Últimos temas
» [PN] Compra Ninja
Hoy a las 8:07 am por Akatsuki-

» [Petición] Conexión diaria
Hoy a las 7:57 am por Akatsuki-

» [Tienda] La Armería
Hoy a las 7:37 am por Yuuma

» Yuuma — Hoja Ninja
Hoy a las 7:32 am por Yuuma

» [Registro] Registro de Físico
Hoy a las 7:18 am por Yuuma

» [Registro] Registro de Aldea
Hoy a las 7:14 am por Yuuma

» [Petición] Auto-Misiones
Hoy a las 6:35 am por Aku Aburame

» Chau.
Hoy a las 6:08 am por Hwang Hon

» [Misión rango D] Quid pro quo.
Hoy a las 5:59 am por Korāgen Kaguya

Afiliados
Limpieza 05 - 08 - 18

 photo untitled45.pngBoku no Hero ROLVelmegunLoving PetsCrear foroOne Piece Legacy

[Zona de entrenamiento] La Venganza de la Niebla

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

avatar
NB Narración
Master

Re: [Zona de entrenamiento] La Venganza de la Niebla

Mensaje por NB Narración el Sáb Sep 08, 2018 7:35 pm

Zona de entrenamiento: La venganza de la niebla
A diferencia de la mayoría de shinobis que se encontraban en el interior del hospital, aquel que se había encargado de demandar la atención del joven Soma a la hora de adentrar a la desconocida hasta el interior, se había mantenido completamente al margen de los vocablos de la líder, que, a diferencia de quienes lo habían intentado tiempo atrás, ahora daban su fruto y conseguían brindar algo de descanso a todos los que hacían lo posible para ayudar a los heridos. Aquello era una gran masacre, pero eso no hacía más que mostrar la realidad a quienes hasta el momento se habían mantenido por completo al margen de lo que los esperaba en el exterior tan pronto sus pies se encontrasen con la guerra. Un golpe de realidad, desgraciadamente, algo más peligroso de lo que cualquier persona llegaría a desear, pero no habían quejas, no por lo menos de aquellos que lideraban la nación.

Las orbes del jonin se mantendrían manos a la obra mientras que por el contrario el especialista médico por unos instantes se mantendría al margen, observando así el estado de la joven por unos instantes mientras palpaba su helada piel y la palidez que comenzaba a embargarla. — Necesita una transfusión.— diría de inmediato y antes de que el joven tratase de retirar los torniquetes improvisados lo frenaría. — Espera.— diría de inmediato antes de levantarse e ir con rapidez hacia una mesa que se encontraba en el pasillo, cerca del joven que era tratado por la especialista médico y otro más que acababa de llegar para así lidiar con la amputación. Tan solo sería cuestión de segundos para que este se acercase nuevamente a la mesa donde la joven se encontraba colocando así una bandeja con material estéril y una serie de vías metidas en bolsas.

Descubre tu brazo.— ordenaría de inmediato. — Se que esto puede resultarte una mierda pero ahora mismo no ando con mucho tiempo para estar buscando donantes y no creo que sea lo más inteligente estar después mareado por la perdida de sangre cuando debo de tratar a más pacientes.— a la par que el especialista médico hablaba se podía escuchar el sonido de unos guantes que de inmediato se colocaría antes de abrir aquella bolsa con ambas manos. Quizás no era el mejor lugar, pero tampoco era el mejor momento como para estar lidiando lo suficiente con la esterilidad más allá de lo que ya lo hacía.

Cambia los torniquetes, tan pronto comencemos con la transfusión pasaré a cerrar sus heridas, mantén la presión.— indicaría ahora a quien tiempo atrás había recibido al shinobi en la entrada.

Kirigakure no Sato NPC: Ayame Saito
Una vez la tranquilidad había acallado a todos y cada uno de los presentes, la líder del país daría una rápida visual por los pasillos, buscando así a algún posible problemático que no siguiese su orden pero, claramente, no había ninguno. En su rostro se podía denotar el enfado pero, a pesar de ello voltearía de inmediato su cuerpo y daría con quien no solo tomaba aquella bandeja de instrumental y acto seguido se dirigía hacia la sala de descanso donde una joven de azulada melena se encontraba tendida en la mesa y era custodiada por otros dos jóvenes.

Cruzando sus brazos se encargaría de dar una amplia visual y tras ello, sus orbes recaerían sobre quien con una melena anaranjada y atada en lo alto, era frenado por el especialista médico y de inmediato recibía ordenes. En completo silencio la líder se encargaría de ver que todo se encontraba en perfectas condiciones, verificando así que la sangre del cuerpo de su familiar no era realmente de este, pero antes de que decidiese emprender su paso para continuar con su cometido, no podría evitar fruncir el ceño al ver como una copia de este se encargaba de asistirlos.

Sus pasos femeninos de inmediato resonarían por cada rincón del pasillo y sus orbes aguamarina de inmediato recaerían sobre él cuando apenas un metro los distanciaba. — Creo que eres lo suficientemente diestro como para no necesitar a un clon molestando y ocupando espacio en un hospital que se encuentra abarrotado ¿O es que acaso te crees que necesitas un sirviente para hacer algo tan simple como ayudar a un superior? — cuestionaría con rapidez y una fuerza que realzaba su autoridad. Después de todo aquel joven era un bastardo, su sobrino casi no reconocido por ella misma dado a la triste relación que compartía con su hermano. — Cuidado con ella, es la hija adoptiva de Kotaro Kiryu. — añadiría ahora mientras volvía la mirada hacia los otros dos Jonins que se encontraban lidiando con el problema y asistiendo a la joven.

Sentirse bajo la mirada de la líder provocaría que quien tiempo atrás había tratado a su sobrino con indiferencia ahora asintiese con la cabeza de forma decidida, tomando así la presencia de su líder como una razón aún mayor a la hora de brindar todos sus esfuerzos a la hora de salvar la vida de la joven. Antes mismo de que esta pudiese continuar con su camino, otro especialista médico se acercaría rápidamente a la situación de la líder, tendiéndole así un informe que demandaría su atención y le permitiría parar unos instantes para así valorarlos sin tan siquiera moverse del lugar. — Trasladalo al piso tres, tan pronto Kizaru quede libre de la operación será enviado a tratarlo. Prepara además a uno de nuestros mensajeros, quiero a Kotaro ahora mismo en el hospital. — finalizaría así la orden, devolviendo el informe al especialista que lo tomaría de inmediato.
avatar
Soma Saito
Kiri Gennin

Re: [Zona de entrenamiento] La Venganza de la Niebla

Mensaje por Soma Saito el Dom Sep 09, 2018 5:10 am

A mis manos llegaron unas gazas de parte de mi igual y me acerqué a quitar los trozos de mi camisa, las cuales habían dejado su pulcro blanco pasando a ser un hórrido carmín que revolvía las entrañas en mi estómago; la piel de la chica parecía haber pasado de una hermosa porcelana a una superficie similar al papel, tan falta de vida que comenzaba a preocuparme, mas eso mismo no fue del todo mi imaginación, mi mano se detuvo ante una nueva orden y el hombre se alejó. Me quedé extrañado, no entendía por qué me detenía, ¿una transfusión? Demoré el tiempo en el que tomó las cosas para comprender que, a pesar de mis esfuerzos por atender las heridas, no saber nada de medicina tan solo había dado unos momentos más de vida a la joven, pero nada más, ¿tan frágiles somos? Me quedé sin moverme un ápice y retornó tan rápido que apenas alcancé a llenar y vaciar mis pulmones una vez, aunque lo hice en su totalidad.

Su siguiente orden de nuevo me tomó otro segundo de entender, pero rápidamente retiré el guante sin dedos de mis manos y por mi posición facilité la zurda, mi clon hizo una búsqueda de nuevo y encontró un sustituto para sentarme, una maceta alta de utilería, donde podría descansar mis posaderas, no estaba seguro de los efectos que daría perder sangre. Si requería mi sangre para salvarle la vida, la daría, después de todo yo fui quien falto de habilidad la terminé dejando en ese estado, mi deber moral estaba impulsado por ser colega, por trabajar bajo la misma bandera, por sentirme parte de esta comunidad que ahora está lastimada y no está en mi capacidad nada más para asistir que compartir lo que me mantiene con vida.

Al final ni me senté, no podía, debería buscar la manera de aun con los efectos dichos por el médico, de poder mantenerme de pie y ayudar, que seguramente habría más que hacer, ¿o no? Pasos, resonantes y conocidos, aquella mujer con la que comparto coloración capilar y una parte de la información de mi sangre ahora se me acercaba. Jamás había escuchado pronunciar con aquella entonación palabras hacia mí, ¿por qué estaba tan enojada?, ¿acaso nada de esto cumplió su cometido?, ¿para qué citarnos en primer lugar?

Abrí la boca, pero el nudo en mi cabeza me recordó la bandera, misma que me recordó a mi padre y detuvo ahí mi intento de réplica. Miré a mi clon y este hizo una reverencia antes de volverse humedad en el ambiente, de la misma forma en que lo había formado, este se desvaneció sin dejar más huella que pudiera entorpecer a nadie más, como si la sangre en el suelo no bastase o si de igual manera hiciese alguna diferencia con ello. Me quedé ahí, esperando a que mi sangre fuese tomada y para distraerme miré a mi tía, a aquella persona que comanda la nación, aquella mujer que terminó la guerra y es condecorada como la mujer más influyente y poderosa, pero tan cerca, en ese estado al cual se presente, por alguna razón no la veo tan inalcanzable, basta con estirar la mano para tocarla y seguramente no vuelva a tener ningún momento más en el que esté tan cerca como para poderle decir algo.

──Mizukage-sama, ¿Para qué nos citó en la zona de entrenamiento, qué objetivo tiene todo esto?──

No podía callármelo, me ardía el estómago de ira por intentar comprender los métodos que la susodicha señora de la paz practicaba. ¿Para qué preocuparse entonces por los heridos?, ¿por qué fingir interés en atenderlos si desde un comienzo los mandó a acribillarse entre ellos?, ¿no habría salido más económico evitarse todo esto?, ¿qué le dirá a Kotaro para explicarle por qué su hija salió herida?, ¿qué le dirá a los familiares de aquellos que fallecieron, de aquellos a los qué perdieron alguna extremidad?, ¿se les acercará y dirá "así es la guerra que terminé"?, ¿querrá calmarlos con la comparativa de lo que pasó hace más de una década atrás a lo cual se supone que todos buscaron acabar? ¿Es esta señora tan beligerante que no puede soportar la idea de tener paz?


Inventario Bélico:


  • Pergamino 1: En bolsillo derecho Pantalón

    • 12 Shuriken con Hilo
    • 3 Shuriken sin hilo
    • 12 Kunai con Hilo
    • 3 Kunai sin hilo


  • Pergamino 2: Bolsillo Izquierdo Pantalón

    • 12 Shuriken con Hilo
    • 3 Shuriken sin hilo
    • 12 Kunai con Hilo
    • 3 Kunai sin hilo


  • 2 Katanas en la espalda entrecruzadas con los mangos hacia el suelo.
  • 1 carrete de hilo en el cinturón
  • 3 Bombas de humo, 2 en bolsilo izquierdo, 1 en bolsillo derecho.

TÉCNICAS USADAS:
Resumen de Acciones:


  • Soma esta por retirar un bendaje cuando se detiene
  • Soma accede a donar la sangre
  • Su clon le busca algo en que sentarse
  • Soma ordena a su clon desaparecer
  • Soma cuestiona a su superiora

  • Fuerza : 13
  • Resistencia : 7/14
  • Agilidad : 20
  • Espíritu : 15
  • Concentración : 30
  • Voluntad : 7/12
  • Chakra : 071
avatar
NB Narración
Master

Re: [Zona de entrenamiento] La Venganza de la Niebla

Mensaje por NB Narración el Mar Sep 11, 2018 6:02 pm

Kirigakure no Sato NPC: Ayame Saito
Una vez el portador del informe que le había entregado se alejaba de aquel lugar, podría escucharse como el especialista médico mantenía sus manos a la obra, con una sola diferencia, las acciones tomadas por el clon del genin serian ignoradas y este se vería en la obligación de levantarse una vez más y acto seguido, tirar de los hombros de quien se anunciaba como el sobrino de la líder que ahora, se encontraba ante ellos. Con aquella presión obligaría al joven a tomar asiento en el suelo y tras ello con un simple gesto le obligaría a colocarse apoyado contra la misma mesa donde se encontraba la joven Sasumi. Efectuados los pertinentes objetivos tan solo bastaría el uso del metal donde serían colocados los sistemas y, acto seguido el rápido accionar de sus manos a la hora de entregar la parte de la joven a su ayudante y finalmente tomar con ambas manos la gran y metálica aguja que sería usada a la hora de la extracción más que directa de la sangre.

Las orbes claras de la líder serían así robadas, pero ignorarían por completo las ejecuciones que supondrían la aguja adentrándose en el cuerpo del anaranjado joven para así arrebatar su sangre, si no que, en su defecto ,se mantendrían con decisión sobre quien portaba la suya propia. Sus cuestiones habían sido lanzadas y aunque se llevo el silencio de quienes se encontraban rodeándolo y deseaban no dejar salir impune al joven, simplemente respetarían las acciones de quien en silencio se mantuvo al margen por unos instantes.

Eres un shinobi ¿Me equivoco? — sería su única cuestión los primeros instantes, como si realmente lo juzgase desde su situación. — ¿Crees que tu debilidad conseguirá que tus compatriotas se mantengan con vida? ¿Eres leal? — añadiría una vez más antes de que su rodilla derecha chocase contra el suelo, inclinándose así de tal modo que pudiese quedar a la altura del joven Soma ¿Quizás buscando algo de empatía o siendo humana después de todo? — Tu padre nunca rindió culto a la causa. El nunca deseo luchar por su país... simplemente se mantuvo al margen. ¿Qué no eran sus ideales? Más bien era débil, por esa razón fuí yo quien fue a la batalla, fui yo quien cumplió con los deseos de nuestro padre, de tu abuelo. — aclararía, como si de algún modo tratase de hacerle recapitular, ponerse en una piel que todos desconocían y donde ella, era la única que podría luchar. Ella era quien había conseguido la paz, ella era quien había visto a su pueblo perecer y junto a ello, a dos hombres que tras luchar por su propio país, se habían convertido en meras cenizas. — Somos shinobis de la niebla, somos quienes antaño hicieron a sus enemigos temer y esto no es más que una prueba de ello. Puedes no abanderar las costumbres de tu país, puedes cuestionar lo que desees, ¿pero hasta que punto deseas luchar por tu líder? ¿Hasta que punto piensas luchar por tus aliados? — aclararía finalmente.

Su voz y su miraba mostraban pura decisión y orgullo, no habían tan si quiera un solo temblor y mucho menos arrepentimiento. — Tómalo como un rito de iniciación. Dime.... ¿Que sentiste cuando viste la sangre brotar de la joven Sasumi? ¿Pudiste escuchar su corazón latir mientras luchaba por mantenerse con vida? Seguiste las ordenes que vistes plasmadas sobre el terreno. ¿Por qué ahora cuestionas mi objetivo entonces? ¿Tratas de enmendar un daño que ya fue causado por tus manos? — cuestionaría mientras se mantenía ante él, clavando sus ojos sobre los contrarios. — Puedes marchar y buscar tu propio destino en caso de no estar de acuerdo con los métodos de nuestro país.
avatar
Soma Saito
Kiri Gennin

Re: [Zona de entrenamiento] La Venganza de la Niebla

Mensaje por Soma Saito el Mar Sep 11, 2018 10:39 pm

Terminé en el suelo, mi brazo alzado hacia la mesa y en mi cuerpo metiéndose una aguja, un frío metal angosto que perforando mi piel se adentra y posiciona junto a un conducto sanguíneo, adoptando rápidamente mi temperatura, misma que desde esa mañana había sentido descender, dejando mi cuerpo más sensible a todo eso, pero igualmente pude resistirlo, después de todo, no era eso lo que más me preocupaba. Me sentí pesado, tal vez la sangre añadía cierto efecto en ello, pero lo cierto es que eran las orbes de mi tía, su cuerpo tan cerca del mío que ahora deposita sus ojos color mar en mis soles, podía sentir su tensión, su pesadez, o al menos una parte. Quise responder ante su primera, segunda y tercera pregunta, pero mis labios se quedaron sellados, tragando saliva con tanta dificultad que sentía que mi garganta era cerrada por una fuerza externa.

Le parecía fácil hablar de mi padre, era su hermano y eso es algo que jamás entenderé, tal vez por ser hijo único, tal vez por que nos dejó o tal vez porque hasta hace poco más de dos años que vivo en la aldea y apenas me entero de un mundo tan distinto al desolado país del hierro. Las preguntas que me arrojaba como cuchillas, las hacía con tanta articulación, que parecían ensayadas, como un diálogo que día a día se repite a si misma, una lucha interna en la que ahora se encontraba frente a frente con alguien que en el exterior lanzó las preguntas que tal vez muy internamente se las había hecho y las había respondido con acciones, pero no por eso encontraba en ello verdad, no encontraba base, tan solo excusas. En mi mente se formuló una pequeña respuesta, pero fue arrebatada de nuevo.

Giré mi cabeza, mirando lo que apena se puede ver del costado de la chica cuyo nombre no había sabido hasta ahora, Sasumi. Recordé el momento en el que empezó la pelea, me sentía pesado porque no gusto de luchar, pero en el calor de los movimientos, perdí esa pesadez y sin pensarlo estuve a punto de quitarle la vida, un segundo más y mi mano hubiera liberado mi técnica cuyo desenlace no habría tenido oportunidad de reparar, por un momento estuve tan adentrado en la batalla, que pude haber cruzado la línea que separaba el deber del placer, incluso cuando desperté de mi letargo, me encontré a mí mismo distante y extraño, mirando con admiración el metal manchado de sangre; ahora mi lengua se siente incómoda dentro de mi boca, infectada en aquel deleitante sabor, pero recapacité. Esa dirección no era para mí, porque yo no soy mi padre, yo no soy un animal que carente de raciocinio no puede distinguir de los límites y tener el control. Regresé la mirada, más intensa que nunca, luchando por mantener mi conciencia pese a la baja de sangre en mi cuerpo.

──Nosotros no somos nuestros padres, los deseos de ellos son suyos, si decidiste cumplirlos y negarte a los propios, ¿entonces quién es el débil?, trajiste paz a esta tierra, creaste una alianza y ahora nos has llevado a derramar la sangre de nuestros colegas. Seguí tus órdenes, si, pero tengo la suficiente entereza de cargar con la decisión que tomé──

Respiré, ya no sentía la bandera en mi cabeza, con trabajos sentía el suelo en mi mano que me soporta y mis sentaderas que apenas se acuerdan que existen soportando el resto de mi peso.

──Yo le hice esto a Sasumi y yo he de pagar con mi sangre... con mi vida de ser necesario, porque ahora tengo responsabilidad sobre su vida, sobre sus sueños y esperanzas. Ella peleó dando lo mejor y ninguno de los dos desistimos de nuestra lealtad hacia la niebla, aun cuando significara lastimar a nuestro compañero o a alguien que ni el nombre conocemos, pero eso no es paz, ¿o es que a caso ya no puedes superar el pasado y mirar hacia el futuro?, ¿quieres convertirte en la misma persona que mi abuelo fue? ¿dónde queda Ayame Saito...?, no, ¿dónde quedas tú... dónde quedo yo, dónde queda la gente que hace a la nación? si debemos sacrificarla, ¿entonces por quién peleamos?──

Sentía mis ojos secándose en la lucha por no cerrarse, en mantener la mirada fija en aquellos luceros claros, intentando descifrar el origen de la voluntad que nos llevó a derramar sangre. No conocí a mi abuelo y no conocí el nombre que hacía temblar a las naciones, lo que conocí fue un hogar, un sitio por el cual luchar y esforzarme, un lugar al cual dedicarle y alimentarle deseándole mejorar, también conocí el efecto de la traición y la muerte, como cuando miré a Akatsuki en el hospital, tan falto de vida aun pese a que respiraba y como ellos muchos otros. ¿De qué forma esto levantará los ánimos?, ¿qué se les dirá a las familias de los que ya no volverán?


Inventario Bélico:


  • Pergamino 1: En bolsillo derecho Pantalón

    • 12 Shuriken con Hilo
    • 3 Shuriken sin hilo
    • 12 Kunai con Hilo
    • 3 Kunai sin hilo


  • Pergamino 2: Bolsillo Izquierdo Pantalón

    • 12 Shuriken con Hilo
    • 3 Shuriken sin hilo
    • 12 Kunai con Hilo
    • 3 Kunai sin hilo


  • 2 Katanas en la espalda entrecruzadas con los mangos hacia el suelo.
  • 1 carrete de hilo en el cinturón
  • 3 Bombas de humo, 2 en bolsilo izquierdo, 1 en bolsillo derecho.

TÉCNICAS USADAS:
Resumen de Acciones:

  • Fuerza : 13
  • Resistencia : 7/14
  • Agilidad : 20
  • Espíritu : 15
  • Concentración : 30
  • Voluntad : 7/12
  • Chakra : 071
avatar
NB Narración
Master

Re: [Zona de entrenamiento] La Venganza de la Niebla

Mensaje por NB Narración el Mar Sep 11, 2018 11:07 pm

Kirigakure no Sato NPC: Ayame Saito
El simple resonar de las palabras "justicieras" de aquel que se encontraba ante la líder provocaron que quienes se encontraban como espectadores de aquella discusión quedasen mudos, fijando así la mirada sobre la espalda de quien ahora parecía simplemente lanzar injurias ante la inconsciencia de un pasado que siempre los había marcado y los había convertido en lo que eran. El especialista médico mordería así su propia lengua mientras que, por el contrario quien lo asistía fijaría rápidamente la mirada sobre la líder que sin poder evitarlo se alzaba con una sonrisa curvada ¿Lo esperaba? Al parecer incluso la pureza directa de la sangre podía ser tan sucia que derramarla no fuese tan si quiera una molestia, por lo menos esa sería la sensación de quienes conocían a aquella mujer y ahora recibían cual paria al "nuevo" integrante de la familia.

¿Una osadía? Más bien un pobre desgraciado que desconocía el mundo que lo rodeaba.

Ojala tuvieses esa lengua para más que lanzar injurias hacia quien te mantiene con vida. — clamaría, desde las alturas, cruzando sus brazos y destronandolo con la mirada de aquel apellido que realmente, parecía no pertenencerle. — No me equivoque a la hora de divagar en tu destino. Un justiciero... pero me pregunto en que momento se os brindó la orden de matar a vuestro contrincante. — diría con burla antes de negar con la cabeza.

Realmente no sabía de lo que hablaba, no conocía el mundo y mucho menos era consciente de aquel titulo que había decidido abanderar y realmente no hacía más que desgastar con su presencia, como si de una mancha oscura se tratase, una mancha en un expediente que ni si quiera merecía tener su nombre. — Me pregunto en que momento decidiste perder el tiempo. No eres más que un desconocido en nuestras tierras, una persona que no conoce los valores de nuestros shinobis y que después de todo, no merece ni si quiera el titulo que trato de abanderar. — declararía antes de voltear su cuerpo, dándole la espalda. No merecía su atención. — Ten por seguro que si la joven Sasumi pudiese escuchar ahora mismo tus sucios vocablos lo único que sentiría es vergüenza por haber luchado contra alguien como tú. Estoy segura de que ni si quiera fuiste digno. — finalizó antes de continuar con su camino.

Al parecer no había persona que hubiese tan si quiera reparado en la verdad de aquel evento... en la razón por la cual la niebla los había clamado, o cual era la verdadera prueba que les había sido brindada. Desgraciadamente estaban más ciegos de lo que cualquiera hubiese tan si quiera llegado a imaginar.

Sería así como la líder simplemente seguiría al frente, cesando su avance a unos cinco metros desde la situación del inexperto genin y parando así para mirarlo de reojo. — Deberías replantearte tu profesión, personas como tú solo son una molestia en el terreno de combate. Quizás incluso deberías replantearte marcharte lejos, no eres un miembro de la niebla, tan solo eres un niño perdido que aún no sabe cual es su lugar y no es capaz de ver más allá de aquello que se le ha presentado. Algún día podrás entender el por qué de nuestras acciones y no solo aquello que tu ingenua mirada llega a captar. — y tras sus palabras simplemente partiría, sin dejar más que silencio en los labios del pobre desgraciado.
avatar
Soma Saito
Kiri Gennin

Re: [Zona de entrenamiento] La Venganza de la Niebla

Mensaje por Soma Saito el Mar Sep 11, 2018 11:48 pm

Su forma me hizo sentir todo el rechazo y la miré alejarse, negándome como alguiend e su familia, de su aldea, de su tierra, tan solo mirándome como un perro de la calle recogido y alimentado por mera lástima y nada más. Sentí una parte de mí morir en aquel momento cuando mi admiración había sido despedazada, me sentía orgulloso de mi apellido por las historias que se contaban, por el abanderamiento y por pensar que la aldea no estaba ergida en una enseñanza de guerra, sino de protección. Su entrega a la aldea era bajo la idea de quererla, amarla y resguardarla, porque la gente de ahí es buena, porque es algo que vale la pena y es un sentido de vida, una entrega a una causa nomble y justa. Pero al parecer mis ideales son como los de un infante para aquella mujer, no me atreví a mirar a nadie más, no hacía falta, el ambiente se interpretaba por si solo frente a mí, tan solo era a sus ojos un hablador, un nadie que no sabía absolutamente nada de lo que es ser un shinobi.

Ahogué el intento de escape de un sollozo. No me atrevería a llorar en aquella situación, a pesar de que podía sentir las lágrimas queriendo salir, tan solo sería una victoria más para aquella mujer, una mujer que creía conocer pero que ciertamente se acababa de percatar que no sabía nada, no, mentira, si sabía algo. Dejé un momento de enfocarme en mí, dejé un momento de reclamar este dolor y acepté la derrota no como mi muerte, sino como un aprendizaje.

Ayame Saito es la mujer que trajo paz a la aldea, es la mujer que carga con la voluntad del país, es la que dirige y manda. Ayame Saito es la que valora la disciplina, la enseñanza y las costumbre, no solo es paz a futuro, es paz al pasado. Quisé impulsarme a pararme pero mi brazo se dobló, sentía las fuerzas faltarme, ni siquiera podía articular bien.

──Es...¡Espere!──

De nuevo lo intenté, obligando a mis piernas a responder a mi cabeza y no a su estado, obligando a mi cuerpo a que se mueva y no que se quede ahí, no que se rinda y acepte la derrota como el no hacer nada. Me afferé a la mesa y dejé de pensar en la chica, dejé de pensar en los médicos y sus miradas, dejé de pensar en lo que pensaban de mí y tan solo me enfoqué en una cosa, ¿qué quería?, ¿qué necesitaba?, ¿de qué manera puedo realmente contribuir a la aldea?, ¿cómo es que dejo de ser el recogido para ser el que de?

──Entonces enséñeme...──

Grité con todas mis cuerdas vocales, posiblemente desgarrando una en el intento por no permitirle dejar que se vaya. Si dejaba que cursara esa puerta, no tendría ninguna otra oportunidad de redimirme, si curzaba esa puerta bien podría estar muerto, lo sentía, mi línea de vida se iba por esa puerta. Yo no lo ché y dejé a Sasumi en ese estado para después intentar tapar mis males, no, si terminó en ese estado es porque nosotros peleamos por nuestro ideal y no nos íbamos a rendir, no íbamos a ceder y dejar que el otro se adueñara de nuestros anhelos, costara lo que costara.

──¡Déjeme aprender qué es Kirigakure...!──

Dije con toda la intención de seguirla. Abandonaría a Sasumi, tal vez, pero no podía abandonarme a mí mismo también. No podía dejarme morir, desaparecer, perder lo que tengo, mi hoga,r mi familia, mi aldea, mi bandera, mis sueños de mirarla en alto y sonreir ante su grandeza. Caminaría hasta dónde mis piernas me respondieran, me arrastraría hasta donde mi cuerpo se moviera, masticaría el suelo mismo de ser necesario pero necesitaba pararla, necesitaba convencerla de que me permitiera saber de qué hablaba, por qué había convocado a todo eso, por qué me miraba así, cuáles eran los ideales de mi abuelo, por qué mi papá no peleo, por qué dudó de adoptarme, ¿qué me falta?, ¿qué necesito para ser de kirigakure?

──¡Yo no quiero salir de aquí, yo no quiero otra profesión, yo no quiero otra familia!──


Inventario Bélico:


  • Pergamino 1: En bolsillo derecho Pantalón

    • 12 Shuriken con Hilo
    • 3 Shuriken sin hilo
    • 12 Kunai con Hilo
    • 3 Kunai sin hilo


  • Pergamino 2: Bolsillo Izquierdo Pantalón

    • 12 Shuriken con Hilo
    • 3 Shuriken sin hilo
    • 12 Kunai con Hilo
    • 3 Kunai sin hilo


  • 2 Katanas en la espalda entrecruzadas con los mangos hacia el suelo.
  • 1 carrete de hilo en el cinturón
  • 3 Bombas de humo, 2 en bolsilo izquierdo, 1 en bolsillo derecho.

TÉCNICAS USADAS:
Resumen de Acciones:

  • Fuerza : 13
  • Resistencia : 7/14
  • Agilidad : 20
  • Espíritu : 15
  • Concentración : 30
  • Voluntad : 7/12
  • Chakra : 071
avatar
NB Narración
Master

Re: [Zona de entrenamiento] La Venganza de la Niebla

Mensaje por NB Narración el Vie Sep 14, 2018 6:29 pm

Kirigakure no Sato NPC: Ayame Saito
Sus pasos resonarían con el inicio de su partida, recreando de tal modo un final más que claro para quien había decidido retar a la máxima autoridad del país del agua y con ello, la mujer más respetada entre quienes habían llegado a observar sus habilidades en combate. Ayame Saito, la misma que tiempo atrás había traído la paz a Daichi, un mundo que entre sangre y agonía, siempre había maldecido sus terrenos con la muerte de quienes se encontraban sobre su superficie. Para algunos podría resultar algo simple, después de todo la salvación y la paz que se había vivido siempre en sus terrenos cuando ella se encontraba al frente lidiando con una de las mayores masacres que había existido, era algo simple ¿pero que era lo que realmente cargaba sobre sus hombros?¿estaba bien juzgarla? No es que fuese algo que le importase, no es que resultase un golpe duro ni nada por el estilo, pero el dolor que su propio apellido cargaba era algo distintos, era algo que tan solo ella comprendía y que, con la inconsciencia de incluso quien compartía su misma sangre, simplemente conseguía el efecto contrario, dando a mostrar la rabia que para ella suponía su gran poder y las expectativas.

Podía ser juzgada, era algo a lo que acostumbraba. Podía ser adorada y a su vez todo lo contrario ¿pero había humanidad en su alma? Su abandono en medio del pánico y la incoherencia de quien se había lanzado a cuestionarla, era una clara muestra de que pasase lo que pasase, ella seguiría cumpliendo con su cometido. Después de todo, aún tenía cosas que hacer, problemas con los que lidiar y un país al que adoctrinar en el arte de la guerra, el mismo que tiempo atrás provocó que miles de sus camaradas perdiesen la vida en el terreno de combate.

Sería ahí cuando la función comenzaría y que muy a diferencia de lo que en otro momento hubiese hecho, sus pasos se viesen frenados a la par que el especialista médico rápidamente se encargaba de mantener estático a quien compartía el apellido de la líder, buscando así que este no realizase ningún tipo de acto brusco mientras la sangre corría hasta el cuerpo de la menor que estaba siendo tratada tanto por él como por su compañero. Si bien serían ajenos a aquella discusión que disfrutaban como meros espectadores, tenían que cumplir con sus obligaciones a la hora de tratar con los desperfectos de aquel evento. Para suerte de estos, las acciones tempranas del médico causarían que el joven tan solo tuviese libertad para aplacar con fuerza sus vocablos desde la distancia y aún tendido junto a la mesa.

Desde ahí podría observar la larga melena recogida de la líder... su hermosa espalda y hombros descubiertos mientras que, a diferencia de este, ella mantenía sus orbes al frente, observando el pasillo y con ello las distancias que había decido recorrer para continuar con su cometido. El silencio sellaría sus labios, de la misma manera que prácticamente todos los presentes voltearían a observar a quien se había encargado de armar un nuevo revuelo en el interior del hospital. ¿Había hecho mal? A decir verdad, si no fuese por sus comodidades reales al encontrarse ligado a la líder, posiblemente ya habría sido amonestado- ¿Respeto quizás? En momentos como aquellos, nadie deseaba irrumpir donde no tenían vela.

Aquellos segundos serían interminables, pero a pesar de ello, había conseguido lo que deseaba, mermar la despedida que la líder había proclamado.

Eres débil. — diría de inmediato. — Como tu padre. — añadiría antes de voltear ligeramente su cuerpo de tal modo que pudiese observar de reojo al joven Soma. — Demuestra que mereces mis enseñanzas, demuestra que amas tu país y que estás dispuesto a brindar tu vida por este. Hazme ver que eres digno de tu apellido, que no soy la última de nuestra estirpe incluso a pesar de que no seas acreedor de nuestras habilidades. — finalizaría mientras mantenía durante unos instantes más la mirada fija en este a pesar de su cuerpo ligeramente perfilado. — ¿Liderará nuestra propia sangre como a lo largo de los años nuestro país? Demuéstrame que mereces tu título, una vez lo hagas serás puesto aprueba. — proclamaría ante el público antes de volver a darle la espalda. ¿Una oportunidad? aún tenía el beneficio de la duda, uno del cual nadie se vería puesto aprueba si no fuese por aquella bendición que corría pos sus venas aún a pesar de sus impurezas.
avatar
NB Narración
Master

Re: [Zona de entrenamiento] La Venganza de la Niebla

Mensaje por NB Narración el Vie Sep 14, 2018 6:32 pm

Aclaraciones
A partir de ahora caes bajo la supervisión de Ayame Saito, tu propia sangre y líder del país del agua. Serás puesto a prueba continuamente tan pronto tu trama finalice y serás de este modo evaluado continuamente con los trabajos que te serán brindados, junto a ello se te brinda un medio ascenso de rango, pasando de este modo a convertirte en un Genin experimentado y junto a ello, con un aumento de estadísticas disponibles hasta 45 sin pagar el coste doble que supondría por tu rango.

Tus experiencias el foro, la perseverancia y junto a ello tu título como sobrino de la Mizukage te brindan la posibilidad de poder continuar junto a nosotros convirtiéndote de este modo en posiblemente un personaje importante en nuestra historia. Esperamos que disfrutes de ello y además, puedas dar la talla.

• Puedes continuar con la trama.

avatar
Soma Saito
Kiri Gennin

Re: [Zona de entrenamiento] La Venganza de la Niebla

Mensaje por Soma Saito el Vie Sep 14, 2018 7:31 pm

Forcejeé mi libertad, con fuerzas que apenas alcanzaban para mantenerse fuera del suelo, las manos del médico las sentía como ataduras que buscaban mi regreso al suelo, ataduras desencarnadas que me querían ver rendirme, perder, perecer, pero me mantuve tan firme como podía hasta que la vi detenerse. Sus paso dejaron de resonar y tan solo quedaron los ecos de mis gritos, los murmullos silentes de los vecinos que atestiguaban la escena, mis latidos forzados a mantenernos a Sasumi y a mí, con vida. De nuevo escuché la comparación con mi progenitor y esta vez no repliqué ni dentro ni fuera, por que no sé a que se refiere, mi padre es un hombre fuerte, lo he comprobado, pero tal vez hay algo que no se atrevió a hacer o lograr, lo cual esa mujer que hoy busca negar mi sangre, ahora balancea en sus hombros, una tierra tan grande, cambiante, con vida y muerte.

Ahora mi cuerpo solo se dedicaba a intentar que su propio peso y el de esas manos, no lo regresasen al suelo, quedando al margen de aquella mesa donde el tratamiento a Sasumi continúa. Me mantuve en mute cuando vi su mirada regresar a mí, había una luz al final de este túnel y no era la muerte, era una oportunidad de redención, sus palabras me dieron una idea más de por qué no le terminaba de agradar, para ella soy un extraño que no heredó nada de su familia, salvo el apellido, mi arte es una distinción clara de lo que llevo adentro, tan solo metal crudo en lugar de las llamas y la magma que hacen arder un corazón Saito, en lugar del calor que hace darle vida a esos hilares que llevamos en la cabeza, corona de nuestra estirpe y muestra de nuestra naturaleza.

──Lo haré──

Salió en respuesta directa, dos palabras esbozadas como un sello de un pacto a viva voz, uno que no requería papel por que estaría erguido en mi piel, mi sudor y mi sangre. El hierro al calor el blando y seguramente así me ve, pero el hierro puede ser forjado con otros materiales para crear los más duros materiales, no renunciaré a mi arte, demostraré que a través de él y aun ausente de la llama Saito, puedo ser algo.

Me giré con el médico, mirándolo con total decisión. Aun había cosas por hacer, el día no había acabado, personas de la aldea aun corrían peligro y seguramente necesitaban más personal, pero yo no tenía ni idea de qué se tenía que hacer, solo sabía que necesitaba terminar pronto con esta transfusión para seguir, al menos dar un poco más, al menos regresar un poco más a la aldea, al menos hasta que sin fuerzas no tuviera nada más para dar y al caer al mundo de los sueños pueda sentirme a gusto conmigo mismo.

──¿Cómo va esto? Señor──

El peso de mi cuerpo se intensificaba, mi mirada dejaba de poder enfocar correctamente, sentía sed, sentía la piel acartonada y tiesa como pliegos de papel que al moverse podrían doblarse y quebrarse, pero no podía quedarme sin hacer nada más.



Inventario Bélico:


  • Pergamino 1: En bolsillo derecho Pantalón

    • 12 Shuriken con Hilo
    • 3 Shuriken sin hilo
    • 12 Kunai con Hilo
    • 3 Kunai sin hilo


  • Pergamino 2: Bolsillo Izquierdo Pantalón

    • 12 Shuriken con Hilo
    • 3 Shuriken sin hilo
    • 12 Kunai con Hilo
    • 3 Kunai sin hilo


  • 2 Katanas en la espalda entrecruzadas con los mangos hacia el suelo.
  • 1 carrete de hilo en el cinturón
  • 3 Bombas de humo, 2 en bolsilo izquierdo, 1 en bolsillo derecho.

TÉCNICAS USADAS:
Resumen de Acciones:

  • Fuerza : 13
  • Resistencia : 7/14
  • Agilidad : 20
  • Espíritu : 15
  • Concentración : 30
  • Voluntad : 7/12
  • Chakra : 071
avatar
NB Narración
Master

Re: [Zona de entrenamiento] La Venganza de la Niebla

Mensaje por NB Narración el Sáb Sep 15, 2018 5:09 pm

La venganza de la niebla
Una vez la líder hubiese finalizado con sus palabras, no tardaría mucho en retirarse para continuar con sus obligaciones, dejando así al joven Soma en manos de quienes ahora, tenían más información de la que quizás a cualquiera le gustaría. La incomodidad sería así palpable, de la misma manera que lo sería como la diestra del especialista médico se encargaba de viajar hasta el brazo inyectado del joven y así, retirar el metal que hasta el momento se había encontrado en su interior y tras ello, presionar con fuerza con unas gasas, dando de este modo por sentada aquella transfusión en la que el joven había sido participe para salvar la vida de la menor, ahora conocida como Sasumi y, junto a ello, la hija Adoptiva de Kotaro Kiryuu.

El joven no podría más que sentir como su cuerpo fallaba ante aquello, pero no lo suficiente, después de todo la cantidad de sangre donada no había sido la suficiente como para que se convirtiese en alguien inútil a la hora de actuar, pero si podría sentir el cansancio y la necesidad de cerrar los ojos mientras los sonidos tras él le indicarían que Sasumi, aún seguía siendo tratada. Al poco tiempo de aquello podría sentir el frescor de una mano colocándose en su frente, un aura verdacea y clara...algo realmente relajante y que poco a poco iría cesando aquel malestar. — La verdad es que eres un inútil, no se como le has podido hablar a la Mizukage de esa manera, tienes suerte de tu apellido. Llega a ser otro y posiblemente ya estaríamos enviándolo al pozo o en su defecto, de vuelta a la aldea como un simple civil.— hablaría a la par que se encargaba de sanar aquel malestar mientras su compañero cerraba las heridas de la joven Yuki la cual por suerte, sobreviviría un día más.

No tienes nada que hacer aquí Genin, ya cumpliste con tu propósito. Si deseas ayudar traslada material junto con los encargados de tu rango que se encuentras trayendo material del otro hospital, pero no olvides tomar las precauciones que pueda indicarte. No es un lugar seguro.— finalizaría junto con aquel tratamiento que se encargo de brindarle, momento tras el cual podría sentir una leve presión de la otra mano sobre el lugar donde la donación había sido efectuada, una presión que cicatrizaría de inmediato el pequeño punzamiento te la aguja.

Ahora márchate, debemos continuar con nuestro trabajo.— daría la orden y tras ello volvería nuevamente la mirada al frente para continuar con sus obligaciones.
avatar
NB Narración
Master

Re: [Zona de entrenamiento] La Venganza de la Niebla

Mensaje por NB Narración el Sáb Sep 15, 2018 5:14 pm

Finalización de trama
Hemos llegado al fin de la trama ¡Si, por fín! Es por eso mismo que por fin, tu presente ha sido liberado ¿Pero qué pasará ahora contigo? Volverás a la normalidad junto con tu nuevo titulo (ficticio) como genin experimentado y junto a ello nuevas aspiraciones ahora bien ¿Cuales serán tus verdaderos ideales? Es algo que debes de pensar tu mismo... ¿Que abanderas? Puede que pronto seas llamado para continuar con las cosas que aún quedaron pendientes... quien sabe...quizás es antes de lo que crees.

Con el tema finalizado debes pasar este por peticiones de puntos ninja como un tema de combate. Es posible que pronto debas echar un ojo a Breves avisos administrativos ¡Mucha suerte en tu camino shinobi esperamos que mejores un poco más para poder brillar lo suficiente junto a nosotros!

• Si lo deseas, para enriquecer tu trama e incluso ganar más méritos con la administración y junto a ello tu país, puedes realizar una crónica o un relato mensual en el cual plasmes todo lo que desees del resto del día.

• En caso de desear tomar el camino del hospital házmelo saber, de este modo te será enviada una citación oficial de la aldea a ti y a otro de tus compañeros para realizar una auto misión especial, claro está, entonces el anterior punto se verá eliminado. ¡Lo dejamos a tu decisión!.

• Postea una vez más para finalizar con la trama. Narración no volverá a intervenir.
avatar
Soma Saito
Kiri Gennin

Re: [Zona de entrenamiento] La Venganza de la Niebla

Mensaje por Soma Saito el Dom Sep 16, 2018 5:27 am

Los párpados me pesaban, mantenerlos abiertos era toda una odisea, ni hablar de permanecer de pie, aun con parte de mi cuerpo recargado en aquel mueble, no eran los músculos los que detenían mi caída, sino mi determinación; mi mirada comenzaba a nublarse, un chirrido resonaba en mi oído y sentía que tarde que temprano podría terminar desplomado en el suelo, mi orgullo maltrecho, sin embargo, veía esa posibilidad como imposible. Sentí el metal despedirse de mi cuerpo, salir y querer ser agarrado por mi propia sangre ahora taponeada por un trozo de algodón hilado; mi sistema me informaba de lo mucho que había pasado aquel día y me gustaría decir que no significaba nada, pero mi mente y mi cuerpo no mentían al decir que era una de las experiencias más extenuantes.

Evitaba las miradas a mi alrededor, sentía como me juzgaban, pero me enfocaba en percibir que atendieran a Sasumi, quería comprobar que su suerte no había sido zanjada, pero moverme simplemente me era imposible, tan solo miré la figura de mi tía desaparecer al frente y luego un resplandor sobre mi cabeza, era como tomar aire de nuevo, uno fresco, limpio y revitalizante; la pesadez de mi mente se iba disminuyendo poco a poco, como si lo pasado en la mañana se convirtiese en un recuerdo más a mi disposición, cesando su efecto sobre mí; así también el cansancio, la pesadez y todos aquellos efectos acumulados que me mantenían aletargado.

Me estaba regañando, llamando mi atención cual niño que acaba de hacer una travesura y, sin embargo, lo siento más agradable de lo que podría creer posible. Tal vez era que me estaba atendiendo, tal vez era que sentía que aquella chica de azulados cabellos y cuya piel ha retomado algo de color, se va a mejorar, tal vez es porque concuerda con mis pensamientos y no lo dice déspota e insensible, sino como una enseñanza a la cual tomar en cuenta y agradecer mi suerte. No sé por qué es exactamente, pero me sentía agradecido de que me lo dijese y no me dejara en el olvido y sin mayor atención.

──¿Pasó algo en el otro hospital?──

Me giré un poco, sintiéndome renovado, no como tras un largo sueño, sino como tras un merecido descanso. Miré de reojo a la chica, comprobando que ya no tenía nada más que asistir ahí y sabiendo mi siguiente parada. Sus heridas habían sanado, tanto las físicas como las mentales, sonrío a ambos y les dedicó un leve saludo.

──Gracias por su trabajo, iré de inmediato──

A paso veloz salí del lugar, siguiendo los pasos dados hacía un momento por mi tía, aunque seguramente una vez afuera ya no estaría más ella, una vez fuera sería yo quien los direccionaría hacia el siguiente peldaño en esta aventura de conocer a Kirigakure.




Inventario Bélico:


  • Pergamino 1: En bolsillo derecho Pantalón

    • 12 Shuriken con Hilo
    • 3 Shuriken sin hilo
    • 12 Kunai con Hilo
    • 3 Kunai sin hilo


  • Pergamino 2: Bolsillo Izquierdo Pantalón

    • 12 Shuriken con Hilo
    • 3 Shuriken sin hilo
    • 12 Kunai con Hilo
    • 3 Kunai sin hilo


  • 2 Katanas en la espalda entrecruzadas con los mangos hacia el suelo.
  • 1 carrete de hilo en el cinturón
  • 3 Bombas de humo, 2 en bolsilo izquierdo, 1 en bolsillo derecho.

TÉCNICAS USADAS:
Resumen de Acciones:

  • Fuerza : 13
  • Resistencia : 14
  • Agilidad : 20
  • Espíritu : 15
  • Concentración : 30
  • Voluntad : 12
  • Chakra : 071
avatar
Yûgen Hotaru
Renegado B

Re: [Zona de entrenamiento] La Venganza de la Niebla

Mensaje por Yûgen Hotaru el Lun Sep 17, 2018 4:58 pm

TEMA CERRADOPuntos otorgados a Soma Saito .

  • Mediante post: 24 +6 bono=30 PN
  • Total: 1.5 + 30 = 31.5



Puntos otorgados a Sasumi Shimayoshi .

  • Mediante post: 9 +6 bono=15 PN
  • Total: 66 + 15 = 81



Contenido patrocinado

Re: [Zona de entrenamiento] La Venganza de la Niebla

Mensaje por Contenido patrocinado

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.