Últimos temas
» Gloriosa Aldea [Pasado]
Hoy a las 9:17 am por Kazashi Furukawa

» Parálisis de Sueño
Hoy a las 8:28 am por Setsuna Kan'ei

» [Petición] Puntos Ninja
Hoy a las 8:26 am por Setsuna Kan'ei

» [Petición] Recuperación de color.
Hoy a las 8:17 am por Setsuna Kan'ei

» Outsider [Presente/Entrenamiento]
Hoy a las 8:08 am por Senju Rinji

» Yoon Kang Hyun (En proceso)
Hoy a las 8:00 am por Setsuna Kan'ei

» The best half [Pasado]
Hoy a las 6:55 am por Shinren Yagami

» Mistrust and greed [Pasado]
Hoy a las 6:51 am por Shinren Yagami

» [Petición] Logros Nine Beasts
Hoy a las 6:39 am por Hachibimaru

Afiliados
Limpieza 10 - 06 - 18

 photo untitled45.pngBoku no Hero ROLLoving PetsCrear foroOne Piece Legacy

Toushirou Tsukiyomi # ID

 :: Personaje :: Expediente :: Kumo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

avatar
Toushirou Tsukiyomi
Kumo Genin

Toushirou Tsukiyomi # ID

Mensaje por Toushirou Tsukiyomi el Sáb Jun 23, 2018 4:00 pm

Ojos Azules
Complexión Atlética
Cabello Azabache
1.70M
17 años
70 KG
País de los Campos de Arroz — Kumogakure no Sato
Sin Clan
RASGOS FÍSICOS
Tras haber sido despellejado como un conejillo de indias cuando tan solo era un niño, Toushirou se convirtió en algo así como un símbolo del sufrimiento. Aberrantes cicatrices posee en varias partes de su cuerpo, que se vislumbran como parches violáceos adheridos a su piel que continúa intacta a través de pequeños piercing que están bien incrustados en su carne, para que no le sea tan sencillo a sus oponentes, arrancárselos en un enfrentamiento.

Estas viejas heridas se vislumbran: por debajo de sus ojos, dándo la impresión de tener ojeras todo el tiempo; desde las cuencas de sus labios recorriendo una línea perfecta hasta la cobertura completa de sus orejas y que se pierde entre su cuero cabelludo, y hacia abajo cubriendo todo su cuello hasta la altura de los hombros; también las hay sus codos hasta la media altura de sus manos, dejando tan solo los nudillos y dedos en perfecto estado. Algunas que otras secciones también presentan esta mutilación cutánea que es digna de aborrecimiento, pero los ropajes del shinobi logran ocultarlos.

Más allá de estos detalles, se describe al muchacho por su mirada aparentemente cansada, cosa también vinculada al maltrato de su piel. Aún a pesar de ello, sus ojos azules siempre están encendidos, y destacan por moverse raudos a lo largo de los alrededores, aún cuando se mantiene levemente cabizbajo para no alarmar a las multitudes con su aspecto.

Los rasgos físicos de Toushirou dan la impresión de que si hubiese nacido en otro momento y otro lugar, él habría sido un muchacho muy guapo. Ahora debe andar por la vida con las marcas de un pasado oscuro, a sabiendas de que es tomado como un fenómeno en Kumogakure no Sato, muy pese a que su voluntad sea inquebrantable en cuanto a seguir siendo leal a quienes le rescataron...

El cabello azabache del muchacho siempre se encuentra desordenado, teniendo un volumen medio. Este mismo tiene un aspecto erizado en todo momento, con cierta tendencia a elevarse hacia arriba, de forma muy natural.

Cabe destacar que la indumentaria de Toushirou puede variar un poco. Sin embargo, oficial o normalmente, aquello que viste es una chaqueta negra y de mangas largas, aunque recogidas hasta los codos; posee varios bolsillos y cierres de plata, con una calidad de corte y confección envidiable, muy propia de las tierras a las cuales sirve. Por debajo de esta se encuentra una simple camiseta, muy básica, de color blanco; el cuello de corte en "V" muestra sus cicatrices sin cuidado, como si realmente ya no le importase tenerlas en lo absoluto. Sus pantalones son largos, bombachos y con cierres simulando bolsillos que no existen; la misma tiene un color indéntico al de la chaqueta. Como calzado lleva un par de sandalias ninja, comunes y corrientes; estas son de una tonalidad grisácea y quizas evidencian una de las pocas partes sin cicatrices para el shinobi de Kumogakure no Sato.
DESCRIPCIÓN PSICOLÓGICA
No existen palabras para definir exactamente cuan leal es Toushirou Tsukiyomi para con Kumogakure no Sato, pese a que diariamente debe soportar las burlas de los oriundos de la aldea, o el desagrado que la gran mayoría de personas tiene para con él. Quizás los sentimientos del médico no signifiquen nada para el resto, pero este, desde el momento en que fue salvado por su padre adoptivo, ha mostrado semejante respeto y adoración para con la bandera del País del Rayo, que inclusive se cortaría las venas si un superior se lo ordenase... No habría cuestionamientos verbales por parte de Toushirou, y aunque en su mente se preguntase constantemente el motivo por el cual le han ordenado eso, sus acciones demostrarían la fé ciega que deposita en la jerarquía.

Toushirou sabe como comportarse. Durante sus primeros pasos, se fue enfocando en como para hablar correctamente, presentarse con gráciles reverencias, y demostrar que es un caballero digno de la grandeza de su país. Además de ser un shinobi imperturbable que podría arrebatar una vida desde las sombras dado el manto oscuro con el cual puede ocultar sus sentimientos, él podría ejercer inclusive como el más diestro diplomático, si al menos la experiencia de un cargo de ese estilo lo respaldase.

Aún a pesar de estos rasgos de su carácter, no es alguien tan sumiso como parece. Se considera a sí mismo como un shinobi hecho y derecho que ha de cumplir con tareas importantes para la aldea, mostrando así cierto grado de egolatría o autoconfianza imperturbable, al no darse cuenta de que es un novato que ha de ganarse su lugar entre las fuerzas avanzadas del país. Esto no significa que se negará a trabajar en tareas que él considere "inferiores" a él, pero sin lugar a dudas mostrará un carácter molesto e irritable.

Toushirou tiene un temperamento muy frío, sereno, y tiene una clara tendencia a estar solo. No es que por estos detalles sea un muchacho desagradable y pendenciero, o que prefiera estar lejos de las personas; él en realidad solo que conoce solo una cara de la vida, y obviamente, dadas sus características físicas, se siente mucho más cómodo consigo mismo que con alguien que muestre evidente desprecio por sus rasgos...

En planos muy ajenos a la lógica y de ámbito social, él puede mostrarse ingenuo o paranoico, manteniéndose al margen de las palabras lo máximo posible o simplemente irradiando una gran indecisión por no saber donde ubicarse. Dentro de lo que respecta a su carrera como shinobi, Toushirou es un joven analítico y de gran carácter —uno muy fuerte inclusive—, al menos cuando se trata de lo relativo al emblema al cual defiende.
HISTORIA
El País de los Campos de Arroz jamás sería un lugar agradable para formar una familia, dada la lúgubre influencia shinobi que comandaba por aquellos páramos, y el sucio linaje o mala estirpe que encontraba tan buen cobijo dentro de las penurias, asi como en la actualidad, muchos la encontraban en el afamado País del Hierro. Viajar de un lugar a otro, en búsqueda de un hogar, fue el mayor pesar para aquella pierna de personas, conformadas por un hombre, una mujer, y su pequeño retoño, Toushirou, aquel cuyo apellido real quedó en el olvido, tras el sufrimiento que no tardó en vivir a los cinco años.

En Daichi, la descendencia era y es algo muy importante en algunos casos específicos. Linajes de todo tipo, contenían ciertas particularidades anatómicas que podían servir como un arma para los más codiciosos, y lametablemente para Toushirou, tanto su padre como su madre, habían heredado uno que él no pudo replicar... ¿Había sido un fallo genético? ¿Quizás algo que jamás logró despertar? Indefinida sería esta información, pero nada evitaría que quienes montaron un hogar, fuesen secuestrados y torturados hasta la muerte.

Algunos actos despiadados fueron hechos por curiosidad y otros por mero ocio, pero más allá del brusco acto de hacer que un niño viera como destripaban a sus padres, el solo hecho de despellejarlo vivo frente a un espejo mientras se encontraba casi completamente anesteciado, sería uno de los factores por los que el niño perdió gran parte de su humanidad, asumiendo que era algo normal y que se había dado por su culpa; el muchacho creyó tiempo atrás, que todo el mal que recaía encima suyo, él mismo se lo había buscado.

Toushirou fue un sujeto de pruebas por unos trescientos sesenta y cinco exactos, en los que sus ojos deambulaban alrededor de un laboratorio y hedionda celda personal, sin poder ver siquiera una sola vez la luz del sol. Pese a que sentía dolor, frío y hambre en muchas ocasiones, él se sentía cómodo allí pues con el tiempo, había perdido noción de lo que significaban detalles como el cariño y afecto de sus padres, la alegría de jugar durante un lindo día, o los magníficos almuerzos que con tanta pasión le preparaba su madre; quizás este fue uno de los motivos por los que mas tarde se decantaría por la medicina, siendo un labortorio o mesa quirúrgica, el lugar en el que creyó que terminaría su tan corto y desesperado recorrido, durante tanto tiempo...

De la noche a la mañana, un día despertó con el sol radiante frente a sus ojos... ¿Aquello eran nubes? Un hombre enmascarado y de ropajes oscuros le cargaba a sus espaldas mientras avanzaba por un camino en las montañas. Este sujeto, llamado Eiji Tsukiyomi, no tardó en presentarse como un shinobi de Kumogakure no Sato, el cual le había rescatado de sus captores y ahora lo llevaba a un lugar en donde jamás le volverían a hacer daño, al menos al inicio, mientras con el tiempo se volviese fuerte para evitarlo.

Este fue el pie para que Toushirou encontrara una pasión. No tardó en sentirse a salvo, querido pese a ciertas frialdades de quien se convertiría en su tutor legal, honrado por tener la protección de una bandera tan imponente como lo era la del rayo, y deseoso por pagar con sangre, sudor y gloria, la nueva oportunidad que de las manos de la familia Tsukiyomi, había llegado cual regalo...

El muchacho de cabellos color azabache, se esforzaría a pleno para dar la talla, pese a las miradas que le juzgaban por el aspecto que le había tocado cargar, pese a las dificultades que evidenció al inicio por su falta de talento, y no recibir los lujos que los otros jóvenes de la academia obtenían de sus familias, incluso cuando aquella que decidió darle cobijo, se mantenía al mismo nivel económico que las otras tantas. Excepciones a todas estas situaciones, hubo algunas, claro está, pero para el muchacho ya todo lo frío y despectivo se había hecho tan cotidiano, que fiarse de una sonrisa o el entusiasmo ajeno, simplemente le alejaba pese al inconsciente deseo de compartir algo mas que una clase teórica o práctica, incluso ya luego de graduarse de la academia...
avatar
Nakurusaki Metsumi
Getsu Genin

Re: Toushirou Tsukiyomi # ID

Mensaje por Nakurusaki Metsumi el Sáb Jun 23, 2018 5:50 pm

EXPEDIENTE ACEPTADO¡Bienvenido@ al foro Invitado!
 Ya puedes comenzar los registros y hoja ninja.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 :: Personaje :: Expediente :: Kumo

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.