Últimos temas
Afiliados
Limpieza 05 - 08 - 18

 photo untitled45.pngBoku no Hero ROLVelmegunLoving PetsCrear foroOne Piece Legacy

[Misión C] Escolta de las Estatuas: Suzaku

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

avatar
Runa Kotaro
Ame genin

[Misión C] Escolta de las Estatuas: Suzaku

Mensaje por Runa Kotaro el Vie Ago 10, 2018 5:50 pm

MISIÓN C
Escolta de las Estatuas: Suzaku

En el País de las Aguas Termales encontrarás, en cada uno de sus puntos cardinales, una hermosa estatua esculpida con la forma de los dioses primigenios. Estas hermosas estatuas de mármol cuidan la entrada de este pequeño país, pero cada dos años son trasladadas hasta su capital, donde se realiza el festival. Tu trabajo será llevar la estatua del dios del fuego al templo principal donde se realizará la ceremonia. Pero ten cuidado, si llega con un solo rasguño no solo los ciudadanos querrán tu cabeza, también lo harán los dioses, y podrían terminar reclamando tu vida.

Requisitos: Mínimo 4 Integrantes. Mínimo 4 Posts cada usuario. Mínimo 30 líneas por post. Ser parte del Shidan Suzaku.
Recompensa de Misión:  2000 Ryous y + 150 PS por integrante.
avatar
Runa Kotaro
Ame genin

Re: [Misión C] Escolta de las Estatuas: Suzaku

Mensaje por Runa Kotaro el Vie Ago 10, 2018 6:34 pm

Runa se encontraba de vuelta al templo de Suzaku. Para llegar allí tenía que atravesar el perímetro que lo rodeaba, que venían siendo vapores de diferentes aromas y colores procedentes de las aguas termales que se encontraban en su exterior. Mucha gente se encontraba bañándose en aquellas aguas, las cuales eran las más calientes del lugar. Era lógico teniendo en cuenta que eran las pertenecientes a aquel fénix que se hacía llamar, o lo hacían llamar, el dios del fuego. La pequeña ninja tuvo que serpentear aquellas termas para así llegar a la entrada del templo. Podría haber tomado directamente el camino corto, que simplemente consistía en subir por las escaleras principales. Pero no lo hizo, le gustaba atravesar aquellos vapores de colores pastel, además de escuchar lo que algunos de los allí presentes, estuvieran a remojo o no, tuvieran que decirle. Y para su suerte andaban buscando un pequeño grupo de gente preparada para transportar así la estatua del pájaro llameante. Runa no era alguien que tuviera mucha fuerza como para transportar una estatua, pero sí que podía intentar ayudar a su transporte.

Entró en templo y buscó de nuevo a los enmascarados con los que había completado misiones anteriormente para anunciarles el encargo y ver si ambos estaban dispuestos a ayudarla. Les aclaró que la estatua tenía que llegar en perfectas condiciones y el lugar donde se encontraba. Aclarada una vez la misión se dio cuenta de que necesitaban ser mínimo cuatro personas por el trabajo que esto suponía, así que se sentó frente al fuego principal del interior del templo a la espera de la cuarta. Esa llama si que desprendía calor y no las aguas termales por las que vagó anteriormente. Era enorme y no parecía tener la intención de apagarse. Permaneció sentada. Pensativa. «Quizá siendo tres podamos perfectamente, aunque no sabemos el tamaño de la estatua, ¿quemará como aquellas flores?», notó una nueva presencia atravesando una enorme puerta de dentro del templo, una puerta marrón con decorados rojos y dorados, de tallados cuidados y originales que incluían tanto llamas como plumas. De dentro salió lo que parecía una mujer en la distancia. Runa se levantó de golpe y le hizo un gesto con la mano esperando que la viese.

La estatua esta en la entrada del país y nosotros estamos al sur —aclaró la pequeña levantando el tono de voz con el objetivo de que aquella ninja enmascarada también la escuchara, quizá para sus otros dos compañeros parecía que le había dado algo extraño ya que estaba a su lado—. No estamos muy lejos, siendo cuatro creo que podemos con la estatua, además nos darán buenas recompensas —remarcó refiriéndose al dinero que ofrecían las sacerdotisas del interior del templo para los afortunados que consiguieran transportar la estatua exitosamente y sin causar problemas. La pequeña empezaba a agobiarse un poco debido al calor de aquella enorme flama, así que tomó camino en dirección a la puerta principal del templo para así empezar a bajar las escaleras en cuanto sus compañeros reaccionaran a su partida. Cuanto antes comenzaran con ello antes terminarían, y aunque no estuviese la entrada del país demasiado lejos de su posición actual, tenían que llegar.
avatar
Kin Tsuchi
Kiri Jonin

Re: [Misión C] Escolta de las Estatuas: Suzaku

Mensaje por Kin Tsuchi el Sáb Ago 11, 2018 10:15 pm

Llevada por el poco sentido de la situación, las responsabilidades de su titulo llevarían a la kunoichi a simplemente aceptar las condiciones, o más bien, aquellos emblemas que situaban los grandes templos en esencias que cual deidades, domaban el mundo de lo terrenal hasta el punto de mover las masas, o más bien, de remarcar su predominio hasta hacer enloquecer a todos y cada uno de los creyentes que para ella, significaban bien poco, pero amansaban la bestia que yacía oculta en lo más profundo de su ser.

Con nada más y nada menos que la información de aquel pergamino que el mismo templo le había hecho adoptar, sus albinas orbes — ocultas por la oscura y tétrica mascara que ya parecía haberse adherido a su piel— tomarían consciencia de la carga que caía sobre sus pálidas manos: una misión, una que tras las guerras que había vivido, no era más que una molestia carente de sentido y que de algún modo, la hacía sentir desdichada, como si realmente hubiese volcado sus días envueltos en el infierno, en una desgracia aún peor. ¿En qué momento había abandonado la guerra? ¿Y por qué estaba ahora domando la misma piedra del camino en dirección al mandado? Preguntas que de algún modo quedaban inconclusas al instante y, como era obvio, nunca tendrían respuesta.

Tras ahondar en el mismo camino que se dibujaba ante su rostro, poco tardaría en dar con las desconocidas presencias que parecían aguardar por su llegada. Personas ajenas a su incumbencia y a sus conocimientos, posiblemente de países enemigos. ¿Quizás un dulce manjar sobre el cual colocar sus infames garras ante la necesidad de información? Tentador, pero también posiblemente un error, por lo menos en aquellos instantes donde ni si quiera era consciente del tipo de trato que aquellos habrían pactado.

Una vez la azabache recibiese la pertinente información, se mantendría en silencio. Cual sombra, terrorífica quizás, o más bien tomando el nombre de mal augurio ante aquellos que, tras sus mascaras se convertían en victimas de aquellas orbes, quizás de aquellas manos que enguantadas, parecían buscar algo más que el dinero que la joven había proclamado. No era algo que le importase a decir verdad, hacía mucho que los bienes habían pasado a encontrarse en segundo plano gracias a su titulo que, sombrío, la había mantenido no muy lejos de la cima gracias a su maldita sangre que lo unía al tiburón de los mares.

Con elegancia, protocolo y ligeros matices de desconfianza propios de su vocación, la joven Isashi se mantendría al margen, guardando distancias y alterando su mirada oculta por la mascara de manera casi imperceptible por quienes se encontraban presentes ante ella. ¿Seguir a la joven? Esperaría que los desconocidos que la acompañasen diesen el primer paso, deseando domar la retaguardia cual gato crispado y dispuesto a enviar el primer zarpazo de ser necesario.


Cositas:
  • Fuerza : ??
  • Resistencia : ??
  • Agilidad : ??
  • Espíritu : ??
  • Concentración : ??
  • Voluntad : ??
  • Chakra : ???
avatar
Shikaru
Konoha Genin

Re: [Misión C] Escolta de las Estatuas: Suzaku

Mensaje por Shikaru el Lun Ago 13, 2018 12:59 am

Shikaru se encontraba en el templo, demostraba en su actuar en dicho sitio la pereza que lo caracterizaba de forma tal que se encontraba tirado en un sillón a punto de comenzar una siesta cundo vio de reojo ingresar a la joven con quién había tenido el gusto de hacer dos misiones ya en lo que iba del evento. Shika anticipó en el lenguaje corporal de la joven, intenciones de hablar con él y prontamente aquello se demostraría. Kona quien conocía bien la contextura física de Shika y su máscara a pesar de no conocer su rostro le reconoció fácilmente y dirigiéndose a él se paró a su lado y explicó la situación sobre la misión que traía para hacer, aunque antes de eso primero había traído también a K, quién cuando ella explicó se encontraba ahí a mi lado. Shika poco entendió de la misión y en sus adentros no dejaba de repetir: *Que fastidio, parece que se trata de una misión, tendré que aceptar, después de todo ella colaboro cuando tuvimos que quitar esa bici estancada en el flujo de agua de las termas aquellas.* Shika esbozó un suspiro y tomando impulso salto del sofá sin todavía mencionar una palabra, entonces dijo: -Esta bien… Vamos a ello, parece interesante.- Fue entonces que la joven buscaba alternativas y pensaba en la posibilidad de ser 3 solos. Shika con seguridad dijo: -Sería mejor que seamos cuatro para poder cubrir la misma desde todos sus extremos, de todas maneras si no queda otra sería mejor que nada...-

Ahora una chica se integraba a la conversación, esta chica captó la atención de Shika en el primer momento, un aire misterioso la encubría y esto solía atraerle, una actitud firme al igual que su actitud. Sin embargo no se había animado en aquel momento a decirle nada, tan solo se limitó a escuchar a Kona y ver que aportaba ella a lo que la ya conocida compañera de Shidan les dijera. El plan fue claro, había plata en juego aunque esto poco le interesaba a Shikaru pero solía ser un buen incentivo para el resto. Aquella mujer misteriosa permanecía en silencio, su actitud apartada y desinteresada atraía a Shika quien en sus adentros y sólo para él se diría: *Misteriosa y callada... Eso me gusta…* Solía sentir cierta empatía con la gente cruel, con las laceraciones sin inconveniente alguno o temor a como se lo pudiera juzgar y ella parecía una gran mujer en ese sentido. Sin embargo era momento de volver a la misión, después de todo a Shika no le interesaba en absoluto las mujeres de momento y le parecían un mundo extremadamente complejo como para meterse en él en este momento de su vida. Escucho a Kona atentamente, pensaba mientras ella hablaba algunas estrategias que podrían realizar en caso de ataque a la estatua para asegurar que esta llegue intacta a su destino. Una vez Kona terminó de hablar Shika dijo: -Pues bien, vamos a ello.- y partió detrás de Kona quién esta vez guiaría la misión ya que ella la había traído, siguiendo su forma de pensar.
avatar
Kenta
Kiri Chunin

Re: [Misión C] Escolta de las Estatuas: Suzaku

Mensaje por Kenta el Lun Ago 13, 2018 4:19 am


Daba el último bocado a su bocadillo para culminar su desayuno, antes de levantarse acarició su estómago con ambas manos estando contento por aquella comida que había ingerido minutos antes. Dejó una propina al cocinero del establecimiento por tan deliciosa comida, al levantarse de la silla junta sus manos para apuntar el dorso de ambas hacia el cielo logrando estirarse lo máximo posible, de tal modo que evadiera la flojera de todas las mañanas de su cuerpo delgado. La luz del día en combinación con su máscara hacía de reflector para quienes se cruzaban con éste al verle su rostro oculto por dicho antifaz. Se dirigió con pasos desganados hacia el templo «Espero que haya alguna misión interesante que hacer»pensó, antes de llegar al templo de suzaku. Una vez llegó al templo, caminó por aquel largo pasillo que dividía con una de las salas donde le fue notificado que un par de sus compañeros le hacía espera para iniciar con una misión para ellos y se llevó la mano a su barbilla con cierto interés de manera pensativa «Espero que me tengan algo interesante para hoy»formalizó para sí.

Al ingresar a la sala, reconoció a dos compañeros que había hecho misión anteriormente por sus respectivas máscara y estatura por lo cual se sintió un poco en confianza para acercarse a ellos para posicionarse al lado de Kona. Su vista observó al otro miembro un tanto desconocido para él, estaban a polos opuestos de la entrada aunque no sería un impedimento para ninguno y con unas buenas recompensas le bastaba para lograr entender que debía hacer la misión sin refutar ni una sola palabra, por tal motivo asintió con un movimiento de cabeza estar de acuerdo con las palabras de Kona. Giró su mirada hacia la nueva integrante para visualizar con detenimiento, esa serenidad podía ser una kunoichi despiadada y el silencio era un sinónimo que sabía más de lo que escuchaba. Por esas mismas cuestiones y otras, el joven Kenta arrugó su nariz —Disculpa, ¿Cómo te podemos llamar? —comentó con el fin de romper el hielo para así lograr entrar en confianza y crear un grupo de trabajo mucho más ameno donde la misión se haga armoniosa en ese aspecto.

El Uchiha dio un par de pasos adelante una vez estaban claro de la ubicación de la estatua y lo que pensaban hacer, sin embargo para su persona le parecía algo brusco y apresurado porque parecía ser fácil, lo cual no era ni la cuarta parte de eso. Respiró profundamente al exhalar un aire contenido en sus pulmones —Estoy listo, ¡Vamos! —ordenó claramente para que sus compañeros le siguieran antes de atravesar la puerta—El último cierra —certificó siendo el primero en abandonar el templo de suzaku. La luz del día y el radiante rayos del sol acarician la máscara que ocultaba su rostro, las palabras de Kona estaban memorizadas aunque no había pérdida en caso de extraviarse. Dejó que Kona caminará adelante y a su vez, iba analizando su nuevo compañero  ante el abrupto silencio que le abordaba y no parecía inmutarle lo más mínimo.

—Sería bueno caminar con ciertas distancia entre nosotros por si necesitamos algún apoyo  y mantener los ojos bien abiertos—expresó al momento de detenerse para que sea Kona quién comandará la misión antes mencionada. Kenta entrecruzó sus brazos, no en un sentido de rebeldía sino más bien, de estar cohibido por el nuevo compañero de misión que no hablaba ni hacía gestos algunos y era como si éste habría sido entrenado para borrar todo tipo de sentimientos y recuerdos en su memoria siendo estás simples suposiciones.
avatar
Runa Kotaro
Ame genin

Re: [Misión C] Escolta de las Estatuas: Suzaku

Mensaje por Runa Kotaro el Lun Ago 13, 2018 1:24 pm

Frente a aquellas enormes escaleras infinitas y junto a sus compañeros, la Hozuki decidiría tomar la iniciativa y emprender ella la marcha, guiando al resto hasta la entrada del país y con ellos hacia la posición en la que se encontraba la estatua de su Shidan. Iba la primera, al llegar a la entrada del perímetro del templo el pequeño grupo se distanció, cubriendo así cada uno de los lados. Confiaba en que la siguieran, así que mientras tanto ella iba mirando los alrededores y pensando la manera más eficiente de transportar una estatua. No se la imaginaba de un tamaño que cupiera en una mano, como si fuera un amuleto, sino que en su mente la imagen que tenía de la de un fénix tallado en piedra. Un fénix gigante, más grande que ella y sus tres compañeros juntos. Un fénix con las alas extendidas, renaciendo de nuevo de entre unas llamas que le cubrían la mitad inferior del cuerpo. Quizás se llevaría una sorpresa, pero por el momento la idea la entusiasmaba.

Se puso la mano derecha en el mentón y cruzó su otro brazo—. Si veis una carretilla grande, la cogemos —comentó a los chicos mientras se giraba para confirmar que estaban con ella. Se volvió a fijar en aquella figura femenina enmascarada tan silenciosa. Si estaba en el templo era porqué iría con ellos, pero el hecho de no decir ni una palabra a la pequeña no la inspiraba mucha confianza. Siguió andando, pero esta vez girándose cada medio minuto hacía aquella mujer. Si la chica no pasaba de ella probablemente le acabaría resultando incómodo. Ya casi se encontraban a mitad de camino y la frialdad de su nueva compañera parecía afectarla. Runa también permaneció un buen rato callada, como si la ninja desprendiera un aura y hubiera atrapado a la peliazul. Seguía girándose cada poco tiempo para mirarla a los ojos, el resto estaba tapado por una máscara así que tampoco podía fijarse en mucho más. Se paró en seco, se mantuvo girada y la miró fijamente. Cogió una caja de madera vacía que había en la entrada de una casa y la colocó enfrente de la kunoichi. Tan pronto se puso delante de ella estiró el brazo y le puso la mano en la cabeza—. Habla —dijo manteniendo una expresión seria. Se bajó de la caja y siguió su camino.

Ya no les quedaba mucho para encontrarse prácticamente a la entrada del país, aunque todavía les quedaba un cuarto del trayecto. En un principio parecía que el templo de Suzaku era el que más cerca se encontraba, pero aun así estaba algo lejos—. Chicos, ¿alguna idea de como cargar una estatua? —preguntó al aire, pero dirigiendo su mirada tanto a K como a Shimaru. K había sido el que había propuesto la idea de mantener las distancias por si algo ocurría, así que imaginaba que tendría otro plan en mente. Su otro compañero había aportado buenas ideas en otras misiones así que confiaba en que también hubiera pensado en algo. En este punto del viaje Runa ya empezaba a caminar como si las líneas del suelo que separaban las piedras fueran a quemarla los pies, saltando de un lado para otro al tiempo que avanzaba, sin dejar de mirar hacia abajo, pero siendo cautelosa por lo que pudiera pasar al no mirar hacia delante. Después de todo seguía siendo una niña, y aunque tuviera un objetivo en mente y este fuera el de completar una misión, eso no la iba a impedir jugar con lo que pillara. Y en este primer caso había sido el suelo—. Veo, veo.
avatar
Kin Tsuchi
Kiri Jonin

Re: [Misión C] Escolta de las Estatuas: Suzaku

Mensaje por Kin Tsuchi el Sáb Ago 18, 2018 10:39 pm

Sus labios, completamente sellados, se encargarían de devorar a todos y cada uno de sus acompañantes, dando así paso a como sus ocultas orbes situaban pequeñas franjas de vida sobre sus propias cabezas, sentenciando a cada uno de los presentes o en su defecto, brindándoles una nueva oportunidad para ver el amanecer al día siguiente. No se denominaba como la enviada de la parca, pero era consciente de que, estar ahí, era una vil mentira por parte de aquellos que deseaban situar tal experiencia como un momento único y junto a ello, carente de la sangre que posiblemente en las sombras, ya había sido derramada por lo más inteligentes que habían dado con la ocasión perfecta como para dar caza a los pobres desgraciados. Aquello después de todo, era un juego de niños para algunos, mientras que para otros se convertía en una razón perfecta para enriquecer sus conocimientos con el fallecimientos de los demás.

En aquella ocasión no solo no parecía ser distinto, si no que también se convertía en una oportunidad tan brillante como perfecta. Pero no habría vocablos que escapasen de sus labios, no por lo menos hasta que uno de los desconocidos, tratase de comunicarse con ella, algo que la llevaría a mostrarse incluso menos receptiva que con anterioridad. —No necesitas un nombre para cargar una estúpida estatua. — rasgaría la tranquilidad con la brusquedad de sus palabras que, con un tono femenino pero amenazador provocaría que la tensión comenzase a pender de un hilo. Cómico teniendo en cuenta que abanderaban la misma aldea desde las sombras.

Quizás sus palabras convertidas en puñales podrían provocar que la situación comenzase a tambalearse, pero aún a pesar de ello simplemente ignoraría cualquier tipo de interacción que deseasen lanzar hacia ella en el instante que el camino no hiciese más que iniciar. No le importaba convertirse en el centro de atención, mucho menos si eso significaba incomodar a los que yacían a su alrededor, aquellos quienes parecían más estar en pleno pic nic que verdaderamente rodeados por sus enemigos.

Para desgracia de quien se alzaba como la menor —nada más que por su estatura— la invasión de su espacio vital no era un acertado acto, no por lo menos cuando era la misma enmascarada de la niebla la que caía como victima y finalmente, se convertía en verdugo.

Sus pasos cesarían de inmediato. Tan pronto la joven pusiese aquella caja en el terreno y tan solo unos instantes después tratase de poner la mano sobre su cabeza, un movimiento fugaz de la siniestra de la Jonin buscaría tomar el brazo de la menor a la altura de su codo mientras que por el contrario, su diestra se cerraba y era retraída hasta la altura de su propia cintura, cargando lo que amenazaba con ser un puñetazo dispuesto a ser lanzado en dirección al abdomen de la menor que fácilmente podría caer cautiva de sus acciones. —Te haré tragar tus propios órganos como trates de tan si quiera poner una mano sobre mi cuerpo.— amenazaría sin un mínimo de pudor.


Perdón (?):
Dado a que me he mareado con tantas interacciones y tanta lejanía entre los post simplemente me he limitado a actuar conforme a la personalidad del personaje. Dado a que Runa ha cerrado acciones manteniendo contacto físico con mi personaje me tomo la libertad de cortarle acciones y con ello, sentenciando su post antes de que este realmente finalice. De este modo el último párrafo desaparece por completo e inicio una pequeña interacción bélica que dejaré que desenvolváis vosotros mismos como lo deseéis, en este caso y dado a que no han sido colocadas estadísticas por su parte al realizar dicha acción, quedaría anulado su intento de escape, algo que va sumado a mis estadísticas y junto a ello al bonus de rango que me brinda un 50% en todo tanto interpretativo como bélico.

Simplemente me limito a agarrarla y con ello a amenazarla.
  • Fuerza : 65
  • Resistencia : 75
  • Agilidad : 75
  • Espíritu : 75
  • Concentración : 75
  • Voluntad : 65
  • Chakra : ???
avatar
Kenta
Kiri Chunin

Re: [Misión C] Escolta de las Estatuas: Suzaku

Mensaje por Kenta Ayer a las 12:54 am


Ese silencio se irrumpió al escuchar la voz femenina de la kunoichi un poco extraña y misteriosa en todos los sentidos. Su corazón palpitó con mayor rapidez por aquel tono tenebroso y amenazador con la cual se habría expresado creando así un ambiente algo tenso, pero de momento no parecía hostil. Su mirada se dirigió hacia sus compañeros sin encontrar una simple respuesta mientras tragaba saliva, sin duda el Uchiha comprendió que su compañera no diría algún nombre y que por más que intentaran iba ser en vano en su totalidad. Sin embargo, intentó no darle mayor importancia porque a pesar de intentar imaginarse un rostro para cada uno de los presentes solamente les ocultaba una máscara desconociendo realmente quienes eran así que por una parte podría entender la actitud de la kunoichi aunque al principio no la compartía de algún modo «Interesante», pensó al ver a la ninja sin nombre «Al menos no es muda» dibujando una sonrisa en su rostro que se ocultó tras la máscara que llevaba.

Prosiguió su camino detrás de su compañera Kona que iba adelante, el pelimorado se situaba diagonal por el lado izquierdo de la kunoichi desconocida a la distancia de un metro entre ambos. Por la desconfianza que parecía abordar el ambiente que se ponía tenso con cada paso y una Kona que volteaba con inseguridad hizo que el Uchiha se mantuviera alerta girando su rostro hacía su otro compañero. En ese mismo instante sucedió algo que llamó su atención al visualizar a Kona encima de una caja, sus ojos detallaron aquel veloz movimiento de la kunoichi a la cual se dirigía la de menor estatura fallando en tomar la cabeza de ésta. Sus orbes se fueron abriendo sin lograr hacer un movimiento para evitar aquel golpe dirigido al estómago. Kenta estiraba su brazo —N-no… —musitó en voz baja y entre cortada intentado frenar por simple inercia las acciones de la kunoichi siendo en vano. Las amenazas de la ninja desconocía tenían un poder de sinceridad que parecía cumplir a rajatabla.

El Uchiha sabía que las aguas mansas se alterarían, olvidando el propósito de estar ahí por cumplir una simple misión. El juicio de cada uno se podría perder sino se controlaba la situación pronto y su persona no había hecho en lo más mínimo por impedir ello. Si bien, en un movimiento vertiginoso intentó acercarse hasta ambas kunoichis intercediendo su brazo derecho estirado con la palma de su mano abierta entre ambas ninjas —No se les olvide la misión que debemos cumplir —comunicó mirando a la desconocida —¿O prefieren matarse en este preciso momento entre ustedes? —indagó quitando su brazo entre ambas y encogiendo los hombros para luego alejarse un paso hacia el lateral izquierdo. No obstante, el zurdo no le apetecía una pelea en dicho lugar pese a que tenía un fuerte interés en saber las habilidades de cada uno y esperando una decisión de ambas entrecruzó sus brazos.  

Jutsus Usados:

Acciones:

Inventario Bélico:
Estuche Grande (Cintura trasera)

  • Kunai: 5
  • Bengala: 2
  • Shuriken: 6
  • Bomba de Humo: 2
  • Sello explosivo: 1
  • Bomba de Luz: 1
  • Fuma Shuriken: 1
  • Senbon: 9


Estuche Grande (Cintura frontal)

  • Kunai: 5
  • Hilo Ninja: 3
  • Shuriken: 4
  • Bomba de Humo: 1
  • Fuma Shuriken: 1
  • Senbon: 24
  • Píldora de Soldado: 2


Estuche Mediano (Vasto Externo Derecho)

  • Kunai: 2
  • Shuriken: 8
  • Bomba de Humo: 2
  • Sello explosivo: 1
  • Senbon: 6


Estuche Mediano (Vasto Externo Izquierdo)

  • Kunai: 2
  • Shuriken: 8
  • Shuriken Gigante: 1
  • Senbon: 6


Mochila (Espalda)

  • Kunai: 4
  • Shuriken: 4
  • Shuriken Gigante: 1
  • Bengalas: 1
  • Pergamino común: 1
  • Respirador: 1
  • Vendaje: 1
  • Recipiente Médico: 1
  • Surudoi Tsume: 1
  • Capa Impermeable: 1


Otros Items

  • Comunicador (Oreja Derecha)
  • Katana (Cintura del lado derecho)
  • Mecanismo de Kunai Oculto (Brazo Derecho con un kunai)
  • Lanzador de agujas (Brazo Izquierdo con cinco agujas)
  • Kiribachi [Colmillo de tiburón] (Sobre su espalda)


  • Fuerza : 20
  • Resistencia : 20
  • Agilidad : 20
  • Espíritu : 30
  • Concentración : 36
  • Voluntad : 30
  • Chakra : 180
avatar
Kiosuke Sawarabi
Getsu Chunin

Re: [Misión C] Escolta de las Estatuas: Suzaku

Mensaje por Kiosuke Sawarabi Ayer a las 1:56 am

Había estado siguiendo su rastro durante varios minutos, con una sonrisa picarona dibujada en sus labios. Quizás no era momento para ir detrás de ella, pero a él le apetecía, y no tenía nada mejor que hacer mientras aguardaba por ella en la oscuridad de una fría habitación; fría si no estaba ella aferrada a él...

Justo en el momento en que la menor posaba aquella caja cercana a la enmascarada de cabellera azabache, el Inuzuka se asomó desde lo alto de un tejado a tan solo seis metros del suelo y cinco de la ubicación de todos. Iba con su rostro cubierto por la máscara de un lobo blanco de ojos rojos —pues la negra había sido destrozada por una pasión desenfrenada—, y con apenas un par de trapos arrugados por vestimenta, como lo eran una camisa negra con bordes rojizos y unos pantalones bombachos, oscuros como la obsidiana; sandalias de tela oscura protegían las plantas de sus pies.

El accionar de todos, y conocer perfectamente a la Isashi, hizo que aquella sonrisa picarona se transformase bajo las penumbras de su cobertura, en una que anhelaba un desafio. Los ámbares salvajes del Inuzuka, encontraron un objetivo cuyo olor se hacía familiar; un objetivo que no tardaría en intentar acercarse a su amada...

De cuclillas se ubicó rápidamente el Inuzuka, apoyando ambas manos sobre las tejas de aquel techo. Vertiginosamente se impulsó hacia el frente, en una diagonal descendente, con cierta fuerza superior a la de una persona normal, o incluso, a la de un ninja novato con una poca experiencia... En pleno aire, el Inuzuka realizaría una voltereta sin dificultad, aplicando ciertos dotes que su propia estirpe le había inculcado, y que buscaría dejarlo caer frente al Uchiha, a dos metros de él dándole la espalda, y otros dos de la Isashi. Amortiguaría su caída en el momento de aterrizaje, apoyando la palma derecha sobre el suelo y flexionando las rodillas con ambos pies sobre la tierra para no dañarse.

Dejemos que las mujeres arreglen sus problemas entre ellas. — diría el Inuzuka alzándose en esos momentos mientras daba un vistazo de arriba abajo a la azabache, y girándose finalmente para cruzarse de brazos frente al chico. Una calada profunda de sus fosas nasales, darían cierta información familiar al recién llegado... ¿De donde lo conocía? Aquel aroma sin duda le sonaba de algo...
Hueles a mar. Deberías bañarte. — bramó despectivamente, aunque aquello era mas una señal hacia una conocida, mas que cualquier otra cosa...

Técnicas utilizadas:
Sin necesidad de activar la técnica de cuatro patas, el shinobi realiza un sello a dos manos y activa su capacidad olfativa Inuzuka de manera apartada a las mejoras físicas, tanto para focalizar su capacidad sensorial fuera de combate, como también para ahorrar chakra en el uso.
Consumo: 14Ck para ejecutar y 7Ck para mantener.
Límites (Concentración y Espíritu):
Normal: Capta los olores dentro de un área de 100 metros a la redonda.
Buena: Capta los olores dentro de un área de 200 metros a la redonda.
Virtuosa: Capta los olores dentro de un área de 300 metros a la redonda.
Leyenda: Capta los olores dentro de un área de 500 metros a la redonda.

USAGI JAMPU (ハアバ, SALTO DE LIEBRE)
El usuario realiza un salto de 2 metros más su capacidad de salto normal, aplicando chakra en las piernas para que estas se vean potenciadas. Sigue siendo una técnica bastante simple, aunque puede ser de gran utilidad en algunas ocasiones.
Consumo: 22Ck activar.
Aclaraciones:
Me tomo la libertad de invadir el temita para que se ponga interesante, aprovechando mi gran ventaja de estadísticas para con los desconocidos. No se preocupen, no les va a doler... demasiado...
  • Fuerza : 60
  • Resistencia : 50
  • Agilidad : 60
  • Espíritu : 60
  • Concentración : 64
  • Voluntad : 50
  • Chakra : 260 - 36 = 224
Contenido patrocinado

Re: [Misión C] Escolta de las Estatuas: Suzaku

Mensaje por Contenido patrocinado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.