sortear dicho obstáculo por su flanco izquierdo, buscando no molestar a más shiinobis que se hallaban en la izquierda del Inuzuka, vio cómo este se le inclinaba, rechazándole y sacándole su identidad con un simple y poderoso inspirar, digno de elogio. La sorpresa vino al sentir su apellido tratado con rechazo, situación que no era la primera vez que escuchaba por parte de los pobladores, militares o simples comentarios pasajeros. Los ojos del Uchiha se entrecerrarían cayendo de lleno en intenciones poco beneficiosas, deseoso de apretar los puños y explotar ante la provocación; infló el pecho y lanzó un profundo suspiro al concientizarse sobre el juramento que hizo ante los códigos de un guerrero; frunciría el ceño y apartaría la mirada posicionando sus orbes sobre el cada rabillo izquierdo de los ojos al escuchar a lo lejos el sonido de una voz. Esto serviría como un palmazo en la mejilla, recordando el motivo de su visita y sus acciones previas al desafortunado encuentro.

El Uchiha posó la mirada sobre su superior, y de una leve sonrisa nerviosa diría…

Su compañero es muy fiel.

Tras ello y apurado por el callar del invisible presentador (ante sus ojos) el Uchiha se movilizaría pasando a medio metro del lateral derecho de su superior, aumentando sus pasos hasta alcanzar el trote hasta la fila novena, se abalanzaría sobre el hueco en la antepenúltima posición y daría un giro desesperado a la par que se inclinaría para hincar la rodilla, varios segundos después que sus compañeros culpa de su tardanza al alcanzar una posición. Su puño alcanzaría la altura del corazón tras contemplar de reojo la acción de sus compatriotas.

Estaría dolido, sintiendo que su inicio en la ceremonia era patético, de poco respeto hacia la jovencita que se presentaba a lo lejos. En su mente le atormentaba la idea del qué dirán sus camaradas anexados a él en la formación, si su mal actuar podría traer consecuencias al ser vistas por un superior; agitó la cabeza levemente, intentando ahuyentar los malos pensamientos e intentaría agudizar sus oídos y enfocarse en las palabras de la daimyo.

Todos se pusieron de pie. Él no vería nada.


Resumen:
1) El Uchiha se frena e inspecciona a su superior; al reaccionar, dócilmente pide disculpas hasta que siente la provocación del Inuzuka.

2) Reacciona ante el cese de las palabras del sujeto que está adelante y se mueve rápidamente a buscar un nuevo lugar.

3) Llega hasta la novena fila y se posiciona en el antepenúltimo lugar, cercano al extremo derecho.

4) Intenta entender las palabras de la joven y a su vez imitar las acciones de sus camaradas.
Daño y cansancio:

Estado (100%)
Chakra 100% : estás descansado y en perfectas condiciones. Puedes combatir con todas tus facultades físicas.

— Chakra 60% : comienzas a notar ligera fatiga. Sudas un poco y tu cuerpo comienza a pesar, pero aún no tienes problemas para seguir peleando.

— Chakra 30% : la fatiga se hace evidente. Tu cuerpo comienza a temblar y respiras con fuerza. Todos tus stats físicos ( fuerza, agilidad y resistencia ) reciben una penalización del 30%.

— Chakra 0% : has consumido toda tu energía . Desde el mismo momento que expire tu último rastro de chakra, caerás en coma. Éste estado podría durar días, antes de poder despertar.

Daño

Inventario Bélico:

Mochila (espalda)
Respirador
Comunicador
Bomba de luz
Nota invocadora
Fuma shuriken
Capa impermeable
Recipiente

Estuche grande
Sello explosivo (2/2)
Bengala (3/3)
Bomba de humo (6/6)
Alambres (10/10)
Makibishi (12/12)
Píldora (2/2)

Estuche pequeño (pierna izquierda)
Shuriken (5/5)

Estuche pequeño (pierna derecha)
Shuriken (4/4)

Visible
Katana
Banda de Konoha

Oculto
Kunai oculto (diestra)

Interacciones
  • Fuerza : 22
  • Resistencia : 30
  • Agilidad : 30
  • Espíritu : 32
  • Concentración : 34
  • Voluntad : 30
  • Chakra : 132 total

Volver arriba Ir abajo

avatar
Hanzo Mu
Konoha Genin

Re: [Trama Konohagakure] La llama inextinguible

Mensaje por Hanzo Mu el Vie Jun 29, 2018 5:24 am

La llama inextinguible
Naoki Mu
Pais del fuegoLa capitalNoche
-El evento había tenido un pequeño intervalo de risas para la primera fila al ver caer al senju tropezando a su vez y cayendo de rodillas al suelo y con las manos para aterrizar por reacción para evitar una caída más penosa, sin embargo el muchacho se quedó unos segundos en el suelo intentando auto convencerse de que fue un accidente causado por su culpa y tomándose una fuerte bocanada de aire y dejarlo salir junto algo de molestia ante tal alto, recogiendo algunas cosas que se le habían caído, entre ellas su kusarigama, la cual mientras se levantaba apretaba con fuerza al ver al causante de su vergüenza, susurrándole con un tono un tanto molesto mientras veía a los ojos al chico -Yo te conozco… de esta forma este al notar la mirada de los otros mientras se reincorporaba, lograba notar que no era un habiente donde iniciar una pelea ni su naturaleza indicaba montar una escena en público por lo que se dignó a sacudirse el polvo de la ropa mientras caminaba rápido, sin correr para no parecer desesperado por un sitio pero sin tomarse el tiempo para no perder un chance mientras se alejaba lograba ver atravesó del reflejo en el filo de su arma levemente a muchacho y pasar por frente alguno de los shinobis que había visto antes en el grupo cuando llego y pasando con la cabeza en alto, porque aunque sea un acto patético el que le ocurrió, este no debería dejar que la llama en él se existima de manera tan sencilla por una tontería como se empujado de su puesto, si se le daba la oportunidad, aceptaría las disculpas de aquel chico o en su defecto tendría que resolverlo a la antigua, aunque conociendo el carácter de Mizuki, es probable que ella se encargue antes que él.

-Luego de acomodarse y pasar hasta la cuarta fila en el puesto al extremo izquierdo donde poco podría ver por la altura de los demás a su alrededor, al menos se encontraba lo suficientemente cerca como para escuchar lo que pasaba, si bien este intentaba colocarse en una posición más alta extendiéndose de forma que se paraba con la punta de los pies tratando así de ver que pasaba al frente, rápidamente noto la presencia de un flautista que le llamaba la atención  escuchando así mismo la voz de aquel que al parecer nos daba una presentación de bienvenida aunque con algunos bocones susurrando de aquí y allá llegando el chisme de que aquel hombre se llamaba Tengumaru, condenado metro sesenta y cuatro que no era más que un obstáculo para Naoki, siendo tan minúsculo entre los shinobis respetables con sus relucientes armaduras, sobresaliendo como un brote insignificante en un bosque de duros robles, tras terminar de oír a Tengumaru a duras penas, este escucho finalmente algo con claridad, ¿un nombre al parecer? “Koi no Hime” este al estar inmerso de forma casi oculta entro los ninjas en su fila, no se le hizo muy difícil el imitar las acciones de estos tras inclinarse y colocarse la mano en pecho, justo en la zona del corazón, los actos lo emocionaban un poco al sentirse entre algo tan importante como una aquella señorita frente a ellos, si bien al verla ligeramente este supo a primera vista que sería un feudal o algo parecido, donde nuevamente sale el fruto de los nervios de naoki, mientras este temblaba levemente solo porque trataba de mantenerse firme aunque no obstante cualquiera que estuviera de pie podría ver su temblorosa espalda como un rama sacudida por el viento abrumador de la tormenta y luego de las palabras de la Daimyo, este no duda dos veces en ponerse de pie tragando con fuerza y abriendo bien los ojos e intentando mantener una rostro seria mientras se mantenía enfocado en Koi no Hime.
Stats:
 
  • Fuerza : 10
  • Resistencia : 10
  • Agilidad : 10
  • Espíritu : 10
  • Concentración : 10
  • Voluntad : 10
Chakra : 80
Inventario:

-Bandana de Konoha
-Estuche Mediano:
+Bombas de Humo x2
+Pildoras de Soldado x2
+Kinzoku Ichi
-Zanbato
-Kusarigama
Acciones:
-Acomodarse y mantener la calma luego de ser empujado por Hibiki.

-Tratar de avanzar rapido pero sin parecer apresurado y reincorporarme a la formacion.

-Tratar de levantarse con la punta de los pies para ver y escuchar a Tengumaru.

-Al ver a la mayoria colocarse de rodillas, imitar lo antes posible para no desincronisarce y ya agachado, intentar ver de reojo desde otro angulo para ver bien quien habla.

-Levantarse tras la orden de la Daimyo y mantener la calma lo mas posible.
Puesto:
1ª fila: XSeikoXXHibikiXXXShioriXXXMizuki (cuatro espacios libres/ dos o tres de por medio entre los espacios)
2ª fila: XXXXYoshioXTadashiXXXXXX (Libres por el centro)
3ª fila: XXXXXXXXXXXXX (no hay espacio)
4ª fila: NaokiXXXXXXXXXXXX (superan o tienen metro noventa)
5ª fila y más: lugares no específicados, lleno de espacios. (poco podría oirse entre los redoblantes y el murmullo que desde los lados llegaba...)

Volver arriba Ir abajo

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

avatar
NB Narración
Master

Re: [Trama Konohagakure] La llama inextinguible

Mensaje por NB Narración el Miér Jul 04, 2018 10:03 am

Hi no Ishi
A medida que la Daimyo fuese hablando, los pocos ventanales sin iluminar de las edificaciones de los alrededores, mostraron un fulgor radiante y pronto a niños y niñas, hombres adultos, madres con bebés en en brazos, parejas de ancianos y hasta monjes que residían en la capital del fuego, asomándose, todos y cada uno de ellos, para apreciar la grandeza de su querida Daimyo, aquella que les protegía con el calor del fuego, y una de las mujeres que más se preocupaba por los habitantes de sus tierras... Algo estaba claro, y es que había que entender que la divinidad de la diosa del fuego no era algo que se viera todos los días. Si bien la joven paseaba por la capital de vez en cuando acompañada por su asistente, o al menos lo hacía antes de la guerra, no todos podían verla en su máxima expresión, vestida como la reina que protegía con su divinidad al país, sin estar rodeada por un ejército de guardias si es que se daba la ocasión.

La capital del fuego era el escenario más cálido y con aire de unidad en los últimos dos años para los habitantes del País del Fuego, muy pese a que no todos estuvieran contentos con formar parte de la ceremonia, delegando de cierta manera sus misiones para simplemente estar presentes, ¿o es que acaso ese era el objetivo? Pronto serían testigos de ello.

Pensamientos divididos, rostros impresos de optimismo, fascinación y hasta incluso repugnacia por parte de los militares, distribuidos a lo largo y ancho de las formaciones, exceptuando la frontal mas que nada por simulación. No todo el mundo opinaba lo mismo, pese a que respetaban a la Daimyo, siendo claro que los nobles para algunos shinobis eran simples civiles que gozaban de un poder político y económico fuera de lo común... ¿Qué decir sobre si esto era real o no? Bueno, en verdad no había mucho. Quizás uno de los errores que llevó a Konohagakure no Sato a entregar a su país, fue no darle la verdadera importancia que merecía el poder militar desde el albor de los tiempos, en los que la aldea aún era lo suficientemente joven y podía formar las raíces con mayor arraigamiento.

Todos estaban atentos a la ceremonia dentro del plan militar, y aquellos que se esforzaron pese a los imprevistos, lograron ubicarse en un lugar donde era posible adaptarse al movimiento. El Senju, incordiado en un inicio, imitó bien a quienes se encontraban a su alrededor pese a no ver lo suficientemente bien, y las palabras de quienes presentaban la ceremonia llegarían a sus oídos sin dificultad alguna, demostrando que aún a pesar de las asperezas o malentendidos con el joven Uchiha, todo podía ir bien.

Quizás no era el caso del Uchiha el de estar cómodo en presencia de los alrededores. Desde la distancia apenas podía escucharse un eco inentendible que provenía de la voz de la noble, y a duras penas podría escuchar como si de un murmullo se tratase, el nombre de la misma, pasados unos segundos de su presentación... — Es igual que su madre, incluso su voz... — un murmullo a espaldas del Uchiha de la novena fila se oyó, por parte de una voz rasposa y experimentada, en la que se involucró cierta suavidad o cariño camuflado, pese a una mirada seria y dirigida plentamente al frente, carente de sentimentalismos.

A espaldas del Genin, un hombre de unos treinta y largos años se encontraba allí, con los ojos blancos y apagados por consecuencia de unas envidentes cataratas; firme y valeroso, con un cuerpo imponente de dos metros de altura. Sus rasgos estaban maltratados, con varias cicatrices en el rostro y también en su cuello; su piel se veía tostada y árida, carente de suavidad. No era músculoso, sino mas bien muy delgado. Vestía  un kimono negro con un emblema de flores sobre su pecho. A la izquierda de su cintura se veía enfundada una katana de mango color carmín y protección azabache; sobre su lateral derecho un estuche grande atrapado entre su cuerpo y un largo brazo, pegado al igual que su igual, completamente a la contextura del hombre...

Nadie a su alrededor dedicó una sola mirada al hombre. Este era ignorado por todos y cada uno de los shinobis, sin embargo, la firmeza de quienes se encontraban a cada uno de sus laterales, quizás significaba algo si se tenía en cuenta el pasotismo de todo el resto que se había posicionado en las últimas filas de la enorme formación militar.
Daimyo País del Fuego: Koi no Hime
La mirada de la Daimyo se mostraba honrada de encontrarse ante el poder militar de su país. Era cálida, muy amena, y no cambió de ningún modo pese a que logró avistar a pequeños incautos irrespetuosos, o gente moviéndose a destiempo por falta de habilidad o soltura. Koi no Hime era muy especial. Al tratarse de una deidad que había bajado desde los mismos cielos para traer la sabiduría del fuego a sus tierras, simplemente se mostraba constante como una llamarada en mitad de un claro, sin viento para avivarla en los alrededores, ardiendo constantemente incluso a pesar de la falta de material que pudiese mantenerla encendida... ¿Pero es que acaso era una mujer sumisa que ostentaba un lugar tan importante para el país entero? Nadie que ellos conocieran había experimentado al enojo de la diosa, ¿pero se atreverían a intentarlo con aquellos guardias presentes?

Los orbes color escarlata de la chica se dirigieron al muchacho que intentó llamar su atención. Su cuerpo se mantuvo impertubable durante algunos segundos, así como también sus gestos y reacciones. Los labios de la joven no se separaron en ningún momento, y no tardó en pestañear, dejando que las intenciones del muchacho prosiguieran.

No hubo reacción por parte de la Daimyo, mas las miradas de muchos se posaron sobre aquel que aparentemente buscó llamar la atención. Quienes se encontraban a un lado del chico, le inspeccionaron por el rabillo del ojo, con el ceño quizás algo fruncido ante su osadía, y lo mismo ocurrió por parte de los guardias de la fémina que no tardó en volver su mirar al frente para continuar con la ceremonia que estaba presentando... La sonrisa de la Daimyo creció un poco más tras estas palabras, y re acomodó la posición de sus manos, entrelazando los dedos a la altura de su abdomen.

Había sido interrumpida por un novato insignificante.
NPC Konohagakure: Tengumaru
El ojo de águila del hombre que siempre acompañaba a la encarnación del fuego, se mantuvo fijo en el muchacho que se había pronunciado en aquella situación. No había expresión en su rostro mas allá de una frialdad tan gélida como las dunas del País del Hierro, pero ante la falta de palabras por parte de la dueña de sus acciones, se mantuvo inmovil en el lugar, aunque a la espera de una orden que lo llevase a dar castigo a quien se atrevió a ensuciar de algun modo la ceremonia que su reina estaba liderando...

En cuanto la chica reacomodó su postura, él se acercó lentamente a ella y le murmuró algo cerca del oído, ante lo cual ella simplemente asintió con la cabeza antes de suspirar profundamente, sin cambiar en ningún momento sus gestos, pues como una noble bien establecida sabía como aparentar incluso antes las miradas más atentas de shinobis que pese a su situación actual, no dejaban de ser tan capaces como los otras naciones.

Tengumaru volvería a su posición, quitando finalmente de vista su enfoque del muchacho. Una cálida sonrisa volvería a dibujarse en su rostro, trayendo tranquilidad a los guardias que de alguna forma se habían mostrado tensos durante los momentos de silencio.

El ambiente se relajaría de algún modo, ¿pero lo haría para todos?
Jonin Konohagakure: Izuna Uchiha
Uno de los pocos emblemas de patriotismo de Konohagakure no Sato. Junto a una ausente Hikari Senju, el Uchiha emitía un aura de seguridad absoluta a las fuerzas cada vez que hacía acto de presencia, siendo un Jonin reconocido mundialmente por sus habilidades, pero mucho más por su lealtad a las tierras que le habían visto nacer, aquellas en las cuales siempre había estado presente y por las cuales daría su vida misma.

Trajeado con las ropas formales de todo Jonin de Konohagaure no Sato, lo que más destacaba era su protector con el símbolo de la aldea, que encuadraba su rostro de atractivos rasgos. Combinaba sobre su tabique y en horizontal, algo de pintura de guerra con tonalidad escarlata.

Era imponente, y su mirada no titubeaba en ningún momento. No era difícil darse cuenta cuando este se veía molesto, como lo hizo al dedicar una oscura mirada a su propia sangre; ningún Uchiha que podría llegar a estar bajo su mando escapaba de su radar, pues sabía lo codiciadas que podían ser las habilidades de su familia una vez estas eran desarrolladas.

Con el ceño fruncido y los brazos cruzados frente a su pecho, no reaccionó, mirando de reojo a Tengumaru cuando este se aproximó a la Daimyo, pero él era diferente al guardia principal de la deidad... No tardaría en dejar que su presencia dejara en claro las consecuencias de hablar cuando no es debido; ya mucho habían perdido los shinobis de Konohagakure no Sato ante la estupidez de sus nuevas fuerzas.
Daimyo País del Fuego: Koi no Hime
Vuestra presencia aquí tiene un motivo de mayor importancia al de una ceremonia para recordarnos lo importante que es estar unidos. Si bien mi intención es nunca dejarselos de recordar, me encuentro en la necesidad poner una pausa a estas cuestiones y, por la recomendación de vuestro leal Izuna Uchiha, y el apoyo de mi querido Tengumaru... — con delicadeza, sus palabras eran acompañadas por movimientos para señalar a cada lado a su respectivo acompañante. — Vengo a solicitar algo que quizás para muchos no tenga la importancia suficiente, pero si la tendrá para nuestro país teniendo en cuenta el tiempo que nos rodea. — la voz suave y delicada embelezaba a las masas, demostrando a su vez que no era una joven tonta incapaz de leer a los fríos militares que podían aparentar delante de ella.

El fuego tenía sus secretos, y hasta inclusive una simple joven de dieciseis años, podía ser tan letal con el entrenamiento de no dejarse arrollar por la filosa lengua de los más viles políticos en Daichi.

La guardia del fuego anhela un nuevo refuerzo entre sus filas, y por costumbre, los shinobis más hábiles de las nuevas generaciones son aquellos que serán probados para la tarea. — la voz de la Daimyo se alzó con fuerza, permitiendo que esta llegase a oírse incluso en las últimas filas de la gran formación. Una pausa por parte de la joven dejaría que el evidente murmullo por parte de novatos perdidos entre las diferentes filas, hiciera eco en los alrededores. — Quienes crean ser lo suficientemente capaces para ser parte de mi guardia, den ahora un paso al frente. Si logran cumplir con las expectativas de la guardia, serán entrenados por algunos de los más hábiles guerreros del país... — finalizó, caminando hacia atrás lentamente, para dejar a Izuna Uchiha y Tengumaru al frente, perfectamente alineados, mientras algunos novatos desde las distintas filas, comenzaban a dar un paso al frente, aún con firmeza, y presentarse ante la Daimyo, sabiendo la clase de honor que sería proteger a una de las personas más influyentes de sus tierras con aceptación de alguien como lo era el Uchiha.

Volver arriba Ir abajo

avatar
Seiko Shouboku
Konoha Chunin

Re: [Trama Konohagakure] La llama inextinguible

Mensaje por Seiko Shouboku el Miér Jul 04, 2018 9:23 pm

La llama inextinguible
Seiko Shouboku
Pais del fuegoLa capitalNoche
Ahora que estaba de pie y mirando al frente Seiko podía observar con más claridad a la joven señora del fuego y su otro guardaespaldas. Él era un Jonin de renombre dentro de la aldea, un Uchiha concretamente. Seiko debía admitir que su presencia era enorme, con aquellas ropas de la aldea y aquel rostro tan serio, daba a entender que era un Shinobi que no dejaría que nadie se pasase lo más mínimo. Era una de esas personas a las cuales era mejor tener de amigos que de enemigos, o al menos eso era lo que pensaba ella.

Volviendo a la joven señora del fuego, la joven kunoichi podía ver en el rostro de la otra chica una expresión orgullosa de encontrarse frente a las fuerzas militares del país que amaba. Y al contrario que su guardaespaldas su sonrisa mostraba calidez y tranquilidad, algo que tranquilizaba de alguna manera por dentro a Seiko, era una extraña pero agradable sensación.

Y entonces, en un solo segundo aquella extraña sensación e incluso podría decir conexión que sentía Seiko al mirar a la joven señora del fuego desapareció producto de una voz que a oídos de Seiko resonó chillona, inoportuna, llena de ego y vacía de lógica. ¿Quien había osado interrumpir la ceremonia y a la daimyo de aquella forma tan inoportuna y estúpida?  No solo era una falta de respeto hacia la joven señora del fuego, si no también hacia el resto de los que allí se encontraban presentes.

Seiko no pudo evitar mirar de reojo hacia donde había provenido la voz y no supo bien por que no acabó de sorprenderle cuando vio que la voz provenía del mismo chico que había empujado minutos antes al otro shinobi. Quien sería aquel chico tan maleducado,... el cual parecía ser que no conocía el código shinobi y más allá aún, no conocía lo que era el respeto. Por que tal falta de respeto no podía pasarse por alto... no debía, pero eso no dependía de ella, por lo que únicamente se limitó a mirar nuevamente al frente.

Aún con el rostro serio, por dentro Seiko intentaba paliar el desacuerdo y la pequeña rabia que sentía hacia aquel chico. El cual tenía un rostro que mostraba superioridad, pero luego hacía tales estupideces. Negó entonces por dentro Seiko y con rostro neutro continuó observando a la señora del fuego. Esta no hizo nada más allá de mirarle , por lo que la joven kunoichi movió entonces su mirada ligeramente hacia el hombre de la flauta. Este tenía una expresión totalmente distinta a la de su señora. La frialdad que desprendía cada poro de su rostro daban muestras del desacuerdo que sentía ante las acciones del niño, por que eso es lo que era. Sin embargo, al ver que su señora no hacía nada se acercó a susurrar algo al oido de esta. Seiko no pudo evitar que se le escapase ligeramente una ceja que se elevó con curiosidad, aunque en seguida volvió a su rostro neutro y serio. Parecía que aquello que había dicho había sido aceptado por su joven señora, pues esta asintió conjuntamente a un suspiro.

Tras esto Seiko observó finalmente como el hombre de la flauta volvía a su sitio y aquella expresión gélida daba paso nuevamente a la sonrisa cálida que les había mostrado antes. Por tanto tras esto, la kunoichi movió finalmente su vista ante el otro guardian. El cual se podía ver que también estaba molesto y que aquella mirada que le echaba al inoportuno chico era de todo menos amigable.

Y como si no hubiese pasado nada, la joven señora del fuego volvió a hablar ante todos aquellos shinobis que esperaban expectantes. Seiko escuchó con total atención las palabras que llegaban a sus oídos. Al parecer la ceremonia era una únicamente un paso a una segunda causa por la que habían sido reunidos y por la cual Seiko se moría de curiosidad por saber. Una razón que no se hizo demasiado esperar, pues seguidamente fue la propia señora del fuego la que se lo comunicó.

La guardia del fuego buscaba un nuevo integrante y para sorpresa de Seiko, no se buscaba entre los shinobis más experimentados de la aldea como sería de esperar, si no entre las nuevas generaciones shinobis, las más hábiles había dicho y entre esas se encontraba Seiko. Ella no era una persona que tuviese el ego muy subido, pero eran tantas las veces que se lo habían repetido a lo largo de su vida que ya solía asentir y admitirlo.

Una pausa hizo espacio antes de que la joven señora del fuego siguiese hablando. Pedía aquellos que se creyesen capaces que diesen un paso al frente, si eran aceptados serían entrenados para el cometido. Y tras esto dio unos pasos hacia atrás dejando a sus dos guardianes al frente. Seiko en un principio no sabía bien que hacer, pero nada más acabó de hablar la joven señora del fuego, sus pies y piernas se movieron dando un paso al frente, saliendo con esto de la formación y quedando presente ante aquello que les habían ofrecido. Y nada más detenerse, con cada brazo pegado a un costado Seiko realizó una sencilla y respetuosa reverencia, no únicamente hacia la señora del fuego, si no también ante aquellos nobles shinobis que tenía frente a ella, para tras esto quedarse en el sitio esperando que les invitasen a decir algo más o les pidiesen cualquier otra cosa.

Mientras en su mente tenía una pregunta que no dejaba de dar vueltas por esta. ¿Por que había dado aquel paso tan decidido? se preguntaba.  Que la había impulsado a hacerlo tan inmediatamente sin apenas pensarlo, sin meditar los pos y los contras como sería normal en Seiko. Al principio no encontraba una respuesta lógica a esto, pero en seguida esta hizo acto de presencia.  Ella desde pequeña había entrenado duramente a pesar de la habilidad natural que tenía para ello. Siempre había soñado con ascender en el mundo de los ninjas, con mejorar su potencial y volverse alguien que mereciese la pena. Alguien que pudiese defenderse y defender a lo que amase o decidiese. Poder pasear por un mundo pacifico. Entre algunas otras cosas. No era por un reconocimiento social, cosa que nunca había usado, si no por un reconocimiento propio. Y aquello por lo que había dado el paso representaba un poco de todo ello.  

Por ello había dado el paso, si pudiese obtener aquel puesto tenía claro que lo aprovecharía bien, sabría demostrar y agradecer aquella oportunidad. Y para ello lucharía por conseguirlo. Shouboku Seiko, kunoichi de la hoja estaba preparada para aquello que siempre había hecho.

.

Stats:
STATS
  • Fuerza : 20
  • Resistencia : 20
  • Agilidad : 20
  • Espíritu : 30
  • Concentración : 20
  • Voluntad : 20
Chakra : 120
.
Inventario:

- Estuche Mediano 1 ( Parte baja espalda derecha)
5 Kunais
5 Shurikens
1 Bomba Humo
1 Sello explosivo
3 Alambres
1 Píldora del soldado

- Estuche Mediano 2 ( Parte baja espalda izquierda)
5 Kunais
5 Shurikens
1 Bomba Humo
1 Sello explosivo
2 Alambres
1 Píldora del soldado
2 Puños americanos

- Estuche pequeño (Pierna izquierda)
2 Shurikens
2 Kunais
Bomba Humo

- Bandana con el símbolo de la hoja. - Colgado en la cintura lado derecho por delante de la funda del Tanto.

- Tanto - Colgado de la cintura lado derecho

- Kunai Oculto en brazo izquierdo.

Técnicas:

--
Daño y Cansancio:
Chakra 100% : estás descansado y en perfectas condiciones. Puedes combatir con todas tus facultades físicas. +

— Chakra 60% : comienzas a notar ligera fatiga. Sudas un poco y tu cuerpo comienza a pesar, pero aún no tienes problemas para seguir peleando.

— Chakra 30% : la fatiga se hace evidente. Tu cuerpo comienza a temblar y respiras con fuerza. Todos tus stats físicos ( fuerza, agilidad y resistencia ) reciben una penalización del 30% .

— Chakra 0% : has consumido toda tu energía . Desde el mismo momento que expire tu último rastro de chakra, caerás en coma. Éste estado podría durar días, antes de poder despertar.
Resumen acciones realizadas:

- Seiko observa ligeramente a la Daimyo y a Izuna Uchiha.
- Su observación es interrumpida por una voz. Seiko castiga mentalmente aquellas acciones del otro chico.
- Observa la reacción de la Daimyo y sus dos guardaespaldas ante la interrupción de Hibiki.
- Escucha a la Daimyo y su propuesta.
- Nada más esta la realiza y finaliza sus palabras, Seiko  da un paso al frente y realiza una respetuosa reverencia hacia la Daimyo y sus dos guardaespaldas.
- Mientras espera que les indiquen nuevas instrucciones, Seiko piensa en el por que de aquella decisión. Lo cual le refuerza el haberla tomado.

Volver arriba Ir abajo

avatar
Shiori Kaguya
Konoha Genin

Re: [Trama Konohagakure] La llama inextinguible

Mensaje por Shiori Kaguya el Jue Jul 05, 2018 6:11 pm

Cuando me incorporé, a pesar de que volví a adoptar la posición de firme, mi posición casi en el centro de la primera fila me permitía ver perfectamente a la daimyo, así como a sus dos guardaespaldas, sobre todo al Uchiha, pues lo tenía justo en frente. Pero como un tal Jack dijo, vamos por partes. La daimyo era... era... una muñeca. Sencillamente preciosa y aparentemente delicada, pero algo en mi interior me decía que debajo de esas telas tan incómodas a la par de bonitas había algo muy poderoso y fuerte, más de lo que desde fuera puede aparentar. El chico de la flauta... bueno, a ese ya lo había visto muy bien antes así que lo miré más de pasada. Y al que mejor miré de los tres, en parte porque, como ya he dicho, lo tenía justo en frente, el Uchiha. Era un jonin bastante conocido y respetado en la villa, pero como no solía prestar mucha atención a los chismes, en ese momento yo solo recordaba que era Uchiha y poco más. Su rostro, a pesar de tener una expresión sería, era hermoso, como suelen serlo todos los Uchihas, pero sin embargo, a diferencia de Kizuna, el único Uchiha que hasta el momento conocía, el jonin no me inspiraba la misma confianza.

Hubo algo que me sacó me hizo mirar por un momento hacia otro lado que no era al frente, y es que el chico que estaba a escasos puestos a la izquierda de donde estaba yo le había hablado a la daimyo... Sí... le había hablado... en mitad de la ceremonia... Cuando lo miré pude observar que se trataba del mismo chico que había empujado al otro. Apenas giré un poco la cabeza para mirarle cuando habló pero enseguida volví a mirar al frente, es decir, al pecho del Uchiha. La verdad es que no es un acto que yo hubiera hecho y por supuesto me pareció una falta de respeto, pero no era yo quien debía juzgarlo por ello, así pues lo dicho, volví mi mirada al frente y esperé a que tomasen medidas, o no.

De reojo pude ver como el chico de la flauta le decía algo al oído a la daimyo y ésta asintió y suspiró, pero nada más, ahí se quedó la cosa. Aunque sí que pude ver perfectamente la mirada de desaprobación que le lanzaba el Uchiha al chico... si yo hubiese sido la receptora de dicha mirada me estarían temblando las piernas de miedo.

Pero bueno, corriendo un tupido velo la ceremonia prosiguió, y la daimyo siguió hablando. Cuando comenzó a hablar de nuevo, al principio pensé que la conversación iría por el mismo camino que había seguido antes, pero lo que dijo la daimyo tras una breve pausa me quedó por un momento en estado de shock.

Un nuevo refuerzo para la guardia de fuego... Sin duda alguna era un puesto que deseaba, pero había quedado claro que eran los shinobis más hábiles de la nueva generación los que deberían mostrar su valía para el puesto y... a quien queremos engañar, yo no estaba entre ellos. Era una genin del montón y lo sabía, pero también sabía que era una Kaguya, y no todo el mundo posee mis técnicas. Ante mi indecisión de si dar el paso o no miré para los lados de vez en cuando para ver a aquellos y aquellas valientes que daban el paso, así como a la daimyo, que ahora estaba detrás de sus guardaespaldas. Pude ver que Seiko fue una de las valientes que dio el paso prácticamente sin pensárselo, dio el paso como si toda su vida hubiese estado esperando este momento, pero ese no era mi caso. Yo no era una genio, no era la mejor Kaguya, no era la más fuerte, ni la más rápida y aún menos la más inteligente pero...

Pero en ese momento pensé, que hay algo que sí tenía, que sí tengo, y eso es la voluntad de fuego. Puede que no pasase la prueba, puede que incluso fuera la primera en ser excluida, pero no me iba a quedar ahí plantada mirando como mis compañeros daban el paso. No me iba a echar a atrás. No soy la mejor, pero tampoco soy una cobarde. Así pues, conforme estos pensamientos se fueron haciendo fuertes en mi mente, miré directamente a los ojos al Uchiha, di un paso al frente e hice una leve reverencia.


INFORMACIÓN:
RESUMEN:
-Observo sobre todo a la daimyo y al Uchiha.
-Miro brevemente a Hibiki cuando le habla a Koi no Hime
-Continuo en firme hasta que la daimyo lanza la propuesta.
-Por unos momentos me quedó observando como los demás dan el paso dudando de si soy merecedora de dicho puesto o si estoy lo suficientemente preparada.
-Finalmente doy el paso y hago una leve reverencia.
INVENTARIO BÉLICO:
-Bandana de Konoha (En la cadera)
-4 Bombas de humo y 2 Píldoras de soldado (en el estuche pequeño que lleva en el muslo derecho)
  • Fuerza : 11
  • Resistencia : 8
  • Agilidad : 20
  • Espíritu : 8
  • Concentración : 8
  • Voluntad : 8
  • Chakra : 74

Volver arriba Ir abajo

avatar
Yoshio Shita

Re: [Trama Konohagakure] La llama inextinguible

Mensaje por Yoshio Shita el Vie Jul 06, 2018 9:20 pm

Divagando.
Última esperanza.
KonohaHi No IshiNoche

Se le escapó una sonrisa ladeada, ligera y rápidamente erradicada. Yoshio no comprendía la estupidez tan colosal que podía llegar a albergar una persona para ofrecer el espectáculo que estaba ofreciendo su compañero. ¿A quien se le ocurría interrumpir un ceremonia como aquella de una forma tan tonta? Encima su mensaje no era ni concluso, se podría interpretar de tantas formas que no quedaba nada claro. Actuaciones como aquellas eran los motivos por el que el Shita se obligaba a pensar con detenimiento sus palabras cada vez que hablaba... casi siempre. Ladeo la mirada por el tiempo necesario como para verle arrodillarse, pero la curiosidad del joven residía en como actuaría aquella "señorita", ya que hiciese lo que hiciese estaría mal. Si le castigaba en público sus guardias, estaría castigando a un ferviente fiel de su villa. Si no lo hacía, estaría dejando impune a un novato que apenas sabía algo sobre modales, dándole el mensaje a todos de que faltarle el respeto salía indemne. Sin quererlo, ese chico le dio mas emoción a aquella reunión estúpida que cualquier aparición de ninjas legendarios.

Esa pequeña risotada interna le sirvió para aliviarse, aunque el chico pretendía algo con aquel gesto, desde luego. Pero a Yoshio le fue muy útil esas acciones al poder aliviar un poco de su tensión y enfado en la risa. Cogiendo aire por la nazis y respirando profundamente se liberó de gran carga de estrés. La conclusión fue que salió indemne, no importaba el castigo que le esperase luego, había interrumpido a la personas mas importante de su país y nadie le había dicho nada, la seriedad del evento se escapaba con cada palabra, y aquello hacía que al castaño se le escapase algo de aire de la risa contenida.

Más allá de que la actuación del chico fuese estúpida, el joven se paró de reír al pensar que realmente tenía el mismo o, incluso más derecho de hablar que Koi No Hime. Hablando en plata ese chico sería uno de los primeros en morir de estallar una guerra revolucionaria, seguramente, mientras que ella solo se apoyaba en su derecho de nacimiento y punto. Ni había demostrado ninguna cualidad ni tampoco había sido elegida por ninguna característica específica. Solo había nacido de la madre correcta y había sido educada con una formación dirigida al mandato, aunque al menos era agradable a la vista, ya que después de todo solo importaba la presentación. Solo era una parte mas del bonito espectáculo que estaban montando, una cortina de humo sin más. Ya vuelto a su estoica actitud y a su seriedad al recordar quien era, se quedó serio esperando a que aquello acabase.

De una vez parecía concluir en el objetivo de aquella reunión, la petición o declaración estaba lista. El joven se esperaba algo rápido y sin importancia, mayores impuestos, puertas cerradas, alguna noticia incómoda, etc. Pero no, la petición fue aún mas osada de lo que se esperaba, ya que aquella chica pedía ninjas para ser entrenados para estar en su guardia personal. Yoshio se quedó frunciendo el ceño, ¿quien sería tan idiota como para apuntarse a eso? Pues al parecer...

El joven se quedó pensando, mientras vio a las dos chicas arrodillarse. Jamás accedería a ser el protector de una niña, pero aún así tenía algo que hacía que su corazón se acelerase, serían entrenados por ninjas de alto nivel; la promesa de ser alguien más, sin importar el fin con el que fuese adiestrado. Quizás la oportunidad para dejar de ser un inútil, quizás la forma de superar sus propias barreras y de ser alguien. Su sueño.
Los segundos pasaron mientras el joven pensaba detenidamente en una posición firme y seria. ¿Qué tontería estaba pensando? Él no valía para un adiestramiento de alto nivel, y aún así... algo le hacía anhelar sentirse otra vez dentro de un grupo, con alguien que le ayudase a mejorar. Aún así, él no era la persona que podría... ¿o si? Seguramente no. ¿Pero y si lo era? ¿Y si no?

En mitad de sus divagaciones, el castaño notó el valanceo casi involuntario de su cuerpo, había dado un paso. No se arrodilló, solo miraba al frente con su visión perdida y un rostro sin gesto. Sus manos estaba cruzadas en la parte de atrás de su cadera, y aún seguía divagando entre su podía o no, más entre la niebla que cubría su mente, el paso estaba dado.
Resumen:

-Se ríe de las acciones Hibiki en sus adentros, y eso le anima un poco.
-Luego divaga en si ese chico tiene el mismo o mas derecho que el propio daimio a hablar, dado que él dará su vida y no tiene un alto cargo solo por nacer.
-Duda muchísimo sobre si dar un paso al frente, dudando seriamente de si será capaz de afrontar tal desafío.
-Da un paso al frente, pero después de unos segundos. Seguramente sera uno de los últimos en dar un paso.
-Se quede en pie y no se arrodilla, solo avanza un paso y su mirada se queda perdida en el horizonte mientras aún duda si será capaz o no, con pose firme.
Estadísticas:
  • Fuerza : 12
  • Resistencia : 12
  • Agilidad : 11
  • Espíritu : 2
  • Concentración : 4
  • Voluntad : 4
Chakra : 68
Estado:
Chakra al 100%
Inventario:

Banda de Konoha. (En el brazo derecho)
6 Shurikens. (En el estuche pequeño del muslo izquierdo)
6 Kunais. (En el estuche pequeño del muslo derecho)
Mecanismo de Kunai oculto. (Muñeca derecha)
Kinzoku Ishi (Debajo del abrigo, en la cadera por la espalda)
Katana. (Entre sus manos o su cadera)
2 Mômoku. (Oculto bajo las protecciones de sus antebrazos. Uno en el derecho y otro en el izquierdo)

Volver arriba Ir abajo

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

avatar
Tadashi
Konoha Genin

Re: [Trama Konohagakure] La llama inextinguible

Mensaje por Tadashi el Dom Jul 08, 2018 2:06 am

Te encontrabas enfocado en detallar al reconocido Uchiha que se hallaba detras de la Damyô, su mirada era imponente y lleno de algo de molestía por las acciones del otro muchacho ubicado en la primera fila; tu mirada segundos más tarde se desvio directamente hacia la presencia del muchacho que se había precipitado. Estabas confundido, se suponia que en ningún momento se debe interrumpir el monologo de tus superiores, almenos que este ultimo lo indique para encontrar diversas opiniones; no era el caso. —Si sigue así le daran un escarmiento— pensaste, mientras que desviabas tu mirada hacia la ubicación de la Damyô, a la espera de la reacción de la señorita del fuego, ignorando por completo al muchacho Uchiha, ubicado en la primera fila, que estaba cometiendo imprudencias a diestra y siniestra.

Pese a que el uchiha trataba de llamar la atención, no era de tu incumbencia si llegaban a amedentrarlo, pero te preocupaba que por culpa de este muchacho todos pagaran las consecuencias. Entonces lograste calmarte cuando, al desviar tu mirada, presenciaste el rostro de la Damyô, quien no mostro ningun tipo de desagrado ante las palabras de aquel joven genin y se quedo callada; esperando a que Hibiki continuara con sus imprudencias. Aunado al hecho de que la joven señora del fuego al parecer ordeno no hacerle nada al muchacho, cuando Tengumaru se le acerco a susurrarle algunas palabras al oido, apagando la tensión de todos los miembros de la reunión, como tú, que estaban sumamente tensos ante dichas acciones. Emitiste posteriormente una exhalacíón de aire, detallando un suspiro alentador, y proseguiste presenciando a la Damyô que al parecer estaba apunto de mencionar algunas palabras.

Empezaste a escuchar atentamente su monologo, al parecer estaba apunto de pedir a los shinobi participes de la reunión algun tipo de propuesta, a recomendación del guardaespaldas Tengumaru y el Jounin Uchiha; te encontrabas algo ansioso, tratando de no demostrar este sentimiento, ya que tenías bastante dudas acerca de lo que podía ser, hasta que finalmente, las palabras fluyeron junto con la propuesta. —¿Formar parte de las filas de la señorita del fuego?— pensaste mientras que evaluabas las posibilidades de aceptar ponerte a prueba; una oportunidad que se presenta una sola vez en la vida, y que debe aprovecharse al maximo. Esperaste unos segundos, mientras observabas a los shinobi que accedían a entrenarse fisica y mentalmente para proteger a Koi no Hime.

Segundos más tarde diste un paso hacia adelante, recordabas lo mucho que queria tu difunto padre que estos ocurriera, por lo que para honrarlo decidiste aceptar la propuesta (Aunque tampoco es que tuvieses demasiadas dudas). Una vez al frente a una distancia prudencial de las personas de la primera fila que habían dado el paso, hiciste una reverencia, desplazando tu torso cuarenta y cinco (45) grados hacia abajo; emitiendo de manera indirecta el orgullo que sería para ti pertenecer a dicho ejercito. Luego de la reverencia te colocaste firme, quedaba esperar las siguientes intrucciones por parte de tus superiores y si serias seleccionado de pertenecer a la guardia de la princesa del amor (Koi no Hime).


Datos Relevantes:
Inventario Belico:
— Puños americanos guindados en la cintura por el costado derecho
— Estuche mediano colgado en el costado izquierdo de la cintura que contiene:
                * 10 Shuriken
                * 2 Pildoras Soldado
                * 3 Kunai
— Bandana en la pierna derecha cerca de la cintura
Daño y Cansancio:

— Chakra 100% : estás descansado y en perfectas condiciones. Puedes combatir con todas tus facultades físicas. +

— Chakra 60% : comienzas a notar ligera fatiga. Sudas un poco y tu cuerpo comienza a pesar, pero aún no tienes problemas para seguir peleando.

— Chakra 30% : la fatiga se hace evidente. Tu cuerpo comienza a temblar y respiras con fuerza. Todos tus stats físicos ( fuerza, agilidad y resistencia ) reciben una penalización del 30% .

— Chakra 0% : has consumido toda tu energía . Desde el mismo momento que expire tu último rastro de chakra, caerás en coma. Éste estado podría durar días, antes de poder despertar.
RESUMEN DE ACCIONES REALIZADAS:

— Tadashi se distrae en la imprudencia de hibiki
— Aunque le de igual lo que haga, se pone tenso
— Se calma al ver que no pasaria nada, escucha las palabras de su superior
— Acepta la propuesta de ponerse a prueba, da un paso adelante.
— Hace la reverencia, y espera instrucciones

  • Fuerza : 01
  • Resistencia : 12
  • Agilidad : 08
  • Espíritu : 12
  • Concentración : 01
  • Voluntad : 04
  • Chakra : 78

Volver arriba Ir abajo

avatar
Kizuna Uchiha
Muerto

Re: [Trama Konohagakure] La llama inextinguible

Mensaje por Kizuna Uchiha el Dom Jul 08, 2018 9:21 pm

La disciplina regó de calma el escenario otorgándole al joven Uchiha un largo respiro luego de tan agitados contratiempos. Se acomodó los laterales de su ropaje con sutileza, sin despegar los brazos de su torso; sacudió la cabeza gestualizando su fastidio tras vanos intentos de alzarse en puntillas de pie y atravesar la mirada entre los esbeltos ninjas que se estiraban en las filas delanteras, dejando solo una diminuta abertura entre hombros dando la esperanza de una visión que terminaba por perderse con los gigantes de la siguiente fila. Encogió sus hombros y agachó la mirada, como si concentrara sus máximos esfuerzos ahora en los oídos que también batallaban por captar palabras de una joven que no aparentaba intenciones de pronunciarse con mayor fuerza; batallaba, porque entre toses y algunos murmullos provenientes de sus flancos y retaguardia le podían más que frases débiles y sueltas. Y frustrado, ante todo, como si se hallara rebajado a un sordo anciano, maldijo por lo bajo y retiró toda intención de seguir con su ineficaz tarea auditiva.

El silencio se hizo por unos segundos para luego lanzarse murmullos potenciados por la incredulidad y la sorpresa, llamándole la atención que la propia daimyo pausara su discurso que luego retomaría, volviendo a la normalidad la situación y con eso, el Uchiha se devolvió a su status de florero. Fue esa misma voz femenina la que le llamó de nuevo a la realidad, rescatándolo de la frustración que estaba sintiendo, invocándole a dar un paso delante si deseaba proteger su vida. Su rostro boquiabierto, con ambas cejas alzadas y petrificado demostraba la sorpresa que se llevó comprendiendo por fin el por qué de su visita a la capital; una oleada de murmullos acompañó su asombro y este giró la cabeza, buscando la respuesta que tendría cada integrante en sus rostros. Pues la de él estaba lejos de ser concreta.

¿Un gennin bastaría para proteger la integridad del máximo exponente del país? Rio por lo bajo, de sí mismo. Una pregunta que ofendía a su condición actual y que reflejaba ausencia de notables características que pudieran usarse como base de apoyo para un argumento que indicara lo contrario. Durante toda su vida huyó de una vida como tal y ahora creía que era demasiado tarde para él; prefería depositar ese beneficio en el futuro de la aldea, en los más jóvenes que, con la experiencia de un arduo entrenamiento y la adquisición de ventajosos conocimientos, podrían ser de utilidad en el futuro para Konoha y la capital. Hizo una mueca y apretó los puños, arrepintiéndose por un momento sus malas elecciones en el pasado; inclinó la cabeza y de reojo vio la respuesta de sus compañeros. Él se quedó allí.


Resumen:
1) Sigue luchando por escuchar las palabras que suelta la daimyo hasta que termina por rendirse.

2) Al escuchar la propuesta, teme que su capacidad no esté a la altura para protegerla y prefiere quedarse en el sitio.
Daño y cansancio:

Estado (100%)
Chakra 100% : estás descansado y en perfectas condiciones. Puedes combatir con todas tus facultades físicas.

— Chakra 60% : comienzas a notar ligera fatiga. Sudas un poco y tu cuerpo comienza a pesar, pero aún no tienes problemas para seguir peleando.

— Chakra 30% : la fatiga se hace evidente. Tu cuerpo comienza a temblar y respiras con fuerza. Todos tus stats físicos ( fuerza, agilidad y resistencia ) reciben una penalización del 30%.

— Chakra 0% : has consumido toda tu energía . Desde el mismo momento que expire tu último rastro de chakra, caerás en coma. Éste estado podría durar días, antes de poder despertar.

Daño

Inventario Bélico:

Mochila (espalda)
Respirador
Comunicador
Bomba de luz
Nota invocadora
Fuma shuriken
Capa impermeable
Recipiente

Estuche grande
Sello explosivo (2/2)
Bengala (3/3)
Bomba de humo (6/6)
Alambres (10/10)
Makibishi (12/12)
Píldora (2/2)

Estuche pequeño (pierna izquierda)
Shuriken (5/5)

Estuche pequeño (pierna derecha)
Shuriken (4/4)

Visible
Katana
Banda de Konoha

Oculto
Kunai oculto (diestra)

Interacciones
  • Fuerza : 22
  • Resistencia : 30
  • Agilidad : 30
  • Espíritu : 32
  • Concentración : 34
  • Voluntad : 30
  • Chakra : 132 total

Volver arriba Ir abajo

avatar
Hanzo Mu
Konoha Genin

Re: [Trama Konohagakure] La llama inextinguible

Mensaje por Hanzo Mu el Lun Jul 09, 2018 2:21 am

-Naoki se encontraba escuchando sobre lo que la señorita contaba, y no fue hasta la ultima palabra que logro hacer que su corazón se estremeciera de emoción y ansiedad -"La guardia real, esta seria una oportunidad única, nunca, jamas, en ningún momento de mi  vida pensaría que se me presentaría algo así tan rápido" inicialmente los pensamientos de senju lo hacia entablar una esplendorosa sonrisa de oreja a oreja mientras veía pero al ver a los primeros en dar el paso al frente este intentaba tranquilizar su respiración, quizás el entrenamiento con mizuki lo había ayudado a ponerse en forma hace unos días pero ¿seria suficiente? no es que el muchacho dudara de si mismo, el sabia que podría confiar en sus habilidades, su percepción de si mismo no era mala, pero no podía parar de pensar en que los pondrían a prueba, y no cualquier persona, seria dos jonin que se asocian con la mismísima Daimyo ¿¡que clase de prueba rigurosa se les daría!? definitivamente seria riguroso, pensar en eso revolvía la mente de naoki, tanto así que por un momento empezaría a temblar y sudar al dudar si era realmente sensato el dar un paso, obviamente esta seria una celebración patriótica pero mas allá de eso, la llama en su corazón de la que tanto se hablaba, seria realmente capas de soportar el soplido de la adversidad apunto de llegar como un fortísimo, apretando dientes y puños mientras intentaba hacer avanzar su cuerpo, la misma duda sujetaba su cuerpo causando una parálisis terrible de su ser, lo que parecía una lucha contra el mismo, este no paraba de repetirse en su mente la misma frase -"¡avanza! ¡¡Avanza!! ¡¡¡AVANZA!!!" el momento de duda se esfumaba, la mayoría de sus compañeros habían decidido si dar o no un paso al frente, si quería tomar una elección, seria ahora o nunca, hasta que tomo la iniciativa final y logro avanzar orgullosos y tratando de controlarse mientras sin mucha resonancia pero al mismo tiempo audible hacia algunos a su alrededor e incluso la misma Daimyo si es que esta le lograba prestar atención. -Quiero demostrar también...el calor de la llama de Konoha.


Resumen:
-Mantenerse firme escuchando a la Daimyo desde su fila
-Tratar de controlarse mientras ve como los demás dan un paso al frente
-Imitar la acción y no entrar en pánico
Daño y cansancio:

Estado (100%)
— Chakra 100% : estás descansado y en perfectas condiciones. Puedes combatir con todas tus facultades físicas.
Daño

Inventario Bélico:

-Bandana de Konoha
-Estuche Mediano:
+Bombas de Humo x2
+Pildoras de Soldado x2
+Kinzoku Ichi
-Zanbato
-Kusarigama

Interacciones
  • Fuerza : 10
  • Resistencia : 10
  • Agilidad : 10
  • Espíritu : 10
  • Concentración : 10
  • Voluntad : 10
  • Chakra : 80 total

Volver arriba Ir abajo

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

avatar
NB Narración
Master

Re: [Trama Konohagakure] La llama inextinguible

Mensaje por NB Narración el Vie Jul 13, 2018 7:57 am

Hi no Ishi
Las nuevas generaciones se fueron presentando y ante este hecho, los guardias que acompañaban a las tres figuras más destacables, fueron seleccionando a varios de ellos y separándolos poco a poco; no habia menos de veinte postulantes, pero aquellos que resultaban verse más importantes en esta ocasión, eran ignorados por estos hombres, quienes ni siquiera llegaron a dedicar una sola mirada a los novatos.

Un gesto de Izuna Uchiha generó que el resto de shinobis, de mayores rangos o que ni siquiera se atrevieron a dar lo que quizás podría llegar a ser uno de los pasos más importantes en sus vidas, comenzaran a dispersarse por la capital, rompiendo filas y demostrando que su presencia allí ya no tenía razón de ser. Tras este gesto ejercido por el hombre de mayor rango a la vista, la Daimyo del País del Fuego haría una gentil reverencia, propia de una diosa mas que de una servidora o doncella, pero que reflejaba las buenas costumbres que tenía ella como noble a pesar de un título tan importante haciendo peso sobre su espalda...

Aquellos que no fueron seleccionados eran los protagonistas de esta historia, los jóvenes que de alguna manera destacaban por sobre el resto y que habían llegado hasta esta instancia dispuestos a seguir adelante.

Quienes no dieron un paso al frente, serían arrastrados por la corriente de shinobis que se alejaban del centro principal en donde se encontraba la fogata, o quizás simplemente decidirían irse por su propia cuenta si es que así lo deseaban. Las calles no estarían del todo despejadas, pero la gente ofrecería comida y pequeños presentes creados con figuras de papel de diversos colores, siempre por parte de los habitantes de la capital, que con buenas costumbres y gran humor, de algún modo querían brindar algo de cariño o respeto a sus legítimos protectores desde hacía ya mucho tiempo.
NPC Konohagakure: Tengumaru
Si bien el murmullo seguía oyéndose y el sonido de redoblantes que generaban los pasos de aquellos que se retiraban de los alrededores, aún permanecía en escena, Tengumaru se adelantó un par de metros y comenzó a señalar con su mano derecha a varios aspirantes: Hanzo Mu, Shiori Kaguya, Yoshio Shita y Tadashi Nara. Lo haría de uno en uno, tomándose tiempo en cada selección y haciendo un además de descarte para con el resto que fueron separados por un hombre con armadura que se los llevaría lejos tras agruparlos y susurrarles algo que no llegó a oídos de los protagonistas de la presente ceremonia.

Ustedes cuatro, acompañenme. — ordenó, dándose la vuelta y brindándoles su espalda, para luego detenerse en el lugar, hacer un gesto a su señora para que esta tomase la delantera y juntos encaminarse con lentitud hacia la zona Este de la fogata, que presentaba las mismas condiciones que la actual pero que se encontraba un poco mas apartada de donde se había llevado a cabo hasta el momento el espectáculo.

Juntos rodearían con lentitud y calma al gran fuego que destacaba por encima de todas las cosas, sin voltear siquiera una sola vez para ver si los novatos les seguían como era debido, o al menos fue solicitado...
Jonin Konohagakure: Izuna Uchiha
El silencio y la frialdad de Izuna Uchiha se fue mostrando poco a poco a medida que Tengumaru realizaba sus acciones, o al menos así se mostró tras las miradas raudas que dio a lo largo de las filas que se iban disgregando por la ciudad tras el gesto ejercido que dio a entender a todos que su presencia allí ya no era requerida.

Difícil era predecir a que figura captó el hombre para generar semejante molestia en su interior, pero esta se haría palpable en cuanto los cuatro aspirantes seleccionados por el hombre de la Daimyo se alejaran junto a él, dejando a tan solo dos kunoichis presentes: Seiko  Shouboku y Mizuki Hitomi, jóvenes fuertes de su generación que aún eran novatas.

Un rápido vistazo a los alredeores mientras cruzaba los brazos frente a su pecho demostró al Jonin que se encontraba solo. Los guardias de la Daimyo se habían llevado a diversos shinobis y kunoichis de la escena, y solo quedarían ellas dos para que él se encargase de su examinación si es que de esa forma había que llamar al ritual que estarían a punto de llevar a cabo en caso de aceptarlo de una u otra manera.

Bien era sabido que el accionar del Uchiha era propio de uno de los más grantes patriotas del País del Fuego. Este avanzó e hizo un gesto con la cabeza hacia el suelo, luego de mirar a las jóvenes con el ceño fruncido. — Delante de mí, ahora. — ordenó con rudeza, esperando que las chicas se desplazaran cuanto antes, pues en su rostro se haría evidente la impaciencia; mientras esperase por ellas, volvería a dar un vistazo por los alrededores, enfoncando su vista en lo poco que se podía ver de las calles y multitudes que aún se alejaban del centro; jamás dejaría de haber presencias cerca de la fogata, ni por parte de los habitantes como de otros shinobis que anhelaban presenciar lo que se llevaría a cabo.

Mizuki Hitomi, Seiko Shouboku... ¿Cuál es el motivo que ustedes tienen para presentarse a esta oportunidad? — finalmete, la gélida mirada del superior, oscura y carente de viveza las tomaría por sorpresa incluso si estaban preparadas para recibirla; el hombre miraría a cada una de ellas de forma intermitente, de forma penetrante y desafiante, aguardando en silencio por una respuesta por parte de ellas.

Si habia algo para destacar, es que el hombre recordaba el nombre de cada militar de Konohagakure no Sato.

Volver arriba Ir abajo

avatar
NB Narración
Master

Re: [Trama Konohagakure] La llama inextinguible

Mensaje por NB Narración el Vie Jul 13, 2018 8:06 am

Aclaraciones y pautas
Antes que nada siento mucho la demora en la respuesta. De ahora en más se verá más actividad y fluidez en la trama:

— Kizuna Uchiha e Hibiki Itsegakeru se despiden de esta porción de la trama. Ambos obtendrán su respectiva trama individual dado a que han decidido no aceptar la propuesta de la Daimyo, pero deberán aguardar un poco hasta que se les abra tema y se les avise por el canal de anuncios de Discord. De todas formas se les solicita que posteen ahora mismo su partida del centro de la capital (siendo arrastrados por las multitudes o haciéndolo por cuenta propia según lo que dice narrativa).

— El resto de los presentes acabarán separados en dos temas, según el NPC que se los ha llevado. Los cuatro primeros (Shiori, Tadashi, Hanzo y Yoshio) deberán postear en esta trama en base a la solicitud de Tengumaru, y tanto Seiko como Mizuki permanecerán en este mismo tema.

— Para mantener un órden de continuidad y hacer mas sencilla la tarea al narrador, dejaré establecido el orden de turnos de esta ronda, el cual podrá ser repartido según gustos y conveniencias de los usuarios respetando las etapas que dejamos a continuación:

• Los dos que se van de la trama postean primero.
• Los cuatro que van con Tengumaru van después.
• Quienes quedan con Izuna Uchiha finalizan según el órden que llevaban hasta ahora (primero Seiko y luego Mizuki).

— Hasta aquí llegan las pautas de momento. Ni bien vaya viendo que postean, iré creando la separación de temas y aquellos con trama individual, como se les dijo, aguarden.

Respeten siempre las reglas del foro y respeten los tiempos de narración; hacemos lo mejor posible por darles el mejor trato habido y por haber. <3

Volver arriba Ir abajo

avatar
Kizuna Uchiha
Muerto

Re: [Trama Konohagakure] La llama inextinguible

Mensaje por Kizuna Uchiha el Sáb Jul 14, 2018 4:40 pm

Se mantuvo inmóvil viendo cómo todo terminaba para aquellos que no sentían la necesidad o carecían del interés de apoyar a su líder. Quería convencerse que se mantuvo al margen por la segunda, sin embargo, él sabía que ya no estaba a la altura de sus colegas. La marea chocó los hombros obligándole a retroceder varios pasos atrás y voltear hacia la senda de los cobardes; aquellos continuos y débiles choques le despertaban de sus pensamientos, sobre su decisión. ¿Era la correcta?

Se refregó el rostro con ambas manos, quitándose las perturbaciones que molestaban su meditar. Molesto, se desligó de la multitud y de los susurros, ignorando los obsequios o palabras de aliento de los ciudadanos que se encontraban bordeando la ola de ninjas. Se dirigió hasta la salida de la capital, cruzando por los inmensos toríi a los cuales ni siquiera dedicó una mirada. Se le pasó por la mente la posibilidad de que todos sus compañeros y compañeras de la aldea estuvieran ahí, dando el paso adelante; se alegró por ello. Esos jóvenes eran el futuro de la aldea. Y tampoco pudo evitar compararse con Izuna, un hombre que posiblemente le sacaba algunos años más y era un estandarte para Konoha. No solo fallaba como ninja, también lo hacía como Uchiha. Pequeños rasguños de envidia penetraron su alma al sentir eso.

Ahora que por fin se hallaba en la carretera, solitario y nocturno, se encaminó hasta la aldea.


Resumen:
1) Kizuna se retira de la aldea.

PD: Disculpen el post. Sé que es tristísimo, pero no me sale nada últimamente. x.x
Daño y cansancio:

Estado (100%)
Chakra 100% : estás descansado y en perfectas condiciones. Puedes combatir con todas tus facultades físicas.

— Chakra 60% : comienzas a notar ligera fatiga. Sudas un poco y tu cuerpo comienza a pesar, pero aún no tienes problemas para seguir peleando.

— Chakra 30% : la fatiga se hace evidente. Tu cuerpo comienza a temblar y respiras con fuerza. Todos tus stats físicos ( fuerza, agilidad y resistencia ) reciben una penalización del 30%.

— Chakra 0% : has consumido toda tu energía . Desde el mismo momento que expire tu último rastro de chakra, caerás en coma. Éste estado podría durar días, antes de poder despertar.

Daño

Inventario Bélico:

Mochila (espalda)
Respirador
Comunicador
Bomba de luz
Nota invocadora
Fuma shuriken
Capa impermeable
Recipiente

Estuche grande
Sello explosivo (2/2)
Bengala (3/3)
Bomba de humo (6/6)
Alambres (10/10)
Makibishi (12/12)
Píldora (2/2)

Estuche pequeño (pierna izquierda)
Shuriken (5/5)

Estuche pequeño (pierna derecha)
Shuriken (4/4)

Visible
Katana
Banda de Konoha

Oculto
Kunai oculto (diestra)

Interacciones
  • Fuerza : 22
  • Resistencia : 20
  • Agilidad : 30
  • Espíritu : 32
  • Concentración : 34
  • Voluntad : 30
  • Chakra : 132 total

Volver arriba Ir abajo

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

avatar
Shiori Kaguya
Konoha Genin

Re: [Trama Konohagakure] La llama inextinguible

Mensaje por Shiori Kaguya el Lun Jul 16, 2018 3:58 pm

En pocos minutos ya habían dado el paso todos los que se creían preparados y se marchaban los que habían preferido no hacerlo. En esos pocos minutos mis nervios fueron en aumento y me es imposible negar que empezaba a dudar de la decisión que había tomado. Obviamente no iban a coger y obviamente iba a ser de las primeras descalificadas pero... ¿Y si no? Era una oportunidad que solo se presenta una vez en la vida y no iba a dejarla escapar así porque sí, al menos no sin intentarlo.

A continuación empezaron a separarnos por grupos. Al chaval que había sido empujado por otro, a Yoshio, a Tadashi y a mi nos señaló el guapete de la flauta y nos dijo que le siguiéramos así que... yo más feliz que una perdiz pero... ¿y Seiko? No me apetecía mucho que me separaran de ella pero bueno, no tenía elección así que cuando el guapete y Koi no Hime empezaron a andar yo les seguí como a un metro de distancia. Me abstuve de hacer preguntas y... me costó... me costó mucho, pero lo conseguí que es lo importante.

Conforme empezamos a andar me giré para comprobar que mis compañeros nos seguían y para mirar a Seiko, a la cual le sonreí con una sonrisa nerviosa y cargada (que no cagada, mal pensados/as) de miedo a la vez que le hacía un gesto de despedida con la mano. La verdad es que a ella le había tocado con Mizuki y... si las obligaban a enfrentarse entre ellas no lo iba a tener fácil pero... aún así tenía posibilidades, así pues le desee mucha suerte, aunque no pude decírselo ni hacérselo saber de ninguna manera.

Así pues seguí al guapete y a la daimyo a donde fuera que nos llevasen encabezando la fila de novatos.


INFORMACIÓN:
RESUMEN:
-Cuando Tengumaru y Koi no Hime empiezan a andar les sigo de inmediato.
-Echo un vistazo para ver que mis compañeros me siguen y para despedirme de Seiko.
INVENTARIO BÉLICO:
-Bandana de Konoha (En la cadera)
-4 Bombas de humo y 2 Píldoras de soldado (en el estuche pequeño que lleva en el muslo derecho)
  • Fuerza : 11
  • Resistencia : 8
  • Agilidad : 20
  • Espíritu : 8
  • Concentración : 8
  • Voluntad : 8
  • Chakra : 74

Volver arriba Ir abajo

avatar
Yoshio Shita

Re: [Trama Konohagakure] La llama inextinguible

Mensaje por Yoshio Shita el Lun Jul 16, 2018 9:29 pm

Hora de ser obediente.
Dudas y pasos.
KonohaHi No IshiNoche
Es curioso como puede cambiar una situación de un momento a otro. Yoshio, el joven que no sentía simpatía ni patriotismo alguno, que pesaba que se iría igual que vendría, estaba ahora apunto de... comenzar algo. Si bien no sabía exactamente que iba a comenzar o a donde se suponía que iba a ir, sabía que iba a algún tipo de prueba o quizás el inicio de un entrenamiento, aunque claro, dudaba de que pudiese superar el entrenamiento en sí. Le señalaron como a uno mas, uno del montón, eso le hacía sentirse tranquilo, pues no era el único y al menos tendría a alguien conocido a quien seguir, Shiori. Por otro lado, se percató de algunas cosas interesantes mientras movía los ojos ágilmente y caminaba hacia donde le indicaban. Por un lado Mizuki se quedaba en esa plaza, con la otra chica pequeña, era evidente que había algo que las separaba del resto, y seguramente fuese su familia, clan, o preparación, o ambas cosas. Por otro lado, y aún más gracioso, el gran patriota chico que interrumpió a su daimio y seguramente tendría que pagarlo de algún modo, se echó para atrás y decidió no hacer nada. Vaya sorpresa.

Se apresuró en comenzar el camino indicado, a diferencia de lo que tardaba en hacerlo todo, como el arrodillarse o el dar un paso, aunque si era cierto que seguía lleno de dudas, al menos esta vez no tenía que decidir por nada, solo obedecer. Se plantó detrás de Shiori, pero esta vez se quedó pensando en sus cosas, pues tenía mucho a lo que darle vueltas en vez de fijarse en aquella cadera tan pequeña y graciosa. Era curioso que no estuviese nervioso ni asustado, la verdad es que no sabía porqué iba a tener miedo, si no era capaz de superar la prueba se iría sin mas, si lo era, pues mejor. Excepto tiempo y quizás dolor, no tenía nada que perder por intentarlo, ¿qué iban a hacerle? Las consecuencias de demostrar su debilidad no era algo que le preocupase realmente, tampoco tenía casi nada que perder.

Algo que no le hacía gracia eran sus superiores, ya que para Yoshio no tenía sentido que le guardase respeto si ellos no habían hecho nada por él de antemano. Que estúpido, solo eran personas con aspecto ridículo, como el tío de la flauta. Aún así se calló, el hecho de destacar siempre daba problemas, y él ya había destacado mucho mas de lo deseado, eso sin duda, a partir de ese momento se iba a mantener callado e iba a intentar hacer lo que le decían, sin más.

Resumen:

-Se limita a seguir los pasos de sus superiores detrás de Shiori.
-Echa un vistazo a Mizuki, pero nada más.
-No siente respeto por sus superiores, pero se lo calla ni tampoco lo da a entender.
-Pretende limitarse a hacer todo lo que le digan, no quiere destacar.
Estadísticas:
  • Fuerza : 12
  • Resistencia : 12
  • Agilidad : 11
  • Espíritu : 2
  • Concentración : 4
  • Voluntad : 4
Chakra : 68
Estado:
Chakra al 100%
Inventario:

Banda de Konoha. (En el brazo derecho)
6Shurikens.
1Kunai. (En el estuche pequeño del muslo izquierdo)
5 Kunais. (En el estuche pequeño del muslo derecho)
Mecanismo de Kunai oculto. (Oculto)
Kinzoku Ishi (Oculto)
Katana. (Entre sus manos o su cadera)
2 Mômoku. (Oculto)

Volver arriba Ir abajo

avatar
Tadashi
Konoha Genin

Re: [Trama Konohagakure] La llama inextinguible

Mensaje por Tadashi el Mar Jul 17, 2018 3:11 am

Aquellos que se sentian con la capacidad de pertenece a la guardia de Koi no Hime, incluyendote, habian dado un paso hacia el frente, a la espera de que aquellos hombres con armaduras los seleccionaran de uno a uno; separandolos por grupos. No obstante, Tengumaru tomo la iniciativa de señalar a un grupo de cuatro sujetos predilectos para que le acompañaran: Shiori era la primera, Luego venia Yoshio, acto seguido señalo a Hanzo y por ultimo, pero no menos importante, aquel sutil dedo indice se desplazo hacia ti para apuntarte, indicando que habias sido seleccionado por este importante sujeto.

Su grupo conformado por puros Genin, fue separado de la multitud que estaba siendo seleccionada por los guardias. Apenas Tengumaru les dio la espalda para empezar a caminar hacia la señorita del fuego, tus pasos le siguieron de manera firme y manteniendo una distancia del flautista, ubicandote al lado de Shiori exactamente. —¿Hacia donde iremos?— te preguntabas mediante diversos pensamientos mientras que le dedicaste otra reverencia, pero esta vez algo sutil, a la damyô; justo en el instante en que se encontraron con la mujer. Nunca te habias imaginado estar en una situación como esta, caminar junto a  Koi no Hime era una sensación de orgullo para cualquier shinobi que defendiera los principios de la hoja y tú, no eras la excepción.

Consecuente a esto, empezaste a caminar luego de que la Damyô y Tengumaru retomaran su caminar, justo a la derecha de tu compañera Shiori. Cuando todos se colocaron alrededor del gran fuego que ambientaba el lugar, adaptaste una posición militar, a la espera de nuevas ordenes de tus superiores; Te mantuviste callado hasta encontrar el momento adecuado para conocer a los otros dos hombres, que iban contigo.


Datos Relevantes:
Inventario Belico:
— Puños americanos guindados en la cintura por el costado derecho
— Estuche mediano colgado en el costado izquierdo de la cintura que contiene:
                * 10 Shuriken
                * 2 Pildoras Soldado
                * 3 Kunai
— Bandana en la pierna derecha cerca de la cintura
Daño y Cansancio:

— Chakra 100% : estás descansado y en perfectas condiciones. Puedes combatir con todas tus facultades físicas. +

— Chakra 60% : comienzas a notar ligera fatiga. Sudas un poco y tu cuerpo comienza a pesar, pero aún no tienes problemas para seguir peleando.

— Chakra 30% : la fatiga se hace evidente. Tu cuerpo comienza a temblar y respiras con fuerza. Todos tus stats físicos ( fuerza, agilidad y resistencia ) reciben una penalización del 30% .

— Chakra 0% : has consumido toda tu energía . Desde el mismo momento que expire tu último rastro de chakra, caerás en coma. Éste estado podría durar días, antes de poder despertar.
RESUMEN DE ACCIONES REALIZADAS:

— Tadashi se distrae en la imprudencia de hibiki
— Aunque le de igual lo que haga, se pone tenso
— Se calma al ver que no pasaria nada, escucha las palabras de su superior
— Acepta la propuesta de ponerse a prueba, da un paso adelante.
— Hace la reverencia, y espera instrucciones

  • Fuerza : 01
  • Resistencia : 12
  • Agilidad : 08
  • Espíritu : 12
  • Concentración : 01
  • Voluntad : 04
  • Chakra : 78

Volver arriba Ir abajo

avatar
Hanzo Mu
Konoha Genin

Re: [Trama Konohagakure] La llama inextinguible

Mensaje por Hanzo Mu el Mar Jul 17, 2018 4:14 pm

-Naoki se quedo pasmado cuando vio como era señalado por Tengumaru, por lo que este se quedo un rato temblando levemente lo pero así mismo pensó que seria el único o simplemente le señalaba por alguna falta de respeto como hablar así como con hibiki hace rato cuando todos lo miraron, de misma forma, su temor se alivio al ver que no era el único en ser seleccionado por el Shinobi.

-Naoki se percata de los otros tres shinobis en ser señalados, recordando que estos era los que se encontraban al inicio del grupo cuando este llego antes del inicio del evento, logrando tratar de recordar un poco de cada uno, la primera en ver fue la chica de cabello blanco que vi mas unida con otra de cabello negro y mizuki, así que posiblemente sean muy amigas, otro era el muchacho que estaba apartado del grupo cuando llegue, así que no parece ser un tipo de muchos amigos, y finalmente un sujeto de cabello blanco al lado del anterior mencionado, quizás sea compañeros, este despistado noto el avance de los shinobis de la hoja dispersarse y de Tengumaru y nuestra Daimyo avanzando por lo que este fue a correr tras de ellos, quedando casi atrás del grupo, pero antes de continuar este paso al lado de Mizuki a la cual se quedo un rato para dejarle su regalo de cumpleaños, el cual se suponía que naoki llevaba en la mano desde que llego -Menos mal que recordé dártelo ahora, perdón si esta un poco dañado, debió caer cuando hibiki me empujo, en fin, espero que tengas Suerte en tu prueba. Acto siguiente, Naoki solo beso la frente de mizuki lo mas rápido posible y se apresuro

-Para no ser olvidado por su grupo quien ya había avanzado un poco, Naoki tuvo que trotar un poco para alcanzarlos pero finalmente llego quedando detrás del dúo de blanco, es decir los dos de cabello claro, acercándose levemente pero sin alarmarlos para hablar con ellos o llamar así la atención de Tengumaru para interrumpir la ruta -H-hola, Hanzo Mu, P-pero pueden llamarme por mi seg-segundo nombre, Naoki, ustedes...de ca-casualidad saben ¿que se supone que vamos a hacer? E-ste algo Em-emocionante.


Resumen:
-Ponerse alerta y nervioso cuando Tengumaru lo señala.
-Percatarse del resto que fueron señalados junto a él.
-Avanzar para unirse al grupo.
-Quedarse para hacer una parada rápido para desearle suerte a Mizuki y dejarle su regalo de cumpleaños.
-Trotar para no quedarse atrás y reincorporar al grupo.
-Inclinarse levemente para Hablar con Tadashi y Shiori pero susurrando para que Tengumaru no lo escuche.
Daño y cansancio:

Estado (100%)
— Chakra 100% : estás descansado y en perfectas condiciones. Puedes combatir con todas tus facultades físicas.
Daño

Inventario Bélico:

-Bandana de Konoha (Frente)
-Estuche Mediano: (Cinturón costado derecho)
+Bombas de Humo x2
+Pildoras de Soldado x2
+Kinzoku Ichi
-Zanbato (Espalda)
-Kusarigama (Cinturón costado izquierdo)

Interacciones
  • Fuerza : 10
  • Resistencia : 10
  • Agilidad : 10
  • Espíritu : 10
  • Concentración : 10
  • Voluntad : 10
  • Chakra : 80 total

Volver arriba Ir abajo

avatar
Seiko Shouboku
Konoha Chunin

Re: [Trama Konohagakure] La llama inextinguible

Mensaje por Seiko Shouboku el Mar Jul 17, 2018 7:36 pm

La llama inextinguible
Seiko Shouboku
Pais del fuegoLa capitalNoche
Unos pocos minutos después de que Seiko hubiese dado aquel paso hacia su futuro, fuese  o no agradable, el resto de shinobis con las agallas suficientes como para enfrentarse a aquel desafío habían dado también el paso. En este tiempo, de reojo, Seiko había visto como una larga cabellera blanca había dado también el paso. Sonrió ligeramente para sí, en ese momento estaba orgullosa de Shiori, pues no había estado muy segura si la kaguya iba a atreverse a darlo. Pero ahora podrían enfrentarse a este desafío las dos, y eso, animaba a aún más a Seiko.

Cuando todos aquellos que quisieron habían dado el paso y se habían decidido quienes continuaban y quienes no, aquellos que no aprovecharían esta oportunidad junto a los ninjas de mayor grado fueron dispersándose por la plaza. Le resultó curioso que entre los que se quedaron allí no se encontraba el niño que había roto el código ninja dos veces. Algunos de los que se dispersaron volverían a la hoja, otros sin embargo querían ver que pasaría con aquellos que como Seiko, habían puesto todo su interés en aquella prueba. Pero Seiko por nada iba a acobardarse o arrepentirse por haber tomado esa decisión. ¿Que estuviese nerviosa o llena de curiosidad por ver que ocurría? si era posible, pero esto le hacía desear con más ansia el siguiente paso y averiguar que ocurriría.

Tras esto, el guardia de la flauta dio un paso hacia ellos y señaló a varios shinobis. Seiko esperaba estar entre aquellos que nombró, más tras ver que Shiori estaba entre ellos, pero más aún, este gesto nunca llegó. La kunoichi cogió aire y mantuvo la calma, estaba segura que habría otra cosa preparada para ella, pues era lógico que fuesen divididos a pesar de no ser demasiados. Seiko miró ligeramente de reojo con los ojos, sin mover su rostro, cuando aquellos que habían sido seleccionados por el hombre de la flauta se dispusieron a seguirlos, le sorprendió que Shiori se había girado y buscaba su mirada. Le estaba sonriendo, claramente estaba muerta de miedo, y le hizo un gesto con la mano. Por un momento Seiko pensó en ignorarla pues sería lo mejor para ambas, por el contrario, antes de que la kaguya dejase de mirarla Seiko hizo un pequeño gesto con la cabeza. Esta era su forma de darle ánimos y aceptar la despedida sin perder su posición. Esperaba que la Kaguya diese todo de si, pues Seiko pensaba hacerlo.

Y bueno, allí se habían quedado únicamente ella y Mizuki. Ambas frente a Izuna Uchiha, no sabía mucho de aquel hombre, no más que aquello que había leído, pero su propia presencia hablaba por él solo. Él llenaba todo el espacio y su mirada se hundía hasta tus entrañas. Sin embargo, eso no atemorizaba en absoluto a Seiko. Tras esperar que todo se hubiese vaciado a su alrededor, el uchiha dio un paso al frente y miró a ambas con el ceño fruncido llamandolas a su presencia.

Había comenzado la prueba para convertirse en guardia de la señora del fuego, y ahora cada pequeño movimiento, cada pequeña acción sería decisiva para el resultado de esto. Por ello, nada más escuchar su orden, Seiko se movió veloz pero firme, sin perder la posición, sin verse afectada por los nervios, de forma ágil y concisa, gastando los menos pasos y el menor recorrido para llegar hasta su destino. Se detuvo frente al Uchiha e hizo un pequeño gesto de respeto con la cabeza manteniéndose firme a la espera de Mizuki y las siguientes palabras de quien tenía en frente. Y como esperaba, la siguiente pregunta no se hizo esperar, le tomó inicialmente algo por sorpresa que las llamase por su nombre. Pero después pensó que era lo normal tratándose de quien se trataba y de que su rostro parecía no dejar pasar ni una sola cosa por delante sin ser observada, algo que Seiko también tenía la costumbre de hacer.

Seguido a esta pregunta había venido una de esas miradas que ya había observado Seiko, gélida, que no dudaría en atravesarte como si de un trozo de pan te tratases. Pero, por contra a lo que se pudiese esperar, Seiko no varió su rostro en ningún segundo. Se mantuvo seria con un brazo a cada costado, aguantando la mirada que les iba lanzando a cada una, una mirada que para nada encajaban con las palabras que había pronunciado segundos antes.  

Seiko miró a Izuna, no directamente a los ojos, e hizo una tranquila y educada reverencia hacia él antes de comenzar a hablar. Debía ser concisa, decir lo necesario y aquello que debía decir, algo que siendo Seiko tampoco iba a ser muy diferente. - Inicialmente me presenté siguiendo mi instinto. - Comenzó intentando alzar algo más su voz, pues ella solía hablar bastante bajo. - Desde siempre he sido entrenada para mejorar como ninja. Buscando mejorar mi potencial y convertirme en un ninja que pudiese defender aquello que decidiese, como mi propio país. - Tragó saliva.- No busco con esto un reconocimiento social, si no un reconocimiento propio. Por ello entre otras cosas, creo que esta oportunidad es adecuada para mi. Y no me rendiré hasta conseguirla. Es la decisión que tomé y la mantendré. -Terminó realizando una nueva reverencia. Había hablado más de lo que acostumbraba, pues era una persona de pocas palabras, pero aún y con esto, sentía que no había logrado expresar todo lo que le había llevado a tomar esa decisión. Nunca había sido buena interactuando, pero se iba a esforzar en todo lo que se presentase ante ella.

Tras esto y volviendo a enderezarse Seiko se mantuvo en silencio observando al frente y esperando que Mizuki hablase. Esperando también aquello que les dijese Izuna respecto a sus respuestas y que deberían hacer a continuación. Era el momento de darlo todo y dentro de la forma de ser de Seiko estaba preparada para ello. Aunque debía admitir que se encontraba totalmente curiosa sin saber que iba a ocurrir con ellas ahora, sabía que el trabajo en equipo era algo importante y no tenía un mal trabajo junto a Mizuki.


.

Stats:
STATS
  • Fuerza : 20
  • Resistencia : 20
  • Agilidad : 20
  • Espíritu : 30
  • Concentración : 20
  • Voluntad : 20
Chakra : 120
.
Inventario:

- Estuche Mediano 1 ( Parte baja espalda derecha)
5 Kunais
5 Shurikens
1 Bomba Humo
1 Sello explosivo
3 Alambres
1 Píldora del soldado

- Estuche Mediano 2 ( Parte baja espalda izquierda)
5 Kunais
5 Shurikens
1 Bomba Humo
1 Sello explosivo
2 Alambres
1 Píldora del soldado
2 Puños americanos

- Estuche pequeño (Pierna izquierda)
2 Shurikens
2 Kunais
Bomba Humo

- Bandana con el símbolo de la hoja. - Colgado en la cintura lado derecho por delante de la funda del Tanto.

- Tanto - Colgado de la cintura lado derecho

- Kunai Oculto en brazo izquierdo.

Técnicas:

--
Daño y Cansancio:
Chakra 100% : estás descansado y en perfectas condiciones. Puedes combatir con todas tus facultades físicas. +

— Chakra 60% : comienzas a notar ligera fatiga. Sudas un poco y tu cuerpo comienza a pesar, pero aún no tienes problemas para seguir peleando.

— Chakra 30% : la fatiga se hace evidente. Tu cuerpo comienza a temblar y respiras con fuerza. Todos tus stats físicos ( fuerza, agilidad y resistencia ) reciben una penalización del 30% .

— Chakra 0% : has consumido toda tu energía . Desde el mismo momento que expire tu último rastro de chakra, caerás en coma. Éste estado podría durar días, antes de poder despertar.
Resumen acciones realizadas:

- Seiko se mantiene firme y en silencio mientras observa todo lo que ocurre y la gente se dispersa.
- Observa como se van los demás y hace un gesto con la cabeza en señal de despedida al ver el saludo y la sonrisa de Shiori.
- Espera, mientras observa que sucede, a que Izuna Uchiha les diga algo.
- Cuando les indica que se muevan, Seiko no duda en moverse de forma agil pero sin perder la posición hasta quedar frente al Uchiha y posteriormente hace un gesto de respeto con la cabeza.
- Cuando les formula la pregunta, Seiko realiza una respetuosa reverencia e intenta responder de la forma más clara, sincera y concisa.
- Se mantiene a la espera de la respuesta de Mizuki y del siguiente paso.

Volver arriba Ir abajo

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

avatar
NB Narración
Master

Re: [Trama Konohagakure] La llama inextinguible

Mensaje por NB Narración el Sáb Jul 21, 2018 10:48 pm

Jonin Konohagakure: Izuna Uchiha
En silencio escuchó las palabras de ambas kunoichis, manteniéndose de brazos cruzados y con una seriedad evidente en su rostro. Al finalizar la primera de ellas, Izuna asintió con la cabeza sin dibujar un solo gesto en sus facciones, y cuando la otra lo hizo, simplemente se le quedó mirando por una escasa fracción de segundos. Cerraría sus ojos, suspirando profundamente, inflando su pecho y dejando caer los brazos a cada lateral de su cuerpo... ¿Qué es lo que pensaba el Jonin? ¿No estaba de acuerdo con una de las dos? Sus pensamientos no serían revelados.

Pelearán por la Daimyo, y por su país... Entiendo. Quizás algún día Konoha se los pueda agradecer... — finalmente se pronunció, abriendo los ojos y manteniendo esa evidente frialdad que tanto lo caracterizaba en mas de una ocasión, y sobretodo en aquella donde estaba ejerciendo una tarea que prefería no llevar a cabo por la situación de la aldea.

En cualquier caso, estamos cortos de tiempo y la prueba será sencilla. Deberán luchar entre ustedes y demostrarme de lo que son capaces... Háganlo aquí mismo, con todo el terreno a su disposición. Yo estaré aquí presente observándolas y juzgándolas. Tengan mucho cuidado con lo que hacen, teniendo siempre en mente que la Daimyo podría estar en el camino entre ustedes y el objetivo que desean asesinar... — sentenció el Uchiha, sonriendo de lado por un breve instante.

¿Dije asesinar? Pues eso... Cuando ustedes quieran. — dejó caer.

El área estaba bien abierta, con cien metros a la redonda libres, terreno plano y sin obstáculos en la superficie. La gran fogata se encontraba a veinte metros a espaldas del Uchiha, quien haría un gesto con la cabeza, señalando hacia el frente, al aguardo de que las féminas iniciaran.


Última edición por NB Narración el Sáb Jul 21, 2018 10:50 pm, editado 1 vez

Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado

Re: [Trama Konohagakure] La llama inextinguible

Mensaje por Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.