Últimos temas
» [Petición] Auto-Misiones
Hoy a las 2:21 pm por Satoshi Nara

» [Censo] 17/10/2018
Hoy a las 1:52 pm por Seiko Shouboku

» [Petición] Grupo Sanguíneo
Hoy a las 1:49 pm por Seiko Shouboku

» [Petición] Conexión diaria
Hoy a las 1:48 pm por Seiko Shouboku

» [Dados] Grupos Sanguíneos
Hoy a las 1:26 pm por Nine Beasts

» [Trama Global] La Feria de la Luna Negra
Hoy a las 1:19 pm por Nozomu Nakamura

» yuko Hyuga ID
Hoy a las 1:17 pm por Wendy Uzumaki

» [HN] Jenda Tomoki # Renegado C
Hoy a las 11:11 am por Seiko Shouboku

» [HN] Hideki Shinozuka # Genin
Hoy a las 11:07 am por Seiko Shouboku

Afiliados
Limpieza 05 - 08 - 18

Boku no Hero ROLVelmegunLoving PetsCrear foroOne Piece Legacy

[Trama Global] La Feria de la Luna Negra

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

avatar
Kiosuke Sawarabi
Getsu Chunin

Re: [Trama Global] La Feria de la Luna Negra

Mensaje por Kiosuke Sawarabi el Sáb Oct 13, 2018 11:18 pm

La respuesta de quien comandaba a las fuerzas de la niebla llegó a Koromaru, que de inmediato alzó la vista con serenidad manteniendo la firmeza que lo caracterizaba. La vista del Ninken no tardaría en desviarse hacia la posición del joven a quien aparentemente deberían liderar, y tras mantener sus orbes sanguíneas fijas en él, volvería la vista al superior simplemente soltando un ladrido de afirmación.
En cuanto desembarquemos, ven a verme, shinobi. — dirigiría sus palabras al Yuki, tras levantarse y acercarse hasta una distancia prudencial de un metro frente a él, alzando con lentitud el hocico y olfateando un par de veces, captando su esencia lo suficiente como para rastrearlo si era necesario más adelante.

El canino simplemente se giraría rompiendo filas en cuanto acabara con su reconocimiento, dándole la espalda a todos y encaminándose nuevamente hacia donde se encontraba Kio, justo en el momento en que Hyunie comenzaba a gritar un par de cosas al joven Kazuma; tanto ella como el Inuzuka eran igual de infantiles, pero en esencia, demostraban un algo que aquellos que aparentaban querer disputarse el respeto por el Isashi no tenían de momento... ¿Quizás algún día lo harían? Koromaru pensaba detenidamente en todo, pero no se preocupaba en nada mas que seguir órdenes y proteger al tonto de su hermano mayor.

El discurso de Kobayashi inició, y la esencia alegre de Kiosuke se mostraría más seria. En cuanto su mentor salió de los adentros del navío de la luna y se acercó a la baranda de este, pudo divisarlo tanto a él, como a Keiko y a una persona especial para él... Pero, ¿qué significaba esa presión en el pecho del Inuzuka? Si bien no era muy claro desde la distancia, tampoco era oscuro; los ojos de Kin Tsuchi eran los que había visualizado en aquel sueño, y su aspecto, su cabello, quizás cada centímetro de aquel cuerpo que había gustado de estudiar con lujo de detalles se veía idéntico...

¿Qué significaba todo aquello? ¿Había sido real? ¿Ahora veía el futuro? El ceño del Inuzuka se arrugó mostrando evidentemente molestia, lo cual, acompañado por un chasquido de su lengua, simplemente lo mantuvo apoyado sobre la baranda del navío de la niebla, fijando sus orbes ambarinas en la mujer que amaba, esperando que esta, de alguna forma, sintiera que él esperaba volver a encontrarse con su mirada...

Hyunie... Volvamos a vernos en la isla. — diría dejando caer la colilla del cigarro al mar mientras soltaba la última bocanada de humo, unía sus manos en un mismo sello e inflaba el pecho captando la escencia de la joven sin siquiera mirarla; quería asegurarse de que encontraría a la joven él mismo si Koromaru no podía, y proteger a cada uno de los que se encontraban en la avanzada si es que llegaba un momento en el cual hacerlo.

Koromaru se alzaría en dos patos sobre la zurda de Kio y se apoyaría sobre la baranda del navío. De esta forma, observaría la visual del barco de la luna, captando a cada uno de los presentes con su mirada... Estaba Kin, eso era bueno. Seguía viva, eso era bueno... Esperaba que se alegrara de verlo utilizando la bufanda que ella le había regalado.


Inventario Bélico:
  • Momoku Kabuto (盲目兜, Casco Ciego) — En uso.
  • Estuche grande — Cintura/Espalda.
    • Bombas de humo x4
    • Comunicadores x4
    • Pildoras de soldado x10
    • Alambres ninja
    • Respirador
  • Estuche mediano izquierdo — Cintura/Espalda.
    • Makibishi x30
    • Pergamino de almacenaje, Blanco.
  • Nota invocadora — Muñeca derecha.
    • Kunai preparado x1
  • Nota invocadora — Muñeca izquierda.
    • Kunai preparado x1
  • Estuche mediano derecho — Cintura/Espalda.
    • Shuriken x18
    • Pergamino de almacenaje, Negro.
      • Tsukihana no Manto x2
  • Estuche pequeño — Muslo izquierdo.
    • Kunai preparado x5
  • Estuche pequeño — Muslo derecho.
    • Kunai preparado x5
  • Tantō — Espalda.
  • Bomba de luz — Oculta.
  • Sellos explosivos x10 — Ocultos.
  • Mecanismo de Kunai Oculto x2 — Ocultos.
  • Chaleco táctico — En uso.
    • Caja de cigarros x03
    • Zipo
    • Ryous.
    • Pergamino de almacenaje, Gris.
      • Mochila
        • Capa impermeable x2
Koromaru:
  • Fuerza : 31
  • Resistencia : 26
  • Agilidad : 37
  • Espíritu : 30
  • Concentración : 37
  • Voluntad : 30

  • Chakra : 136


• Koromaru capta la esencia de Akatsuki Yuki.
Técnicas utilizadas:
KYŪKAKU APURŌCHI (嗅覚アプ, ENFOQUE OLFATIVO)
Sin necesidad de activar la técnica de cuatro patas, el shinobi realiza un sello a dos manos y activa su capacidad olfativa Inuzuka de manera apartada a las mejoras físicas, tanto para focalizar su capacidad sensorial fuera de combate, como también para ahorrar chakra en el uso.

Concentración y espíritu:

• NORMAL: Capta los olores dentro de un área de 100 metros a la redonda.
• BUENO: Capta los olores dentro de un área de 200 metros a la redonda.
• VIRTUOSO: Capta los olores dentro de un área de 300 metros a la redonda.
• LEYENDA: Capta los olores dentro de un área de 500 metros a la redonda.

Consumo: 14Ck para ejecutar y 7Ck para mantener.
  • Fuerza : 62
  • Resistencia : 53
  • Agilidad : 75
  • Espíritu : 60
  • Concentración : 75
  • Voluntad : 60
  • Chakra : 273 - 14 = 259

Volver arriba Ir abajo

avatar
Arashi no Kamizuru
Konoha Genin

Re: [Trama Global] La Feria de la Luna Negra

Mensaje por Arashi no Kamizuru el Dom Oct 14, 2018 12:29 am

Hice el brindis con mi hermano a medida que comenzaba a beber para bajar el trozo de carne que estaba devorando en esos momentos. Como siempre, Aku era cordial y caballeroso, se presentó casi que con honores a la Chunin, ella igualmente correspondió el saludo y yo me quedé mirando aquella escena a medida que se me venía una idea un tanto juguetona. Di un paso hacia el frente para poder entrar en el rango visual de Seiko e hice otra reverencia solo para ver su reacción, disimulando una media sonrisa solo para ver cómo reaccionaría, venga… una pequeña broma no hace daño a nadie y así se rompe el hielo un rato… aunque para conseguir una reacción de Seiko habría que derrumbar un iceberg.

Justo en ese momento llegó alguien más, un amigo de Aku el cual al verle, me recordó bastante, por no decir que era la viva imagen de mi compañero de misión… cómo era su nombre. -Hanzo. - Dije aquello mientras miraba el pelo del chico, lo único en que se diferenciaban era que Hanzo tenía el pelo verde y este era rubio, en ese momento parpadeé un par de veces al darme cuenta que había dicho aquel nombre. -Verga, mala mía. - Una media sonrisa y un ceño arrugado mostraría cierta pena a medida que estrechaba mi mano hacia Dai.- Es que te parece burda a un compañero que tuve en una misión. - Finalizaría aquella frase soltando una risa nerviosa, definitivamente mi forma de hablar era salida de los barrios bajos de Konoha.

Como un polilla revoloteando sus alas alrededor de una llama... - Hay un dicho que una vez leí en uno de mis libros de fantasía. - Comenté mientras hacía memoria sobre esa historia, una historia oscura sobre un hombre que no podía morir. - Vereor Nox. - Creo recordar que se pronunciaba así, ya parecía todo un friki de los libros, repitiendo frases en idiomas inventados cargados de significados que curiosamente venían a juego con el lugar en dónde nos encontramos. - ¿Sabes lo que significa? - Pregunté esbozando una media sonrisa a medida que apoyaba mi codo para recostarme sobre una de las cajas que habían sido colocadas de manera ordenada cercano a una tienda de campaña. - Ten miedo a la noche. - Le comenté a medida que volvía mi mirada hacia el cielo oscuro como la noche misma por unos segundos y luego volver a mirar hacia el grupo buscando a Seiko, quien al parecer se había acercado a la loba.


INFORMACIÓN:
TÉCNICAS USADAS:
Colocar técnicas usadas aquí
INVENTARIO BÉLICO:


  • Estuche pequeño en muzlo izquierdo
    Bolsita explosiva
    Bengala
    Shuriken
    Shuriken
  • Estuche pequeño en muzlo derecho
    Pildora soldado
    Kunai
    Shuriken
    Shuriken
  • Estuche mediano en cintura derecha
    Kinzu No ishi
    Hilo ninja
    Vendajes
    Bomba de humo
    Bomba de humo
    Bomba de humo
  • Bolsillo Capa
    Pildora soldado bolsillo derecho
  • Brazo derecho
    Dispositivo de kunai oculto con kunai

  • Fuerza : 13
  • Resistencia : 10
  • Agilidad :8
  • Espíritu : 10
  • Concentración : 8
  • Voluntad : 10
  • Chakra : 079

Volver arriba Ir abajo

avatar
Seiko Shouboku
Konoha Chunin

Re: [Trama Global] La Feria de la Luna Negra

Mensaje por Seiko Shouboku el Dom Oct 14, 2018 2:49 pm


Tras dejar aquel pequeño aperitivo para aquella majestuosa loba, Seiko había vuelto al sitio en el que estaba sentada antes. El tronco de un árbol algo alejado del barullo de gente. Por el camino y mientras se sentaba se había sentido observada por aquella curiosa loba. Pero además, la mente de Seiko había divagado en dos pequeñas cosas. Por un lado juraría que cuando se había presentado el hermano de Arashi y habían intercambiado reverencias, el chico de las abejas había también realizado otra y si no recordaba mal, la propia Seiko había vuelto a responderle con otra. Algunas veces como aquella empezaba a pensar que realmente hacía demasiadas reverencia y que la gente no exageraba al decírselo. Pero eran parte de Seiko  y no podía evitar mostrar ese símbolo de respeto cuando era necesario.

Por otro lado, antes de girar su atención hacia el chico llamado Dai, Seiko juraría que la Jonin rubia de la nube había respondido a su reverencia con una mirada y una sonrisa. No estaba completamente segura pues tal vez esto se hubiese debido a una mala interpretación por parte de Seiko o tal vez eran solo imaginaciones de esta. Pero si realmente había logrado esa respuesta de aprobación por una superior de otra aldea...entonces Seiko se sentía satisfecha.  Pues ella era una kunoichi que solía mantenerse apartado del gentio, que no solía socializar demasiado y sin embargo...sabía que en momentos especiales como aquel, en misiones donde un fallo puede sentenciar tu vida y no solo eso, si no para su propio desarrollo y evolución dentro de aquel mundo debía mostrarse y darse a conocer. Aunque fuese con una sola reverencia.

Pero volviendo al punto donde se encontraba la kunoichi, en aquel tronco sentada con una bola de arroz entre las manos que había mordisqueado ligeramente, su mirada volvió a desviarse hacia el lugar donde había estado anteriormente, hacia la gran loba albina. Justo en el momento de observar como  esta devoraba la bola de arroz como si no fuese más que un caramelo. Era curioso pensar que en manos de Seiko parecía una gran bola de arroz y sin embargo junto a aquella loba no pareciese más que una pequeña bola de arroz.

Para sorpresa de Seiko nada más terminar de comer aquello, la loba albina se levantó y con suma tranquilidad, como había llegado hasta allí antes, se dirigió hacia ella. Para una vez a su lado tumbarse junto a esta y volver a descansar. La kunoichi la observó con detenimiento, era un animal increíble, nada parecido a los que una vez se cruzó de pequeña. Pero la sorpresa no terminó ahí pues cuando esta aún estaba observándola escuchó una voz desconocida proveniente de la loba. Tal fue la sorpresa que aunque por fuera la expresión de Seiko no cambió y se mantuvo serena y tranquila, por dentro un montón de pensamientos y sensaciones se arremolinaron ante la sorpresa de que aquella loba hubiese hablado. Nunca hubiese llegado a esperar que fuese a hablar, pero debía admitir que era una sorpresa interesante e increíble. Cuando volviese a la aldea, por que volvería, investigaría sobre aquel hecho.

Aún sorprendida por dentro, con suma tranquilidad Seiko se agachó a dejar su bola de arroz casi intacta cerca del hocico de la loba. Tenía algunas más y ciertamente ahora mismo estaba segura que aquella loba la disfrutaría más que ella misma, a si que, que menos que darle también la suya en agradecimiento por su compañía. - Encantada Shiro. - Murmuró en voz suave y tranquila para luego incorporarse para así dejar a la loba descansar tranquila allí junto a ella. La kunoichi debía admitir que era agradable, una vez que sabías que no te iba a morder, tener a aquella gran loba a tu lado. Agradable y tranquilizador. Si su compañera kunoichi confiaba en Shiro es que verdaderamente debía ser una animal a temer. Y además estar junto a aquella loba donde el silencio no era incomodo era también algo agradable para una persona que como Seiko disfrutaba más de la tranquilidad del silencio que de una charla intensa.

Seiko observó a la loba tentada de acariciar suavemente sus orejas como si de un perro se tratara, pero, al final decidió no hacerlo sin saber si sería de agrado para el animal. Pues pensando en ella misma, a Seiko le solía resultar incomodo el contacto con otras personas, así pues no iba a molestar a la loba a no ser que ella quisiese. Miró entonces al frente y esperó paciente a que comenzase lo que fuese que iba a comenzar.

Tras unos minutos la jonin rubia se acercó a la hoguera y bramó unas palabras para llamar la atención. Comenzó pidiendo silencio y atención. Y continuó con un pequeño discurso de lo que llegaría a la mañana siguiente. Algo que si bien era en cierto modo alentador también impregnaba en miedo y temor a algunos ninjas y por que no admitirlo, a la propia Seiko. Pero sin miedo no hay valentía pensó para si.

La zona se había llenado de ninjas de ambas aldeas y de distintos rangos. Por suerte para ella, el tronco donde se encontraba seguía tranquilo y únicamente ocupado por ella y Shiro. Al parecer la loba albina imponía más respeto que muchos ninjas.

Durante el discurso Seiko  se fijó en algo, o mejor dicho alguien que hizo que variase su mirada de la jonin a él. Izuna Uchiha había hecho acto de presencia. El jonin de la hoja que había otorgado a Seiko el rango de Chunin en la capital. Sin darse cuenta Seiko realizó una media reverencia con la cabeza al observarle. Ciertamente tras haber visto algunas de sus habilidades, era un honor tenerle allí.

Cuando la Jonin terminó el discurso Seiko se había mantenido sentada siguiendo las ordenes de esta de no ponerse en posición militar, aunque no pudo evitar tener la espalda recta y realizar otra media reverencia ante esta. Observó también por el rabillo del ojo a una chunin de la nube que al contrario si que había mostrado la posición y la emoción digna de quienes entran en batalla. Pero ser el centro de atención no era algo del gusto de Seiko. Por ello, la chunin esperaría desde su posición junto a Shiro a las siguientes indicaciones por parte de la jonin del rayo o del mismo Izuna.




INFORMACIÓN:
TÉCNICAS USADAS:

--
RESUMEN:

--
INVENTARIO BÉLICO:
- Estuche Mediano 1 ( Parte baja espalda derecha)
5 Kunais
5 Shurikens
1 Bomba Humo
1 Sello explosivo
3 Alambres
1 Píldora del soldado
1 Bomba Gélida
1 Bomba de luz


- Estuche Mediano 2 ( Parte baja espalda izquierda
)
4 Kunais
5 Shurikens
1 Bomba Humo
1 Sello explosivo
2 Alambres
1 Píldora del soldado
2 Hien

- Estuche pequeño (Pierna izquierda)
2 Shurikens
2 Kunais
1 Bomba Humo
1 Bomba Gélida

- Bandana con el símbolo de la hoja. - Colgado en la cintura lado derecho por delante de la funda del Tanto.

- Tanto - Colgado de la cintura lado derecho

- Kunai Oculto mediante mecanismo en brazo izquierdo.

- Comunicador oreja derecha

- Chaleco Chunin

-Talisman colgado en el cuello bajo la ropa [A Espiritu]
  • Fuerza : 30
  • Resistencia : 30
  • Agilidad : 40
  • Espíritu : 58
  • Concentración : 32
  • Voluntad : 31
  • Chakra : 219

Volver arriba Ir abajo

avatar
Dai Uzumaki
Konoha Genin

Re: [Trama Global] La Feria de la Luna Negra

Mensaje por Dai Uzumaki el Dom Oct 14, 2018 3:24 pm

Tras haberse acercado al grupo y realizar unas cuantas reverencias Dai se encontraba absorto por la gran cantidad de shinobis que había a su alrededor. Arashi, un chico que estaba en el grupo se presentó de una forma bastante peculiar la cual Dai no llegó a entender. Independientemente de la situación Dai se encontraba a gusto entre sus compañeros shinobis de Konoha ya que todos parecías ser buena gente. El chico no pudo evitar darse cuenta de que lejos del grupo se encontraba una chunin de Konoha, cosa que dió por sentado debido a la conversación que estaban teniendo el resto de compañeros, apoyada en un gran árbol bajo la custodia de una increíble pero majestuosa loba de un color blanco como la nieve.

Tras unos cuantos minutos de bullicio y conversaciones varias una de las jounins del lugar hizo acto de presencia, rápidamente todos se encontraron increíblemente concentrados en sus palabras, las cuales fueron potentes y serias, hablaba sobre lo que nos depararía en el resto de esta seria misión además de realizar unas cuantas frases de ánimo hacia los shinobis, tras el potente pero escueto discurso de la jounin del rayo, el jounin del clan Inuzuk proveniente de la aldea de la hoja realizó también acto de presencia ante los shinobis. Tras una breve presentación todos los presentes esperaban ansiosos las palabras del ninja


INFORMACIÓN:
TÉCNICAS USADAS:
Colocar técnicas usadas aquí
INVENTARIO BÉLICO:
Colocar inventario aquí
  • Fuerza : 5
  • Resistencia : 6
  • Agilidad : 4
  • Espíritu : 12
  • Concentración : 4
  • Voluntad : 5
  • Chakra : 73

Volver arriba Ir abajo

avatar
Daisuke Nara
Getsu Genin

Re: [Trama Global] La Feria de la Luna Negra

Mensaje por Daisuke Nara el Dom Oct 14, 2018 4:03 pm

El muchacho no sabía muy bien cuánto tiempo había pasado desde que comenzó el viaje, no lo tenía muy en claro, además de que tampoco importaba demasiado en general. No obstante, el pequeño espectáculo que se estaba formando en el barco donde estaba no le gustaba, más que ninjas daban la impresión de ser un montón de piratas totalmente ebrios. Frunció el ceño ante lo que estaba pasando, eso no era correcto y la verdad fuese dicha, se esperaba algo así por parte del venenoso del abanico, mas no del pelirrojo aunque probablemente se debía a la propia supervivencia - De verdad espero que no se pongan a pelear aquí - decía por lo bajo, de tal manera que sólo Jyun le escuchaba pues estaba en sus cercanías. No obstante, la mirada del muchacho de las sombras se dirigía hacia la mujer gritona, aquella que al parecer tenía cierta influencia sobre el médico chunin - ... - no dijo nada, limitándose a hacer una pequeña mueca de molestia ante lo que todos los demás veían.

No sabía muy qué es lo que pasaría, siendo que ni siquiera tenía muy bien en cuenta cómo es que comenzó todo eso - Deberíamos estar ocupados en saber a dónde llegaremos - le comentó seriamente a su compañero, aquél con el cual sólo había tenido poco contacto, una sola misión en la cual tenía que fungir como mensajeros. Fuera como fuese, el muchacho espadachín desvió su mirada del espectáculo principal para ver a su alrededor nuevamente, notando por enésima vez que la cantidad de personas presentes era visiblemente grande. Todo eso resultaba muy extraño para el muchacho, pero en cierta manera era porque nunca había salido del país de la Luna y realmente estaba bastante ansioso por todo lo que podría ocurrir, pensó en tomar otro cigarrillo pero los dejó para otro momento, cosa rara pero que simplemente pasó. Continuó inspeccionando con sus orbes oscuros, notando la presencia de cierto shinobi delgado que ya había conocido de antes - Si quieres, sígueme - le dijo al Jyugo que andaba con él, para que le siguiera mientras este comenzaba a aproximarse al sujeto visto. Este último resultó ser el joven de los papeles, ese que llegó a trabajar con el Nara en una oportunidad y que además, se mostraba al mundo como un joven un tanto despreocupado.

Dentro de todos los presentes era de los pocos con los se podía charlar, siendo que no convenía meterse en los problemas o casos entre el pelirrojo y el viperino de Farahan. No le importaba mucho lo que hicieran mientras no afectaran al resto, y muy a pesar de que estuviesen los altos cargos cerca, no todo el tiempo se tiene una buena suerte en todo. Esa no existía, o al menos ese era el pensamiento del ninja sombrío que, para ese instante ya estaba acercándose a las proximidades de su compañero de aldea. Cada paso que daba resultaba un tanto silencioso, y es que si bien era cierto que soltaba un pequeño ruido, los sonidos externos claramente tapaban a todo lo que pudiese hacer el muchacho espadachín - Buenas, Nakamura - dijo con seriedad en cuanto estuvo lo suficientemente cerca. Se había ubicado a un lado de Nozomu, llegando por detrás de este para ponerse a su derecha - Así que también has venido - decía el muchacho mientras veía a su alrededor nuevamente, notando como esa reunión de shinobis se hacía cada vez más notable para el muchacho de las sombras - Al parecer estamos todos acá - dijo desde la ignorancia, no teniendo en cuenta si realmente estaban todos los ninjas de Getsugakure y Kirigakure no Sato - ¿Sabes la razón...? - preguntó para verse interrumpido por las palabras de un hombre. Uno que tenía la fama de ser el hombre más fuerte del mundo, y que además pertenecía a la aldea oculta entre la Luna - Verdaderos shinobis - pensaba mientras escuchaba las palabras de aquél ser, un humano que era una leyenda entre los pobres mortales de Daichi - Supongo que eso responde mi pregunta - comentó en respuesta a lo que escuchó hasta hace unos pocos segundos - Una pequeña guerra - comentaba nuevamente desde la ignoracia, contando nada más con su propia intuición como shinobi novato - Que estemos con los de Kirigakure no Sato no significa nada bueno - dijo desde la sinceridad, siendo que era lo que realmente pensaba preocupándole un poco, porque si bien era cierto que no tenía problema alguno en cumplir con su deber, el hecho de que fuera un novato le daba cierta inseguridad que obviamente no mostraría al exterior.


INFORMACIÓN:
ESTADO:
Chakra 100% (Descansado): estás descansado y en perfectas condiciones. Puedes combatir con todas tus facultades físicas.
TÉCNICAS USADAS:
-
INVENTARIO BÉLICO:
Mochila - Espalda
- 100 Metro de Hilo Ninja
- Capa impermeable
- Pergamino común
- Pergamino Pequeño (Katana sellada)
- 5 Kunais
- Tsukihana no manto
Katana - Cintura Derecha
Estuche Pequeño - Muslo derecho
- 5 Píldoras del Soldado
Estuche Mediano Izquierdo - A la altura de la cintura
- 10 Shurikens
- 2 Kunaisslo Derecho
- 3 Kunais
- 5 Bombas de Humo
- 4 Bombas de Luz
- Comunicador
Banda Ninja - Al cuello
  • Fuerza : 20
  • Resistencia : 20
  • Agilidad : 30
  • Espíritu : 30
  • Concentración : 30
  • Voluntad : 30
  • Chakra : 130

Volver arriba Ir abajo

avatar
Korāgen Kaguya
Kumo Genin

Re: [Trama Global] La Feria de la Luna Negra

Mensaje por Korāgen Kaguya el Dom Oct 14, 2018 5:16 pm

La presentación de Koragen ante la kunoichi no había pasado desapercibida. La mujer, con un nivel de respeto y tranquilidad que Koragen no esperaba de alguien de tan alto rango, acepto su presentación de buen grado y respondió de una forma solemne. Salieran de allí con vida o no, Koragen recordaría aquellas palabras con orgullo hasta el día de su muerte, y lucharía cada dia por hacer de su país la nación más próspera de Daichi.

Koragen respondía a Kitsune con una reverencia cuando una nueva jugadora entraba en aquella conversación. La Jonin del país del fuego se notaba más despreocupada que la compatriota de Koragen, pero el muchacho sabía que se trataba de una profesional en su trabajo y, aunque le parecía que el "chico" estaba de más,, el carisma que derroche la muchacha era lo suficientemente latente como para saber que se trataba de una broma, por lo que Koragen respondió con una sonrisa. En ese momento, el muchacho se percató de que no había sido el unico en acercarse a las kunoichi, y sé fijo en la que la Inuzuka presentaba como una del clan Uzumaki.

- Es un placer conocerla, señorita Haru, más aun con semejante presentación. Yo no soy ni de cerca tan popular o conocido, pero espero que en esta batalla por ambas aldeas podamos luchar codo a codo. - Koragen no sabía que más decir, y lo cierto es que solo entonces se percató de lo atractiva que era la Uzumaki, por lo que se limitó a terminar con una reverencia. En ese momento, se reunieron en torno a la fogata muchas otras grandes figuras, para que diera comienzo lo que fue un discurso muy honesto y elocuente por parte de la Jonin del clan Yamanaka. Incluso el renombrado Izuna Uchiha hizo acto de presencia, y los vientos cambiaron, demostrándole a Koragen que aquel lugar estaba a punto de vivir uno de esos momentos que definían la historia de todas las aldeas. Y el, con algo de suerte y poniendo en práctica todo lo que había aprendido, viviría para contarlo.



INFORMACIÓN:
Resumen de Acciones:

TÉCNICAS USADAS:
Técnicas por turno aquí
INVENTARIO BÉLICO:
Capa Impermeable (Puesta)
Lanzador de Agujas (Brazo derecho; 5 Senbon preparados)
Kasa (Espalda, fuera de la Capa; 30 Senbon cargados)
Bomba de Luz (En el bolsillo interno derecho de la Capa Impermeable)
2 Píldora de Soldado, 1 Píldora Analgésica (En el bolsillo interno izquierdo de la Capa Impermeable)

Estuche Mediano (Cintura izquierda)
2 Hilos Ninja
2 Bombas de Humo
1 Bomba Gélida
2 Sellos Explosivos

Daikiri (Cintura derecha)

Pergamino Común (Espalda, a nivel del cinto)
1 Shuriken Gigante
  • Fuerza : 30
  • Resistencia : 30
  • Agilidad : 30
  • Espíritu : 30
  • Concentración : 30
  • Voluntad : 20
  • Chakra : 130


Enviado desde Topic'it

Volver arriba Ir abajo

avatar
Ikum Kaguya
Kiri Chunin

Re: [Trama Global] La Feria de la Luna Negra

Mensaje por Ikum Kaguya el Dom Oct 14, 2018 5:38 pm

Con sus carmines orbes posados sobre el leve oleaje que rodeaba a los navíos aliados, el chunin logró escuchar de nuevo los berridos que Kaede estaba vociferando desde la plataforma superior.
Realmente no se había fijado en quien era el que había osado llamar así a la jonin, pero se había metido en algo de lo que quizá no muy tarde se arrepienta. Ahora, había ordenado a Kazuma que le partiera la cara en su nombre. Al parecer, no solo el navío donde se encontraba el Kaguya se estaba poniendo interesante, y, eso, en cierta medida le aliviaba.
“Al menos podré ver sujetos nuevos. Y quizá interesantes.”

Mientras pensaba en aquello, el albino, notó como algo le tocaba ligeramente en su hombro, arrastrando de nuevo su atención a la situación actual.
Escuchó las palabras que emergían desde los labios del recién aparecido Yuki. Palabras que molestaron ligeramente al Kaguya, aunque no lo dejaría ver. ¿Cómo podía tener tan poca autoestima el Yuki tras todos sus actos llamarle blando? Esas palabras parecieron volver a abrir la cicatriz que ese mismo Genin había logrado tatuar en el pasado en el tronco níveo del albino. Si Goro había perdido el respeto por el Kaguya. ¿Qué pasaría con el Yuki?
No pudo evitar apartar la mirada del Yuki, ya que si le contestaba en ese momento no sería de una manera educada, ni mucho menos. Sus dos rubíes buscaron la calma y solo encontraron tempestad. Aquellos oscuros orbes, clavados en él, como de costumbre, infundían aquella sensación de que simplemente con una mirada, tu vida perdía todo el valor que creías conocer que tuviera.


De nuevo, su atención fue llamada por el Uchiha, sin dedicarle ninguna mirada, atendió a sus palabras de agradecimiento por su anterior comentario, haciendo un leve gesto con el mentón hacia abajo, sin esperar mucho más de este. Pero por sorpresa mencionó que Hyunie también necesitaba hablar conmigo. ¿También? Eso probablemente quería decir que también querría verse las caras con el Kaguya.
“Es totalmente lógico. Los dos están al mismo rango que yo ahora mismo.” Discurría acerca de la ex prisionera y del que se encontraba dialogando con él en ese instante, mientras seguía en silencio, esta vez observando como Goro pasaba al lado de ambos shinobis dejando clavada de nuevo una mirada en el Kaguya, la cual fue correspondida a medida que cruzaba entre los dos. Tras el paso del jonin escuchó de nuevo un comentario punzante. Sin poder evitarlo, una carcajada emergería después de formar una sonrisa en sus labios a reacción de lo que el enmascarado había bramado.

Escucha, chico. En ningún momento te voy a pedir que me muestres respeto, porque, sinceramente, no lo quiero. Pero no sabes nada de mí. Ni siquiera sabes la razón por la cual actué de ese modo. Así que, antes de que hable tu ego, deja paso a lo que tienes dentro de esa cabeza. — No tuvo más que añadir, sabiendo perfectamente el mismo el poco liderazgo que mostró frente a los dos que ya eran sus iguales jerárquicamente en aquella pasada ocasión. ¿Arrepentido por ello? Definitivamente no. Caminando ahora hacia el lugar contrario del que provenía el Uchiha, lentamente.
Mientras tanto, giró su cuello, para encontrar con la mirada a la de cabellos rosados, que se convirtió en chunin antes que el Uchiha. “Curioso, quizá ella me pueda mostrar algo…”



INFORMACIÓN:
Recuento de actos:
- Atento a lo que sucedía con KAede, nota como Akatsuki pasa a su lado y suelta un comentario que ignora totalmente.
- Dialoga con el Uchiha levemente, observando antes como Goro pasa al lado de ambos.
- Mientras se aleja lentamente, mira a la de cabellos rosados, en busca de chocar miradas dado a la curiosidad que le había surgido por el comentario de ella que dijo Kenta.
TÉCNICAS USADAS:
---
INVENTARIO BÉLICO:
Bonbara:
BonbaraBŌNBARA (ボーンバラ, ROSA ÓSEA)
A simple vista parece un arma muy rústica, sencilla, rudimentaria. Pero más a fondo no es tan simple como parece. Mide 95 centímetros de largo, su ancho, el mínimo es 0,8 centímetros, mientras que el máximo alcanza hasta los 4,5 centímetros. La mitad del tamaño de las planchas provienen de la base de la estructura de la hoja de la hoja de la espada de metal, mientras que la parte exterior está cubierta por afiladas y resistentes placas de hueso de antiguas glorias del clan Kaguya que hacen actuar al filo a modo de "sierra", cada eslabón de la hoja de la espada es unido por dos conjuntos de cables metálicos de un grosor de 0,4 centímetros cada uno. Posee 8 eslabones en total. El mango de la espada es metálico, cubierto por una capa de goma y vendado llegando a medir 20 centímetros. El único bien material perteneciente al padre de Ikum. El arma es de un color blanco marfil.

ARMAMENTO RANGO C.
• Materiales: Aleación común de metal, huesos de antepasados de guerreros del can Kaguya lijados artesanalmente, aún así, los huesos poseen unas capacidades similares al metal.
• Peso: 12kg.
• Atada en el mango un alambre ninja

• Cintura (espalda): Estuche grande: 4 bombas de humo. 2 bombas de luz. 3 bengalas. 3 píldoras del soldado. 5 kunai. 3 shuriken.
• Cintura (lado izquierdo): Estuche mediano: 3 shuriken. 3 sello explosivo. 3 senbon. 1 kunai
• Muslo izquierdo: Estuche pequeño: 12 makibishi. 1 kunai.
• Costado trasero diestro cintura: Recipientes.
• Comunicador en la oreja izquierda, respirador colgado del cuello, capa impermeable colocada, mecanismo de kunai oculto en brazo izquierdo. x1 Kunai.
  • Fuerza : 30
  • Resistencia : 40
  • Agilidad : 36
  • Espíritu : 30
  • Concentración : 30
  • Voluntad : 30
  • Chakra : 200

Volver arriba Ir abajo

avatar
Aku Aburame
Konoha Genin

Re: [Trama Global] La Feria de la Luna Negra

Mensaje por Aku Aburame el Dom Oct 14, 2018 9:59 pm

A Aku le parecia que, a veces, a su hermano jugaba demasiado con las personas y esto le llevaría a tener problemas. Por suerte, este no había sido el caso con Seiko, quien o no se había dado cuenta de la broma de las reverencias o simplemente había decidido dejarlo pasar. Sea lo que fuese, Aku estaba contento de que su hermano no se hubiese metido en problemas. Entonces Arashi hizo algo que se habia tomado a pecho aquella noche, aparentemente, y volvió a sorprender a su hermano menor, hablándole de literatura y frases en otro idioma. Aquella frase, son embargo, se complementaba mucho con la que el habia dicho no hace mucho, y el ambiente se tornó un poco más lúgubre de lo que al Aburame le hubiese gustado.

Estaban allí los 4 de Konoha: Arashi, Seiko, Dai y el mismo (más la adición del inmenso lobo que se les había sumado gracias a Seiko, pero esto era como una adición temporal), cuando se hicieron llamados de voz a un cónclave en el centro de aquel lugar y, resignado, Aku escucho las palabras dictadas. Con cada una, la sensación de que no estaba preparado se hizo mas latente en el, pero trato de mantenerse enfocado en dos cosas: que saldría con vida de allí, pasará lo que pasara, y que su hermano también lo haría, aunque tuviese que dar la vida por el... Y entonces se dio cuenta de cómo ambas afirmaciones se anilaban, y casi tuvo que contener una carcajada ante la ironia de aquella situación.

Estaban cada vez más cerca de la guerra. Aku, cómo quien degusta de una cena final, decidió tomar un trozo del asado que tanto disfrutaba su hermano, y tras un par de mordiscos, se enfocó en enumerar los ingredientes que debía llevar aquel platillo para quedar mejor de sabor, para distraer su mente un poco de la inminente misión.



INFORMACIÓN:
TÉCNICAS USADAS:
Técnicas por turno aquí
INVENTARIO BÉLICO:
Capa Impermeable (Puesta)

Estuche Mediano (Espalda)
Kinzoku ishi
2 Píldoras de soldado

Fan (Costado derecho)

Comunicador (Oreja izquierda)
  • Fuerza : 08
  • Resistencia : 09
  • Agilidad : 10
  • Espíritu : 14
  • Concentración : 11
  • Voluntad : 13
  • Chakra : 86

Volver arriba Ir abajo

avatar
Han Soo Neul
Kusa Genin

Re: [Trama Global] La Feria de la Luna Negra

Mensaje por Han Soo Neul el Dom Oct 14, 2018 11:59 pm

No todos los días se podía salir del país de la hierba, especialmente si se habla de sus peculiares habitantes que, sin mucho que añadir, han preferido ocultarse en medio de esa vegetación monstruosa antes que limitarse a convivir con el mundo exterior. Han Soo no entendía muy bien el porqué de esto, pero realmente no le importaba demasiado pues simplemente prefería estar así, ya que de esa forma tendría que ver lo menos posible a los humanos normales, esos seres a los que envidiaba por sus rasgos comunes. Fuese como fuese, la vida puede resultar muy caprichosa para todos, haciendo hincapié en que algunos miembros de Kusagakure fueron citados para una misión que los llevaría a las afueras de aquél país tan rico en fauna y flora.

Han Soo Neul se había preparado lo mejor que había podido, siendo que la noticia le cayó totalmente de sorpresa y sólo pudo recoger unas pocas cosas. Estaba un tanto emocionado, no podía negarlo; primero porque estaría lejos de su familia por un buen rato, además de que esa sería una buena forma de ver el mundo exterior aunque esta último podría resultar un tanto agridulce. El muchacho de cabellos verdes no estaba seguro de lo que encontraría en el exterior, aunque era obvio que se toparía con un montón de personas que realmente no eran iguales a él y eso no era una buena señal en lo absoluto. Sabía lo que pasaría, pero la verdad fuera dicha, el serpentino no tenía mucha opción en cuanto a lo que podría hacer ya que el viaje era una orden directa por parte de la aldea. No obstante, algo interesante ocurrió, y es que la persona encargada de llevarles y liderarlos era una totalmente desconocida para el Orochi - ¿Quién será ella? - se preguntaba el muchacho ante la aparición de la mujer con cuernos, bastante grandes para ser objetivos. No la había visto en ningún lado, aunque quizás esto se debiese a que el joven ilusionista sufrió de algún tipo de despiste pues no sería la primera vez que pasaba eso - Nunca la había visto - decía para sus adentros el joven del cuerno único, siendo que estaba siendo totalmente franco para sus adentros.

No conocía absolutamente nada acerca de esa fémina, siendo que lo único que sabría decir es que era bastante atractiva, añadiendo el hecho de que también era un poco explosiva por decirlo de alguna manera. Esto último se podía ver un poco en cuanto estaban en el camino, siendo la chica no hacía más que profesar faltas de respeto a los espíritus del país de la hierba, cosa un tanto atrevida para alguien que provenía de una tierra tan religiosa como lo era esa parte de Daichi. Han se molestó un poco, pero supo mantener la calma ocultando su disgusto para con la chica, tratando de ignorar las evidentes blasfemias que esa fémina soltaba de vez en cuando, él no era tonto y si ella era la comandante en esa ocasión tendría que ser por algo. No fue hasta que atravesaron los límites del país verdoso que el muchacho se vio ampliamente sorprendido, y es que el cambio de escenario fue totalmente brusco, algo a lo que el muchacho de cabellos verdes no estaba acostumbrado.

Veía a los lados como si de un niño pequeño se tratase, tratando de no perderse del grupo principal - ¿No es increíble? - realmente lo era, al menos para alguien que había vivido toda su vida en las alturas de los árboles. ¿Dónde estaban las plantas, los insectos gigantes y los animales? Todas esas caracterísitcas del país de la hierba habían desaparecido en su totalidad, dejando a su paso una ola de calor que era increíblemente visible ante los pasos de los shinobis de Kusagakure no Sato. No había nada que ver más montañas desoladas, mas aun así el joven no podía evitar sentirse sorprendido ante la que sería su primera salida de su sitio usual.

Pero no fue hasta la llegada al mar que todo se puso complicado - ¿Es aquí? - comentó a otro genin que estaba cerca, haciéndolo desde la obvia ignorancia de los hechos. No sabía qué irían a hacer, pero la verdad era que todo eso era muy extraño. Han Soo no hacía otra cosa que no fuera mirar a los lados, como si las rocas o el propio mar que tenían al frente le fuera a brindar la respuesta absoluta a todo lo que él se preguntaba. Evidentemente no recibió ningún tipo de respuesta, mas no parecía ser el único en una disyuntiva de tal índole, siendo que algunos otros genins se preguntaban lo mismo entre ellos. No fue hasta que un vendaval movió fácilmente el delgado cuerpo de Han, y es que un barco volador apareció desde los cielos trayendo consigo una expresión facial que realmente denotaba en sorpresa pura, con un boca medianamente abierta y unos ojos tan redondos como una bola, la cara del orochi iban en completa armonía a lo que se estaba viviendo en ese momento en particular - ¿Qué es eso? - preguntaba con total razón, y es que realmente se esperaba un barco normal y corriente no algo como eso. No pudo pronunciar algo más, siendo que ningún otro shinobi de Kusagakure sabía qué era eso, asumiendo que la líder provisional y los miembros con cargos más altoslo sabían. En cuanto el puente fue realizado, el chico del cuerno no hizo otra cosa más avanzar como lo hacían los otros, tal vez para un mejor futuro... o no.


INFORMACIÓN:
TÉCNICAS USADAS:
-
INVENTARIO BÉLICO:
Estuche pequeño - Muslo derecho
- 4 Kunais
- Pildora del soldado
- 10 metros hilo ninja
Mecanismo oculto: - Antebrazo derecho
- Kunai
Bolsillo de chaqueta - Torso
- 5 Sen-su Mame
Banda Ninja - Brazo derecho
  • Fuerza : 05
  • Resistencia : 05
  • Agilidad : 05
  • Espíritu : 07
  • Concentración : 12
  • Voluntad : 05
  • Chakra : 67

Volver arriba Ir abajo

avatar
Lee Hye Yoon
Kusa Genin

Re: [Trama Global] La Feria de la Luna Negra

Mensaje por Lee Hye Yoon el Lun Oct 15, 2018 1:11 am

Volver a mis momentos activos como shinobi si es un dolor de cabeza, intentar recuperar un poco de reputación, obtener dinero tras completar algunas misiones me hacen sentir renovada, como si los tiempos perdidos se esfumaran y estuviera siempre activa completando misiones mejorando cada vez mas. Algo me llama la atención cuando recibo una misión especial sorprendiéndome demasiado pero tampoco me negaría, cualquier experiencia nunca la negaría aunque si fuera por mi borraría de mi mente… ese recuentro con el peliverde. Me alisto de forma inmediata sabiendo que no tengo tiempo que perder, le quería informar a mi hermanita acerca de la travesía si quisiera participar conmigo pero había desaparecido de casa, y no tenía ninguna información para buscarla pero como es un poco grandecita confió plenamente en ella, y sin más que pensar salgo de mi hogar en dirección en punto acordado de la misión.

Kusagakure no Sato es una aldea de doble filo si no comprendes ni te adaptas a su fauna, siendo esta bastante peligrosa y no perdona a ninguna persona que sea verdaderamente débil para ser presa de sus mas fuertes depredadores, esos pensamientos siempre estaban en mi mente imaginándome como algunas personas deben de morir por intentar explorar las afueras de la aldea. Tras caminar un buen rato me encuentro con una persona bastante peculiar destacando principalmente por el color de su pelo, siendo igualmente al mío y sus grandes cuernos junto a una linda cola que de forma inconsciente muevo la mía al mismo ritmo que la de ella. Sin decir absolutamente nada sigo a la chica con algunos compañeros de aldea, conociendo a uno que compartí misión en el pasado con él. Me muevo al ritmo de mis compañeros y sin opinar acerca de las palabras que salen de la boca de nuestra comándate porque la última vez no tuve una buena experiencia por cometer una acción que no iba de momento.

Despues de una larga caminada la llegada al mar fue asombrosa sintiendo como uno de mis objetivos se estaban completando, alejarme un poco más de la aldea de Kusagakure, explorando territorios nuevos siempre fue mi ilusión y ahora se está completando uno de mis sueños. Mis ojos brillan con una fuerte intensidad pero todo se arruino cuando un vendaval arruina el momento, haciendo que mi pelo se mueva con brusquedad hacia un lado y de forma veloz mi mirada cambia hacia el cielo viendo un barco ¿VOLADOR?. El color de ese barco es de un blanco demostrando su pureza y cuando este llega al mar sin comprender absolutamente nada aparece un puente, donde las personas comienza a caminar hacia el para llegar hacia el barco blanco -¿En serio?...- Dudo un poco observando a la pelirosa con cuernos y liberando un pequeño suspiro para no quedarme atrás sigo a mis compañeros hacia el nuevo barco que nos espera.



INFORMACIÓN:
TÉCNICAS USADAS:
Colocar técnicas usadas aquí
INVENTARIO BÉLICO:
X1 Comunicador
  • Fuerza : 5
  • Resistencia : 5
  • Agilidad : 15
  • Espíritu : 15
  • Concentración : 11
  • Voluntad : 5
  • Chakra : 100

Volver arriba Ir abajo

avatar
Kham
Kusa Genin

Re: [Trama Global] La Feria de la Luna Negra

Mensaje por Kham el Lun Oct 15, 2018 1:25 am

Días antes quizá la vida le hubiera dicho que no debía ser tan iluso, que sus habilidades como shinobi distaban bastante de lo necesario para una misión de este calibre, pero guiado por su instinto más bajo quiso atender con la idea de volverse a encontrar con la dama de cabellos dorados. Kham había comenzado a dejar de ser aquel extraño e insensato ermitaño de la hierba, soltaba un poco más el cuerpo con la idea de no parecer un imbécil, pero una vez más el destino le había gritado a la cara que no sería así, que no estaba destinado a ser feliz.

Al parecer aquella misión hacia una tierra desconocida la lideraba una extraña y juguetona mujer, de no ser una superior probablemente la hubiera mandado a la mierda tiempo atrás, es decir, no soportaba a la niña de mierda y ahora tenía a alguien que podía ser igual de infantil. Como fuese, se limitó a seguir ordenes, a hacer lo dicho hasta que entonces ocurrió aquel maravilloso evento del que no fue capaz de escapar. Si hubiera leído en alguna parte que algo así era posible, no lo creería ni por asomo, resultaba extraño y melodramático, un centenar de emociones explotaron el especialista en calor.

Abrió los ojos de par en par mientras acomodaba el armazón de los lentes, colocándolos sobre su nariz de forma tal que no resbalaran. No estaba cómodo con el clima y todo parecía tan muerto que le generaba ansiedad, pero ver un barco volador no era algo que se pudiera observar todos los días, ¿O sí? Kham quedó boquiabierto ante tal espectáculo de maquinaria pura, quería correr y preguntar cómo es que funcionaba el transporte, ¿Tendrías especialistas en viento haciendo de las suyas? ¿Él podría algún día hacer algo similar? ¿O es qué simplemente el mundo le gritaba a la cara que existían cosas que desconocía?

Como fuese, esperó junto a todos los demás la llegada de los ángeles a la tierra.


Datos relevantes:
Resumen de acciones:
Técnicas:
—.
Inventario:
Bandana de Kusagakure no Sato — Atada sobre el brazo izquierdo.
Estuche pequeño — Muslo izquierdo.
—5 kunais.
Estuche pequeño — Muslo derecho.
—5 kunais.
Estuche mediano izquierdo — A la altura de la cintura, en la espalda.
—9 kunais.
—6 shurikens.
—2 píldoras del soldado.
—Comunicador.
—Sen-su Mame.
Mecanismo de kunai oculto — Cargado, en la diestra.
  • Fuerza : 12
  • Resistencia : 11
  • Agilidad : 12
  • Espíritu : 11
  • Concentración : 11
  • Voluntad : 11
  • Chakra : 83

Volver arriba Ir abajo

avatar
Kazuma Hozuki
Getsu Chunin

Re: [Trama Global] La Feria de la Luna Negra

Mensaje por Kazuma Hozuki el Lun Oct 15, 2018 1:49 am

Venga va, digamos que eres un desgraciado que casi nadie conoce, alguien normal que vive su vida lo más tranquila posible a expensas de lo que el mundo puede pedir de ti. Un día despiertas sin rumbo en tu vida, bostezas como de costumbre y te propones dejar de robar oxígeno a la tierra. Te levantas y le dices a tu hermana que es hora de poner rumbo a tu vida, ella sonríe y lo acepta, agradece incluso que por fin has decidido hacer algo con las habilidades que tienes. Meses después, estás en un barco siendo el centro de una atención nada merecida, una disputa entre gente de distintos barcos. Suena divertido, ¿No? —Pues no lo es. —Clamó en un susurro.

Kazuma había logrado su cometido, cortar el intento de abandono de barco por parte del albino, parecía que todo iba bien hasta que la voz de Kaede volvió a salir a flote, aplaudiendo la idea de haberse quedado y exigía que le partería la cara al especialista en abanicos. El médico frunció el entrecejo al instante, debatiéndose moralmente sobre qué hacer, teóricamente hablando tenía cierto comando sobre él, es decir, el tipo le debía respeto por el simple hecho de que portaba un chaleco que lo habilitaba como su superior, podía simplemente ordenarle que no hiciese nada, pero muy en el fondo sentía que estaría abusando de su cargo.

Sin embargo, otra voz entraría en juego, se trataba de Hyunie, la chica de cabellos rosados con quien compartió examen. Kazuma se alegró al instante, llevaba siempre consigo los pendientes con forma de luna, sabía que probablemente ella no usara pendientes, pero era un buen regalo, quería creer. Cuando menos él siempre cargaba con el suyo, quizá no puesto porque podía estorbar y desentonar un poco, pero si en los compartimientos de su chaleco ninja, era un buen recuerdo de que tenía aliados en el mundo. Junto a ella estaba Kio, a quien no había visto en todo el viaje, simplemente levantó la mano y los saludó a ambos, antes de la siguiente interrupción.

Pronto una tercera mujer entró en escena, pulcra y bella a niveles exorbitantes, la conocía, había escuchado su nombre en cientos de ocasiones e incluso durante los eventos donde enfrentó a la ciega la había visto rondar por ahí. No la conocía de nada, tampoco esperaba cruzarse con ella en algún punto de su vida, pero cuando esta ofreció a ayudarle a cambiar de barco algo dentro de él despertó, ¿De verdad podía hacer eso? Una parte de Kazuma quería creerlo, pero la otra decía que probablemente terminaría siendo lanzado por la borda cual polizonte.

Recompuso el cuerpo y adoptó una posición firme, ella había vuelto a lo suyo, pero eso no quitaba que fuese su superior. —Mibarashi-sama, un placer, Hozuki Kazuma, chunin médico de la villa. —Quizá no le importaba su nombre, pero no estaba de más mencionarlo. —Siento las molestias que hemos causado, y lamento no haber cambiado de barco en su momento, por lo que, si está entre sus manos poder ayudarme a ir con nuestros aliados, sería un favor muy bien recibido. —Hablaba por él, el albino había pasado a formar parte de un segundo plano, finalmente hizo una reverencia formal y esperó un veredicto. Tenía la vaga idea de que podría arreglar las cosas si iba con los kirianos.

Pasara lo que pasara el discurso del titán de la luna llegó, estaban cerca de su destino, solo Daichi sabía lo que estaba por suceder.


Datos relevantes:
Resumen:
—Kazuma se encuentra debatiendo sobre qué hacer cuando la voz de Hyunie se interpone, saluda de forma enérgica tanto a ella como a Kio.
—Con la llegada de Keiko, hace lo posible por excusarse y acepta la idea de poder cambiar de barco. A expensas de lo que pueda suceder.
Técnicas:
—.
Inventario:
Mochila — Espalda.
—Respirador.
—Tsukihana no manto (Puesto).
—Capa impermeable.
—Cantimplora.
—5 alambres ninja.
—Bolsa de dulces.
Estuche mediano izquierdo — A la altura de la cintura, en la espalda.
—2 píldoras del soldado.
—Comunicador.
—2 bombas de humo.
—Sello explosivo.
—1 kunai.
—6 senbons.
Estuche mediano derecho — A la altura de la cintura, en la espalda.
—15 shurikens.
Estuche pequeño — Muslo izquierdo.
—5 kunais.
Estuche pequeño — Muslo derecho.
—5 kunais.
Lanzador de agujas — Cargado totalmente, brazo izquierdo (5 senbons).
Mecanismo de kunai oculto — Cargado, en la derecha.
Tantō — Colgado sobre la pierna izquierda, a mano de su diestra.
Bandana Ninja — Sobre el cuello.
Chaleco tactico — Colocado.
  • Fuerza : 30
  • Resistencia : 33
  • Agilidad : 40
  • Espíritu : 40
  • Concentración : 40
  • Voluntad : 40
  • Chakra : 213

Volver arriba Ir abajo

avatar
Haru Uzumaki
Civil Kumo

Re: [Trama Global] La Feria de la Luna Negra

Mensaje por Haru Uzumaki el Lun Oct 15, 2018 3:48 am

Miedo, tal vez esa era la sensación que sentía en su corazón cuando veía a Kitsune en ese momento… ahora ella no era su sensei ¿Podría ser que Haru ya no tenía un lugar en el corazón de la rubia? Pensarlo aumentaba la ansiedad de la pelirroja, pero eso no era suficiente para que aquel sentimiento se viera reflejado en los rubíes que iluminaban su rostro o en las expresiones que ella pudiera emitir al público. Tal vez algo se había quebrado en su interior después de todos los sucesos, tal vez ella ya estaba cansada de vivir durante tanto tiempo con una personalidad demasiado blanda, tal vez Haru Uzumaki había perdido la fe por el mundo y no le importaba realmente nada más que su propia persona ¿Era así? No, ella aún seguía conectada, su corazón tenia lazos que no podía romper… pero su estado mental era mucho más calmo y reflexivo que hace unos años atrás.

Al acercarse podía escuchar las palabras de Yukiko y ver mejor la expresión de su “madre”, esos lazos que la mantenían aun conectada con el mundo y con Kumogakure… una era su figura materna y la otra su sensei ¿Cómo debería de proceder? No, no había dudas pues recordaba lo que Kitsune le había dicho en el momento que se separaron, Haru Uzumaki no podía permitir que su comportamiento fuera cercano a la rubia… primero debía de obtener su rango para no sentirse avergonzada.
Por otra parte las palabras de la pelirrosa causaron que la adolescente desviara un poco su mirada en el joven que estaba junto a ella, por un momento lo examino completamente mientras sus expresiones se mantenían calmadas.

-Como pupila de Yukiko sama es mi deber cumplir las funciones que me competen, será un placer trabajar con usted Koragen san.-

Su voz fue dulce y tranquila, pero aquella frase terminó con una sutil sonrisa que parecía no pertenecer a Haru, pues sus ojos no alcanzaban tal expresión ¿Es decir? La Uzumaki no estaba sonriendo sinceramente y no le importaba si otros se daban cuenta o no, estaba de más decir que los cambios de la joven habían desarrollado una personalidad un poco excéntrica… ¿Dónde quedo la Haru Uzumaki que le regalaba una sonrisa de corazón a las personas? Parecía haber sido olvidada por aquella hermosa chica que se mostraba seria y tranquila, casi imperturbable ¿Hasta dónde aguantaría esa personalidad? Pues la ansiedad que sentía por reprimir ciertos comportamientos de su personalidad en algún momento tendría que salir… ¿Cuándo quedaría expuesta? ¿Realmente Haru había cambiando? Lamentablemente sí, pero aquellas características inocentes se encontraban encadenadas en su corazón para que solo salieran ante ciertas situaciones y frente a personas de su círculo.

Ante las palabras de Kitsune, Haru volvió su mirada hacia ella y quiso responder, pero supo que no era el momento para ello, por eso mismo inclinó su cabeza hacia delante para corresponder el saludo en forma de respeto. La rubia se merecía una hermosa sonrisa llena de amor por parte de Haru, pero la Uzumaki no hizo ningún tipo de mueca… simplemente levantó su cabeza y luego la miró a los ojos mientras su expresión tranquila cambiaba por una más seria e incluso su espalda se mostraba más recta que nunca. Estaba decidida en no quedar atrás nunca más, su mente solo tenía una palabra y era “avanzar” ¿Pero hacia dónde? Preguntas que con el tiempo se responderían.

Rápidamente el ambiente cambio y su “madre” habló ¿Qué era perderlo todo? ¿Cuántas veces Haru lo había perdido todo? Tres, efectivamente fueron tres, también concedieron con la cantidad de veces que se le ofreció una nueva vida, un nuevo camino… ¿Ella ahora estaba enfrente al sendero que la conduciría al futuro? ¿O arruinaría las situaciones con sus propias manos? Sus enemigos ¡Si efectivamente enemigos! ¡Eran Kirigakure y Getsugakure! ¿Qué pensaría la joven si supiera que aquellos rivales que deseaba matar en realidad eran sus amigos? Uno no podría determinar la pregunta, era algo que realmente no se podría saber hasta que ocurriese.
Actualmente ella pertenecía a Kumogakure, su madre, su hermana, su amigo que consideraba como un hermano , su sensei y su primer amor pertenecían a dicha aldea… ¿Cómo no adorar Kumo? ¿Cómo ignorar un llamado de guerra para proteger todo aquello que amaba?

Sus ojos rojos miraban a la rubia y parecían contener un incendio cuando su voluntad crecía, en ese instante vio a un hombre que se colocaba al lado de la rubia, Haru lo reconoció… él era un Jounin de Konohagakure ¡Haru aún no olvidaba lo que había escuchado cuando llegó por primera vez a la aldea de la Hoja! Por ende no confiaría en ese hombre ni en nadie de Konoha ¡Sus únicos aliados eran Kumogakure!
Mientras que sus pensamiento eran desarrollados escuchó la voz de alguien, causando que la Uzumaki que se mantenía firme y con el puño derecho sobre su corazón tuviera la tentación de darse vuelta para ver si se trataba de quien creía que era ¿Su hermana? ¿Podría verla? ¿Había recibido la carta? ¿Cómo debía de proceder como ella? Muchas cosas pasaron por su mente cuando recordaba como ella había estado reunida con el Raikage y la Feudal… la identidad de su hermana no era sencilla.

Por su parte la Uzumaki simplemente se mantuvo en esa posición y no dijo palabra alguna, sus ojos hablaban por ella y se mostraba completamente unida a la causa de Kitsune. Continuo esperando lo siguiente que la jounin podría llegar a decir, no adoptaría un comportamiento más relajado pero tampoco gritaría como lo hizo la que pensaba que era su hermana.
Haru en ese momento se comportaba de esa manera porque realmente se sentía a salvo al no mostrarse relajada y no dejar que la gente leyera sus sentimientos, esa era la fórmula que había encontrado para sobrevivir en aquel mundo cruel.



INFORMACIÓN:
TÉCNICAS USADAS:
Colocar técnicas usadas aquí
INVENTARIO BÉLICO:


-Estuche pequeño:
5 kunais.
-Estuche grande:
8 shurikens
4 sellos explosivos.
3 pildoras de soldado.
6 senbon.
6 bengalas
2 pergaminos de almacenamiento.
4 bombas de humo.
2 bombas de luz.
2 bombas gélidas.
2 pildoras analgésicas.
1 nota de invocación.
4 kunais.
-Brazo derecho
Lanzador de agujas preparado.
-Cadera
Costado derecho: Katana.
Costado izquierdo: Daikiri.
-Utilizando: 1 Capa impermeable (en cada bolsillo un kunai anudado a una nota explosiva).
-Mochila:
1 Kunai: 2600 gramos
4 Sellos explosivos: 100 gramos.
2 recipientes: 1000 gramos.
1 Pergamino común: 450 gramos.
3 Notas de invocación: 40 gramos
1 Kit de primeros auxilios –especializado-: 700 gramos
4 Vendajes: 600 gramos
1 Píldora analgésica: 90 gramos
2 Comunicadores: 300 gramos
1 Respirador: 200 gramos
1 Bomba de luz: 150 gramos.
  • Fuerza : 52
  • Resistencia : 60
  • Agilidad : 62
  • Espíritu : 62
  • Concentración : 60
  • Voluntad : 50
  • Chakra : 320

Volver arriba Ir abajo

avatar
Nozomu Nakamura
Getsu Genin

Re: [Trama Global] La Feria de la Luna Negra

Mensaje por Nozomu Nakamura el Lun Oct 15, 2018 1:38 pm


El chico parecía colérico, molesto por las voces escuchadas mientras se movía por el barco, quizás fuera más un susto al ver sido despertado de malos modos que, resquemor real por lo ocurrido, sin embargo un golpe llego a su espalda, lo noto cosa que lo tiro al suelo, no solo fue eso sino la voz de otra persona que conocía, era Yjun, si, siento el jaleo, creo que despertar de ese modo me puso de mala hostia, expreso para girarse, pudiendo ver cerca a Daisuke y a Jyun, “¿Qué cojones hacia aquellos dos alli?”, se habia movido oyendo el ruido sin embargo, pronto se habia encontrado con sus compañeros, eso sin duda hizo que se calmara, aun asi las palabras de Daisuke y Jyun lo sobresaltaron, quizas por tener los sentidos adormilados por la “siesta” que se habia pegado, -Por dios, casi me haceis que vomitar el corazón por la boca, comentó llevándose la mano al pecho, mirando con rapidez a la persona que le había hablado, era Daisuke, un ninja de su propia aldea con el que había realizado alguna serie de encargos tiempo atrás, sin embargo conocía a Jyun de esos viajes, era alguien bastante lanzado y echado hacia adelante, era casi contrario al comportamiento desenfadado y tranquilo de Nozomu, -Me habéis asustado, sobre todo con la patada en la chepa…, señalo a Jyun casi con tono humorístico,  expresó el chico decimándole una notable sonrisa, pudo ver a una presencia detrás, otro chico o chica que permanecía en la zona más oscura, pensaba que podría o no venir con él aunque no hizo demasiada mención del mismo, aunque, quizás por sus ropajes le pareciera conocido.

-¿Cómo os trato la vida?, preguntó con claridad para escuchar las palabras de la otra persona, siendo en parte “atravesadas” por lo que parecía un comunicado, Nozomu quedo mudo escuchando la información dada como si su vida dependiera de ello, a fin de cuentas esta información era portada por el dirigente de la Villa, la máxima autoridad de la aldea, no tomarla enserio o ser alguien pasota referente a ese asunto, no solo sería una falta de respeto sino una omisión en toda regla de las tareas como ninja, las palabras fueron calando en el chico haciendo que su semblante se tornara oscuro, tenebroso por el miedo que se reflejaba en el mismo, era normal nunca había estado en una especie de entorno tan hostil o peligroso, la llegada a dónde diablos fueran seria la apertura de la batalla,-Es la guerra.., musitó delante de su compañero, todo estaba bastante claro, aunque ciertamente no era ninguna broma, debía hacerse fuerte y actuar en consecuencia.

-Dime, ¿crees que estar en alianza con Kiri es mal asunto?, le pregunto directamente a Daisuke, buscando entender el punto de vista de la persona que tenía enfrente, casi parecía como si todo a su alrededor hubiera perdido en parte el sentido o el significado, estaba “embaucado” en aquella charla, centrado en lo que podría pensar mientras su cabeza no podía dejar de pensar en las palabras dedicadas a los shinobis, “Sera el verdadero infierno..”, pensaba el chico mostrando una expresión más que pensativa, esperaba obtener el punto de vista del hombre con el que estaba, recordaba claro que, aquel chico era muy experimentado, quizás más de lo que pudiera ser Nozomu,-Creo que, cuando bajemos del navío y lleguemos a la zona de destino, deberemos ir juntos, en grupo al menos, propuso a la espera de saber que le parecía esta idea, la situación pasaría a ser grave, ir como “pollo sin cabeza” en un sitio nuevo podría ser la muerte y más en la situación en la que se encontraban, cuanto mayor fuera el grupo podría garantizar que más miembros salieran con vida y mejor cobertura  tuvieran, una guerra no la ganaba una persona, o al menos no por lo general, debían ser más que cautos tomando decisiones y afrontando la situación, tenía cuanto menos miedo a no saber responder llegado el momento, quizás dudas creadas por ser un shinobi con poca experiencia.

Sin duda lo escuchado había hecho que se olvidara del problema generado con anterioridad, la ira o el enfado se habían esfumado, habían desaparecido en pos de algo mucho más importante, estaba afectado claramente, no pretendía disimularlo, aunque si concentrado en su función y como proseguir después de eso, no pretendía ser una carga, debía valerse por sí mismo y estar atento, un mero despiste en una situación así lo mandaría a la tumba más pronto que tarde, debía buscar un escuadrón o grupo al que unirse conforme el barco tomara tierra, esa sin duda era la prioridad actual, luego bueno, todo dependería de la suerte, la perecia y como supiera desarrollarse en terreno peligroso.

-Dime, ¿conocéis  a los ninjas más fuertes de la Luna?, volvió a preguntar en pos de obtener información, a fin de cuentas nunca había reparado en esas cuestiones, conocía a Kazuma de haber hablado días atrás con él, su rango como el de Kenta y la chica de cabellos rosas, esas personas eran privilegiadas, dotes de mando y seguramente una experiencia militar sublime, eso es lo que necesitaba, un grupo con el que, tal vez no sentirse tan desamparado.


Resumen de actos:


- Resumen del primer post: Charlo con Jyun y Daisuke.
Como ninjas relevantes (rango Chuunin) imagino que Nozomu, por sus pasados en el barco conocería a Kenta, Kiosuke (por su reputación), Kazuma yKiryu Hyunie
Inventario Bélico:


Sin Item bélicos

Técnicas utilizadas:
Sin técnicas usadas en este post.

  • Fuerza : 20
  • Resistencia : 30
  • Agilidad : 30
  • Espíritu : 50*
  • Concentración : 37
  • Voluntad : 30
  • Chakra : 160

Volver arriba Ir abajo

avatar
Akatsuki-
Kiri Gennin

Re: [Trama Global] La Feria de la Luna Negra

Mensaje por Akatsuki- el Lun Oct 15, 2018 10:13 pm

Las primeras palabras de su maestro fueran tan contundentes pero esperadas, no había sorpresa en ese sentido, el que le recordara sus falta de resultados era  bastante predecible; ante esos comentarios el joven simplemente no sabia que responder, cual quier cosa que saliera de su boca no parecía mas que una simple escusa el mismo así lo percibía como escusas- Pero no me he rendido- si bien sus comienzos habían tenido bastantes tropiezos su voluntad de crecer y convertirse en un espadachín de la niebla como el jounin que tenia delante de el, eran el premio que seguía anhelando

Pero las vacilaciones de su mente se esfumaron en cuanto escucho el sonido de la madera crujiendo indicando que su maestro se movía y cuando este puso su mano en su hombro simplemente su cuerpo se quedo firme y su mente en blanco, escuchando atentamente las palabras que su maestro pronunciaba- Me esforzare maestro-  fueron las palabras en tono firme que salieron de la boca del joven yuki. Si bien aun no conocía al shinobi que le habían asignado como superior, el moreno cumpliría con su deber.

El expadachin se había retirado y el moreno se acerco hasta el shinobi que habían llamado Koromaru, le dio un saludo con la frente y se quedo parado a su lado, esperado las próximas indicaciones. Los demás compañeros seguían tanto con sus obligaciones como con su cosas a lo que el moreno solo suspiro y poso su mirada al horizonte del océano, parecía que cada vez se acercaban mas a la isla, podía sentir ese escalofrió tan molesto, que le producía ese lugar.

INFORMACIÓN:
TÉCNICAS USADAS:
Colocar técnicas usadas aquí
INVENTARIO BÉLICO:

Armas:
3 kunais
3 shuriken
9 Senbons
2 katana
- surudoi tusme
- kiba no kage

Utileria:
5 Alambres ninja
6 Pildoras del soldado
2 bombas de humo
3 bengalas

Artefactos
1 intercomunicados
1 mecanismo kunai oculto
1 Respirador
Equipamiento
1Mochila
1 Estuche mediano
1 Capa Impermeable
1 Banda  ninja

Distribuidos de la siguiente manera:
Cintura/ Estuche mediano
-3 shuriken
-6 pildoras del soldado
-2 kunais
-5 alambres ninja
Mochila/ Espalda
-respirador
-surudoi tusme
-3 bengalas
-2 bombas de humo
Brazo derecho
-mecanismo oculto kunai
-1 kunai
Brazo izquierdo
-kiba no kage
Cuello
-banda de la aldea
-9 senbons
Sobrepuesto
-2 katanas (cintura)
-1 intercomunicador (oreja izquierda)
  • Fuerza : 22
  • Resistencia : 26
  • Agilidad : 30
  • Espíritu : 30
  • Concentración : 30
  • Voluntad : 31
  • Chakra :132

Volver arriba Ir abajo

avatar
Koki Senju
Kumo chunin

Re: [Trama Global] La Feria de la Luna Negra

Mensaje por Koki Senju el Mar Oct 16, 2018 12:51 am

Fue incapaz de ver algo, por más que afinaba su visión tratando de descubrir todos los secretos de las profundidades, no había nada más allá de la naturaleza haciendo lo suyo; pero no dudaba en lo absoluto de la Nara; sabía que tenía la experiencia suficiente como para mantener su mente clara en un lugar como éste y no dejarse llevar por el miedo, así como ella trataba de hacerlo, se aferraba con cada parte de su ser a no perder la cordura ni la compostura en un lugar como ese; nuevamente el dolor de simplemente imaginar a Yatori siendo herida se le clavó en el corazón como una estaca, dolía, ardía, incluso parecía que la garganta se le quemaba.

Alguien más apareció entre los árboles, listo para recordarles qué debían hacer en ese momento—Enseguida —se limitó a responder, sin alzar la voz, casi como si temiera que, ante el más mínimo ruido, la emboscara comenzara. Pero todo permaneció tranquilo. Incluso la rubia parecía estar más tranquila ahora, pero a estas alturas, la Senju no era capaz de identificar cuanta verdad había en ella, no conocía tanto a Hikari —al menos no como ella— sabía que en cuanto le contara esto, se preocuparía, sí… seguramente se emocionaría un poco, al menos Koki deseaba volver con vida y con las suficientes extremidades para poder golpear a alguien o simplemente ver a sus seres queridos, ¡seres queridos! Eso era, había estado tan emocionada que casi olvidaba algo, debía entregarle algo a su compañera.

Caminó detrás de la Nara, hurgando entre su chaleco táctico hasta que pudo sentir el tacto del papel, había tratado de mantenerlo intacto, exactamente como la joven pelirroja se lo había entregado. Se reunió en el centro del campamento mientras tanto, el lugar se veía tan… animado, casi le resultaba difícil que dentro de simplemente algunas horas tendría que pelear contra shinobis enemigos y que vería a los suyos caer en el campo de batalla… no, no, ¡ni hablar! Ella estaría ahí, lista para curar, salvar e incluso pelear si se necesitaba la ocasión. Sería el momento ideal para demostrarle a Kitsune Yamanaka de lo que era capaz. Soltó pesado suspiro cuando escuchó aquel llamado.

Se posicionó a un costado de la rubia-peliblanca, adoptando una posición firme para escuchar las palabras de su mentora. Por un momento, sintió calidez en su corazón, le pareció la kunoichi más humana que había conocido en toda Kumogakure no Sato, incluso logró que una pequeña sonrisa se dibujara en su rostro, borrando su expresión de preocupación que parecía haberse tatuado no sólo en su físico, también en su alma; no había manera de desobedecer aquella orden y al parecer no era la única que se sentía así, a su lado, Yatori no tardó en ser el centro de atención, no era raro que resaltara sobre los demás. Koki rio nerviosamente, ¿ahora cómo iba a darle la carta? No quería interrumpir su momento ni su emoción, simplemente podría dejarlo en su chaleco, pero no se trataban con esas confianzas aún. Se limitó a esperar un poco más, ahora se dedicaría a centrar su atención en aquel azabache recientemente aparecido.


INFORMACIÓN:
Resumen:
— No ve nada en el bosque, pero sabe que Yato estaba segura de lo que dijo, así que se queda con la duda.
— Recuerda la carta que le dió Haru, la busca mientras obedece la orden de ir al centro del campamento.
— Escucha a Kitsune e incluso se alegra bastante.
— Piensa en darle la carta a Yato pero espera un poco más porque no quiere romper su frenesí.(?)
INVENTARIO BÉLICO:
• Estuche Pequeño (pierna derecha):
—x4 kunai.
—x1 kunai con bolsita explosiva.

• Estuche Mediano:
—x5 Shuriken.
—x1 Alambres Ninja.
—x1 Píldora de soldado.

• Visible:
— Chaleco táctico.
— x1 Daikiri
— x1 Comunicador.
— Banda ninja (brazo derecho).
  • Fuerza: 30
  • Resistencia: 30
  • Agilidad: 40
  • Espíritu: 32
  • Concentración: 39
  • Voluntad: 34
  • Chakra : 196

Volver arriba Ir abajo

avatar
Hwang Hon
Kusa Genin

Re: [Trama Global] La Feria de la Luna Negra

Mensaje por Hwang Hon el Mar Oct 16, 2018 10:01 am

Si alguna vez le hubieran dicho que ella estaría presenciando y viviendo lo que sus orbes contemplaban diría que estaban locos. Ella siempre considero que su vida sería desarrollada dentro de la aldea, pero al asignarle como parte de la escolta de cierta expedición su destino fue sellado, ya que sus padres al ver el pergamino jamás hubieran aceptado que la morena rechazara la misión por lo que con resignación acepto la encomienda.

Su viaje era en forma toda una expedición el que salieran de la espesura de la selva para empezar a cruzar el tan temido puente kanabi, como era de esperarse la caravana venia rodeada de monjes y el camino debería decir que fue silencioso pero fue todo lo contrario, la líder asignada de la misión era en una palabra explosiva, lo que hizo el camino por de más ruidoso sin embargo la morena no dijo nada al respecto se mantuvo callada leyendo algo de literatura de uno de los libros que tomo para entretenerse en el camino. Pese a las historias y leyendas el cruce por el puente fue tranquilo sin ningún contratiempo, la general  Im Jung Ha al igual que ella eran hibridas lo cual le deba cierto grado de confianza y comodidad- no era la única que tenía cuernos- al entrar en la desértica zona de lo que era el país de la tierra se dividió la expedición de la aldea de los otros acompañantes unos siguieron por la vereda mientras los de Kusa tomaron curso contrario hasta topar con las orillas del mar.

Ya en la costa, la general tomo lugar en la zona por demás peligrosa y luego de un rato en silencio simplemente exploto en histeria diciendo algunas cosas que no sabía a quién iban dirigidas mientras parecía buscar algo; Cuando su arranque fue interrumpido por un vendaval que no parecía natural, y de la noche oscura los vientos abrieron las nubes junto a un barco tan hermoso que iba descendiendo del mismo cielo, algo simplemente extraordinario.

Nunca había visto un barco con sus propios ojos, lo que sabía de ellos era por los libros, pero estaba muy segura que los barcos voladores no era muy comunes, quienes fueran dueños de la nave debían de ser gente bastante interesante. El barco toco la superficie del agua y bajo el puente hasta el suelo al final de este se veía un hombre de blanca melena, Hwang Hon se fue acercando a la orilla que hasta ese momento había mantenido cierta distancia. Sin embargo se mantuvo unos metros atrás de Im Jun lo último que necesitaba era romper el protocolo, por lo que con la mirada atenta espero instrucciones de sus superiores.


INFORMACIÓN:
Inventario Belico:

-1 Estuche grande [ubicado en la espalda baja]
-1 Lanzador de agujas/ cargado con 5 senbons [ubicado en el brazo izquierdo bajo la manga del kiomono]
-1 Mecanismo de kunai Oculto/ cargado con 1 kunai[ ubicado en el brazo derecho bajo la mangas del kimono]
-5 Sen-su-Mame [ubicadas en el estuche grande]
-5 kunais [ubicadas en el estuche grande]
-15 Senbons [ubicadas en el estuche grande]
-1 protector de aldea [puesto como diadema en el cabello]
-1 Mateki (flauta demoniaca) [ubicada dentro de la manga derecha del kimono]
Aclaraciones:
Me uno a la trama,quedo a disposición del staff y espero no este muy desentonado.si tengo algún error, espero me puedan perdonar.
  • Fuerza : 05
  • Resistencia : 30
  • Agilidad : 07
  • Espíritu : 30
  • Concentración : 20
  • Voluntad : 20
  • Chakra :130

Volver arriba Ir abajo

avatar
Farahan
Getsu Genin

Re: [Trama Global] La Feria de la Luna Negra

Mensaje por Farahan Ayer a las 9:52 am

La dentadura del artista de loa vientos se vio revelada cuando divisó al pelirrojo; le había visto en varias ocasiones pero jamás salía de su estado depresivo o babeante, mas en ese instante le miraba enojado, produciendo un nuevo estado en él que le llena de alegría. A seis metros de distancia le miró con soberbia absoluta, borrando la línea de rango a un compañerismo sobre confiado, donde no temía ponerlo en peligro por un capricho.

Su atención se pierde del Hozuki cuando la dama de los metales hace alarde de su hermosa y respetable voz, aventurando un poco la idea de  cambiar navío, Farahan sintió un goce que lo hizo volver a mirar con decisión hacia el barco de kirigakure, para encontrarse una escena de lo menos prometedora.

Fue como so una tormenta ahora soplara vientos huracanados a su espalda; de alguna forma había torcido la atención hacia él en reclamos de su selección de palabras. El rostro del chico de cabellos argentes, rápidamente mostró su rechazo al castigo impuesto plegando su abanico, viró su cabeza y encontró indecisión en el rostro del pelirrojo; giró un poco más y encontró a la bella Sannin en lo que parece ser una huída de escena, posiblemente temiendo la ira de la médica.

Kazuma no mostró más intenciones beligerantes en su contra, lo cual seguro hará que o termine por enfureser mas a Kaede o termine por hacer que la Jounin personalmente imparta el castigo. Así pues, Farahan se acercó a la posición de la hermosa mujer y colocándose en una posición de firmeza militar, hace una reverencia ante los titanes de la luna.

—Kobayashi- Sama, Mibarashi-Sama, quedamos en sus manos—

Si puede trasladarse de alguna manera en la que pueda ofrecer disculpas sin riesgo a caer al mar en el intento, bien podría sobrevivir para aclarar el malentendido con la pelirrosa. Toda aquella chispa de Farahan había desaparecido y reemplazada por un comportamiento militar ejemplar, en donde no buscaba causarse más problemas con su metida de pata. Las palabras "El pez por la boca muere" resonaron en la profunda entonación de una anciana de ensueño en un extraño viaje onírico. Pese a que Farahan puede estar yendo a la paliza de su vida, aun así tiene interés en conocer más a la mujer que produce tantos cambios de ánimo en el pelirrojo, tal vez, si sobrevive al encuentro, pueda sacarle algo más que un puño alzado y algo menos que su tórax  despedazado sin piedad. Por otro lado, ahora estaba muy cerca de aquella leyenda entre las filas de su aldea, una mujer de recursos tan afilados que le llama; ahora que la puede apreciar tan cerca, un interés por saber las habilidades de la perfección encarnada también comienza a aflorar, ¿Podrá tal vez saber más de aquel libro que la mujer lee? Interés que claramente brota cuando detiene su mirada en este al erguirse nuevamente, intentando leer el título del mismo.


INFORMACIÓN:
ACCIONES:


  • Farahan se detiene por Kazuma, sintiendo victoria.
  • Farahan escucha a Keiko y luego a Kaede, quitándose las ganas de viajar volando como lo había planeado.
  • Farahan pide la asistencia de Keiko esperandl que esto mismo sirva de intercepción por él, para darse tiempo de disculparse con Kaede.
  • Farahan se interesa por el libro que Keiko leía, e intenta al menos leer el título.
  • Técnica Cancelada.

TÉCNICAS USADAS:
INVENTARIO BÉLICO:


  • Estuche Pequeño Derecho

    • 2 Kunais
    • Pergamino Común

      • Abanico Tessen sellado




  • Estuche Pequeño Izquierdo

    • 2 Bomba de Humo
    • 2 Kunais
    • 4 Shuriken


  • Estuche Mediano Espalda

    • 2 Píldora de Soldado
    • 2 Shuriken
    • 2 Kunai
    • Tsukihana no Manto
    • Respirador
    • 5 Hilo Ninja



  • Fuerza : 30
  • Resistencia : 20
  • Agilidad : 30
  • Espíritu : 30
  • Concentración : 30
  • Voluntad : 30
  • Chakra : 130

Volver arriba Ir abajo

avatar
NB Narración
Master

Re: [Trama Global] La Feria de la Luna Negra

Mensaje por NB Narración Hoy a las 2:07 am

Kumogakure y KonohagakureTras las claras palabras de quien comandaba aquella misión y el silencio del proclamado como uno de los más destacados Jonins del País del Fuego, las instrucciones serían tan claras como terroríficas, ¿cómo no lo sería enfrentar en una encarnizada batalla a quienes desde lo más profundos de los mares deseaban abalanzarse sobre sus cuerpos? Sí, el País del Rayo era poderoso y con la influencia de este en el País del Fuego, las fuerzas de aquel país olvidado habían ido en aumento, provocando que todo el esplendor saliese a flote ¿pero qué decir de aquellos malditos sanguinarios? Habían suficientes historias, suficiente sangre manchando la superficie de Daichi por nada más y nada menos que sus terroríficas miradas o los furiosos cortes en la sangre de sus afiladas armas... Eran un terror en vida que incluso hacían tragar en seco a los más poderosos hombres que se encontraban sobre el terreno firme, pero por suerte, quienes aguardaban su llegada, sabían jugar las cartas y, solo era cuestión de tiempo para que su caída, fuese inminente, o al menos eso era lo que realmente se encontraba en la mente de quienes se alzaban al frente. Ahora bien... ¿Qué era lo que realmente aguardaba en el interior de la isla?

Entre los delicados vocablos de la Jonin de hebras doradas se habían podido escuchar detalles de cautela para... ¿Una posible alianza momentánea? ¿Cómo negociar con la misma muerte? Fuese cual fuese la razón, había algo en claro y es que en aquella isla maldita, parecían tener un enemigo común que enfrentar... Eso no eliminaba las posibilidades de que la guerra, dominase por completo el terror la mañana siguiente...

Tras una despedida, el simple mirar de la Jonin habría indicado a todos y cada uno de los integrantes sobre las situaciones que debían de abarcar y junto a ello, quienes se encargarían de liderar cada rincón de aquel pequeño abismo que daba hacia la misma playa que tiempo atrás, se había convertido en la tierra firme que habían ansiado.

Para aquella misión, los grupos serían claros... ¿Lo serían también sus acciones? Tan solo era cuestión de poder poner a prueba sus habilidades como shinobis.
Jonin Kumogakure: Kitsune Yamanaka A la primera señal del amanecer todos y cada uno de los citados para la batalla se encargarían de seguir a sus superiores en dirección al gran mar de rocas que rodeaban la pequeña pero a su vez gran playa que con su tétrico ambiente, brindaba la clara desaparición de los rayos del sol. Acompañados por la oscuridad y malditos por la tenebrosa bruma que desde el interior del bosque los había acariciado durante las horas de descanso y planificación, poco tardarían en ir colocándose en las alturas, dejando a única protagonista: la joven Kitsune Yamanaka.

Sin un solo rastro de temor en su rostro todos y cada uno de los presentes podrían observar a aquella belleza incandescente brillar en el centro de aquel valle de arena negra y rastros de piedras quebradas por la erosión del terreno. A su alrededor, nada más que la nada... Ni un solo aliado que pudiese afirmar su supervivencia ante aquel terror que en la lejanía, parecía tomar un decidido rumbo hacia la gran orilla de la isla maldita... ¿Era la hora de la batalla? Claramente si necesitaban algo, era la plena preparación y ante todo, olvidar el gran miedo que pudiese tratar de devorarlos.

Una clara sonrisa se mantendría así en el rostro de la Yamanaka quien, con sus orbes celestes, se encargaría de divisar a lo lejos las claras y terroríficas velas que alzaban a sus enemigos deseando desembarcar en pleno muelle improvisado. Sería así como la invitación sería lanzada a sus superiores, al parecer antes de acabar con sus vidas, aquella muchacha tenía palabras que compartir con los hombres más temidos del mundo... ¿Surtiría efecto ante quienes con plena decisión parecían desear clavar sus terroríficas y afiladas armas sobre la piel de la tan odiada joven?

Por unos instantes el silencio se limitaría a ser su única compañera, pero para la sorpresa de aquella joven el movimiento de la arena y la gravilla siendo maltratada por los pasos de un nuevo compañero, se convertirían en la razón por la cual una ligera sonrisa se dibujaría en los labios de la Yamanaka incluso cuando su mirada no se alejaba del horizonte. — Juraría haber dicho que encararía esta circunstancia completamente sola. — se limitaría a decir antes de que aquella presencia se colocase a su lado.
Daigensui Konoha: NakigitsunePuede que hayais conquistado los terrenos de Ryouta Senju, pero eso no te convierte en nuestra dueña aunque sea lo que quieres. Para mi eres nuestra peor enemiga. — tales palabras inaudibles para todos aquellos que no fueran la Yamanaka, provocarían que aquella sonrisa que esta mostraba, no llegase a opacarse... Estaba claro que no todos estaban de acuerdo con Konoha, ¿y cómo lo iba a estar alguien como Nakigitsune? No por nada había abandonado los terrenos del País del Té solo para enfrentar aquella posible guerra.

Con la mirada de aquel joven fija en el horizonte, sus labios se encargarían de ser sellados por aquella mascara de cuero mientras que, un pequeño zorro se limitaba a mantenerse recostado sobre su hombro derecho, permaneciendo en completo silencio mientras sus orbes yacían cerradas, dando así la apariencia de encontrarse dormitando hasta que la situación ameritase que este entrase en combate. — Es una situación brillante para ver como te degollan y no pienso perdérmela. — aclararía antes de volver sus orbes en dirección a la Yamanaka, quien ahora, fijaba la mirada en él, provocando una pequeña comunión entre los presentes. — Desgraciadamente por el momento solo me queda fingir, aunque dudo que a Sora Minami le alegre conocer sobre tu presencia. Toda una oportunidad para ver como tus órganos bañan la arena, ¿no crees? No por algo esa mujer decidió poner tal precio a tu cabeza. — dicho aquello una vez más sus orbes serían enviadas al gran mar, mientras que su corta melena albina se veía mojada por la lluvia que caía lentamente sobre todos los presentes de aquella misión.

No eran aliados, pero sus obligaciones los hacía compartir aquella porción de tierra... Aquel intoxicado oxigeno que los convertía en simples presas de los mares.
Jonin Konohagakure: Izuna Uchiha Mientras que la dulce y brillante estela de la joven Yamanaka se encontraba ante sus ojos, quienes habían sido citados por el mismo Uchiha se encargarían de dominar los terrenos más ocultos entre las rocas de aquel valle de muerte. En aquella ocasión, serían tres shinobis: Seiko Shouboku, Arashi no Kamizuru y Aku Aburame los que se encontrarían bajo su liderazgo... ¿Su misión? Dominar entre las sombras para así evitar la intromisión de extraños que deseasen hacer caer la gran fortaleza que se alzaba en las alturas y situaba a tanto los oriundos del rayo, como los del fuego enfrentando el peligro desde la cima de aquella gran entrada al infierno.

En aquellos mismos instantes, se podría observar como el Uchiha se encontraba postrado, clavando su rodilla derecha sobre las piedras y oculto tan grandes montículos de aquella misma inquebrantable presencia. Condecorado con el mismo símbolo del fuego en su frente y sus oscuras prendas rojizas y negras, el silencio se encargaría de hacer entender a quienes lo acompañaban que en aquellos instantes, debían tratar de mantener la calma, de la misma manera que lo haría la joven kunoichi del País del Rayo que yacía junto a estos y que parecía ostentar un título similar a quien lo comandaba.

Mientras que sus oscuras orbes se encargaban de observar el horizonte desde tan privilegiada posición, se podría escuchar el pequeño movimiento de las piedras en el momento que la joven de melena albinas y seis grandes colas parecía situarse junto a este, juntando sus manos en un aparente sello. Al parecer, una señal clara de que su misión, comenzaba en aquellos instantes.

La diestra del Uchiha se alzaría, posándose así en las piedras que los mantenía ocultos en aquel costado izquierdo el acantilado mientras que, su clara decisión, lo hacía permanecer con aquel rostro tan serio como terrorífico... Pero, ¿cuál sería la señal para que la acción iniciase? La llegada de su compañero al centro de aquella encrucijada.

Es hora de comenzar la misión. — aclararía finalmente sin llegar a tan si quiera observar a quienes lo acompañarían. — Ayashi se encargará de ocultar lo máximo posible vuestras acciones. Encargaros de mantener cualquier flanco cubierto desde nuestra posición. — brindaría la orden clara y concisa, permitiendo así a los presentes tomar sus propias acciones a la hora de mantener la seguridad desde aquellas distancias y con ello, encargarse de recibir la información necesaria para contribuir a su cometido. — Desconocemos las decisiones y acciones que tomarán nuestros enemigos, es por eso mismo que debéis ser cautelosos. — agregó.
Jonin Kumogakure: Yukiko InuzukaEn medio de aquel gigantesco acantilado, la embajadora de la nube se encargaría de tomar posición entre las rocas, dejando así su posición vistosa a diferencia de quienes habían sido citados al frente para dominar los flancos más débiles del lugar... ¿Su misión? Atraer la atención de la misma manera que muchos otros shinobis hacían y que se encontraban formando un semi-circulo en la línea imaginaria que aquella misma zona causaba, proclamando así la entrada hacia la isla muerta como territorio santo para quienes ahora, se armaban contra sus enemigos.

Acompañada de su gran loba, en aquella situación sería el dúo Uzumaki y el joven Kaguya quienes se encargarían de encontrarse en el centro y más alto del lugar, un sitio donde podrían observar todo lo que acontecía y junto a ello, amenazar con solo su presencia a quienes parecían acercarse a la costa con sus grandes navíos. — Maldita sea, esa mujer está loca. — se limitaría a decir quien, con su morado símbolo en la frente y hermoso kimono rojizo se hallaba cruzando los brazos bajo su pecho, demostrando no solo un aparente enfado, sino también, la ferocidad de una de las mejores especialistas médicos que se encontraba en el lugar.

Como de costumbre, la joven Inuzuka se encargaba de juzgar y maldecir por lo bajo ante todas las decisiones de su compañera, quien, sin miedo alguno se había entregado a la muerte a la hora de esperar a sus enemigos en pleno centro del escenario que ella misma, había proclamado como suyo. — Recordad, manteneos con calma, no debemos entrar en combate si la situación no lo amerita... Debemos esperar la señal en caso de que las cosas vayan mal. Esos malditos isleños son peligrosos así que manteneos preparados. — aclararía mientras sus claras orbes jades yacían en el horizonte, observando la posesión de los navíos e ignorando ahora a la joven Yamanaka que se hallaba a unos cien metros desde su posición y ahora era acompañada por uno de los oriundos del fuego. — Haru, tienes prohibido entrar en combate en caso de que las cosas salgan mal, deberás de apoyar a los heridos. Recuérdalo, eres una especialista médico, te encargarás de mantenerlos con vida. — ordenaría sin tan siquiera observar a su pupila. — En cuanto a vosotros dos... Debéis de protegerla en caso de que las cosas se tuerzan. Shiro y yo nos encargaremos de manteneros a salvo. — daría a conocer la misión de sus ahora compatriotas.

Ellos serían quienes encararían el encuentro en caso de que las cosas no salieran tal cual la Yamanaka lo había pensado, de la misma manera que se encargarían de minar la moral junto a las decenas de shinobis que se repartían por las alturas del pequeño acantilado, amenazando a sus enemigos tan solo con sus miradas. Era una emboscada, pero a diferencia de una común, se trataba de una amenaza clara, una lucha psicológica contra sus enemigos.
Jonin Kumogakure: Kogitsunemaru Desde el flanco derecho de aquel acantilado, el conocido como Kogitsunemaru se encargaría de dirigir al trío que había caído bajo su liderazgo, la conocida como Koki Senju, la joven Yatori Hoshino y junto a ambas, al intrépido Mello Orochi, quien en aquella ocasión parecía yacer bajo los efectos de la guerra que pronto estallaría.

Tomando la misión de proclamar la ofensiva en caso de que fuese necesario, se mantendrían ocultos al lado contrario del cual se encontraban los shinobis del fuego junto a la joven raposa del rayo, con una sola diferencia y es que, en un lugar como aquel, la llegada hasta la arena sería menos entorpecedora en cuanto al nivel de las grandes rocas que los ocultaban.

Convirtiéndose en unos con el silencio, las orbes ámbares del líder se mantendrían fijas al frente, observando desde aquel lugar y en las sombras las grandes velas que se acercaban a la orilla y olvidando por completo la situación de la Jonin que, desde aquel lugar, era algo más difícil de captar. Una situación privilegiada a decir verdad, pero a su vez, muy arriesgada... ¿Tenían otra opción? Por suerte se encontraban acompañados de otros altos rangos que, en completo silencio se encontraban postrados y ocultos, manteniendo la retaguardia cubierta y la ofensiva lista para entrar en accionar en caso de que la orden fuese dada. — Confío en vosotros para enfrentar la situación — diría a sus compatriotas sin apartar la mirada  del frente. —Koki, estamos bajo su responsabilidad, no tenemos más especialistas médicos entre nosotros por lo que debes de tener cuidado... En cuanto a ti, Hoshino, confío en que tu mentora te haya instruido lo suficiente como para demostrar lo que vales. Mello se encargará de cubrirte. — sentenciaría con completa seriedad.

Sería en aquellos momentos que sus vocablos llegasen a sus acompañantes que una pequeña risa se podría escuchar por lo bajo, dando paso a aquel pequeño quebradero de cabeza que en ocasiones el Orochi ocasionaba, aunque, en aquella ocasión liberar tensiones no estaba de más. — Maldita sea, sensei... ¿Por qué no me puede tocar cubrir a Koki? Estoy seguro que me brindaría unas hermosas vistas si me encontrase en su retaguardia.  — cuestionaría por lo bajo el joven Orochi, mientras echaba un rápido vistazo a la joven Nara, uno que, si bien sus palabras parecían mostrar desagrado buscaban presentarse indirectamente a la hora de simplemente hacer acto de presencia con sus palabras.
Kirigakure y GetsugakureConvirtiéndose en mil pedazos, la situación de tranquilidad que la misma marea les regalaba, los ardientes y mortales servidores de los mares se encargarían de hacer acto de presencia a la hora que los mismos marineros habían citado. En aquella ocasión la lluvia no había cesado, recayendo en una bendición tanto en las grandes extensiones de la gran isla muerta como de la cubierta de los hermosos buques de guerra que dominaban los mares y se acercaban sin temor hasta lo que se convertía en el único lugar viable para poder desembarcar en aquel terrorífico y perdido hogar de la parca.

Desde la lejanía, podrían observar la oscuridad de los gigantescos árboles que encerraban el terror entre sus grandes ramas, pero ante todo, podrían observar la ferocidad de las rocas, un abismo que dominado por los lamentos de los más terroríficos seres, ahora se encontraba hostigado por la presencia de quienes para ellos, se convertían en sus mayores enemigos... Aquellos que habían acabado con la paz de aquella tierra que durante años, se había convertido en el hogar de la sangre.

A diferencia de los miembros del País del Rayo y el País del Fuego, los bendecidos por los mares ahora parecían encontrarse en una clara desventaja y es que, la emboscada que había sido proclamada por los estrategas del Rayo, daban paso al movimiento de sus shinobis a la hora de aproximarse al frente de estos, pero si había algo que destacar, era aquella presencia dorada que se situaba en medio de la gran playa, la misma que aparentemente indefensa permanecía en silencio.

Tan pronto los marineros diesen la orden las velas no tardarían en alzarse lo suficiente como para demostrar a sus enemigos que no estaban dispuestos a ignorar aquel aparente reto pero, a diferencia de lo que aparentaba convertirse en una próxima batalla, quienes lideraban aquella expedición se encargarían de mantenerse en completo silencio mientras sus orbes, se encargaban de examinar el frente, con solo una diferencia, y es que, mientras todos parecían hacer un claro estudio de sus posibilidades o los métodos de combate, el líder, parecía tener su vista fija en un punto completamente perdido.
Jonin Getsugakure: Ryuu Kobayashi Comandando el limitante entre la proa del navío y el inicio de aquel mar, el líder del País de la luna se limitaría a permanecer en completo silencio mientras observaba las presencias que se alzaban en la playa de arena negra. En su rostro no habían ni un solo indicio de sorpresa ante aquellas acciones que el mismo País del Rayo se había encargado de tomar para recibir a la alianza de los mares una vez su llegada se diese en pleno puerto, ¿pero estaban preparados para aquello? Eran shinobis de la luna... No había nada que pudiese detenerlos. Con una rápida mirada hacia todos y cada uno de los rincones de aquella playa, no habían palabras que llegasen a dar una orden clara, no por lo menos a quienes poco a poco se iban acercando al lugar que este mismo se había encargado de domar para poder observar con perfección todo rincón tomado por los enemigos... ¿Cuál era la razón por la que su mayor enemiga se encontraba esperando su llegada de aquella manera? ¿Y qué hacía aquel hombre junto a ella?

Las dudas que posiblemente se hubiesen esparcido por la cabeza, poco a poco se irían disipando y con un simple movimiento de su cabeza, se encargaría de observar a los marinos antes de que los navíos terminasen por echar el ancla a escasos metros de la costa, sin importar que aquel barco quedase varado en pleno inicio de la playa.

La cima. — serían sus únicas palabras brindadas a la joven Mibarashi mientras su enemiga pasaba a segundo plano y las orbes albinas del titán cayesen sobre el cuerpo de la pequeña Uzumaki que yacía en la cima y años atrás, le había sido arrebatada.

Encárgate de que todos se mantengan a raya. No quiero a todos en tierra firme, pero sí pueden comenzar a domar el inicio de esta sin abarcar su largo al completo. Es posible que se hayan encargado de fortificar los flancos ante la consciencia de que este el único método de entrada en la isla de forma convencional... — daría la orden a la herrera antes de que su pie derecho se  subiese a la madera que encaraba el filo entre la vida y la muerte y, acto seguido, se dejaría caer sobre la orilla, un lugar donde las aguas habrían llegado hasta la altura de sus rodillas si no fuese por aquel perfecto control de chakra que lo permitía comenzar a caminar sobre la cima de la marea.

Efectuada su entrada, sus manos se alzarían y con ello formarían dos puños que se encararían mutuamente para así con una presión de sus nudillos, haciendo de este modo que sus huesos crujiesen con brusquedad.

Al menos los hombres y mujeres del rayo tenían en claro algo y es que, antes de que la tierra temblase en una encarnizada batalla, el titán de la luna prefería ser diplomático, por lo menos hasta que su paciencia se viese mermada.
Jonin Kirigakure: Goro Isashi Siguiendo los pasos del navío de la Luna, el gran buque de guerra de la niebla se encargaría de echar anclas pocos segundos después de que lo hiciesen quienes los acompañaban. No era difícil llegar a leer la superficie de aquella playa, y mucho menos las intenciones de sus enemigos que, antes de dar rienda a la sangre bañando la superficie de la arena, preferían entablar una pequeña conversación que posiblemente, se convertiría en pequeños reclamos de paz ante su cobardía. No era la primera vez que hacían uso de sus conocimientos para pillarlos por sorpresa y mucho menos, que parecían rogar por sus vidas para poder ver el amanecer del día siguiente... ¿Tenían la ventaja en aquellos momentos? Claramente la situación era una desventaja para quienes venían de lo más profundo de los mares... ¿Pero hasta qué punto era cierto aquello? Solo era cuestión de verlo.

En el momento que el mismo titán de la luna se dejó caer sobre la superficie de agua, el gran tiburón se encargaría de alzar su propia pierna para así subir sobre el marco de aquel navío y, ganándose la mirada de quienes lo acompañaban, sus brazos rápidamente se cruzarían por delante de su pecho. — Kaede, encárgate de que nadie haga una tontería. Tomad la orilla junto con los shinobis de la luna pero no entréis en combate, tampoco cedáis los navíos. Si desean ver temblar el infierno, lo harán.— daría la orden antes de efectuar los mismos pasos que su aliado, dejándose caer sobre la marea para comenzar a caminar desde su costado derecho, sin apartar la mirada del frente.

Tan solo era cuestión de segundos para que la tierra comenzase a temblar ante la llegada de ambos titanes al frente de aquella pequeña reunión... El gran tiburón aún tenía un par de asuntos pendientes con el País del Rayo... Ahora bien, ¿estaría aquella a la cual había jurado matar tiempo atrás?
Sanin Getsugakure: Keiko MibarashiAnte las ordenes de quien se coronaba como el líder, las celestes orbes de la herrera se habían encargado de tomar consciencia de todos y cada uno de los presentes que se encontraban ante el ojo humano, incluyendo a la joven Uzumaki que se encontraba en lo alto de la cima acompañada por un gran número de shinobis... ¿Cómo actuar ante aquello? Sabía que algo como eso se convertiría en un completo caos tarde o temprano, más aún por la clara venganza que su país estaba destinada a lanzar contra las fuerzas del Rayo, ¿pero había algo más? Tan solo era cuestión de esperar la señal... Tan solo era cuestión de ser paciente y no cometer locuras antes de tiempo... ¿Con quien creían que se habían metido?

Tan pronto ambos titanes abandonaran los navíos y ambas kunoichis quedasen al mando, la herrera voltearía sobre su propio eje, encarando así a los que ahora recaían bajo sus órdenes y, tan solo en cuestión de segundos llevaría su mano derecha hasta su espalda, lugar donde un gran espadón yacía esperando ser domado por sus helados y húmedos dedos.

Al parecer nuestro líder no recuerda de que material estamos hechos los shinobis de la luna. — citaría la Sanin con una rostro completamente inexpresivo mientras ahora fijaba sus orbes al frente, justamente sobre las espaldas de los titanes que parecían haber llegado al punto de encuentro con aquellos dos enemigos. — Pero nos toca acatar órdenes. Todos y cada uno de los presentes, quiero a mitad domando la orilla, un lugar donde vuestros pies hagan contacto con la arena. No dejaremos que nos hagan retroceder, esta isla será nuestra. — citaría antes de seguir el ejemplo de los hombres más fuertes de la tierra, subiéndose así a la barandilla del barco y mostrando su espalda a quienes la seguían. — Quiero orden. Comportaos como shinobis. No entraremos en combate ni avanzaremos más allá del filo donde la marea marcará el inicio de la línea de salida. Como observe un solo movimiento alejándose del agua me encargaré de degollaros yo misma. — sentenciaría antes de dejarse caer, siendo así seguida por unos diez Jonin y Chunins de la aldea y dejando libertad a los que quisieran de seguir sus pasos mientras otros se quedaban a custodiar el barco sin alejarse de donde sus miradas le permitían proclamar aquel terreno como un futuro para sus piernas.
Jonin Kirigakure: Kaede MashibaAnte las declaraciones del gran tiburón de los mares, la conocida como Mashiba simplemente se mantendría con la mirada fija en el frente, alzando así sus brazos y cruzándolos bajo su cuerpo mientras se encargaba de centrar su peso en una de sus piernas, exactamente, la derecha. Con aquella posición y el silencio que ahora se convertía en el mayor de los mandatos para quienes la acompañaban, la pelirrosa buscaría encontrar la solución para sus actos antes de que sin sus órdenes, otros Jonins se encargasen de adelantarse a las suyas, cayendo así sobre la orilla y uniéndose a los shinobis de la luna a la hora de bordear ligeramente la orilla frente a los navíos. Claramente los shinobis de la niebla no necesitaban mandatos para comenzar a reinar con su perfección cuando entraban en combate o se presentaban para este, claro está, si al menos ostentaban un título mayor al de un genin.

Que nadie cruce la frontera que el mismo agua nos pauta. Domaremos nuestro propio territorio antes de hacerlos caer. Sin ordenes de nuestro líder no quiero acciones, pero eso no os dejará fuera de combate, preparaos para lo que está por venir. — proclamaría lo suficientemente alto para que incluso se la pudiese escuchar allí donde los Jonin habían marcado el límite que podían domar sus  propios compatriotas. — No quiero ni a un solo médico arriesgando su vida. Para eso ya estoy yo. — proclamaría antes de mostrar una amplia sonrisa aún a pesar de que a diferencia de otros muchos, decidiese quedarse en el barco. Después de todo, aún a pesar de que deseaba romper los huesos de todos y cada uno de los presentes, aún tenía vidas de las cuales cuidar.

Con la simple fuerza de sus puños, tan solo sería cuestión de segundos para que sus brazos cayeran y se posicionaran sobre la barandilla, quedando así apoyada en esta para así tomar en cuenta a todos y cada uno de los que se encargaban de abandonar el navío y no marcar la línea que los situaría en los territorios que ahora, les pertenecían a ellos y a sus terroríficos barcos de guerra.
Jonin Kirigakure: Kin Tsuchi Dadas las ordenes por parte de la kunoichi de la luna, Kin Tsuchi se limitaría a observar el frente y junto a ello, la gran espada que se mantenía al frente, proclamando la muerte de todos y cada uno de los que se encontraban poniéndose en contra de su propio país.

Con nada más que la rabia recorriendo cada centímetro de su cuerpo, la experimentada kunoichi del té se encargaría de emprender el paso y con nada más que el leve tacto del metal de sus guantes sobre la superficie rustica del hogar que había domado por unos días en alta mar, obligaría a su cuerpo a simplemente abandonar este para dejar que sus botas, hiciesen temblar el mismo agua que tarde o temprano, se convertiría en la victima del peso de su cuerpo... ¿Quedarse atrás? No era algo que para nada fuese contra sus instintos como kunoichi experta en la guerra y mucho menos en el momento que había escuchado los vocablos de Ryuu Kobayashi que le habían dado una pista vital antes de que los actos del Inuzuka pudiesen ser llevados a cabo. Había visto a aquella joven tiempo atrás, había visto aquella melena escarlata convirtiéndose en víctima de sus enemigos y tenía en claro, que aquellas palabras que Kaede Uzumaki había regalado a su compañero atrás, no eran en vano.

Si había alguien que debía llegar a tierra firme primero, era ella.

Una vez las aguas temblasen bajo sus botas, la joven Tsuchi tomaría rumbo hacía el flanco derecho de la herrera que permanecía al frente y con su gran espada clavándose en las aguas y junto a ello, en la húmeda arena. —Una batalla interesante. — serían sus primeras palabras dedicadas a la herrera aún a pesar de que sus orbes albinas yacían fijas en el frente. —Pero creo que el toque sentimental sobra.— aclararía a la hora de hacer referencia a la Uzumaki. Sabía que si había una manera en la que herir a su fiel compañero, era aquella y aunque aquel hombre que ahora entablaba una pequeña reunión con sus enemigos, se había encargado de entrenar a su pupilo, tan solo era cuestión de tiempo para que la rabia se convirtiese en el mayor detonante de los problemas.
Kusagakure no sato Una vez el gran puente se alzase y todos y cada uno de quienes se convertían en los invitados de los cielos subiesen al navío, podrían ser testigos de tan hermosa obra de arte. En el interior, todos y cada uno de los presentes se convertían en hermosos entes incandescentes, claros ciudadanos de un país que tan solo los dioses podían ostentar, pero sobre todo, delicados shinobis que en pleno silencio se limitaban a realizar los preparativos que el mismo especialista que los había invitado, se encargaba de citar. La tranquilidad y la perfección parecían convertir todo aquello en un sueño, pero para gusto de los más detallistas, el suave sonido de los globos siendo acariciados por la brisa, podría brindarles la imagen de quienes se habían encargado de alzar tal pieza de coleccionista, aparentes shinobis que yacían en la cubierta superior y eran guiados por quien en la cima, surcaba el gran puente del dirigible.

Una obra de arte que tan solo los más sabios habían conseguido crear... Habitantes de los cielos que ahora, parecían haber dominado por completo las más arduas expectativas de quienes hasta el momento, desconocían la majestuosidad de sus eruditos.

Con la llegada de los oriundos de la hierba, quienes se encargaban de guiar el navío se limitarían a observarlos en la lejanía, pero no habría ningún tipo de intercambio de palabras, no por lo menos, mientras los altos cargos de la hierba se encargaban de guiar a los más inexpertos hasta el centro de tan grande creación.

¿Su obligación? Alinearse en cuatro líneas de diez shinobis en cada una, filas que iniciarían con un Jonin al mando por cada extremo mientras en el interior de estas había libre elección para los de menor rango, incluyendo absolutamente todas las líneas.

Tan pronto todos se situasen, el gran puente comenzaría a desmaterializarse, despidiéndose así de las abandonadas tierras de aquel país muerto para poner rumbo al conocido como “terreno maldito”.
Daigensui Im Jung HaDando paso a todos y cada uno de los shinobis cuando estos embarcaran en el navío, la joven de rosácea melena se encargaría de inspeccionar cada rincón del lugar con sus delicadas orbes. Si bien podía observarse cierto esplendor en su mirada, bien era cierto que no habría más que una posición firme mientras que sus manos se situaban a cada lado de sus caderas... ¿Una líder? Prefería matar antes que liderar pero, para suerte de todos, en aquella ocasión se encontraba entretenida.

Para cuando todos se encontraran en el interior del navío, la menor voltearía para así observar a todos y cada uno de ellos, pero no diría nada, no por lo menos hasta que aquella alineación se encontrase perfectamente colocada en el centro y el barco, hubiese emprendido su camino.

¡Esto es genial! ¿No lo creéis? — cuestionaría de forma inmediata en el momento que se colocaba ante el gran grupo y reía con diversión. — En fin. No sé quienes sois pero... ¡Yo me encargo de comandar esta misión! Siento decir que posiblemente moriréis todos... Al menos un poquito. — añadiría, hablando primeramente con fuerza y poco a poco disminuyendo esta mientras observaba a los presentes. — Aún así lo vamos a pasar… ¡De muerte! Y nunca mejor dicho... — reiría por lo bajo sin poder evitarlo antes de que su diestra se alzase y obstaculizase sus labios. Sus ojos se cerrarían en cuestión de segundos y tras tomar una larga bocanada de aire, su cuerpo se movería ligeramente hacia atrás, o por lo menos parte de este en cuanto su trasero fue en dirección contraria y su larga cola negra y escamosa se alzó por encima de su cuerpo. — ¡Serios y en silencio! No quiero ni un solo comentario. Solo silencio. — finalizaría antes de dar un giro sobre su eje y tras ello darles la espalda. Sería en aquella ocasión que sus delicadas y claras orbes se abrirían para observar al frente, exactamente aquel gran pórtico que daba paso bajo la cubierta más alta al interior del navío que, con puertas doradas y blanquecinas no solo se abrían, sino que además, daban paso a tres entidades desconocidas, claro está, si no contábamos con la muchacha que hasta el momento, era reconocida como la tan famosa y temida Kusakage.

¡Im Jung Ah reportándose! Traigo la carne de picadillo que me habían pedido. ¡A su servicio! — diría con unos ánimos tan atrayentes como el tono infantil de su voz. Tras sus duras palabras, una amplia sonrisa se dibujaría en sus labios, mostrando así unos aparentes colmillos que convertían su sonrisa en una algo más tenebrosa.
Sorakage: Sora Minami Siguiendo con las palabras de la joven procedente de la hierba, los pasos de los afilados zapatos de la albina provocarían que absolutamente todas las miradas del navío fuesen en dirección a quien, tras haber surcado el marco dorado, hacía acto de presencia en el centro de tal grandioso buque.

El silencio de inmediato se convertiría en todo un milagro y, quienes yacían en la cubierta realizando los preparativos del viaje ahora que la brisa golpeaba las dulces telas de las velas, dejaban a un lado sus accionar para así voltear en dirección a la diosa albina que brillaba como nadie en aquel mar de muertos. Sora Minami, la Sorakage y quien había sido nombrada como si de un ángel se tratara en el valle de los cielos. Poco tardarían en arrodillarse quienes portaban el símbolo del cielo en sus bandanas, cerrando sus ojos y demostrando pura sumisión ante quien reinaba en las cercanías de los dioses y que, ante todo ser humano, era reconocida como la única que había conseguido dar vida a la muerte, burlar el mismo Yomi y con ello, mantener a salvo sus terrenos tras haberlos alzados de un territorio al cual tan solo la muerte parecía desear catar.

Sus orbes carmesís se mantendrían al frente a la par que sus delicadas y escasas prendas bailaban junto con su larga melena que, oculta tras un delicado velo, danzaba con suma armonía junto con sus no muy prominentes curvas... ¿Pero qué hacía alguien como ella en aquel lugar? Si bien parecía un milagro caído del mismo firmamento, debía de haber una razón clara para su aparición.

Una vez sus pasos la llevaron a apenas cuatro metros de distancia de la primera fila que los shinobis de la hierba se habían encargado de formar, todos y cada uno se mantendrían en pie y firmes... ¿Deberle algo? Ciertamente si se lo debían a alguien, era a la joven Inuzuka que se encontraba a la derecha de tan grandiosa presencia, la misma que simplemente se limitaría a darles la orden de permanecer en silencio con sus delicadas orbes azuladas y un leve gesto con ambas manos para que no siguiesen el ejemplo de quienes los rodeaban y, tampoco, le cedieran el completo culto a ella aún a pesar de ser quien reinaba en los territorios perdidos entre la terrorífica hierba.

Bienvenidos a mi navío. — diría la delicada presencia de aquella estela albina mientras sus orbes paseaban sobre los presentes, dejando a un lado a la pequeña Im Jung Ah que ahora se retiraba a un lado para ceder su lugar. — Estaréis agotados por lo cual pronto podréis partir a disfrutar de vuestra estancia en él mientras los shinobis del cielo nos encargamos de esta travesía que nos espera. — aclararía mientras volvía ahora la mirada a los shinobis de los cielos que hasta ahora, permanecían aún con su rodilla clavada en la delicada madera del lugar. — Desde los cielos siempre me he mantenido brindando mis mejores deseos a quienes aún se encuentran luchando contra la corrupción de Daichi, pero aún a pesar de que me he negado a compartir estancia con los mortales, vuestra querida y experimentada Kusakage ha conseguido brindarme metas y objetivos que han provocado que nuestros caminos, se vean unificados. — diría mientras su diestra se alzaba hasta la altura de su cintura y con la palma boca arriba mostraba a su compañera, Ahn So Jin, quien simplemente haría una delicada reverencia con su cabeza mientras su sonrisa, no llegaba a eliminarse.

Daremos la vida por vuestra protección, de la misma manera que esperamos que vosotros también toméis rumbo hacia nuestro lado hacia la paz. Mi compañera, Yuri se encargará de guiaros en vuestro camino en todo momento por lo cual pido paciencia... Una vez lleguemos a nuestro destino se os brindará aún más información de aquello que nos espera. Aunque, cabe destacar que no estamos solos. — añadiría presentando a la pelirroja Uzumaki que yacía a su lado izquierdo y que realizaba una reverencia algo más prominente que la de Ahn So Jin. — Debo de atender ciertos asuntos por lo cual os dejaré con vuestra líder. Espero que podamos seguir adelante, todos juntos. — sentenciaría mientras sus manos se juntaban y caían por delante de su cuerpo antes de que una leve reverencia fuese brindada por ella a quienes hasta ahora, se habían limitado a escucharla.
Kusakage: Ahn So Jin Tras realizar su aparición junto a la líder de los cielos, la joven Inuzuka se encargaría de permanecer en silencio a su lado, observando así a todos y cada uno de los presentes que hasta el momento, se habían encargado de seguir las ordenes que les habían sido estipuladas por los superiores tras haber subido a tal majestuoso navío.

Su mirada en todo momento se había encargado de guiar a sus compatriotas, de la misma manera que su gran can, Mung Mung, que a diferencia de en otras ocasiones, en un momento como aquel, se había limitado a permanecer a su lado aún a pesar de que pudiese observarse a la distancia el pequeño nerviosismo del animal que, acallando pequeños sollozos se había limitado a mover su largo rabo y jadear mientras paseaba la mirada entre la diosa de los cielos, su dueña y quienes se encontraban aguardando por las ordenes... ¿Un pequeño detalle? ¿Quién podría perderse sus pequeños movimientos de cabeza cuando algunas palabras eran pronunciadas?

Aún a pesar de como el hermoso can se había limitado a aguardar por una orden, la Kusakage, Ahn So Jin, había permanecido en completo silencio, asintiendo con cierta ligereza a los vocablos de su compañera y manteniendo sus manos tras su propio cuerpo... ¿Nerviosa? No, no era una joven que se dejase llevar por las emociones, no por lo menos si no se sentía con la libertad de hacerlo, pero eso no quitaba que debía de mostrar la seriedad que su propio título demandaba y que en aquella ocasión se encargaba de brindar seguridad a todos aquellos que se encargaban de alzar el símbolo de la hierba en sus condecorativos como shinobis de Kusagakure no Sato.

Con nada más que su tierna imagen y delicado cuerpo, sus prendas comunes que se encontraban compuestas por un rojizo top que dejaba cierto espacio a sus dotes, parte de su abdomen y unos humildes pantalones azulados, esta mantendría sus labios sellados hasta que la albina se encargase de cederle la clara libertad en el momento que sus indicaciones habían cesado y con un simple movimiento, ahora brindaba la espalda a sus nuevos aliados y volvía en dirección al interior del navío.

Bienvenidos a todos. Siento no haber realizado el viaje con vosotros pero desgraciadamente tenía asuntos de los cuales ocuparme en las tierras del País del Cielo antes de acudir a ustedes. — aclararía mientras alzaba los hombros y se mantenía con la joven Uzumaki a su lado izquierdo. Seguidas de sus palabras, el joven can que la acompañaba se encargaría de brindar una dupla de ladridos y acto seguido tras la libertad que su dueña le regalaba, partiría entre las filas en busca de una vieja conocida, Hwang Hon.

En este travesía no nos encontraremos solos, partiendo de este modo con nuestros aliados del País del Cielo y junto a ello, a quienes siempre se han encargado de mantener la paz con nuestros terrenos, los shinobis del País de la cascada, con quienes daremos en medio del gran mar tarde o temprano.— añadiría antes de sonreír con amplitud y ahora alzar sus manos para juntarlas ante su rostro, provocando el sonido de una ligera palmada mientras los miraba a todos. — ¿Alguno de vosotros tiene una duda o desea compartir algo conmigo? — sería ahora cuando tendrían todo su permiso para así hablar con la afamada líder.

Volver arriba Ir abajo

avatar
NB Narración
Master

Re: [Trama Global] La Feria de la Luna Negra

Mensaje por NB Narración Hoy a las 2:07 am

Pautas y aclaracionesSe brinda una nueva ronda de posteo a las siguientes aldeas:

• Kumogakure no Sato.
• Konohagakure no Sato.
• Kirigakure no sato.
• Getsugakure no sato.
• Kusagakure no Sato

Yuki pronto recibirá noticias, desgraciadamente somos tanto que debemos ir poco a poco, más aún con una trama tan grande.

**Interacciones de usuarios con NPCs: Todas las interacciones con usuarios se han dado por aceptadas, pero no se explotarán para así, dar fin al flashback y con ellos poneros al frente de batalla.

• Kazuma permanece en el navío de la luna por petición de Keiko Mibarashi.

Todo tema que queráis narrar sobre vuestra estancia en ese periodo de siete horas podrá ser realizado en temas en pasado, pero ya no deben haber más referencias a esa parte de la historia para poder continuar con la trama.

Sois libres de actuar, preparar técnicas y etc, pero no de entrar en combate. Cualquier ataque podrá ser penalizado si no habéis recibido las ordenes de quienes os comandan. Técnicas de apoyo, sensoriales y etc, pueden ser usadas y se os brindarán las informaciones pertinentes siempre y cuando sea posible

• Gracias a Seiko a quien le super agradecemos su trabajo, tenemos aquí unos pequeños mapas para que os podáis orientar aún más a la hora de situaros. Además de ello, me he encargado de añadir vuestras posiciones y la de vuestros npcs al cargo para que podais guiaros un poco mejor, además de los limites. Una vez os situeis debeis de colocar un spoiler con vuestra posición para que no perdamos la armonía y esto se vuelva un caos.

— Mapa número 1: Click Aquí
— Mapa número 2: Click aquí

Cualquier duda o comentario por favor, comentadmelo, ha sido una narración intensa y abarcar a tantas personas de esta manera a veces es algo complicado. <3

Al igual que el resto de rondas, se brindan 48 horas de posteo.

• Usuarios que han comido en el inicio de la trama (puesto que narración lo nombro muchas veces como pista) irán descansados y con ello con más fortaleza a la trama, es por esa misma razón que pueden escoger una estadística a la cual aumentar +5 Puntos como extra por este estado de satisfacción.

Usuarios que quedan fuera de la trama:
• Alain
• Kaneki
• Tomohiro
• Jyun tiene una última oportunidad para tratar de sumarse en esta ronda dado a que tenía una ausencia.
• Narai Renn tiene una última oportunidad para sumarse en esta ronda.

Volver arriba Ir abajo

avatar
Nozomu Nakamura
Getsu Genin

Re: [Trama Global] La Feria de la Luna Negra

Mensaje por Nozomu Nakamura Hoy a las 1:19 pm


Es hora de moverse, dictamino hablando con sus compañeros, acercándose hacia la zona designada, las palabras que le habían lanzado eran claras, ordenes e indicaciones de cómo afrontar aquella guerra, si, era totalmente eso, un conflicto armado de grandes dimensiones, seguramente podría sentirse asustado, temeroso de lo que pudiera pasar pero, ¿no había aprendido nada tiempo atrás?, quizás si no hubiera conocido a la mujer de cabellos rosados ahora estaría peor, mas “desolado”, sin embargo, lo transmitido por ello había creado un fulgor dentro del chico que inusitada y rebosaba dentro, era como si buscara darse a conocer, ser mejor ninja y colaborar, buscando obtener cierta relevancia y ser de ayuda para cada uno de sus compañeros, “Es la oportunidad”, pensaba asintiendo a cada una de las palabras recibidas, no era momento de hablar o charlar sino de tomar las riendas y hacer exactamente lo que se había pedido.

Claro que no negaría que tenía miedo, era normal, se desplazado con la orden dada siguiendo a los compañeros que tenía delante, esperando tener tal vez la oportunidad de hacer algo interesante, mantenía en su mano el sello del caballo, buscando por qué no decirlo tener más datos del terreno, estaban metidos en el agua, pero tal vez obtener información de la zona seria vital o importante para lo que estuviera por venir, buscaba claro usar su talento sensorial para conocer de mejor modo el campo de batalla, observando perfectamente su alrededor, se sentía con fuerzas, ansioso de saber que pasaba, en aquellos momento pensaba que habría una paz o una tensión considerable, era más que perceptible, era porque nadie había atacado todavía, una especie de lo que creía sería una muestra de respeto, permanecía expectante mientras en su cuerpo comenzaba a generarse a la par ciertas hojas de su arte, método de prevención para lo que diablos pudiera pasar.

Se habían hasta el mar, quedando según mando su superiora, quedando dentro del agua pero tocando con los pies la arena, benditos designios de las personas al mando, podía percibir lo que había a su alrededor,  adelantarse no era una opción, estaba allí, expectantes seguramente a la espera de una orden de ataque, quizás simplemente era una oportunidad de intimidación o muestra del poder físico que atesoraban la villa, estaba serio, concentrado, no quería fallar ni perder aquella especie de oportunidad auto impuesta, alerta y en guardia permanecía expectante, mirando a sus compañeros a cualquier actos que pudiera acontecer contra ellos, vigilaría desde la zona designada, dentro del mar pero donde sus pies podía tocar la arena, conocía sin duda sus “limitaciones” y sus puntos fuertes, quizás por ello buscara potenciar ser una herramienta de utilidad antes del combate, sacar partido del entorno y ver si, sus capacidades sensoriales eran lo suficientemente buenas como para captar algo, análisis del terreno, una posible trampa o algo que no se viera a simple vista, quizás no dejaba de ser un paranoico en esos casos, era normal, quizás pese a lo que creía haber cambiado seguía siendo un chico asustado y miedoso, era normal en parte, era la ocasión perfecta que había esperado tanto tiempo.

Las palabras estaban claras, su adrenalina recorría su cuerpo mientras agazapado, en guardia permanecía alerta a cualquier estimulo, podían escucharse ciertos cuchicheos, eran sus compañeros, era normal, el temor a la muerte afloraba en las personas, lo reconocerían o no, ese lugar era la guerra, ¿Cuándo en toda su vida Nozomu había sido sometido a una situación así?, todo estaba a punto de cambiar para el joven, solo esperaba poder hacer algo y ser útil para su gente, sus compañeros, eso sin duda brindaría al chico de más confianza en sí mismo, cosa que, realmente había trasmitido la ninja de Kiri en el, -Muchas gracias Kiryuu Hyunie, musitó como un ruego, comprobando que la zona en la que se encontraba era la correcta habiendo seguido a su superior para tal acto, “Valor y suerte…”, pensó recordando todo lo vivido, expectante a lo que pudiera pasar.


Resumen de actos:


- Resumen:Asume las órdenes dadas y, siguiendo el mandato estipulado por  Keiko Mibarashi marcha hacia donde su superiora lo guía, manteniéndose en la línea dada por ella , realizando una de sus técnicas Sensoriales (manteniendo el sello caballo)s en pos de intentar conocer mejor el terreno.

Inventario Bélico:
Sin Ítem bélicos

Técnicas utilizadas:


-> Preparación de 50 papeles sin emerger de su cuerpo.

KENSHUTSU (検出, DETECCIÓN)
Es la técnicas más simple y básicas de los sensoriales, aunque una de las más fáciles de aprender, es bastante importante y vital en combate. Esta habilidad le permite al usuario tener la capacidad de sentir el chakra de todos los individuos presentes dentro de un radio de alcance determinado, logrando conocer la ubicación casi exacta de ellos cuando se esconden o preparan jutsus. Requiere algo de concentración y un sello a dos manos mientras permanecen inmóviles.

Alcance:

• RANGO C: Hasta 250 metros a la redonda. *Usado*
• RANGO B: Hasta 400 metros a la redonda.
• RANGO A: Hasta 600 metros a la redonda.
• RANGO S: Hasta 1000 metros a la redonda.

Nivel de concentración:

• NORMAL: Avanza 50 metros a la redonda por turno hasta llegar a su alcance máximo.
• BUENA: Avanza 75 metros a la redonda por turno hasta llegar a su alcance máximo.
• MUY BUENA: Avanza 100 metros a la redonda por turno hasta llegar a su alcance máximo.
• TALENTOSA: Avanza 150 metros a la redonda por turno hasta llegar a su alcance máximo.*Usado*
• VIRTUOSA: Avanza 200 metros a la redonda por turno hasta llegar a su alcance máximo.
• EXTRAORDINARIA: Avanza 300 metros a la redonda por turno hasta llegar a su alcance máximo.
• LEYENDA: Avanza 500 metros a la redonda por turno hasta llegar a su alcance máximo.

Postura de manos: Caballo
Consumo: 20Ck activar y 12Ck mantener.

->Total de distancia detectada 400 m

  • Fuerza : 20
  • Resistencia : 30
  • Agilidad : 30
  • Espíritu : 50*
  • Concentración : 37
  • Voluntad : 30
  • Chakra : 140 (160 -20)

Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado

Re: [Trama Global] La Feria de la Luna Negra

Mensaje por Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.