Últimos temas
» [Pasado - Libre] A cierta hora
Hoy a las 8:49 pm por Yakko

» [HN] Yakko # Genin
Hoy a las 8:10 pm por Yakko

» [Petición] Conexión diaria
Hoy a las 8:09 pm por Yakko

» [Pasado] Asegurando la base
Hoy a las 8:06 pm por Yamata

» [Guia y Petición] Hojas de creación
Hoy a las 7:48 pm por Hachiwaru Naito

» [Pasado] Collatio
Hoy a las 7:13 pm por Farahan

» [Censo Salvaje] 21/01/2019
Hoy a las 6:53 pm por Seiko Shouboku

» [Misión rango C] Dama del bosque (2)
Hoy a las 8:29 am por NB Chronicles

» [Tienda] La Armería
Hoy a las 1:05 am por Seiko Shouboku

Afiliados
Limpieza 18 - 01 - 19

Boku no Hero ROLLittle FearsPhotobucketCrear foro

[Misión Rango C] En nombre de la ventisca — Presente.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Kaisa Kurohime
Kaisa Kurohime
Hana Genin

[Misión Rango C] En nombre de la ventisca — Presente.

Mensaje por Kaisa Kurohime el Sáb Dic 29, 2018 6:08 pm

La noche caía sobre las cercanías del pueblo de Kumamoto.  Podía escucharse como el leve cantar de aves nocturnas convertían aquella zona como una de las más tenebrosas mientras, una casa completamente derrumbada se encontraba en una de las cordilleras que se alzaban en la lejanía, como queriendo así llamar a gritos a la muerta en un lugar en el que el ni el mismo diablo se atrevería asentarse.

Habían mitos sobre aquellas cordilleras, leyendas que incluso clamaban los nombres de espíritus que hasta el momento no eran más que recuerdos abandonados por humanos que vivían bajo supersticiones que rozaban el mundo de lo irreal. Pero ¿Quien diría que una idea como esta no era tentadora? No todo el mundo se atrevía a surcar el País del Hierro, a recorrer caminos que incluso los más valientes preferían olvidar ante el respeto que estos le provocaban o el miedo que había convertido esto en un tabú lo suficientemente grande como para dejarlo caer en los brazos del olvido.

Aquel valle se hacía de ver oscuro, tenebroso e incluso se podía observar como aquella edificación completamente destruida alzaba sus ruinas de una manera lúgubre y a su vez intimidante, como si de una invitación al mismo Yomi se tratase, un castillo al parecer, pero lo suficientemente alejado como para simplemente guardar en la memoria su terrorífico porte. Pero, a pesar de ello, las rojizas orbes de la joven de cabello oscuro se encontraban observando lo alto de la colina, tentando al mismo Oni mientras su larga cabellera bailaba con la misma tormenta que aquella noche azotaba el país del hierro. Sus prendas se encontraban en armonía con el viento, creando matices hermosos con la misma ventisca mientras que sus ajustadas prendas se encontraban ocultas tras una manto oscuro que ocultaba su cuerpo de modo que el frío no terminase de golpear su cuerpo muy a pesar de que en ocasiones el temporal azotase sus prendas hasta dejar a la vista sus pálidas mejillas.

Con un simple giro sobre su propio eje, se podían observar las luces del pequeño poblado, no muy lejos de su situación, pero lo suficientemente brillantes como para obviar la liviana población que yacía en su interior y, con ello, el gran olvido que a sus espaldas, en poco tiempo quedaría abandonado tras el movimientos de sus propios pasos. Alejandose de la colina y caminando en dirección al interior.

Llegados hasta tal lugar, el bullicio de la pequeña zona comercial en la noche, sería algo que recordar, pero más lo sería la voz de un pequeño grupo, uno que al parecer estaba interesado en congregar a unos pocos que pudiesen lidiar con sus tormentos. Para desgracia de quienes podían convertirse en oyentes, pocos estaban atraídos por la idea de mostrar su verdadera identidad, algo que convertía a Kaisa en una simple civil a ojos de los demás y, posiblemente a muchos más de aquellos que se encontrasen en sus alrededores. Es por eso mismo que incluso aquel pequeño grupo trataría de ser "disimulado" a la hora de brindar cierto pergamino, en este caso a la joven, uno que portaba una misión clara con acceso al cual nombraban como "valle de la muerte".

A diferencia de cualquier curioso, la joven simplemente tomaría con disimulo el pergamino que le era tendido desde un puesto de obsequios, moviendo su diestra por el interior de aquella capa oscura y tomando este para ocultarlo en sus prendas. Acto seguido simplemente se marcharía en dirección a una de las callejuelas para, una vez tratar de verificar que estaba sola, poder observar el contenido que este portaba. Quizás una locura, o incluso un secretismo mal simulado, pero al menos algo que la alejaría de los ojos de los más curiosos por lo menos lo suficiente como para poder leer el interior de aquel pergamino.

Sería así como dos cuadras al frente, la joven tomaría una pequeña bifurcación al lado derecho tras mirar disimulada a cada lado y, una vez hecho esto caminaría hacia el interior de este para así, entrar y colocarse en el lateral derecho, apoyando su oculta espalda y observando el interior de aquel mandado, a no más que siete metros del inicio de aquel callejón.

Curioso quizás... pero más lo era el hecho de que aquellos viajeros se encargarían de buscar a otras dos personas que pudiesen acudir a tal intrépida misión. Quizás incluso el mayor de los peligros en un lugar como aquel.

Volver arriba Ir abajo

Katō Murakami
Katō Murakami
Ame genin

Re: [Misión Rango C] En nombre de la ventisca — Presente.

Mensaje por Katō Murakami el Miér Ene 02, 2019 10:04 pm

Las constantes corrientes de aire que levantaban a su paso la nieve que cubría en su totalidad la zona en la que se hallaba, le dificultaba el poder ver por dónde iba. Sin contar el frío que calaba contra su cuerpo, por encima de sus ropas. Supuso que el poder caminar, con precaución y no sintiéndose del todo afectada por no poder ver casi nada se debía a provenir de un país donde se acostumbró a tener que arreglárselas para visualizar el camino aún por encima de la lluvia. Cada hecho se sumaba a sus ganas de buscar explotar el país del hierro; no sólo por curiosidad sino porque como envidiada de Amegakure tenía una misión para llevar a cabo.

Las luces que lucían borrosas del pequeño poblado sirvieron de guía para la kunoichi que caminó rumbo al lugar. Eran tan pequeño y de todas maneras no le sorprendió la escasa cantidad de habitantes que se encontraban en dicha zona. Ahí, no dudó en acercarse al grupo y prestar atención a lo que estos conversaban. Se interesó, desde luego que lo hizo y fue hacia el puesto para adquirir el pergamino gratuito. No había razón para revelar su nombre ni mucho menos su procedencia; su único deber se limitaba a no demorarse más y partir de inmediato.

Previamente escuchó los rumores que merodeaban sobre el valle de la muerte, incluso mientras estaba en la zona comercial pudo oír de nuevo el cuchilleo de algunos hablando sobre lo peligrosa que era la zona, sólo aumentando la fama que el nombre en sí ya le daba a ese lugar. No obstante, para Katō seguían siendo rumores que cualquier visitante podía oír estuviese ahí por una misión o por lo que fuese. Y no tenía razón para no corroborar que eran verdad, no hasta que cumpliese con la misión.

Alejada tanto como le fue posible del resto, abrió el pergamino con la finalidad de leer el contenido. Lo enrolló de nuevo y guardó, emprendiendo nuevamente su camino. Se movió por la zona de la mejor manera posible, esta vez sin luces que la guiaran en su travesía. Lo que solo quería decir que tenía que apañárselas de un modo u otro. Conforme avanzaba, no muy a lo lejos visualizó una figura humanoide a la cual se fue aproximando, notando que carecía de un aspecto amenazante más no fue razón suficiente para no mantenerse alerta. Aunque también suponía que se trataba de otro shinobi o kunoichi que habían decidido apuntarse en la misión antes que ella.  

Volver arriba Ir abajo

Kaisa Kurohime
Kaisa Kurohime
Hana Genin

Re: [Misión Rango C] En nombre de la ventisca — Presente.

Mensaje por Kaisa Kurohime el Lun Ene 07, 2019 2:13 am

Ante el mismo conocimiento de la soledad, la joven pelimorada se limitaría a resguardar sus orbes rojizas sobre el interior del pergamino. Se encontraba sumida en sus desgastadas letras, quizás incluso temblorosas, pero no por ello menos importantes de lo que cualquiera pudiese tan si quiera apalabrar. El mandato era claro pero, desgraciadamente era lógico el peligro que podía suponer en instancias como aquellas ya que, si bien el valle de la muerte era reconocido en tales terrenos, su interior era todo un misterio incluso a pesar de que sus huellas, ya habían pactado un inicio para ella. Quizás sería la primera vez en la que se arriesgase a esconderse en lo más profundo de este, como si del ojo del huracán se tratase, más aún por el hecho de que la última vez que lo había hecho, no había llegado a vislumbrar más allá que las desgracias de la propia raza humana.

Sumida en sus propios pensamiento, el resquebrajar de la nieve bajo unos zapatos ajenos, provocaría que sin poder evitarlo Kaisa alzase su mirada en dicha dirección, manteniendo aún el pergamino abierto en sus manos, ¿ocultarlo? Realmente se le había pasado por la cabeza, pero no había nada más sospechoso que aquello en un terreno como ese. Sería de este modo como sus orbes rojizas no se alejarían de aquel que se adentraba en el callejón y, con un simple impulso de su cuerpo, se separaría de la superficie del pequeño edificio para así erguirse y girar sobre su propio eje para quedar de cara al desconocido. — Deseaba comer algo caliente esta noche, pero alguien ha decidido darme esto. — comentaría de forma inmediata con su tono de voz delicado a la par que su diestra se alzaba para dejar caer la parte baja del pergamino y que el desconocido pudiese leerlo a medida que se acercaba. — Me han dicho que iría acompañada, pero aún desconozco si eso es verdad, ¿lo has recibido también? — cuestionaría antes de alzar su siniestra para poder tomar el borde de aquella capucha oscura y retirarla de su cabello, mostrando ahora al completo su rostro pálido y cada uno de sus rasgos. No andarse con rodeos quizás podría ser un error pero ¿cohibirse? quizás podría ser su propia tumba.

Una vez formulase tal cuestión se limitaría a mantenerse en el lugar, dejando así que quien ahora parecía acompañarla se encargase de tomar la iniciativa y quizás recortar aquellos seis metros que los separaban. No quería dar más pasos, no por el momento. La información era valiosa, pero más lo era su vida.

INFORMACIÓN:
• Mi nena va vestida así: Click para ver la imagen Convirtiendo su "capucha" y hombreras en simplemente una capa impermeable algo más grande para que la resguarde un poco de la lluvia.
• Carece de banda ninja.
INVENTARIO BÉLICO:
  • Capa impermeable — En uso.
  • Kirāhana — En indumentaria.
  • Estuche pequeño — Pierna derecha. (Oculto por la capa)
    • Kunai x3
  • Cantimplora — Envuelta en piel de oso. Rellena de agua y colocada en el lateral izquierdo y trasero de la cadera.
  • Comida — Guardada en indumentaria. 3 Porciones de pan y pescado frito desmenuzado en su interior.
  • Fuerza : 13
  • Resistencia : 15
  • Agilidad : 20
  • Espíritu : 25
  • Concentración : 25
  • Voluntad : 20
  • Chakra : 110

Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado

Re: [Misión Rango C] En nombre de la ventisca — Presente.

Mensaje por Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.