Últimos temas
Afiliados
Limpieza 18 - 01 - 19

Boku no Hero ROLLittle FearsPhotobucketCrear foro

Sediento de conocimiento I | Pasado | Entrenamiento semanal.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Senju Rinji
Senju Rinji

Sediento de conocimiento I | Pasado | Entrenamiento semanal.

Mensaje por Senju Rinji el Lun Jul 23, 2018 2:57 pm

En una de las noches más frías, cuando la plateada luna entorpece la negrura de la noche, el pelirrojo camina por las calles de la aldea sediento de conocimiento. Siempre fue así, no podía sobrevivir si entre sus libros no tenía, cada cierto tiempo, un libro entre sus manos, cargado de información que pudiera absorber y grabar con fierro caliente en su mente. Pensó que luego de abandonar sus tierras, no volvería a tener la oportunidad de disfrutar de una buena lectura, pero encontrar a aquel anciano, aquel tabernero, había sido un alivio a sus tribulaciones.

- ¿Nuevamente aquí, Rinji? – Preguntó el hombre al ver ingresar al Senju por la puerta de la taberna. Eran aproximadamente las ocho de la noche, el lugar recién abría y allí estaba el joven. – Ni el más ebrio viene apenas abro. ¿Qué necesitas? – Volvió a inquirir, cargado de curiosidad. Rinji sonrió. Le hacía gracia la idea, puesto que no había ido ni siquiera a beber, aunque un buen trago de sake no le vendría mal para apaciguar el frío de su cuerpo. – A beber, claro está. – Respondió sarcástico. – No me mientas… Puedo ver en esa mirada que tu sed es de algo más. – Algo que atraía enormemente a Rinji, era la capacidad de observar que poseía aquel viejo, la había demostrado cuando los observó combatiendo con Seijuro en las callejuelas de la aldea. – Dame un trago de Sake, te lo contaré de inmediato. – El muchacho respondió.

La bebida descendió por su boca, dejando un camino de amargo y calor a su paso. Suspiró a gran voz luego de beberlo y observó fijamente al anciano, quien le miraba de la misma forma. – Desde aquella noche, veo en usted un conocimiento demasiado alto como para poder ignorarlo. – Alagó, volviendo a beber lo que quedaba en el pequeño vaso. – Y yo, estoy sediento de saber. – Agregó. - ¿Ha hecho el servicio militar? ¿Ha estudiado por su cuenta? – Comenzó a interrogar. Ante las preguntas el viejo se limitó a reír. – Todo lo he estudiado por mi cuenta. Verás, cuando era joven deseaba ser la persona más sabia de este mundo. No lo he logrado, puesto que no conozco nada sobre los aspectos militares ni mucho menos como desenvolverme en el campo de batalla. No nací dotado de habilidades especiales y la vida me condenó a una vida detrás de un mostrador, sirviendo bebidas. – Contestó, mirando la admiración reflejada en las facetas del rostro del pelirrojo.

En el piso de arriba de la taberna había numerosas habitaciones para los huéspedes o viajeros que deseaban descansar allí por la noche. Algunos arrendaban una de estas por largo tiempo, sin embargo, eran algo costosas. Se podía decir que eran las habitaciones más lujosas en toda la aldea para gente de clase media, tirando a pobres como el pelirrojo. Los forasteros prácticamente no podrían pagarlas, se incluía en ese grupo. Al final del pasillo donde estaban todas las puertas que conducían a estos paraísos, había una cerrada con candado. El anciano lo condujo hacia ese lugar. – Debes prometerme que será nuestro secreto. Siempre he considerado que los conocimientos no se los puedes negar a ninguna persona, más no he encontrado esa sed por el saber en nadie más. – Comentó el viejo, mientras retiraba la seguridad de la puerta. El interior de la habitación enamoró a Rinji de tal forma, que se quedó observando a sus alrededores, embobado, por largo rato. Estanterías llenas y llenas de pergaminos de todo tipo, un sinfín de información que podía saborear a la distancia. – Vamos, dime algo, no te quedes tan mudo. – Acotó entre risas. – Puedo… - Antes de terminar la oración, el viejo ya le había respondido. – Siempre que llegues apenas abro, puedes quedarte aquí hasta tarde. – Dijo el hombre.

Decidirse fue difícil para Rinji. Las secciones estaban bien clasificadas. Había pergaminos que contaban historias, otros que se encargaban de describir teorías políticas y económicas. Cuando observó la palabra “naturaleza” en una de las estanterías, comenzó a ver cada uno de los pergaminos allí presentes. Varios le resultaron sumamente interesantes, plantas medicinales, plantas venenosas, técnicas curativas, correcto uso de la medicina, elaboración de toxinas. Los apartó y los dejó sobre un escritorio, una simple mesa pequeña con una silla donde al parecer alguien ya había estudiado. Ahora era el turno de él. Quién sabe, quizás un día el sueño de aquel anciano podía verse reflejado en aquel pelirrojo.

-Taxus baccata. Ubicado en recónditos lugares del bosque de la muerte, País del Fuego. También se ha visto en otros bosques frondosos y perenne, aunque este árbol no lo sea. Su fruto es demasiado atractivo a la vista, a la primera impresión es sabrosamente dulce y su veneno no es tan agresivo siempre que no se mastique la semilla. – El pelirrojo comenzó a leer con sus pensamientos. El pergamino en cuestión contenía información de una planta en particular, un árbol venenoso, cuyo veneno era capaz de matar a una persona si se injería sin cuidado y no se tenía el tratamiento adecuado. A Rinji le interesaba conocer estas plantas, después de todo una de sus habilidades era hacer florecer y crecer la naturaleza. Adaptar estas habilidades a las plantas existentes en el mundo, podían proporcionarle un arsenal ofensivo y defensivo elevado.

Leyó, leyó hasta el cansancio, hasta que le costó mantener la concentración en cada una de las palabras que estaban escritas en tinta sobre el papel. Llegó a una conclusión, debía conseguir un ejemplar. ¿Cómo? Lo averiguaría pronto, o quizás, lo iría a buscar por su cuenta. Se informó sobre todos los detales posibles del árbol, o por lo menos todos los que estaban escritos. Las últimas oraciones no las pudo memorizar correctamente, el sueño y la concentración le fallaron, cayó rendido sobre el pupitre. A la mañana siguiente fue despertado por el anciano. – Veo que has sucumbido al saber. – Comentó entre risas. Rinji se levantó apresurado, disculpándose de inmediato. – No te preocupes… Por cierto, ¿Necesitas dinero, no es así? En estas tierras hostiles hay que ganarse la vida. Hay muchas cosas en tu filosofía de vida que cambiarán luego de tu estar en estas tierras… Debes aprender de todo, Rinji. Si quieres volverte realmente sabio, el camino será duro. Acompáñame, tengo un encargo para ti. – Comentó, dejando totalmente extrañado al pelirrojo. – Hay una buena recompensa por este hombre, será una buena misión y prueba para ti y tu compañero. Créeme, te hará falta aprender de esto. Cuando regreses hablaremos sobre los Ruh, debes contarme todo acerca de esa religión – Acotó sonriente, descubriendo algo que el Senju nunca le había mencionado y que era totalmente personal de él y de su familia. - ¿Cómo…? ¿Cómo sabes eso? – Allí acabó la conversación. Una nueva aventura le esperaba al muchacho.

Volver arriba Ir abajo

Re: Sediento de conocimiento I | Pasado | Entrenamiento semanal.

Mensaje por Invitado el Lun Jul 23, 2018 8:57 pm

TEMA CERRADOPuntos otorgados a Senju Rinji.

  • Mediante post: 7.5 PN.
  • Total PNs: 0 + 7.5 = 7.5 PN.

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.