Últimos temas
Afiliados
Limpieza 05 - 11 - 18

Boku no Hero ROLLittle FearsPhotobucketCrear foro

Mucamas del Terror [Misión D - Aku]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

avatar
Arashi no Kamizuru
Konoha Genin

Mucamas del Terror [Misión D - Aku]

Mensaje por Arashi no Kamizuru el Miér Oct 10, 2018 11:37 pm

Iba caminando con la frente en alto, acompañado de mi hermano Aku quién le había comentado la misión, pero no los detalles, ya que no lo sabía. Solo procuré decirle en dónde era, cuánto nos iban a pagar y qué lo único que teníamos que hacer era limpiar y cocinar, si esta misión no tiene nuestro nombre era porque no teníamos el suficiente renombre para ello, sin embargo, luego de que deje todo impecable y que mi hermano los deslumbre con sus habilidades culinarias, seguro que nos vuelven a contratar cuando volvamos. –Joder que suerte tenemos de que conseguimos la misión perfecta para nosotros. – Comenté en tono jovial y con tintes de emoción, simplemente no se podía pedir más.

-Ah cierto, creo haber leído que especificaban algo de la cocina, puede que te interese. – Recordé en ese momento algo relacionado con el tocino, supongo que Aku le interesará. Llevé mis brazos detrás de la cabeza y reposé las manos detrás de mi nuca a medida que seguíamos subiendo por la colina para llegar al hotel, el cual poseía cierta… cómo decirlo… ¿Aura siniestra? Sí, se podría decir que es eso, pero no me extraña la verdad, aquello no podría con mi buen humor del momento, realmente, nada podría, a decir verdad, la feria estaba yendo sobre ruedas y la cantidad de juguetes raros coleccionables eran abismales, tenía en mente colocarlos sobre una repisa al llegar a casa.

Finalmente llegamos al lugar, la puerta era grande y ornamentada, con un peculiar picaporte con cara de gárgola, me tomé la molestia de alcanzar con mi diestra y hacerlo resonar lo suficiente para llamar la atención de quien sea que esté en su interior. Se escucharon unos pesados pasos que se escuchaban detrás de aquella ornamentada y “tenebrosa” puerta. Luego se escuchó el seguro liberarse y consigo un rechinar sonoro de la puerta abriéndose y mostrando nada más que oscuridad en su interior, una oscuridad que casi parecía sólida.

-Buenos días, venimos por la misión “mucamas del terror” – Alcé mi voz para que me pudiese escuchar lo suficientemente alto, dicha voz hizo eco en el interior de aquel lugar, acto seguido se encendió una luz y para nuestra sorpresa, al frente de nosotros se hallaba un sujeto delgaducho, altísimo y con el traje característico de chef con manchas rojas que me supongo que son de kétchup. La cara del sujeto era una muestra clara de estupefacto y maquillaje de muerto viviente.  Yo no lo entendía, así que ladeé mi cabeza hacia un lado con una expresión de ligera confusión, así que volteé a mirar a mi hermano. - ¿Qué le pasará a este? – y señalé con mi pulgar para hacer referencia al chef.


INFORMACIÓN:
TÉCNICAS USADAS:
Colocar técnicas usadas aquí
INVENTARIO BÉLICO:


  • Estuche pequeño en muzlo izquierdo
    Bolsita explosiva
    Bengala
    Shuriken
    Shuriken
  • Estuche pequeño en muzlo derecho
    Pildora soldado
    Kunai
    Shuriken
    Shuriken
  • Estuche mediano en cintura derecha
    Kinzu No ishi
    Hilo ninja
    Vendajes
    Bomba de humo
    Bomba de humo
    Bomba de humo
  • Bolsillo Capa
    Pildora soldado bolsillo derecho
  • Brazo derecho
    Dispositivo de kunai oculto con kunai

  • Fuerza : 13
  • Resistencia : 10
  • Agilidad :8
  • Espíritu : 10
  • Concentración : 8
  • Voluntad : 10
  • Chakra : 079

Volver arriba Ir abajo

avatar
Aku Aburame
Konoha Genin

Re: Mucamas del Terror [Misión D - Aku]

Mensaje por Aku Aburame el Jue Oct 11, 2018 10:51 pm

Arashi les había conseguido una misión que les caía como anillo al dedo; limpiar y cocinar en un local. No solo estaba absurdamente cómodo con el hecho de tener que cocinar, sino que al estar en un lugar ajeno a ellos donde eran completos desconocidos, ni habría prejuicios con que trabajara en la cocina porque se trataba de un Aburame. Arashi si que lo había logrado esta vez. -Vaya que es una misión perfecta para nosotros... quizás demasiado perfecta...- Esto último lo había dicho para si mismo, pero esperaba que el revuelo que sus kikaichu tenían dentro de él se debiera al ambiente generalmente lúgubre de la Isla y no a un mal presagio.

-¿Tocino? El tocino es delicioso, pero no va bien con todo... ¿Por qué no leíste del todo la misión?- Dándose cuenta de que llegaban a la mansión, un tétrico lugar, Aku se preguntó si había sido buena idea enviar a Arashi a buscar un trabajo para ambos. Quizás la próxima vez debía ir él. Cuando llegaron y Arashi tocó la puerta, lo que los recibió fue un vacío abismal en forma de oscuridad en la que no había nada. Para entonces, sus kikaichu eran ya una pequeña bola a nivel de donde debía estar el estómago del Aburame y estuvo a punto de darse la vuelta cuando Arashi habló. -¿Mucamas dices?- preguntó, cuando de pronto se encendió la luz y aparecio LO QUE NO PODÍA SER MÁS QUE UN ESPECTRO DE SATÁN delante de ellos. Los Kikaichu de Aku estuvieron a punto de hacer bolitas como los escarabajos cuando la figura, bañada en lo que claramente era sangre y con cara de muerte pasada, abrió la boca, de la cual salió un gruñido horrible que pronto se convirtió en una palabra. -AAAAAAAAAAAAAAAdelanteeeee......-

Aku no quería ir adelante. No quería moverse. Quería quedarse allí plantado para siempre, y no entendía como Arashi podía estar tan tranquilo. ¿es que acaso no veía lo mismo que él? Estaba a punto de decírselo cuando comenzó a caminar, como si algo lo empujara hacia adelante, sin poder evitarlo. Tampoco podía hablar, aunque esto era más porque si abría la boca se le iban a escapar todos los insectos. Cuando llegaron a lo que parecía ser una puerta cubierta con piel humana, el ghoul se detuvo y la señaló. La puerta se abrió sola y una estancia ligeramente iluminada se mostró ante él, y lo que parecía ser una cocina lo esperaba. -Nope. M-m. no. Nah.- dijo, o mejor dicho balbuceó, pero la baldosa sobre la que estaba parado se inclinó hacia adelante y no tuvo más remedio que entrar, con la puerta cerrándose tras de si.

Se volvió para intentar abrir la puerta pero se percató e que había un traje de mucama colgado. no le dio importancia e intentó girar el pomo, pero entonces los utensilios de la cocina comenzaron a temblar. Ollas, sartenes, cubiertos, todo comenzó a temblar estrepitosamente, hasta que Aku tocó con la mano el traje de maid. Entonces todo se detuvo en el acto, pero cada vez que Aku lo soltaba, las cosas volvían a temblar. -Oh NO...- dijo, mientras todo el miedo que sentía comenzaba a transformarse en verguenza, mientras se desabrocahab los primeros botones de la camisa. -Juro por Daichi que si salgo vivo de esta, Arashi no correrá con tanta suerte-


INFORMACIÓN:
Resumen de acciones:
Aku sigue a su hermano al sitio donde deben realizar la misión aunque algo le da muy mala espina.
tras ser recibidos por una especie de monstruo, Aku es obligado a entrar en la mansión y abandonado a su suerte en la cocina del lugar.
Cuando entiende el por qué de su estancia allí, desea con muchas ganas el poder estrangular a su hermano... mientras comienza a ponerse el traje de maid.
TÉCNICAS USADAS:
Técnicas por turno aquí
INVENTARIO BÉLICO:
Traje de Maid (Poniéndose)

Estuche Mediano (Espalda)
Kinzoku ishi
2 Píldoras de soldado

Fan (Costado derecho)

Comunicador (Oreja izquierda)
  • Fuerza : 08
  • Resistencia : 09
  • Agilidad : 10
  • Espíritu : 14
  • Concentración : 11
  • Voluntad : 13
  • Chakra : 86

Volver arriba Ir abajo

avatar
Arashi no Kamizuru
Konoha Genin

Re: Mucamas del Terror [Misión D - Aku]

Mensaje por Arashi no Kamizuru el Lun Oct 15, 2018 8:41 pm

Todo parecía apuntar a que esto era una de esas atracciones de la casa embrujada, el olor a maquillaje podría percibir sutilmente en el ambiente y en el sujeto que nos abrió la puerta en cuestión, se podría decir que me causaba gracia el ver uno que otro “Fenómeno” asomarse desde las esquinas y cornisas oscuras solo para vernos a mí y a mi hermano en silencio total. Me hizo olvidar por un segundo que la misión en cuestión involucraba que nosotros formásemos parte de la atracción, con cierto disgusto me vi obligado a coger el traje de mucama pomposo que estaba colgado dentro de un armario de los vestidores que nos llevó el chef en cuestión.

- ¿No hay uno que sea de una talla más grande? – Pregunté al sujeto a medida que dirigía mi mirada hacia él, solo para encontrármelo mirándome con cierta cara de cansancio, dejando escapar un suspiro y balbuceando algo acerca de “no me pagan lo suficiente para lidiar con esto”. –Sí… creo que tenemos una talla más grande. – El sujeto comenzó a rebuscar en uno de los armarios, este parecía viejo porque joder, no dejaba de rechinar y golpear la pared repetidas veces. Finalmente se detuvo el ruido y el chef terminó por salir del armario sosteniendo el traje más pomposo de todos, afortunadamente era de falda larga, por lo que no sentiría tanta vergüenza ajena al usarlo, pero eso sí, tenía un lazo que unía a un delantal tejido que parecía obra maestra de una abuela con mucho tiempo libre, el vestido para ser más exactos, era muy a la antigua, mejor que ese otro que había cogido que más bien parecía mostrar más de lo debido.

-Dejo que se vista, iré a ver cómo está su compañero. – Hace una reverencia ya algo menos tensa, supongo que ya aceptó el hecho de que vamos a trabajar con ellos y, a decir verdad, yo también acepté mi destino y acto seguido se retira de la habitación, supongo yo que irá a buscar a Aku ya que este se lanzó a la cocina, dato curioso, dicha cocina está al lado de este vestidor, curiosa arquitectura que tiene el lugar, me pregunto qué más esconderán sus puertas. Tras vestirme, me miré al espejo y pude notar que el vestido igualmente me quedaba ajustado, sobre todo en los brazos, que la tela parecía estar a punto de romperse con una flexión o sustituir a mi piel, la cintura para abajo era mucho más cómodo, dejaba pasar el aire al caminar y tenía un largo justo. Por otro lado, el delantal con lazo era lo que más incómodo me hacía sentir, no porque me molestasen o algo en mi andar, sino que me hacía ver un tanto… peculiar. Dejé escapar un pesado suspiro aceptando mi destino y salí caminando algo encorvado del lugar.

Afuera se encontraba el chef en cuestión, el cual se encontraba hablando con otro de esos actores mutantes, cuando ambos voltearon a verme dieron un brinco del susto, el actor se fue a paso apresurado y dejó al chef a su suerte, este volvió a frotar su sien y me tendió una escoba. – Empieza por el piso de arriba, tu compañero me dijo que era cocinero así que él me va a tender una mano en esa área, cuando acabes también limpias este piso también. – Parecía que iba a voltearse para entrar a la cocina, pero luego se volteó para verme y limitarse a decir en tono seco y un tanto siniestro. – y sé que no te resultará difícil seguir esta instrucción, pero debes mantente en personaje, esto es una casa embrujada. – Y tras decir aquellas palabras se dio media vuelta cual zombie y se metió dentro de la cocina. Bueno, supongo que es hora de trabajar. Me dirigí al pasillo por el cual entramos y me dispuse a subir las escaleras rechinantes hacia el piso superior.


INFORMACIÓN:
TÉCNICAS USADAS:
Colocar técnicas usadas aquí
INVENTARIO BÉLICO:


  • Estuche pequeño en muzlo izquierdo
    Bolsita explosiva
    Bengala
    Shuriken
    Shuriken
  • Estuche pequeño en muzlo derecho
    Pildora soldado
    Kunai
    Shuriken
    Shuriken
  • Estuche mediano en cintura derecha
    Kinzu No ishi
    Hilo ninja
    Vendajes
    Bomba de humo
    Bomba de humo
    Bomba de humo
  • Bolsillo Capa
    Pildora soldado bolsillo derecho
  • Brazo derecho
    Dispositivo de kunai oculto con kunai

  • Fuerza : 13
  • Resistencia : 10
  • Agilidad :8
  • Espíritu : 10
  • Concentración : 8
  • Voluntad : 10
  • Chakra : 079

Volver arriba Ir abajo

avatar
Aku Aburame
Konoha Genin

Re: Mucamas del Terror [Misión D - Aku]

Mensaje por Aku Aburame el Lun Oct 15, 2018 10:34 pm

A Aku le pareció escuchar ruidos de la puerta contigua mientras se cambiaba, y voces, pero trató de ignorarlas para no ponerse más paranóico de lo que ya estaba. Había poca luz en el sitio, por lo que no pudo ver bien cómo era el vestido, pero mientras se colocaba más y mas piezas del mismo se dio cuenta de que se trataba de algo demasiado corto para un chef (era demasiado corto para una bailarina, si a eso iban). -Cuando menos no tendré motivos para abandonar mi puesto en la cocina, porque con este atuendo moriría de hipotermia ahí afuera...- Se dijo, más a si mismo que a alguien más. Sin embargo, y solo por conservar lo que le quedaba de dignidad, no se puso los tacones. Prefirió andar descalzo... incluso si se le verían mejor las piernas con ellos.

En ese momento se abrió la puerta y entró el monstruo que los había contratado para aquella misión. Aku se dio cuenta de que la criatura lo miraba con sus ojos disparejos de arriba a abajo más de una vez y, por un momento, se sintió bastante consciente de lo que llevaba puesto. -¿Desea algo?- Preguntó pasados unos segundos, sacando a la criatura de su extraño trance. -... La comida sera servida en media hora... Todo debe estar listo para entonces... A nuestros comensales les gustan las cosas... Tétricas... como ellos...- Dijo con su profunda y pegajosa voz, antes de cerrar la puerta tras de si. -¿Tétricas?- Dijo Aku a la ahora cerrada puerta. -Yo les daré tétricas... Vamos, niñas- finalizó, dirigiéndose a sus kikaichu, y puso manos a la obra.

El menu que había ante él tenía nombres en los platillos que dejaban mucho que desear. Sin embargo, bajo ellos y en las descripciones de las recetas quedaba claro lo que debía preparar. Su primera orden era bastante completa:


  • Dedos humanos frescos con pellejo chamuscado (Salchichas con bacon)
  • Cerebro al vapor con pus (Coliflor al horno con salsa pesto)
  • Ojo de burro con escaras de mosca (Bolas de arroz con parmesano)

Aku se puso manos a la obra. Tomó un par de ollas, las llenó con agua y echó dentro de una la coliflor. Mientras hervían, cortó las salchichas en una tabla, unos 3 centímetros de ancho cada una, y al terminar (cuando el agua de la olla vacía ya hervía) las echó dentro. Tapó la coliflor para que perdiera color y tomó entonces los vegetales, que comenzó a cortar en pequeños trozos antes de pasarlos por el mortero. Una vez estuvieron echos como una pasta grumosa, destapó la coliflor y la sacó con unas pinzas, para colocarlas en una bandeja. A esta bandeja le echó parte de las verduras ya cortadas y una pizca de sal, y la metió en el horno, donde reposaría por 20 minutos. Tras esto, volvió a las salchicas: Las sacó del agua y las puso a remojar en una mezcla de vinagre, agua fría y cebolla picada, para darle algo más de sazón. Colocó una sartén con aceite y lanzó 10 tiras de Bacon cuando estuvo lo suficientemente caliente, y se puso a preparar el arroz mientras todo se hacía. A las bolas de arroz, del tamaño de ojos humanos, les colocó una aceituna verde en el centro para simular la pupila y las puso a cocinar en otra olla. Revisó la coliflor, a la que aún le quedaba algo de tiempo antes de estar lista, y regresó a las salchichas, que puso a marinar de nuevo a fuego lento para que absorbieran más el sabor. Sacó el bacon y lo puso a enfriar aparte, volvió a triturar la pesto hasta que estuvo lista y, con algo de tintura para comida, le dio un color más blanquecino similar al pus. Regresó a las salchichas, cortando una pequeña tajada de cada punta para simular las uñas, y comenzó a disponerlas sobre el bacon, el cual trituró previamente sobre el plato. Sacó la coliflor y la bañó en pesto, servida ya en el plato. El arroz, ya listo, lo colocó en palillos de comida y le ralló queso parmesano encima, usando la parte del rayo más ancha para que parecieran escaras. En el centro del plato de salchichas colocó algo de ketchup y todo estuvo listo.

-Bien, bien... pero... falta algo...- Se le prendió el bombillo para darle el toque final, pero se dio cuenta de que para lograrlo tendría que salir el mismo. -Bueno... un chef tiene que hacer lo que un chef tiene que hacer...- Aunque no había visto a nadie mas, esperaba no tener que ser él mismo quien sirviera la comida, pero lo hizo por su propia cuenta. Colocando los platos en una bandeja y (aunque no con gusto) poniéndose los tacones, salió de la cocina por la puerta que daba hacia el área del comedor. Allí solo había una mesa ocupada, con dos jorobadas criaturas en las que no quiso fijarse, y entonces puso en marcha la parte final de su plan: ordenó a sus kikaichu a que formaran una nube sobre cada plato, revoloteando y dando el toque a podredumbre que hacía falta, aunque el olor era bastante bueno. Colocó la bandeja en la mesa, sirvió a cada comensal (que no le quitaban la mirada de las piernas) su plato, dijo -Bon apetit- con una sonrisa que mostraba todos sus afilados dientes y se retiró de nuevo a la cocina, seguido por sus kikaichu.

En la cocina lo esperaba el hombre que, esta vez, fue más discreto al verlo. -Acaba de llegar un nuevo grupo de comensales..- dijo, tomando la orden de la pared. -Huevos de dinosaurio al vapor, Dientes de oveja fritos y otra orden de Ojos frescos...-

Suspirando, Aku volvió a la cocina, lanzando los tacones debajo de la mesa con un par de patadas. -No entiendo como las mujeres logran hacer esto...-


INFORMACIÓN:
Resumen de acciones:
Aku sigue a su hermano al sitio donde deben realizar la misión aunque algo le da muy mala espina.
tras ser recibidos por una especie de monstruo, Aku es obligado a entrar en la mansión y abandonado a su suerte en la cocina del lugar.
Cuando entiende el por qué de su estancia allí, desea con muchas ganas el poder estrangular a su hermano... mientras comienza a ponerse el traje de maid.
TÉCNICAS USADAS:
Técnicas por turno aquí
INVENTARIO BÉLICO:
Traje de Maid (Poniéndose)

Estuche Mediano (Espalda)
Kinzoku ishi
2 Píldoras de soldado

Fan (Costado derecho)

Comunicador (Oreja izquierda)
  • Fuerza : 08
  • Resistencia : 09
  • Agilidad : 10
  • Espíritu : 14
  • Concentración : 11
  • Voluntad : 13
  • Chakra : 86

Volver arriba Ir abajo

avatar
Arashi no Kamizuru
Konoha Genin

Re: Mucamas del Terror [Misión D - Aku]

Mensaje por Arashi no Kamizuru el Mar Oct 16, 2018 7:49 pm

Joder, parezco una vieja corpulenta con estos harapos, aunque me hacen ver un poco más delgado, ejem… ¿En qué demonios estoy pensando? A medida que mis zapatos resonaban sobre la madera rechinante por todo el silencioso y macabro hotel, comenzaba a atraer miradas, algunos parecían asombrados, otros por sus caras, parecían ver a su abuela y un pequeño grupo se mostraban claramente confundidos, probablemente se planteaban la temática del hotel, no quiero ni pensar qué traje le habían dado a Aku, aunque para ser sinceros, probablemente le sienta mejor que a mí.

Caminé por el largo pasillo con montones de puertas cerradas, mi idea sería llegar hasta el fondo y comenzar a limpiar desde ahí. No había mucho que destacar, utilería barata, algunos adornos comenzaban a desprendérseles partes de papel maché pintado, uno que otro actor que caminaba por el pasillo se me quedaba mirando con una mezcla rara entre confusión y horror, hasta que finalmente llegué al fondo del pasillo, este daba con una ventana hacia el patio, en donde había un árbol seco con oh…. Un sujeto colgado, probablemente un maniquí.

Me adentré a la primera puerta y lo primero que hice fue soltar la escoba por ver el auténtico horror indescriptible que estaba sintiendo en aquel momento, un escalofrío autentico subió por mi espalda a medida que una gota de sudor recorrió hasta mi mejilla…. ¿Cómo era posible que alguien dejase un montón de hollín desparramado por todos lados? Pero es que joder, la cama, la mesa, las paredes ¡¿El techo?! La alfombra joder, la jodida alfombra que es un infierno de limpiar y esto es apenas el primer cuarto… En ese momento se me vino una idea a la cabeza ¿Y si esto es parte de la atracción? ¿Para qué coño entonces andan buscando mucamas si no quieren que limpien estos desastres? No entiendo nada. Supongo que podría ordenar un poco este desorden. Comenzaría con lo básico, hacer la cama, nada del otro mundo, esta cama era una doble, curiosamente el hollín que la manchaba, delineaba la forma de siluetas humanas, cosa que me hizo confirmar todavía más que esto era una habitación tipo atracción.

Tras acabar esa parte me metí al baño y oh sorpresa, había un esqueleto chamuscado en una bañera, supongo que la atracción estaba hecha para investigar el cuarto y conseguir este cadáver, ya veo… esto hace alusión a que aquí ocurrió un incendio, por ese motivo está todo este hollín esparcido dentro de la habitación, genial. Me puse entonces a ordenar los utensilios que había dentro del baño y acomodar el esqueleto para que pareciese más realista, una pose un tanto más dramática ayudaría a la escena del “crimen”. Justo antes de salir me percaté de algo que no estaba bien y que probablemente tuve mucha suerte de no haberla pisado, aquello se encontraba debajo de la cama, mirándome con unos ojos rojizos, probablemente siendo reflejado por algún artilugio reflectante, otro esqueleto chamuscado, solo que este poseía un aspecto más… siniestro.

Caminé hasta la cama y me agaché para acomodar al esqueleto de manera que sus ojos, dos cristales rojizos incrustados en las cuencas, pudiesen reflejar mejor la luz. Le di la forma como si estuviese a punto de salir de la cama, pero cuidando que no se pudiese ver de buenas a primera al entrar a la habitación. Una cosa que si limpié fue la alfombra que se encontraba fuera de la habitación, pues estaba hasta el tope de hollín debido a las salidas de la habitación. Todo bien y todo correcto, la habitación estaba un poco más ordenada para el escenario que ellos querían representar, aunque me hubiese gustado que me hubiesen dicho que me iba a encontrar con vainas así.


INFORMACIÓN:
TÉCNICAS USADAS:
Colocar técnicas usadas aquí
INVENTARIO BÉLICO:


  • Estuche pequeño en muzlo izquierdo
    Bolsita explosiva
    Bengala
    Shuriken
    Shuriken
  • Estuche pequeño en muzlo derecho
    Pildora soldado
    Kunai
    Shuriken
    Shuriken
  • Estuche mediano en cintura derecha
    Kinzu No ishi
    Hilo ninja
    Vendajes
    Bomba de humo
    Bomba de humo
    Bomba de humo
  • Bolsillo Capa
    Pildora soldado bolsillo derecho
  • Brazo derecho
    Dispositivo de kunai oculto con kunai

  • Fuerza : 13
  • Resistencia : 10
  • Agilidad :8
  • Espíritu : 10
  • Concentración : 8
  • Voluntad : 10
  • Chakra : 079

Volver arriba Ir abajo

avatar
Aku Aburame
Konoha Genin

Re: Mucamas del Terror [Misión D - Aku]

Mensaje por Aku Aburame el Mar Oct 16, 2018 10:12 pm

La segunda orden probaba también ser un reto a su imaginación culinaria:


  • Huevos de dinosaurio al vapor (Huevo sancochado bañado en salsa del chef)
  • Dientes de Oveja Fritos (Papas fritas con salsa tártara)
  • Una segunda ración de Ojo de burro con escaras de mosca (Bolas de arroz con parmesano)


Poniéndose manos a la obra, Aku lavó rápidamente los utensilios que había usado en la preparación anterior, para que el sabor de las últimas recetas no se impregnara en las nuevas. Comenzó colocando a sancochar 6 huevos en agua hirviendo con colorante verde y, de nuevo, puso a preparar las bolas de arroz con forma de ojos humanos y una aceituna verde en el centro, en otra olla. Mientras picaba pelaba las papas para la orden de dientes, se puso a pensar en que, como los huevos requerían salsa del chef, podía usar una receta propia. Terminados de pelar, Aku los picó en forma de tiras y luego, cada tira, a la mitad y con una forma mas bien triangular, para hacerlos parecer colmillos. Esto lo puso a hervir junto a los huevos y el arroz.

Pasó entonces a la preparación de las 2 salsas que necesitaba: En 2 morteros diferentes trituró cebolla, cilantro, algo de perejil sofrito (para que, al servirse, diera la impresión de ser comida quemada) y luego, ya todo listo, le agregó mayonesa para la tártara. Para la salsa del chef trituró 3 tomates bien lavados con comino, pimentón y una pizca de sal. La salsa tártara la puso a enfriar mientras que a la del chef la puso a sofreír en colorante rojo para darle el color de la sangre que parecía gustar tanto en la temática de este hotel. Pasó a apagar las tres ollas que tenía hirviendo: De la olla con huevos saco los 6, que se habían tornado de un color verde debido a la tintura que agregó durante el proceso de cocción. Perfecto. Estos, los colocó en pequeños vasos transparentes, que procedió a bañar con la salsa directamente del sarten, bastante caliente. El olor era sublime. El arroz volvió a servirlo en palillos y procedió a rallar el queso parmesano. Luego sirvió la tártara en un bol de madera, y le lanzó todos los "dientes" encima. Algo desprolijo, peor iba con el platillo.

Estaba ya listo para salir con su bandeja cuando recordó que no llevaba tacones. Se los puso, tambaleó un poco hasta llegar a la puerta, pero logró equilibrarse y ordenar de nuevo a sus kikaichu a revolotear sobre la comida. La primera tanda de comensales parecía satisfecha y sonreían, aunque la falta de dientes en ellos hacía que fuese un espectáculo más bien penoso. A los nuevos comensales, todos bastante peludos y según pudo ver, sin nada de ropa, les sirvió la comida, la cual comenzaron a devorar como lobos hambrientos. -Que lo... disfruten.- alcanzó a decir, sacando de ahí a sus kikaichu antes de que alguno se los tragaras por error. Al llegar a su cocina, la tercera orden ya estaba escrita sobre un papel:

Cucarachas desechas en su propio pus, Tripas de perro verde y Ojo de Bijuuu.

- Esto se esta poniendo interesante... - le dijo a sus niñas, y comenzó a trabajar con los tacones puestos.



INFORMACIÓN:
TÉCNICAS USADAS:
Técnicas por turno aquí
INVENTARIO BÉLICO:
Traje de Maid

Estuche Mediano (Espalda)
Kinzoku ishi
2 Píldoras de soldado

Fan (Costado derecho)

Comunicador (Oreja izquierda)
  • Fuerza : 08
  • Resistencia : 09
  • Agilidad : 10
  • Espíritu : 14
  • Concentración : 11
  • Voluntad : 13
  • Chakra : 86

Volver arriba Ir abajo

avatar
Arashi no Kamizuru
Konoha Genin

Re: Mucamas del Terror [Misión D - Aku]

Mensaje por Arashi no Kamizuru el Miér Oct 17, 2018 8:56 pm

Recordé que había entrado a la primera habitación sin llamar a la puerta, de haber alguien allí dentro me hubiese metido en tremendo problema, tengo que ser un poquito más prudente. Así pues, al salir, pude denotar que mi lado se hallaba un carrito repleto de diferentes herramientas para mucamas, una cubeta con agua con trapeador incluido, montones de toallas, varias bolsas vacías que me supongo yo que es para colocar trapos sucios y mucho papel higiénico guardado en el compartimiento interior.  Cogí el carrito y me desplacé hacia la siguiente puerta. Toqué 3 veces y dije. – Servicio a la habitación. – En un tono de voz serio y esperé pacientemente por una respuesta. - ¡Adelante! -  Se escuchó detrás de la puerta el pesar de lo que probablemente sería de un hombre mayor.

Ya que me permitió la entrada, giré la perilla y me adentré en la oscura habitación, esta desprendía un olor a maquillaje fuerte, un montón de disfraces colgaban de las paredes de diversos animales y criaturas que no reconocía. ¿Y el hombre? Allí estaba, sentado en el aparador, tratando de cerrar el traje de lo que parecía ser una bestia peluda, sin embargo, le estaba costando un mundo debido a que el cierre se hallaba en su espalda. –No necesito servicio realmente, lo que necesito es que alguien me suba la cremallera de este cierre. – Exclamó de manera quejosa el viejo. Supongo que no tengo de otra. – Vale. – Respondí a su llamamiento de manera desinteresada, acercándome hacia él y posicionándome a sus espaldas, cogiendo la cremallera con una mano y sosteniendo el extremo del traje, subí la misma hasta cerrar por completo el traje. – Muchas gracias joven ¿Sabe si la cocina está abierta? – Preguntó en tono carrasposo a medida que cogía lo que parecía ser un casco peludo que cubría por completo su cabeza. –Sí, mi hermano está haciendo de chef, es muy bueno así que aproveche de saborear su cocina. – Decir aquellas palabras me abría el apetito, pero antes de bajar a comer, terminaría el trabajo pendiente del piso superior.

Quedaban en total unas cuatro habitaciones por terminar, así que aceleraría la marcha, fui a la siguiente habitación empujando el carrito, toqué la puerta tres veces diciendo. – Servicio a la habitación. – Esta vez afiné mi tono de voz para sonar un tanto más suave y gentil, explícitamente para meterme en el papel. - ¡Puede pasar con confianza! – Respondieron del otro lado, esta vez se trataba de una voz femenina algo gruesa, como si estuviesen imitando mi tono, aquello me hizo mosquear un poco, así que simplemente abría la puerta para ver el interior de la habitación y encontrar al payaso en cuestión.

Lo primero que vi me dejó boquiabierto totalmente, era una mujer esbelta y bien proporciona, de tez blanca como la nieve, de ojos claros, melena castaña, figura muy bien cuidada y se podría decir que atlética ¿El único detalle? Tenía una profunda, vistosa y cuidada barba que le llegaba hasta el pecho. Una barba que envidiaría hasta los viejos maestros, artesanos y herreros, mi quijada se dio contra el piso, mis ojos saltaron de sus órbitas, mi cuerpo entero se tensó y me quedé congelado en el lugar. –Ba... Bar… - Gagueé sin siquiera poder completar una simple palabra. - ¿Barba? Sí, es hermosa, lo sé. – Respondió así sin más, acariciando la misma con suma delicadeza. La mujer se hallaba de pie, llevando un kimono de flores y parecía estar lista para salir.

La habitación en donde esta mujer residía estaba algo desarreglada, la cama deshecha, ropa tirada por el piso, platos de comida sobre la mesa y bueno, lo típico. –¿Hola? ¿Aún te encuentras atónito por encontrarte con semejante belleza? – Preguntó la mujer barbuda cuyo tono de voz comenzaba a rallar en la vanidad. –Eh… no… disculpe. – Mi tono de voz volvió a la normalidad, algo apenado por haber sobre exagerado la reacción, aclaré mi garganta y cogí un par de toallas antes de adentrarme en la habitación. La mujer entonces me sonrió y comenzó a dirigirse a la salida. – Quiero que dejes todo limpiecito como un sol. – Inquirió de manera juguetona antes de guiñarme el ojo y salir de la habitación. Creo que esto  me va a tomar más tiempo de lo que pensaba.


INFORMACIÓN:
TÉCNICAS USADAS:
Colocar técnicas usadas aquí
INVENTARIO BÉLICO:


  • Estuche pequeño en muzlo izquierdo
    Bolsita explosiva
    Bengala
    Shuriken
    Shuriken
  • Estuche pequeño en muzlo derecho
    Pildora soldado
    Kunai
    Shuriken
    Shuriken
  • Estuche mediano en cintura derecha
    Kinzu No ishi
    Hilo ninja
    Vendajes
    Bomba de humo
    Bomba de humo
    Bomba de humo
  • Bolsillo Capa
    Pildora soldado bolsillo derecho
  • Brazo derecho
    Dispositivo de kunai oculto con kunai

  • Fuerza : 13
  • Resistencia : 10
  • Agilidad :8
  • Espíritu : 10
  • Concentración : 8
  • Voluntad : 10
  • Chakra : 079

Volver arriba Ir abajo

avatar
Aku Aburame
Konoha Genin

Re: Mucamas del Terror [Misión D - Aku]

Mensaje por Aku Aburame el Mar Oct 23, 2018 10:00 pm

La tercera orden probaría ser un verdadero reto culinario porque se trataba de postres, las recetas más difíciles para cualquier cocinero. Aku no era un experto, pero esperaba poder destacarse


  • Cucarachas desechas en su propio Pus (Pastel de crema blanca con chocolate y caramelo rallado)
  • Tripas de perro verde (Gelatina de manzana con relleno de crema de Red Velvet)
  • Ojo de Bijuuu (Souffle de chocolate blanco con relleno de mora azul)



Lo complicado de esto no era en si la preparación (Que si era bastante difícil) sino el hecho de que dos de los platillos iban al horno. Había más de 5 en aquella cocina, pero llevar el tiempo de ambos probaría ser un reto para Aku, quien hasta el momento solo se había dedicado a preparar un postre a la vez. -A ver, la receta... si.... tendré que comenzar por la gelatina...- se dijo a si mismo y luego, a sus niñas, mientras tomaba los utensilios que necesitaba. - Cualquiera creería que lo ideal sería comenzar con los horneados, por aquello de que tomará mas tiempo. Pero el secreto de una gelatina perfecta es que su contextura sea la ideal y eso solo se consigue dejándola en la hielera por bastante tiempo, si es que esta se va a servir pronto. -

Mientras hablaba, tomó una olla limpia y la llenó de agua, en la cual puso las hojas de gelatina, dejándola reposar por unos minutos. Pasó a poner a calentar el jugo de manzana y preparó en un recipiente más pequeño la crema de red velvet usando chocolate líquido, algo de tintura roja y harina. Cuando espesó, agregó más tintura roja (aunque sin exagerar) para que el grotesco color de la sangre saliera a flote en la mezcla. Cuando el jugo estuvo hirviendo, echó dentro la gelatina ya disuelta que había dejado reposar y lo dejó a fuego lento.

Entonces tomó dos bowls de metal que había en los gabinetes y comenzó a llenarlos con los ingredientes de los horneados: Primero los untó con mantequilla y azúcar para que no se pegue la mezcla y tome un sabor dulce, para proceder a batir 3 yemas de huevo dentro de ellos. Agregó poco a poco la harina hasta que tuvo la masa base hecha para ambas preparaciones, y se puso a preparar las cremas. La crema blanca del pastel la hizo con un sencillo colado de azúcar, sabor artificial de vainilla, algo de gelatina transparente que le sobró y abundante agua. La de chocolate blanco simplemente la hizo agregando el resto de la gelatina en un cazo con tres tabletas de chocolate blanco y algo de leche, para cortar el exceso de grasa.

Justo en ese momento le llegó el olor que más detestan los cocineros: quemado. Se volvió rápidamente y suspiró con alivio al ver que no era ninguna de las preparaciones, sino un trapo de cocina que había dejado muy cerca del fuego. Lo metió en uno de los hornos desocupados (claramente apagado) para que el humo no se propagara por la cocina, justo cuando la grotesca cabeza de su empleador se asomó olfateando por la puerta. - Todo.... bieeeeen...? - Preguntó, a lo que Aku respondió simplemente con una reverencia con todo y toque de falda. El hombre, claramente rojo, volvió a lo suyo y Aku se concentró en cocinar.

Ya la gelatina estaba lista, así que Aku procedió a servirla en los moldes con forma de salchicha que había encontrado en los gaveteros. La mezcla aún estaba caliente, pero Aku debía recordar sacarla antes de que se enfriara por completo para poder agregar el red velvet. Lo dejó reposar en la nevera y volvió a los horneados. Entonces preparó la mezcla de mora azul, que consistía sencillamente en aplastar las moras, tomadas de un frasco en el aparador, en el mortero. Para darle más sabor, Aku agregó pimienta y las dejó en baño de maría en un cazo por 5 minutos. Mientras, tomó un molde tradicional de pastel y tras untarlo de mantequilla, colocó la primera masa, aplastándola fuertemente a las paredes del molde. Luego procedió a verter el relleno de crema blanca cuidadosamente, para ponerlo en el horno. Tendría que estar allí 25 minutos.

La segunda mezcla para hornear, el soufflé, probaría ser un reto. No solo tenía que lograr que mantuviera su consistencia al momento de ser servido: tenía que parecer un ojo, lo que significaba que la parte alta del soufflé debía elevarse de forma circular. Para ello, Aku agregó la mezcla con mantequilla untada en el molde, la aplastó lo más delgada que pudo, y agregó la mezcla de moras sacada del baño de maría. Esta estaba pastosa, pero sabía que el horneado le daría la consistencia de sirup que requería el platillo (o por lo menos eso decía la receta). Cuando colocó la tapa del soufflé, pasó con una brocha algo de yema de huevo por encima, para ayudar a mantener la integridad del platillo una vez estuviera listo. Lo colocó al horno, por 15 minutos, y volvió a la gelatina.

La sacó del refrigerador y, con una manga pastelera, agregó la mezcla de red velvet dentro de cada molde. Lo cierto es que daban la impresión de ser coágulos de sangre, pero el olor era magnífico. Devolvió la gelatina al refrigerador, sacó el pastel y comenzó a rallar chocolate oscuro y caramelo frío, lo que haría las veces de trozos de cucaracha molida. Ya el pastel estaba listo y lucía perfecto y la gelatina solo la sacaría al servir, pero su enemigo aquí era el soufflé. pasando su vista del reloj al horno cada 5 segundos, Aku sacó la mezcla cuando los 15 minutos, exactos, se habían cumplido. Había logrado que el soufflé subiera, con una fina capa blanca semitransparente que mostraba el interior líquido azulado del relleno. Ahora, la prueba de fuego, sería cuando el comensal lo abriera con su utensilio de cocina.

Sacó del refrigerador la gelatina, colocó todo en el carrito cuidadosamente y salió de la cocina hacia el área del comedor. Los comensales se reunían en torno a una mesa donde una mujer, de espaldas a él, hablaba jovialmente. Aku rodeó a las personas para presentarse a la mujer y tuvo que poner de todo en sí mismo para que no se le desdibujara la sonrisa al val poblada barba de la mujer. -Ah, al fin, mi platillo está aquí... - dijo esta, y Aku sirvió los platillos de uno en uno a los otros dos comensales, un hombre lobo y un enano, ambos con barbas que no se comparaban a la frondosa velludez de la otra mujer.

El primero en morder fue el hombre lobo, quien tomó con su peluda mano-pata una de las salchichas, la cual se tragó de un sonoro mordisco. Tras saborearla un poco, el hombre comenzó a jadear como perro y a comer directamente del plato el resto de las salchichas, sin siquiera usar las manos. El enano fue el segundo, quien clavó un tenedor (traído y aparentemente forjado por él mismo, pues era enorme) en el pastel. Destajó el platillo arruinando su belleza en el acto, pero se lo fue comiendo cada vez con más énfasis y una enorme sonrisa en la cara manchada con crema. - Parece que mis compañeros disfrutan de su comida... señor... - -Aku, Aku Aburame- se apresuró a decir el muchacho, algo sonrojado y toqueteando nervioso el dobladillo de la falda que llevaba. - Aku. Veamos si logras impresionarme a mi. -

La mujer tomó un pequeño tenedor, con el cual pinchó la burbuja que hacía las veces de ojo. Con un plop la burbuja estalló, colapsando hacia afuera y dejando fluir su contenido hacia los lados del soufflé, una borboteante cantidad de sirup de mora azul que parecía más bien el líquido ocular de una poderosa criatura. La mujer tomó un poco de aquella delicatess, abrió la boca y de ella salió una lengua que era cuando menos 10 centímetros más larga de lo normal, y se llevó trozo del platillo a la boca. Tras saborearla por un minuto entero tragó, y sus ojos se iluminaron al mirar nuevamente a Aku. - Mis respetos al chef... - dijo, sonriendo, para continuar comiéndose el platillo directamente con la lengua. Con una inclinación prominente, Alku se llevó el platillo de vuelta a la cocina, sonriendo orgulloso por su trabajo y feliz de haber terminado por fin aquella difícil misi-

- LOS PLAAAAAAAaaaaaAAAAtooooOOOsssss.....- Esta vez, Aku no pudo evitar soltar un grito de miedo cuando se topó de cara con la deformidad que se hacía llamar su jefe. El hombre señalaba molesto la cocina, y Aku se dio cuenta de que había dejado un reguero de utensilios sucios por doquier, que claramente le tocaría limpiar a él mismo. -Manos a la obra, jefe...- dijo a la horrible criatura, y comenzó a limpiar.



INFORMACIÓN:
TÉCNICAS USADAS:
Técnicas por turno aquí
INVENTARIO BÉLICO:
Traje de Maid

Estuche Mediano (Espalda)
Kinzoku ishi
2 Píldoras de soldado

Fan (Costado derecho)

Comunicador (Oreja izquierda)
  • Fuerza : 08
  • Resistencia : 09
  • Agilidad : 10
  • Espíritu : 14
  • Concentración : 11
  • Voluntad : 13
  • Chakra : 86

Volver arriba Ir abajo

avatar
Arashi no Kamizuru
Konoha Genin

Re: Mucamas del Terror [Misión D - Aku]

Mensaje por Arashi no Kamizuru el Miér Oct 24, 2018 8:10 pm

La situación no estaba tan mal, después de todo, me estaba moviendo rápido entre habitaciones, se podría decir que estaba haciendo un buen trabajo, como si limpiar cuartos, hacer camas y trapear pisos fuese mi habilidad natural… joder, siento que tantas misiones de rango D me están comenzando a afectar, quiero luchar, golpear y ajusticiar maleantes… lo más cercano a algo así fue cuando me encargué con ramitas de esos bichos que grafiteaban paredes… añoro que todas mis misiones fuesen así de interesantes… e intensas.

Me estaba paseando ya por el pasillo tras haber ido tocando de puerta en puerta para hacer mi servicio a la habitación, muchos se sorprendían por mi ridícula apariencia y otros les traía recuerdos de su abuela, curioso, seguro que se debe a que parezco como una, venga que con un vestido largo negro de una pieza sencillo acompañado de un delantal blanco impecable y una tiara de tela seguro que voy a traerles buenos recuerdos, eso sumando a mi escultural y duro cuerpo musculoso que tengo.

Aproveché que era la hora de almuerzo para pasar por los cuartos vacíos y hacer una de esas limpiezas rápidas, algunos clientes eran a la mar de cochinos, dejando ropas regadas por el suelo y demás cosas que no debería de mencionar por este medio. Con ayuda de unos guantes, un tapaboca y unas pinzas, comencé a ordenar todos y cada una de las habitaciones. Haciendo la cama, barriendo el suelo, trapeando el suelo, limpiando el baño, desinfectando la bañera y dejando variando los aromas de limón, vainilla y flores a la hora de desinfectar.

De todas las actividades que me tocaban, la que más disfrutaba era la de trapear, no era muy fan de hacer la cama y tampoco de tener que meter mis manos dentro del retrete para destaparlo, pero definitivamente el trapeo era lo que más disfrutaba por sobre todas las tareas, pues la repetición y la flexión de brazos me hacían trabajarlos, cosa que contaba como un entrenamiento, suave, pero entrenamiento, a fin de cuentas. Inclusive llegué a danzar y seguir el ritmo de la música de circo que provenía de la feria, en fin, disfruté mi trabajo como pude y por ello el tiempo pasaba más rápido. Finalmente había terminado con el piso superior, era hora de ayudar a mi hermano en la cocina.

Bajé las escaleras y me dirigí a la cocina, pero no pude encontrar a mi hermano, solo una chica que llevaba sus gafas entregando postres. – Eh… disculpa ¿De casualidad has visto a un sujeto que lleva esas mismas gafas? Se parece burda a mí. – Decía esto a medida que me señalaba a mí mismo con el pulgar. A decir verdad, si creía que me parecía físicamente a mi hermano Aku, si fuese rubio y enclenque como él, seríamos dos gotas de agua, curiosamente tenemos hasta el mismo tipo de sangre. Los actores comenzaban a abandonar el comedor, dirigiéndose a la salida del hotel, me supongo yo que a trabajar, así que aproveché entonces para adentrarme a la cocina en busca de mi hermano.


INFORMACIÓN:
TÉCNICAS USADAS:
Colocar técnicas usadas aquí
INVENTARIO BÉLICO:


  • Estuche pequeño en muzlo izquierdo
    Bolsita explosiva
    Bengala
    Shuriken
    Shuriken
  • Estuche pequeño en muzlo derecho
    Pildora soldado
    Kunai
    Shuriken
    Shuriken
  • Estuche mediano en cintura derecha
    Kinzu No ishi
    Hilo ninja
    Vendajes
    Bomba de humo
    Bomba de humo
    Bomba de humo
  • Bolsillo Capa
    Pildora soldado bolsillo derecho
  • Brazo derecho
    Dispositivo de kunai oculto con kunai

  • Fuerza : 13
  • Resistencia : 10
  • Agilidad :8
  • Espíritu : 10
  • Concentración : 8
  • Voluntad : 10
  • Chakra : 079

Volver arriba Ir abajo

avatar
Aku Aburame
Konoha Genin

Re: Mucamas del Terror [Misión D - Aku]

Mensaje por Aku Aburame el Dom Oct 28, 2018 1:29 am

Aku se encontraba ya en el fregadero cuando la puerta se abrió y entró una mucama bastante fea. Un segundo después, cuando Aku se percató de quién era la mucama, se quedó pasmado por la sorpresa y no reaccionó hasta que escuchó las palabras de su hermano. Tras parpadear un par de veces, exclamó: -Que si he visto a... PERO SI SOY YO, ARASHI, SOY TU HERMANO!- Dijo, tomando al chico por los brazos y zarandeándolo para que reaccionara (aunque, teniendo el cuenta lo voluminoso del cuerpo de Arashi, no lo estaba zarandeando realmente fuerte).

-¿Por qué estás vestido así?- Preguntó cuando lo soltó, e inmediatamente recordó cómo estaba vestido él, y algo de color llegó a sus mejillas al darse cuenta de que debía verse ridículo. -Solo... terminemos con esto, quieres? Ya que estás aquí, ayúdame a limpiar. Toma todas las ollas y ve a ese fregadero, yo me encargo de los platos y los cubiertos.- El trabajo de limpieza lo hizo callado, entre orgulloso por su trabajo y avergonzado por la forma en que había tenido que vestirse para hacerlo. Escuchó a su hermano decir algunas cosas y solo respondió asintiendo con la cabeza, y una vez hubo terminado con su parte (Arashi aún se encargaba de la infinidad de ollas que él había ensuciado) se dedicó a trapear el suelo.

Una vez estuvo listo, abrió el horno donde había metido el paño de cocina que se le había quemado y lo sacó. por suerte había logrado mitigar los daños y el paño no se había quemado del todo, pero sabía que tendría que pagarlo igual. Lo echó a la basura y se volvió hacia su hermano. -Bueno, ya cumplimos con nuestra parte.- le dijo y luego, algo apenado, se volteó para darle la espalda. -Me ayudas con el cierre? Ponerlo es sencillo, pero bajarlo es una pesadilla....-


INFORMACIÓN:
TÉCNICAS USADAS:
Técnicas por turno aquí
INVENTARIO BÉLICO:
Traje de Maid

Estuche Mediano (Espalda)
Kinzoku ishi
2 Píldoras de soldado

Fan (Costado derecho)

Comunicador (Oreja izquierda)
  • Fuerza : 08
  • Resistencia : 09
  • Agilidad : 10
  • Espíritu : 14
  • Concentración : 11
  • Voluntad : 13
  • Chakra : 86

Volver arriba Ir abajo

avatar
Arashi no Kamizuru
Konoha Genin

Re: Mucamas del Terror [Misión D - Aku]

Mensaje por Arashi no Kamizuru el Lun Oct 29, 2018 8:32 pm

No pude evitar poner los ojos como platos a medida que mi quijada parecía desprenderse de mi mandíbula ante el asombro de ver a mi querido hermano vestido de esa forma, mi cabeza se fue hacia atrás a medida que era zarandeado levemente por Aku. - ¡Joder Aku! No me puedo creer que eres tú ¿Por qué demonios te vestiste de esa forma? – Inmediatamente di un paso hacia atrás a medida que le señalaba con mi dedo índice tembloroso, a tal nivel de humillación habían reducido a un ninja de Konoha, yo al menos iba cubierto, pero en su caso… solo faltaba que lo mandasen a servir los platillos, desnudo.

Finalmente pude asimilar la situación poco a poco y me fui calmando, a medida que escuchaba la petición de él, bajé el cierre de su trajesito y me fui a lavar platos y limpiar la cocina para cerrar, ya faltaba poco para terminar con esta pesadilla travesti. Comencé a recoger los platos que habían dejado sobre las mesas y proceder a ponerlos sobre un carrito que había encontrado por ahí. Lo empujé al interior de la cocina y me dispuse a ir acomodándolos en varias torres al lado del lavadero, me ocuparía de la labor de lavar platos. Me remangé los brazos, haciendo que la delicada tela del vestido de mucama negro marcase considerablemente mis trabajados y musculosos bíceps, pues no quería que el agua y el jabón arruinase el precioso vestido.

Comencé a fregar los platos con suma rapidez y energía, quería terminar con esto cuanto antes. Aku supongo que se ocuparía de otras cosas en la cocina, la verdad es que el hecho de solo verle en ese estado me producía una pérdida de cordura que iba a la par con este maldito lugar, el único consuelo y entretenimiento que tenía era aquella repetitiva música de festival que se escuchaba a lo lejos en el festival, se podría inclusive llegar a verme tarareando la musiquilla a la par que fregaba a su ritmo.

El tiempo pasó y ya no quedaban platos sucios que lavar. Procedería ahora a secarlos uno a uno y a dejarlos preparados para mañana, era lo mínimo que podía hacer por aquellas pobres almas inocentes que vendrían a trabajar a este terrorífico lugar. Finalmente, ya habíamos terminado de recoger todo y estábamos preparados para irnos. – Al fin podré quitarme este condenado y apretado vestido, mis brazos están chillando de dolor. – Llegué a pensar inclusive que la tela me estaba comenzando a cortar la circulación a medida que deshacía la manga. Caminé hacia la puerta y tiré de ella, encontrándome una desagradable sorpresa. – Aku… la puerta no abre. – Mencioné volteando mi vista hacia él, tirando y empujando la puerta con cierta energía. – Nah… es broma. – Terminaría confesando con cierta sonrisa maliciosa a medida que la empujaba con energía, abriéndose de par en par para salir.

Este día aprendí muchas cosas, una de ellas era que ya estaba harto de realizar misiones de rango D y que la otra era que el color negro no me quedaba tan mal, espero no tener que volver a vestirme de mujer para llevar a cabo una misión.


INFORMACIÓN:
TÉCNICAS USADAS:
Colocar técnicas usadas aquí
INVENTARIO BÉLICO:


  • Estuche pequeño en muzlo izquierdo
    Bolsita explosiva
    Bengala
    Shuriken
    Shuriken
  • Estuche pequeño en muzlo derecho
    Pildora soldado
    Kunai
    Shuriken
    Shuriken
  • Estuche mediano en cintura derecha
    Kinzu No ishi
    Hilo ninja
    Vendajes
    Bomba de humo
    Bomba de humo
    Bomba de humo
  • Bolsillo Capa
    Pildora soldado bolsillo derecho
  • Brazo derecho
    Dispositivo de kunai oculto con kunai

  • Fuerza : 13
  • Resistencia : 10
  • Agilidad :8
  • Espíritu : 10
  • Concentración : 8
  • Voluntad : 10
  • Chakra : 079

Volver arriba Ir abajo

avatar
Aku Aburame
Konoha Genin

Re: Mucamas del Terror [Misión D - Aku]

Mensaje por Aku Aburame el Vie Nov 02, 2018 8:24 pm

Por lo menos, Arashi y Aku estaban de acuerdo en algo: quitarse el maldito vestido había sido el momento más satisfactorio de la noche. Cuando por fin hubo escapado de las garras de aquel horripilante corte de telas, el cual se quitó dentro del closet de las ollas luego de que Arashi lo ayudara con la cremallera, Aku salió vistiendo su perfectamente pulcro traje de vestir y sintiéndose de nuevo el mismo, por completo.

-Vámonos de este desdichado lugar- Dijo a Arashi, y lo siguió por la puerta una vez la hubo abierto. Afuera, como esperándolos, estaba el viejo mayordomo, quien se veía tan satisfecho como ellos de verlos con sus ropas de calle normal. Aku le entregó su vestido, mientras Arashi hacía lo propio con el suyo, y exigió la paga. -Hemos terminado la asignación. Si fuese tan amable de entregarnos nuestra recompensa...- El viejo mayordomo, esta vez, ni siquiera articuló una palabra. Se limitó a extender un sobre que contenía su dinero y tickets, y los guió de nuevo a la puerta.

En el camino, no se toparon con nadie, pero Aku podría jurar que alguien los vigilaba cuando estaban ante la puerta principal. -Adiós- Se despidió Aku saliendo detrás de su hermano, mientras por lo abajo murmuraba, ya cuando estaban en el camino: -Y hasta nunca...-

-TEMA CERRADO-


INFORMACIÓN:
TÉCNICAS USADAS:
Técnicas por turno aquí
INVENTARIO BÉLICO:
Traje de Maid

Estuche Mediano (Espalda)
Kinzoku ishi
2 Píldoras de soldado

Fan (Costado derecho)

Comunicador (Oreja izquierda)
  • Fuerza : 08
  • Resistencia : 09
  • Agilidad : 10
  • Espíritu : 14
  • Concentración : 11
  • Voluntad : 13
  • Chakra : 86

Volver arriba Ir abajo

avatar
Akatsuki-
Kiri Gennin

Re: Mucamas del Terror [Misión D - Aku]

Mensaje por Akatsuki- el Miér Nov 07, 2018 2:05 am

Tema Cerrado.
Recompensas de mision:

AKU ABURAME: 2.000 Ryous y + 40 Tickets+ 3.5Pn

ARASHI NO KAMIZURU: 2.000 Ryous y + 40 Tickets+ 4Pn

Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado

Re: Mucamas del Terror [Misión D - Aku]

Mensaje por Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.