Últimos temas
Afiliados
Limpieza 05 - 11 - 18

Boku no Hero ROLLittle FearsPhotobucketCrear foro

<Guía Específica> Rangos de Fama

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

avatar
Nine Beasts
Master

<Guía Específica> Rangos de Fama

Mensaje por Nine Beasts el Sáb Jul 07, 2018 5:22 pm

Rango de Fama
En el gran mundo de Nine Beasts, hay cientos de historias, miles de personajes y millones de batallas vividas. ¿Pero que es aquello que hace que los shinobis crezcan en la historia? Los méritos, algo difícil de conseguir pero a su vez, dignos de admirar. Estos méritos o intromisiones en la historia y junto a ello a las relaciones con las leyendas del foro (Npcs) provocan que los personajes vayan ganando su pequeño espacio en la historia, que sean reconocidos e incluso, terminen opacando a esas grandes y terroríficas estrellas que se encuentran en el firmamento.

Como todos saben, no siempre son los grandes héroes los que hacen temblar la tierra, si no también las entidades más oscuras, es por eso mismo que aquí podréis conocer todos y cada uno de los rangos que se encuentran disponibles en Nine Beasts.

¿Como aumentar mi fama?

La fama siempre se encontrará bajo el criterio de la Webmaster, en el momento que alguien merezca un aumento de fama ya sea gracias al conjunto de méritos o por sus acciones on rol esta será oficializada. Para hacer real el aumento de esta, el usuario deberá tener siempre actualizada su bitácora y pasar por su respectivo apartado de Petición de aumento de fama

Rango base: Desconocido
No hay mucho que decir sobre ti por ahora, ¿verdad? vas y vienes por la vida sin llamar atenciones, sin robar miradas y, por supuesto, sin despertar o encender opiniones en aquellos que te rodean. No hay nada de malo en ser uno más, ¿no? Después de todo, formar parte del grueso de la población no tiene que avergonzarte, ¿vale? para bien o para mal, no destacas. No sobresales. No despuntas entre la espesa multitud que habitas. En una hoja llena de nombres al azar, a nadie se le pasaría por la cabeza subrayar el tuyo. Desde luego, toda una miseria... o una gran ventaja según el punto desde donde quieras mirar la situación. Aunque es cierto que seguramente no te encuentres por propia voluntad en este eslabón ínfimo de la larga y variada cadena de la fama, eso no quiere decir que no puedas tratar de sacar alguna que otra ventaja de la anónima posición que ocupas; piénsalo bien, querido nadie. Sin miradas o expectativas puestas aún sobre tus todavía endebles hombros... ¿no es el momento más oportuno para intentar abrirte camino hacia donde más te apetezca? míralo así: lo desconocido no es más que el comienzo de una aventura... una oportunidad de crecer.




Última edición por Nine Beasts el Sáb Jul 07, 2018 5:54 pm, editado 1 vez

Volver arriba Ir abajo

avatar
Nine Beasts
Master

Re: <Guía Específica> Rangos de Fama

Mensaje por Nine Beasts el Sáb Jul 07, 2018 5:22 pm

Héroes de Leyenda
Aquellos que son recordados por sus hazañas...que no temen luchar contra las adversidades, mantener sus ideales y junto a ello a su país, en lo más alto de la historia. Los que luchan por el bien y por la seguridad de sus compañeros, alzando ante todo aquel símbolo que decora sus ropajes o mismamente, que se encuentra grabado a fuego en su corazón.



Rango 5: Eco
Enhorabuena, afortunado soldado. De alguna manera, puede que queriendo o sin querer, tus palabras, acciones o decisiones, contra todo pronóstico, han logrado rebotar contra algo o alguien y reverberar a tu alrededor. Sí, ahora, de pronto, eres un eco de una cosa mayor; una repetición o una imitación de algún sonido idolatrado, seguido o, tal vez, impuesto. ¿Has obedecido al pie de la letra las instrucciones de alguna célebre autoridad? ¿has demostrado tu valía en una misión especialmente importante o reseñable? ¿ese orgulloso maestro tan conocido que tienes ha ido alardeando de tus veraces o muy exageradas cualidades como pupilo? ¿es posible que tu condición o situación personal te haya dado un empujoncito para llamar un poquito la atención? ¿o, tal vez, a base de mantenerte correcto y modélico en todos y cada uno de los grandes trabajos que te han asignado has conseguido aunar la fama necesaria para llegar a este punto? no importa realmente, ¿verdad? La cosa es que, sea como fuere, has logrado abrirte un hueco entre las lenguas, pensamientos y recuerdos de aquellos que te rodean. Probablemente sólo te mencionan de pasada o como complemento de algún rumor mayor, pero, oye, algo es algo. Sigues siendo el 'aprendiz de', el 'novato que', el 'chico que ayudó a', pero empiezas a llamar levemente la atención y ya sabes lo que eso significa; sí, oportunidades. Si bien puede que hayas obtenido este 'pequeño' renombre tan sólo comportándote de manera 'adecuada', a partir de ahora tendrás que esforzarte mucho más si quieres continuar encendiendo chispas en los corazones de los demás y atrayendo nuevas miradas allá a dónde vayas. Sé paciente y, si sabes tomar o forjar las decisiones adecuadas, te verás recompensado. Pero recuerda: eres un eco. Todo lo que envías, regresa.


Rango 4: Admirado
Lo has conseguido: has logrado escalar un eslabón más en la cadena del renombre y subir de rango en los corazones, pensamientos e ideas de los que te rodean. De ser un 'eco' con el que complementar una anécdota o una conversación, has pasado a protagonizar alguna de esas reseñables hazañas contadas. Tus méritos, sin embargo, todavía no son exagerados; tus virtudes, más que alabadas, son comprendidas. Nadie te atribuye aventuras erróneas o momentos inexactos: bueno, sí, puede que algunas de tus palabras sean, a veces, algo deformadas... pero a nadie se le pasa por la cabeza tergiversarlas o cambiarles el sentido en el que iban originalmente pronunciadas, ¿verdad? No le tengas en cuenta a alguien si trata de malograr levemente tu imagen: recuerda que el respeto, después de todo, también trae consigo grandes dosis de resentimiento. Y es que tus pasos ya no pasan desapercibidos, ya no son un ruido detrás de un sonido mayor; llamas la atención por tus propias acciones, palabras y decisiones, no por las de otros. Deberías enorgullecerte: las altas esferas han oído tu nombre susurrado, las autoridades te tienen en cuenta, tus superiores más directos puede que incluso te envidien o se entusiasmen contigo y es probable que  tus allegados e iguales te admiren, sigan y adoren. Cuida todo lo que haces, dices o expones, pequeño aspirante a recuerdo, porque así como muchos te miran con asombro y fascinación, otros empiezan ya a planear tu caída. Recuerda no pisar la cabeza equivocada al avanzar, héroe.


Rango 3: Ilustre defensor
Tu nombre ya es sinónimo de insigne guerrero que se desvive por la seguridad, el bienestar y la vida de los habitantes de la nación a la que glorifica. Tus virtudes son ensalzadas: tus defectos, por el contrario, se desdeñan sin mayores miramientos. Es raro que, allá a dónde vas, no sientas numerosas y variadas miradas clavadas en ti; palmadas en la espalda por parte de tus superiores, reverencias pronunciadas de todos aquellos que aspiran, algún lejano e inalcanzable día, a ser como tú. Hazañas, discursos, anécdotas cotidianas, aventuras, misiones, conversaciones; da igual lo que hagas, todo termina puesto en boca de tu entorno. No eres un mito, ni mucho menos una leyenda... pero la gente ya comienza a acompañar tu nombre de la palabra héroe y, eso, amigo mío, es mucho más de lo que la mayor parte de las personas que conoces, por más honorables y simpáticas que sean, podrán llegar nunca a decir sobre sí mismos. Te hayas ganado el honor de verte así apodado a través de herramientas cuestionables o escalando honradamente, lo cierto es que tu vida nunca volverá a ser como antes; te has convertido en una referencia para aquellos que quieren resaltar la fuerza y la resiliencia del país, en un nombre que pronunciar al lado de los principales activos de la nación. Eres, querido héroe, uno de esos raros seres humanos que hacen historia en lugar de limitarse a ver cómo esta circula e torno a ellos como agua alrededor de una roca. No sólo inspiras a aquellos que te admiran, sino que también les ayudas a vivir, a respirar y a seguir hacia delante. Un ejemplo a imitar, una figura a la que ensalzar, un rival al que envidiar e intentar derribar...  pero dime, tú que ahora debes saberlo, ¿hay alguien más solo que un héroe?


Rango 2: Héroe glorificado
 Si antes ya empezabas a ser visto como una especie de héroe en bruto, como una encomiable figura a la que admirar, respetar y temer, ahora, a ojos de los demás, te has convertido en un ídolo al que vanagloriar, obedecer, honrar y seguir. Hasta este momento solías codearte con las grandes autoridades pero, a partir de ahora, te has convertido directamente en una de ellas. En lugar de seguir, te siguen. El pueblo te mira y piensa inmediatamente en un líder en potencia, en una persona a la que confiarle hasta la última de sus exhalaciones sin dudarlo ni por un sólo instante; las alabanzas, la expectación, los enaltecimientos exagerados y las manos que te piden estrechar la tuya sólo para sentirse bendecidos por tu grandeza se suceden a tu paso. Apenas puedes poner un pie en la calle sin que alguien eleve la mirada y exclame, susurre o, como mínimo, piense: 'ahí va uno de los responsables de que este mundo siga girando'. Cada una de tus andanzas, de tus discursos o de tus atenciones despierta infinidad de diminutas consecuencias que marcarán un antes y un después en más aspectos de los que podrías llegar a imaginarte. Tu nombre ya recorre, como un eco inextinguible, cada recoveco domesticado de Daichi. Las respiraciones se contienen a tu paso, sí; los corazones se saltan algún que otro latido cuando le diriges a alguien la palabra. Excepto aquellos con potestad para hacerlo, ya nadie te manda callar ni desestima tu opinión relegándola a un segundo plano. Se te escucha como a cualquiera de esos personajes de leyenda a los que seguramente admirabas de pequeño... dime, ¿cómo te sientes con ello? ¿es la fama tal y como la esperabas? ¿podrás soportar el peso de esta digna carga que se te ha impuesto?


Rango 1: Adalid
Qué hermosa es la gloria, ¿verdad, gallardo guerrero, guardián, señor o comandante que hasta aquí has llegado? ¿comprendes realmente el alcance de la corona de oro que se le acaba de poner a tu reputación? un momento, ¿oro? ¡en rodio has sido laureado! más que alcanzar el cielo, directamente, lo has sobrepasado. ¿Te preguntas, acaso, a dónde has llegado? ¡ojalá pudiera expresarlo y lograr hacerle justicia al podio por encima de las nubes por el que ahora caminas! Compartes tu casi inalcanzable trono de grandeza con mitos lejanos pero nunca olvidados, con esas leyendas vivientes que todos aspiran algún día a conocer y con ídolos legendarios cuyos nombres suelen ir acompañados de creencias esotéricas y hazañas más de cuento que de realidad. Un proverbial paladín intocable, un titán invicto de leyenda, una especie de semidiós imbatible puesto sobre la tierra; eso eres para el pueblo que te admira, idolatra, venera, reverencia, exalta, adora, ama y, por encima de todas las cosas, mitifica. En este punto de tu memorable destino, adalid, te mueves entre iguales e inferiores; nada te supera, nada te amedrenta, nada te domina. En tu patria, te ensalzan casi como una eminencia divina; en tierras extrajeras, tu nombre inspira respeto, miedo y deferencia. Antes hacías que el mundo girara, ¡sí! Pero ahora, estimado guía, te has convertido en un símbolo. ¿De qué, te preguntas? de lo que el propio mundo necesite. Luz, valor, audacia, coraje, entereza, fuerza, esperanza, viento, impulso... aquello que más haga falta, es lo que serás para la gente que te sigue, que te apoya y que te sirve. ¿Qué harás con esta nueva posición que ocupas? ¿hay acaso alguien que pueda rivalizar con tu fama? ¿podría algo plantarte cara? ¿podría alguien soplar hacia arriba y que tú lo notaras? lo que no debes olvidar, legendario y quimérico soberano, es que una corona de laurel no deja de ser una corona revestida de espinas... y, para bien o para mal, nada puede hacer por arrancarla una tempestad. Morirás con ella sobre la cabeza, ¿o no?

Volver arriba Ir abajo

avatar
Nine Beasts
Master

Re: <Guía Específica> Rangos de Fama

Mensaje por Nine Beasts el Sáb Jul 07, 2018 5:22 pm

Terrores de la historia
Entidades oscuras que hacen temblar el mundo entero con tan solo su mirar. Poderosas presencias que desestabilizan una balanza que podría hacer caer Daichi a su merced y que provoca que cualquier ser humano prefiera alejarse de ellos por miedo a que su sangre acabe bañando sus manos.



Rango 5: Sombra
Hasta ahora no eras más que una incógnita, una masa informe sin color ni sentido que pasaba desapercibida allá a dónde fuera. Felicidades, aspirante a negra adversidad, pues has conseguido empezar a posicionarte en el lado oscuro del tablero. Tal vez sin querer o, a lo mejor, a propósito has hecho algo que ha despertado malas miradas a tu alrededor. Apenas eres un mal rumor en boca de algunas personas de tu entorno pero, al menos, has dejado levemente el anonimato. Así es, querido; a partir de ahora, quieras o no, has pasado a convertirte en un reflejo opaco, oscuro y borroso. Al igual que una sombra sin detalles concretos ni rasgos reseñables, todo silueta y confusión, desde este momento despertarás sospechas, desconfianza e inquietud allá por dónde pases. Oh, pero no te lo creas demasiado; pocas de las personas que te rodean enarcan siquiera una ceja al ver deslizarse una sombra a su lado. Ve con cuidado, no vaya a ser que quieran quitarte de en medio antes de ver sus malas sospechas confirmadas... y, sobretodo, no olvides que no eres más que una sombra. A plena luz, pequeña penumbra de poca monta, ni siquiera existes.


Rango 4: Deleznable
Conoces el significado de la palabra, ¿verdad? aún así, te lo recordamos. Deleznable: que es despreciable y no merece ni ser tenido en consideración. Si deseabas con todo tu corazón llegar hasta aquí... enhorabuena. Por el contrario, si has obtenido esta poco favorecedora fama en contra de tu voluntad, siendo una pobre víctima de las circunstancias, lo sentimos mucho. Sea como fuere, a propósito o por puro capricho del destino, has pasado de ser una sombra sin rasgos recordables mal mirada a un elemento de características definidas que es despreciado abiertamente por las personas de su entorno. Si caminando por las calles te das de bruces con tratos maliciosos, empujones a simple vista injustificados y recriminaciones sobre tus actos pasados, no te asustes demasiado. Es normal: ya no te quieren allí dónde estás. La animadversión hacia ti ya es casi evidente y abierta: a las personas a tu alrededor no les da miedo plantarte cara e intentar ponerte en tu lugar antes de que tu perversa esencia vaya a mayores. Te desprecian y, aunque todavía no se vean capaces de admitirlo, te temen. O, más bien, temen a eso tan feo en lo que te estás convirtiendo. A sus ojos, has pasado de ser una sombra displicente a transformarte en una persona con cara, sentimientos y aspiraciones que no deja de insistir una y otra vez en sus malas acciones y comportamientos de naturaleza claramente cuestionable. Te están viendo alejarte de la senda buena, del camino que ellos siempre han considerado correcto. Ten mucho cuidado, pequeña criatura despreciable, porque deleznable también significa 'aquello que se rompe, quiebra, deshace o disgrega fácilmente'. Las paredes tienen ojos, y te están mirando a ti.


Rango 3: Augurio retorcido
Enhorabuena, te has convertido en un mal presagio. Sí, en un pájaro de mal agüero, en uno de esos mezquinos cuervos de alas negras que tan odiados son cuando se posan sobre una ventana. Puede que de forma justificada o, tal vez, de manera completamente inexplicable para ti, te has convertido en una promesa de calamidad, infortunio y adversidad. Los demás ven en ti una catástrofe inminente, un cataclismo a punto de ocurrir; no te darán más tiempo porque, sencillamente, ya no encuentran ninguna oportunidad que regalarte. Has rechazado todo aquello que te han tendido, todo misericordioso intento de redención propuesto y toda mano que pretendía, a su manera, guiarte hacia el buen camino. La oscuridad te había empezado a consumir y, llegados a este punto, has permitido que se adueñe de cada uno de tus movimientos. Elevas la mano y, aunque sea para hacer una buena obra, todo el mundo cree que es una maldición, un proyecto de huracán que, tarde o temprano, regresará para sembrar tempestades en sus vidas. Primero sospechaban de ti, luego te repudiaban... y ahora, estimado mal augurio, te temen. Inspiras miedo, inseguridad y desconfianza; muerte aún no traída, pero prometida. Representas la desgracia futura, el malestar del mañana; te has corrompido, y ya no hay vuelta atrás.


Rango 2: Ungido por la Ruina
Tu camino torcido te ha conducido finalmente hasta aquí, penumbra. Mírate: desde este momento, el mundo verá en ti al hijo extraviado de la destrucción, de la ira y de la perfidia más desoladora. A ojos de los que se hacen llamar a sí mismos justos eres la encarnación de un mal insondable, insalvable e incomprensible; en cambio, ante la perspectiva de quienes esos mismos justos llaman alimañas, has florecido como un descarnado modelo a seguir. Una adversidad viviente para los que antes te amparaban: un líder ejemplar para todos aquellos que quieren ver más allá del sistema impuesto o, simplemente, para esos seres perversos que llevaban años buscando un arquetipo de villano cuyas órdenes convertir en su propia voluntad. Ya sea porque has llevado tus ideales demasiado lejos o porque tus ínfulas de hacer daño han llegado a límites insospechados, lo cierto es que tu nombre se ha convertido en un sinónimo de cenizas, caos, ruinas y demolición. El pueblo te pone seudónimos para no tener que mencionarte directamente: los altos mandos que antes te tuvieron a su cargo hablan en susurros sobre cómo encontrarte, torturarte y eliminarte. Un rebelde sin causa, un ególatra sin remedio con alma de dictador, un sádico sin estúpidas normas morales a las que ceñirse, un antisistema decepcionado con el gobierno al que antaño se había sometido, un traidor infecto, un lunático descontrolado... ¿cuál de todos has sido tú, invocador de desgracias? no importa, ¿verdad? Ahora estás aquí, en el segundo puesto de este podio de infamia que, de una manera u otra, te has merecido ganar. Tus crímenes forjaron tu ruina, ¿verdad? pero tú mismo has continuado por tu propio pie por esta senda diabólica. Te has convertido en una figura macabra, casi de culto entre las masas; ya sea con pavor, devoción, odio, aprehensión, admiración o terror, tu nombre es pronunciado más a menudo de lo que sospechas. Eres una de las grandes calamidades de la era en la que vivimos... dime, sinceramente, ¿cómo te sientes?


Rango 1: Oscura Majestad
Avatar de la desgracia, de la calamidad,  de la muerte inmisericorde y de la más letal de las crueldades, te has convertido, a ojos del público que te ha visto sumergirte en los delirios de la oscuridad, en una maldad incontestable. Una guillotina viviente, una horca negra que sesga todo aquello que intercede en su camino; eso eres para el mundo, para la realidad en la que te había tocado vivir y a la que rehusaste pertenecer. Se dice que la tierra que pisas no vuelve a crecer jamás, que el timbre de tu voz podría infestar las aguas de gusanos carroñeros, que tu sola presencia engendra mil y una atrocidades sobre la faz de la existencia y que la sombra de tu mano al elevarse sería capaz de desatar incontenibles epidemias que terminarían por asolar cualquier atisbo de vida sobre la condenada tierra que pisamos. La luz es un concepto tan difuso, desvaído y abstracto para ti, que su mera mención te arranca carcajadas; da igual lo rápido que vaya, sabes de antemano que la oscuridad siempre habrá llegado antes, ¿verdad? Pocas cosas más que tus propios ideales, objetivos y profundos deseos te importan ahora; renunciaste a la luz del sol, a las ciudades y a las tierras lejanas llenas de atractivas promesas por la esencia del poder, por la abominable sombra, la negra oscuridad y la ilimitada libertad que la penumbra, el crepúsculo y las tinieblas te ofrecían.

Y ahora, a golpe de sufrimiento desatado, te has enterrado tan hondo en el abismo de la amoralidad que has encontrado un podio, un trono sobre el que sentarte y dar tienda suelta a todo aquello que todavía es capaz de conmover, emocionar o exaltar a tu ya podrido corazón. Miras desde abajo, pero con la superioridad de quien se sabe invencible, intocable; a fin de cuentas, ¿quién se atreverá a descender a tu mismo nivel para darte un final? ¡nadie! ¡nadie quiere mirar tan abajo! Y desde ahí, nada te cuesta estirar un brazo y ahogar en negra inexistencia y dolor a los que por arriba caminan. Ya no eres sinónimo de nada, porque tú mismo te has convertido en esa fatalidad a la que antes tan sólo recordabas. A tu paso, el mundo esconde la cabeza por temor a perder el aliento, el camino y la vida; y, aún así, eres magnético. Eso sí, en este caso, eres tú quién elige lo que quieres atraer, lo que quieres repeler y lo quieres exterminar. Señor del terror, soberano de desgracias y plagas, dictador de masas ciegamente encandiladas, genocida entregado a la tarea para la que ha sido puesto sobre la tierra... el mundo terrenal ya no te afecta, porque tú estás por debajo de todo eso. O, al menos, así debería ser... ¿o no? Dicen que en la oscuridad, las palabras pesan el doble.

Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado

Re: <Guía Específica> Rangos de Fama

Mensaje por Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.