Últimos temas
» Gloriosa Aldea [Pasado]
Hoy a las 9:17 am por Kazashi Furukawa

» Parálisis de Sueño
Hoy a las 8:28 am por Setsuna Kan'ei

» [Petición] Puntos Ninja
Hoy a las 8:26 am por Setsuna Kan'ei

» [Petición] Recuperación de color.
Hoy a las 8:17 am por Setsuna Kan'ei

» Outsider [Presente/Entrenamiento]
Hoy a las 8:08 am por Senju Rinji

» Yoon Kang Hyun (En proceso)
Hoy a las 8:00 am por Setsuna Kan'ei

» The best half [Pasado]
Hoy a las 6:55 am por Shinren Yagami

» Mistrust and greed [Pasado]
Hoy a las 6:51 am por Shinren Yagami

» [Petición] Logros Nine Beasts
Hoy a las 6:39 am por Hachibimaru

Afiliados
Limpieza 10 - 06 - 18

 photo untitled45.pngBoku no Hero ROLLoving PetsCrear foroOne Piece Legacy

Cuando menos te lo esperas, la realidad [Relato Mensual]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

avatar
Jin-Ho Ran
Kusa Genin

Cuando menos te lo esperas, la realidad [Relato Mensual]

Mensaje por Jin-Ho Ran el Lun Jul 02, 2018 4:58 am

Otra noche más que pasaba solo en su casa. Ya eran incontables. Hace semanas que su madre había desaparecido dejándole solo comida durante la mañana con una nota diciendo que tenía un trabajo importante durante el resto del día. Le extrañaba porque en sus cortos 13 años de vida nunca había visto a su madre desaparecer durante tanto tiempo. Seriamente se propuso a contactar a las autoridades al día siguiente. Además, durante las noches tenía extraños sueños de su abuelo realizando una especie de jutsu sobre él. No conocía exactamente el significado de estos sueños, ni tampoco podía reconocer el nombre del jutsu, pero las pesadillas volvían una y otra vez a su cabeza. Durante un tiempo pensó que esto fue producto solo de su imaginación que necesitaba buscad un culpable a ciertas cosas que estaban sucediendo en su vida cotidiana. Entre ellas, lo solo que se sentía en su hogar y porque de repente pensaba que todo el mundo se había olvidado de él.

Durante el día siguiente, se levantó como todas las mañanas esperando el paquete de comida de su madre. Esta vez no lo recibió, lo cual fue incluso más extraño. Ahora hasta su madre se había olvidado de él. Esto empeoraba, pero decidió cocinarse el desayuno el mismo. Y en eso estaba cuando una carta apareció debajo de su puerta. Se acercó a la misma para poder tomarla y leerla cuanto antes por lo que descartó la idea de desayunar como se debía. Al tomar la misma pudo notar a lo primero, una caligrafía fina y delicada, casi como si de alguien de la realeza se tratara. La abrió esperando que esto fuera alguna especie de invitación de la realeza de su país o algún correo oficial. La sorpresa fue, que esto era una carta de Madame Sook-Hye, aquella sabia anciana herrera que le había dado las primeras pistas sobre su Tantō. La carta escrita con la perfecta caligrafía de su tapa, rezaba lo siguiente:

“Querido Jin-Ho:

Como te dije hace unos dos días, he encontrado más información con respecto a tu espada, que preferiría decírtela en vivo, pero por alguna razón que desconozco no has venido en mi encuentro aún. Estoy preocupada por ti jovencito, cada día parece que las cosas se escapan más rápido de tu cabeza. Por favor, mi pequeño, necesito que vengas cuanto antes para continuar con nuestra charla, puesto que esta información puede ser de vital importancia para ti o tu investigación.

Por otro lado, hace semanas que Gyeong me comentó que tu rendimiento en los entrenamientos venía mejorando, pero ahora hasta parece que te olvidas de algunas sesiones que han mantenido juntos. También hemos notado cierta presencia constante de personas desconocidas rondando mi tienda, por lo que te pido que nuestro próximo encuentro sea durante esta tarde en una ubicación que no conocerás hasta nuevo aviso. Además, te pido tengas cuidado pequeño, algo no huele bien aquí. Tu maestro pasará a buscarte dentro de unas horas para venir a nuestro punto de encuentro, por lo que estate preparado para entonces.


Te saluda con un afectuoso abrazo
Madame Sook-Hye”

La carta parecía referirse a ciertas cosas que Jin desconocía. La última vez que había hablado con la mujer parecía hace mil años, cuando le dio el contacto de Gyeong, su actual maestro, al cual había visto por última vez hace una semana en su último entrenamiento. Algo no estaba bien, y Jin-Ho estaba comenzando a tener la sensación de que estaba siendo vigilado constantemente. Sin pensárselo dos veces hizo lo que la mujer le había descrito en su carta, por lo que preparó un pequeño bolso con ropa y un poco de sobras que habían quedado del último “envío” de su madre, y se sentó a esperar impaciente la llegada de su maestro.

Cuando Gyeong llegó a su destino, la mirada del pelinegro parecía muy diferente a la que tenía normalmente. Estaba constantemente realizando un chequeo de su entorno para poder estar seguro que nadie lo estaba siguiendo, o eso pudo intuir Jin-Ho cuando fue a su encuentro. El mayor se mantuvo en silencio, durante todo su viaje, con su mano pegada a su Tantō mientras Jin solo caminaba a su lado. Por lo visto no era momento de emitir comentario. Al llegar a destino, un descampado en alguna parte del Laberinto de Entrenamientos que a Jin-Ho le resultaba familiar de alguna que otra vez que había realizado alguna prueba con su maestro, Madame Sook-Hye se encontraba en él, esperando con una sonrisa y un pergamino en la mano. Cuando Jin vio a la anciana se acercó rápidamente para saludarla con un abrazo a lo que esta sonrió y le devolvió el mismo mientras Gyeong vigilaba la zona.

-Gusto de verte pequeño – Dijo Madame Sook-Hye – Pero no tenemos mucho tiempo antes de que localicen nuestra pequeña reunión. Aun desconozco quienes nos están siguiendo, pero debo comentarte que deberé desaparecer del mapa por unos días, al menos hasta que encontremos al culpable de estos hechos. – Dijo la señora, a lo que Jin solo asintió en silencio. No podía entender de donde había salido todo esto. – Pero respóndeme algo Jin-Ho, ¿cuándo fue la última vez que me has visto?

- ¿A qué se refiere Madame? – Dijo el pelirrojo – Hace semanas que no sé nada de usted. – La mirada de la mujer se reflejó en la de Gyeong que la miró preocupado por primera vez. Jin percató este hecho y ahora escuchó la pregunta del mayor.  

-Jin-Ho, ¿Cuándo fue la última vez que entrenamos? – Le dijo el mayor bajando hasta su altura con la mirada ahora hecha puro hielo y una línea como boca. Algo lo preocupaba demasiado y no sabía qué demonios era.

- Hace una semana, maestro. – Le dijo el joven, aun sin entender a donde iba todo esto.

Los mayores volvieron a intercambiar miradas nuevamente y ahora fue Madame Sook-Hye quien tomó la palabra. – No es momento de que te preocupes por esto Jin-Ho, pero debes mantener a raya tus investigaciones sobre tu arma. Tememos que hayas sido víctima de un borrado de recuerdos. Nuestro último encuentro fue hace dos días.

Ahora fue Gyeong quien se sumó al comentario de la mujer – Y tu último entrenamiento fue ayer – El pelirrojo los vio sin entender nada. Su mirada vagaba de uno al otro sin comprender a que se referían. ¿Borrado de Memoria? ¿Quién sería capaz de hacer eso? ¿Y por qué? Y luego una imagen cruzó por su cabeza. Las pesadillas con su abuelo. No. Esto no podía estar pasando. Sus piernas trastabillaron cayendo sobre su maestro quien lo tomó fuerte por los hombros y pudo retomar su compostura. – ¿Que sucede niño? – Dijo Gyeong.

- Tengo el vago recuerdo de que mi abuelo realizaba alguna especie de jutsu sobre mí. No reconozco cual fue ni recuerdo nada más que su cara al realizarlo. ¿Qué está pasando maestro? -  Dijo el joven ahora mirando preocupado a su sensei quien solo se limitó a volverlo a su posición anterior y hacerle una seña a Madame Sook-Hye.

Aun no lo sabemos Jin-Ho. - Dijo la señora - Pero lo averiguaremos. Hasta entonces, toma este pergamino. Es toda la información que pude recaudar hasta el momento sobre el clan Kunimitsu. Guárdalo en algún lugar donde solo tu conozcas su ubicación y espera a recibir nuevas noticias de mi para continuar la investigación. Gyeong se quedará contigo mientras yo no este por aquí, para cuidar que no te suceda nada. Pero necesitaremos que por favor continúes con tu vida como si nada pasara, puesto que si fue tu propio abuelo el que realizo el borrado de memoria sobre ti, no sabemos en quienes confiar y quiénes no. – Las palabras de la mujer eran ciertamente duras y frías, pero por alguna razón tenían mucho sentido en la cabeza de Jin-Ho. Asintió con su cabeza para luego tomar el pergamino y guardarlo. Lo revisaría en su hogar cuando estuviera en la noche, aunque ahora temía que los ojos estuvieran viéndolo en todos lados.

-Debes ser fuerte Jin-Ho – Le dijo su maestro mostrándose por primera vez movilizado por la historia del joven – Confía en nosotros y continua con tu vida como si nada. Estaremos en contacto ni bien tengamos novedades para ti. Ahora, es hora de volver a tu casa. – Jin-Ho solo se dedicó a mirar a la anciana. Era alguien a quien había conocido hace poco, pero por alguna razón le tenía mucho aprecio. La abrazó bien fuerte y se despidió esperando volver a verla pronto.

De camino a su hogar, la actitud del mayor fue exactamente la misma, pero para sorpresa de Jin-Ho las luces de su hogar estaban prendidas cuando llegaron a destino. En un principio pensó que tal vez alguien estuviera hurgando sus cosas, por lo que sujetó su Tanto y Gyeong acompañó la entrada, pero la imagen de su madre sentada en la mesa esperándolo con comida caliente, fue algo que no pensaba encontrar. El pelirrojo fue corriendo a saludarla con un abrazo mientras la mujer reía sin parar – Hijo parece que no me hubieras visto hace semanas. Que efusivo abrazo. -

Y las miradas del mayor y del menor se cruzaron. Ambos sabían que su madre no había estado presente hace semanas en su hogar ya que Jin-Ho se lo había comentado. En un silencio mutuo los dos comprendieron las palabras del otro. “Actúa como si todo estuviera bien y pronto llegaremos al fondo de todo esto”
avatar
Setsuna Kan'ei
Getsu Genin

Re: Cuando menos te lo esperas, la realidad [Relato Mensual]

Mensaje por Setsuna Kan'ei el Lun Jul 02, 2018 11:31 am

TEMA CERRADOPuntos otorgados a Jin-Ho.

  • Mediante post: 5 PN.
  • Total PNs: 102.5 + 5 = 107.5 PN.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.