Últimos temas
Afiliados
Limpieza 18 - 01 - 19

Boku no Hero ROLLittle FearsPhotobucketCrear foro

Cuestión de Voluntad (Entrenamiento Semanal - Pasado)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Shiori Kaguya
Shiori Kaguya
Konoha Genin

Cuestión de Voluntad (Entrenamiento Semanal - Pasado)

Mensaje por Shiori Kaguya el Miér Feb 13, 2019 4:20 pm

Recuerdo que aquella mañana, pese a ser de invierno, amaneció soleada. Para cuando el sol quiso salir, o las nubes le dejaron hacer acto de presencia, según se mire, yo ya estaba en el patio interior en el cual solía entrenar todos los días. El patio era bastante amplio, de unos 30m por 30m, y constaba con varios árboles, matorrales, plantas varias e incluso un pequeño estanque en el centro. Así pues, desde las 5 de la mañana, que es cuando me levanté y me fui al patio, hasta las 8, que era cuando mi entrenamiento comenzaba oficialmente, estuve sobre la superficie del estanque meditando. Me gustaba meditar sobre el agua porque así trabajaba varias cosas, como mi concentración o mi control de chackra.

Así pues, a las 7 y media paré de meditar para comerme un bollito que tenía en la mochila, pues no me gustaba entrenar con el estomago vacío, me hacía fatigarme más de la cuenta. Para cuando Arata llegó, yo ya había acabado de desayunar y estaba lista para mi entrenamiento. -¿Estás lista? -Sí señor. -Dije con una leve reverencia, pues aunque tenía bastante familiaridad con él seguía siendo mi superior. -Bien, hoy vamos a intentar no hacer ningún parón, ningún descanso entre ejercicio y ejercicio, aunque sí que haremos uno pequeño entre el calentamiento y el combate, ¿de acuerdo? -Asentí con la cabeza.

Primero me estuvo explicando todo cuanto tenía pensado que hiciéramos hoy mientras estirábamos todas las partes del cuerpo. Lo cual siempre me hacía gracia, pues ver a Arata serio explicándome las cosas a la vez que movía las caderas... era gracioso, aunque siempre me contuve las ganas de sonreír. Una vez habíamos estirado todas las articulaciones del cuerpo (cuello, hombros, codos, muñecas, caderas, rodillas, tobillos), pasamos con el calentamiento. Una de las muchas cosas buenas que tenía Arata en comparación al resto, era que él siempre hacía los ejercicios conmigo, no se limitaba a mirarme y corregirme, y eso hacía los entrenamientos muchos más amenos, por no hablar de que si alguna vez tenía alguna duda, solo tenía que mirarlo a él para ver como se hacía.

El calentamiento empezó flojito, con un simple trote al rededor del patio. La segunda vuelta fue un poco más rápida y teníamos que levantar las rodillas hasta el pecho; en la tercera, levantar con pies hasta darnos en el trasero; en la cuarta de lado, y la quinta para el otro lado. Las otras 5 vueltas fueron corriendo normal, pero a máxima velocidad, es decir, era puramente una carrera entre Arata y yo por ver quien acababa antes (aunque siempre solía ser él). Debíamos correr tan rápido como si nuestras vidas dependieran de ello, así que cada vuelta se hacía más y más complicado mantener el ritmo. Finalmente, y como de costumbre, Arata llegó "a la meta" apenas un par de metros antes que yo.

Conforme acabamos de correr, y tal y como Arata había dicho antes, nos tiramos al suelo y nos pusimos a hacer flexiones. Las 10 primeras eran simples, las de toda la vida vaya, pero las otras 20 restantes eran dando una palmada entre flexión y flexión. A la 20º mis brazos temblaban como si fueran fideos y dolían, pero aun así me forcé a mi misma a seguir adelante con las flexiones, tenía que acabarlas. En este ejercicio también acabó Arata antes que yo, bueno, os resumo ya, en todos los ejercicios acabó antes que yo.

Lo siguiente fue peor si cabe todavía, pues teníamos que saltar, en el aire, llevarnos las rodillas al pecho, y cuando aterrizásemos hacer una sentadilla, sin parar en ningún momento. Y así 30 veces. En la número 28 se me torció un tobillo (pues ya también tenía las piernas tipo fideos) y me caí, pero inmediatamente me recompuse y acabé con las dos que me faltaban.

De nuevo, sin descanso para tomar aire, continuamos con el siguiente ejercicio, el cual eran 50 abdominales. Así, habíamos calentado todas las partes del cuerpo, pero igualmente, Arata decidió incorporar un ejercicio más, que al parecer era el más sencillo, pero para mi era el peor. Este último ejercicio consistía en tumbarse en suelo boca arriba y dejar las piernas juntas y estiradas levantadas a un palmo del suelo. No las podíamos levantar más ni bajar más, tampoco flexionarlas, solo teníamos que dejarlas ahí durante 3 minutos. Lo dicho, parece sencillo, pero cualquiera que pasara por el lado del patio en ese momento y nos escuchase a los dos gritando de dolor...

En fin, cuando el calentamiento acabó por fin descansamos un poco. Estábamos los dos ya exhaustos, tanto es así que Arata en vez de mojarse un poco la cara para refrescarse se metió de lleno en el estanque. Como bien comprenderéis, le seguí. -No... le digas nunca a la Daimyo ni a Tengumaru que estamos haciendo esto... se cabrearían. -Me dijo con la voz entrecortada por el cansancio. -Tranquilo... soy una tumba... -Le contesté con el hilo de voz que me quedaba. -No volvamos a hacer esta locura de no descansar entre medias... -La idea fue tuya... no mía...

Y ahí, flotando boca arriba en el estanque mientras unas carpitas koi nadaban a nuestro alrededor nos quedamos unos 5 minutos, el tiempo justo para relajarnos un poco sin echar a perder el calentamiento que habíamos hecho. Después, salimos del estanque y nos colocamos cara a cara con unos 10 metros de distancia entre nosotros. Ahora tocaba practicar el combate.

Me gustaría decir que fue un combate épico de media hora, pero la verdad es que en cuanto empezó. Arata usó un genjutsu y yo no vi venir el golpe que me dejó K.O., ahora sí, media hora. Cuando desperté Arata estaba sentado encima mía comiéndose uno de mis bollitos. -Eeehh... -Le dije con un hilo de voz. -Tenemos que seguir practicando tu voluntad, no puede ser que te tumbe con un genjutsu de lo más sencillo, así que venga, espabila, hay que ponerse manos a la obra. -Dicho eso se quitó de encima mía y, metiéndose el trozito de bollo que le quedaba en la boca, me tendió la mano para continuar practicando mi resistencia a los genjutsus.

Por tanto, el resto del entrenamiento consistió en que Arata me intentaba meter en un genjutsu continuamente y yo tenía que resistirme o salirme antes de que él me golpeara de verdad. Fue un entrenamiento bastante duro para mi, pero finalmente conseguí que no me afectaran... tanto, sus genjutsus. -Bueno, mañana seguiremos practicando. -Dijo ya al anochecer mientras me despeinaba y se iba a dar un ducha. Yo por el contrario decidí quedarme un rato más practicando mi nueva técnica, aún me faltaba mucho para pulirla, así que quería perfeccionarla cuanto antes.

Y así estuve hasta bien entrada la noche, momento en el que ya el cansancio hizo demasiada mella en mi y consideré que fue el momento idóneo de irme a duchar, cenar y dormir.

Volver arriba Ir abajo

Seiko Shouboku
Seiko Shouboku
Konoha Jonin

Re: Cuestión de Voluntad (Entrenamiento Semanal - Pasado)

Mensaje por Seiko Shouboku el Miér Feb 13, 2019 4:36 pm

TEMA CERRADOPuntos otorgados a Shiori Kaguya=
- Mediante post: 12 [Entrenamiento sobre 15 al ser en el palacio]
- Total: 12 + 14,5 = 26,5

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.