Afiliados
Limpieza 05 - 11 - 18

Boku no Hero ROLVelmegunLittle FearsCrear foro

Donde fueres, haz lo que vieres [Presente - Libre]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Donde fueres, haz lo que vieres [Presente - Libre]

Mensaje por Invitado el Miér Ago 15, 2018 10:29 pm

Era un buen día. El sonido del agua se camuflaba entre el murmullo de la gente, y los rayos de sol no picaban sobre la piel. Sin embargo, yo era una luciérnaga que brillaba simplemente por ser semejante a un copo de nieve solitario sin hermanos. Me encontraba con una bandeja de dangos, delante de una tienda de kimonos. Era publicidad mútua, claro está. Yo llevaba uno de sus kimonos, y ellas servían mis dangos en la tienda, no era un mal trato. Captábamos clientes de aquella manera. Había personas que solo se fijaban en la modelo, o que no se acercaban por lo mismo. No obstante, intentaba ser yo la que se pusiera en medio de la calle,  consiguiendo que la gente se fijara en los exquisitos dulces de mi abuelo, que los elaboraba con sumo esmero y amor.

—¡Dangos recién hechos! ¡Prueben estos deliciosos dangos!—era una voz aterciopelada, dulce como aquellos aperitivos. Era una muñeca de exposición, hermosa. Servía los dangos con la esperanza de conseguir su sustento para el día de mañana, y obsequiaba a aquellos afortunados con una sonrisa. Mi cabello, parte recogido con un kanzashi y el resto suelto, y con unos zori en mis pies, el tac tac sonando al chocar la suela con la piedra. Tiraba de la parte inferior del kimono, ligeramente asfixiada por cómo apretaba, enseñando parte de mi pierna, lo que no me molestaba demasiado.

Fue entonces que vi a alguien que le resultaba familiar, de la academia.

—Su… Su su… —murmullaba , intentando acordarme. Suke… Lo miraba fijamente, hasta que por fin, me acordé. No era tan difícil.

—Estimado cliente, ¿desea probar uno de nuestros dangos? No se arrepentirá. Es de los últimos que quedan—tenté a Horosuke con el platillo, acercándome a él y situándome a su lado. Los compañeros de clase serían amables, ¿no?


Última edición por Sakurako el Jue Ago 16, 2018 12:36 am, editado 1 vez

Volver arriba Ir abajo

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

Re: Donde fueres, haz lo que vieres [Presente - Libre]

Mensaje por Invitado el Jue Ago 16, 2018 1:51 am

Me pareció curiosa su respuesta. ¿Qué querría saber Horosuke sobre mí? Si ni siquiera me había prestado atención en todo el tiempo que habíamos atendido a la academia juntos. Todo cobró sentido conforme terminaba la frase, con lo quedé más tranquila con mis espectativas. No debería haber esperado más, la verdad. Me llevé una mano al pecho, fingiendo estar alagada por tal pregunta.

—Que alguien quiera saber quién soy es todo un cumplido… Horosuke-san—no pude ocultar una diminuta sonrisa entretenida, para a continuación, inclinarme en el sitio, reberenciándole como era debido.

—Shimizu Sakurako. Estuve en la misma ceremonia de graduación hace dos días, o bueno… hemos sido compañeros en la academia mucho más tiempo. Pero no suelo destacar, así que comprendo que nadie me recuerde—lo observé de reojo, todavía con el abdomen hacia el suelo, intentando descifrar qué era lo que pensaba aquel genin. No era mi objetivo hacerle sentir mal, de todas formas. Recompuse mi postura, con la bandeja de dangos todavía en la mano, ofreciéndosela. Solo quedaba dos de los pinchos, y volaban, claro estaba—Mi abuelo es el cocinero. Tiene una tienda no solo de dulces, sino de todo tipo de comidas. Puedes pasarte cuando quieras.

Trataba de hacer toda la propaganda que estuviera en mi mano, pero igualmente pensé en la persona que tenía en frente, objetivo del mundo comercial.

—¿Dando un paseo, Horosuke-san?—pregunté amablemente.

Volver arriba Ir abajo

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

Re: Donde fueres, haz lo que vieres [Presente - Libre]

Mensaje por Invitado el Jue Ago 16, 2018 4:27 pm

Di un paso hacia atrás, ligeramente sorprendida—Es usted todo un caballero, ¿verdad, Horosuke-san?—se me escapó una pequeña risa, tomando el último dango que quedaba; le di yo misma un mordisco. No renunciaría al dando de mi abuelo, por lo que un cliente se vería obligado a ir a la tienda a por más—Puede llamarme Sakurako si así gusta. No me importa en lo más mínimo—respondí con total seguridad.

Mi kimono, mezclando el violeta y el rosa, ondeaba ligeramente a veces, cuando alguna brisa traviesa hacía acto de presencia en las calles, que las conducía a la entrada de la villa después de un paseo por ésta—Por supuesto que es el más sabroso. Serás siempre bienvenido, claro estáafirmé, tranquila y hasta feliz de haber podido ayudar con una acción tan cotidiana como aquella. Escuchaba sus palabras con paciencia y atención.

—Como una ola, te mueves hasta chocar contra la costa, Horosuke-san. Quizás ese kimono no sea tan mala elección—remarqué, siendo casi curioso. Di una vuelta a su alrededor, inspeccionándole— Promociono la tienda de mi abuelo y la de kimonos, aunque ya que no hay más, devolveré el plato y supongo que ya tendré mi día libre.

Fue en ese momento en el que pensé en que quizás fuera el destino. O más bien, fingía pensarlo.

—Oh, Horosuke-san. ¿Ha decidido socorrer a esta doncella, y acompañarla en un día tan agraciado como éste? Realmente un caballero—
dejé que un suspiro saliera de mis labios, conmovida. Me volví a colocarme justo a su lado.

—Entonces, ¿continuamos el camino?—propuse, señalando el camino de piedra.

Volver arriba Ir abajo

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

Re: Donde fueres, haz lo que vieres [Presente - Libre]

Mensaje por Invitado el Mar Ago 21, 2018 1:49 am

Sakurako-san... Que Horosuke lo dijese fue hasta un alivio, desconociendo yo misma el motivo. Sus palabras evocaban la imagen de las olas rompiendo, o del simple charco azul que nos rodeaba, a todo el país. No era una mala inspiración, sin duda. Yo carecía de tal musa, mas quizás la vida no permitía a todos encontrar tal lujo a todos, pues era injusta, al fin y al cabo. Era casi admirable. Su semblante transmitía tal confianza, sincera. Fue tal su franqueza, que me devolvió la proposición, junto a sus propios términos. No es que me fuera a negar, de todos modos, ya que no tenía nada mejor que hacer. Fue un trato que nos beneficiaría a los dos.

—Nada atrevido, por supuesto—
afirmé, avanzando con paso firme por el camino de piedra bajo nuestros pies.

Conforme mi conversación con Horosuke progresaba, poco a poco llegaba a la conclusión de que probablemente ese ninja sería uno de esos guerreros honorables que darían su vida por su país, que el camino shinobi era de sus principales preocupaciones, y me recordaba mi carencia de tales sentimientos, al menos totalmente veraces. ¿Sería envidia sana? ¿O no comprendía la forma en que observaba la vida el moreno?

—¿Cuál sería el tuyo, Horosuke-san? Tu camino shinobi—pregunté, mirando la calle en vez de a la persona. Las nubes, esponjosas, se ganaban mi cariño con su compañía.   

Volver arriba Ir abajo

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

Re: Donde fueres, haz lo que vieres [Presente - Libre]

Mensaje por Invitado el Vie Ago 24, 2018 5:12 pm

Al hablar con Horosuke, era imposible no imaginar la corriente, llevando consigo un flujo de agua transparente y sincera, sin ocultar a las carpas que nadaban en el trecho, ni las piedras o las conchas. Eso era esa persona que me acompañaba en un día tan cotidiano como aquel: puro, nítido. Se deslizaría entre las rocas sin problema, y subiría la cascada hacia el cielo. Todo bastante filosófico, tan envidiable. Sin embargo, yo no guardaba tan grandes ideales, ni conexiones con mi pasado como para guardarlo tan cerca del corazón. Quizás por ello tuve miedo de que si decía algo contrario a sus palabras, seguiría el curso del río, y yo quedaría estancada en mitad de éste. Era una figura imponente, que soportaría hasta la más fuerte de las tormentas. ¿Lo estaría sobreestimando demasiado? No me importaba la habilidad en sí; era cuestión de voluntad, lo que a Horosuke, a mi parecer, no le faltaba en absoluto.

Me hice ninja simplemente por el hecho de obligarme a salir de una vida destinada a la soledad. Si le contaba eso, dudo que se riese, mas me ignoraría después. Conceptos como el país, el honor, y todo en lo que él creía, eran palabras vacías para mí. No ansiaba herir sus sentimientos, ni hacer tambalear un mundo tan firme. Él era una persona diferente a mí, y debíamos aceptarlo. Me convertí en un soldado para pensar en que tal vez, solo tal vez, conseguiría calmar el alma de un apenado anciano moribundo, y encontrar un motivo para morir en paz, convirtiéndome verdaderamente en el cadáver que esperaban que fuese. Conocer a personas con las que la vida ganase aunque fuese un poco de color, defender lo que realmente valiera la pena. Así era que me preguntaba, Horosuke-san, ¿defenderíamos juntos una patria que tanto aprecias? Mas yo guardar nada especial, no.

—Mi Nindo, Horosuke-san...aparecerá si nos tomamos de la mano—expresé, casi inocentemente, tratando de llevar fuera de mi pecho todos los pensamientos que se agolpaban en mi mente. Era estúpido decirlo así, pero en ese momento, las palabras eran complejas, y mis labios torpes—Si juntos logramos algo mucho mejor, desearía pensar que no ha sido tan malo después todo nuestro viaje, que será el camino. Ese corazón que tanto ha resistido, que ha escalado montañas, subido cascadas, soportado tormentas, ha conseguido subir otro escalón. Y no estará solo, porque luego de ti habrá alguien más, y otro más. Porque acompañado la carga no es tan pesada. Quiero pensar, Horosuke-san, que no estaré sola, y que todo ésto ha sido por algo. Por muy pequeño que fuese eso.

Jamás había hablado tanto seguido, y mi garganta estaba seca. No obstante, creo que la vergüenza era superior. Apreté la bandeja entre mis brazos, fingiendo distracción con los abanicos de una de las tiendas cercanas. Había incluído parte de su camino en el mío, solo para simpatizar con él. Quería intentar creer en ese corazón ardiente del que presumía, mas ni eso borraba mi pesimista creencia de mi solitario destino. Eso sí, me percaté de una cosa.

¿Y si creía de repente que quería un montón de amigos y ser la más feliz de toda la tierra? Santo cielo. No, Horosuke, no creas las pérfidas palabras de esta mujer, que tan solo quería caer bien a alguien por una vez en su vida. No quería una fiesta, reuniones sociales, ni nada por el estilo. Que no se lo tomara al literal, por favor. Mi cara de póker contrastaba el barullo de mi mente, por mucho. Necesitaba comida.

Volver arriba Ir abajo

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

Re: Donde fueres, haz lo que vieres [Presente - Libre]

Mensaje por Invitado el Vie Sep 07, 2018 2:58 am

Su forma de hablar, lo claro que lo tenía todo... Horosuke no solo daba envidia; también molestaba. Personas que parecen simplemente hechas para seguir un camino recto por la vida, y que ofrecían sus manos de forma tan sencilla como esa. Deseaba una envidia sana, que no me hiciera sentirme inferior o que me alejase de él. Era la luz del sol, brillando con demasiada fuerza un día de verano. No lo soportaba. Era irónico pensar ésto habiendo dicho todo eso antes, el no querer estar sola. Sin embargo, era incómodo el tener que adaptarte a las personas. Quizás lo dije por quien se preocupaba por mí, y no realmente por mí misma. A lo mejor estaba mejor así, por mi cuenta. O había sido un error. Creía que lo único que quedaría de mí sería el eco de mi último aliento, y nadie lo lamentaría.

No obstante, no había porqué de rechazar una invitación a una actividad productiva. Además, sería provechoso para ambos. Más que nindo, sería técnica, o músculo. Aunque me gustaba tener cierta esponjosidad. Inflé las mejillas mínimamente sin percatarme, pensativa. Tenía que mejorar tantas cosas que hasta me avergonzaba pensarlo. Todo era tiempo y dedicación, decían. Ésto por no ser una ama de casa que se dedicase a limpiar y hacer de comer.

—Entrenemos entonces, Horosuke-san. Aunque deberéis a esta tarde, lamentablemente. Me pondré algo más... adecuado para la ocasión. Y almorzaré, claro está. Deberíais hacer lo mismo, e ir con toda vuestra energía. La cuestión es mejorar, ¿no?—ni siquiera pensé en que no lo estaba mirando hasta ese momento, en que giré sobre mis geta, clavando la mirada en sus serenos orbes cenicientos, intentando descifrar lo que pasaba por su cabeza en ese instante. Aún así, deseé volar, irme. No saber qué piensan los demás es terrorífico, y menos de ti.

—Nos vemos en la puerta de la zona de entrenamiento tras el almuerzo. Hasta entonces, Horosuke-san...—por mi tono de voz, pareciera que quisiera continuar la frase con lo que fuera, mas no se me ocurría nada, por lo que simplemente me incliné, realizando la reverencia correspondiente esbozando una sonrisa, y marchándome por el lado contrario, sin mirar ni una sola vez hacia atrás. Era casi cómico. Las nubes continuaban su camino, dejándome atrás, y yo a ellas. Era un triste desenlace siempre, e inevitable.

Volver arriba Ir abajo

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

avatar
Setsuna Kan'ei
Getsu Genin

Re: Donde fueres, haz lo que vieres [Presente - Libre]

Mensaje por Setsuna Kan'ei el Mar Sep 11, 2018 6:31 pm

TEMA CERRADOPuntos otorgados a Sakurako.

  • Mediante post: 8 PN + 2 PN (social).
  • Total PNs: 8 + 10 = 18 PN.
Puntos otorgados a Horosuke.

  • Mediante post: 9.5 PN + 2 PN (social)
  • Total PNs: 10 + 11.5 = 21.5 PN.

Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado

Re: Donde fueres, haz lo que vieres [Presente - Libre]

Mensaje por Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.