Últimos temas
» [Petición] Auto-Misiones
Hoy a las 2:21 pm por Satoshi Nara

» [Censo] 17/10/2018
Hoy a las 1:52 pm por Seiko Shouboku

» [Petición] Grupo Sanguíneo
Hoy a las 1:49 pm por Seiko Shouboku

» [Petición] Conexión diaria
Hoy a las 1:48 pm por Seiko Shouboku

» [Dados] Grupos Sanguíneos
Hoy a las 1:26 pm por Nine Beasts

» [Trama Global] La Feria de la Luna Negra
Hoy a las 1:19 pm por Nozomu Nakamura

» yuko Hyuga ID
Hoy a las 1:17 pm por Wendy Uzumaki

» [HN] Jenda Tomoki # Renegado C
Hoy a las 11:11 am por Seiko Shouboku

» [HN] Hideki Shinozuka # Genin
Hoy a las 11:07 am por Seiko Shouboku

Afiliados
Limpieza 05 - 08 - 18

Boku no Hero ROLVelmegunLoving PetsCrear foroOne Piece Legacy

[Trama Global] La Feria de la Luna Negra

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

avatar
Yûgen Hotaru
Renegado B

Re: [Trama Global] La Feria de la Luna Negra

Mensaje por Yûgen Hotaru el Miér Oct 10, 2018 3:22 am


Avanzaba por las cercanías, mi intención era contribuir a como dé lugar a garantizar la seguridad del campamento, poner mi grano de arena para mantener la paz y tranquilidad dentro de nuestras líneas, sin embargo una extraña sensación venía desde mi interior, una que me obligaba a mirar en dirección a las zonas más tétricas y oscuras del bosque, sentía una especie de llamado, un extraño deseo de avanzar hacía aquel lugar, fue así que al clavar mi vista en aquellos sitios me daría cuenta de unos extraños movimientos. Mi diestra se aferraría a la empuñadura de mi arma, «¿Enemigos?» pensé en ese momento frunciendo el ceño en clara señal de molestia o incomodidad con lo que estaba presenciando, pero sería entonces que cuando intentaría dar el paso para adentrarme en aquella travesía para averiguar de qué se trataba todo la voz de una conocida me traería de vuelta a la escena, haciéndome ver que me había descuidado y pasado desapercibido su aproximación.

Mi vista se quedó clavada sobre Koki mientras me zarandeaba, ladee mi cabeza incrédula, más aun cuando escuchaba las palabras de aquel ser en mi cabeza, estaba un poco confundida así que me tomaría un par de segundos saber que estaba sucediendo con la Senju, — ¿Koki? — cuestioné un poco incrédula para alzar mis manos y sujetar sus hombros de la misma manera y zarandearla un poco, imitaba su acción recordando aquel hecho afectuoso que había quedado como una especie de saludo después de aquel reencuentro, — Una gran bestia me tomo descuidada. — expresé con tranquilidad apartando mis manos de sus hombros y llevando el dedo índice  de mi diestra hasta las marcas que estaba debajo del parche  que reflejaban la veracidad de mi historia.

«Te dije que tengo mucho que demostrar y a muchos quienes proteger.» respondí en mi cabeza a la extraña criatura, para desviar un poco la mirada hacía la zona boscosa, aquella donde había visto hace pocos instantes aquellas figuras moviéndose, quería asegurarme que no me estaba volviendo loca y que la ansiedad de estar en una expedición como esta estuviera causándome algún trauma, así que en un movimiento repentino e inesperado mis brazos rodearían el cuerpo de la senju para acercarlo al mío, permitiéndome darle un fuerte abrazo, simulando que tal vez era el momento, el reencuentro tan esperado, pero la verdad necesitaba acortar nuestras distancias a nada para poder susurrarle al oído, — No te alarmes, pero necesito que mires hacía tu espalda. Disimuladamente por favor. — expresaba en un tono solo audible para la Senju, — Creo que he visto algo.  — confesaría a la mujer dándole advertencia que pudiéramos estar en peligro, pero no quería desatar el caos en el campamento así que trataría de solventar lo que acontecía por nuestra cuenta.

Tras decir mis palabras me separaría de la Senju, — ¡Me alegra volverte a ver!  — exclamé siguiendo mi actuación del abrazo, concentrando mi mirada en su rostro, para no llamar mucho la atención de los posibles enemigos que había visto, de ese extraño movimiento que había despertado mi curiosidad, — Parece que ya es típico encontrarnos en zonas boscosas y oscuras. No te da nostalgia mirar este ambiente. — insinuaría a la mujer en voz alta tratando de crear un juego de palabras para despistar a nuestros enemigos o espías y poder corroborar mis ideas. Solo esperaba que la Senju no estallará en pánico como la Yamanaka y nos causara mayores problemas.

«¿Estamos bajo ataque?» pregunté mentalmente, tratando de escuchar alguna pista de la criatura que se había mantenido en silencio hasta la llegada de la Senju. Quería llegar al fondo de todo esto, más cuando no solo peligraba mi vida si no la de mi compañera y el resto del campamento. Así que miró en aquella dirección, fingiendo nostalgia por los recuerdos que pudiera tener con la Senju a la par que intentó conectarme con aquel Dios antiguo.

Acciones:


  • Soy detenida por Koki y traída a la realidad cuando intento segur la pista de aquellas sombras.
  • Me quedó mirando Koki mientras me zarandea para luego yo zarandearla a ella.
  • Miró hacía el bosque.
  • Abrazo a Koki y le sugiero que mire hacía donde yo estoy mirando para comprobar si hay algo o no.
  • Suelto a Koki y me quedó mirando en la dirección al bosque después de usar un juego de palabras. Tratando de comunicarme con la criatura.


INFORMACIÓN:
TÉCNICAS USADAS:
Inventario Bélico:
Estuche Pequeño (Derecho 1)

  • Bombas de Humo x2
  • Alambres Ninjax5


Estuche Pequeño (Derecho2)

  • Kunais x1
  • Shurikensx4

Estuche Pequeño (Izquierdo)

  • Kunais x2
  • Shurikensx2

Estuche Pequeño (Izquierdo2)

  • Kunais x3
  • Shurikensx2


Estuche Mediano (Cintura)

  • Kunais x1
  • Kunais con Sellos Explosivos x2
  • Bomba de luz: x 2
  • Shurikens: x 4



Otros Items

  • Comunicador (Oreja) x1
  • Daikiri (Alterado Negro)x1
  • Yoroi Barukirī (Armadura Valkiria): x 1 Chaleco.
  • Píldora del soldado:  x2 Bolsillos del pantalón.


  • Fuerza : 40
  • Resistencia : 60
  • Agilidad : 50
  • Espíritu : 70
  • Concentración : 62
  • Voluntad : 60
  • Chakra : 290


— —
«»

Volver arriba Ir abajo

avatar
Kiryu Hyunie
Kiri Chunin

Re: [Trama Global] La Feria de la Luna Negra

Mensaje por Kiryu Hyunie el Miér Oct 10, 2018 4:38 am


Continuaba disfrutando del panorama, visualizar el océano era relajante y me hacía olvidar por segundos de las personas que se encontraban viajando conmigo, era clara la ausencia del hombre que se hacía llamar mi padrastro, lo que me hacía desconfiar un poco de mi propia tripulación, después de todo hasta el momento continuaba pensando que Goro sentía cierto desprecio por mi condición sanguínea, así que prefería no causar mucho revuelo sin la presencia de alguien que me protegiera, fue entonces que la voz del Uchiha una vez más capturaría mi atención, giré la vista por sobre el rabillo de mi ojo en su dirección, —  Por favor, esta vez no hagas estupideces. Demuestra lo que has mejorado y el porqué de tu rango. — expresaría con serenidad para retomar la vista hacía el océano, me relajaba mirar aquel esplendor, aquella hermosura de paisaje. Aunque la verdad todo lo mezclado a la naturaleza me alegraba enormemente, me hacía sentir tranquila, confortable, como si estuviera en casa.

Continuaría apreciando el océano, cuando repentinamente otra voz captaría mi atención provocando que me girara en su dirección, diferenciando en ese momento a una persona que por instantes me parecía desconocida, pero al ver al inmenso animal a su lado, aplaudiría emocionada dando un par de saltos en mi lugar, girándome por completo hacía él, —  ¡Kio! ¡Koromaru! — grite emocionada al escuchar el saludo del animal, había crecido bastante, así que no tarde mucho en abalanzarme contra el gigante perro para darle un abrazo, me fascinaban los animales, eran como primos o hermanos, más cuando los conocía un poco más que al resto como era el caso de este par de hermanos. —  ¡Bastante tiempo! — expresé apartándome del animal y mirando a la pareja, extendí mi puño hacía Kio para esperar su golpe en señal de saludo, —  Como te prometí, cuando nos volviéramos a ver sería fuerte, ¡Ya soy Chunin! — confesé orgullosa y sonriente, me sentía feliz de poder cumplir mis promesas más cuando había alcanzado un rango intermedio desde ese último encuentro.

Mi rostro mostraba confianza y orgullo de pronunciar aquel cargo a esa pareja, mis dos manos se cruzaron en mi espalda y los miraba un par de segundos a cada uno aguardando por su respuesta. Pero fue entonces que una voz estallaría nombrando a una persona importante para mí, Kazuma, esa persona parecía enojada y los tripulantes parecían un poco aterrados, respiré hondo, para al girar la vista buscando de dónde provenía aquel ruido percatarme de la presencia del Chunin de la aldea, aquel Chunin que consideraba un desperdicio, quería batirme a duelo con él, lo ansiaba, necesitaba hacerlo, pero dadas las circunstancias y en caso de ganar nada garantizaba mi sobrevivencia. Mi zurda se cerró con mucha fuerza mostrando un poco la ira que sentí al verle recorrer el navío, aunque mi rostro continuaba sonriente por tener a dos compañeros a mi lado, — Tsk…— expresé entre dientes con un tanto de enojo, respiré hondo tratando de dejar ir esa absurda idea, para girarme y enfocarme una vez más sobre Kio. —  Pobre Kazu.  — diría riendo y aflojando mi mano en señal de que me había relajado, —  Recién es Chunin y ya lo quieren matar.— bromearía mirando a Kio fijamente a su rostro, tratando de olvidarme momentáneamente de mi entorno. Así que me quedaría bromeando con aquel par para no hacer una locura.

Técnicas:
Aclaraciones:
---  
Acciones:


  • Hyunie se encuentra mirando el océano cuando Kenta le dirige unas palabras, Hyunie responde y continua mirando hacía el océano.
  • Se percata de la llegada de Kio y Koro, así que gira para abrazar al gigante animal.
  • Estira su puño en dirección a Kio.
  • Comienza a buscar la voz de la mujer, para darse cuenta de la presencia de Ikum, en su enojo aprieta el puño tratando de mantenerse sonriente.
  • Aparta su atención de la cubierta para clavarla sobre el joven de la luna, bromeando sobre Kazuma y tratando de relajarse.

Inventario Bélico:


Porta Armas Pequeño (Derecho) 1

  • 4 Bombas de Humo.
  • 1 Sello Explosivo

Porta Armas Pequeño (Derecho) 2

  • 3 Sellos Explosivos
  • 3 Kunais



Porta Armas Pequeño (Izquierdo)1

  • 5 Kunais


Porta Armas Pequeño (Izquierdo)2

  • 5 Shurikens



Porta Armas Mediano (Cintura)

  • 1 Shuriken
  • 1 Kunai
  • 6 Bengalas
  • 1 Respirador
  • 1 SURUDOI TSUME


Cuello: Micrófono comunicador y el auricular en la oreja derecha.
Brazo:  Banda de la aldea Anudada al bise izquierdo.
Pantorrilla izquierda: Tanto (Como si fuera un cuchillo táctico militar)
Espalda: Katana de manera diagonal sobresaliendo la empuñadura por mi hombro derecho.
Cuerpo: Capa impermeable.
  • Fuerza : 43
  • Resistencia :30
  • Agilidad : 30
  • Espíritu : 30
  • Concentración : 30
  • Voluntad :60
  • Chakra : 220


—  —
«»

Volver arriba Ir abajo

avatar
Kazuma Hozuki
Getsu Chunin

Re: [Trama Global] La Feria de la Luna Negra

Mensaje por Kazuma Hozuki el Miér Oct 10, 2018 5:06 am

Estaba totalmente perdido, era uno con la simple idea de no saber qué hacer con su vida. La travesía en altamar resultaba complicada, incluso para alguien como él, podía sentir la furia de los océanos tratando de avisar a los tripulantes que Daichi solo le pertenece a Daichi, y que ellos no eran más que una simple plaga que algún día habría que eliminar. Kazuma se consideraba afortunado de poder vivir cosas como esas, quizá siendo escritor tendría una vida mucho más tranquila, pero al final del día no podía negar que haberse convertido en ninja lo había hecho poder visitar lugares maravillosos. Y tétricos, también.

Por lo tanto, definir el estado mental del pelirrojo era una tarea relativamente sencilla, dale algo con que entretenerse y lo explotará hasta que se aburra, o en su defecto, hasta que reciba una orden que lo ponga en una encrucijada. Seguía sin recordar que hacía en el barco y cuál era la misión, tenía ganas de buscar a alguien y preguntar, pero eso significaba admitir que lo había olvidado, y eso en automático lo dejaría como un estúpido, y uno grande. De modo tal que estaba a mitad de un serio problema, ¿Ir corriendo y preguntar o simplemente dejarlo pasar y que el tiempo hiciera lo suyo? Una decisión bastante importante.

Sin embargo, no todo era miel sobre hojuelas, segundos transcurrieron cuando transitaba por la cubierta del barco cuando un ligero sonido llegó a sus oídos, era una voz conocida, aterradora, incluso escalofriante. Pero hizo caso omiso. Haber, tampoco había que culparlo, no conocía a mucha gente en Kiri, apenas a un par y un desgraciado que se había desmayado a mitad del examen, ir corriendo y meterse a un barco donde podían verlo con malos ojos no le apetecía demasiado, por lo tanto, si sus sospechas eran ciertas, se trataba de su mentora y no haber ido a buscarla fue un error, ¿Cuál era la mejor solución? Hacer como que no habías escuchado nada.

Kazuma se sentía orgulloso con respecto a su toma de decisiones, pretendía esconderse y esperar a estar en tierra para justificarse con alguna tontería, sabía perfectamente que Kaede tenía su temperamento y que no podría usar algo estúpido, pero con el viaje de por medio podía pensar en algo. Cuando creyó que todo se había solucionado decidió seguir caminando, haciendo como que no había escuchado nada, y es que, de verdad, no estaba seguro, simplemente era una corazonada. Pero como ya es costumbre en sus desventuras algo salió malo, y eso algo era un albino.

Kazuma arqueó una ceja al escuchar la voz chillona del estorbo del abanico, el muy desgraciado confirmaba su asistencia al viaje y parecía exigir una reprimenda para Kazuma, ¿Cómo osaba ponerse por encima de su voluntad? ¿Acaso quería verlo muerto? Corrió a toda velocidad hacia su ubicación. — ¡Eh! ¿A dónde carajo crees que vas, albino? —Preguntó haciendo bastante ruido, con un poco de suerte algún superior los escuchaba y venía a ponerlo en cintura. No le agradaba nada como es que esto se estaba desarrollando.


Datos relevantes:
Resumen:
—Kazuma sigue debatiéndose entre preguntar de que va la misión o no.
—Cree escuchar la voz de Kaede a la distancia y prefiere hacer como que no escuchó nada. Sigue su camino.
—De la nada aparece Farahan y sus gritos, tiene que detenerlo, pues con suerte Kaede no lo habrá escuchado.
—Su mejor plan es correr y acercarse a Farahan para cuestionarle que está haciendo.
Técnicas:
—.
Inventario:
Mochila — Espalda.
—Respirador.
—Tsukihana no manto (Puesto).
—Capa impermeable.
—Cantimplora.
—5 alambres ninja.
—Bolsa de dulces.
Estuche mediano izquierdo — A la altura de la cintura, en la espalda.
—2 píldoras del soldado.
—Comunicador.
—2 bombas de humo.
—Sello explosivo.
—1 kunai.
—6 senbons.
Estuche mediano derecho — A la altura de la cintura, en la espalda.
—15 shurikens.
Estuche pequeño — Muslo izquierdo.
—5 kunais.
Estuche pequeño — Muslo derecho.
—5 kunais.
Lanzador de agujas — Cargado totalmente, brazo izquierdo (5 senbons).
Mecanismo de kunai oculto — Cargado, en la derecha.
Tantō — Colgado sobre la pierna izquierda, a mano de su diestra.
Bandana Ninja — Sobre el cuello.
Chaleco tactico — Colocado.
  • Fuerza : 30
  • Resistencia : 33
  • Agilidad : 40
  • Espíritu : 40
  • Concentración : 40
  • Voluntad : 40
  • Chakra : 213

Volver arriba Ir abajo

avatar
Kaneki
Kiri Gennin

Re: [Trama Global] La Feria de la Luna Negra

Mensaje por Kaneki el Miér Oct 10, 2018 6:27 am


Kaneki no pudo detallar el autor de esas palabras, cuando su mirada intentó hacer contacto con la del ninja su visión periférica apenas si logró ver el perfil de este, pero parecía que el que se alejaba si había estado observándolo. Por un momento pensó en seguirlo pero el extraño terminó perdiéndose entre los otros marineros.
 
« ¿A que se habría referido con eso de puede ser la última que veas » hasta donde el Yuki estaba informado de su misión, consistía en cargar y descargar el buque para un largo viaje, nada fuera de lo común. Tal vez los shinobis de mayor rango sabían algo que el chico ignoraba o tal vez solo fue una broma de novatada para asustarlo.
 
Sus pensamientos fueron interrumpidos — Incluso la tormenta tiene su propia belleza. Es una fuente de la que cualquiera, artista o no, puede beber. Sólo espero que no dañe nuestro barco... — A su lado mirando al horizonte se había posicionado una chica, no espera… creo que era chico, si definitivamente era un chico, algo cercano a su edad. Al parecer todos en el barco habían escuchado a Kaneki contemplar los proyectiles cristalinos provenientes de las hermosas nubes grises alumbradas en partes muy intensas por el crepúsculo del atardecer y los fugaces relámpagos.
 
El desconocido finalmente miró a chico del clan del hielo y con un gesto muy amigable se presentó: — Mi nombre es Tomohiro, ¿cómo te llamas? Si no te molesta decirme... — Kaneki. —replicó con una sonrisa al tiempo que levantaba y extendía su mano.
 
La manera de expresarse de ese shinobi lo sorprendió por completo, en sus palabras Tomohiro había enseñado un preciado gusto por el arte más allá del concepto literal de sus palabras pues en ellas se contemplaba también una belleza abstracta.
 
No podría haberlo dicho mejor —prosiguió. — Este es mi primer viaje al País de las Aguas Termales, sería muy desafortunado que algo nos pasara en el camino —bromeó. Se supone que era una misión sencilla de desembarque — Las naves del País del Agua son las mejores en altamar ¿De verdad crees que algo nos pueda pasar? — interrogó a su nuevo amigo « La verdad es que las palabras del ninja anterior me han dejado con muchas interrogantes, ojalá hubiese podido ver quien era »


Narro / Hablo / Pienso

Volver arriba Ir abajo

avatar
Kenta
Kiri Chunin

Re: [Trama Global] La Feria de la Luna Negra

Mensaje por Kenta el Miér Oct 10, 2018 3:01 pm


Escuchó atentamente las palabras de su homologada, ciertamente no quería defraudar esta vez a nadie ni siquiera estaba en sus planes y mucho menos si se iba encontrar en la presencia del gran tiburón de los mares. Cuando la joven se giró éste quedó observando el océano unos cortos segundos, lo suficiente para pensar que todo iba salir bien colocando sus manos sobre la nuca mientras erguía su espalda lo máximo posible. Esbozó una sonrisa, girando para visualizar el animal que abrazaba Hyunie con tanto entusiasmo y sabía lo mucho que le encantaban los animales así que su sonrisa persistió aunque selladas por aquella máscara oscura. El shinobi que le acompañaba lo había visto en las aguas turbias y él mismo le recordó un sueño que llevó a Kenta tocarse la mandíbula percatándose que aún seguía en su sitio, si bien no presto mayor atención porque parte de esta se la llevó la superior que gritaba un nombre conocido para él y el resto de atención fue la presencia del Jonin Isashi Goro que con cada paso se hacía sentir tenebrosidad que llevaba su espada legendaria de arrebatar vidas sin contemplaciones.

A su otro costado observó a Ikum Kaguya, aquel shinobi que debía enfrentarse para ganarse el respeto de Goro Isashi y ser nombrado su pupilo. ¿No era ese el momento? Por supuesto, de tal manera que éste estaba decidido y empezó a caminar hasta el centro del navío. Su corazón no estaba agitado, sin embargo las emociones se podían reflejar en su mirada que estaba decidida y enfocada en su solo objetivo que no era más que el Chunnin Kaguya que estaba en la misma tripulación de su persona. Sus pasos eran cortos, pero pisadas fuertes que hacían chillar la cubierta de manera y al pasar por detrás de Goro Isashi solamente agacho su cabeza en forma de respeto y subordinación invadiendo un silencio que abordaba el ambiente. Un silencio de respeto y honor que rendía al Jonin por ser su superior, el cual no quería irrumpir y al otro extremo se encontraba quién se iba dirigir avanzando tres pasos de sensei Goro quedando a tres metros de su superior. Si bien, desde esta distancia podría observar al Uchiha sin dificultad.

Para ese momento Kenta se detuvo en seco, desde su posición Ikum podría visualizar su rostro tapado por una máscara y por encima de su cabeza el mango de su arma. Respiró profundamente  dejando su siniestra a su costado y elevando su brazo derecho; su dedo índice se estiró completamente mientras se encogieron los demás, apuntando con dicho dedo hacía Ikum Kaguya que estaba diez metros del pelimorado —Hey tú —Movió la cabeza hacia los lados de forma juguetona —. Ikum-san, mis respetos aunque te reto a un combate. Quiero medir mis capacidades contigo —expresó sin titubeo, no estaba desesperado por ello y seguramente las palabras las escucharían los presentes adyacentes a su posición. Había sido un reto formal, sin ningún tipo de rabia solamente el destino parecía dictarlo así desde su primer encuentro en un navío —Quizás no sea ahorita, porque puede ser que no estés preparado —espetó en un tono provocador para ver la reacción del kaguya —, aunque la próxima vez espero que lo estés —añadió para bajar su diestra quedándose mirando a su similar en busca de la reacción del mismo.

Jutsus Usados:

Acciones:

• Al recibir la respuesta de Hyunie medita de ella mientras observa el mar.
• Visualizó a  Hyunie saludar a Kio y su animal, en cual al ver a Kio recuerda un sueño que no sabe más de ello tocándose la mandíbula.
• Escucha el nombre de Kazuma que le recuerda al shinobi de otro país que estaba en Kiri cuando recién era un gennin.
• Al girar completamente mira a Goro Isashi en el centro y al otro costado a Ikum Kaguya.
• Por último, decide caminar pasando por detrás de Goro Isashi agachando el rostro mostrándole respeto y subordinación sin mencionar una palabra y al estar 3 metros señala con el dedo índice de su diestra a Ikum-san retándolo a un combate.
Aclaraciones:


Inventario Bélico:
Estuche Grande (Cintura trasera)

  • Kunai: 5
  • Bengala: 2
  • Shuriken: 6
  • Bomba de Humo: 2
  • Sello explosivo: 1
  • Bomba de Luz: 1
  • Fuma Shuriken: 1
  • Senbon: 9


Estuche Grande (Cintura frontal)

  • Kunai: 5
  • Hilo Ninja: 3
  • Shuriken: 4
  • Bomba de Humo: 1
  • Fuma Shuriken: 1
  • Senbon: 24
  • Píldora de Soldado: 2
  • Sellos explosivos: 1


Estuche Mediano (Vasto Externo Derecho)

  • Kunai: 2
  • Shuriken: 8
  • Bomba de Humo: 2
  • Sello explosivo: 1
  • Senbon: 6


Estuche Mediano (Vasto Externo Izquierdo)

  • Kunai: 2
  • Shuriken: 8
  • Senbon: 6
  • Sellos explosivos: 1


Mochila (Espalda)

  • Kunai: 4
  • Hilo Ninja: 5
  • Kit de primeros auxilios básico: 1
  • Makibishi: 15
  • Senbon: 5
  • Bolsitas explosivas: 2
  • Shuriken: 4
  • Shuriken Gigante: 1
  • Bengalas: 1
  • Pergamino común: 1 (Shuriken Gigante con el sello Tigre)
  • Respirador: 2
  • Vendaje: 1
  • Recipiente Médico: 1
  • Surudoi Tsume: 1
  • Comunicador: 1
  • Capa Impermeable: 1


Chaleco Chunin (En Uso)

  • Ryous || Bolsillo derecho
  • Flor de Papel || En el hombro izquierdo
  • Talismán || Bolsillo izquierdo
  • Libro ||Bolsillo Derecho
  • Botella de Agua || En la espalda


Otros Items

  • Comunicador (Oreja Derecha)
  • Nota de invocación con almacenamiento de un Kunai (Muñeca Izquierda)
  • Katana (Cintura del lado derecho)
  • Mecanismo de Kunai Oculto (Brazo Derecho con un kunai)
  • Lanzador de agujas (Brazo Izquierdo con cinco agujas)
  • Kiribachi [Colmillo del tiburón] (Espalda)
  • Banda Ninja de Kirigakure No Sato (Sobre el cuello)
  • Burakkusame (ブラックサメ, Tiburón Negro) (En su rostro)


  • Fuerza : 30
  • Resistencia : 30
  • Agilidad : 47
  • Espíritu : 30
  • Concentración : 61
  • Voluntad : 30
  • Chakra : 190

Volver arriba Ir abajo

avatar
Dai Uzumaki
Konoha Genin

Re: [Trama Global] La Feria de la Luna Negra

Mensaje por Dai Uzumaki el Miér Oct 10, 2018 6:42 pm

Había pasado ya casi todo todo el día, nos encontrábamos recogiendo las últimas cosas para estar preparados contra la oscura y temible noche. Los árboles hacían un ruido especialmente aterrador esa noche, entre las tiendas de campaña montadas para pasar la noche realizaron una pequeña hoguera que hacía un poco más amena esta noche, poco a poco muchos shinobis fueron acercándose a la misma para descasnsar a su alrededor tras un largo y cansado día de trabajo. Tanto ninjas como de Kumo y ninjas de Konoha fueron realizando pequeños grupos entre sus compañeros de aldea.

Cuando el ambiente estaba comenzando a animarse varios altos cargos de las aldeas hicieron acto de presencia alrededor de la hoguera, tuvieron varias conservaciones mundana daban la sensación de ser una simple fachada a toda la tensión que existía en esta situación. Tener a todos esos increíbles y poderosos shinois cerca se sentía como tener una tonelada a la espalda, la intranquilidad se sentía en el aire y era casi palpable, todos estaban esperando las palabras de los grandes shinobis y toda la información que hubiera sobre lo que iba a pasar a continuación. Dai, al llegar intentó divisar a el grupo de Konoha y tuvo la suerte de ver a Aku, el único shinobi con el que tenía contacto hasta la fecha. Dai prosiguió a acercarse hacia el grupo y a saludar a Aku, tras una corta presentación todos se sentaron esperando las noticias


Volver arriba Ir abajo

avatar
Nozomu Nakamura
Getsu Genin

Re: [Trama Global] La Feria de la Luna Negra

Mensaje por Nozomu Nakamura el Miér Oct 10, 2018 7:43 pm

El chico estaba concentrado observándolo todo, quitando sus cajas y moviéndolas como le indicaba el capataz de Getsu, era cuidadoso pues no sabía que podrían contener, era meticuloso cuanto menos, observaba la gente que allí había, ninjas de distinta clase reunidos por las dos facciones, era raro ver a tantas herramientas en una zona sola, quizás pese a ser aliados existiera cierto resquemor o pique por ser de distinta zona, no todos debían ver con buenos ojos la alianza creada entre las grandes potencias, ¿Qué importaba eso?, a fin de cuentas éramos armas, meros utensilios destinados a salvaguardar los intereses de nuestra aldea, no éramos políticos o gobernantes, querer pensar como alguien así se le escapaba a Nozomu, tal vez era demasiado plano para esa clase de ideas, -¿Hacia dónde crees que vamos joven?, pregunto viendo a su compañero Farahan, próximo a donde este se encontraba, buscando dialogar un poco mientras realizaba la tarea mandada, estaba tranquilo y pese al esfuerzo y la carga estaba bien mostrarse colaborativo, al menos en las pequeñas tareas como esa.

-Uhm, ese chico…, musito habiendo clavado la vista en la persona en el barco de Kiri, no lo conocía absolutamente de nada pero le parecía misterioso, quizás tan raro como podía ser el mismo Nozomu,-Dime, ¿conoces a muchos ninjas de Kiri?, pregunto con sumo descaro a su compañero de aldea, hacia bastante tiempo que no se habían visto, sin duda había cambiado, seguramente tendría mucha más experiencia de la que pudiera atesorar el joven Origami, eso era de agradecer pues podría averiguar muchas más cosas estando cerca del mismo, ¿sería eso prudente?, pensaba que sí, eran compañeros, se conocía y aunque no tuvieran un trato realmente cercano, parecía tener la confianza necesaria para hablar sobre cualquier tipo de cosas, eso era tal vez la parte más importante de todo aquello.

-Creo que nuestra labor acabo aquí, ven sígueme creo haber visto algo llamativo, comento intentado claro que su compañero le siguiera, en su mente aquel chico raro estaba encima del navío de Kiri, en la cubierta, desconocía si haría algo o quien era, por ello ascendería por el suyo, una vez completado la tarea asignada para verlo de mejor modo, quizás pudiera obtener más datos sobre aquella persona, incluso si tenía suerte Farahan podría conocerlo, aunque sin duda eso eran demasiadas conjeturas incluso para alguien como Nozomu,-Venga vamos, démonos prisa, explicó el chico intentado llevar a “rastras” a su compañero, esperando con cierto nerviosismo si este le seguiría o no, expectante para moverse aunque fuera solo hacia la cubierta del navío de Getsu, esperando ganar cierta altura para ver a las personas con las claridad, tanto al chico raro como posiblemente a la dama de cabellos rosados.

***

-¡¡¡Uhmmm!!, el chico se despertó agitado, un sueño con un compañero que días atrás había visto en el navío, era como una mezcla de muchas cosas, un sueño recurrente y la mar de raro que hacia poner en consideración la psique del chico Origami, quizás había sido un despertar brusco, estar en alta mar, comer nada más que regular y el vaivén del navío hacia que el carácter del chico fuera más agrio de lo que solía ser habitual, -Menuda mierda de sueño, musito para luego oír voces por la zona, estaba intentado dormir, sin embargo alguien estaba dando voces por ahí, ¿podía ser el verdadero Farahan?, claro que podía ser, aun tenia metida en su cabeza aquella especie de tono, se tomó incluso la libertad de pellizcarse en la palma de su mano buscando sentir dolor, una especie de media prueba para intentar saber si estaba dentro del sueño aun, -Uhm, no…, musito, se había quedado dormido tirado en el suelo, con la espalda puesta en la pared casi sentado en una esquina para no molestar en el paso.

-¡CALLAOS JODER, HAY GENTE QUE QUIERE DORMIR!, ni siquiera sabía si era de día o de noche, estaba en alguna zona del barco y, simplemente grito por la frustración que sentía, ese pequeño “enfado” que podía tener una persona por ser despertado de mala manera, un método de contención que produjo que luego llevase su mano a la boca, buscando callarse a si mismo por el acto estúpido que había tenido, “eres de lo que no hay…”, pensó levantadose, buscando caminar para moverse hacia la zona que había escuchado las voces de las personas que supuso serían sus compañeros, tal vez ni fuera en ese navío, haberse despertado de un modo tan brusco seguro había sido malo para él, tenían que despertarse sus sentidos y quizás, esa especie de caminar lo refrescara ayudándolo a salir del letarlo que arrastraba


Resumen de actos:


- Resumen del primer post: Tras un raro sueño, cabreado grita al ser despertado de mala manera, comprobando que eso es un error y temeroso de su fallo, se tapa la boca, buscando caminar hacia la zona donde había oído las voces.


Inventario Bélico:


Sin Item bélicos

Técnicas utilizadas:
Sin técnicas usadas en este post.

  • Fuerza : 20
  • Resistencia : 30
  • Agilidad : 30
  • Espíritu : 50*
  • Concentración : 37
  • Voluntad : 30
  • Chakra : 160


Última edición por Nozomu Nakamura el Miér Oct 10, 2018 9:39 pm, editado 1 vez (Razón : Falta de conexión con lo narrado por mis compañeros y la Narradora, Pido disculpas.)

Volver arriba Ir abajo

avatar
Ikum Kaguya
Kiri Chunin

Re: [Trama Global] La Feria de la Luna Negra

Mensaje por Ikum Kaguya el Miér Oct 10, 2018 8:48 pm

El Kaguya ya se encontraría de nuevo en el mismo lugar donde se había colocado en el primer viaje, esperando por el zarpar de ambos navíos aliados, mientras observaba como un tipo paliducho con cabellos violáceos ayudaba a elevar los últimos cargamentos de equipaje a la nave de Getsugakure No Sato. La verdad era que no lo conocía de nada, pero le llamó la atención dado a que el chunin no se esperaba ver a alguien con ese aspecto haciendo aquel trabajo.

Los minutos pasaban en la mar, respirando profundamente, el albino hacía rebosar aquel aire completamente puro por sus pulmones, mientras de repente aquella conocida voz irrumpió entre aquella corta calma. Kaede, allí arriba, donde timonea el barco el capitán, comenzó a gritar.
Una vez escuchadas las palabras de la peli rosa, el ceño del albino se frunció ligeramente a causa de lo que la jonin médica.
“¿Kazuma? ¿Ese no es ese mercenario…?” Si, sin duda sería el pelirrojo. Volviendo sus facciones a las naturales, pensó ligeramente en él, en cómo le iría. Entonces se volvería a despistar, observando y prestando atención a la ruta que tomaba el capitán, dejando sus sentidos aislados de la situación con Kaede durante unos instantes. Volviendo a la orden del día, vería como también, Goro Ishashi hacía puesta en escena, sentía incapacidad a la hora de dejar de mirarle. El joven Kaguya retiró su capucha y su mirada de lo anterior, cerrando ligeramente los ojos y sacudiendo con un par de movimientos laterales con la cabeza su cabello, para después pasar su mano izquierda por su frente hacia atrás, retirando los pelos de su rostro.

Cuando volvió a alzar la mirada, pudo observar como un personaje conocido se acercaba hacia él, al comienzo, no logró reconocerle, pero a medida que se acercó ligeramente, pudo ver que se trataba de aquel Uchiha, el cual, dado su vestimenta, parecía ser ya del mismo rango. Cada vez estaba más cerca, pero, sin poder evitarlo, al fondo vi reunidos a Hyunie, Sawarabi Kio, y su hermano Koromaru. En ese día estaba volviendo a ver a mucha gente, y eso, en cierta medida de nuevo, le daban ganas de volver a verlos en acción.
“Joder, que grande se ha vuelto Koromaru.” Pensativo en ello, bostezó, tapándose con su mano la boca totalmente abierta, mientras lo miraba y Kenta le intentaba llamar la atención haciendo un gesto con su índice y soltando un comentario poco refinado para comenzar una conversación. Tras ello, el Kaguya desvió su vista del segundo plano para mirar al Uchiha, en silencio, sin hacer ningún gesto en particular a ninguna de sus palabras, quizá cargadas de provocación, quien sabe. Sus labios siguieron totalmente sellados, sin apartar su mirada, destapó la cremallera de sus cuerdas vocales, en dirección al aparente recién ascendido a Chunin.
— La cuestión no es que esté preparado o no. La cuestión es que te encuentras comandado por dos superiores ahora mismo. Lo que tú o yo queramos no importa. A no ser que se diga lo contrario. — Una breve pausa en la cual retiró la vista de Kenta cortante, mirando hacia aquella cubierta superior un instante. — Por cierto. Felicidades por tu ascenso a Chunin. — Finalizaba dirigiendo esta vez su mirada de nuevo al mar.
El Kaguya no se dejaría ver molesto, de hecho, no pareció transmitir ni una sola sensación con sus palabras totalmente de un tono mate. No tenía ganas de entablar una profunda conversación con aquella persona, que, dado la forma en la que actuó, le había recordado ligeramente a alguien del pasado.



INFORMACIÓN:
Recuento de actos:
- Cuando vuelve a subir al navío, observa a un chico de cabellos morados cargando cajas antes de zarpar al barco de Getsu.
-Escucha a Kaede encima suyo llamar a un tal Kazuma. Tras esto ve como Goro hace acto de presencia
- Ve como Kenta se acerca y responde a sus palabras, acto seguido, aparta su mirada de él.
TÉCNICAS USADAS:
---
INVENTARIO BÉLICO:
Bonbara:
BonbaraBŌNBARA (ボーンバラ, ROSA ÓSEA)
A simple vista parece un arma muy rústica, sencilla, rudimentaria. Pero más a fondo no es tan simple como parece. Mide 95 centímetros de largo, su ancho, el mínimo es 0,8 centímetros, mientras que el máximo alcanza hasta los 4,5 centímetros. La mitad del tamaño de las planchas provienen de la base de la estructura de la hoja de la hoja de la espada de metal, mientras que la parte exterior está cubierta por afiladas y resistentes placas de hueso de antiguas glorias del clan Kaguya que hacen actuar al filo a modo de "sierra", cada eslabón de la hoja de la espada es unido por dos conjuntos de cables metálicos de un grosor de 0,4 centímetros cada uno. Posee 8 eslabones en total. El mango de la espada es metálico, cubierto por una capa de goma y vendado llegando a medir 20 centímetros. El único bien material perteneciente al padre de Ikum. El arma es de un color blanco marfil.

ARMAMENTO RANGO C.
• Materiales: Aleación común de metal, huesos de antepasados de guerreros del can Kaguya lijados artesanalmente, aún así, los huesos poseen unas capacidades similares al metal.
• Peso: 12kg.
• Atada en el mango un alambre ninja

• Cintura (espalda): Estuche grande: 4 bombas de humo. 2 bombas de luz. 3 bengalas. 3 píldoras del soldado. 5 kunai. 3 shuriken.
• Cintura (lado izquierdo): Estuche mediano: 3 shuriken. 3 sello explosivo. 3 senbon. 1 kunai
• Muslo izquierdo: Estuche pequeño: 12 makibishi. 1 kunai.
• Costado trasero diestro cintura: Recipientes.
• Comunicador en la oreja izquierda, respirador colgado del cuello, capa impermeable colocada, mecanismo de kunai oculto en brazo izquierdo. x1 Kunai.
  • Fuerza : 30
  • Resistencia : 40
  • Agilidad : 36
  • Espíritu : 30
  • Concentración : 30
  • Voluntad : 30
  • Chakra : 200


Última edición por Ikum Kaguya el Miér Oct 10, 2018 8:56 pm, editado 1 vez (Razón : Resumen de acciones.)

Volver arriba Ir abajo

avatar
Korāgen Kaguya
Kumo Genin

Re: [Trama Global] La Feria de la Luna Negra

Mensaje por Korāgen Kaguya el Miér Oct 10, 2018 9:56 pm

Koragen se dedicó a dar vueltas por los alrededores, observando cómo a su alrededor se iban formando grupos de personas que bien hablaban a viva voz sobre aquella nueva experiencia o disfrutaban del silencio entre ellos. Distinguió a varias personas entre los grupos, buscando rostros familiares con quienes hablar o distraerse un poco, pero no se topó con nadie en particular. Ni siquiera había visto a su hermano, aunque suponía que por su rango superior se encontraba en vigilancia o haciendo alguna otra cosa.

Divisó a Yatori y consideró acercarse a ella, pero la chica estaba en conversaciones con otra chunnin a quien Koragen reconoció como Koki Senju. No la conocía personalmente, pero había oído hablar de ella. Titubeó un momento junto a una de las hogueras y al final se decidió por no ir a saludar. No quería interrumpir a Yatori y, a fin de cuentas, no sabía ni que decir. Desvió la mirada y vio a un grupo de konohianos juntos que charlaban tranquilamente pero allí tampoco había espacio para él. Comenzaba a pesarle el equipo que llevaba, y se dio cuenta de que no había parado de caminar desde que habían terminado de descargar las cosas. Mientras buscaba algún tronco o asiento vacío, se percató de alguien a quien habría reconocido aunque estuviese a millas de distancia: Kitsune Yamanaka.

La Jonin era una leyenda en la aldea (o mejor dicho, las aldeas, plural) y era de la clase de personas de las que los niños hablaban cuando estaban en la academia, él incluido. No entendía por qué le sorprendía verla allí; se trataba de una personalidad de la aldea y se había dejado ya bastante claro de que todo este movimiento militar solo se llevaría a cabo para una misión importante, así que era lógico que ella estuviese allí. Sin comprender realmente lo que hacía, y sabiendo que quizás estaba incurriendo en un error descomunal, Koragen se adelantó hacia la kunoichi.

Estando a unos pasos de ella, se puso firme y realizó un saludo formal hacia su persona. Manteniendo la mirada fija hacia el frente, y sin abandonar su postura, declaró su nombre, rango e intenciones: - Koragen Kaguya. Genin. Solo quería decirle que es un honor para mi compartir el campo de batalla con uno de los oficiales más importantes de mi aldea. Daré lo mejor de mi para dejar en alto el nombre de Kumogakure no Sato y llevar la gloria de la victoria a nuestra aldea, para lo cual me pongo a su entera disposición. - Esperando no haber incurrido en un error, Koragen se mantuvo firme, esperando la reacción de su superior... ya fuese responder a su declaración o simplemente meterlo de cabeza en la fogata.


INFORMACIÓN:
Resumen de Acciones:
.- Tras continuar dando algunas vueltas por la fogata, Koragen ve a Yatori Hoshino y Koki Senju, pero decide no interumpirlas.
.-Luego se percata de la presencia de Kitsune Yamanaka, a quien se le presenta, ofreciéndole sus servicios para lo que ella disponga.
TÉCNICAS USADAS:
Técnicas por turno aquí
INVENTARIO BÉLICO:
Capa Impermeable (Puesta)
Lanzador de Agujas (Brazo derecho; 5 Senbon preparados)
Kasa (Espalda, fuera de la Capa; 30 Senbon cargados)
Bomba de Luz (En el bolsillo interno derecho de la Capa Impermeable)
2 Píldora de Soldado, 1 Píldora Analgésica (En el bolsillo interno izquierdo de la Capa Impermeable)

Estuche Mediano (Cintura izquierda)
2 Hilos Ninja
2 Bombas de Humo
1 Bomba Gélida
2 Sellos Explosivos

Daikiri (Cintura derecha)

Pergamino Común (Espalda, a nivel del cinto)
1 Shuriken Gigante
  • Fuerza : 30
  • Resistencia : 30
  • Agilidad : 30
  • Espíritu : 30
  • Concentración : 30
  • Voluntad : 20
  • Chakra : 130

Volver arriba Ir abajo

avatar
Arashi no Kamizuru
Konoha Genin

Re: [Trama Global] La Feria de la Luna Negra

Mensaje por Arashi no Kamizuru el Miér Oct 10, 2018 11:30 pm

Aquella pregunta por un segundo arrugó mi semblante y me puse tenso, la realidad había vuelto a mi como un golpe al abdomen bajo ¿Crees que sobreviviremos? Me preguntó mi hermano Aku con su seriedad elegante que le caracterizaba, realicé una mueca, una media sonrisa dejando escapar un bufido. – Pues claro, nos apoyaremos el uno al otro, vamos a salir vivos de esta vaina y seremos reconocidos para ser Chunin. – Fui recuperando mi confianza a medida que hablaba, cada vez con más ánimos. – y cuidado si Jonin. – Acto seguido dejé escapar una risotada mientras golpeaba con la mano abierta el muslo derecho haciendo lo típico de solía hacer, seguir comiendo de ese delicioso cerdo ahora que esas carcajadas reabrieron el apetito y saciar mi sed de proteínas.

Entre toda la faena no me había percatado de que alguien se había acoplado a nosotros y no fue hasta escuchar su voz familiar, la de una chica recatada, como una versión no-siniestra de mi hermano. Ahora está la duda ¿Cómo debería de presentarme? Estamos en misión, ella una superior, sin embargo, la considero ya mi amiga o algo similar. Me posicioné recto e incliné mi cuerpo 45 grados para el saludo formal, una reverencia. – Buenas noches. – Mi tono de voz serio se hizo denotar, a fin de cuentas, es una misión. – Él es mi hermano Aku. – Dije esto luego de incorporarme y señalarle con el dedo pulgar. –Sí, nos parecemos bastante, ya no los han dicho. – Quise añadir a modo de broma mientras esbozaba una sonrisa, como recordándole que no la había olvidado ni mucho menos que le iba a dejar de tratar como antes.

Fue entonces cuando sentí un escalofrío recorrer mi espalda ¿El sereno? Volteé a ver de qué se trataba y para mi sorpresa, a solo unos cuantos metros de mí se hallaba un gigantesco can, pero epa, no era cualquier can, lo conocía, al menos de vista, era nada más y nada menos que el de uno de nuestros superiores, era imponente verle y más cuando está relativamente cerca. Tragué saliva e hice una reverencia con mi cabeza antes de volver mi mirada hacia el grupo, pronto las cosas se iban a poner trambolicas y debía de disfrutar de estos últimos momentos de calma que tendría.


INFORMACIÓN:
TÉCNICAS USADAS:
Colocar técnicas usadas aquí
INVENTARIO BÉLICO:


  • Estuche pequeño en muzlo izquierdo
    Bolsita explosiva
    Bengala
    Shuriken
    Shuriken
  • Estuche pequeño en muzlo derecho
    Pildora soldado
    Kunai
    Shuriken
    Shuriken
  • Estuche mediano en cintura derecha
    Kinzu No ishi
    Hilo ninja
    Vendajes
    Bomba de humo
    Bomba de humo
    Bomba de humo
  • Bolsillo Capa
    Pildora soldado bolsillo derecho
  • Brazo derecho
    Dispositivo de kunai oculto con kunai

  • Fuerza : 13
  • Resistencia : 10
  • Agilidad :8
  • Espíritu : 10
  • Concentración : 8
  • Voluntad : 10
  • Chakra : 079

Volver arriba Ir abajo

avatar
Kiosuke Sawarabi
Getsu Chunin

Re: [Trama Global] La Feria de la Luna Negra

Mensaje por Kiosuke Sawarabi el Jue Oct 11, 2018 2:45 am

Tras su saludo a Hyunie, Kio no tardó en mirar de reojo al muchacho que le había dirigido la palabra a ella antes de que él apareciera, alzando una ceja impresionado y notando en él un aire familiar de algo relativamente reciente... ¿De dónde lo tenía visto? Esos cabellos azules le recordaban a una situación algo violenta, pero las palabras de la pelirrosada y su abrazo a Koromaru, simplemente volvieron a traerlo a escena mientras daba una fuerte calada al cigarro y tras tomarlo con su dedo índice y mayor de la mano derecha, apoyarse con calma sobre el barandal con los brazos extendidos hacia los lados.

Ante el abrazo de Hyunie, Koromaru simplemente movió la cola de lado a lado con cierta alagría, dejando caer su lengua a un lado y mostrándose enérgico ante la amistosa actitud de la joven con olor tan natural; era una intriga aquel aroma para el canino, pero no se volvía más que una curiosidad que deseaba saciar tanto como el solo placer de volver a verla; Hyunie era una joven muy agradable y Koromaru se sentía cómodo en presencia de ella, incluso a pesar de que sus orejas no tardarían en levantarse y su mirada dirigirse hacia donde se encontraba una escandalosa mujer de cabellos similares a los de la pequeña kunoichi que al dar una gran noticia, extendía su puño hacia el Sawarabi.

¡Me has alcanzado! Felicidades. — dijo realmente motivado, volviendo su mano derecha hasta su boca para dar una nueva calada al cigarro, mientras su zurda se exntendía y chocaba aquel puño tal y como la joven había ofrecido. La sorpresa sería grata al notarse como tras un raudo movimiento y un alzar en dos patas, traería a escena la pata derecha y delantera de Koromaru a la unión de los dos puños; el lupino quería participar de aquel saludo pese a haber recibido uno individual, lo cual, de alguna forma, podía traducirse como un guiño hacia un poderoso tridente que aquella alianza entre dos naciones podía traer a la guerra en futuras ocasiones.

El comentario sobre Kazuma despertó la curiosidad de Kio, que tras arrugar el entrecejo simplemente separó aquella unión de manos y se giró para apoyarse con los codos sobre el barandal, ignorando la presencia de otras personas en el barco, mas allá de la de Hyunie y la fémina que había tratado al Chunin no hace mucho tiempo. La vista de Kio se fue desviando poco a poco, hasta encontrarse con un grito por parte de un albino desde el navío en el que, a la distancia, podía verse a Keiko disfrutando de su hora del té; aquella mujer era sin duda muy especial, al punto de que se tomaba con calma, el retraso colectivo que un par de especialitos estaban teniendo.

Y que lo digas... Hey, ¡mira! — exclamó justo tras la respuesta a Hyunie, señalando con la mano libre hacia el pelirrojo que se asomaba por inercia para detener al albino.

¡Allí está Kazuma! Kaede-san... ¡Ahí lo tiene! — sin duda, los gritos de Kio comenzaron a entonarse cuidado, ignorando la presencia del Isashi mayor, y queriendo lanzar gasolina al fuego que la Jonin desprendía ante los actos del Hozuki.

Ante el comportamiento de su hermano mayor, Koromaru simplemente negaría con la cabeza mirando la superficie de la cubierta, completamente decepcionado de lo tonto que podía ser Kio. Rápidamente, se daría la vuelta, observando a todos en cubierta, y al ver al gran tiburón de la niebla, comenzaría a caminar hacia él con lentitud, cautela y rodeando al par de tontos se retaban de una u otra forma, mutuamente.

El canino, firme y elegante, se detendría a cinco metros frente a Goro y se sentaría sobre sus patas traseras. — Siento el comportamiento de mi compañero. Puedo morderlo para que se calle si es para usted una molestia... — diría Koromaru con una voz grave y tonalidad elocuente, al hombre que comandaba ahora a los shinobis de Kirigakure no Sato, bajando la cabeza con un claro gesto de reverencia, y demostrando los modales que un Ninken de su calibre debía tener, sin mencionar su reciente capacidad comunicativa desarrollada gracias a la mujer del hombre más fuerte del mundo...

Como siempre, Koromaru destacaba por su formalidad, muy a diferencia del chico bestia que debería estar dando el ejemplo, pero que prefería divertirse para aflojar la tensión de las aguas que navegaban ambas fuerzas aliadas... 


Inventario Bélico:
  • Momoku Kabuto (盲目兜, Casco Ciego) — En uso.
  • Estuche grande — Cintura/Espalda.
    • Bombas de humo x4
    • Comunicadores x4
    • Pildoras de soldado x10
    • Alambres ninja
    • Respirador
  • Estuche mediano izquierdo — Cintura/Espalda.
    • Makibishi x30
    • Pergamino de almacenaje, Blanco.
  • Nota invocadora — Muñeca derecha.
    • Kunai preparado x1
  • Nota invocadora — Muñeca izquierda.
    • Kunai preparado x1
  • Estuche mediano derecho — Cintura/Espalda.
    • Shuriken x18
    • Pergamino de almacenaje, Negro.
      • Tsukihana no Manto x2
  • Estuche pequeño — Muslo izquierdo.
    • Kunai preparado x5
  • Estuche pequeño — Muslo derecho.
    • Kunai preparado x5
  • Tantō — Espalda.
  • Bomba de luz — Oculta.
  • Sellos explosivos x10 — Ocultos.
  • Mecanismo de Kunai Oculto x2 — Ocultos.
  • Chaleco táctico — En uso.
    • Caja de cigarros x03
    • Zipo
    • Ryous.
    • Pergamino de almacenaje, Gris.
      • Mochila
        • Capa impermeable x2
Koromaru:
  • Fuerza : 31
  • Resistencia : 26
  • Agilidad : 37
  • Espíritu : 30
  • Concentración : 37
  • Voluntad : 30

  • Chakra : 136
  • Fuerza : 62
  • Resistencia : 53
  • Agilidad : 75
  • Espíritu : 60
  • Concentración : 75
  • Voluntad : 60
  • Chakra : 273

Volver arriba Ir abajo

avatar
Daisuke Nara
Getsu Genin

Re: [Trama Global] La Feria de la Luna Negra

Mensaje por Daisuke Nara el Jue Oct 11, 2018 5:04 am

Un motivo evidente para cualquiera que se plazca, era el hecho de que un montón de shinobis estaban allí reunidos por un bien que no muchos sabían. O mejor dicho, casi nadie sabía exceptuando a los más altos cargos de las aldeas, en este caso Getsugakure y Kirigakure no Sato... el muchacho de las sombras no tenía muy en claro qué era lo que iba a pasar, siendo que solo tenía conocimiento de la travesía que todos habían llevado desde el principio. Únicamente conocía a algunos como el ya mencionado Farahan, pero la verdad sea dicha, el joven de cabellos oscuros no tenía la mayor curiosidad o énfasis por ir a charlar con ese sujeto de afilada lengua. Fuese como fuese, todo estaba servido y la verdad era que el viaje se estaba tornando cada vez más aburrido.

Usualmente salía de su habitación para un poco de aire fresco, fumar y tratar de pasar el tiempo, mas el hecho de que no hubiera mucho más que hacer. Mas no hubo algo que los dioses escucharan con más fuerza, un par de gritos se pudieron escuchar a lo largo y ancho del navío donde este se econtraba. No prestó demasiada atención a lo que estaba pasando, pero todo cambió cuando unavoz conocida se hizo presente en todo el sitio - ¿Ese no es?... - dijo un tanto amargado para sus adentros, le parecía una total tontería lo que acaba de hacer. Parecía ser un tipo mucho más listo, no sabía muy bien qué era lo que estaba ocurriendo, rescatando el hecho de que el pelirrojo Kazuma estaba involucrado - No debería estar haciendo eso - dijo por lo bajo mientras veía desde un poco más lejos todo aquél espectáculo que se estaba presentando. No creía que el Hozuki fuese a ser parte de algo así, pero a veces las cosas no son como uno las planea y esa era la perfecta definición de eso. Mantuvo su mirada sobre Kazuma y Farahan, expectante a saber qué ocurriría - Quien sabe cómo terminará todo esto - decía casi sin notar que tenía personas a sus lados, incluyendo a un sujeto bastante particular, uno con el que había compartido una misión en el pasado. Volteó ante los comentarios que hacían los otros shinobis, notando la presencia de aquél muchacho,el que sehacía llamar Jyun - Así que también has venido - decía mientras miraba, con un obvio interés en lo que ocurriría luego.


INFORMACIÓN:
ESTADO:
Chakra 100% (Descansado): estás descansado y en perfectas condiciones. Puedes combatir con todas tus facultades físicas.
TÉCNICAS USADAS:
-
INVENTARIO BÉLICO:
Mochila - Espalda
- 100 Metro de Hilo Ninja
- Capa impermeable
- Pergamino común
- Pergamino Pequeño (Katana sellada)
- 5 Kunais
- Tsukihana no manto
Katana - Cintura Derecha
Estuche Pequeño - Muslo derecho
- 5 Píldoras del Soldado
Estuche Mediano Izquierdo - A la altura de la cintura
- 10 Shurikens
- 2 Kunaisslo Derecho
- 3 Kunais
- 5 Bombas de Humo
- 4 Bombas de Luz
- Comunicador
Banda Ninja - Al cuello
  • Fuerza : 20
  • Resistencia : 20
  • Agilidad : 30
  • Espíritu : 36
  • Concentración : 30
  • Voluntad : 30
  • Chakra : 136

Volver arriba Ir abajo

avatar
Akatsuki-
Kiri Gennin

Re: [Trama Global] La Feria de la Luna Negra

Mensaje por Akatsuki- el Jue Oct 11, 2018 9:57 am

Cuando iba subiendo a la cubierta, el joven pudo escuchar un gran alboroto que provenía del mismo, al salir a cubierta distinguió claramente como kaede-sama estaba “algo alterada” buscando a un shinobi en concreto- nombre que le sonaba conocido- en todo caso prefirió no estar cerca de ella, prefirió no tener algún percance. Dio un pequeño vistazo rápido al resto de cubierta para identificar a quienes se encontraban por ahí, identifico claramente a su compañera pelirosa, no la había visto desde el examen chunin y parecía hablar con los aliados en el barco aliado. También diviso a ikum que como siempre estaba bastante desinteresado por ahí y como siempre rodeado de problemas, ya que junto a el estaba el bruno que estaba peleando en la puerta la última vez que lo había visto. Se dirigió hasta ellos y escucho la pequeño intercambio de palabras que tuvieron, el Bruno como siempre retándolo y el albino pasando de sus intentos.

Le dio un pequeño golpe en el hombro al chunin albino- Eres demasiado blando iku-chan, un batalla no le hace daño a nadie- le dijo el moreno con un tenue sonrisa en su rostro. También estaban otros shinobis que no había visto antes, pero paso de ellos ya que en medio de todo estaba su maestro Goro-sensei. No negaba que tenía cierto nerviosismo de verlo por fin después de tanto tiempo, sin embargo verlo guiar la expedición a tan tenebroso lugar le daba más tranquilidad; ahora estaba en una pequeña encrucijada mental, mantener en posición y no molestar a su maestro o ir y saludarlo, arriesgándose a ser humillado frente a la tripulación, pero seguir en esa circunstancias le era más insoportable. Quería tener una mayor certeza sobre su relación su maestro, si aún lo apreciaba o si lo repudiaba eran mejores opciones a estar con esa incertidumbre.

Por lo que se fue acercando hasta donde estaba posicionado su maestro y inclino su cabeza saludando- Es bueno verle Goro- Sensei- fueron las palabras con cierto tono solemne y de manera respetuosa, podría ignorarlo o en un descuido destriparlo, pero por lo menos así tendría claro si aún seguía molesto por lo sucedido en la tierra del fuego.

INFORMACIÓN:
TÉCNICAS USADAS:
Colocar técnicas usadas aquí
INVENTARIO BÉLICO:

Armas:
3 kunais
3 shuriken
9 Senbons
2 katana
- surudoi tusme
- kiba no kage

Utileria:
5 Alambres ninja
6 Pildoras del soldado
2 bombas de humo
3 bengalas

Artefactos
1 intercomunicados
1 mecanismo kunai oculto
1 Respirador
Equipamiento
1Mochila
1 Estuche mediano
1 Capa Impermeable
1 Banda  ninja

Distribuidos de la siguiente manera:
Cintura/ Estuche mediano
-3 shuriken
-6 pildoras del soldado
-2 kunais
-5 alambres ninja
Mochila/ Espalda
-respirador
-surudoi tusme
-3 bengalas
-2 bombas de humo
Brazo derecho
-mecanismo oculto kunai
-1 kunai
Brazo izquierdo
-kiba no kage
Cuello
-banda de la aldea
-9 senbons
Sobrepuesto
-2 katanas (cintura)
-1 intercomunicador (oreja izquierda)
  • Fuerza : 22
  • Resistencia : 26
  • Agilidad : 30
  • Espíritu : 30
  • Concentración : 30
  • Voluntad : 31
  • Chakra :132

Volver arriba Ir abajo

avatar
Aku Aburame
Konoha Genin

Re: [Trama Global] La Feria de la Luna Negra

Mensaje por Aku Aburame el Jue Oct 11, 2018 9:17 pm

La razón principal por la que le había hecho aquella pregunta a Arashi era porque, si había alguien en aquél campamento que pudiese sacarle una sonrisa en una situación como aquella, era él. Y no había fallado en lograrlo. El ímpetu con que su hermano dijo aquellas palabras y la sugerencia de que podrían salir de allí siendo Jonin, sencillamente habían logrado quebrar lo poco que había comenzado a dudar Aku sobre su supervivencia en aquél lugar. Alzando el agua que compartían hacia su hermano, propuso un pequeño brindis pronunciando apenas dos palabras: -Por nosotros-.

Bebía de su agua cuando se dio cuenta de que, como polillas, muchas personas se sentían atraídas hacia su fogata en particular. La primera de ellas había sido una chunnin de su aldea que se conocía por el nombre de Seiko, aunque Aku no recordaba bien su apellido. La chica llegó a la fogata por lo que Aku, siguiendo el código militar, la saludó con una reverencia al igual que su hermano, pero su sorpresa fue mayor (y más grata) cuando ella se dirigió directamente a su hermano. cuando éste lo presentó, completó la reverencia colocando su mano derecha a nivel del torso, y sonrió a la muchacha a través de sus gafas oscuras. -Es un placer conocerla.- Así que Arashi tenía contactos... y contactos fuertes. Quizás no saldrían tan mal parados, después de todo.

Poco después, se acercó Dai Uzumaki. Aku y él habían tenido un encuentro amistoso no hace mucho que les había demostrado donde se encontraban ambos en materia de poder. Aku respondió al saludo del muchacho con una inclinación de la cabeza y se lo presentó a Arashi. -Arashi, éste es Dai Uzumaki. Dai, mi hermano Arashi.-  Ahora eran cuatro ya quienes, cuando menos, se "conocían2 entre ellos. mientras más, mejor, pensó Aku.

Luego pasó un enorme can, del clan Inuzuka, por detrás de ellos. Hasta las pulgas del animal eran más grandes de lo normal y esto Aku podía saberlo de buena fuente. Con una inclinación de la cabeza saludó al animal y luego enfocó la mirada nuevamente a la fogata. -Como polillas a la luz...- murmuró por lo bajo, y decidió que no quedaba nada mas que hacer que disfrutar de la calma previa a la tormenta que se avecinaba.


INFORMACIÓN:
TÉCNICAS USADAS:
Técnicas por turno aquí
INVENTARIO BÉLICO:
Capa Impermeable (Puesta)

Estuche Mediano (Espalda)
Kinzoku ishi
2 Píldoras de soldado

Fan (Costado derecho)

Comunicador (Oreja izquierda)
  • Fuerza : 08
  • Resistencia : 09
  • Agilidad : 10
  • Espíritu : 14
  • Concentración : 11
  • Voluntad : 13
  • Chakra : 86

Volver arriba Ir abajo

avatar
Haru Uzumaki
Civil Kumo

Re: [Trama Global] La Feria de la Luna Negra

Mensaje por Haru Uzumaki el Jue Oct 11, 2018 11:37 pm

Su mente estaba totalmente cargada por una gran cantidad de metáforas y metonimias, sus pensamientos no podían detenerse, mientras tanto sus ojos se mantenían fijo en el fuego que estaba frente suyo… realmente tenía muchas cosas en su cabeza y esos pensamientos la hacían hundirse más, pero esa era la única manera que sus pies estuvieran sobre la tierra y que los errores del pasado no se repitieran.
Pero ¿Pero que eran esos errores para Haru? ¿Qué era la mentira para ella? ¿La verdad? La Haru actual era una creación hecha por Kumogakure, obviamente no perfecta pues rastros de su verdadera personalidad estaban guardados en las acciones cometidas un año atrás, tal vez el pecado de la pelirroja era su ignorancia… la ignorancia de no poder recuperar aquellos recuerdos verdaderos ¿Pero cómo podría saber de eso cuando sus memorias habían sido alteradas? Una fantasía, una dulce y aterradora fantasía que podría asustar incluso a los más fuertes.

El pequeño ser de hebras rojizas no tenía idea del pasado que cargaba en su espalda y las desgracias que este podría llegar a atraer, no sabía que sus acciones, que aquella bandana, que incluso el Daikiri que tanto cuidaban pertenecían a un ex enemigo ¿Entonces que tanto le preocupaba a la chica en ese momento? Cumplir sus órdenes, poder realizar bien el trabajo que dicha posición le había llevado a estar ahí, su presencia a la hora de la lucha no era tan fuerte pero si tuviera que describirse… sus acciones estaban tras bambalinas para cuidar aquellos que llevaban heridas ¿Pero esa era todo? No, en caso de que nadie más pudiera seguir luchando ella tendría que estar preparada mentalmente porque su posición le obligaba ser la última en morir… eso significaba que todo dependía de sus propias capacidades para ver caer o no a sus aliados. Por eso estaba decidida en no perder a ninguno de sus compañeros, ni su orgullo como médica, ni mucho menos aquella bandana que le daba una posición entre las filas de Kumogakure.

Sus orbes se movieron un poco mientras levantaba la cabeza y veía hacia su alrededor, los rubíes observaron a las personas de Konohagakure y se quedaron por unos segundos pensativos en cada una de esas vidas ¿Confianza? ¿Podría darle la espalda a ellos y saber que la protegerían? Si bien había estado viviendo en el País del Fuego no tenía ninguna relación con ellos, la gente de Konoha no era de su desagrado pero no había hecho una amistad con aquellos ninjas ¿Pero había algo conveniente en eso? Bueno, en sus escasos encuentro con los militares que poseían el símbolo de Konohagure ellos nunca habían sabido ni una mera porción de la historia de Haru.
Su panorámica se detuvo en la Ninken, conocía esa loba albina y por ende la Uzumaki arrastró la dirección de su mirada hacia la dirección de donde ella provenía y las vio. Lo primero que detecto Haru fue la cabellera rubia, aquella mujer que era su única figura materna… Kitsune Yamanaka estaba ahí.
Luego detecto la presencia de Yukiko, a lo cual la Uzumaki bajó un poco su mirada ¿Apenada? No, simplemente sabía que ante ambas mujeres en este momento debía de comportarse bien.

Cuando abandonó su postura y comenzó a caminar hacia la dirección de ambas femeninas, observó la presencia de un joven que se presentaba ante Kitsune, por lo tanto la Uzumaki bajó un poco su velocidad para que el pudiera exhibirse, al finalizar su discurso ella apareció por el costado derecho del hombre –a un metro aproximadamente de él-.

-Kitsune sama, Yukiko sama… estoy a sus órdenes.-

La suave voz llamó por sus nombres mientras la Uzumaki adoptaba una posición firme y llevaba su puño derecho al corazón, en ese momento su expresión se mantuvo seria y tranquila… sin develar las emociones que recorría su cálido corazón que había sido infectado por el encuentro con Kitsune.



INFORMACIÓN:
TÉCNICAS USADAS:
Colocar técnicas usadas aquí
INVENTARIO BÉLICO:


-Estuche pequeño:
5 kunais.
-Estuche grande:
8 shurikens
4 sellos explosivos.
3 pildoras de soldado.
6 senbon.
6 bengalas
2 pergaminos de almacenamiento.
4 bombas de humo.
2 bombas de luz.
2 bombas gélidas.
2 pildoras analgésicas.
1 nota de invocación.
4 kunais.
-Brazo derecho
Lanzador de agujas preparado.
-Cadera
Costado derecho: Katana.
Costado izquierdo: Daikiri.
-Utilizando: 1 Capa impermeable (en cada bolsillo un kunai anudado a una nota explosiva).
-Mochila:
1 Kunai: 2600 gramos
4 Sellos explosivos: 100 gramos.
2 recipientes: 1000 gramos.
1 Pergamino común: 450 gramos.
3 Notas de invocación: 40 gramos
1 Kit de primeros auxilios –especializado-: 700 gramos
4 Vendajes: 600 gramos
1 Píldora analgésica: 90 gramos
2 Comunicadores: 300 gramos
1 Respirador: 200 gramos
1 Bomba de luz: 150 gramos.
  • Fuerza : 52
  • Resistencia : 60
  • Agilidad : 62
  • Espíritu : 62
  • Concentración : 60
  • Voluntad : 50
  • Chakra : 320

Volver arriba Ir abajo

avatar
Koki Senju
Kumo chunin

Re: [Trama Global] La Feria de la Luna Negra

Mensaje por Koki Senju el Vie Oct 12, 2018 1:38 am

La Senju comenzó a ponerse nerviosa notando que la probable Yatori no estaba actuando inmediatamente como solía hacerlo, pero de pronto la escuchó pronunciar su nombre, incluso correspondió su extraño saludo. Sus avellanas orbes no tardaron en iluminarse con felicidad que hace mucho no sentía. Incluso un poco de la tensión que cargaba sobre sus hombros se liberó, sintió por primera vez lo que realmente era quitarse un peso de encima—Yatori… —pudo decir al fin, ahora que estaba segura de que era ella a pesar de su nueva apariencia. Le soltó mientras escuchaba su explicación, la sonrisa de su rostro logró mermarse un poco; aquello le hacía sentir mal, sabía que era una kunoichi con la capacidad para defenderse sola, pero le desagradaba haberse rezagado, sobre todo porque no podía estar junto a ella para protegerla cuando fuera necesario.

Se tragó un suspiro pesado, no era el momento de ponerse triste frente a su compañera, quien sorpresivamente le abrazó, un gesto inesperado realmente incluso podía decirse que extraño de ella, era la primera vez que estaban tan cerca o que la rubia le daba una muestra de cariño, claro que no le incomodaba, todo lo contrario; no tardó en rodearle también para corresponder ese abrazo mientras entrecerraba los ojos ligeramente. Pero sorprendentemente, esto tenía una doble intención. La chunnin obedeció, por un momento incluso contuvo la respiración, como si aquello le ayudara a mantenerse más calmada. ¿A qué se refería con ver algo? ¿Un animal, otra persona? ¿Algo que ni siquiera ella había logrado identificar? Aunque sin duda le preocupó, su corazón se aceleró aún más cuando terribles ideas decidieron aterrizar en su mente ¿y si realmente los emboscados serían ellos? Sin duda alguien debió de haber revisado el lugar en cuanto llegaron… ¿verdad? Pero tampoco dudaba de las capacidades de las otras aldeas.

Recuperó la respiración cuando se alejó un poco de la chica, aún con su característica sonrisa, debía mantener la calma, no importa qué, no podía exponerse de cualquier forma y provocar una catástrofe, mucho menos con la Nara ahí, quería mantenerla a salvo. Entendió lo que debía hacer, giró ligeramente su mirada antes de colocarse a un costado de la chica, incluso les dedicó una mirada nostálgica a las oscuras profundidades de aquel bosque, como si realmente hubiera estado ahí alguna vez; estaba tratando de pensar en los bosques de su querida Kumogakure no Sato mientras buscaba con la mirada cualquier movimiento escondido entre las sombras, una pequeña risita se escapó de sus labios—Es bastante diferente a nuestra aldea, pero estaré feliz en cualquier bosque que te pueda encontrar, sin importar lo oscuro que sea —dijo honestamente, al mismo tiempo que trataba de actuar como normalmente lo haría—. Sólo nos falta Hikari… no aprobó el examen chunin, ¿te enteraste? —sólo en ese momento desvió ligeramente su mirada hacia Yatori, quizá se trataba de una plática de amigas en donde trataba de ponerse al día con los sucesos acontecidos entre ambos, pero la realidad era bastante diferente, en este momento, más que nada, deseaba saber los que ocultaba el bosque.


INFORMACIÓN:
Resumen:
— Fangirlea porque se da cuenta que sí es Yato.
— Se culpa a ella misma por la herida ajena, pensando en que pudo estar ahí para protegerla.
— Corresponde el abrazo con bastante sorpresa, lucha por mantenerse lo más calmada posible ante la probabilidad de un ataque.
— Se pone a un lado de Yato para observar mejor el bosque tratando de encontrar algo sospechoso.
— Comienza una plática casual mientras continúa buscando.
INVENTARIO BÉLICO:
• Estuche Pequeño (pierna derecha):
—x4 kunai.
—x1 kunai con bolsita explosiva.

• Estuche Mediano:
—x5 Shuriken.
—x1 Alambres Ninja.
—x1 Píldora de soldado.

• Visible:
— Chaleco táctico.
— x1 Daikiri
— x1 Comunicador.
— Banda ninja (brazo derecho).
  • Fuerza: 30
  • Resistencia: 30
  • Agilidad: 40
  • Espíritu: 32
  • Concentración: 39
  • Voluntad: 34
  • Chakra : 196

Volver arriba Ir abajo

avatar
Seiko Shouboku
Konoha Chunin

Re: [Trama Global] La Feria de la Luna Negra

Mensaje por Seiko Shouboku el Vie Oct 12, 2018 1:40 am


Seiko observó al chico de las abejas mientras esperaba ver como iba a comportarse esta vez. Al contrario que en sus otros encuentros en aquella ocasión si era debido mostrarse algo más formal dado que estaban en una misión oficial de su aldea en las cuales no solo se encontraban ellos dos, si no muchos más ninjas de la aldea de distintos cargos y niveles. Lo cual hacía que fuese necesario respetar la jerarquía.

El chico como siempre no decepcionó a Seiko. Le hizo una reverencia respondiendo al saludo como ella lo había hecho. Seguidamente le presentó al otro chico, al que presentó como su hermano. Asi que este era el nombrado Aburame. El chico de los bichos. Siendo sinceros, Seiko nunca esperó que acabaría haciendo "compañeros" de ese tipo de clanes. Finalmente la broma que añadió Arashi hizo que Seiko ladease la cabeza. Ciertamente ese comentario no podía por más que ser desacertado pues la apariencia de los dos hermanos era como de la noche al día. Arashi lleno de músculos y su hermano bastante delgado. Bueno, bien es sabido que en las diferencias está lo común.

El otro chico que cuando su hermano le presentó había hecho una reverencia de igual forma se limitó a terminar la presentación por lo que Seiko  se vio en la obligación de realizar una nueva reverencia hacia él. No eran más que formalidades que para Seiko eran lo más normal del mundo, más cuando como en aquella ocasión se encontraba rodeada de personas desconocidas y no todas de su propia aldea.

En ese momento cuando las presentaciones terminaron Seiko sintió una presencia mayor que se acercaba por su espalda. Cuando se giró pudo ver entre la luz que procedía de la hoguera como una melena rubia y larga hacia acto de presencia. Al fijarse bien en la persona Seiko alzó una ceja de sorpresa al reconocerla como una de las Jonin de prestigio del País del Rayo. Bien era conocido que Konoha tenía una situación algo peliaguda respecto a aquella aldea. Pero en aquel momento debían trabajar unidos y además, Seiko no tenía nada en contra de aquella mujer. Al contrario, la respetaba y admiraba por cierta cosas que había oido, al igual que le escamaban otras cosas. Pero si era cierto que era una gran ninja y solo por aquello le debía respeto, pues era algo a lo que Seiko aspiraba, y al menos de momento no lo estaba haciendo tan mal.

La kunoichi observó como también se unian junto a estas algunos jonins de su propia aldea, de la hoja y también como otra chica del país de la nube se mantenía cerca de la primera Jonin ya nombrada. Además, cuando Seiko volvió la mirada a la primera se fijó en que la expresión tranquila y de amabilidad que expresaba esta. Llena de sonrisas. Algo muy distinto a lo que podía observar en las personas que le rodeaban.

Y entonces de pronto sin previo aviso ocurrió algo que hizo que Seiko por unos segundos se encontrase "desarmada" sin saber bien como actuar. Pues cuando quiso darse cuenta, la Jonin de pelo rubio estaba mirando a los tres ninjas de konoha y en uno de esos momentos su mirada se cruzó con la de Seiko o al menos eso le pareció a ella. Pues, como iba esa kunoichi a fijarse en tres don nadie como ellos. Fuese como fuese, al notar esto Seiko no dudo ni un segundo y se puso en pie recta realizándole una tranquila y educada reverencia como saludo a la Jonin. Incluso por unos segundos sopesó la idea de acercarse y saludarla formalmente, pero ya fuese por cuestión del destino o por un ninja que no paró a pensar nada más y simplemente se adelantó. Seiko pudo ver como un genin de la nube aparecía de la nada y se acercaba a la Jonin realizando una presentación un tanto... atrevida digamos y también un poco pelota para que negarlo.

Seiko suspiró y a pesar de que ya seguramente no sería el centro de visión de la Jonin le realizó una nueva reverencia antes de girarse hacia el grupo de genins que tenía detrás. Por que si, ahora había otro chico más al que Seiko no conocía. También parecía mayor que ella. Era curioso el hecho de que la Chunin fuese bastante más joven que los tres genin. Pero bueno como había dicho antes, en estas ocasiones lo mejor era contar con aliados y compañeros.

El chico al que Aku presentó como Dai Uzumaki tenía expresión de alivio al haber encontrado algunos ninjas con los que juntarse. Seiko, volviendo a hacer gala de la educación que mostraba con naturalidad hizo una reverencia hacia el nuevo ninja y se presentó con tranquilidad. - Shouboku Seiko, encantada.

Nada más acabar de hablar y procurando dejar de ser el centro de atención la kunoichi giró su mirada hacia algo que captó su voraz curiosidad. Una enorme loba albina venía hacia ellos. Recordaba haberla visto junto a la otra Jonin de la nube. Tal vez fuese su compañero animal. Había oído hablar de un clan de esas características. Fuese como fuese, el animal era totalmente majestuoso e impresionaba él solo con su presencia.

El animal pasó por delante de Seiko para situarse delante de Arashi junto a la hoguera. Allí el animal se tumbó disfrutando del calor que le procuraban las llamas. Seiko  ladeo ligeramente la mirada llena de curiosidad ante aquello, dado que ya de por si la kunoichi tenía cierto pasado con aquellos animales.  Esta llevaba por la curiosidad se puso en pie y se acercó a la loba con suma suavidad y tranquilidad, sin perder en ningún momento su postura de respeto.

Una vez a poco más de metro imedio del animal, Seiko realizó una reverencia algo más tranquila y lenta de lo normal. Siempre se presentaba ante las personas pero consideraba que en este caso también era necesario. - Shouboku Seiko, Chunin de konoha. - Se presentó ante el animal con voz suave y a un nivel que el animal y pocos más pudiesen oírla. Ya de por si Seiko no pegaba voces, pero además el sonido de la hoguera ahogaba un poco este.

Después de la presentación Seiko se enderezó y de uno de sus bolsillos traseros sacó con tanquilidad algo pequeño envuelto. Cuando lo abrió dejó al descubierto dos bolas de arroz. Una de ellas la cogió con su mano izquierda, mientras la que tenía en la derecha la acercó con cuidado y tranquilidad, atenta en todo momento a las reacciones de la loba, a poco más de medio metro del animal. Sabía que a los perros les gustaba el arroz, pues aunque no era carne les hacia bien, por lo que esperaba que a la loba albina que tenía en frente también le gustase. - Espero que te guste. - comentó realizando una pequeña y fugaz sonrisa de las suyas antes de enderezarse y volver al tronco donde estaba antes sentada a comerse la otra bola de arroz que mantenía en su mano izquierda.

No tenía certeza que el animal se la fuese a comer, y tal vez los ninjas que la hubiesen visto, incluyendo los tres genins, considerasen aquello una estupidez. Pero para Seiko era una acción como otra cualquiera. Y ya que el chico de la nube se le había adelantado, al menos a aquel animal tal vez le alegrase un poco la espera de su compañera kunoichi. Fuese como fuera Seiko se limitó a comenzar a comerse aquella bola de arroz con tranquilidad pendiente de ambos lados y de lo que sucedía tanto con los genins como con los jonins y por si alguno comentaba algo que la incluyese.

Aquella noche había comenzado extraña y rodeada de extraños. Pero sabía que conforme pasasen las horas aquello perdería aquella tranquilidad para tal vez volverse un lugar oscuro y alejado de las sonrisas.



INFORMACIÓN:
TÉCNICAS USADAS:

--
RESUMEN:

--
INVENTARIO BÉLICO:
- Estuche Mediano 1 ( Parte baja espalda derecha)
5 Kunais
5 Shurikens
1 Bomba Humo
1 Sello explosivo
3 Alambres
1 Píldora del soldado
1 Bomba Gélida
1 Bomba de luz


- Estuche Mediano 2 ( Parte baja espalda izquierda
)
4 Kunais
5 Shurikens
1 Bomba Humo
1 Sello explosivo
2 Alambres
1 Píldora del soldado
2 Hien

- Estuche pequeño (Pierna izquierda)
2 Shurikens
2 Kunais
1 Bomba Humo
1 Bomba Gélida

- Bandana con el símbolo de la hoja. - Colgado en la cintura lado derecho por delante de la funda del Tanto.

- Tanto - Colgado de la cintura lado derecho

- Kunai Oculto mediante mecanismo en brazo izquierdo.

- Comunicador oreja derecha

- Chaleco Chunin

-Talisman colgado en el cuello bajo la ropa [A Espiritu]
  • Fuerza : 30
  • Resistencia : 30
  • Agilidad : 40
  • Espíritu : 58
  • Concentración : 32
  • Voluntad : 31
  • Chakra : 219

Volver arriba Ir abajo

avatar
Tomohiro
Kiri Gennin

Re: [Trama Global] La Feria de la Luna Negra

Mensaje por Tomohiro el Vie Oct 12, 2018 3:07 am

Recibió lo que quiso recibir. El nombre del muchacho y un poco más, una pizca de lo que es él. Cuando conoces a una persona, desde el inicio, vas haciendo pequeñas pinceladas, poco a poco, en un cuadro que no sabes cómo va a terminar. Sólo a la muerte de aquella persona, real o ficticia, por la desconexión, tendrás la imagen completa. A veces, ni siquiera así puede darse por terminado el cuadro. En futuros distantes, lo que hubo puede ser reinterpretado o modificado. ¿Sería de utilidad preguntarse por la plenitud de Kaneki? Posiblemente no, no a estas alturas. Dejaría que fluya, como un pez en un río extraño, foráneo a sus andanzas. Pescaría recuerdos e información.

De buenas a primeras, lo encontró simpático; bueno, posiblemente esa no sea la palabra correcta. Sí, claro que sí, simpático también, grato, de conversación colorida, mas había algo más. Algo que lo englobase mejor. Dio un vistazo al mar y un vocablo se dibujo en su consciencia como el boceto de un niño que ha descubierto algo del mundo del cual es novato: «profundo».

Por supuesto que la inmensdiad del alma de él poseía particularidades interesantes, más si lo comparaba con su propia, autoreconocida complejidad. Mientras Tomohiro despedía desde las puertas de sus labios verborrea sofisticada, como si todo fuese una especie de cuento, aquel era más... natural, más cercano, más simple para expresar mucho más. Tal vez estaba sacando conclusiones apresuradas e incluso se estaba juzgando mal a sí mismo. Sin embargo, quiere aprender de este joven. Puede que le de una lección o dos sobre la vida.

La cercanía amistosa de su camarada en armas le encantó al instante. Ante su broma sonrió también, y respecto a su comentario patriota, se unió al sentimiento de amor a lo suyo. — Por supuesto, tienes razón. Que estemos en un barco de nuestro país es un remedio para la ansiedad en los viajes. — Subió la mirada al cielo, como preguntándole qué les aguardaría en adelante. — Aunque personalmente siempre prefiero dejar un pequeño lugar para sorpresas. En este mundo, jamás sabes qué te encontrarás. No con certeza. Nada es certero hasta que lo vives y entones ya es demasiado tarde para suposiciones. — Esto fue tal vez un tanto pesado, aunque intentó que no sonase muy pesimista, sino prudente y hasta casual. El veredicto final lo tendría el oyente.

Bueno, tenemos mucho por hacer. No sólamente trabajo, seguramente tendremos mucho que disfrutar si sabemos hacerlo. Partir a un lugar que desconozco, y con tanto aparataje para ello, sólamente me puede encender una alarma de emoción e interés. — En gran medida no estaba muy al pendiente de lo que sucedía a su alrededor, dado que estaba ensismimado en hablar y en adorar el alrededor, aunque algo alcanzó a agarrar con el tímpano de los líderes de la expedición.

¿Qué te motivó a unirte a esta expedición? — Le preguntó directamente.

INFORMACIÓN:
TÉCNICAS USADAS:
Colocar técnicas usadas aquí
INVENTARIO BÉLICO:
1 Surodoi Tsume / 1 Kusarigama / 8 Shuriken (En pergamino)
  • Fuerza : 12
  • Resistencia : 4
  • Agilidad : 12
  • Espíritu : 4
  • Concentración : 4
  • Voluntad : 6
  • Chakra : 64

Volver arriba Ir abajo

avatar
Kaneki
Kiri Gennin

Re: [Trama Global] La Feria de la Luna Negra

Mensaje por Kaneki el Vie Oct 12, 2018 4:42 pm


Kaneki ignoraba el peligro del profundo y basto océano, miles de posibilidades en un viaje que más que hacer eco en la mente del joven de cabello blanco pasaban inadvertidos en su semblante, o tal vez, no era la usencia del conocimiento de ellas, sino mas bien, la sabiduría de ir a bordo de uno de los navíos más seguros y fieros de todo el mundo shinobi lo que hacía que cargara con una seguridad en su alma.
 
Y al parecer su nuevo amigo estaba de acuerdo consigo « Que simpático » sonrió ante las palabras de Tomohiro.
 
La mirada de aquel chico se dirigió al cielo indicando que en su mente un pensamiento más profundo estaba comenzando a nacer. Kaneki conocía muy bien ese sentimiento generalmente sus ojos siempre se perdían en el horizonte como si este estuviese ocultando algo y su deber era desnudarlo, examinarlo y encontrar la verdad. Se sentía identificado.
 
Sus suposiciones eran correctas, Tomohiro siguió dando paso a la tertulia, esta vez dando permiso de entrada a un tema un tanto controversial « La muerte » pensó para sí, la única constante en nuestras vidas para la mayoría de las personas. Aunque fácilmente esas palabras también podrían referirse a una idea más feliz, el amor; aunque la muerte pregonaba ser la única constante, la verdad es que ese sentimiento también era invariable, al menos para los humanos, no existe nadie sobre la faz de la tierra que no haya llegado a ser amado o a amar ya sea a otra persona, una idea o incluso a sí mismo.
 
Un cambio de ánimo en el ambiente, ahora la conversación retomaba el camino de la emoción en la que había transitado escasos segundos.
 
Disfrutar, oye esa idea me gusta más. —expresó cariñosamente.
 
Una interrogante, un silencio.
 
« ¿Por qué decidí unirme? » Esa era una cuestión que Kaneki no se había hecho. — Bueno en primer lugar es parte de una misión y aunque pude haber rechazado el trabajo, supongo que dentro de mí hay un Kaneki deseoso de aventura —respondió vacilante el ninja rascando algo apenado su cabello pues ni el mismo tenía una respuesta concisa para sí.


Narro / Hablo / Pienso

Volver arriba Ir abajo

avatar
Jyun
Prisionero Shinobi

Re: [Trama Global] La Feria de la Luna Negra

Mensaje por Jyun el Vie Oct 12, 2018 8:35 pm

El mar se abría nuevamente a su mirada. No había escatimado en una hosca actitud para el trayecto, sometido a las directrices que le habían dado. Sólo dar una mano, tan sencillo como eso, cruzando un país bajo el amparo de la noche y faroles. El descargue y traslado había terminado, volviendo a disgregarse aquella mezcla de naciones para regresar a sus respectivos navíos. No podía decir cuánto, de aburrido, yacía. La cubierta fue su suelo una vez más, y tanto marineros como ninjas volvían a pasar frente a su mirada. Tal vez, habiendo acabado la faena, volvería a su preciada celda. Sin embargo, no veía a su cuidador en los alrededores, ni a su espalda. Fue sospechoso.

Su estadía volvió a los bajos mundos del navío. Por alguna razón seguía sin encontrar a ese búho. Allí, entonces, un grito enardeció el aire; aquel nombre lo conocía. Pero otra voz se sumó, y otra más tras de esta. Jyun frunció el ceño, reconociendo ambas. - ¿Qué se traen allá arriba? - Pero al fondo de un pasillo viajó otro grito hasta sus oídos. El pelinegro avanzó, y cuando menos lo advirtió, Nozomu recibiría un puntapié a la espalda si no hubiera percibido la llegada del prisionero.

Cierra la boca, qué escándalo haces. - Recriminó, con sorna, y una sonrisa burlona. Hacía un rato que no lo veía. - Iré a ver qué hace el rarito de tu pálido amigo.

Dejando tras de sí al embajador, denominación que se había ganado por ser el pacífico del grupo, se encaminó hasta la cubierta desatendido si el susodicho le seguía. Una vez fuera, encontró al albino preparado para irse al navío vecino. Tal espectáculo le parecía inverosímil. - ¿No se supone que los ninjas son seres discretos? - Se atrevió a lanzar desde el costado derecho de aquel pelinegro, Daisuke Nara, cuya espada colgaba de su cinto, fiel como siempre ante el mismo. A la misma altura, hombro con hombro, observaban la escena. Y entonces, el de blanco y negro respondió a su compañero. - Me obligaron a venir, que es diferente.



INFORMACIÓN:
ESTADO:
Chakra 100% (Descansado): estás descansado y en perfectas condiciones. Puedes combatir con todas tus facultades físicas.
TÉCNICAS USADAS:
-
INVENTARIO BÉLICO:

Colgante de Plata. - Al cuello
  • Fuerza: 5
  • Resistencia: 8
  • Agilidad: 4
  • Espíritu: 4
  • Concentración: 1
  • Voluntad : 8
  • Chakra : 70

Volver arriba Ir abajo

avatar
NB Narración
Master

Re: [Trama Global] La Feria de la Luna Negra

Mensaje por NB Narración el Sáb Oct 13, 2018 12:59 am

Flashback Kumogakure y KonohagakureLa misma intriga, la tensión... ¿O quizás el terror? La mente de la joven parecía haberse tornado en un mar de dudas ante las muestras de aquel ente que deseaba burlar su propia integridad ante llamados que habían perdido sentido en el mismo instante que, los vocablos de la Senju, habían roto dicha conexión... ¿Era lo correcto? Cada sombra, cada sonido había desaparecido y, aquel que se convertía en el último cantar, era el aleteo de los murciélagos abandonando la zona ante el simple mecer de las ramas del gigantesco bosque que, aquella noche, llamarían hogar.

No habría presencia, de la misma manera que los llamados o voces procedentes del mismo infierno se convertirían en nada más que un simple recuerdo, más aún cuando la tensión del lugar cesase. Para desgracia de quienes parecían volver a tener un nuevo y único reencuentro, aquella pequeña interacción poco duraría cuando, entre los árboles y desde el camino que daba hacia el centro del campamento, un hombre irrumpiese. Pero no uno común, sino un superior, un joven que con su ostentoso y oscuro traje condecorado por el símbolo de la nube, se limitaría a parar en seco y fijar sus oscuras orbes en ambas. Su corto cabello oscuro y de corte delicado se convertiría en un primer manjar para la vista, de igual modo que la elegancia con la cual se colocaría con firmeza, demostrando un protocolo digno de un superior. — Las últimas indicaciones serán dadas en el centro del campamento. Los altos cargos aguardan por la llegada de todos y cada uno para los preparativos del amanecer. Volver hacia la hoguera, no tenemos tiempo que perder. — sentenciaría sus órdenes mientras observaba a las dos jóvenes que se encontraban a las afueras, tomando así cada uno de los detalles de sus rostros como si de un último aliento se tratase. Tras ello, simplemente se perfilaría por unos instantes y acto seguido volvería para continuar con su vuelta hacia el campamento. Al parecer, eran las únicas que se habían alejado del centro.

Ahora bien... ¿Cuál sería la realidad? ¿La trastocada mente de la joven Nara o la tranquilidad de quienes comandaban aquella expedición?
Flashback Kitsune YamanakaSiendo nada más que participe de aquella pequeña conversación impartida por ella misma hacia el pequeño conjunto de los shinobis del fuego, las sonrisas y disimuladas risas no harían más que tomar lugar entre sus acciones. Ver la frescura de sus acciones o llegar a tan solo escuchar su voz impregnada de aquella amena charla parecían un calmante para quienes los rodeaban, ¿quizás estaban tan seguros de sí mismos? ¿o realmente dudaban de si sería la última noche en la que podrían disfrutar del oxígeno que corría por sus pulmones? Fuese lo que fuese, la filosofía de la joven Yamanaka siempre había sido la misma y es que, aunque el País del Rayo aparentase ser hogar de tiranos, después de todo, seguían siendo humanos que podían sentir y padecer. Kitsune era un ejemplo de humanidad, una muestra de que después de todo, no eran tan malos como siempre habían creído quienes desconocían el verdadero proceder del país más poderoso de Daichi... ¿Y qué decir de su acompañante? La frescura de ambas kunoichis demostraba la lealtad que compartían unida con una amistad digna de admirar incluso a pesar de las malas caras o palabras que ocasionalmente se dedicaban.

Mientras aquella conversación parecía llegar a su fin, los vocablos de un joven desconocido provocarían que las claras orbes de la fémina volviesen sobre su propio eje y, tras haber girado su cuerpo en dirección al genin que se presentaba ante ella, un pequeño parpadeo no pudiese evitar mostrarse. ¿Esperárselo? Realmente pocos tenían el valor para irrumpir en una conversación entre altos cargos, pero por suerte, la joven Kitsune siempre había pecado de algo, y ese algo era la tranquilidad y junto a ello la humildad.

Al ser testigo de la apariencia del joven, la fémina no podría evitar cerrar sus orbes, mostrando una sonrisa amplia y sincera. — Juramento tomado bajo el resguardo de mi conocimiento. — diría con suma dulzura antes de abrir los ojos y juntar sus propias piernas de forma que pudiesen escucharse sus botas militares chocar entre si junto a su diestra golpeando contra su pecho. — Espero contar contigo entonces para aquello que pueda o no caer ante nosotros. — añadiría sin borrar aquella sonrisa de sus labios pero notándose al instante como una presencia rosácea se inclinaba tras el costado de la jonin de orbes azuladas, oscuro vestido marrón hasta la altura de los muslos y gabardina de una tonalidad aún más oscura.
Flashback Yukiko InuzukaAwwww, que chico tan adorable. Ojala tuviésemos jóvenes como él en el País del Fuego. — proclamaría la joven Inuzuka que hasta ahora mantenía su cuerpo ligeramente inclinado por el hecho de encontrarse hasta ahora tras el cuerpo de la Yamanaka. A diferencia de quien parecía comandar la expedición, la joven Yukiko parecía algo más arrebatadora, quizás divertida por la situación pero aun así decidida y consciente de lo que estaba sucediendo en aquel lugar. Con el simple actuar de ambas kunoichis y la frescura que ambas destilaban, los jonins del fuego se limitaría a dar un paso hacia atrás, respetando así el encuentro de ambas con quien sería citado como un inferior en cuanto a rasgos de jerarquía. A diferencia de Kitsune, Yukiko simplemente mantenía su sonrisa y ahora, tras mostrar su posición, ejecutaría un pequeño movimiento con su pierna izquierda, quedando así ahora a un lado de la Jonin de pelo dorado y fijando sus orbes jades sobre quien ahora, se había presentado ante ellas.

Hmmm. Realmente no sé si a mí me conocen tanto como a ti, lástima que no sepan que en combate te dejo tirada en el suelo y rogando. — lanzaría así tal puya al aire, esperando que tomase puerto, pero sería cuestión de segundos que una nueva voz algo más delicada robase rápidamente su atención y no pudiese evitar pasear sus hermosos jades hasta la joven Uzumaki, quien causaría que de inmediato una sonrisa algo más picara y superior se dibujase en sus labios. — Koragen, te presento a mi pupila, Haru Uzumaki. Actualmente reside en Konohagakure no sato y trabaja como doctora en el hospital. Puede tener cara de buena pero ten por seguro que tanta dulzura es mortal si lo desea. ¿No es cierto pequeña? — cuestionaría de inmediato, provocando que las orbes de Kitsune viajasen ahora hasta la pequeña de melena escarlata.

A la par que la joven Inuzuka se encargaba de mantener aquella amena conversación con los jóvenes, su loba desentendida de la situación yacía tendida en al lejanía, disfrutando así de la tranquilidad que para ella suponía aquella fuente de calor en la penumbra. A diferencia de su compañera, la conocida como Shiro se trataba de un alma libre, una loba leal y a su vez letal pero que disfrutaba de la soledad cuando Yukiko se encontraba reunida. Aun así, mientras sus orbes se perdían en el infinito y su delicada respiración no cesaba casi abrazando al dulce Morfeo, una presencia causaría que con elegancia su rostro se alzase y sus orbes celestes viajasen hasta el rostro de la kunoichi de la hoja que se había acercado hasta su posición. A diferencia de lo que muchos podrían esperar de tan gigantesco can, ella se limitaba a ser una simple espectadora que observaba y escuchaba cada una de las palabras de la joven hasta que aquella comida fuese colocada ante ella, robando así su atención. Ahora bien ¿Hasta que punto podía cautivar a dicho animal?

El silencio se convertiría en su acompañante y, el trayecto de la menor hacia aquel árbol sería guiado por las orbes de la bestia hasta que una vez más, no pudiese evitar bajar la mirada hacia aquella bola de arroz que finalmente, se convertiría en victima de sus grandes fauces. Tal manjar no sería más que un leve entretenimiento, durante unos efímeros instantes antes de que desapareciese por completo, pero si habría un detalle único en aquella característica y es que, la bestia no tardaría después en alzarse y llevar su tranquilo camino hacia el lugar donde la joven se encontraba para acto seguido, acostarse a su lado, tomando así la misma posición tranquila y cerrando sus orbes, buscando ahora un descanso en compañía. — Shiro. — diría como una leve presentación y es que, si había un rasgo conocido de aquella bestia era que escuchar su voz, era parte de un milagro.
Flashback Kitsune Yamanaka Ante la intromisión de la joven Uzumaki, Kitsune se limitaría a mantener una sonrisa leve en su rostro. Desgraciadamente su atención se había desviado lo suficiente como para solo poder enviar una mirada fugaz a la joven kunoichi de la hoja, una pequeña aprobación a su acto de respeto que se vería libre de brindarle junto con su particular sonrisa. Claramente, no solo su compañera, si no también quienes se encontraban en el lugar y ante ella ahora eran la prioridad, y, aunque hubiese callado para dejar libertad a la Inuzuka, esta se mantendría firme y con una posición ahora relajada.

Me alegra verte de nuevo pequeña. Espero que podamos vernos en el campo de batalla. — daría una breve bienvenida a la joven Uzumaki una vez esta contestase a Yukiko, buscando así el modo de no irrumpir antes de lo debido pero aún a pesar de ello, viéndose obligada a poner fin al poco tiempo.  — Bueno, estamos aquí por algo. Vamos, tenemos una reunión. — aclararía tomando un tono algo más serio que ahora la convertía en un superior antes de que sus botas militares comenzasen a resonar sobre el irregular terreno de tierra y madera que yacía bajo los presentes.

Seria así como la delicada figura de la Yamanaka la llevaría a acercarse a la hoguera y con ello echar un rápido vistazo a todos los que iban llegando al lugar de encuentro, aquellos que habían sido buscados por sus superiores y cumplían con su obligación.  — Bien. ¿Dispuestos a luchar por vuestro países? — cuestionaría de forma inmediata y con un tono lo suficientemente altos, dando paso a una pregunta que simplemente los incitaba a acercarse y mantenerse en silencio por tal claro llamado.  — Lo único que pediré en esta ocasión será silencio dado a que debemos de tratar ciertos asuntos. Mañana enfrentaremos a nuestros grandes enemigos, shinobis de Kirigakure no Sato y Getsugakure no sato, por lo que si bien necesito que os mantengáis atentos a mis vocablos, también espero que simplemente ignoréis las formalidades. No deseo que os mantengáis firmes, por el contrario, mañana puede ser un día difícil para todos en caso de que las cosas no salgan tal cual están planeadas y es por eso mismo que necesito que estéis descansados y bien alimentados. Podéis escucharme mientras estáis sentados, no os culparé por no mostraros como si de un superior me tratase a la hora de adoptar el protocolo cuando un superior habla con vosotros, tampoco me importa que comáis y disfrutéis del asado y las bebidas que han sido preparadas para todos. — añadiría a la par que sus orbes se paseaban por el lugar, memorizando todas y cada una de las miradas que recaían sobre ellos.  — Tan solo necesito que entreguéis el corazón por nuestra causa.
Flashback Izuna Uchiha A la par que los vocablos de la joven Kitsune resonaban por cada centímetro de aquel gran campamento, las ramas darían paso al sonido de un nuevo integrante que, con solo unos segundos, se limitaría a dejarse caer desde la copa de los arboles. Ganándose nada más que una pequeña mirada por parte de la Inuzuka que aún se encontraba situada donde tiempo atrás había sido citada. Sería de este modo como sus oscuras prendas se moverían con el mismo ambiente hasta situarse al lado derecho de la jonin del rayo que se encargaba de comandar aquella expedición.

Una vez colocado, sus orbes oscuras se encargarían de vislumbrar los rostros de sus compatriotas, sin importar el rango ni las razones por las cuales habían sido citados en aquel lugar, después de todo, él mismo era quien los había convocado incluso a pesar de haberse mantenido entre las sombras, ¿pero cuál era la razón por la cual hasta el momento no había hecho acto de presencia? Si bien al parecer los altos cargos parecían ignorarlo ¿habría algo tras ellos?

En completo silencio sus brazos se colocarían frente a su pecho, cruzados y manteniendo la vista en alto. Claramente si había alguien digno de comandar aquella grandiosa batalla podía ser él, pero no había que mentir en algo y es que, si había alguien que sabía alzar los ánimos y no restregarlos contra el mismo barro se trataba de la joven Kitsune, quien al igual de todos parecía no inmutarse un mínimo por la pequeñas gotas de aguas que tímidas se colaban entre las ramas de los tenebrosos árboles.
Flashback Kirigakure y GetsugakureAnte el mismo acecho de la noche, quienes aún se encargaban de convertirse en uno con el salitre de aquel gigantesco mar, se encontraban ajenos a la tempestad que en tierra firme aguardaba. Las aguas calmas, se encargaban de hacer vagar los navíos, mientras el viento lo llevaba directo al inframundo que, tardo o temprano, acabaría sentenciándolos, ¿o quizás al contrario? Ya todos conocían la ferocidad de sus navegantes ¿pero hasta qué punto podrían aguantar la presión que sus mismos enemigos preparaban para su llegada? Claramente no sería un buen manjar para sus papilas gustativas... después de todo, el sabor metálico de la sangre no siempre eran tan dulce...

Aún a pesar de las circunstancias ambos navíos continuaban con su camino, disfrutando de la delicadeza de la lluvia caer contra su piel y el sabor del banquete que tarde o temprano estaría a disposición de sus guerreros sin importar procedencias, alzando de tal modo la fiel alianza que los condecoraba como los países más terroríficos en su unión, al menos, aquella que se alzaba ante todos y sin ningún miedo.

El interior se movía con tranquilidad, los altos cargos incluso preferían encontrarse en el interior, disfrutando de aquella experiencia que les brindaría descanso por unas pocas horas más antes de arribar a la isla muerta, mientras que, en su defecto, otros gustaban de patrullar la cubierta pero sin llegar a interferir en quienes habían acudido. Esperaban que quienes habían sido citados para aquella expedición, no necesitasen la guardia por sus propias obligaciones a la hora de encarar el mismo día a día.
Flashback Keiko Mibarashi Incluso ante la tranquilidad que aguarda entre nuestros terrenos parece que no hay modo de disfrutar de este dulce velada. — viéndose aquella estela albina opacada por los gritos que comenzaban a inundar el navío, la joven herrera se encargaría de citar aquellas palabras mientras su delicada presencia se mantenía estática en aquella mesa de telas blanquecinas. Sus orbes celestes ignoraban cualquier tipo de intromisión mientras que si diestra se encargaba de acariciar la portada de un libro que yacía abierto y siendo víctima de la comprensión de la recién nombrada como Sanin, la primera en su título.

Con solo echar un vistazo a su posición podría percibirse la belleza de tal nevada presencia que, incluso con su traje blanquecino y metálico, manchaba sus detalles con aparentes rosas rojizas que parecían proclamar la muerte de sus enemigos... ¿y qué decir de aquel hermoso espadón que yacía postrado a su diestra? convertía la delicada taza de porcelana de si siniestra en un simple objeto, que si bien era apreciado por su dueño, no brindaba más que un tiempo de descanso que alguien como ella, siempre había convertido en una de sus tradiciones diarias incluso cuando zarpaba hacia la muerte. — Si alguno de vosotros desea cambiar de navío puedo ayudaros. — añadiría con suma tranquilidad antes de que sus orbes olvidasen aquellas letras que yacían plasmadas en tal reliquia y ahora iban en dirección al Hozuki y junto a ello, el especialista del abanico, quienes al parecer, habían tomado rumbo hacia la parte superior, donde podrían encarar a la joven Kaede Mashiba incluso cuando al parecer, el pelirrojo deseaba esconderse de sus reclamos.

Con solo aquel detalle que parecía domar la misma elegancia, la espadachina una vez más volvería su mirada hacia el libro, dando tras ello un nuevo sorbo a la taza de té que humeante proclama la presencia de sus dulces labios.
Flashback Kaede MashibaTan pronto los primeros gritos anunciaran la presencia del joven Kazuma, las orbes rosaceas de la Jonin viajarían con rapidez hacia el lugar donde este se encontraba, pero, para desgracia del primero en anunciar dicha situación, este parecía haber opacado su enfado con el Hozuki para proclamar una muerte tan cercana como dolorosa.

Su pie derecho presionaría con aún más fuerza el borde del buque, llegando incluso a quebrar ligeramente la superficie de este por la brutalidad que ahora domaba cada centímetro de su cuerpo. ¿La acababan de llamar enfermera? ¿¡Quién diablos se atrevía a dirigirse a ella de aquella manera!? El cuero de sus pantalones negros ahora escondían la fuerza de los mismos titanes y es que... ¿Quién era Ryuu Kobayashi al lado de la fuerza colosal de una mujer molesta como lo era Kaede Mashiba? Porque sí, no importaba el cómo ni el cuándo, cualquiera podría temer a alguien como ella cuando la sacaban de sus cabales.

De inmediato su puño derecho se alzaría y con un rápido movimiento su otra pierna se alzaría para ponerse por completo en pie sobre el borde del navío, manteniendo el equilibrio con perfección antes de señalar con suma violencia al albino. — ¿Y tú quién mierdas te crees que eres pedazo de crío? ¿¡Como que enfermera!? — su rostro ardía en rabia mientras que una vez más el dedo con el cual lo señalaba se uniría a los demás para formar un puño tan terrorífico como digno de temer y es que, con una simple visual podría llegarse a observar como la superficie de este se comenzaba a cristalizar. — ¡Kazuma! Has hecho bien quedándote en ese maldito navío, pártele la cara a ese idiota de mi parte. ¡Es una orden! — se encargaría de gritar lo suficiente para que nadie se perdiese tales vocablos, mucho menos quien parecía estar deseando fugarse de sus obligaciones ¿pero qué importaba ahora? La habían llamado enfermera y era tan solo cosa de unos instantes para que la jonin buscase el modo de cambiar de barco con tan solo la intención de golpear al albino.

Mientras los gritos de la pelirrosa no cesaban un cansado suspiro se encargaría de domar los labios de la herrera que yacía en el otro navío, quien empezaba a recoger sus cosas de la mesa.
Flashback Goro IsashiCada uno de los gritos que surcaban el inmenso navío no hacían más que mermar el aguante del espadachín de la niebla, quien al parecer prefería convertirse en un simple ajeno de aquel estúpido número que estaba hundiendo su humor en lo más profundo del mar.

Sus labios sellados y ocultos por las blanquecinas vendas no llegarían a dejar ir ningún tipo de sonido, pero eso no quitaría todo lo que se encontraba aconteciendo por cada uno de sus costados, ya fuese el intenso encuentro entre los shinobis del barco de la luna con los de navío de la niebla, o el modo con el cual poco a poco su presencia, parecía convertirlo en el centro de atención.

Sus brazos cruzados por delante de su pecho mostrarían así no solo la brusquedad de su porte, si no también lo harían sus orbes oscuras a la hora de visualizar no solo al Uchiha que le brindaba una ligera reverencia a modo de respeto antes de retar a quien rápidamente, se convertiría en el centro de su mirada, Ikum Kaguya. ¿Cuánto había pasado desde la última vez que habían coincidido? Bien era conocido que tiempo atrás él Jonin se había convertido en una especia de mentor para este y es que, incluso a pesar de atentar contra su vida, este había mantenido el fervor y la fidelidad hacia su persona, desgraciadamente, había perdido su respeto ¿Sería capaz de ganarlo una vez más? Si, el conocido como Isashi era todo un tirano, un hombre que tan solo quería bajo su mando a los más poderosos shinobis ¿pero él lo era? debía de demostrarlo, pero eso no quitaba que su fe aún recaía por completo en sus hombros, no en los del Uchiha. Le había lanzado un reto tiempo atrás, ahora tan solo debía cumplirlo. Nunca había un maestro para dos shinobis, si iba a entrenar a alguien, sería al mejor.

Por unos instantes sus orbes se encargarían de descuartizar tras sus espaldas las voluntades de quienes parecían protagonizar un pequeño encuentro, pero no tardarían mucho en sumarse no solo el can de Kiosuke Sawarabi quien parecía querer disculparse por las acciones de este último, si no también Akatsuki Yuki, quien tiempo atrás había sido posicionado entre las filas del tiburón por orden de la misma Mizukage.

Sigues vivo. — pronunciaría el tiburón, juzgando de algún modo al Yuki. Bien eran conocidos sus fracasos con el paso del tiempo. — Estoy a la espera de tus triunfos, shinobi. — volvería a romper el sello de sus labios para devorar al joven que con todo respeto se había dirigido hacia él, quien al menos, portaba cierto protocolo. — Koromaru. Estoy seguro que la alianza será demostrada por tu parte a la hora de instruir al joven Yuki. Ya he tratado con Kobayashi. A partir de ahora el joven Yuki se encuentra bajo vuestro mando. — declararía sin apartar la mirada de quien era conocido como Akatsuki. — Dejaré bajo tu cuidado el hacérselo conocer, vuestra compañera ya está al tanto.— sentenciaría antes de que sus brazos se descruzasen y sus botas provocasen que la misma madera crujiese mientras partía y posaba su siniestra sobre el hombro del Yuki. — Aún puedes sorprenderme, joven. — finalizaría antes de apartar la mano de su hombro y continuar con su camino, pasando por el lado derecho del Uchiha y lanzando una última mirada al Kaguya antes de retirarse y comenzar a subir las escaleras en dirección ascendente, hacia donde Kaede Mashiba se encargaba de destrozar con sus gritos.
Flashback Kin TsuchiCon tan solo el mecer de los mares, el resonar de los pasos del líder de la expedición de la luna generarían eco por la superficie de la cubierta, pero, incluso a pesar de su grandeza, la presencia que se mostraría a su lado se encargaría de incluso atenuar aquella postura. Fiel ante sus principios y junto a ello a sus propias metas la joven Tsuchi se encargaría de mantener su serio porte ante el titán que no solo dejaba atrás el oscuro hogar de las tinieblas que se encontraba en el interior del navío, si no que también, parecía ignorar por unos instantes sus obligaciones para formar parte de algo aún más importante de lo que cualquiera podría esperarse.

Con nada más y nada menos que un mono oscuro y cortes metálicos indagando sus hombros y una porción de su rostro, la joven de melena obsidiana no apartaría sus blanquecinas orbes de Ryuu Kobayashi, quien parecía estar encargándose de brindarle ciertas órdenes, o más bien, libertad. ¿Cuanto tiempo habían pasado hablando desde que habían comenzado tal viaje desde el País de las Aguas Termales? No todos gustaban de mantener la calma incluso cuando parecía que las cosas se encargarían de proporcionar calma a los mares por una obligación mayor a la que Daichi debía enfrentarse. ¿pero hasta qué punto llegaba algo como aquello?

Consciente de las palabras de aquel titán y con nada más que puras formalidades, la experimentada Jonin se mantendría en silencio observando al mayor hasta que finalmente con un gesto de la cabeza del mayor, la joven se encargase de provocar que su botas metálicas chocasen entre si, generando un leve eco antes de que su diestra se alzase y golpease su rostro. Al parecer el hombre más fuerte de Daichi tenía más potestad que su propio padre.... Ahora bien, ¿qué hacía una shinobi de la niebla rindiendo culto al País de la Luna?
Flashback Ryuu Kobayashi Abandonado el frente de aquella desconocida de la niebla, el titán se encargaría de girar sobre su propio eje para así encarar el buque del País del Agua al cual segundos atrás, se encargaba de brindar la espalda. Sus orbes albinas analizarían cada rincón de este, ignorando los gritos que al parecer, se habían encargado de amenizar el viaje pero que de algún modo, entorpecían el sigilo de la cuestión... ¿Pero quién sería enemigo de los reyes del mar en sus propios terrenos? Fuese quien fuese el que quisiese luchar contra quienes domaban tales territorios, eso no terminaba de brindarles cierta ventaja y es que, aunque no hubiesen hombres y mujeres más letales sobre Daichi como quienes ahora se encargaban de surcar el vasto mar, eso no terminaba de colocarlos en territorios que no se encontraban tan siquiera cercanos a sus dominios. ¿Serían igual de letales de tal modo? Tan solo habría que buscar enemigo al cual abatir para así comprobarlo. Desgraciadamente, el arma secreta, yacía bajo otras complicaciones que los mantenían en aquella ocasión, un paso por detrás.

Acercándose al mismo borde del navío, el titán recibiría en cuestión de pocos segundos a la joven Mibarashi, quien tras abandonar la zona superior donde había estado disfrutando de su velada, había pasado tras los jóvenes que hicieron de tal viaje, un completo caos en tan solo unos segundos. Sería ella quien conseguiría llamar la atención del titán que de inmediato volvería sus claras orbes en dirección a la kunoichi quien, además de una ligera reverencia voltearía ahora sobre su propio cuerpo para dedicar la espalda a los oriundos de la niebla y así, entablar una pequeña conversación con él, quien se limitaría a asentir mientras su tan conocido respirador ocultaba sus labios.

Terminando aquella pequeña intromisión de la herrera que segundos después comenzaría a caminar en dirección a la joven Tsuchi, el gran titán volvería nuevamente la mirada hacia el otro navío, pasando por unos segundos la mirada sobre su pupilo para después fijarla en el tiburón de los mares que ahora se encontraba en la cubierta superior observándolo. — Llegaremos en siete horas a tierra firme. Disfrutad de la noche, puede que mañana no haya débiles de los cuales cuidar. Convertíos en el lobo que devora a sus presas, no en el ganado que espera convertirse en el alimento de sus enemigos. Demostrad que servís a vuestros países porque una vez en tierra firme será cuando os convirtáis en verdaderos shinobis — proclamaría de tal modo que todos y cada uno de los presentes de ambos navíos pudiese escuchar sus palabras, como si un ritual antes de la guerra se tratase. — Sois hermanos de la alianza, sin importar el símbolo que abanderéis. Los rayos de la luna os brindarán el camino mientras que el frescor de la niebla os brindará cobijo. — anunciaría antes de cruzar los brazos por delante de su pecho, remarcando así cada parte de su ostentoso cuerpo. — Decidisteis dar la vida por vuestro país, y es ahora cuando seréis puestos aprueba. Desconocemos los misterios reales de la isla muerta pero si hay algo de lo que estamos seguros, es de que no estaremos solos. — finalizaría a la par que recibía un pequeño movimiento de cabeza de Goro Isashi, quien de la cima, se mantenía en completo silencio.
Flashback Kusagakure no satoAlejado de los mismos confines de Daichi y olvidado por quienes tiempo atrás habían adorado las costumbres más puras, los terrenos desolados del País de la Tierra se convertirían en hogar de quienes hasta ahora, se habían mantenido alejados de las civilizaciones: miembros del País de la Hierba… Pero, ¿qué harían shinobis como estos surcando los terrenos prohibidos? Bien era sabido que para ellos los terrenos áridos de la tierra no eran más que una maldición, un lugar prohibido que algún día terminaría por acabar por sus vidas, ¿y cómo no temer algo como aquello? Los años habían provocado que la vitalidad de sus terrenos poco a poco se fuese apagando... Que incluso la vida de sus ciudadanos corriese peligro en su día a día y que, incluso sucesos extraños que escapaban de la comprensión humana, buscasen hacerlos desfallecer en pánico y agonías.

Sería de este modo como, decidiendo mantenerse al margen, pocos fuesen los que decidiesen enfrentar aquella travesía, quedando así tan solo unos pocos shinobis que seguirían a quien en aquella ocasión, había sido alzada como la líder bajo el nombramiento de la misma Ahn So Jin, Im Jung Ha. Pocos conocían a la joven, más aun teniendo en cuenta su aparente corta edad que más que hacerla ver como un superior respetable, la hacía ver como alguien infantil... ¿Pero hasta qué punto? Desde el inicio de aquel viaje y tras su paso por el tan temido puente Kanabi, todo no habían sido más que malos augurios, pero a diferencia de los que se hacían ver como monjes salvadores y ahuyentadores de espíritus, la joven Nendo oriunda de aquel país, se había encargado de ocasionar todo tipo de desastre, convirtiendo los momentos silenciosos el plenas faltas de respeto a los espíritus y los delicados movimientos de los monjes en vulgares muestras de burla cuando el aburrimiento, se convertía en su mayor hallazgo. A pesar de las suplicas de estos porque mermase aquella hiperactividad, de algún modo, tales actos habían conseguido que el viaje fuese ameno y lo que se temían como posibles dificultades, no fuesen más que falsas teorías.

Tras haber escapado de las garras de la famosa flora y fauna de la hierba, y tras haber dejado atrás las gigantescas montañas de la tierra, la llegada hasta alta mar sería clara, pero, a diferencia de quienes parecían preparados para la situación, no habría nada más que un vasto mar ante sus ojos... no habrían navíos, no habrían más que dudas y pequeñas reverencias por parte de quienes por medio los habían acompañado y ahora, se marchaban, dejando a los jóvenes valientes a su suerte con la joven Im Jung Ha.

Siempre habían sido simples desconocidos de la sociedad, jóvenes que perdidos entre la alta flora de su país se habían mantenido en las sombras para evitar trifulcas o en su defecto, aprendiendo a sobrevivir entre sus propias maldiciones ¿cuantos países habían sucumbido a la muerte? tan solo ellos, pero para su suerte, habían sabido enfrentarla y junto a ello, sacar un claro provecho de lo que para otros no eran más que meros cuentos de hadas.

Pero todo monstruo resurge de sus cenizas... todo tirano renace con el sabor amargo de la venganza cruzando sus papilas gustativas y aunque su propia reina tratase de negarlo ¿no habían sufrido lo suficiente como para enfrentar a todos con la ferocidad de sus antepasados? No se habían convertido en uno con sus mayores temores para quedarse atrás... no, por el contrario, lo habían hecho para superar las capacidades humanas de forma natural, engañándose a sí mismos ante las baratas excusas de supervivencia. Un cruel destino que los había deseado hacer caer pero que tan solo los hizo aún más fuertes.
Flashback Im Jung HaHmmmm... —  tras la llegada hasta la orilla de aquel oscuro y tenebroso país, la joven que abanderaba el titulo como líder se limitaría a partir hacia el extremo de aquel escarpado lugar. Un infierno... un lugar que parecía querer hacerlos perder sus vidas y que carecía de sentido para quienes realmente tratase de afrontar que su partida, se daría desde aquel lugar. Hacía ya varios minutos que el silencio se había convertido en el protagonista de la velada, y que el pequeño cuerpo de la extraña joven yacía sentado y meditando en lo alto de una gigantesca y gran piedra que se alzaba entre las cuchillas que golpeaban contra el mortal oleaje.

Cualquiera podría tacharla de loca, de estar atentando contra su propia vida al ver como aquella roca a unos cincuenta metros de la situación donde todos se encontraban, eran golpeada por el oleaje y se encargaba de mojar su pequeño cuerpo, ¿pero cómo perder la visa te aquella joven? Pocos portaban una cornamenta tan grande como aquella, alzándose tan amenazante como la gigantesca cola que partía desde la parte trasera de su cuerpo y que aparentaba en ocasiones ser incluso más grande que esta. ¿Y qué decir de sus prendas? parecía no importarle el lugar al que se dirigía, algo que la hacía portar nada más que ropa interior impermeable blanca y rojiza. Desconcertante, pero que después de todo, portaba cierta lógica para quienes conocían su gran locura.

¡Ahhh! ¡Maldita sea!— sus gritos de inmediato irrumpirían, partiendo el mismo cielo a la par que se ponía en pie y acto seguido se giraba para voltear la mirada hacia no solo los jóvenes que la acompañaban en aquella travesía, sino también los altos cargos que habían sido citados por la misma Kusakage para acompañar a tal curiosa líder. Después de todo, nunca antes había sido vista en tales terrenos, aunque era de conocer los desastres que habían sido causados años atrás entre los terrenos de la hierba por una psicópata de corta edad...curioso a la hora de ver a alguien como ella. — Pienso matarlos a todos.— aclararía sin sentido alguno mientras llevaba sus manos hasta su pequeña cintura y pasaba la vista por todos y cada uno de los presentes, buscando de este modo algo entre ellos, pero siendo rápidamente sorprendida por la fuerza de un vendaval que provocaría que sus dos brazos tuviesen que alzarse de forma inmediata y tras ello, ser colocados por delante de su rostro al ser provocados por una fuerte ventolera que movería no solo cada parte de su larga melena rosácea, sino también de su larga cola negra.
Flashback Kusagakure no sato Con la ferocidad del mismo cielo arrebatando el aliento de los presentes, tan pronto el gran vendaval irrumpiese en el lugar, todos y cada uno de los presentes podría observar como desde las mismas nubes un gran barco se encargaba de surcar el cielo. Tan blanco como la pureza de la misma bondad y con hermosas velas albinas con marcas doradas y elegantes que se encargarían de hacer brillar su grandiosa apariencia, ¿pero cómo diablos una monstruosidad como aquella podría surcar los cielos? Con tan solo observar los grandes globos de aire caliente que se enlazaban en lo alto a cada lado de este y eran unidos por un puente de hierro, poco a poco la comprensión no solo provocaría que fuese un directo golpe directo que soportar para los mismos avances de la humanidad... pero aquel símbolo en lo más alto proclamando la llegada del país del cielo frente a ambos, poco a poco, iría dando paso a que la lógica comenzase a ser aplastante. Después de todo, ¿quiénes eran los que habían provocado que una porción de Daichi se alzase hasta los confines del cielo?

A medida que el gran navío descendía, las olas se moverían con algo más de fuerza hasta que finalmente y partiendo varios metros al frente y distantes de la orilla, este surcase a la mar hasta que su ancla fuese lanzada a este y ahora, una gran escalinata comenzase a cristalizar el camino desde aquel escarpado terreno, hasta el interior del navío. Al parecer las alianzas eran sagradas entre ambos países... aguardaban la llegada de los que algunos proclamaban como ángeles...pero no eran más que mortales.

Una vez el gran puente había sido creado, un hombre de albina melena se alzaría al otro lado, provocando que su mano diestra y cristalizada empezase a tornarse completamente humana y tras ello, el simple movimiento de su siniestra se alzase para colocar lo que aparentaban ser unas lentes ante su rostro. Aguardaban por la llegada de los nativos de la hierba para de este modo, comenzar con su viaje hasta los confines del mundo.


Volver arriba Ir abajo

avatar
NB Narración
Master

Re: [Trama Global] La Feria de la Luna Negra

Mensaje por NB Narración el Sáb Oct 13, 2018 1:01 am

Pautas y aclaracionesSe brinda una nueva ronda de posteo a las siguientes aldeas:

• Kumogakure no Sato.
• Konohagakure no Sato.
• Kirigakure no sato.
• Getsugakure no sato.
• Entra en juego Kusagakure no Sato

Yuki pronto recibirá noticias, desgraciadamente somos tanto que debemos ir poco a poco, más aún con una trama tan grande.

**Farahan: Te han cortado acciones por lo que si deseas efectuar dichos actos deberás de hacerlo en esta ronda.

**KANEKI: Recuerda que no se puede realizar doble post por ronda de narración, a la siguiente tu segundo post será eliminado.

Cualquier duda o comentario por favor, comentadmelo, ha sido una narración intensa y abarcar a tantas personas de esta manera a veces es algo complicado. <3

Al igual que el resto de rondas, se brindan 48 horas de posteo.


Volver arriba Ir abajo

avatar
Yûgen Hotaru
Renegado B

Re: [Trama Global] La Feria de la Luna Negra

Mensaje por Yûgen Hotaru el Sáb Oct 13, 2018 2:24 am


Después del abrazo mi compañera de promoción se había dispuesto a visualizar aquel lugar, trataba de descubrir alguna anomalía en las cercanías que representaran una amenaza potencial para la seguridad de nuestro campamento, pero no había nada, no podía vislumbrar o ver algo más allá que revelara mis sospechas. Tomé entonces una bocanada de aire al escuchar sus palabras, si aquella Yamanaka no se encontraba en este trabajo y ella no la había vuelto a ver, lo más probable es que no hubiera conseguido completar los requerimientos necesarios para sobrevivir en aquel sitio. —  Si me entere. — expresé con firmeza, sin embargo antes que pudiera confesarle la posible muerte de la rubia, de entre la oscuridad saldría una nueva silueta, por sus portes y atuendos se denotaba su superior jerarquía. Solté la empuñadura del Daikiri, para haciendo una reverencia asentir ante su instrucción. — Entendido. —  fue lo único que dije para comenzar a caminar en la dirección de la hoguera. Debíamos reagruparnos para terminar de atar los cabos sueltos para al día siguiente.

— Cuando volvamos a casa, buscaremos a Hikari para contarle nuestra historia acá. — expresé con esa despreocupación tan característica de mi esencia, marchaba con premura para cumplir la orden que recién se me había dado, pero aun así buscaba de mantener la esperanza viva dentro de la Senju sobre su amiga, no quería ser portadora de malas noticias, después de todo justo ahora no necesitaba conocer la verdad si no aferrarse a una esperanza. — Seguramente gritará emocionada, saltará y brincara. Tal vez golpeándola se tranquilice. — indiqué encogiéndome de hombros durante nuestra rápida travesía hacía la zona epicentrica de la reunión.

Marcharía dejando mis dos brazos a los costados de mi cuerpo, para al momento de llegar al lugar, quedarme mirando a los superiores que allí se encontraban, mi cuerpo se enderezo, mis piernas quedarían en una posición natural, mientras mis dos manos se cruzaban en mi espalda a la altura central de la cintura, mi único orbe descubierto realizaba un rápido recorrido por el sitio, escuchando cuidadosamente las palabras que la Yamanaka dirigía hacia nosotros, dándome cuenta a la par de la presencia de Haru.  Mi ojo se quedaría sobre ella unos instantes siendo descarada mi concentración sobre ella, después de eso solo cerré mi ojo y solté un suspiro de alivio.

« Te encuentras viva…» pensaba abriendo mi ojo y concentrándome ahora sobre la Yamanaka que lideraba aquella expedición. Aquel discurso político, tan directo, era el típico que se usaba para misiones sin retorno o donde las pérdidas serían bastante altas, saber que Haru y Koki se encontraban en esta tarea me hacía sentir vulnerable, ese par se habían ganado mi amistad, pensar en que podría perderlas durante la batalla me motivaba a esforzarme aún más, por ellas la vida y más de eso estaba segura. «Para momentos así hice este pacto, ayúdame a protegerlas.» comentario mental que iba dirigido hacía quien compartía mi cuerpo conmigo. Si llegaba a requerir de su fuerza para confrontar cualquier situación esperaba que estuviera dispuesto a prestarme su ayuda.

Mi diestra desenvainaría el oscuro Daikiri que se ubicaba en mi cintura para alzarlo en señal de orgullo como durante el evento de los exámenes Chunins, mi pecho erguido, mi cuerpo completamente firme, mi mirada clavada sobre la líder del trabajo, — ¡Firmes y dignos! — exclamé en voz alta y con bastante sentimiento impregnado de orgullo patriota una vez la Yamanaka terminara su discurso y se incorporara aquel sujeto de la aldea contraria. Amaba a mi aldea, mi patria, mi nación, por ellos todo, tenía mucho que proteger y mucho por lo que pelear, por eso exhibía mi patriotismo de manera tan orgullosa. Muy a pesar de que la Yamanaka se rehusara a que mostráramos disciplina o conducta militar, era algo imposible para mí que después de ese discurso no me mostrara orgullosa de mi título, mi cargo y mi permanencia en las fuerzas armadas de aquel país.

Me mantendría en aquella posición aguardando las siguientes instrucciones.

Acciones:


  • Mientras converso con Koki reverencio al superior para cumplir la instrucción.
  • Durante el recorrido hasta la fogata le dirijo unas palabras a la Senju.
  • Al llegar me posiciono para tener visual de la Yamanaka durante su discurso.
  • Me mantengo firme durante su discurso.
  • Una vez la Yamanaka termina sus palabras exclamó una oración de “Firmes y Dignos” mientras realizo el saludo tradicional de Kumo con aquella arma que se nos obsequia al graduarnos. Una clara señal de respeto y lealtad hacía el símbolo que abandero.

INFORMACIÓN:
TÉCNICAS USADAS:
Inventario Bélico:
Estuche Pequeño (Derecho 1)

  • Bombas de Humo x2
  • Alambres Ninjax5


Estuche Pequeño (Derecho2)

  • Kunais x1
  • Shurikensx4

Estuche Pequeño (Izquierdo)

  • Kunais x2
  • Shurikensx2

Estuche Pequeño (Izquierdo2)

  • Kunais x3
  • Shurikensx2


Estuche Mediano (Cintura)

  • Kunais x1
  • Kunais con Sellos Explosivos x2
  • Bomba de luz: x 2
  • Shurikens: x 4



Otros Items

  • Comunicador (Oreja) x1
  • Daikiri (Alterado Negro)x1
  • Yoroi Barukirī (Armadura Valkiria): x 1 Chaleco.
  • Píldora del soldado:  x2 Bolsillos del pantalón.


  • Fuerza : 40
  • Resistencia : 60
  • Agilidad : 50
  • Espíritu : 70
  • Concentración : 62
  • Voluntad : 60
  • Chakra : 290


— —
«»

Volver arriba Ir abajo

avatar
Kenta
Kiri Chunin

Re: [Trama Global] La Feria de la Luna Negra

Mensaje por Kenta el Sáb Oct 13, 2018 2:34 am


Escuchar con atención las palabras de Ikum fue lo esperado, desde sus inicios un posible combate entre ambos se iba divisar y aunque ese no era el momento para ser exacto no se podía juzgar con contundencia una respuesta de su superior. Quizás la mirada decía más que mil palabras y al ver que el Kaguya no le observaba supo la poca importancia que le daba para ese instante. Un gesto de indiferencia fuera dejado ver en su rostro sino fuera sido por la máscara que oculta parte de ella, pero recordaba cómo Akatsuki  intentó motivarlo y un movimiento de negación se hizo ver en Kenta que miró en dirección de donde provenían los gritos de molestia por parte de la superior Kaede y a los segundos de sentir la presencia del Jonin Goro Isashi al pasar por su lado derecho giró su cuerpo horizontal. El silencio en el Uchiha persistía manteniéndose de pie con vista a la proa, estaba posicionado a diez metros entre su homologado y él, que se encontraba a su lado izquierdo y del otro costado la Chunin Hyunie.

Regaló una breve mirada al Kaguya —¡Muchas gracias! Pero eso no es nada sino logró vencerte —vociferó una vez más con un tono decidido desviando sus ojos de éste. Por su parte, estaba calmado era la segunda vez que embarcaba hacía algún lugar junto a sus aliados y la cantidad de shinobis que estaba en la embarcación era increíble. Nunca antes había visto reunidos tantos ninjas con un mismo fin. La penumbra de la noche y el frío al que estaba acostumbrado no le afectaba en nada, desde esa posición pudo escuchar con total claridad las palabras Kobayashi que sin duda fueron alientos y alertas que tomó su persona con mucha precaución; junto al Jonin estaba una chica que recordaba en el mismo sueño de Kio, lo cual le causo una sensación extraña volviendo a tocarse la mandíbula. El no estar solos parecía indicar que se podía encadenar una fuerte pelea, sin embargo éste no se mostró alterado sino más bien calmado y algo debía hacer era disfrutar de la noche mientras la luna iluminaba a duras penas su burakkusame, la máscara de tiburón negro como le llamó desde aquella vez que decidió usarla.

Las últimas palabras dirigidas a Ikum-san fueron como un puñal y al ver visto a Hyunie, le recordó cuando era genin que lo quería desafiar —. Ahora que lo recuerdo, Hyunie también necesitaba hablar contigo —comentó encogiéndose de hombros por si el chunin volteaba a verlo con su gesto podría entender que no sabía mayor información y si así fuera tampoco tenía ganas de dárselas porque le bastaba y sobraba con lo que dijo. Sus brazos se entrecruzaron a la altura de su pecho —. Espero que está vez no actúes como un niño al salir corriendo para ocultar tus responsabilidades si algo sale mal —añadió muy seriamente permaneciendo firme sobre la cubierta en espera de futuras instrucciones de sus superiores.

Jutsus Usados:

Acciones:

• Permanece en el sitio, escuchando a Kaede y al ver pasar Goro por su lado derecho decide girar su cuerpo quedando horizontal.
• Escucha las palabras del Jonin Kobayashi junto a la Jonin Kin que la recuerda de un sueño volviendo a tocarse a mandíbula.
• Visualiza nuevamente a Ikum con el cual sigue la conversación con los brazos entrecruzados.
Aclaraciones:


Inventario Bélico:
Estuche Grande (Cintura trasera)

  • Kunai: 5
  • Bengala: 2
  • Shuriken: 6
  • Bomba de Humo: 2
  • Sello explosivo: 1
  • Bomba de Luz: 1
  • Fuma Shuriken: 1
  • Senbon: 9


Estuche Grande (Cintura frontal)

  • Kunai: 5
  • Hilo Ninja: 3
  • Shuriken: 4
  • Bomba de Humo: 1
  • Fuma Shuriken: 1
  • Senbon: 24
  • Píldora de Soldado: 2
  • Sellos explosivos: 1


Estuche Mediano (Vasto Externo Derecho)

  • Kunai: 2
  • Shuriken: 8
  • Bomba de Humo: 2
  • Sello explosivo: 1
  • Senbon: 6


Estuche Mediano (Vasto Externo Izquierdo)

  • Kunai: 2
  • Shuriken: 8
  • Senbon: 6
  • Sellos explosivos: 1


Mochila (Espalda)

  • Kunai: 4
  • Hilo Ninja: 5
  • Kit de primeros auxilios básico: 1
  • Makibishi: 15
  • Senbon: 5
  • Bolsitas explosivas: 2
  • Shuriken: 4
  • Shuriken Gigante: 1
  • Bengalas: 1
  • Pergamino común: 1 (Shuriken Gigante con el sello Tigre)
  • Respirador: 2
  • Vendaje: 1
  • Recipiente Médico: 1
  • Surudoi Tsume: 1
  • Comunicador: 1
  • Capa Impermeable: 1


Chaleco Chunin (En Uso)

  • Ryous || Bolsillo derecho
  • Flor de Papel || En el hombro izquierdo
  • Talismán || Bolsillo izquierdo
  • Libro ||Bolsillo Derecho
  • Botella de Agua || En la espalda


Otros Items

  • Comunicador (Oreja Derecha)
  • Nota de invocación con almacenamiento de un Kunai (Muñeca Izquierda)
  • Katana (Cintura del lado derecho)
  • Mecanismo de Kunai Oculto (Brazo Derecho con un kunai)
  • Lanzador de agujas (Brazo Izquierdo con cinco agujas)
  • Kiribachi [Colmillo del tiburón] (Espalda)
  • Banda Ninja de Kirigakure No Sato (Sobre el cuello)
  • Burakkusame (ブラックサメ, Tiburón Negro) (En su rostro)


  • Fuerza : 30
  • Resistencia : 30
  • Agilidad : 47
  • Espíritu : 30
  • Concentración : 61
  • Voluntad : 30
  • Chakra : 190

Volver arriba Ir abajo

avatar
Kiryu Hyunie
Kiri Chunin

Re: [Trama Global] La Feria de la Luna Negra

Mensaje por Kiryu Hyunie el Sáb Oct 13, 2018 3:37 am


Me alegraba bastante aquel reencuentro y mi felicidad se hizo notar aún más cuando Koromaru se integraba a la unión de puños que el Inuzuka y yo estábamos realizando, mi lealtad era incondicional para aquellos que de una u otra forma lograban convertirse en mis camaradas, en mis amigos, esa pareja y Kazuma habían logrado alcanzar ese punto. Fue entonces que Kio se integró al alboroto con la otra superior del navío y el canino se retiraba para ir en dirección a Goro, sonreí emocionada al ver como interactuaban para luego mirar un par de segundos en la dirección donde estaba el Uchiha desafiando al Kaguya. Las palabras de Ikum reflejaban disciplina, una que no había mostrado anteriormente pero parecía haberla recuperado, aparté la mirada entonces de la cubierta para apoyar mis dos codos sobre la baranda del borde y quedarme mirando en dirección al navío contrario.  

Mis manos permitirían que mi rostro reposara entre ellas, miraba hacía aquel lugar, debo confesar que sentía nostalgia hace poco estaba en una prisión, ahora formaba parte de algo, formaba parte de una alianza, había creado vínculos que jamás pensé tener, amistades que nunca hubiera soñado siquiera. Para seguir formando parte de esa familia, de esa unidad y hermandad, debía mostrar mi utilidad, fue entonces que miraba con interés en dirección a ese barco donde ahora una nueva personalidad empezaba a emitir un discurso bastante claro sobre lo que se estaba aproximando. Era una clara advertencia, una señal que una vez llegáramos a tierra finalmente recibiríamos ese ansiado y anhelado bautismo como Shinobis.

Fue allí que pude visualizar finalmente a la mujer, aquella mujer que tuve que proteger y que había fracasado, mis ojos se abrirían como platos y mis manos se apartaron velozmente de mis mejillas para apoyarse sobre la baranda con fuerza, pensé en gritarle y atraer su atención, pero por mi fracaso dudaba que siquiera tuviera el honor de dirigirme a ella, así que la sonrisa de mi cara que reflejaba emoción se tornó nostálgica pero feliz. Ella estaba viva, eso era lo que importaba, esperaba alguna vez tener la oportunidad de disculparme por lo sucedido durante aquella tétrica aventura.

— No fallaré esta vez.  — murmuré apretando mis puños con bastante fuerza sobre la madera de la baranda, al menos esta vez tenía una sorpresa para muchos, había aprendido ninjutsu médico, aunque aún era novata, mis nociones básicas evitarían que muchos simplemente perdieran la vida. Me tomaría un par de segundos de reunir el valor para hacer algo que le recordara a mi compañero una promesa que fortalecía nuestra alianza, — ¡Kazuuu! ¡Kazuuuuuuuuu!  — grité a todo pulmón un par de veces —  ¡Recuerda nuestra promesa! ¡Yo te protegeré y limpiaré el camino que vas a transitar! — haría una pausa diminuta — ¡Soy tu amiga Hyunieee no te olvides de mí! — exhalé un último grito sonriendo desde el borde y alzando mi mano derecha hasta lo más alto para agitarla de derecha a izquierda en claro gesto de saludo, miraba desde el borde hacía el barco contrario, esperaba sintiera que contaba conmigo para cualquier cosa, al igual que el joven Kio. Lucharía para que ellos sobrevivieran sin importar mi vida, después de todo no había algo más lleno de orgullo que una muerte digna. Nada haría sentir más orgullo a mi padre que su hija muriese por la causa. Sonreía agitando mi mano emocionada por compartir esas vivencias con tantas personas.

Técnicas:
Aclaraciones:
---  
Acciones:


  • Me quedó mirando en dirección al barco de Getsu mientras Kobayashi habla.
  • Una vez Kobayashi termina su discurso alzo mi mano y grito eufóricamente unas palabras dirigidas a Kazuma.

Inventario Bélico:


Porta Armas Pequeño (Derecho) 1

  • 4 Bombas de Humo.
  • 1 Sello Explosivo

Porta Armas Pequeño (Derecho) 2

  • 3 Sellos Explosivos
  • 3 Kunais



Porta Armas Pequeño (Izquierdo)1

  • 5 Kunais


Porta Armas Pequeño (Izquierdo)2

  • 5 Shurikens



Porta Armas Mediano (Cintura)

  • 1 Shuriken
  • 1 Kunai
  • 6 Bengalas
  • 1 Respirador
  • 1 SURUDOI TSUME


Cuello: Micrófono comunicador y el auricular en la oreja derecha.
Brazo:  Banda de la aldea Anudada al bise izquierdo.
Pantorrilla izquierda: Tanto (Como si fuera un cuchillo táctico militar)
Espalda: Katana de manera diagonal sobresaliendo la empuñadura por mi hombro derecho.
Cuerpo: Capa impermeable.
  • Fuerza : 43
  • Resistencia :30
  • Agilidad : 30
  • Espíritu : 30
  • Concentración : 30
  • Voluntad :60
  • Chakra : 220


—  —
«»

Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado

Re: [Trama Global] La Feria de la Luna Negra

Mensaje por Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.