Últimos temas
Afiliados
Limpieza 05 - 08 - 18

Boku no Hero ROLVelmegunLoving PetsCrear foroOne Piece Legacy

[Resultados] ¡Concurso de fábulas!

 :: General :: Anuncios

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

avatar
Nine Beasts
Master

[Resultados] ¡Concurso de fábulas!

Mensaje por Nine Beasts el Sáb Oct 06, 2018 11:54 pm

Resultados concurso de Fábulas
¡El concurso ha acabado! Y junto a este traemos lo que todos estaban esperando... ¡Los tres grandes ganadores!

Sabemos que todos habéis puesto mucho esfuerzo a la hora de presentar todas estas creaciones para el foro, pero desgraciadamente debíamos de elegir cuales eran las tres mejores, o en su defecto, las que más nos cautivaron y junto a ello, nos emocionaron. Ahora bien, de primeras os agradecemos a todos vuestra participación en nuestro primer concurso de Nine Beasts y aunque no deberíamos hacer esto... nos hemos tomado la libertad de ampliar los premios. Si chicos, somos débiles y amamos vuestro trabajo y es por eso que...¡¿Para qué íbamos a elegir un ganador teniendo tres?!

Primer Premio: IKUM KAGUYA
• Emblema de la Pureza.
• NPC Personal Gratuito
• 25.000 Ryous

Segundo Premio: KORAGEN KAGUYA
• Emblema de la Pureza.
• NPC Personal Gratuito
• 25.000 Ryous

Tercer Premio: DAISUKE NARA
• Emblema de la Pureza.
• NPC Personal Gratuito
• 25.000 Ryous

¡Felicidades chicos! Esperamos que quienes no han conseguido alzarse con ningún premio tengan paciencia... después de todo aún nos queda un concurso que calificar.

Los ganadores podéis pedir vuestro premio en la zona de peticiones especiales.

Aquí podéis leer las fabulas de los ganadores que pronto serán colocadas en el lore oficial del foro para que se puedan usar on rol. Aún a pesar de ello, ya podéis tener consciencia de estas como personajes.


Volver arriba Ir abajo

avatar
Nine Beasts
Master

Re: [Resultados] ¡Concurso de fábulas!

Mensaje por Nine Beasts el Sáb Oct 06, 2018 11:55 pm

Lágrimas de codicia
El capital antes que el honor. La corrupción como un parásito era alojada.
En un tiempo lejano. Pasado. Donde el pueblo era constreñido por las guerras.
Hipocresía, sombras obedientes. La riqueza por la sangre. El todo por el nada.
Vidas atrapadas, calles abarrotadas. Exóticas especies de cada rincón de todos los planetas.
La avaricia y la envidia arrastraban cada alma, pues el beneficio era lo que más importaba.
Nadie miraba por nadie, y nadie sería feliz sin ello. Parecía un mundo de ratas.


La marea subía desde la orilla. La luna resplandecía llena. Vaya noche espléndida.
Una reunión, en los muelles a medianoche. Una misión que cumplir. Codicia.
Una serpiente. Llena de malos deseos. Impulsos que le llevaban a hacer daño a los demás.
Una rana. Un simple y tonto lacayo. Hacía lo que fuera por poder gastar y gastar.
Un cocodrilo. Un rudo y justo capitán. Corrompido por la pobreza. Un esclavo más.
Y, por último, un viejo navío, compañero del cocodrilo durante innumerables viajes,
un fiel compañero. Un resquicio de luz en la oscuridad. Un amigo con el que navegar.


Esa madrugada se escribiría un destino. Una cueva llena de leyendas, en una isla a media mar.
Maldecida por piratas para todo aquel ajeno a la tripulación, los que murieron con su tesoro.
El cocodrilo confuso, no sabía cómo actuar, y su sabio amigo el navío advirtió no viajar.
La serpiente y la rana lo convencieron al final. Pues ellos dos solo ansiaban aquel maldito oro.
¡Eleven anclas, icen velas! Enfrentarse contra viento y marea les obligó durante horas a luchar.
La calma a pesar de todo llegaría. Para tierra firme avistar, una isla con la forma de un loro.
El barco a su amigo volvió a aconsejar, y así en la estrecha cueva no se atreviera a entrar.
Cegado como un cerdo comiendo sin parar, nada le podría frenar. Ya lo tenía claro.


El barco fuera se quedó porque no cabía. Mientras, los otros tres entraban a la guarida.
Primero debían nadar, un estrecho de rocas y agua que atravesar, algo que todos podían.
Tras unos minutos unas luces conseguirían ver. ¡Mirad, mirad ahí está la entrada!
Emergieron con suavidad. Podrían ser ricos el resto de sus días. Al verlo sus ojos brillarían.
La serpiente con rapidez reptó hasta el cofre del difundo capitán. Creyéndose ya afortunada.
El problema es que ellos a los muertos menospreciarían. Y sus existencias desperdiciarían.
Al abrir aquel cofre piedras y piedras caerían. Así pues, la trampa estaría servida.


El cocodrilo se había equivocado, debió confiar en su amigo, sabía que ahí terminaba su vida.
Sin embargo, los otros dos no lo aceptarían. Ya era tarde, castigados por intento de alevosía.
La avalancha no solo con ellos acabaría. Ya que ni en un centenar de años habría salida.
Aquel desgraciado navío, varado a las puertas de lo que quedaba de isla, en llanto rompería.
El cual los valientes atrevidos en busca del tesoro por siempre oirían. Y así los alejaría.
Lugar maldecido en tierra de nadie. Fortuna ensangrentada. Eterna reprimenda.


Volver arriba Ir abajo

avatar
Nine Beasts
Master

Re: [Resultados] ¡Concurso de fábulas!

Mensaje por Nine Beasts el Sáb Oct 06, 2018 11:55 pm

La Montaña
Hace muchos años, cuando el Daichi se hallaba en sus más hermosos años de vida, los Bijuu eran reyes. Eran dioses, seres de poder descomunal que vivían en armonía con el mundo, un mundo donde la destrucción era creación, donde la muerte era vida, donde la batalla era inexistente. Era una época donde vivir era el mayor regalo y la belleza del mundo yace imperturbable.

Todo esto cambió un día. Un día en el que, como muchos otros, surgió una montaña. El cambio en los territorios era parte del ciclo de la vida, pero esta montaña era diferente. pasó mucho tiempo allí, creciendo y creciendo, cada día un poco más sin que los Bijuu, ocupados con su vida y libres de temores, se percataran de su presencia. Y la montaña creció, y creció, y creció...

La montaña estaba hecha de roca. Pero no era roca cualquiera, roca limpia, roca pura. Era una roca mancillada, una roca negra que había sido tallada por manos, manos que destruían no con el pensamiento de crear, sino con el de destruir más y más. Los Bijuu la vieron, aquella montaña, cuando ya era demasiado tarde.

Nadie supo nunca cuál de los Bijuu fue, pero se dice que Isobu, atraída por la suciedad que llegaba a su reino de las aguas que descendían de la montaña, fue la primera en verla. De inmediato, Isobu sufrió; lo vio todo allí, ante sus ojos, el esfuerzo de criaturas que no pertenecían al mundo en el que vivía. Y por primera vez en su incontable existencia, lo sintió: el odio. El odio por aquella montaña, aquella sucia mancha que yacía en frente de sus ojos. Y atacó.

Al igual que pasaba con la montaña, era la primera vez que un Bijuu atacaba queriendo destruir, terminar con algo para siempre. Isobu luchó con furia, pero la montaña se defendió; atacó de vuelta, hiriendo, lastimando, gritando de dolor y emoción con cada golpe que asestaba y recibía. La montaña triunfó y se mantuvo erecta, e Isobu se retiró, jamás queriendo volver a verla y buscando a sus hermanos para contarles que había enfrentado al odio. Pero no fue sola, pues el odio la acompañaba.

El resto de los Bijuu, al escuchar el relato de su hermana, aullaban de dolor e ira. Se dice que aquellos que sufren una muerte penosa y pútrida en batalla escuchan ese aullido para siempre, mientra son torturados por la eternidad. Pasaron muchos años antes de que decidieran atacar, pues en su mundo, en el que habían vivido desde su primera existencia en el mundo, jamás tomaron en cuenta el tiempo como un enemigo. Ellos eran seres inmortales que no necesitaban apurarse para hacer las cosas porque la única cosa que había por hacer era vivir.

Cuando llegaron a la montaña, guiados por Isobu, vieron que el tiempo les había jugado una mala pasada. la montaña había crecido, matando a todo a su alrededor y generando nuevas montañas. El odio estaba allí aún, pero más grande y negro, extenso, indetenible. Los Bijuu atacaron, convencidos de su fuerza, y se vieron enfrentados a una descomunal fuerza que luchaba tan implacablemente como ellos. Uno a uno, los Bijuu retrocedieron. No era que tuviesen miedo a la muerte o al dolor, sabían que no llegaría la muerte y que el dolor era algo que el tiempo llegaría a sanar. Era el odio, la peste negra que manaba de las montañas lo que los hacía retroceder. Era incontenible, latente, incalculable y algo totalmente nuevo y tóxico para ellos. No querían tener nada que ver con él, y cedieron. Cedieron sus reinos, cedieron sus tierras, cedieron el mundo a la imperturbable montaña que ahora reinaba líder en las cumbres del mundo.

Ésta es la historia de la primera guerra del mundo entre Bijuus y humanos, contada a través de los ojos de estas gigantescas criaturas y perdida hace eones, tras la caída de las grandes civilizaciones que, en su momento, supusieron la caída de los Bijuu.


Volver arriba Ir abajo

avatar
Nine Beasts
Master

Re: [Resultados] ¡Concurso de fábulas!

Mensaje por Nine Beasts el Sáb Oct 06, 2018 11:55 pm

Los devoradores
En el mundo de Daichi, la gran mayoría de lo conocido resulta en la existencia de guerras. Ya fuese por el poder, por riquezas o por simplemente cumplir un mero capricho. Esto con lleva a que la presencia de entes militares es extremadamente necesaria, principalmente porque son los peones a utilizar durante las guerras y batallas que han de librarse para obtener más fuerza y terreno en cualquier enfrentamiento. Pero ¿Qué pasa cuando uno de estos entes se ve manipulado? esto siendo direccionado a la propia cultura del continente de shinobis, con sus religiones y fábulas de entre las que se puede mencionar una en particular.

Bajo la premisa de que un ninja debe mantener su honor en todo momento, nace una leyenda que ha pasado de generación en generación y que extrañamente ha ido cambiando con el tiempo. Cosa no demasiado rara pues como es posible notar, algunos cuentos de camino suelen cambiar para sufrir una actualización que vaya acorde a la situación y circunstancias. Una mujer que no comía era el principio de todo, una fémina que no se alimentaba fuera por castigo o decisión era llevada al abismo de la locura, siendo maldecida por los grandes dioses de Daichi. Se suele decir que la primera mujer estuvo casada con un hombre tan tacaño que ni se molestaba en alimentarla, la leyenda cuenta que las desgracias cayeron a su pobre esposa que, en una transformación un tanto interesante, consiguió una segunda bocaubicada en su cabeza que devoraba todo lo que encontraba a su paso. Y así fue como aquél extraño marido fue sospechando y sospechando, no haciendo más que contarle a los vecinos de cómo su mujer se estaba comportando cada vez más extraño, y es que realmente le preocupaba todo eso. Aquél hombre tan desgraciado no tardó mucho más en descubrir el secreto de la mujer, saliendo de la casa creyendo que sus ojos mortales le engañaban. Contó y contó a todo aquél que se encontrase en su camino, pero no recibió más que burlas y burlas que mencionaban que no era más que un ser paranoico.

Harto de los juegos, el tacaño hombre regresó sólo para encontrarse con una imagen que no le gustaría en lo absoluto. Se vería devorado por aquella fémina a la que tanto humilló, tratándola de menos sin siquiera darle algún tipo de comida. Con sus dos bocas se comió las manos, los pies y cierta parte del torso de aquél pobre indolente, llegando incluso a no comérselo completamente. No obstante, dicha acción conllevaría a la desaparición de aquella mujer, pues tras esperar un par de días fue descubierta, apalizada y ejecutada en favor a las leyes que existían en esos tiempos.

Así fue como comenzó aquella leyenda, donde se decía que cualquiera que no tuviera o fuera lo suficientemente digno con su esposa obtendría un destino horrible y espantoso. Sin embargo, todo pareció cambiar con el pasar de los años, siendo que con la llegada de las armadas shinobis, la fábula sufrió un pequeño vuelco en cuanto a su participación. Ya no se limitaba a un civil cualquiera, los rumores entre personas, incluidos muchos ninjas llevaban a pensar que cualquiera que no cumpliese con la cuota mínima de honor para con un país o armada sería maldecido en algún momento por los crueles dioses. Pero esto no significaba que aquellos que dieran la espalda a un bando fueran a ser maldecidos, siendo que en un mundo de ninjas la traición era el plato fuerte del día. Para esos tiempos, el hecho de estar involucrado en aquella maldición significaba el asesinar a un ser querido, o cosas que pasaran por una misma raya o línea equivalente. Era evidente pensar que ante cualquier circunstancia, esa historia de que te saldría una boca adicional donde comenzarías a devorarlo todo era utilizada para intentar intimidar a cualquier shinobi que siquiera pensara en renegar o traicionar sus raíces.


Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado

Re: [Resultados] ¡Concurso de fábulas!

Mensaje por Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 :: General :: Anuncios

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.