Últimos temas
Afiliados
Limpieza 05 - 11 - 18

Boku no Hero ROLVelmegunLittle FearsCrear foro

Héroes repudiados.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

avatar
Selassie
Ame genin

Héroes repudiados.

Mensaje por Selassie el Vie Oct 19, 2018 6:32 am

¡El sabor de la gloria! La dulzura de tocar el cielo con tus manos, sentir que eres inmortal por unos breves instantes y luego… chocar de frente con el áspero y melancólico pavimento derruido por las precipitaciones. Que denigrante terminar así, gimiendo como un triste enfermo que no halla mejor refugio que un pasado irreconciliable, ya se fue, ya no existe ni volverá más. Selassie entiende lo complicado que es vivir en base a memorias muertas pero gracias a su propia experiencia, el pasado no es más que los cimientos del futuro y, viviendo de él, jamás se podrá seguir luchando.

Por otro lado, las cloacas eran enfermizas. Había realizado una fuga trastocada una vez de uno de los orfanatos cercanos a las alcantarillas por dicho pútrido laberinto y juró volver jamás –a menos que fuese para entrar a Ame-, pero ya que las circunstancias lo ameritaban, la responsabilidad shinobi es inherente a la voluntad como ninja, facultad de la cual el rasta podía presumir un poco.

Ahí estuvo Selassie quemando el tiempo mientras esperaba a su acompañante. El olor era sencillamente fétido en algunos sectores, pero la humedad predominante en todo sitio del país, amenizaba lo nocivo de los olores. En realidad, mal olor no había, ni siquiera atosigante para una persona común, pero Selassie era un poco delicado a los olores. Por el momento el genin no oyó ni siquiera pasos, así que se imaginó simplemente que los veteranos se encontraban revestidos en los vestigios más inhóspitos de las cloacas… o tal vez no.

Volver arriba Ir abajo

avatar
Yakko
Ame genin

Re: Héroes repudiados.

Mensaje por Yakko el Vie Oct 19, 2018 10:20 am


¿Cómo puede el dios de este lugar dejar de llorar cuando sus hijos sufren hasta el punto en que ya ni se reconocen a sí mismos?  La gloría ínfima de mirarse al espejo y sonreír ha quedado cual recuerdo enterrado en lo más profundo de las fosas que los guerreros de antaño merodean. Erráticos, austeros, comiendo por mero instinto y desconociendo a los suyos, los que alguna vez pelearon en nombre de la bandera hoy lo hacen por los fantasmas que alguna vez les infundieron tal terror que su cordura pende de un hilo de araña, elástico y estirado, casi deshecho por los gotones tormentosos que aun siguen cayendo del cielo sin sanidad alguna que le recuerde lo que fueron. Yakko ya tuvo la oportunidad de ver uno una vez, siendo forzado a rendirse ante cuerdas y grilletes, esposado en el suelo mientras forzaba su intento de escape y mordiendo el aire con fiereza animal, apenas logrando un desprevenido roce con la pierna del sujeto que salió del rango con una cara de susto. Lo levantaron y el par de sujetos lo llevaron hacia un lugar, un asilo que prometía la cuta a su demencia, una esperanza de recobrar la vida que les fue arrebatada en la creencia de buscar un lugar mejor, quién sabe, tal vez lo encontraron y nosotros luchamos por quitárselo, tal vez es por eso que luchan con tanta fiereza.

Por aquel tiempo, el Yagami aun no había desarrollado su estatura actual, un metro sesenta y siete habían sido alcanzados en su decimo cuarto cumpleaños, mientras que sus facciones aun no destacaban como las actuales, siendo algo más ambiguas. Aun así, su expresión debajo de la capucha impermeable no era otra que la de la nada misma, una máscara de porcelana sin emoción aparente con tan solo el mecánico movimiento de cerrar los ojos cada tanto. Sus manos con guantes de tela simple hasta la mitad de sus dedos, y un traje negro que bien podría perderse en cualquier sombra con tan solo salir de la luz. Las enseñanzas de mantener sus emociones al mínimo, como parte del código militar, eran claramente seguidas sin aparentar esfuerzo alguno y su caminar calmo apenas producía sonido alguno; su decidido paso iba hacia el punto de encuentro encontrando la grata sorpresa de que, pese a estar ahí cinco minutos antes de la hora asignada, quien parece ser su compañero de misión ya está en el lugar y no debe esperar más.

──Soy Yakko, imagino vienes por la misión──

Sacó sin tapujos en un tono bajo, audible a tal vez dos metros más allá del sujeto, de quien se distanciaba cinco más, pero sin elevar más su grave voz. Su mirada a media asta, sus manos colgando relajadamente por los costados y su impermeable cubriendo gran parte de su s facciones, no daban de dónde leer mucho de él más allá de lo que dijo; tan solo su bandana ninja en la frente, sería la única base de veracidad en sus vocablos y no parecía querer titubear. Tan pronto pasaran tres segundos, retomaría el paso para adentrarse aun más a aquel sitio, así el sujeto se mostrara comprometido o no. A su costado podría notarse una soga varias veces enrollada, posiblemente como implemento para poder tratar con los sujetos a los que detendrán, tal vez sea uno, tal vez logren más, lo importante es siempre estar preparado.

Volver arriba Ir abajo

avatar
Selassie
Ame genin

Re: Héroes repudiados.

Mensaje por Selassie el Sáb Oct 20, 2018 12:41 am


- ¿Vamos sólo a reducirlos?

Parecía una pregunta un poco tonta, pero el rasta estaba convencido de que esa gente no tenía reparo. Cuando notó la soga llegó a imaginar que sus intuiciones además de vagas y erróneas, eran propias de un sociópata. ¿Asesinar a unos retirados de guerra que padecían algunas alteraciones mentales? ¡Pero de qué historieta de superhéroes había salido tal enfermizo villano!... en realidad, tampoco fue tan drástico. Sólo se dio cuenta de que era un poco cruel.

-Bah, olvídalo. -Selassie lo siguió unos metros detrás.

El rasta había notado la poca movilidad facial del muchacho y se extrañó un poco. Si bien había imaginado a los demás titulados de la academia de Ame como algo más melancólicos que el resto de las personas, la nula emocionalidad le inquietaba un poco.

-Ehm, soy Selassie. -Sonrió a medio pelo.

En ese momento de la historia Selassie era... completamente igual que cinco, diez, quince años después, sólo que su pelo estaba un poco más corto. Su mediana baja estatura le acomplejaba un poco, pero era de lo mejorcito que se podía hallar con un metro sesenta y algo.



Última edición por Selassie el Sáb Oct 20, 2018 4:58 am, editado 1 vez (Razón : qué te importa)

Volver arriba Ir abajo

avatar
Yakko
Ame genin

Re: Héroes repudiados.

Mensaje por Yakko el Sáb Oct 20, 2018 8:03 am




¿Habrá entendido reducirlos como eliminarlos?, ¿como someterlos tal vez?, cual sea la interpretación que el Yagami tomara a las palabras de su compañero, no mostró darle ni la menor relevancia, continuó su camino sin sostenerle la mirada por más tiempo. Sus brazos apenas se balanceaban discordantes de sus pasos que parecían estar siendo perseguidos por la prisa misma y sin embargo no corría, se adaptaba a cada cambio extraño del suelo sin cambiar demasiado la altura de su cuerpo en general, la gracia de su paso simulaba un perfecto reconocimiento de la zona, posiblemente se ha movido a través de esos lugares muchas veces, seguro en algún entrenamiento o durante sus misiones y daba la sensación de que ni la falta de luz ni el desconocimiento de lo venidero, le pareciera afectar en lo más mínimo.

─¿Eres extranjero?──

Un relámpago bien podría ser mas predecible, pero no faltaba de razonamiento a su cuestionamiento, un nombre como ese jamás había sido escuchado por sus oídos, ni siquiera comprende lo que el conjunto de sus sílabas pueda significar, distinto de Yakko, cuyo significado puede variar entre “Soldado Honesto”, “Niño de la Noche” y algunas cosas más dependiendo de la forma en la que se escriba o se acompañe. ¿Interés?, ¿curiosidad?... No mostraba señal clara de lo que pretendía tan solo parecía interactuar entre una conversación apenas existente y el seguimiento íntegro de la misión.

Detuvo su caminar durante un momento y llevó su rodilla a casi besar el suelo mientras la otra permaneció alzada, de tal forma que su rostro se acercara bastante al suelo donde había un sinfín de marcas, pero lo que más denotaban eran un par de huellas frescas, una con lo que parecía ser un pie descalzo en fango y otro que parecía a un tener parte de lo que podía ser media sandalia; lo más interesante es que la mayoría de los bordes del resto de las marcas estaban bastante difusas, pero estas tenían los bordes más marcados; a los ojos de alguien entrenado, señalaban frescura, un objetivo había pasado por ahí hacía relativamente poco, aunque ver que tan distante estaba el resto era el hecho que volvía peligroso el asunto. Al levantarse de nuevo no retomó aquel paso acelerado, sino que su caminar lo volvió más lento, cauteloso, percibiendo el entorno con mayor ahínco que antes.  

Volver arriba Ir abajo

avatar
Selassie
Ame genin

Re: Héroes repudiados.

Mensaje por Selassie el Sáb Oct 20, 2018 7:18 pm

La postura y el metodismo del muchacho en mantener el sigilo y la atención en el entorno le hacían sentir a Selassie que era un completo inútil para algunas labores, como el susodicho rastreo. Se mantuvo lo suficientemente distanciado del ninja como para entender el patrón de sus pasos. El rasta no era muy versado en la concentración y de hecho bastante le costó poner sus ojos y su mente en el fenómeno que ocurría a su al rededor: la inseguridad de poder ser atacado de cualquier lugar.

— ¿Extranjero?

De pronto la pregunta del muchacho caló hondo dentro de su pecho. Hace muchos años que se cuestionaba el por qué su piel era tostada en comparación al resto de los pueblerinos. Todos pálidos con cabellos negros y lisos, en cambio él, tostado de ojos azules con pelos castaños y desordenados, siempre sentía una especie de marginación, no porque le dijeran algo directamente, sino porque no se sentía igual al resto.

Jamás había tanteado el hecho de ser extranjero, pero no podía decir que no porque no estaba seguro. De cualquier forma es un huérfano, un vástago de la soledad abandonado entre la lluvia, sin pasado ni origen, sin futuro ni destino. Selassie puede ser cualquier cosa, desde un ser del espacio hasta el hijo de un ermitaño que vive bajo tierra.

—Ah, ¿lo dices por mi nombre? —Inquirió unos breves segundos después de divagar— En realidad es un apodo. No tengo nombre. Tampoco procedencia.

Eso. Selassie no era de aquí ni tampoco de allá, no tenía edad ni porvenir. Si era extranjero o no, sólo se podía responder por el mísmismo jefe de arriba, o la historia que aún estaba por conocer. De todos modos, prefirió guardar silencio porque más crisis de identidad no tenían cabida en el momento. Selassie sonrió algo extrañado por la cantidad de preguntas que se llegó a plantear de un momento a otro, tanto así que se llegó a desconcentrar completamente de lo que estaba haciendo: se tropezó y casi se cayó bruscamente contra el suelo, lo cual provocó un agitado eco en las paredes de las cloacas. Selassie, por precaución, desenfundó su Sai, un poco alterado por la estupidez que acababa de cometer.

Volver arriba Ir abajo

avatar
Yakko
Ame genin

Re: Héroes repudiados.

Mensaje por Yakko el Dom Oct 21, 2018 2:43 am



Viró su rostro un momento para ver a su compañero, sus ojos se clavaron en los suyos durante un momento en el que parecía indagar en su interior, ¿dudaba de aquella respuesta?, ¿buscaba sacarle más información? Su intención se vería mermada cuando su compañero por poco y besa el suelo, apenas logrando recuperar el piso pero a costa del silencio del lugar. Entre el quejido y la acción para recuperarse, los golpeteos hicieron eco a través de las paredes, mismo que se extendía y se alejaba en varias direcciones, tanto por el sitio desde el cual venían, hasta el pasillo que se bifurcaba a los costados al frente, donde el suelo ausente de fango ya no tenía más maneras de darle seguimiento a las pisadas. Respiró hondo.

──Dudo que eso los ponga alerta──

Su hablar salió acompañado de un suspiro entre cada vocalización, mas ni siquiera una ceja mostró señal alguna de enfado, su mano corrió un poco el impermeable que le cubre, mostrando un largo estuche que prácticamente abarca el ancho de su cintura, en el cual adentró sus dedos y al salir cuatro anillas adornaban sus dedos. Detuvo su caminar y así permitió que su compañero le alcanzase; así también pudo percibir pisadas en carrera que se alejaban, pero no podría saber si venían del lado izquierdo del pasillo del frente, o del adverso a este. La luz de las farolas apenas da para vislumbrar el suelo y algunos alrededores, pero aun así uno podría detectar un cuerpo adulto moviéndose.

──Te dejaré el frente y yo cuidaré nuestra retaguardia. Si ves algo, lo neutralizaremos, seguro tienen hambre, no han dormido en semanas y no nos verán como amigos, pero nuestra misión es sacarlos de este lugar vi-vos──

Ahí estaba la respuesta del millón, en aquel pequeño deje de la última oración en donde dejaba claro su enfoque. Aun así, apenas si elevó la voz a un punto donde pudiera ser percibida por el chico de las rastas, después de eso caminaría una vez éste se le adelantara un par de pasos para seguirle, dejando la toma de dirección a él.
 

Volver arriba Ir abajo

avatar
Selassie
Ame genin

Re: Héroes repudiados.

Mensaje por Selassie el Dom Oct 21, 2018 6:56 am

Selassie cogió una enorme bocanada de aire y se envalentonó para dar pie a la conducción de la intrusión. Cada paso que daba estaba fríamente calculado, aunque desconocía si lo que hacía lo hacía bien o mal, puesto que por más que pusiera su mente y su disposición en hacer las cosas bien como: mirar a su al rededor, estar atento, dar los pasos largos y ligeros, alzar el Sai a la defensiva y, por supuesto, fijarse por donde caminaba, su cerebro no estaba preparado para realizar tantas cosas al mismo tiempo.

—Te haré una señal cuando vea algo. —Susurró el muchacho.

¡Qué noble de su parte! Pero, por desgracia, en ese preciso instante el rasta era lo más parecido a un simio con navaja. Quizá podía defenderse, pero su fuerza era nulísima y su resistencia le dejaba en jaque hasta en un apretón de manos. Lo único que podía hacer era esquivar cualquier ataque proveniente de los seniles energúmenos que por ahí merodeaban pero, también por desgracia, primero tendría que darse cuenta de su presencia y, para su limitado cerebro, era una tarea algo complicada.

—Pero no prometo nada. —Sonrió levemente avergonzado, como si en ese breve momento sus neuronas hubiesen hecho la sinapsis suficiente para convencerle de que era un ser humano cualquiera luchando. Después de todo, su acompañante parecía ser mucho mejor adoctrinado en la guía del shinobi y, aunque no quería ser dependiente de su filo, contaba con él para que le salvara de una situación difícil. Contrario a lo que se puede dar a entender con todo este discurso expositivo, Selassie tampoco era tan inútil a la hora de defenderse y, sus rivales, tampoco parecían ser, según descripciones y advertencias previas, lo suficientemente dotados como para doblegar la voluntad del chico a la hora de defenderse.

Con tanto en lo que preocuparse, algo terminaría haciendo mal, y precisamente en lo que falló fue en mantener los ojos bien abiertos. Tras un largo rato de inspección, no logró divisar en el rabillo del ojo que una sombra se acercaba con frenesí hacia él. Con vigor y fuerza la sombra se abalanzó contra Selassie y éste no la pudo esquivar. Aquel hombre era lo más parecido a un muerto viviente encolerizado. Le mantenía las muñecas sostenidas al rasta mientras lo sometía en el suelo y le mostraba el enorme ángulo que su mueca descolocada por los años podía tomar. Gemía y exclamaba discursos inentendibles, pero la advertencia la dio Selassie en el momento.

—Y-yo me encargo... ¡Los demás deben estar p-por aquí! —Dijo, mientras sentía como la saliva del hombre acariciaba su piel tostada— ¡Qué puto asco tío, en serio! ¡Qué aliento a mierda!

En ese preciso instante Selassie apoyó la planta de sus pies en el estómago de la bestia humana. Sin grandes resultados, pujó con sus extremidades inferiores pero no logró zafarse de la prisión que en él ejercían. Lo único que logró fue que el encolerizado hombre soltara una de sus muñecas y la situara en una de sus pantorrillas para intentar detener el débil pero molesto movimiento del chico, lo cual fue aprovechado para darle un puñetazo que ni siquiera le descolocó el semblante. ¡Qué inútil que era! Pero lo intentaba. Le dio más de un golpe, quizá cinco, y una vez que la bestia le intentó detener, le propinó un fuerte cabezazo que lo desorientó, aunque también a el castaño, pero más al frenético ex soldado.

Volver arriba Ir abajo

avatar
Yakko
Ame genin

Re: Héroes repudiados.

Mensaje por Yakko el Mar Oct 23, 2018 4:23 pm



La sutil aceptación por parte del chico del apodo llevó a agilizar el paso de la misión, teniendo una formación en dónde aunque se mantenía cierta atención a dónde iban caminando, permanecía más pendiente de la parte de atrás, una vez que tomaron aquel pasillo bifurcado. Doblaron a la izquierda siguiendo las decisiones llevadas por el rastas y caminaron tal vez cincuenta o setenta metros, de vez en cuando el pelinegro miraba al frente, pero mantenía la confianza en el trabajo de equipo, aun cuando mostraba ciertas deficiencias en su actuar, lo cual no lo pudo preveer de lo que vendría.

Sin aviso alguno, desde una irregularidad del entorno, el dueño de aquellos pasos escuchados anteriormente sorprendió al duo echándose encima del moreno, balbuceando mil cosas en poco momento, apenas si se le entendía palabra y media, y aunque el descendente Yotsuki tuvo toda la intención de ayudarle, no echó en saco roto lo dicho por su compañero, dejando que su chakra fluya a través de su libre zurda hasta formular un látigo eléctrico que en intensas corrientes rubias comenzó a iluminar el área dando un poco más de visión a la zona; por la agitación no podría escuchar si había más, pero gracias a su técnica altamente iluminadora, pudo confirmar que no lo había, lanzando un par de latigazos a ambas direcciones, liberando chispas enclarecedoras por al menos cinco metros en ambas dircciones.

Volvió su atención al sujeto pálido, cuyas prendas ahora solo son excusa de lo que alguna vez fueron, cubriendo reducidas zonas y nada más. Su cuerpo entonces se movió cual grácil militante, dando un paso en dirección de la escena principal del ataque y llevando su brazo a dibujar un tajo en el aire que llevó a su extención de un metro a enroscarse en el cuello de aquel que recibió el cabezaso; las descargas provocadas inmediatamente contrajeron sus músculos de sus hombros y brazos, evitando que pueda seguir aferrándose a Selassie y un tirón lo colocaría de vuelta al sitio donde se había ocultado, golpeándolo contra el muro.

──Debemos amarrarlo──

Ordenó Yakko con total imposición, tomando la soga en su cintura y arrojándola a los pies de su compañero. Luego se lanzaría a dar un potente golpe al estómago del sujeto, usando su mitten como intensificador del daño, para sacarle el aire de una, un movimiento que bien ejecutado puede incapacitar a casi cualquiera, aunque para no pasar penurias por cabos suelto, rodearía el cuello del hombre para asfixiarle al punto de la inconciencia y nada más. Neutralizarlo era prioridad y entre ambos, una vez amarrado, seguro podrían llevarlo hasta arrastrando hacia afuera.
 

Volver arriba Ir abajo

avatar
Selassie
Ame genin

Re: Héroes repudiados.

Mensaje por Selassie el Jue Oct 25, 2018 5:39 am


El muchacho quedó atónito ante el metódico y preciso recurso que utilizó Yakko para reducir al retirado. ¡Le quitó el oxígeno del cerebro! Joder, si el rasta lo intentara, probablemente o no pudiera provocarle el más mínimo indicio de asfixia o tal vez se le pasaría la mano por su poca sutileza y poco método.

Selassie respiraba agitado con sus ojos entrecerrados, sintiendo como la gota gorda le resbalaba por la mejilla. Había estado cerca, y de no haber sido por Yakko, no hubiese podido salir de ese aprieto sin haber resultado herido. El castaño se levantó dejando de lado la dificultad nerviosa que tenía en las piernas debido al momento del shock y miró a su compañero, sintiendo una profunda vergüenza de sí mismo.

—Lo siento, yo... —Selassie se lamentó brevemente, pero después de unos segundos recordó el hecho de que podrían ser atacados en cualquier minuto y no podía bajar la guardia. De alguna manera sintió como la mirada de Yakko le comunicaba aquello mismo, por lo cual abandonó la situación y se puso en armas nuevamente.

Ya no sabía que tenía que hacer. ¿Adentrarse aún más en las cloacas? Aquel vestigio de locura hecho hombre había aparecido en soledad, por lo tanto un número importante de sujetos permanecían en el anonimato tras la bruma de la oscuridad. Caló aire y se aventuró en la empresa de penetrar la agazapante oscuridad, iluminado de manera breve por el artilugio de su compañero.

— ¿Sabes? —Quebró el silencio no tenso, pero si de alguna manera innecesario— No soy muy hábil. Espero no ser un estorbo.

Es lo más sincero que Selassie había dicho en mucho tiempo. Si bien es un muchacho bastante tranquilo y carece de malas intenciones, no le gusta pensar que es inútil: por lo cual engrandece facultades de las cuales carece y se miente a sí mismo, pero ahora, que estaba frente a alguien realmente hábil, sentía lo inútil que era el caer en la mitomanía. El rasta esperaba aprender de él, pero para ello necesitaba despedazar esa especie de distancia ficticia que existía entre los dos producto de una especie de indiferencia del pelilargo.

Volver arriba Ir abajo

avatar
Yakko
Ame genin

Re: Héroes repudiados.

Mensaje por Yakko el Jue Oct 25, 2018 8:24 am



Yakko tuvo que lidiar con el sujeto hasta su inconciencia y quien parece ser su compañero ni siquiera se dignó a amarrarle. Le soltó un segundo después de que ambos brazos cayeran a los costados sin fuerza y se apresuró a tomar la soga que el chico de tostada tez ni se dignó a recoger, sumido en su choque nervioso; se mostraba temeroso ante tono, y esta vez el rostro de Yakko ya no estaba neutro, sus cejas se habían fruncido y sus labios ahora se apretaban mostrando algo de tensión. La primera muestra de emoción por parte del Yagami, ¿qué tan molesto estará? Su agitada forma de atar las manos del sujeto se mostraba más violenta de la necesaria, estiraba y ajustaba aquella soga con movimientos más enfáticos y luego se encargó de revisar cuanta le quedaba, así como la resistencia de esta, cuando los brazos del sujeto quedaron hacia atrás para reducir aún más su posibilidad de emplear sus manos.

Le daba para atar a uno más y llevar a ambos obligados ante las autoridades. Luego dirigió su afilada mirada hacia su compañero, escuchando sus palabras sobre su propia condición. El cruce de zafiros no sería amigable a través de la mirada del rastas, se podía ver que el chico de cabellera nocturna estaba tensamente enojado, abrumante comparado con el sutil expresar de antes, aun a pesar de los errores.

──¿Sabes cuál es el rango de esta misión? Es rango C. No sé cuándo fue que te graduaste de la academia, pero debes estar consciente de los riesgos que implica──

Bramó. No era un grito, pero aquel tono grueso se tornó aún más intenso justo ahora, además de que rompió el esquema de tan solo usar oraciones simples. A cada palabra que decía, parecían salirle chispas de los ojos y su dureza era tal cual la de un metal.  

──No necesito un compañero que no se crea capaz para el trabajo. Si no crees poder ni siquiera seguir mis instrucciones, vete, por que no podré cargar con tres cuerpos──

No se levantó de su lugar. Ante la recuperación de aire, el sujeto amarrado comenzó a recobrar la conciencia y Yakko le profirió un golpe más en la cabeza, esta vez mucho más sutil pero cargado con energía eléctrica que le permitiera volver a dormirlo un momento más.  Si Selassie decide dejar la misión ahí, Yakko no podría siquiera intentar ir por otro objetivo, aun con sus habilidades  en combate, cuidar de un sujeto que no razona es difícil; más, imposible y no cuenta con la fuerza de irlos cargando como sacos de papas por ahí; aun con su bajo peso, tal vez pueda a uno y en descansos, pero con dos como es su meta, imposible.

 

Volver arriba Ir abajo

avatar
Selassie
Ame genin

Re: Héroes repudiados.

Mensaje por Selassie el Sáb Oct 27, 2018 8:27 pm


Selassie guardó silencio mientras le observaba en una especie de silencio completamente violento contra la siquis. Frunció su ceño. De alguna manera aceptaba la verdad que recibía por parte de su compañero al serle cuestionado su egreso de la academia, pero tampoco disfrutaba las palabras con las que era increpado. Hizo una mueca de disgusto y simplemente desvió la mirada. Hincó sus rodillas para visualizar al preso más de cerca, pero no vio nada más que pudiera hacer. El sujeto en cuestión ya estaba amarrado y no había mucho más que el chico de rastas pudiera hacer. Miró después a Yakko, como esperando que le dijera algo.

— ¿Y bien? ¿Alguna instrucción tuya que deba de seguir ahora? —Dijo, bordeando la ironía— Porque si es una misión C, imagino que puedes hacerla solo. —Alzó una ceja.

La confusión había hecho que Selassie olvidara que debía someter con las cuerdas que traía el pelinegro en un primer minuto, por lo cual entendía parcialmente su molestia. Lo que jamás terminaría de entender ni de compartir era el trato soberbio del muchacho hacia el castaño, como si fuese capaz de hacer todo el trabajo solo. Quizá él podía hacer lo mismo acompañado o no de Selassie, pero dudaba que pudiera llevarse a más de un esquizofrénico él solo. El ojiazul no iba a abandonar el barco, para nada, pero tampoco iba a pedir disculpas. Si bien era débil, entendía también que esa debilidad pasaba en parte por la mente y que, a pesar de no ser un ninja muy versado, no iba a dejar que un par suyo le tratase como inferior.

Selassie se levantó y se encogió de hombros, dejando a disposición de Yakko la misión, reduciendo su rol a un mero acatador de órdenes. Si, sentía que eso era disminuirse demasiado en una situación que tanto no lo ameritaba, y sentía también que se disminuía frente a alguien que se suponía era un igual, pero también quería poner a prueba qué tan capaz era el otro chico de tomar las riendas de la misión. Ahora tendría que demostrarle lo capaz que era a alguien más, pero jamás había tenido que verse en tal posición, por lo cual no estaba seguro realmente de lo que podía hacer. Tenía igual de molestia en él y en su compañero, a sí mismo por ser descuidado y poco atento y con él por su actitud soberbia, como de patrón de fundo.

Alzó la vista un poco más digno y le volvió a mirar a los ojos. El tiempo pasaba y no en vano, la atmósfera era cada vez más tétrica y se sentía el misticismo en el aire. El segundo individuo podía asechar por cualquier lado de la extensa bruma y probablemente debido a la tensión entre los shinobi, ninguno se podría dar cuenta con antemano de algún ataque. Sólo restaba ponerse manos a la obra, pero aún así la mayor dificultad de la encomienda era que ambos se llevaran bien.

Volver arriba Ir abajo

avatar
Yakko
Ame genin

Re: Héroes repudiados.

Mensaje por Yakko el Dom Oct 28, 2018 8:47 pm


Sostuvo la mirada hacia el otro, tal vez esperando a que se quebrara o tal vez demostrando que sus palabras cumplían con su intención de seguir. La rabia mal enfocada, es un sentimiento que destruye la conciencia y que hace a las personas cometer más de una locura; pero, aprovechada, es un instrumento de fuerza, que da resistencia a las adversidades y permite avanzar con decisión. Tal vez si Selassie pudiera leer la mente de Yakko en ese momento, pudiera entender que su reacción y palabras si habían buscado molestarle, pero no con el afán de dañarlo, sino de darle ese coraje que necesita para avanzar. Incontables veces, Yakko fue testigo de las atrocidades que pasan en los confines de la lluvia infinita, e incontables veces quiso desistir, rendirse, no verse apto para algo, pero reconocer que uno es débil, es una cosa, es evidente que uno solo no puede con el mundo, pero ser capaz de tener el coraje para al menos intentarlo, es lo que daba sentido a las cosas.

──No, no puedo solo. Necesito ayuda, ¿me la darás?──

Sus palabras sonaron menos duras que las anteriores y sus cejas se relajaron bastante, aunque aún guardaban un poco del sentimiento que en primer lugar las había movido. Amarró la cuerda en un tubo roto saliente y se levantó para mirar directamente a su compañero. Esperaría unos segundos, para conocer su respuesta, mirándole sostenidamente y aunque era evidente la diferencia de alturas, no lo miraba con soberbia, sino solo expectante.

Procedió entonces a pasar por su costado, retomando así el frente de la misión. Deberá buscar alguna forma de encontrar a su siguiente objetivo, dominarlo y traerlo al primero para llevarlos juntos.

──No confían entre ellos, por eso no te encontrarás a más de uno, pero tampoco podemos confiar de que no hay uno cerca──

Comenta para explicar por qué camina tan calmado, aunque igualmente sus pasos no hacen demasiado ruido, apenas dando un pequeño golpeteo al suelo como lo haría cualquier gota que se destila desde la superficie.

Volver arriba Ir abajo

avatar
Selassie
Ame genin

Re: Héroes repudiados.

Mensaje por Selassie el Mar Oct 30, 2018 5:05 am


Pat. Pat. Pat.


Cada paso revolvía el corazón impávido del castaño. Sus ojos azules penetraban la bruma que espesamente invalidaba la visión de ambos. Caminaban ni tan juntos pero ni tan separados: aún se sentía aquella distancia natural de dos compañeros extraños en la misma misión, pero de alguna manera ese sentimiento de pertenencia al mismo sitio les unía más de lo que creían.

Pat... Pat... Pat...


Selassie cuidaba paso para no volver a cometer errores. Cada pisada, enteramente calculada y cada vez más lenta, reflejaba el nerviosismo de la situación en el muchacho. Concentraba toda su atención en su al rededor y no pudo evitar volver a tropezarse levemente, pero siempre con una buena dualidad entre sus pasos y su exterior. El aire que exhalaba era gélido, pero sus manos estaban desnudas y tibias de puro nerviosismo, atento a cualquier perturbación del medio, tanto sonora como físicamente.

Egh...


Más temprano que tarde un alarido alertó el oído de ambos. Se sintió claramente la dirección de procedencia, era evidente: pero Selassie no vislumbraba nada entre la oscuridad, ni siquiera con artículos para facilitar la luminosidad como el elemento Raiton de Yakko. Además, el castaño estaba seguro que su compañero tampoco podía ver con facilidad. Pasaron unos breves momentos de incómodo silencio y ambos pensaron también en, o dispersarse, o mantenerse juntos esperando el ataque del individuo.

—Tampoco nos ven. —Acotó el castaño.

Era lógico y ambos lo sabían bastante bien de antemano, pero el comentario del rasta vino bastante bien para distender un tanto las tensiones y nervios del momento. Nervios e incomodidad que más creía el bajito pecoso provenir de él en vez de Yakko, quien desde el primer minuto se presentó estoico. Selassie guardó su Sai y, extendiendo bien sus brazos, dejó a evidencia una tonfa en cada antebrazo que mantenía oculta bajo las mangas de su capa. Sostuvo, dubitativo y tembloroso, ambas tonfas con sus manos. Atentos nuevamente a cualquier desequilibrio en el ambiente, guardaban ahora ya cierta distancia considerable el uno del otro para tratar de abarcar mayor rango.

En una pizca de segundo una sombra irrumpió el balance del panorama. Penumbras suscitó una sombra achatada, de la altura de Selassie, la cual se dirigió con vehemencia hacia el muchacho alargando una pálida garra que penetraba la bruma. El rasta rápidamente se defendió haciendo uso de su antebrazo con una tonfa. La sombra presionó con fuerza el antebrazo que consigo traía adjuntado la tonfa, alargando un poco más el rango de su mano debido al grosor provocado por la adición del arma. Apretó, con fuerza, pero terminó siendo contraproducente para sí debido a sus lánguidos huesos y a la dureza del material del arma. Selassie, inhalando una gran cantidad de aire y suprimiendo el nerviosismo, sostuvo con su otra mano su respectiva tonfa como si fuese una luma policial y no contraída hacia su codo como en el brazo que era presa de la sombra. Ganando una extensión natural en su extremidad libre debido a la posición de luma, el rasta, si bien un poco alejado, logró golpear y deformar la quijada del enemigo, no con la fuerza necesaria para noquearlo pero sí lo suficientemente duro como para confundirlo breves momentos.


Última edición por Selassie el Miér Oct 31, 2018 12:47 am, editado 1 vez (Razón : e)

Volver arriba Ir abajo

avatar
Yakko
Ame genin

Re: Héroes repudiados.

Mensaje por Yakko el Vie Nov 02, 2018 6:09 am


Ensombrecido, acallado, un ente acompañado de otro que deambulaban sin rumbo fijo pero con meta clara pisando el concreto maltrecho bajo sus pies, acompañados por la propia soledad, la intriga y la frialdad de un hombro helado, una obligada insensibilización por parte del moreno de cabellos para sobrevivir, tanto física como mentalmente, endureciendo cada latido, adoptando el mismo vaho frío y enervado que les rodea. Sus ojos no se fuerzan demasiado en enfocar aquello que en la distancia carece de significado, aun cuando es posible que la detección oportuna sea lo más adecuado, se mantenían mirando hacia el suelo hasta que aquel sonido les sacó de su perpetuado mute. Una queja, un suspiro, un expresar del estado deplorable en el que el sujeto, aun sin ser divisado por los cuatro zafiros a oscuras, era evidente que sufría en la demencia y la ausencia de sanidad en la realidad que su cabeza envergó para preservar su vida ante la tormenta enfrentada en aquella batalla de hace meses, sostiene como última defensa tal vez con la esperanza de algún día volver a tierra sin saber que ya no hay tormenta. Recostado con solo la mirada al cielo, mirando las negras lluvias sin querer pensar en la marea, a la deriva de un pensamiento y otro azotando las golpeadas paredes de la excusa de navío.

Yakko desvió su mirada a un lado, pero no pudo darse el lujo de mirar a su compañero, tan solo dedicarle su oreja derecha como ofrenda a sus vocablos, un simple gesto ante la monotonía que habían llevado hasta ese momento, pero no pudo responder, no encontró expresar alguno que pudiera usar para alimentar aquel intento de intercambio de ideas, tan solo podía darse a la tarea de actuar y llegar al final de todo esto, aunque tan pronto de nuevo pudo percatarse que estaban a contados metros de aquel que era su objetivo, una epifanía se le reveló y en sus manos se presentaron nuevas chispas.

──Necesito que te gires hacia atrás…──Comenzó en un susurro, deteniendo su paso y así evitando acercarse más a su objetivo. ──Y cierres tus ojos. Voy a contar hasta tres y entonces te lanzas sobre él──

El plan era sencillo, pero requería que su compañero actuara conforme a su plan. Mientras los tenues destellos de sus manos iban cobrando poco a poco más intensidad, comenzó a alzar ambas extremidades, despacio, sin hacer movimiento brusco que pudiera alertar a su presa quien voltearía a ver los destellos con curiosidad, ignorante de lo que venía. No había más vuelta atrás, y aun despacio respiró y pronunció

──Uno…── Las manos se alzaron hasta el punto máximo ──Dos…── Un atronador aplauso, intenso como un trueno en plena media noche ante aquella noche producida por las paredes y la falta de luces que se tornaría de día en un instante, un gesto inexplorado desde la eternidad en esa ciudad y tan solo emulado a la idea del peleador de los rayos; el destello, ante aquellas circunstancias pasaba a ser una verdadera ofensiva de dos filos, pues el propio uso obligaría a su usuario a cerrar los ojos para no ser afectado por completo, aunque seguro no alcanzaría a ver en el primer instante; y tan pronto calculó el final de aquello, gritó ──¡TRES!── Señal de salida, orden sincrónica para que Selassie haga su parte y demuestre que es capaz de trabajar en equipo como Yakko tanto confía que se puede. Los gritos desgarradores de un hombre cuya visión pasaba de nula a severamente dañada como un ataque que le haría desear arrancarse las corneas para no sentir aquellos puñales en sus ojos lo dejaba vulnerable a un ataque neutralizador, un momento de gloria para el rastas, para que sienta que es capaz de lo que se proponga, en compañía adecuada.

Volver arriba Ir abajo

avatar
Selassie
Ame genin

Re: Héroes repudiados.

Mensaje por Selassie el Dom Nov 04, 2018 4:30 am


El momento de tensión generó un alto impacto en el muchacho. Caló una gran cantidad de aire mientras su compañero contaba hasta tres, como preparando desde sus pies hasta sus ojos. Erizó cada uno de los vellos de su cuerpo, irguiendo su figura de manera firme y recta. Con una tonfa perpendicular a su brazo extendiéndose más allá de su extremidad y con la otra hacia dentro, mirando hacia su codo.

Dibujó una medialuna con la punta de su pie izquierdo, en una postura de batalla, deshaciendo aquella firme silueta que había mantenido segundos antes, flectando levemente sus rodillas y dibujando una nueva figura.. Utilizando el lado izquierdo de su cuerpo se volteó, casi memorizando la posición del anciano. El muchacho canalizó sus fuerzas listo y dispuesto a abalanzarse atendiendo la orden de su compañero.

Mientras esperaba, era como si un impulso nervioso repleto de vigor le recorriera de lo más recóndito de su ser hasta su cabeza. Una sonrisa extrafalaria dibujando unos colmillos bastante puntiagudos fue vista en aquella fracción de segundo antes de que Yakko recitara la última cifra y la tercera de los números naturales.

Cuando Yakko cantó el tres, Selassie con ojos cerrados y todo, arremetió hundiendo la tonfa de su antebrazo derecho en el estómago del susodicho enemigo. Rápidamente intentó golpeear nuevamente la quijada con su otra arma, golpe que terminó dando más o menos en la sien. Tras esto último lanzó una elevada patada que terminó dando por suerte al mentón del descompuesto hombre.

Crash.

Selassie pudo sentir el sonido de sus propios músculos desagarrarse. Su patada, elevada y sobreexigente para la poca elongación del muchacho, le llevó a sentir un tibio dolor en la zona del muslo y la pantorrilla, pero la adrenalina era demasiada como para sentir dolor ahora. Volvió a inhalar y, a ciegas, se abalanzó frente a su enemigo, cayendo arriba de él debido no sólo al neutralizante ataque de su compañero, sino a los golpes específicos que Selassie había atinado con mucha concentración.

Desenvainó su Sai y, esperando que de algo sirviera, le amenazó con esta, situándola muy cerca de la yugular del hombre. Ahora sólo había que esperar que su compañero realizara las pericias para amarrarlo y someterlo, mientras el rasta lo mantenía preso de su débil figura arriba de su debilitado cuerpo, amordazándolo.

—Ay, ay, mi pierna... —Gimoteó el castaño— Apresúrate por favor...

Volver arriba Ir abajo

avatar
Yakko
Ame genin

Re: Héroes repudiados.

Mensaje por Yakko el Miér Nov 07, 2018 12:17 am


Cegado, golpeado y derribado, aquel hombre ya no tuvo siquiera una pizca de fuerza para resistirse, quedando cual muñeco en el suelo, inerte cual muerto, respirando por lo poco, pesado porque Selassie le aprisiona contra el suelo. Al abrir sus zafiros,  la inmensa oscuridad se presenta como un cegador momentáneo en lo que se readapta, Yakko sabe dónde está su compañero pues este se queja y habla, así mismo, el eco de la colisión de sus manos, del las pisadas de su compañero y de los jadeos se extienden hasta la perdición y entonces comienza a dibujarse, lentamente cobra vida la imagen de su objetivo y su compañero, permitiéndole tomar acción, el chico está amenazando al otro con un arma al cuello, agitado, nervioso; ni se ha percatado de la falta de conciencia del hombre bajo él.

Se acerca despacio, espera no obligar a su compañero a usar su arma en un alterado movimiento y le empuja hacia la zurda para apartarlo, permitiéndole levantar sin más dificultades al hombre, cual saco de huesos hecho de pellejo, colgando de su hombro.

──Vamos, debemos llevarlo con el otro──

Comenzaría a caminar, despacio. Aun no siendo un peso demasiado grande los treinta y algo que el escuálido sujeto en su hombro pesa, es consiente de que su compañero tiene gran falta de entrenamiento, tanto para mejorar sus habilidades, como para conocer sus límites.

──Buen trabajo──

Irrumpió el silencio en un tono bajo y calmo, reconociendo que pese a las dificultades, las expectativas propias de cada uno y la falta de experiencia en ambos, lograron algo, no era mucho, dos personas, uno por cada uno, se podría decir, pero era algo, un pequeño aporte que aunado a lo que sus compañeros puedan hacer y lograr, tal vez puedan devolverle la esperanza de una mejor vida a estas personas que han quedado como animales.

Llegar junto al otro, regresando sus pasos no era difícil y la primera desventaja fue que el hombre aún estaba inconsciente, deberán esperar un poco para que despierten ambos y puedan llevarlos caminando. Una vez atados, poca sería su voluntad de resistirse, lo ha visto en otras ocasiones.

──¿Está bien tu pierna?──

Cuestionaría tranquilo, mientras asegura la cuerda en ambos hombres, aun sin mirle.

Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado

Re: Héroes repudiados.

Mensaje por Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.