Últimos temas
» [PN] Compra Ninja
Hoy a las 8:07 am por Akatsuki-

» [Petición] Conexión diaria
Hoy a las 7:57 am por Akatsuki-

» [Tienda] La Armería
Hoy a las 7:37 am por Yuuma

» Yuuma — Hoja Ninja
Hoy a las 7:32 am por Yuuma

» [Registro] Registro de Físico
Hoy a las 7:18 am por Yuuma

» [Registro] Registro de Aldea
Hoy a las 7:14 am por Yuuma

» [Petición] Auto-Misiones
Hoy a las 6:35 am por Aku Aburame

» Chau.
Hoy a las 6:08 am por Hwang Hon

» [Misión rango D] Quid pro quo.
Hoy a las 5:59 am por Korāgen Kaguya

Afiliados
Limpieza 05 - 08 - 18

 photo untitled45.pngBoku no Hero ROLVelmegunLoving PetsCrear foroOne Piece Legacy

Want to pick a fight? [Priv. Haruka, Hisashi] (Past — Social)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

avatar
Yugure Rei
Ame genin

Want to pick a fight? [Priv. Haruka, Hisashi] (Past — Social)

Mensaje por Yugure Rei el Sáb Ago 18, 2018 10:20 am

El comportamiento de un infante puede tomar una de dos sendas: Este es atado por sus miedos y aflicciones, llevándolo a llevar una infancia lo más lejos posible del límite de las cosas; asustado y reservado, acudiendo a fuerzas de mayor dominio para resolver asuntos que sienten están fuera de su alcance. O aceptan la penumbra y el temor a una temprana edad, volviéndose agresivos y violentos; se creen los reyes del mundo, como si se pudieran llevar todo lo que se les presente por delante, se ven a sí mismos como una fortaleza imparable a la que nadie puede enfrentarse y reprochan por completo toda autoridad, odian que se les mande. Uno pensaría que la mejor opción es la primera, y puede que así sea, pero para muchos otros, la segunda es la única que se esta presente, y para ellos es tomarla o dejar que la vida les pasé por encima. Siendo este es el caso del joven de 12 años, Yugure Rei.

— Veamos, ¿qué tenemos aquí? — Mencionaba el joven de cabello alborotado. Frente a él, un niño, tal vez de su edad, tal vez un poco menor, completamente asustado por la simple presencia de el que frente a su ser se postraba. El desdichado había tenido el infortunio de encontrarse con aquel al que muchos le nombraban como "Príncipe Golpeador"; el susodicho le había estado siguiendo desde un buen rato, y por desgracia del aterrorizado ahora se encontraba en un callejón sin salida, lejos de cualquier hogar o establecimiento que pudiera escuchar sus gritos de auxilio si es que soltaba alguno, ya que ahora mismo se encontraba simplemente paralizado del miedo, no podía ni siquiera procesar palabra. Lentamente el malhechor se acercaba hacía su víctima, de manera sosegada, como un asesino serial. — He escuchado que tus padres te dan mucho dinero para comprar el almuerzo, ¿es eso cierto? — Cuestionó el bravucón con mirada avariciosa, pero el mártir no pudo sacar coraje para expresarse frente a la presencia del peliblanco, simplemente bajo la mirada mientras intentaba tragarse el llanto que quería escapar de su garganta. Y, de no ser por la lluvia que azotaba el lugar, las lágrimas que comenzaban a formarse en sus ojos hubiera sido notables a simple vista.

— Oye, te hice una pregunta. — Dijo estando a escasos centímetros del opuesto, no podría dar un paso más cerca ni aunque lo quisiera. Una vez allí este procedería a tomar al damnificado por el cuello de su camiseta, tirando hacía arriba y elevándolo unos pocos centímetros del suelo, luego con avara intención le estamparía con la pared que se encontraba a sus espaldas. — ¿Qué no te enseñaron que es descortés no responder cuando te preguntan? — Mencionó en un tono frívolo mientras una sonrisa siniestra se mostraba en su faz. Un puño comenzaba a formarse en su mano libre, con francas intenciones de golpear el rostro del ahora apresado. Si sólo alguien pudiera defenderlo...
avatar
Haruka Shoganai
Ame genin

Re: Want to pick a fight? [Priv. Haruka, Hisashi] (Past — Social)

Mensaje por Haruka Shoganai el Dom Ago 19, 2018 11:58 am

Cloc, entonaba deliciosamente la lluvia contra aquel cohibido canelón que, entumecido todavía por lo negro del día, trataba a duras penas de seguirle el compás al diminuto diluvio que, golpe a golpe, nota a nota, lo animaba a continuar cantando. Cloc, recitaban los dos al ¿unísono? casi, pero no.

Apoyada contra un arisco y agrietado ventanal que a sus espaldas gruñía, Haruka contó los tintineos de la lluvia con muchísimo cuidado. Tenía que ser precisa, meticulosa y también un poquito lunática o maniática si quería encontrar el tempo perfecto. Hasta contuvo el aliento, expectante. Esperó, esperó y esperó, pero no daba pillado el ritmo correcto de la partitura.... se adelantaba sola a lo que sabía que iba a pasar, y aquello la condenaba a la más descuidada de las anticipaciones. Sí, siempre le pasaba; sabía que estaba mal imponerles maneras de ser a las cosas y, aún así, por más que lo intentara de todo corazón, no podía evitar impacientarse, romperse, recomponerse y, finalmente, cometer el terrible delito de creerse con el derecho a predecir. A prever, a pronosticar y a actuar conforme a ello. No, no, no, no.

Esto estaba terriblemente mal, ¿verdad? Presentir no era tan malo, sospechar siempre era prudente; ¿adivinar? un juego. ¿Y vaticinar? magia humilde, sincera e inofensiva como la vaina verde de un guisante siamés o la cáscara de un cacahuete doble. Pero, ¿predecir? Eso era algo inadmisible, intolerable y, para su desgracia, una manía prácticamente incorregible. Así nunca llegaría a entender la verdadera naturaleza de las cosas, a perfilar la forma del mundo o siquiera a ganarse el privilegio de beber un aterciopelado tazón de leche por la mañana. Desalentada, Haruka escondió la cabecita entre las rodillas y, como no tenía ninguna otra tarea que hacer, volvió a contar. Tampoco entendió la canción en aquella ocasión. Algo se le escapaba, algo la engañaba y algo la molestaba; sus oídos se iban hacia otras cosas, hacia otros ruidos que casi quedaban sepultados bajo el ligero repiquetear de la lluvia contra todo lo que se prestara a recibirla. Casi, pero no.

Cuando comprendió que, a lo mejor, la maldad no estaba en ella sino en aquella otra cosa que le impedía concentrarse debidamente, a Haruka le pareció que se le escapaba un latido del corazón y que ascendía lentamente, trazando maravillosas espirales entre las nubes opacas que irremediablemente vomitaban todas aquellas fauces rojas, llenas de insaciable fuego y despreciado carbón, que sembraban la ciudad. Todavía encogida sobre sí misma, sentada en aquel balcón diminuto que se suspendía dócilmente, sin molestar a nadie, sobre un maltrecho callejón casi olvidado, Haruka finalmente lo oyó. Algo parecido a serpientes furiosas y a lluvia. Y a lágrimas, tal vez. De no haber sido por aquel ruido, Haruka habría estado muy triste y muy decepcionada consigo misma, así que se le alegró notoriamente el corazón al no saberse culpable de sus errores de cálculo y percepción.

Eximida, pues, de insalvables responsabilidades para con la lluvia, se puso a cuatro patas de un impulso y sintió el anciano hierro chirriar bajo su diminuto peso. Teniendo un fondo gris por decorado y una neblina igualmente gris por mundo, gateó hasta una de las barandillas y asomó la cabecita para poder mirar como era debido hacia abajo; la imagen le arrancó una pequeña risilla casi invisible que la hizo retorcerse levemente en el sitio. Aquel chico era todo truenos y serpientes, y aquello la divertía más que ninguna otra cosa en mucho pero que muchísimo tiempo.

Había dicho algo de dinero, o eso le había parecido, así que se llevó una de sus inexpertas manitos al bolsillo de la capa y sacó una reluciente moneda tan gastada que casi se había vuelto imposible de reconocer; era perfecta para él. La dejó caer por aquella hendidura negra, directa hacia su cabeza; con la curiosidad tamborileándole contra el pecho, Haruka volvió a contar.
avatar
Hisashi Nakahara
Ame genin

Re: Want to pick a fight? [Priv. Haruka, Hisashi] (Past — Social)

Mensaje por Hisashi Nakahara el Mar Ago 21, 2018 7:59 pm

¿Era tarde? ¿Amanecía? No pudo estar seguro de forma plena. El cielo de aquel lugar era un abismo ascendente de grises inacabados, de lluvia que nublaba la vista en lágrimas que no te pertenecían y en una depresión continua que a ningún fin contestaba. A Hisashi, su hogar, siempre le había parecido el producto de una tragedia que ya nadie recordaba. Lo veía en las calles ennegrecidas por el hollín, en los escombros sin apartar en las claustrofóbicas plazas del centro, en las grietas maltrechas y sinuosas que recorrían algunos edificios como si algo en su interior pretendiera huir sin saber muy bien adonde. Las veía, si, pero también lo oía.

El tronar furioso de tanto en tanto, aquel que le recordaba a un acceso tan repentino de ira como fugaz su duración. Era todo luz, calma sembrada de la lluvia eterna y de pronto, todo vibraba. A Hisashi le encantaban los truenos, le fascinaban ¿Pero la lluvia? Le encantaba, si... pero nunca mojarse el pelo. Y bajo aquella premisa el joven hijo de relojeros recorría la ciudad a paso ligero, con aquellas patitas adecuadas a su baja estatura, con el añil de su mirada atento a todo lo que se le encontraba y ataviado siempre, siempre, siempre con su manto impermeable. Disfrutaba ver el mundo desde su capucha. Oscuro, peligroso y amenazante. Con su pelo blanco y sus ojos de un azul mortecino seguro que tenía que inspirar mucho respeto. Eso supuso, y de tanto en tanto miraba fijamente a algún que otro adulto, quizás a un niño. Nunca a un grupo de ellos. Se tenía por todo un aparente villano, de esos de literatura tan taciturnos, profundos y lóbregos. Le encantaba, aunque no llegaba a entenderlo del todo.
De tanto en tanto, le gustaba asomarse a los resquicios, a las gritas que encerraban secretos a plena vista de todos sin temor a que nadie los descubriera. A veces, si era lo suficientemente grande, se colaba. Hisashi era pequeño, quizás demasiado delgado y por mucho que sus conocidos y familiares lo señalaran como un debilucho, el siempre se tenía por alguien muy ágil. Muy rápido, aseguraba en su tono suave y casi susurrado. El mejor de la plaza de su callejón, el más hábil con las manos. Y aunque parecía muy seguro, en ocasiones le habría gustado ser tan fuerte como otros niños de su edad. Esos que ya habían dado uno o dos estirones y le sacaban una cabeza de altura. Hisashi sin embargo... apenas llegaba a la cintura de su padre, y él era bastante enclenque de por sí. Pero muy hábil con las manos, le respondía guiñándole un ojo al preguntarle.

Y en estas aventuras sin escriba que las contara ni doncella en apuros, dio con un callejón la mar de interesante. Parecía angosto, lo suficiente para pasar un chico tan audaz como él. Con la lluvia resonando con fuerza y el corazón henchido de un interés explorador, Hisashi se introdujo sin pensarlo demasiado. Nunca lo hacía en estos casos. Temía perder el sentido de todo, de darle demasiadas vueltas hasta que carecía de objetivo. Le pasaba muchas veces al repetir una palabra muchas veces. Siempre, de hecho.

— Callejón, callejón, callejón, callejón, call-ejón... — Una tras otra, en un torrente interminable Hisashi pronunciaba el nombre de aquella grieta entre dos edificios. Un callejón sin salida, supuso en cuanto sus ojos se acostumbraron a la oscuridad y pudo advertir un límite tan oscuro como el aliento de una noche sin luna. Y bajando la vista, le pareció ver una motita plateada allí, en aquellas fauces de color ausente. Entornó la mirada, esforzándose por determinar el origen de aquella plata sobre el negro y de pronto, escuchó una voz.

Se acercó sin pensarlo. Hisashi era de deliberar, de saborear el momento y considerar con detenimiento todo cuanto hacía. Pero estaba explorando, estaba descubriendo bajo su capucha impermeable y antes de pensar, tenía que hallar. Y lo que encontró, no le entusiasmo. Dos niños, uno enorme e intimidante, muy agresivo. Hisashi bajó la cabeza en señal de temor interpuesto y ante su última pregunta, siendo que él no era ningún héroe y más bien un proyecto de erudito, quiso intervenir.

— Es aún mas descortés no permitir que te respondan...  — En un hilo de voz más que entonado susurrado, lo suficientemente alto como para ser audible, suave en la justa medida como para que resultara tan tenue como una caricia. Así era la voz de Hisashi, y este, atemorizado sin saber el porqué de esa intervención tan ingenua, ya temía las represalias antes siquiera de que se giraran.
avatar
Yugure Rei
Ame genin

Re: Want to pick a fight? [Priv. Haruka, Hisashi] (Past — Social)

Mensaje por Yugure Rei el Sáb Ago 25, 2018 4:04 pm

Su puño tomo una posición elevada, colocándose a la altura del rostro del muchacho al que asaltaba. Una simple brecha de unos centímetros era lo que le separaba de una nariz completamente quebrada. Sin embargo, algo ajeno a todo aquel embrome atrajo la atención del peliblanco. Un sonsonete metálico se hizo resonar en aquellos angostos callejones, y a medida que el tiempo pasaba estos se hacían más sonoros y evidentes, casi como si alguna clase de alimaña se estuviera desplazando por los tejados de aquellas edificaciones y a cada segundo que pasaba se acercaba más a la posición de ambos muchachos. ¿Qué demonios es eso? Suenan como ratas. Razonó en sus adentros mientras intentaba mantener el semblante amenazante hacía el contrario. La curiosidad le estaba picando, en verdad quería averiguar cuál era la causante de aquel extraño sonido, además de que le estaba sacando levemente de quicio el chirrido metálico aquel.

— Aún no te he escucha- — Comenzó, pero la oración nunca tuvo la oportunidad de ser terminada. Una nueva voz hizo acto presente en el pasadizo sombrío, su tono era ligero y sutil, casi se perdía en el tarareo del rocío que caía desde el firmamento. Pero los extraños sonidos de antes habían puesto en Rei la suficiente atención como para percibir la tenue voz que ahora se revelaba en la escena. Lentamente, el rebelde comenzó a girar la cabeza, a la vez su cuerpo se movía en sintonía con aquel movimiento, esto también hizo que este inconscientemente aflojará el agarre que tenía sobre la prenda de su víctima. Y allí lo vio, un niño encapuchado se postraba frente a su presencia. — ¿Y a ti quién te pidió opinión? — Dijo mientras le lanzaba una mirada punzante al allegado. Y el joven hubiera dicho más de no ser por un factor más que distrajo su atención de la ahora nueva situación en la que estaba. Un pequeño objeto de origen desconocido le había golpeado directamente en la cabeza. El golpe había sido insonoro, pero aquel objeto entonaba una melodía férrea al verse en contacto con el suelo, incluso botando varías veces hasta terminar parado completamente en seco. Parecía una moneda.

— ¿Y ahora qué? — Musito el joven perjudicado mientra se acariciaba levemente la zona en la que le había impacto aquel objeto. Notando que lo que le había golpeado había venido desde una posición elevada, este se propuso alzar la mirada en búsqueda del responsable de lanzar el susodicho elemento. Nuevamente, un huésped sin invitación. El joven no podía distinguir con exactitud a la persona desde aquella posición, pero si que pudo deducir que era un niño, por lo diminuto de su estructura. — ¿Otro más? ¡Déjenme en paz, desgraciados! — Vociferó con fuerza, pero de lo que el de orbes carmesí no se había percatado era de que, sin percatarse, había liberado al otro muchacho de su enganche, y este no desaprovechó ni el más mínimo segundo para comenzar a salir corriendo fuera de aquel callejón gritando como un bebé. Al principio, la faz se Rei se mostró con sorpresa, pero luego cambió a una de completa rabia. — ¡Maldita sea, ¿ya ven lo que causan?! — Bramó feroz mientras prensaba con fuerza sus puños por la ira. — Ese niño era mi dinero del almuerzo, ahora alguien va a tener que reemplazarlo. — Farfulló mientras se acercaba al encapuchado que se encontraba en su mismo nivel, su mirar siniestro y llenó de malas intenciones, a medida que caminaba este se tronaba los dedos de las manos en señal de amenaza.
avatar
Yûgen Hotaru
Renegado B

Re: Want to pick a fight? [Priv. Haruka, Hisashi] (Past — Social)

Mensaje por Yûgen Hotaru el Vie Sep 07, 2018 5:05 pm

TEMA CERRADOPuntos otorgados a Yugure Rei .
   

       
  • Mediante post: 3 PN.
       
  • Total: 0 + 3 = 3 PN
       


Puntos otorgados a Haruka Shoganai .
   

       
  • Mediante post: 1.5 PN.
       
  • Total: 19.5 + 1.5 = 21PN
       


Puntos otorgados a Hisashi Nakahara .
   

       
  • Mediante post: 1.5 PN.
       
  • Total: 18.5+1.5= 20 PN
       

Contenido patrocinado

Re: Want to pick a fight? [Priv. Haruka, Hisashi] (Past — Social)

Mensaje por Contenido patrocinado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.